Page 35

Olga Preobrajenska Texto: Mercedes Albi

33

Nació en San Petersburgo el 2 de febrero de 1871, y a los ocho años entró en la Escuela del Ballet Imperial. Era el momento de esplendor del período Pétipa, cuando el maestro danés Christian Johannson (1817-1903) dirigía la escuela y sobre el escenario del Marinsky brillaba la bailarina italiana Pierina Legnani (1863–1930), que consiguió hacer por vez primera las 32 fouettés del cisne negro. La vida de Olga Preobrajenska es un lazo desde la más pura tradición del ballet romántico hasta la formación de las grandes estrellas del siglo XX, una figura insustituible en la historia del ballet. No era bella y su cuerpo no poseía unas proporciones armoniosas, tampoco era especialmente virtuosa. Diaghilev no la escogió para participar en su aventura parisina, si bien los hermanos Legat la seleccionaron para el papel principal de su ballet “La muñeca encantada” (1905). Preobrajenska sabía conmover, poseía un gran talento interpretativo, la magia del gesto sutil que emociona. Durante su etapa escénica tuvo el don de no rivalizar con las bailarinas “abssolutas” que ejercían su poder en el Teatro Imperial de San Petersburgo. Con Pierina Legnani en El Corasario 1899

Ballet Imperial (1898) Raymonda con Pierina Legnani (centro) como Raymonda, y los tres bailarines de la dcha son Pavel Gerdt (Abderakhman), Klavdia Kulichevskaya (Clémènce) y Olga Preobrazhenskaya (Henriette)

Edanza 15  
Edanza 15  

Edanza 15 sept

Advertisement