Page 1

EDICIÓN 2017 – AÑO 2018

Escuela Secundaria de Educación Técnico Profesional N°733 “Benito Owen”


REVISTA AGROLEE Escuela Secundaria de Educación Técnico Profesional

AUTORES: N°

Estudiantes de 6°2°:

733 “Benito Owen”

Daniela Alarcón

Chacra 175 Bryn Gwyn

Matías Arias

Diciembre 2017 - Mayo 2018

Oriana Bengolea

DIRECTORA: Olga López

Evelyn Carballo

PRÓLOGO: Dora Lendzian

Mirian Cuenca

COMPAGINACIÓN

Darío Evans

Sergio San Sebastián

Imanol Figueredo

María Soledad Coto

Rebeca Hernández

EQUIPO DIRECTIVO:

Herlinda Quispe

Director: Marcelo Fabián Álvarez

Ramiro Nizetich

Vicedirectora: Rosana Romero

Grecia Rengifo

Jefa Gral. De Enseñanza

Kevin Ramírez

Práctica: Alejandra Trejo

Rodrigo Bowman

Regente: María Soledad Coto

Nelson Roberts

Secretario: Daniel Loncón

Jessica Troman

EDICIONES BRYN GWYN

Álvaro Correa Saddam Assin Yamila Ledesma Jaquelin Huenelaf Iris Assin Andrea Carrizo Leonardo Saldaña Sabrina Maldonado Ailín Reyes Ian Lara Nicolás Pochettino Estudiantes de 2°año: Astrid Álvarez Juan Carlos Correa

2


SUMARIO 4 Aguafuertes: Las Aguafuertes Porteñas de Roberto Arlt fueron

55 Escritos de Evelyn: quien nos

la musa

permitió

para

que los jóvenes

ingresar

expresaran sus opiniones sobre un

brindándonos

tema que preocupó a gran parte

palabras.

a su

mundo

estas

bellas

de la provincia. 60 Poemas: Jugando con rimas y 14 Artículos de divulgación: Los

metáforas alumnos que pasaron

fenómenos

por el aula de 6° 2° el año 2016

naturales

fueron

el

centro de atención para realizar

nos

estos artículos.

plasmadas en estos poemas.

20

Cuentos:

dejaron

sus

Inspirados en los

64

Horacio

Quiroga

Bibliotecaria nos propone diversas

nuestros alumnos dejaron volar

obras para disfrutar y conocer

su imaginación y escribieron esta

mundos diferentes.

cuentos

de

Recomendaciones:

emociones

Nuestra

selección de cuentos. Dos alumnos de 2° año con temática libre nos entregan sus producciones.

2


PRÓLOGO A veces sueño. Y en ese sueño divago, me transformo, me elevo…. Hubo un sueño hace casi treinta años, que, con el esfuerzo de muchos, mucho se hizo realidad…. Y AGRO LEE es fruto de ese sueño. Hoy asistimos al nacimiento de una hermosa e interesante revista adaptada a la tecnología actual. Revista donde se plasma la tarea impecable tanto de profesores como alumnos. Quienes transiten por sus páginas podrán navegar entre las olas frescas y juveniles de una crítica a nuestra sociedad en sucesos de gran actualidad. Y va como ejemplo un texto elegido al azar: “Y yo me pregunto, ¿y la solidaridad? ¿Y el respeto?” “Qué difícil es ver a toda hora, los 365 días del año, aquello llamado "ego". Esa gente egoísta que se cree el centro infinito del mundo el "ombligo del mundo" que no existe nada más que ellos... la triste realidad de la vida ¿no?” Como así también en una profunda investigación aderezada con un buen condimento literario. Para ello solo me detengo en un título, luego el lector podrá descifrar su misterio: “¿Maravilla o desastre? El viento en su máximo esplendor” Y sobre todo surgen exponenciales escritores que luego de transitar la lectura de Roberto Emilio Godofredo Arlt y Horacio Silvestre Quiroga crean sus propias huellas literarias con frescura y espontaneidad; a tal punto que

Quiroga parece haberse inspirado en la Patagonia cuando se escribe: “Al pasar cerca de un mallín, vio varias hozaduras de chancho jabalí, frescas, por lo que se le prendió el instinto de cazador. Siguió sus rastros y al verlos, por su experiencia, sabía que era un barraco grande por lo que lo alentaba aún más a rastrearlo. Brazuelo iba al frente, olfateando y atento. Ramón, cada vez iba más entusiasmado.” “Hace 20 años atrás, en la Estancia La Mimosa, en los pagos de Talagapa, vivía Alfredo, hombre sincero y trabajador, humilde y muy buena persona.” “Una tarde de verano, durante el año 1927, un grupo de jóvenes caminaba dirigiéndose hacia Pto. Pirámide. Faltaban solo pocos Kilómetros para que llegaran, pero ya se estaba poniendo de noche.” Cuento. Poesía. Reflexiones. No falta nada. “Ya no sé qué hacer, qué más mostrarle o darle, he hecho muchas cosas... y sigo aquí, en medio de nada.” Y la chacra de nuestro Valle es así. Luego de la tierra, el agua y el sol. Luego del trabajo arduo… viene el descanso…. Y no es un descanso ocioso… es un descanso donde los duendes inspiradores soplan en los oídos de quienes los saben escuchar. Dorita Lendzian

3


4


Cuando faltó Por Jessica Troman 6°2° Fue un lunes en la escuela, que los directivos nos comunicaron que se suspenderían las clases por la falta de agua. Toda la gente estaba preocupada, apenas tenían agua para lavarse la cara. Al ver los ciudadanos que esto iba a durar bastante tiempo en resolverse, tuvieron que buscar la manera de tener agua hasta que se resuelva el problema así que algunos se compraron tanques, bombas para poder acarrear agua de los suministros, pero otros tuvieron que acarrear con bidones y botellas, ya que no tenían el dinero suficiente para poder comprar tanques o bombas. También los bomberos ayudaron haciendo viajes por los barrios preguntando como estaban y dejándoles agua.

quilombo estamos todos, y entiendo que a veces el gobierno hace sacar lo peor de uno, pero no creo que con piedrazos, quemando gomas, rompiendo vidrios, etc., sea la manera correcta para solucionar un problema, cuando uniéndonos como ciudadanos y teniendo una charla es más que suficiente. Pero lamentablemente fueron pocos los que se cargaron esta situación al hombro y salieron a enfrentarla tratando de que la gente estuviera bien y sin pedir nada a cambio.

Pero lamentablemente la gente no valora nada, no entiende y no razona sobre lo que está pasando, porque se quejaban por todo, por otra gente que llevaba los tanques en las camionetas, por las largas filas que había las cuales eran obvias, ya que nadie tenía agua en la ciudad. También los mercados se aprovechaban de la situación y subían el precio del agua, para poder tener más ganancia, total ellos siempre iban a tener agua. Y yo me pregunto, ¿y la solidaridad? ¿Y el respeto? Al parecer esto a medida que pasaba el tiempo se iba perdiendo, porque en vez de unirse como ciudadanos se peleaban para que nadie les saque el lugar en esa larga fila por ejemplo. ¿Y una charla adecuada entre las personas y el gobierno? Porque para hacer

A mí lo que más me molestó fue cuando volvió el agua, porque por más que la gente la haya pasado mal, a la gente no le importó porque, lavaron el auto, tardaron horas en bañarse, desperdiciaron agua y uno se pregunta ¿Qué le pasa a la gente? ¿No se dan cuenta de la situación que acaban de vivir? ¿No les parece que esto puede llegar a ocurrir de nuevo? No les importa nada total la culpa nunca va a ser de ellos, siempre le van a echar la culpa al gobierno, a los ingenieros, y demás. Lo peor es que después se quejan porque no tienen agua, si cuando la tenían no la aprovecharon. Yo espero que si esto vuelve a pasar la gente se dé cuenta de lo que está sucediendo en realidad porque tal vez el error está en nosotros.

5


El Egoísmo

Por Matías Arias 6° 2 Qué difícil es ver a toda hora, los 365 días del año, aquello llamado "ego". Esa gente egoísta que se cree el centro infinito del mundo el "ombligo del mundo" que no existe nada más que ellos. la triste realidad de la vida, ¿no?.

Personas que se creen más que otros, que sienten que valen más, es como un mundo ficticio que crean, tal vez para sentirse mejor con ellos mismos, donde sienten mayor confianza y grandeza. Pero en la realidad eso es lo que nadie entiende, que todos, a pesar de las diferencias económicas, religiosas, etc, valemos por igual, al fin y al cabo, todos somos personas.

Admito que hay que tener un mínimo de ego en cada uno, “hacerse valer”, pero no dejar que este domine sobre otros valores.

El egocentrismo

está asociado

a muchos valores o cualidades como la soberbia, ambición o

exhibicionismo de los cuales he escuchado decir que estas “envenenan el alma”. De algún modo u otro en el fondo de estos valores creo que hay odio y repudio a sí mismo, no pueden ver a otras personas felices que no sean ellas, por lo que la mayoría de ellos no disfrutan de esta compañía y es un hecho que terminan solas, más que con su propios pensamientos, de ahí el dicho “envenena el alma”. Solo me baso en un tal vez, yo no sé cuál es su motivo, quizás les sucedió algo que los llevó a ser así, pero de todos modos no tienen el derecho de tratar diferente a otras personas, de querer sobrepasar o dejarlas en vergüenza para sentirse mejor.

6


El egoísmo y la inconciencia humana Por Assin Saddam 6°2° Pero luego de lo vivido volvió el agua a los hogares de Trelew y es donde me hago una y varias preguntas pero la más precisa desde mi punto de vista fue ¿aprendimos algo de esto?

En los más de 17 años que vivo en Trelew nunca había pasado por una situación tan complicada como lo fue el último corte de agua. Pero por un momento me pongo a pensar, ¿la gente cuida el agua? Y es donde se nota el egoísmo y la inconciencia humana. El solo hecho de saber que los ciudadanos se bañaban con baldes de agua, que lo conocen como el baño polaco o cuando lavaban los platos y esa misma agua la usaban para el baño o sino para lavar de nuevo pero era una situación de verdad muy mala.

Es algo que no se va a poder comprender el solo hecho de salir a la calle y ver a las personas lavando sus autos a plena luz del día, sin medir el gasto del agua; decir me voy a bañar y estar dos horas o más; o lavar dos vasos y dejar el agua corriendo. Es algo que el ser humano nunca va poder cambiar: “la costumbre de consumir si medir sus límites”. Pero hay algo positivo que se puede sacar de todo esto: es que en esos momentos de desesperación, hubo personas que en vez de ver por sí mismo ayudaron a las demás, y es por eso que se puede decir que aún hay buenas personas en la ciudad de Trelew

Lo más notable era lo del solo hecho de saber que los habitantes sacaban agua de las fuentes que se encontraban en la avenida, primero era de noche para no ser vistos por otras personas, pero con el pasar de los días era a cualquier hora. ¿Y hasta dónde puede llegar la desesperación de un ser humano? ¿Qué al no poder obtener el recurso optaban por tomarlo a la fuerza? 7


El valor del agua Por Álvaro Correa 6°2°

Un día martes, las personas empezaron a reconocer la mala situación del corte de agua. Casi la gran parte de la población estaba sin agua, y que en tan mala situación cada gota tenía un gran valor, porque ni siquiera había para lavarse las manos. Mucha gente estaba preocupada por la situación en que se encontraban, nunca se había pensado que se podía escuchar tantas quejas de la gente a través de la radio, televisión, diarios e incluso en las redes sociales. Muchas personas empezaron a crear técnicas para ir al baño y disminuir el uso del agua, otras empezaron a comprar tanques y bombas, para poder extraer agua más rápido en los centros de suministros localizados en distintas partes de la ciudad. Otras personas, teniendo en cuenta su nivel económico solo utilizaban botellas y bidones. Hubo personas quejándose de las largas filas, por lo lenta que era y más porque solo repartían 15 litros por persona. Y yo me pregunto, ¿Por qué tanta violencia y protesta? Es obvio que van a ver filas largas y lentas, con el objetivo de obtener 15 litros de agua, es porque tiene que alcanzar para todas las personas, es decir que uno tiene que pensar en los demás y no en sí mismo. Y en todo también me

pregunto ¿Y la cooperativa qué hace con el dinero? Empezaron a hablar sobre el tema los intendentes y los secretarios, pero era tanta la protesta que no los dejaron hablar y por poco casi se los comen vivos. Y eso no es todo, los Supermercados a igual que los comercios aprovecharon la situación, haciendo subir los precios del agua que vendían y era tanta la necesidad de agua potable, que las personas lo compraban sin importar el precio que tenía, ya que la gran mayoría lo necesitaban para sus bebes de pocos meses y niños menores. Los lugares más afectados eran los centros de jubilados y escuelas, muchos alumnos quedaron sin clases por un gran tiempo. A pesar de todo esto hubo gente que tenían pozo de agua y la compartían con sus vecinos a pesar de la tragedia. Pero hubo otras que robaban agua de los vecinos y de otras personas. ¡Es increíble la sociedad donde vivimos!, mientras otras cuidan el consumo del agua y otras la malgastan sin importar las consecuencias que podrían ocasionar. Hoy tenemos agua potable para consumir, y las personas viven normalmente malgastándolo y después andan reclamando: De que no hay agua, sabiendo que cuando la tenían no la aprovecharon, ni la cuidaron. Hoy en día vivimos en un mundo donde somos una sociedad que consume más de lo debido, sabiendo que algún momento, este conflicto se vuelva a repetir. 8


En la ciudad de la furia Por Oriana Marisol Bengolea de 6°2°

Cuando todo estaba bien “como siempre” que nunca nadie se detenía a ver lo que ocurre hasta que se termina, la santa paciencia. Cada día recorriendo caminos notaba esa ausencia divina de mi amada naturaleza. Los días grises, ya no contaban las aves, los animales apagados reservándose para lo que vendría… Y la humanidad pensando en ellos en su ambición, el poder; la desigualdad y la maldad en cada uno de los ignorantes de las personas y no digo que yo no lo sea. Hasta que ese día llegó en el que de a poco a todos nos tiene que ocurrir para entrar en razón, ríos secos, lluvias interminables, nieve de espuma, todo intentando dar una señal de lo que se avecinaba y uno sin saber esperando que pase como siempre.

Llega el día en que se “cansan” y protestan, la gente no se cansa, la gente tenía miedo, sí miedo. Y al final mi amada naturaleza quiso enseñar lo que no queremos ver, pero que se encuentra frente a nosotros. Me recordó al sueño de Makar cuando Dios lo perdona porque dice “que la organización social lo hizo así“. Lo comparo con nuestra sociedad, que es así de egoísta, es decir que cada uno siempre piensa en uno mismo.

Agua sucia por todos lados. La multitud se desespera sin saber cómo filtrar agua. Todos yendo y viniendo con tanques, baldes en todo lo que se pudiera retener agua. Al principio nadie hacía nada, si total su higiene era con baldes de agua sucia, ¡Qué bajo cayeron! Ya no existen ricos ni pobres uno de los recursos más importantes los dejos a todos iguales ¿chistoso no? Pasan horas, pasan días y todo sigue igual. La desesperación llevó a gente a sacar agua de fuentes, agua sucia, agua de canillas de escuelas, para no esperar en una fila unas horas.

9


Error, uno de los tantos.

verdad, eso sólo traía más caos,

Por Evelyn Carballo Duplessis de 6°2°

desesperadas

muchas

bocas

enojadas hablaban

y por

doquier. Estábamos meses

a

cuatro Muchos se preguntaban, ¿cómo es

la

que no estaban preparados para

semana santa, las noticias de boca

ello? ¿Qué pasó con los recursos

en boca y medios de comunicación

que tenían? Probablemente se los

comenzaron a desesperar a las

tragaron para sí mismos y nadie

personas. ¿Por qué debíamos de

tomaba la palabra de tener la

adentrarnos en tal situación? ¿No

culpa y hacerse cargo.

y

haber

sólo

el

año,

de

tan

en

comenzado

cuanto

empezó

tendrían que haber medidas de prevención?

Casi tres semanas bastaron para entender que los que estaban a

El agua, recurso tan importante,

cargo del agua no pensaron. De

dejó de correr por las cañerías. La

esa manera, ¿se puede confiar en

turbulencia

que

el futuro? ¿Harán lo correcto a

provocaron

afectó

las al

lluvias Valle

del

partir de éste momento?

Chubut como nunca lo hubieran esperado. Lugares públicos poco a poco cerraron, ya no había clases, y lo que mejor se apreciaba en la calle

eran

bidones

las

de

camionetas baldes, esperando

personas

agua o

e

o

autos incluso

a

ser

con

botellas, llenos

de

tanques,

llenados

por

aquellos que tenían el deber de potabilizar el agua. Y a decir 10


Escándalo por la falta de agua Por Grecia Rengifo 6°2° Muchas personas se encontraban sin una gota de agua, ni para lavarse la manos. Lo primero que hacían era cargar sus tanques con agua, lo más lleno posible, y otros iban con botellas y bidones, porque quizás no tenían el dinero suficiente como para comprarse una bomba o tanque, pero envidiaban a los que sí lo tenían. Las emisoras de radio explotaban de tantas quejas, y también hubo cuestionamiento por las redes sociales, más de una persona inventó técnicas para ir al baño, y así no desperdiciar agua, y más de uno compró bombas, ya que esto ayudaba a acarrearla más rápido de los centros suministro. La gente se quejaba por las largas filas. Pero era evidente que se encontrarían con una larga, ya que toda la ciudad se encontraba sin agua potable. Preferían perder horas reclamando en vez de abrir los ojos y darse cuenta en que situación estaban, y así buscar una solución, pero al parecer era mejor quejarse o robar de los tanques de sus vecinos. Yo me pregunto, las cooperativas ¿Qué hicieron con el dinero de cada ciudad? Los intendentes y secretarios dieron la cara y la gente los enfrentó sin miedo y no los dejaron ni decir una solo palabra. Y yo me interrogo ¿y el respeto hacia otro, dónde está? La charla como gente adulta y la solidaridad al parecer ya no existe.

El verdadero problema estuvo en que nadie quiso hacerse cargo de una obra que debió realizarse años atrás, y fueron culpados los ingenieros. Los supermercados que vendían agua aprovecharon la situación y subieron los precios. A la gente no le importaba, ya que era necesario tener agua en buen estado para su consumo. Las clases en las instituciones fueron afectadas, en gran parte del valle no hubo clases, pero los más afectados por la crisis fueron los centros de jubilados. Más con ayuda de gente solidaria, pudieron tener agua, por los menos para consumo propio. Pocos se esforzaron en ayudar, solo hubo quejas y quejas. Me parece que la solidaridad hoy en día se está perdiendo, ya que nadie lo hace gratis. Para ciertas personas esto acabó y para otras no. Siguiendo así sus vidas como si nada hubiera pasado, lavando sus autos con abundante agua y derrochando agua más de lo normal, se nota que no saben cómo valorarlo. Esto quedó como si nada, las obras no se terminaron de realizar, y no tienen en cuenta que esto puede llegar a ocurrir de nuevo.

11


“El culo sucio” Por Ramiro Nizetich 6°2° Yo suelo preocuparme por los problemas de la sociedad y debo admitir que cuido mucho el agua. Curiosamente esta no subió hoy a mi tanque. Todo debido a una fuerte lluvia que dejó turbias las aguas del río. ¿Qué ironía? ¿No? Qué un exceso de agua genere la falta de la misma… Lamentablemente no sabría distinguir que es más turbio, el agua del río o el destino de los fondos que deberían ser empleados en evitar estos sucesos. Y recalco deberían, porque está muy claro que no fueron usados en esto. Algo curioso de observar es la reacción de la gente, que luego de un par de días en esta situación de escasez entró en un estado de crisis, al punto de saquear el tanque de una escuela primaria. Como siempre sucede la clase social más alta no tuvo demasiados problemas, pagaban camiones que extraían agua del río y compraban bombas para succionar la poca agua potable que quedaba en la red. Mientras, el sector más bajo de la sociedad debía hacer largas filas para conseguir unos pocos litros de agua, la cual, ni siquiera era del todo potable. También estaban obligados a implementar el famoso “baño polaco”; y no digo que sea demasiado malo solo higienizar algunas partes del cuerpo particularmente olorosas, pero yo soy de los que toman una ducha diaria, pues para mí, una buena higiene mental comienza siempre por la física. Y aquí estoy yo, observando como una parte de la sociedad que me rodea lava sus autos, mientras la otra se mata por un poco de agua, que ni siquiera pueden tomar. Al menos hay algo bueno, algo que destacar, y es que en cierto sentido, sin importar la raza o posición económica, hay algo que en esta situación nos identificó a todos, y es que, moral o físicamente, todos tenemos el culo sucio.

Ferias Chacareras

Toda una tradición en la Escuela Agrotécnica El segundo domingo de cada mes de 10 a 18 hs. Comercializamos productos elaborados por los estudiantes para financiar proyectos productivos y solidarios y realizar prácticas profesionalizantes. Participan artesanos y productores de la zona.

12


El argentino, el futbol y la política. Por: Rodrigo Bowman Quiero hablar del argentino “común”, últimamente he observado cómo no nos conformamos con salir segundo en competencias internacionales como por ej.: un mundial de futbol, donde un equipo de jóvenes deja todo en la cancha, pero no logra salir campeón aun dejándolo todo. No nos conformamos con ser segundos a nivel mundial, lo cual no me parece del todo mal, solo reflexiono y pienso porque en una competencia no logramos valorar lo que logran un par de pibes. Aunque en nuestra sociedad nos bancamos que los políticos nos roben y lo vemos como algo común. Habitualmente cuando se juzga a los políticos no se le pone atención a lo que robó, sino a las cosas que hizo. Muy a menudo escucho “robó, pero hizo algo por el pueblo” nos dejamos seducir por subsidios y regalías que a veces muchos no se merecen. Muchos argentinos cambian bienes materiales por hacerse socio de un movimiento político sin indagar sobre los ideales del movimiento. Elección tras elección, van cambiando de partido político en busca de un bien personal dejando de lado a los demás. Varias veces nos hemos tenido que adaptar a cambios impulsados por el gobierno sin el consentimiento del pueblo y siempre adecuándonos a lo que dictan. Si bien el argentino es en varios aspectos negativo, también tiene su lado positivo muchas veces hemos salido de crisis económicas con el principio de trabajar como algo fundamental en la vida. Otro aspecto positivo es la calidad de los valores que tenemos ante una crisis climatológica, como por ej.: la inundación de Comodoro Rivadavia donde todos demostraron la solidaridad. En casos como estos los valores que hemos recibidos afloran. Al fin y al cabo, el argentino común con sus valores y principios puede modificar lo negativo indagando y reflexionando antes de ir a votar.

13


La Tierra Tiembla… Por Ramiro Nizetich y Kevin Ramirez 6°2°

Terremoto en Chile, 2010

Los terremotos, o también conocidos como “sismos”, son eventos altamente destructivos que, aunque cueste creerlo, ocurren prácticamente todos los días en distintas partes del mundo; en el siguiente artículo profundizaremos acerca de lo que se conoce de estos sorprendentes fenómenos de la naturaleza. Un porcentaje de alrededor del 80% de los terremotos que se registran ocurren en “El Anillo de Fuego”; una zona que comprende casi todas las costas del Océano Pacifico; la mayoría de estos ocurren en zonas sísmicas o fallas geológicas, donde las placas tectónicas (gigantes placas rocosas que conforman la corteza superior del globo terráqueo) colisionan o se rozan entre sí.

14


Aunque estos impactos o roces ocurren frecuentemente, no los percibimos en la superficie, ya que la mayor parte de las vibraciones son absorbidas por las capas de suelo que deben atravesar hasta llegar al exterior. Sin embargo, una inmensa tensión se puede acumular entre las placas. Cuando esta tensión se libera rápidamente, se emiten vibraciones masivas, denominadas ondas sísmicas, a cientos de kilómetros a través de las rocas hasta llegar a la superficie terrestre. Además de esto, también podemos mencionar los temblores que, aunque son de mucha menor magnitud, se pueden generar en zonas lejanas a las reconocidas como sísmicas; estos son producidos debido al estiramiento o compresión de las placas. Los científicos han logrado asignarle escalas a estos sucesos, la más usada es la Richter, en la cual un sismo que mida de 3 a 5 grados se considera leve; de 5 a 7 es moderado a fuerte; de 7 a 8 muy fuerte y al superar los 8 grados se considera catastrófico. Estos últimos son los causantes de más de 10.000 muertes al año, ya que además de derribar muchas edificaciones, también producen deslaves, deslizamientos, incendios, inundaciones o incluso tsunamis, suelen ser acompañados por una serie de réplicas de menor magnitud que complican las labores de rescate y causan más muertes y destrucción. Si bien las muertes se pueden evitar mediante la creación de planes de emergencia, la formación y la construcción de edificios que oscilen en lugar de quebrarse a causa de la tensión originada por las ondas sísmicas, son muy contadas las ocasiones en las que estas medidas son llevadas a cabo, debido a la gran cantidad de capital que se requiere para hacerlo. Para finalizar queremos señalar que si bien no habitamos en una zona con peligro de sismos, nunca está de más informarse acerca de cómo actuar si tuviéramos que enfrentar una situación parecida a las anteriormente mencionadas, es por esto que recomendamos seguir profundizando en este campo y así garantizar nuestra seguridad. NUESTRA ESCUELA OFRECE DOS TECNICATURAS: LA TRADICIONAL FORMACIÓN COMO TÉCNICOS AGROPECUARIOS Y LA NUEVA FORMACIÓN EN MECANIZACIÓN AGRÍCOLA.

15


costados

El peligro de los volcanes

grandes

aproximadamente

Por Jessica Troman 6°2°

cavidades circular,

de

forma

denominadas

cráter generada, por erupciones anteriores en cuya base pueden en ocasiones apreciarse la abertura de la chimenea volcánica. Los volcanes se pueden encontrar en la tierra así como en otros planetas y satélites, algunos de los cuales están formados de materiales

Un volcán es una formación geológica que consiste en una fisura en la corteza terrestre sobre la que acumula un cono de materia volcánica. En la cima de este hay una

que consideramos “fríos”, estos son los criovolcanes, es decir, en ellos el hielo actúa como roca mientras la fría agua líquida interna actúa como el magma.

chimenea cóncava llamada cráter. El cono se

Por lo general los volcanes se forman en los

forma por la deposición de materia fundida y

límites de las placas tectónicas, aunque hay

sólida que fluye a través de la chimenea desde

excepciones

el interior de la tierra. Se trata de un conducto

ubicados en el interior de ellas, como es el

que establece comunicación directa entre la

caso de las islas Hawái.

llamadas

puntos

calientes

superficie terrestre y los niveles profundos de la corteza terrestre y que cada cierto periodo de tiempo, expulsan lava, gases, cenizas y humo proveniente del interior de la tierra. El

estudio de los

volcanes

y

de

los

fenómenos volcánicos se llama vulcanología.

También existen volcanes submarinos que pueden expulsar el material suficiente para formar islas volcánicas. Se originan por influencia de una bolsa de magma en el interior de la tierra, la bolsa de magma busca grietas para salir al exterior. Cuando explota el

La palabra volcán también se aplica a la

magma se convierten a lo que nosotros

estructura en forma de loma o montaña que

llamamos lava, cuando la lava está saliendo,

se

abertura

con el cambio tan brusco de temperatura se va

mencionada por la acumulación de los

solidificando. Cada vez que la lava sale al

minerales

exterior y se solidifica va aumentando el cono

forma

alrededor

emitidos.

de

la

Generalmente

volcanes tienen en su cumbre o en sus

los

volcánico.

16


Algunos de los volcanes más famosos son:

la de 1669 en la que fallecieron 20000. En

Volcán de Colima: es el volcán más vigilado a

1928 dos pueblos quedaron enterrados por un

nivel mundial. Es el más activo de México, su

torrente de lava y en 1947 se reanudo la

parte

actividad volcánica, lo que

superior

cambia

de

lugar

provoco la

constantemente por lo cual en algunas

formación de dos nuevos cráteres. En las

ocasiones

se

últimas décadas también se han registrado

derrumba. Los límites del cráter han sido

erupciones la más reciente tuvo lugar en

borrados en su totalidad debido al ascenso de

octubre de 2002.

crece

y

posteriormente

su tapón, compuestos por grandes bloques de roca. Entre 1961 y 1987, las erupciones derrumbaron las orillas del cráter y formaron acumulaciones progresivas por las laderas. Sobre la vertiente oriental presenta dos prominencias,

llamadas

“los

hijos”,

de

3600m que fueron producidas por erupciones sumamente antiguas. Volcán Etna: es un volcán del Italia situado en la costa oriental de Sicilia. El monte Etna, es el volcán activo de mayor elevación de Europa, ocupa un área de unos 1605km cuadrados y su altitud modificada por el tiempo, era de 3323m a principios de la década de 1990. Se caracteriza por sus numerosas erupciones

Hay gente que vive cerca de volcanes activos, ya que a su alrededor las tierras suelen ser fértiles y aptas para el cultivo, pero cuando un volcán expulsa lava o cenizas, los habitantes están en peligro. En efecto las corrientes de lava destruyen todo lo que encuentran a su paso, y las cenizas producen enfermedades en el aparato respiratorio.

volcánicas. Las más desastrosas fueron la del año 1169d. C, en el que la ciudad de Catania quedo destruida y murieron 15000 personas y

“La escritura no es producto de la magia, sino de la perseverancia” Richard North Patterson 17


“¿Maravilla o desastre? El viento en su máximo esplendor” Por Oriana Bengolea y Evelyn Carballo Duplessis 6°2°

¿Qué son? Los tornados son fenómenos atmosféricos ciclónicos, los cuales tienen una mayor densidad que la tierra y se producen durante una tormenta. Son masa de aire en forma de embudo que corre a gran velocidad angular (65 a 180 km/h, en casos extremos, hasta 450 km/h), girando en un círculo, cuyo extremo inferior está en contacto con la tierra y el exterior con una nube. El tamaño de éstos varía, pueden ser de 75 metros a 2 km de ancho. Su duración puede ser de segundos a una hora. Muchos científicos aún no formulan una definición exacta para los tornados, ya que están en desacuerdo. Sin embargo, el Glossary of Meteorology se define como «una columna de aire que gira violentamente sobre sí misma, estando en contacto con el suelo, ya sea colgando de o debajo de una nube cumuliforme (tipo de nube de desarrollo vertical), y frecuentemente (pero no siempre) visible como una nube embudo ¿Cómo se forman? Estos fenómenos se forman cuando el aire cálido a poca altura entra en contacto con el aire frío elevado, así, se provoca una supercelda; un tipo de tormenta con un duradero remolino de aire ascendente. Y aunque no todas las superceldas terminan siendo tornados, los científicos creen que cuando dos corrientes de viento en oposición viajan a velocidades distintas, el

aire entre ellas rota alrededor de un eje horizontal. Si uno de los extremos de la columna de aire se ve atrapado en una corriente ascendente de la supercelda, se inclina verticalmente, formando el embudo. Así, la energía ascendente continúa y alarga la nube en forma de embudo, y una vez que toca el suelo, se convierte en un tornado. Al principio los tornados son invisibles, ya que sólo es aire, pero a medida que levantan desechos, hojas, polvo y otros objetos se vuelven visibles. ¿Dónde se producen? Los tornados pueden aparecer en cualquier lugar donde haya una tormenta, aunque, en realidad, no ocurre en todo el mundo. EEUU es el más propenso a los tornados, por lo que allí tienen un “callejón de los tornados”, que es una zona donde mucho conviven con el fenómeno. También aparecen en otros lugares como en México, Argentina, Japón, Australia o Nueva Zelanda. ¿Se puede predecir? El pronóstico del tiempo es llevado a cabo regionalmente por muchas agencias nacionales e internacionales. En la mayor parte, ellas también se encargan de la predicción de las condiciones que propician el desarrollo de los tornados. Pero predecir

18


tal fenómeno es algo difícil de hacer, ya que surge sin previo aviso, aunque los expertos pueden anunciarlos con unos 13 minutos de anticipación, logrando salvar muchas vidas. Otra forma de saber, es observar el cielo y estar atento a algún cambio. Si el cielo se pone muy oscuro o verdoso y se oye un ruido estrepitoso, es la señal de que se formará un tornado. ¿Qué prevenciones hay? Autoridades como el Storm Prediction Center aconsejan contar con un plan contra tornados. Tras ser emitida una alerta de tornado, se debe buscar refugio en un sótano o en una habitación localizada en la parte más interna de una casa resistente ya que esto aumenta en gran medida las posibilidades de sobrevivir. En áreas propensas a tornados, muchos edificios cuentan con refugios especiales para tormentas. Estas habitaciones subterráneas han ayudado a salvar miles de vidas.

Tornado y Huracán, ¿son lo mismo? Muchas personas confunden estos dos fenómenos, y lo cierto es que no son lo mismo; los tornados tienen origen en el continente, es decir, en tierra firme; mientras que los huracanes se forman en el mar. Además, los huracanes pueden durar mucho más que los tornados (días)

Nuestra Escuela fue fundada el 11 de abril de 1989. Cada aniversario es una fiesta y lo celebramos con proyectos nuevos y espacios renovados. Gracias por colabor. 19


MÁS QUE UN SIMPLE JUEGO Por Juan Carlos Correa de 2° 3° El mundo en el

futuro era un caos, estaba en ruinas por las guerras y la

contaminación. Somos pocos los que aún habitamos ahí. Se inventó un torneo en donde varios equipos pelearan a muerte con cualquier tipo de equipamiento y el ganador obtendría alimento. Yo formé un equipo con mis amigos. El capitán era Marcos, una persona muy inteligente, y Lucas, Lautaro y yo éramos como sus soldados. Nosotros queríamos ganar como todos los otros equipos contrarios. La primera batalla comenzó y la ganamos fácilmente. Seguíamos así hasta las semifinales. Vinimos preparados pero nadie se imaginó de las consecuencias de estar en ese torneo.

20


La semifinal estaba por iniciar, tomamos las armas y demás equipamiento necesario. Cuando comenzó atacamos muy confiados de obtener la victoria. Se nos complicó demasiado, tenían más experiencia que nosotros. Tan solo estar ahí me recordaba al infierno con todas las balas pasando y las granadas explotando al lado de mi cuerpo, como en cámara lenta. Fue algo inolvidable. El equipo contrario consiguió rodearnos y solo pensábamos en nuestro fin. Pero teníamos una esperanza, Marcos quiso ser la distracción para que nosotros contraataquemos y tengamos ventaja. Corrimos aprovechando la oportunidad que nos había dado el capitán. Cuando nos juntamos para poder acorralar a los enemigos escuchamos el disparo que había recibido Marcos. Buscamos por todos lados y lo encontramos muerto. Fuimos atacando como locos tratando de vengar la muerte de nuestro amigo. Logramos rodearlos y luego los eliminamos. Allí se veía la sangre saliendo del cuerpo y manchando el suelo. Ganamos y avanzamos a la final pero con el precio de una vida. Estaba por comenzar la fase final del torneo, nosotros sin ganas de seguir pero no había otra alternativa. La lucha seria entre 3 personas vs 5 personas. Cuando inició la batalla los enemigos habían planeado una idea que los llevaría a la victoria. Como tenían más integrantes algunos se dejaron acorralar, nosotros pensábamos que teníamos la victoria en las manos. En ese momento de alegría salió otro integrante de los arbustos y asesinó por atrás a Lautaro y a Luis, dejándome a mí solo contra ellos. Salí corriendo tratando de escapar pero recibí un disparo fatal en el pecho. Cuando estaba a punto de morir recordé lo que fue de mi vida en este mundo, pidiendo que el pasado mejore para un mejor futuro.

La formación integral de un buen técnico, incluye también cultivar un espíritu sensible al arte, la música, la literatura, nuestra cultura nacional y por supuesto el amor y el respeto a la naturaleza y a todas las formas de vida.

21


No confíes en el amor Por Astrid Álvarez de 2°3°

-¡No me dejes sola! ¡Por favor! No con la guerra avecinándose…- Oía que le decía, distante, y a la vez tan cerca. Estaba agonizando. No oía bien. La mujer enfrente de él, a menos de 30cm de distancia, lloraba, gritaba, como si su vida dependiera de ello. Incluso lo golpeaba, con tal de mantenerlo despierto. Le dolía el eco de la cueva, las piernas, la cabeza, la herida

de

espada

en

su

abdomen,

las

puntas

de

flecha

en

su

espalda.

Aproximadamente, 10 heridas en total, si no más. La sentía avecinándose, la otra vida. Al fin, se libraría de todos los errores cometidos desde ese día, en el que, dio su vida para salvar la suya. Los habían aceptado juntos, pero no para siempre. Justo en el momento en que nada podría ir mejor, se derrumbó. Todo estaba hecho escombros. Tanta sangre en su cuerpo, y tan poca en su cuerpo… -¡Ni lo pienses!- Otro golpe.- ¡Eres todo lo que tengo! Recordó el día en que la conoció. Tan bella, tan angelical, tan fuera de su alcance… -Je… Qué estupidez…- Dijo entre dientes.- Nunca podríamos estar juntos…- Un susurro. La amaba. Era lo único que tenía en claro. Moriría por ella, ya lo hacía. Pagarían por lo que habían hecho. Más de dos años con la ira manteniéndolo vivo. La venganza era su único pensamiento. El amor lo había destruido. Iban a casarse. No lo aceptaron. Nadie lo hizo. Por cosas como estas es que odiaba a la realeza. Su “delicadeza” ante asuntos amorosos. Les daba igual lo que sintieran. Se casaría con un príncipe, y él moriría, si era necesario. Los soldados se acercaron y… Sucedió.

22


Ahora, se encontraba al borde de la muerte, desangrado. Esa cueva sería su perdición, los gritos de batalla resonaban, junto con los suyos. Era hora, debía hablarle. -Madre…- Comenzó.- Toma mi espada, y llévala al frente. De esa forma, todos sabrán de lo que son capaces esos monstruos. Dile a mi hermano que lo quiero con toda mi alma, y a los nuestros, que se preparen para la peor de las guerras, la guerra que yo comencé… -Tú no la empezaste- respondió entre sollozos -. Ellos no aceptaron tu amor y… y… -La mataron- recordó con rabia -. A su propia princesa. Solo porque me protegió. Al menos, seré capaz de verla de vuelta, ¿no es así, madre? -Te amo hijo.-Salió de su boca, ahogada en lágrimas. -Yo tambi…- Se desplomó, antes de poder mirarla por última vez. -¿Ahora lo entiendes?- Oyó la voz del rey a la distancia: lo había visto todo. Se dio vuelta para enfrentarlo.- No puedes confiar ciegamente en el amor. Cosas como estas, pueden suceder.

23


ECLIPSE Por Herlinda Quispe y Mamani Mirian 6° 2°

Luna nació en una noche de eclipse, el día Halloween, en el campo de sus abuelos, donde vivían sus padres. La familia estaba reunida todos ansiosos por la llegada de una nueva integrante, al ver a Luna todos quedaron asombrados por su belleza. Al pasar los años Luna sufrió por el maltrato de su padre. Su madre no podía hacer nada, ya que padecía de una enfermedad mental. Por eso ella empezó de a poco a aislarse de las personas con un odio que fue creciendo rápidamente en su corazón y aquella hermosa casa donde alguna vez estuvieron reunidos toda la familia, se convirtió en una casa oscura y abandonada. Una tarde Luna, harta de su vida decidió irse de su casa, en el camino se encontró con Billween, un hombre misterioso y tímido. -¿Tú quién eres? -Soy la persona que te hará feliz -¿Cómo me harás feliz, si soy una persona maldecida que tiene una vida muy difícil? - Yo haré que tu vida sea mucho mejor, ya que sanaré a tu madre, y tu padre se arrepentirá por maltratarte. -¿Qué tengo que hacer? -Tienes que matar a tres niños que mañana te saludarán -Yo no quiero ser asesina - Si no aceptas, haré que tu existencia sea un infierno peor de lo que ya es, mataré a las personas que se te acercan, toda la gente te despreciará. -No lo hagas por favor -Ya es muy tarde, dijo mientras desaparecía. Luna decidió ir a cuidar a su madre. La cuidó día y noche. Pero una tarde ella salió a comprar algunas cosas que necesitaba, cuando llegó a su casa se encontró con su madre muerta. Días después aparece su padre apuñalado en el mismo lugar donde fue asesinada su mamá. Parecía que se hubiese despertado de un trance, se encontraba cansada y confundida sin saber por qué su cuerpo quería ceder al cansancio. Desconsolada recordó las últimas palabras que le dijo Billween. Decidió huir del pueblo para olvidar su pasado y así comenzar una nueva vida. Se fue a una ciudad. Una tarde sentada en el parque mientras observaba a una pobre palomita que no podía volar, conoció a Jazmín, una chica muy inteligente; un ejemplo a seguir de todas las personas, sonriente de cabello corto, con ojos claros. Al poco tiempo se hicieron amigas, compartían todo. Pero la maldición que la perseguía a Luna no desaparecía, siempre cuando se acercaba a las personas algo malo les pasaba, la única que siempre estaba

24


con ella era Jazmín. Pero Luna siempre se preguntaba ¿por qué no le hacía daño a Jazmín? ¿Por qué a ella no le pasa lo mismo que a las demás personas? La duda estaba, pero disfrutaba de su compañía, le hacía bien estar con ella era la primera persona con la que podía compartir todo. Eran como hermanas, tanto que decidieron vivir juntas en una pequeña y elegante casa, que encontraron en el centro de la ciudad, y decidieron comprarla. Al poco tiempo de vivir juntas, empezaron a aparecer diferencias entre ellas. A Luna no le gustaba que Jazmín hable con otras personas pero tenía miedo de decírselo, porque se enojaría y la dejaría sola, era lo que ella más temía, volver a estar sola. Pero a pesar de todo un comportamiento en especial le molestaba, pues Jazmín desaparecía cerca de la media noche. Así siguieron durante cinco meses conviviendo, hasta que Luna se cansó, una tarde decidió seguirla para saber qué hacía y a dónde iba. Al final Jazmín se detuvo cerca de un puente y empezó a dirigirse debajo de él. Luna no podía ver nada solo a Jazmín parada hablándole a una silueta de un hombre grande. Entonces empezó a acercarse de apoco y escuchó la voz del hombre que dijo: -Lo has hecho muy bien, realmente me sorprendiste. (Sonrió), la tienes por completo engañada. - Sí, Luna se creyó todo, fue fácil. (Sonríe). Luna escuchó todo y sintió una decepción total, la cual provocó que su corazón se llenase de odio y sintió que el mundo estaba en su contra. Desesperadamente se fue corriendo a su casa, se dirigió hacia la cocina y tomó un cuchillo, el cual ocultó detrás de la espalda y esperó a la llegada de Jazmín, con sus ojos llenos de lágrimas. Pasaron dos horas, la puerta de la casa se abrió, era Jazmín que llegó por fin, entonces de repente vio a Luna totalmente desconsolada, llorando descontroladamente. Sin decir nada fue a abrazarla, sintió una punzada en su abdomen, la cual le quitó el aire y su cuerpo empezó a desplomarse. Al estar en el suelo, Luna tomó el cuchillo de su abdomen y la apuñalo en el corazón. Luna llena de sangre le dijo. -Nunca debiste engañarme... De repente apareció Billween y observó el cadáver de jazmín apuñalado y dijo sonriendo. -Yo sabía que podías hacer esto y más, ¿recuerdas lo que hiciste en el pueblo? Lo primero que le vino a su cabeza fue cuando mató a sus padres. Su madre estaba durmiendo, tomó el almohadón, y la asfixió, fingió salir de compras para despistar a la gente, su padre le quería pegar, ella no se dejó maltratar y lo asesinó a cuchillazos. Le preguntó -¿Cómo sabes que maté a mis padres?

-Yo sé todo lo que haces No dudó en matarlo, agarró un jarrón y lo golpeó, luego lo apuñaló hasta dejarlo sin aire. Salió corriendo sin parar, la gente vio que estaba llena de sangre la agarraron, le pegaron y la quemaron.

25


Pero ella no murió, quedó totalmente destruida con su cara desfigurada. Vivía sola escondida llena de odio solo quería vengarse de las personas que le habían hecho tanto daño. Pasaron los años y salió para vengarse, la gente decía que era un demonio, mataba sin piedad, sin importarle el sufrimiento de la gente.

Hermoso lugar para morir Por Imanol Figueredo y Assin Saddam de 6°2

Era una tarde de verano, Hernán, un tipo solitario de una edad ya avanzada, que comúnmente vestía ropa media oscura, alpargatas desgastadas y una gorra deshilachada; se encontraba postrado a la sombra de un descomunal nogal, en plena época de cosecha, con una pava vieja, abollada sin tapa y media ahuecada, tomando de un mate viejo desbordante de agua caliente y medio lavado. El día se presentaba agradable, los loros cantaban y los gorriones revoloteaban por el lugar exhibiendo sus esplendorosas alas. Hernán a pesar de todo el barullo, se perdió en el horizonte por unos instantes. Al volver en si se percató que el pasto se presentaba muy hermoso, llamativo y con un color verde claro, gracias a la lluvia que había caído unas horas antes; existía un olor tenue pero persistente a tierra mojada que se mezclaba con el aroma del césped. Después de un largo trabajo con el ganado, Hernán se dispuso a tomar una pequeña pero reconfortante siesta en la comodidad de su hogar. Rumbo a su casa, él tomó la decisión de recorrer los potreros para observar el estado de sus animales. Al llegar al último potrero se encontró con uno de sus ellos muerto, se dispuso a revisarlo y se percató de unas mordidas en el cuello que parecían ser de un animal de gran tamaño, pero él no se preocupó por la situación y optó por retirar al animal del potrero. Mientras caminaba hacia su casa se cruzó con un par de zorros de un tamaño pequeño, de color colorado, con una cola larga, esponjada y de apariencia suave; pero no le pareció que fueran los culpables de la muerte de sus vacas y eligió seguir rumbo a su casa. A la mañana siguiente Hernán se levantó, preparó unos mates y salió afuera. Era un día de sol y decidió caminar hasta la orilla del río, viendo la cantidad de peces eligió volver a su casa en busca de su caña. En el camino se dio cuenta de la falta de ganado en sus potreros y pensó que alguien le había robado sus vacas. Por otro lado la presencia de un animal extraño lo llevó a colocar trampas, ya que los hechos se daban en la noche Al salir afuera de su casa Hernán se percató de la presencia de un enorme e intimidante puma que estaba acechando a su ganado rápidamente tomó su escopeta y salió en busca del animal acompañado de los siete perros de su establecimiento.

26


Tras seguirlos unos cuantos metros, se tropezó con unas ramas de uno de sus nogales y cayó al suelo golpeándose duramente con una roca. Pasaron las horas y el gaucho no se despertaba hasta que unas gotas de lluvia lo hicieron reaccionar volviendo en sí aturdido. Por la conmoción del impacto a Hernán le costó centrarse y aún más pararse. Luego de algunas caídas, por fallo de sus piernas y algunos tropezones, por no poder levantar mucho sus pies, logró caminar dignamente sin ningún percance. Se dirigió a la ubicación de su arma hallándose justo al lado del nogal con el que había tropezado, después de tomarla fue en busca de sus sabuesos, desgraciadamente era tarde para ellos ya no estaban en las cercanías. Poniéndose el sol decidió finalizar la búsqueda de sus acompañantes y se dirigió rumbo a su pequeña choza, casi llegando divisó no muy lejos unas figuras que no podía reconocer del todo, así que cargó el arma con dos cartuchos y enlistó al escopeta para disparar por si era necesario, y empezó a acercarse lentamente. Con cada metro que avanzaba Hernán iba reconociendo partes del animal, primero divisó que eran dos animales y estaban aparentemente echados, luego descubrió que tenía cuatro patas y una cola larga y esponjada, así se acercó hasta estar casi al lado de ellos. Cuando por fin consiguió ver bien a los animales se encontró con dos pumas cosa que le resultó extraño, ya que antes solo había divisado uno. Después de dejar las dudas atrás decidió revisar los cuerpos y constató que habían sido sus perros los culpables del asesinato, al encontrar varias mordidas en diversas zonas de los cadáveres. Hernán decidió dar por finalizado el caso del robo de las vacas. Mirando alrededor encontró un par de rastros de sangre, no muy recientes, que apuntaban exactamente a su casa, así que otra vez se armó de valor y con escopeta en mano decidió seguir el rastro. Así estuvo caminando varios metros hasta toparse con el causante de tanta sangre siendo nada más ni nada menos que sus amados compañeros. Al ver tal atrocidad partió en llanto soltando su arma y tirándose al suelo para tomar a sus valientes perros sin darse cuenta de que el verdadero asesino todavía andaba merodeando el lugar. Pasó varios minutos hasta que se calmó y decidió levantarse para llevar a sus animales a la casa, luego decidiría que hacer con ellos. Rápidamente después de haberse levantado sintió algo que lo empujó hacia el suelo seguido de unas garras que se prendían de su espada, y por último una dolorosa mordida en el cuello para luego dejar de sentir siquiera algo.

27


La selva Por Yamila Ledesma 6°2° La humedad, sus lluvias intensas y las escalofriantes y oscuras noches, se apoderan de la selva del Amazonas, un lugar paradisíaco que llama la atención de muchos turistas, ya que es muy exótico y hermoso para pasar unas buenas vacaciones. Muy dentro de la selva, en esas partes en que sólo se escucha el viento resoplar, se encontraba una casa de madera muy peculiar con ramas y lianas que se atravesaban de esquina en esquina, completamente cubiertas de moho. Sus vidrios llenos de insectos que se arrastraban en los marcos dejando huevos, estos se reventaban por los intensos rayos del sol. En esta lúgubre y triste choza se encontraba viviendo hace ya casi 4 años una persona que había decidido alejarse de todo el ruido de la desaforada ciudad. Por su agresividad, al haber poseído un trastorno de personalidad antisocial, se volvió un hombre tan cruel, algunos lo llamaban el sádico porque tenía características de un psicópata, ya que le gustaba trabajar con sangre humana. Este científico muy reconocido se llamaba Fran Winter, había sido muy famoso por sus extrañas investigaciones. Una persona impulsiva de cabellos despeinados y con barba blanca, que se parecía a la espuma del jabón. Su rostro bastante conservado y bronceado con un par de arrugas y una papada que caía redonda, tenía una mirada apagada con bellos ojos marrones. A la vista era alguien fuerte como un roble; vestía una camisa larga y blanca, un pantalón ancho y unos zapatos planos. Este hombre se había convertido en alguien amargado, frío, que no le importaba nada ni nadie. Tenía una rutina vaga: se levantaba por las mañanas, se sentaba en una banca blanca, frente al río, mirando con repulsión a los hombres que vivían del otro lado del río. Al sentarse con la vista en alto y lágrimas en los ojos, recordaba aquella vez lo que fue el derrumbe de su vida, la muerte de su única hija, de la pequeña luz de sus ojos. Esa pequeña que vio nacer y morir, que con sólo 5 años le dio un paro en el corazón. Agachó la cabeza mirando hacia un punto fijo y recordó esos buenos tiempos que tomaba la mano de su hija y sentía esa sensación de debilidad hacia ella. De repente dejó de llorar y golpeándose la cabeza con las palmas de las manos. Enfurecido se levantó, tomó unas piedras y comenzó a arrojárselas a los nativos con mucha fuerza. Estos, asustados, salieron corriendo. Miró hacia el río con la cabeza en alto y sus ojos se fijaron en un nativo que se encontraba durmiendo bajo un árbol sin ninguna preocupación, cubriéndose de los rayos del sol. Fran corrió hacia donde estaba el muchacho con mucha furia, recordando todo lo malo que le había pasado, al llegar lo miró con enojo y murmuró. -¿Cómo a estas bestias que viven tan inmundamente no les sucede nada? En sus manos sostenía un palo de madera que era para golpear a los animales que se acercaban. Levantó los brazos, se inclinó hacia el joven, y con la punta más filosa le dio en la cabeza. El joven se retorció con los ojos abiertos; su mirada aterrorizada no entendía nada.

28


El hombre quedó inconsciente, Fran se agachó, lo tomó de las piernas y lo arrastró hasta su choza. Estaba atardeciendo y ya estaba casi oscuro. Comenzó a llover y empapado lo llevaba arrastrando de las piernas con toda frialdad; no sabía qué hacer, "¿y si lo dejo tirado en la selva y que se lo coman los animales?".Gritó -¿Qué haré contigo? -Como nadie respondió dijo -¡qué me vas a responder si ni hablar sabes! Al llegar a la choza abrió la puerta, lo levantó todo golpeado y ensangrentado, y lo puso en una mesada. EL muchacho despertó muy asustado. Fran, al darse cuenta, tomó la cabeza del joven, la inclinó y la torció hacia la izquierda. Inmediatamente falleció. Sin ninguna culpa con su bisturí que tenía empezó a cortarle la piel muy suavemente para sacarle los órganos desde la parte del abdomen hacia arriba. La sangre saltaba sobre toda la habitación, manchando su ropa blanca. A los órganos los colocó en una caja de tergopol que tenía tirada. Ya muy exhausto se sentó sobre la cama, se sacó los zapatos y su ropa blanca toda ensangrentada. Sentía paz y armonía. No tenía ningún remordimiento, sólo asombro. Se acostó en su cama con una mueca de sonrisa, sin importarle que en frente de él estaba aquel que había golpeado hasta matarlo, y después descuartizarlo, sólo para sacarse toda su frustración que tenía por dentro. Durmió como nunca sin preocupaciones. Al levantarse tenía una sensación de alivio. Todos esos movimientos bruscos que había hecho la noche anterior, habían agotado todas sus fuerzas y vitalidad. Con mucha hambre, al no tener qué comer y sin fuerzas para cazar, empezó a cortar al joven parte por parte. Primero empezó con la cabeza y después siguió con el resto del cuerpo, puso a azar las extremidades en una fogata, el fuego rojo como sangre ardía. Las coloridas tripas que se resbalaban sobre un charco de sangre las colocó en un gancho de alambre y las puso en la ventana. Al terminar su almuerzo o mejor dicho ese acto de canibalismo, se sentó en su banca blanca y se puso a pensar en su hija.

29


La última noche Por Jaqueline Huenelaf 6°2° Por allá en la colina más remota de un pequeño y tranquilo pueblo, habitaba la familia Feliz. El padre, un hombre trabajador, se encontraba ya volviendo a su hogar, cuando un grito ensordecedor interrumpió su caminar, y de pronto una figura que corría a lo lejos gritando por ayuda entre la oscuridad captó toda su atención. Corrió y corrió en busca de aquél muchacho. Se trataba del menor de sus tres hijos, el único con el que vivía, el loco, ese que sufría de esquizofrenia y le complicaba tanto la vida. Lo que el señor Feliz no sabía era que muy pronto todo eso iba a cambiar. ¡Ay!, un grito agudo que llegaba a ser terrorífico se oyó tras la puerta de aquel largo pasillo en la casa de Feliz. -¡Ayuda! -Gritaba Franco moviéndose con desesperación sobre aquella cama en la que se encontraba atado. El hijo menor de los Felices, sufría de una grave enfermedad mental. La esquizofrenia le hacía vivir episodios falsos a lo largo del día. A veces hablaba solo y en algunas ocasiones hasta lograba hacerse daño. -¡Criatura del demonio, cierra la boca! -Decía el padre. Sin paciencia, lo había atado a la cama para hacer algo de comer sin ser interrumpido, más se le hacía casi imposible con aquellos gritos. La solución llegó cuando encontró una cinta, que cortó y pegó en la boca de aquel joven gritón. Franco encontró la manera de poder liberarse de las sogas pero debía mantenerse en silencio para que esas voces que inundaban su cabeza no comenzaran a aterrorizarlo. Había buscado por tanto tiempo la manera de convencerse de que aquellas voces no existían y por lo tanto estaría bien, pero cada vez que lograba un paso hacia adelante, retrocedía cuatro. Aún recuerda aquel día en el que mató a su perro, porque según aquellas voces, el perro quería morderlo hasta matarlo por haber olvidado alimentarlo, más sin embargo el joven se adelantó y lo asesinó. Para cuando iba caminando a la cocina, las voces ya estaban carcomiéndole la cabeza con cosas que son imposibles de nombrar. Se detuvo en el pasillo, flexionó sus rodillas y se tomó de los cabellos, estaba llorando del miedo y así se quedó hasta llegar a dormirse. Un rayo de luz atravesaba el cristal de la ventana con potencia, llegando a iluminar toda la habitación en la que el joven yacía durmiendo, por esa misma razón es que despertó, ya que el sol pegaba en todo su rostro. Ésta vez no estaba atado en la cama, incluso se percató de un olor a pan tostado, no pensó mucho y así como estaba se levantó para ir a comer. El señor Feliz lo 30


esperaba con un desayuno, algo inusual, aquel día parecía ir mejor que nunca, hasta las voces de su cabeza habían desaparecido. A lo largo del día, el muchacho junto a su padre disfrutó de diferentes momentos juntos, habían subido lo último que quedaba de la montaña y hasta lograron hacer un picnic, si así se podía decirle a un sándwich de carne, que, para Franco, poseía un peculiar y raro sabor pero aun así se lo comió todo. Para cuando bajaron, el sol ya se estaba poniendo y la hora de hacer la comida había llegado, ambos hombres se decidieron por un asado al horno con algún acompañamiento que ya verían El señor Feliz debía encargarse de encender el fuego mientras Franco preparaba la carne. Él cortaba y cortaba con su cuchillo carnicero favorito, hasta que en un momento oyó un susurro, el escalofrío que recorrió su espalda fue tan duro que llegó a tambalearse. -Mátalo. No te quiere. Podrás salir de aquí. -Fue así que comenzaron otra vez las voces. Para la hora de comer, Franco ya estaba lo suficientemente alterado, sus ojos estaban rojos y la vena en su frente se marcaba con fervor. Sin embargo el señor Feliz seguía manteniendo una sonrisa y no se preocupó, es más, éste empezó a comer como si nada lo estuviese observando. Fue en ese momento en que Franco sacó el cuchillo que tenía guardado bajo su campera. El joven se levantó con la furia apoderada de su cuerpo y cuando estuvo frente a su padre, no le dio tiempo ni para hablar. Clavó aquel filoso objeto en su cuello y podría decirse que el señor Feliz murió casi de inmediato. La sangre caía y caía del cuerpo de su padre, pero Franco no estaba preocupado por eso, había decidido seguir comiendo como si nada hubiese pasado. No se tomó el tiempo ni de limpiar su comedor, dejó allí el cuerpo y fue a tomar una ducha para limpiarse, pero a medio camino comenzó a marearse, su respiración era casi nula y los ojos querían salirse de su lugar, caminó hasta el comedor para tomar algo debido a la sed que iba creciendo. Y ese fue su último momento. Cayó al suelo en donde su cuerpo empezó a convulsionar, no sabía qué era lo que pasaba pero al ver a su alrededor pudo darse cuenta de que estaba muriendo en el charco de sangre de su padre.

31


La voz de mi interior Por Álvaro Correa y Darío Evans 6°2° Mayo del 2015, un viernes a la tarde encerrado entre cuatro paredes se escuchan gritos y risas maniáticas. Allí en el lugar se encuentra un joven de 15 años sentado en un rincón, lleva puesto una camisa de manga larga atada entre la espalda, con el pelo alborotado y con una sonrisa de oreja a oreja, que no se le borra desde aquel suceso. Hugo_ Eh rarito, eh rarito escúchame Haciéndose el distraído no respondía José_ Hijito de mami responde Molestándolo, insultándolo y agrediéndolo verbalmente ellos se reían del pobre chico. El chico se levantó tomó sus cosas y se cambió de banco. Compañera_ ¿Por qué te sentás al lado mío? ¿Te podrías ir a otro lugar? Levantó sus cosas nuevamente y se dirigó hacia el banco del fondo donde nadie solía sentarse. Profesora_ ¿Hugo? Hugo profe Profesora_ ¿José?

_ Presente

José _ Presente profesora Profesora_ ¿Cesar?..... ¡Cesar! La profesora se levantó y vio a Cesar al fondo en un rincón y con una cara de enojo le dice: _ Otra vez en el fondo! Dijo con una voz.. Cesar se levantó se sentó en el primer banco temiéndole a la mirada perversa de los compañeros de atrás y los de al lado.

El joven era un buen estudiante, siempre participaba en clase y aprobaba sin estudiar. Pero ahora ya ni levantaba la mano debido a que le temía a los compañeros, que estaban sentados detrás y al lado. No entendía porque lo trataban con tanta maldad, solo decían que es un chico blando y raro. Cesar no sabía qué hacer, no le contaba a sus padres pensando que ellos no lo entenderían, ya que son padres adoptivos, solo pensaban en el trabajo y casi nunca estaban en casa. Llorando en un rincón de su cuarto por el maltrato que sufrió en el colegio, secándose las lágrimas, escuchó una voz. ???_ Yo te entiendo…. El chico asustado con la situación mira para todos lados. Cesar_ ¿Quién es? Le temblaban los labios ???_ Soy el que te entiende y la verdad es que ya has aguantado demasiado. Ellos perturbaron tu inocencia y esto merece justicia y lo sé, veo como corre por tus venas el rencor te ha envenenado por completo. Cesar lo escuchaba muy atento, ya que la voz misteriosa entendía su situación, pero hasta el punto donde dijo que merecían la muerte. El joven temía llegar a ese punto, diciéndole que no lo iba a hacer, que no quería cometer un crimen.

32


Al día siguiente caminó al colegio muy temprano, Cesar estaba muy pensativo por lo sucedido el día anterior, hasta el momento que llegó al establecimiento.

aula, con el fin de que no escaparan. Los compañeros llegaron del recreo y la docente de la sala de profesores, y de repente.

Vio a sus compañeros que lo molestaban pasando en frente de la entrada de la escuela, sin duda lo estaban esperando, Cesar se quedó quieto sin hacer nada y de la nada escuchó a sus compañeros que se le acercaban y en un abrir y cerrar de ojos lo empujaron hacia un charco de agua. Fue la gota que rebalsó el vaso, fue el punto donde sintió odio a su alrededor y sabía que ese mismo día todo había terminado, ya no le quedaba más lágrimas, solo una risa enfermiza.

Cesar_ ¡¡¡Sorpresa!!!

Se dirigió nuevamente a su casa, entró al garaje y recogió un bidón de gasolina y un par de fósforos, que guardó en su mochila. Con mucho dolor y adrenalina en sus venas, se dirigió hacia la escuela, esperó que se despejara el aula, que estaba en el segundo piso, estuvo así hasta, que sonó el timbre del recreo. Aprovechó el momento y cerró las ventanas con el seguro, tomó la llave del

Dijo con un grito y una risa maniática, tirándole el combustible y un fósforo encendido, sin que puedan reaccionar. Cerró la puerta del aula con llave y se puso a caminar silbando una melodía, mientras los compañeros se estaban quemando. Muchos no lograron sobrevivir e incluso la profesora que saltó por la ventana para escapar de aquel incendio. La mayoría de los compañeros quedaron graves y traumados de por vida. Ha pasado mucho tiempo y Cesar no ha vuelto más al colegio y tampoco a su hogar. Se encuentra en un lugar donde ya nadie lo molesta aunque es un poco frio y también un poco solitario, porque ni su amigo que lo aconsejaba lo iba a visitar. La única visita que tenía era una mujer de blanco que le daba pastillas para que se tranquilizara.

33


Nuestro último viaje. Por Ramiro Nizetich y Kevin Ramírez 6°2°

Jorge se paró, salió de la carpa y vio a su alrededor, pero no logró ver nada, tampoco la luz de la linterna que llevaba Julián. Entonces le dijo rápidamente a María que le pasara una linterna. María salió de la carpa y le preguntó: -

¿Qué pasa? -

No veo la linterna de Julián por ningún lado, capaz le pasó algo. dice Jorge con un tono. Una tarde de verano, durante el año 1927, un grupo de jóvenes caminaba dirigiéndose hacia Pto. Pirámide. Faltaban solo pocos Kilómetros para que llegaran, pero ya se estaba poniendo de noche. Jorge insistió, que ya era hora de acampar, aún si faltaba poco, pero ya era demasiado tarde. María una chica de aspecto delgada, vestía una camisa blanca acompañada por un jean suelto y Julián, que era el más chico pero el más corpulento. Ellos apoyaban esa decisión porque también estaban cansados y no les gustaba andar a oscuras debido al temor a que les pasara algo. Porque un desconocido que cruzaron en el camino les había contado que había un grupo de jóvenes, formados

generalmente por hombres, que robaban en esas zonas y hasta eran capaces de matar. Entonces los chicos ya acomodados en la solitaria noche de la Patagonia, empezaron armar la carpa y María se puso a hacer una fogata para calentarse. Julián sacó de su mochila unos sándwiches para comer, cuando sintió un ruido extraño. María pegó un grito y se apegó a Jorge. Se levantaron y miraron hacia todos lados y no vieron nada porque la noche cubría todo con un manto negro, donde solo estaban ellos iluminados por la luz de la fogata. Julián que era el más curioso del grupo quería ir a ver quién o que pegó ese grito. Jorge le decía que podría ser un zorro o algún otro animal, María aun asustada les decía que no salgan de la carpa, pero la curiosidad de Julián era demasiada y no hizo caso a lo que decían, esa gran virtud que poseía también iba hacer causa de su perdición. Unos minutos después Julián tomó un cuchillo que tenía en su mochila y con una linterna, que le pasó Jorge, se dirigió hacia donde escuchó el grito. Jorge quería acompañarlo, pero Julián insistió que se quedara a cuidar a María, era algo miedosa y de seguro le iba a dar un ataque cardiaco con el minúsculo de ruido que escuchara. Aunque Jorge parecía no presentar nada de miedo por dentro hasta de igual de asustado que María. Julián caminando hacia el lugar de donde provenía el ruido, alumbró con la linterna para un costado y vio

34


algo moverse, pero deprisa se dio cuenta que era una liebre y se calmó. Entonces pensó que él que provocó el ruido debió haber sido ese animal. Suspiró por haber descubierto que solo era un animal y no algo más, entonces pegó la vuelta dirigiéndose hacia la carpa que se encontraba no más de 150 metros, y aún iluminada por la fogata. Cuando dio un par de pasos sintió un escalofrío recorriendo todo su cuerpo, desde la punta de los pies hasta la cabeza, sintió una presencia detrás de él, sintió una respiración y se paralizó. En un instante vio como pasaba una mano delante de su cabeza que sostenía una piedra del tamaño de una pelota de handball, reaccionó, pero fue tarde. Intentó gritar, pero no le salían palabras, parecía que le hubiesen cocido la boca, pero solo fue por el golpe que había recibido. Cuando empezó a reaccionar vio como algo se avecinaba hacia él. Lo golpearon, golpe tras golpe parecían no tenerle piedad, en la cabeza, en la espalda, en las piernas, eran animales intentando matar a su presa. María rápidamente entró a la carpa y buscó la linterna que tenía en su mochila. Se la dio a Jorge y este salió corriendo a buscar a su compañero. Asustado y con temor miraba hacia todos lados y no encontraba nada más que arbustos y la inmensa oscuridad. Siguió buscando, corriendo cada vez más rápido hasta llegar a un punto donde se veían manchas de sangre sobre la tierra removida. Quedó paralizado por un momento, se arrodilló para buscar de donde provenía la sangre y no encontró nada más que solo manchas. Gritó el nombre de su amigo para saber si estaba por ahí, pero no se escuchaba nada, solamente el ruido de los insectos y los movimientos de los arbustos, movidos por una suave brisa de aire fresco. Fue rápidamente hacia la carpa y le contó a María que no estaba, que solo había encontrado unas manchas de sangre en el suelo. María se puso rápidamente la mano tapándose la boca con un aspecto de susto, ya que esa sangre podría ser de Julián. Los dos salieron a buscarlo, María que era las más temerosa sostenía un cuchillo, y Jorge solo tenía la linterna y una rama que había traído ella para la fogata, era lo suficientemente gruesa como para noquear a cualquiera. Gritaban y gritaban, pero no hubo caso, no respondía. María había empezado a llorar debido al miedo que tenía y la angustia de no encontrar a Julián, Jorge la miraba y le decía que se calmara, asustado dio un giro rápidamente hacia atrás, sintió algo moverse, pero cuando

volteó vio que no había nadie. Al girar nuevamente vio como María salía corriendo hacia la carpa. Jorge no se inmutó y siguió buscando a su amigo, cada vez hacía más y más frio, sentía como todo su cuerpo temblaba, como la piel se le ponía como gallina, pero aun así lo siguió examinando. Buscó un largo tiempo y no encontró nada. Volvió a la zona en donde había descubierto manchas de sangre, vio cuidadosamente si había huellas por alrededor y halló unas cuantas cubiertas con un poco de tierra, pero eran posibles de ver. Fue corriendo hacia la carpa a avisarle a María lo que había encontrado y de paso ponerse algo más de abrigo por que el frio era demasiado. Entró a la carpa y vio que María estaba recostada de costado cubierta por una sabana y con una campera que cubría su rostro. La sacudió, pero no ocurrió nada, parecía dormida, le quitó la sabana que resguardaba todo su cuerpo y la puso boca arriba. Jorge cayó sobre su espalda debido a la impresión que había sentido al ver como María tenía la mayor parte de su cuerpo cubierto de sangre. No lo podía creer, tenía un cuchillo clavado en el pecho. Buscó enseguida la mochila de Julián, para encontrar el botiquín de primeros auxilios, pero la mochila no estaba y tampoco la de María, ni la de él. Investigó afuera y no las halló, pero lo que si encontró fueron pasos que provenía de un costado de la carpa, los siguió y encontró la mochila de María, pero solo la mochila, no había otra cosa adentro.

35


Ingresó de nuevo, se llevó la campera que cubría a María y salió corriendo hacia Puerto. Pirámides a pedir ayuda. Corrió sin importarle nada, hasta que vio una casa abandonada en el camino. Era una casa muy precaria, así que siguió de largo hasta que llegó al pueblo. Gritó para que alguien lo escuchara, pero no salió nadie. Vio a una mujer que estaba parada sobre la entrada de un comercio y fue corriendo hacia ella para pedirle ayuda, pero en el trayecto divisó a aquel hombre que les había advertido de los ladrones, más con una diferencia, la primera vez no llevaba nada en sus manos y en ese momento traía en sus hombros un objeto muy particular, una mochila igual a la suya.

Cada año, rendimos homenaje a la memoria de María Isabel Jiménez, la joven estudiante a la que le arrebataron la vida cuando volvía de la escuela a su hogar por un camino rural de Bryn Gwyn, la tarde del 15 de noviembre del 2007. Las actividades son coordinadas desde la Biblioteca que lleva su nombre como parte de la propuesta institucional para abordar de una manera sentida y diferente la violencia hacia la mujer; recordar su historia y el ejemplo de hermosa persona que era María Isabel: sencilla, humilde, constante y con gran amor por sus hermanos, la escuela y el estudio.

El cartel con su nombre fue tallado y lustrado por estudiantes de la Escuela. 36


El 12 de Agosto del año 2010, en el Día internacional de la Juventud, se realizó un encuentro especial en la Escuela para colocar el cartel tallado con el nombre de María Isabel Jiménez a nuestra Biblioteca escolar. El Maestro de Orientación y Tutoría Emilio Jarme expresaba de este modo los sentimientos compartidos por la comunidad: La vida misma con las cosas que nos pasan es el primer libro que tendríamos que aprender a leer. Es normal, que por un tiempo, las páginas de los acontecimientos más dolorosos no nos animemos a leerlas. Pero negarse a mirar los momentos difíciles que hemos vivido es perderse la oportunidad de aprender y crecer… En estos últimos tres años a mí la vida me enseñó sobre lo mejor y lo peor que hay dentro de mi corazón. Por un lado conocí a María Isabel desde que ingresó en séptimo, y mi trabajo de Orientación y Tutoría me permitió conocer algunas situaciones de cuando era chica. Por otro lado, por vivir en Gaiman y ser de esta zona de Bryn Gwyn también conocía a Julio Cesar Arista, su asesino. Él en algunas épocas del año trabajó a una cuadra de mi casa y solía cruzarlo seguido. El no vino de un barrio difícil de la periferia de una ciudad grande. Él es de la zona. Siempre me impactó, que hasta cierto punto, la vida de los dos coincidieran tanto: María Isabel y Julio César Arista tenían una infancia de chacra. Ambos conocían de ausencias en el grupo familiar y de la dureza de los acontecimientos. Pero cada uno eligió usar los momentos difíciles que ambos tuvieron en la infancia para dos actitudes muy distintas ante la Vida. María Isabel aprovechó toda oportunidad que le brindó una escuela para aprender y superarse. Julio César hizo pocos años y abandonó. María Isabel, a pesar de una quemadura que había tenido de chiquita en su cuerpo, jamás se hizo la víctima y nunca ponía excusas. No odiaba ni era resentida con los que tenían más que ella. Trabajaba para aliviar el trabajo de su casa: hacía el pan, cuidaba hermanos y se doblaba en el surco. Ella, sabía ponerse en el lugar del otro: sus sufrimientos la habían hecho comprensiva. En cambio, Julio César, a la dureza de su infancia la convirtió en resentimiento, en más violencia: se desquitaba con alguien más débil, a tal punto de lo peor. EN NUESTRO CORAZÓN ESTÁN LAS DOS POSIBILIDADES. PODEMOS IMITAR A UNO U A OTRO….. Cuando trato de no descargar con vos, en el aula, las broncas que genera mi trabajo o vos no te la desquitas con los más chicos, evitando repetir lo que quizá hicieron con vos cuando empezaste en primer año, estamos deshaciendo el circuito de la violencia: estamos imitando a María Isabel que no hacía sufrir a otros, que no actuaba con resentimientos. la mejor manera de hacer presente a alguien que ya no está, es imitar sus virtudes. Eso nos enseña el libro de la Vida. Lo peor que nos puede pasar es decir “pobrecita” o decir “qué asesino” y seguir como siempre. Por eso estaría bueno que nos animemos a ...cambiar…nuestro corazón para que funcione mejor, ya que la convivencia pacífica o la violencia la vamos construyendo entre todos con cada uno de los gestos cotidianos. Elijamos imitar a María Isabel. Ella nos mostró que las situaciones difíciles nos pueden ayudar a crecer. No dejemos cerradas estas páginas del libro de la Vida.


Por Evelyn Carballo y Oriana Bengolea de 6°2° Muchos dicen que el amor es algo hermoso, que llena de alegría a ambas partes, pero esa definición no estaba en la mente de todas las personas. Una joven, en especial, sentía que el amor era algo posesivo, que se debía de marcar territorio; y eso es lo que pasaría una noche sin estrellas ni luna, en aquella cabaña en el bosque. Sonará muy cliché, que se ha visto en todos lados ya, sin causar ni el más mínimo asombro, pero de lo más común se abre paso por el pasillo lo más deslumbrante, lo inesperado. Hasel había recibido la invitación de su amigo, persona de la cual gustaba secretamente, para ir a una divertida e interesante fiesta por la noche; harían cosas como un buen grupo de amigos, hasta seguro mirarían películas. Ésta idea le hizo pensar a Hasel, llevando sus ojos verdes hacia los avellanos de su amado; tenía la oportunidad de estar más cerca de él, pero estarían otras personas que podrían interrumpir. Aun así, luego de pensarlo unos momentos que parecían eternos, invadidos por un silencio abrumador para el contrario frente a ella, terminó por aceptar. Estando ya en el lugar mencionado, el grupo de nueve personas se puso en marcha para preparar la comida y bebidas, ya que su anfitrión estaba ocupado en la sala para poder acomodar los muebles a su gusto, así todos podrían pasarla mejor. –Muy bien, las pizzas estarán en unos cuantos minutos. –Comentó Carol mientras que cerraba la puerta del horno, sonriendo de manera pacífica hacia los demás. –Está bien, será mejor que cada uno se prepare, porque no pienso aguantar el tener que parar la película por nada del mundo. –Advirtió Fred, quien ya estaba dirigiéndose al sillón para tomar asiento y acomodarse. –Entonces yo iré al baño. Hasel, ¿me acompañas? –Preguntó Mónica, acercándose a la castaña para tomarle de una de sus manos y dirigirse al lugar mencionado. A mitad de camino, la pelinegra se volteó a ver a la contraria. –Ah, olvidé traerme mi pastilla, ¿quieres ir y buscar en mi bolso? Hay una tableta así que no creo que haya problema en que la encuentres. Hasel tan sólo había asentido con la cabeza para ir de regreso sobre sus pasos hacia la sala, bajando las escaleras de madera que conectaban la planta del primer piso. Una vez que estuvo en la sala, se dirigió al bolso de cuero negro de Mónica para abrirlo y buscar por la tableta; se le hizo más difícil de lo que pensó, y es que ese bolso tenía millones de bolsillos y divisiones, por dentro se preguntó si no llevaba su casa ahí dentro. –De acuerdo, ya he encontrado las tablas de madera para las pizzas. –Habló Dylan, llegando a la sala luego de haber ido al sótano a por las tablas, pues no solían usarlas. –Ahora no vamos a tener que estar levantándonos para ir por las pizzas. Sus amigos aplaudieron burlonamente, mientras que Hasel sólo le sonrió para después tomar camino al baño del primer piso y llegar cuando antes, ya se había demorado lo suficiente.

38


–Mónica, aquí tienes tus… pastillas… -La voz de la castaña se fue apagando, a la vez que sus manos soltaban la tableta, cuando vio la escena en el baño; era imposible y aterradora a la vez, no podía creer lo que sus ojos le estaban enseñando. En ese momento no pudo evitar acercarse al cuerpo dentro de la bañera, viendo detalladamente cómo el cuello del cuerpo estaba totalmente abierto, y a un lado de la bañera estaba el arma que se usó para aquel acto: un cuchillo de carnicero. Tomó el objeto y lo observó por si veía algún indicio, pero nada, y es que en realidad por cómo lo miraba parecía que lo estaba admirando. Un grito detrás suyo la sacó de su trance, dándole un gran susto, y al voltearse vio a Carol con su rostro horrorizado. – ¿Qué has hecho? –Preguntó Carol mientras miraba a Hasel de manera acusadora. Y de tanto escándalo, llegaron los demás al lugar, divisando el cuerpo en la bañera. –Yo… Yo no fui. Sólo vine a darle las pastillas y la encontré así… –Se defendió la joven de ojos verdes, asustada por cómo le estaban mirando sus compañeros; algunos con miedo y otros con enojo. El único que le miraba con tranquilidad era Dylan, que se acercó a ella e hizo que soltara el arma blanca para así sacarla del baño. –Si ella dice que no fue, le creo… Pero hay que tener cuidado, alguien ha sido y no creo que sea uno de nosotros. –El rubio miró a sus amigos con seriedad, la cual no fue contrariada. Todos se fueron a la sala de nuevo, quedándose en el sillón sin saber qué hacer exactamente, todos estaban con la mirada perdida y los pensamientos en otro lugar. Fue entonces que tres de los chicos decidieron ir a la cocina, recordando las pizzas que lamentablemente se estaban quemando. Las sacaron rápidamente y dejaron en la mesada; hambre ya no había, mucho menos con la comida quemada. Fred, que era uno de los que estaban ahí, miró por la pequeña ventana que daba hacia afuera, logrando divisar algo que se movía entre los árboles y arbustos, por lo que instantáneamente quiso salir hacia afuera y comprobar que lo que vio no fue alguna clase de truco por parte de su cerebro. Alfred y John lo siguieron rápidamente, y una vez fuera, se fijaron con cuidado en aquella entrada al bosque; todo parecía estar bien, medianamente callado y tranquilo. Las chicas y Dylan estaban aún sentados en el sillón de la sala, sumidos en un profundo silencio que ninguno se atrevía a romper. Fue por eso, que lo que rompió esa barrera fueron gritos que provenían de afuera de la cabaña. En ese momento fue que los cinco reaccionaron de golpe, poniéndose de pie y conteniendo la respiración por unos segundos. Fue Hasel quien reaccionó primero y se dirigió hacia la puerta principal, pero fue detenida por Dylan. – ¡No! Si vas afuera podría pasarte algo. Quien quiera que sea no va a dudar en matarte. – Se notaba la preocupación en su rostro, y sobre todo en su mano izquierda, que sostenía con fuerza uno de los brazos de la joven. –Pero… hay que ver si alguno está bien… Tenemos que ayudarlos y… – ¡Están muertos ya! ¿¡No lo entiendes!? ¡Murieron! ¡Muertos!! –Alzó la voz Carol, ya histérica por todo lo que estaba pasando, más con la insistencia irritante de Hasel. -¿Y por qué darte la oportunidad de verificar si están muertos? Seguro tú has puesto trampas o algo de eso.

39


–Carol, tranquila, no creo que ella haya sido, estaba con nosotros y tampoco tuvo tiempo de poner trampas. – Comentó Raquel, acariciando con nerviosismo un mechón de su enrulado cabello. –¿Quién te dice que no ha venido antes? –La rubia estaba en total contra de la castaña, quería culparla a toda costa, y es que ver a su mejor amiga muerta en el baño no era algo de lo que se pudiera estar con cara de feliz cumpleaños, mucho menos ver a alguien sosteniendo el arma que la mató. –Calmáte, Carol, ella no vino antes. –Agregó Dylan, poniéndose delante de la acusada para protegerla, todo por instinto propio. –¡No importa si vino o no! Lo que importa es que cuatro de nuestros amigos están muertos, y ni siquiera sabemos qué loco fue. –Saltó Giselle con enojo, haciendo que todos pensaran mejor la situación. –Dylan, ¿no tienes algún arma con la que nos podamos defender? Algo a larga distancia, tal vez. –Tengo algo en el sótano, pero alguien tiene que ayudarme con las cosas, son muchas cajas y demás para mover. –Muy bien, yo te acompaño. Ustedes se quedan sentadas en la sala y no se muevan, ¿entendieron? – Demandó Giselle con voz autoritaria y mirada firme, a lo que las tres chicas asintieron y se fueron a sentar nuevamente. El dúo se fue por un pasillo que daba a la puerta del sótano, allí bajaron y prendieron la luz. Buscaron entre todas las cajas el arma del padre de Dylan; debía estar ahí, en algún lado. No pasó mucho tiempo que entre la búsqueda encontraron un hacha pequeña, no era mucho pero podría servir. Entre la charla de lo que pensaban que debían hacer, escucharon gritos de las chicas, uno más furioso que el otro. Giselle sabía muy bien que el grito más predominante era de Carol; ya estaba comenzando a pelear nuevamente. En la corrida que Giselle y Dylan dieron para llegar a la sala, se escuchó un vidrio romperse y otro grito, pero éste era del susto, luego se escuchó otro ruido, pero fue sordo y seco. Al llegar al lugar vivieron a Carol tirada en el suelo, al lado de una de las paredes, la cual estaba decorada con una mancha de sangre. El espejo que colgaba de la pared estaba roto y uno de los pedazos estaba clavado en el hombro de Carol. Hasel, por su parte, estaba parada frente al cuerpo, con su respiración agitada y sus ojos fuera de sí; claramente había empujado a la acusadora al espejo y luego la atacó, terminando por golpearle la cabeza contra la pared. –Ellas… Ellas comenzaron a discutir, yo no podía hacer nada, no sabía qué hacer, me asustaro –Raquel hablaba rápido y con nervios desbordando de sí, incluso lágrimas comenzaron a deslizarse por sus mejillas. –Raquel, calma. Respira, ¿sí? Tranquila. –Giselle se acercó a ella para abrazarla y poder reconfortarla, mirando a Hasel que ahora estaba asustada por lo que había hecho. –Está muerta. –Fue lo único que dijo el chico, ya que se había acercado al cuerpo para comprobar si aún respiraba y su corazón latía. –Lo siento, yo no quería… No sé por qué lo hice. –La castaña estaba angustiada, temblando hasta su voz, teniendo el impulso por querer salir corriendo, pero sus piernas no se movían.

40


–Lo hecho, hecho está. No hay por qué seguir pensando en eso. Voy a traerles agua. –Dijo Dylan mientras se volteaba y dejaba el hacha en la mesa de la sala para poder dirigirse a la cocina. – ¿Por qué no vamos a la mesa de la cocina? No hay que seguir viendo esto. –Comentó Giselle mientras que tomaba las manos de ambas chicas para dirigirlas al lugar mencionado y hacer que tomen asiento. Dylan trajo dos vasos de agua y se los dio a las dos jóvenes shockeadas, éstas automáticamente agarraron los vasos y bebieron a la misma vez. Después de eso se quedaron mirando la mesa, Rachel fue la que terminó el vaso después de unos minutos, pero Hasel simplemente había dejado el vaso casi lleno; con un solo trago le bastaba. Pasó alrededor de media hora, y ninguno había dicho nada, sino que más bien estaban atentos a todo lo que escuchaban, dejaban de respirar para prestar más atención, o volteaban a donde creían que provenía tal sonido, pero no pasaba nada. Raquel comenzó a toser, luego su rostro palideció, no se estaba sintiendo nada bien y la expresión de su cuerpo lo hacía notar. –Tengo… que ir al baño. –Fue lo único que dijo para así intentar levantarse, pero apenas podía, así que Giselle se puso de pie e hizo que la chica se apoyara en ella, así poder ayudarla para ir al baño; debían subir sí o sí las escaleras, por lo que podría ser difícil para la morena subir sola. –Yo quiero tomar aire, ¿por favor? –Pidió Hasel, mirando al chico frente a ella. Él tan sólo asintió y se puso de pie para caminar hacia la entrada, la castaña lo siguió por detrás y en cuanto llegaron a la puerta la abrieron un poco, lo suficiente como para que el aire corra. –Voy a por más agua. –El muchacho fue nuevamente a la cocina para darle más agua a la pobre chica que estaba muy aturdida aún. Mientras tanto, Raquel estaba arrodillada frente al excusado, vomitando sin poder parar; la sangre que salía de su boca no era buena señal, y eso le asustaba a Giselle, más por el hecho de que la contraria cada vez se veía más débil y desvanecida. –Tendré que llamar a los chicos, espera, por favor. –Estaba asustada y preocupada por su amiga, pero en cuanto se paró y volteó un sonido cortante pasó por el aire, quedando un hacha que había sido lanzada clavada en la frente de la chica, provocando que el cuerpo cayera en seco al suelo. Raquel vio a duras penas lo que pasó, porque su mirada se volvió borrosa, para que luego todo se quede negro. Del pasillo a la entrada del baño caminó Hasel, la cual miraba a las dos chicas ya muertas, luego levantó la mirada a la bañera; habían corrido la cortina para no ver el cuerpo de Mónica. No estaba sorprendida ya, sino que su mirada estaba apagada y sus labios estaban curvados en una pequeña sonrisa.

41


–Supongo que tuve que aprovechar para que quedáramos solos… ¿No creen? –Murmuró con voz temblorosa, acercándose a Giselle para quitarle el hacha de manera brusca. Pero en ese momento despertó de aquel trance y soltó el arma, asustada por lo que había hecho, dando pasos rápidos hacia atrás para alejarse, pero terminó por toparse contra algo. –Woah, tranquila, Hasel. –Dijo Dylan, riendo con levedad y tomando los hombros ajenos con cierta fuerza. Está bien, ¿no es así? Después de todo tú querías que estemos los dos juntos… Oh, vamos, no me mires así, es muy fácil leer tus pensamientos, además de que he que visto lo que escribes en clases. Hasel quiso correr, pero Dylan no dejó que eso pasara, sino que la tomó con fuerza del cuello y comenzó a asfixiarla. Claro que la joven quiso luchar para liberarse, pero era inútil, y pronto comenzaba a sentirse débil, sin mucho que hacer. Dylan sólo siguió hasta que la castaña perdió la consciencia, y así tomó su muñeca y la arrastró por las escaleras hacia abajo, en dirección al sótano… al oscuro y frío sótano.

Penurias Rurales Por Nelson Roberts y Rodrigo Bowman 6°2° Hace 20 años atrás, en la Estancia La Mimosa, en los pagos de Talagapa, vivía un tal "Don Alfredo", hombre sincero y trabajador, humilde y muy buena persona. Junto a él se encontraba su esposa Josefina, mujer muy bella, que le dio dos gurises: Gonzalo de 8 y Darío de 9. Sus vidas eran tranquilas aunque con mucha soledad, ya que los campos vecinos se encontraban despoblados. Don Alfredo y su familia se dedicaban a la ganadería ovina, pero con un número muy reducido de estos, que sólo le permitía la subsistencia. Por esto mismo era un hombre que se sacrificaba mucho por esta labor. Su esposa, mujer muy pretendida por muchos baqueanos de la zona, que anhelaban llevar tan hermosa dama a su rancho y convertirla en su china, pero esta sólo tenía ojos para aquel estanciero humilde y trabajador. Los dos chicos eran educados por su madre, la cual les enseñaba a leer y a escribir, ya que no contaban con ninguna institución escolar en las cercanías al establecimiento. Estos habían heredado el amor por el campo que tenía su padre. Su vida era como la de cualquier otro chico, tranquila y alegre pero con momentos de melancolía en los cuales extrañaban el cariño de sus abuelos, soñaban con algún día volverlos a ver, ya que ellos vivían en la ciudad. Después de un hermoso verano con abundante lluvia, en el cual el campo se puso muy bueno dejando la hacienda de pella, el estanciero decidió vender 50 de sus mejores capones, con los que pretendía comprarle dos silleros a sus hijos y los vicios para un largo invierno que se avecinaba.

42


En una mañana de abril, llegó el jaulero a buscar lo ya convenido y este como tantos otros había quedado deslumbrado por la hermosa Josefina. Alfredo al darse cuenta de lo que pretendía el camionero con su mujer, tratando de contener sus celos y su rabia puso mano a un atado de cigarros que llevaba consigo y prendiendo un negro trató de guardarse para sus adentros, tanto recelo ocasionado por aquella escena. Pasado el rato, Alfredo decidió echar mano a su verijero y al fiel 22, aprovechando que había dejado su zaino ensillado, montó y salió al galope largo, cortando camino para la tranquera para allí encontrarse con el jaulero. El sol apenas alumbraba en el horizonte cuando divisó el camión desde un alto. Respiró profundo, y se dijo a sí mismo "yo te voy a enseñar cuantos pares son tres botas paisano retobado". Cargó su rifle, esperando a que el camionero bajara a cerrar la tranquera y, aprovechando su buena puntería, le largó un balazo tirándole el sombrero. Éste muy asustado echó cuerpo a tierra, volvió para su camión agachado entre las matas, mientras que Alfredo vació su cargador atinándole al camión. Luego de tal acto cometido el estanciero emprendió la vuelta iluminado por los luceros de la noche. Pasaron cinco meses en los que nadie se acercó a la casa. Alfredo aprovechaba el invierno y los grandes nevazones para rastrear mejor, cazar y recolectar las pieles. Ya que estas habían aumentado su valor en el mercado. A su mujer le empezaba a parecer extraño que después de tanto tiempo no apareciera nadie en aquella estancia, pero esta nada sabía de los rumores que corrían por la región de aquella tarde de encuentro entre Alfredo y el camionero. Terminando el invierno y entrante la primavera, se arrimó para la estancia un mercachifle que conocía todos los comentarios ya sabidos. Pensó en aprovechar esos rumores para rebajarle el precio a las pieles que tenía guardadas Alfredo, con la excusa de que nadie se atrevía a visitarlo por tal comportamiento. Esto provocó que aquel estanciero comience a generar bronca y recelo por quererlo estafar. Al cabo de un rato y ya calmadas las aguas, Alfredo invitó al comprador al rancho a tomar mates. En un momento apareció Gonzalo en la cocina con la guitarra, empezó a puntear y estos dos gauchos comenzaron con un contrapunto que poco a poco iba subiendo de tono. El comerciante no tuvo mejor idea que improvisar un chiste

43


sobre Josefina, lo cual terminó de exaltar al estanciero y ya nomás lo invitó para afuera a arreglar los tantos en un duelo mano a mano. Ya situados en el patio Alfredo encaró a paso firme y sin temblarle el pulso le revoleó un puntazo. El contrincante con suerte pudo esquivarlo, pero se tropezó con una piedra y quedó tendido en el suelo. Alfredo para no sacar ventaja dejó que este mismo se levantase. Su mirada ya era de temor y resignación, sin perder tiempo el estanciero atropelló de nuevo, esta vez acertando en el pecho y dejando sin vida a aquel mercachifle atrevido. Envidia, lujuria y muerte Por Rebeca Hernández 6°2°

Era un domingo por la tarde en el campo y la joven Melody sentada en una rama de un árbol, miraba el atardecer que enceguecía sus ojos, soñando despierta con alcanzar su pasión por ser actriz, actuar en los grandes teatros y recibir esos embriagadores aplausos de las personas. Era una joven delgada, con ojos marrones, pelo largo, castaño y de tés morena; de pronto su concentración se interrumpió por la voz de su madre que la llamaba: -Melody, Melody ven ya es tarde, entra a la casa Ella bajó del árbol y caminó despacio hacia la casa, era una familia de bajos recursos, que a pesar de todo no perdían las esperanzas. Al entrar Melody se sentó en una silla del comedor y se arrimó en la mesa con una mirada fría y perdida. Su madre se acercó con una tenue y discreta sonrisa, y dijo: -Toma esto es para vos. Y le dejó sobre la mesa un folleto sobre una audición para una obra de teatro. La joven desvió lentamente su mirada hacia la hoja y al leerlo sus ojos se iluminaron formándose una sonrisa leve en su cara; su madre la miró con ojos nostalgiosos y expresó: -No digas nada hija…no quiero escusas, solo ve y lucha por tu sueño. Ella observó a su madre con los ojos brillosos. -Gracias. Detrás de una mesita su madre sacó un pequeño bolso y un boleto de ómnibus hacia un pueblo cercano, donde se realizaban las audiciones para los papeles de la obra de teatro. Ella le dio un abrazo fuerte a su madre, tomó el bolso y el boleto; y se fue de la casa con una mirada de nostalgia y felicidad. Llegó al pueblo a las 13 horas, ella se sentía nerviosa y sudorosa. Se alojó en un hotel de mala muerte, el cual era el único que podía pagar con el dinero que tenía. Desempacó sus cosas y se puso su mejor vestido, se arregló el cabello y se maquilló, al terminar respiró profundamente y salió del cuarto hacia la audición.

44


Al llegar estaba tan nerviosa que no paraba de sudar y se colocó en una pequeña fila de chicas iguales a ella, que soñaban poder alcanzar sus deseos. Pasó una hora y la secretaria con una vos neutra dijo: -Melody Santiago. Ella racionó asustada y entró a la pequeña oficina, se paró enfrente del director de la obra y él le ordenó: -Toma, lee las partes de Luci e interprétalo. Tomó la libreta y empezó a interpretar el personaje. Al terminar el director comentó: - Si fueras un poco más buena y si tuvieras más gracia y elegancia al actuar, el papel principal sería tuyo, pero el papel secundario es para tí, ven mañana a la misma hora y estúdiate el papel de Lisa, la joven asesina…ahora vete. Ella se sintió tan contenta y tan alegre, que salió corriendo hacía su departamento y se tiró sobre la cama que tenía el cuarto del hotel con una enorme sonrisa. Al otro día se levantó temprano, se arregló y fue corriendo hacia el edificio del casting, antes de entrar vio a una joven de tés blanca, ojos celestes, cabellos largos y rubios con una contextura delgada y hermosa sonrisa. De inmediato Melody sintió una sensación que jamás había sentido, su cuerpo sentía odio y envidia, solo su presencia ante ella la molestaba. Se sintió aturdida e histérica, estaba muy enojada y no sabía qué hacer, entonces respiró hondo y cerró sus ojos para controlar aquellos sentimientos y calmarse. Ella se dirigió hacia el escenario donde todos la esperaban. -Disculpen…la demora…lo siento. Los actores la miraron y el director entonces dijo: - Ya estamos todos, empecemos y Melody…que no se repita. Ven te presento a Marie que será el personaje principal y en la obra sería tu mejor amiga. Jajajaja, ¡Llévense bien, si chicas…! Ella con vos fría: -Sí…nos llevaremos muy bien…director. Empezaron a vestirse y a arreglarse, pero ella aún seguía con ese odio en el corazón, que le provocaba un nudo en la garganta. Salieron al escenario, cada uno tenía su papel en mano y empezaron a actuar, Melody con un nudo en la garganta miraba con odio a Marie; pasaron las horas y terminaron los ensayos para que la obra saliera a la perfección. Eran las 8 hs y ya cada uno estaba preparándose para irse. Al llegar al departamento se miró en el pequeño y sucio espejo del baño y su mente empezó a llenarse por aquel odio que invadía su cuerpo, entonces respiró hondo y se fue a dormir.

45


A la mañana se despertó fríamente, como si estuviese vacía, sin alma; se arregló y se dirigió hacia el teatro donde sabía que solo ellas dos estarían. La joven respiró hondo y se fue al camarín de Marie en donde la observó desde de la puesta. Marie la miró y dijo: -¿Qué hacés?…¡Vete de mi camarín…acaso estas sorda …vete, ya!. Melody, la miró a los ojos y tomando un almohadón de una silla, se lanzó sobre ella inmovilizándola para asfixiarla. Marie forcejeaba sin parar hasta que logró sacarse de encima a Melody, entre la desesperación intentó escapar, pero le tomó su largo cabello y la tiró al suelo; entonces Melody tomó unas tijeras que estaban enzima del escritorio, y se abalanzó sobre ella empezándola a apuñalar con las tijeras en el pecho una y otra vez hasta que la sangre salpicó sobre ella. Melody no podía parar aunque veía agonizar a Marie y escuchaba que le decía que parase, pero no podía, la miraba con ojos perturbados y de odio. Hasta que Marie dejó de forcejear y empezó a agonizar hasta rendirse. Melody seguía apuñalándola cada vez más suave hasta detenerse y en su rostro se dibujó una leve sonrisa. Pero al salir de ese trance empezó a darse cuenta de lo quehabía hecho y empezaron a escurrírsele lágrimas de sus ojos. Se escucharon voces, los actores estaban entrando al teatro y al cruzar enfrente del camarín de Marie, observaron a Melody encima del cadáver, con las paredes salpicadas de sangre, ella lloraba mirando las tijeras cubiertas de sangre en sus manos desconsoladamente.

Tijerita asesina Por Daniela Alarcón 6°2° Era viernes por la tarde y en la ciudad de Madryn hacía mucho calor, en el barrio Padre Juan se encontraba Abby, una joven de dieciséis años muy bella de cabello rubio y ojos color verde sentada junto a su amiga Mónica. Ésta una morena muy carismática y divertida, y su novio Tomas un chico de cabello castaño ojos claros color miel y una contextura física muy atlética, todos de la misma edad. Se encontraban al borde de la piscina de la mansión de su madre, terminaban de planear una fiesta 46


para esa misma noche. A escondidas de Mirta, la madre de Abby, que afortunadamente le tocaba viajar por asuntos trabajo y estaría por 3 días fuera de la ciudad. Eran las cinco de la tarde y Mirta hablaba con su hija Abby cerca de la puerta de la casa y le recordaba todas las cosas que no debía hacer durante su ausencia, a lo cual Abby no le prestaba atención, porque estaba pensando en ¿qué se pondría esa noche? Hasta que un chasquido en sus dedos la despertó de ese pensamiento Eu! jovencita escúchame-dijo Mirta aplaudiendo frente a la cara de su hija para que le prestara atención- en la caja fuerte te dejé el dinero suficiente para que gastes durante los días de mi ausencia es posible que tarde más de tres días, espero tener todo igual cuando vuelva. Abby solo asintió con la cabeza y se despidió de su madre, con un cariñoso beso en la frente y antes de que su madre cruzara la puerta con su maleta le deseó suerte. Dio media vuelta y caminó atravesando la sala trotando mientras llamaba a Mónica y Tomas. -Bueno chicos solo queda sacar las cosas de la sala y cerrar todas las habitaciones para poder decorar el resto está todo contratado, el dj y el delivery, que trae la comida. Y bueno el alcohol lo traen las personas que vengan.- dice Abby -Yo cierro las habitaciones menos la tuya- dijo Mónica - Yo te ayudo a sacar las cosas y a decorar – dice Tomas haciendo una vista panorámica a la inmensa sala que tenía un montón de cosas frágiles. Sonó el timbre. Justo a tiempo- dice Abby, bajándose de la silla- seguro es Dylan el dj. Abrió la puerta, saludó a Dylan y lo hizo pasar para indicarle el lugar en donde podía estar e instalar todo. - Justo en esta esquina del patio donde tenés ese mini balconcito de madera, también hay tomacorrientes es el mejor lugar creería yo- apunta Abby con su dedo índice-Perfecto – dice Dylan asintiendo con la cabeza – voy a traer mis cosas que están en la camioneta voy a necesitar ayuda porque son varios parlantes.- dice mientras se frota la nuca. -Bueno, ahora le pido a mi novio que te ayude Entraron a la casa y Abby le pidió a Tomas que ayudara a Dylan con las cosas, y los dos fueron hasta la camioneta a descargar todo. -Bueno Abby terminé de cerrar todo y ya me cambié- dice Mónica, dando una vuelta para que Abby le dijera como se veía. -Perfecto, y te ves espectacular con mi vestido que te auto prestaste- dijo Abby riéndose47


Llegó la comida y salieron todos a recibir las bandejas del delivery, mientras Abby le pagaba al repartidor -Ya está todo listo- dijo Dylan dejando la última bandeja de panchos en la mesada de la cocina. - Me cambio y vengo – dijeron Abby y Tomas a la vez, y se van a cambiar. Mientras tanto Mónica y Dylan ordenaban los vasos de plástico sobre la mesas del comedor. Luego de unos minutos bajó por las escaleras, Abby con un short negro, la parte arriba de una bikini de color rosa, unas zapatillas negras y terminado de ponerse una musculosa negra, junto a ella también bajó Tomas con un pantalón celeste con flores blancas, una musculosa azul y zapatillas negras. Poco a poco llegaron los invitados y los no invitados también. Hasta el momento que se llenó completamente la casa. Pasaron las horas y Abby no veía hace un rato largo a su amiga y tampoco a su novio. Ella buscó por toda la planta baja de la casa, afuera, en la piscina, y no los encontró. Aturdida por la música decide ir a su habitación a buscar su celular para llamarlos. Entra a la casa nuevamente; Subió las escaleras, y camina por el pasillo quitándose las zapatillas hasta que llega a la última habitación donde ella dormía. Abrió la puerta lentamente y encendió, miró hacia su cama y quedó helada sin reacción alguna, dejó caer sus zapatillas. Allí estaba en su cama su amiga Mónica con su novio Tomas, besándose apasionadamente, diciéndose lo mucho que se amaban. Abby se puso como loca, a gritar todo lo que en ese momento se le venía a la mente, Mónica y Tomas pedían que los deje explicar la situación, pero Abby no les dio tiempo a nada. Abby tomó a Mónica de los pelos y le empezó a dar la cabeza contra el espaldar de algarrobo de la cama, dejándola desmayada. Tomas intervino en el momento en que Abby le empezó a pegar a Mónica pero lo rasguñó en la cara apenas se le acercó, y le dejó sangrando la cara, Tomas fue al baño de la habitación a lavarse. Para este entonces Mónica ya estaba desmayada y Abby ya le había dejado de pegar. Abby buscó en el cajón que estaba junto a su cama y sacó una tijera que usaba a veces para cortar tela, la miró, cerró su puño, y con una mirada de odio caminó hacia al baño, y lo miró a Tomas, que estaba inclinado hacia adelante lavándose la cara en la pileta frente al espejo y le clava la tijera tres 48


veces en el lado izquierdo la altura del corazón. Tomas cayó al piso boca arriba golpeándose la nuca contra el inodoro, y Abby le dio tres apuñaladas más, directo en el corazón. Salió del baño con sangre en las piernas, la miró a Mónica que seguía inconsciente en su cama y la sacó de allí a la rastra de los pies haciendo que la cabeza de Mónica golpeara contra el suelo y la arrastró hasta el baño la acomodó junto a Tomas y le clavó la tijera en el lado izquierdo del pecho. Los dejó tirados en el suelo mientras los vio desangrarse sentada en la bañera con la espalda en la pared que estaba detrás de la puerta.

Un casual y trágico día Por Matías Arias 6°2°

Ramón Rotundo, un hombre de campo, de 39 años de edad, criado entre animales y un inmenso bosque cordillerano, donde solo habitaba él por largos kilómetros a su alrededor. Las copas de los árboles estaban semivacías y el suelo cubierto por hojas de un fuerte color anaranjado, casi rojizo. El canto de los pájaros sonaban bajo la luz del sol, recién asomándose por el horizonte y allá a lo lejos se escuchaba un suave sonido del arroyo entre los cañadones.

49


Una mañana fría, se levantó casi a la madrugada como de costumbre, se alistó y enseguida encendió fuego en su cocina de leña, colocó la pava y de inmediato salió afuera a contemplar todo su alrededor. Todo estaba en orden. Su fiel compañero, su perro, Brazuelo, dormía bajo el galpón y al escuchar a su dueño, fue a darle los buenos días con lengüetazos y sacudiendo su cola. -¡Quieto!- dijo Ramón, acariciándolo suavemente. El perro quedó echado en la puerta. Luego de tomarse unos mates y escuchar la radio tranquilo, se dirigió al galpón, agarró su bozal y fue al potrero en busca de su caballo, un alazán malacara, no muy manso, que debes en cuando era de mañerear. Ya agarrado su caballo, lo llevó de vuelta al galpón, allá tenía su recado y demás riendas. Lo ensilló y lo dejó dentro del brete, mientras que él fue a buscar su sombrero y su facón adentro de la casa. De paso tomó un 38, por las dudas de que si en su camino se le cruzaba un jabalí, o algún que otro puma. A todo esto, eran ya, cerca de las ocho de la mañana, así que le puso el freno al caballo, montó y arrancó al tranco largo a recorrer su campo, y junto a él y su alazán, lo seguía su ovejero. En el andar, vio a su rebaño de ovejas y también a sus vacas, aunque le faltaban unas cuantas, así que siguió su recorrido. Al pasar cerca de un mallín, vio varias hozaduras de chancho jabalí, frescas, por lo que se le prendió el instinto de cazador. Siguió sus rastros y al verlos, por su experiencia, sabía que era un barraco grande por lo que lo alentaba aún más a rastrearlo. Brazuelo iba al frente, olfateando y atento. Ramón, cada vez iba más entusiasmado. Los rastros los conducían hacia los cañadones y seguían. Pasando el arroyo, a unos cien metros en subida, había un alambrado viejo y tendido sobre el suelo, que al pasar por ahí, su caballo se enredó una pata y comenzó a corcovear. En eso, se le desenredó la pata y pegó un salto hacia delante, desacomodándolo a Ramón y volteándolo al piso, que al caer se golpeó fuertemente la cabeza contra una piedra dejándolo inconsciente. Su caballo se fue galopando, mientras que Brazuelo dándose cuenta del hecho, empezó a aullar y llorar a su alrededor. Intentó despertarlo lamiendo su rostro pero no funcionó.

50


El sol estaba escondiéndose, dándole fin a esa trágica tarde, cuando de pronto Ramón, desconcertado, abrió sus ojos y vio a Brazuelo echado a su lado. En cuanto pudo se levantó, y Brazuelo al ver que su dueño había despertado se puso contento y se mantenía a su lado como queriéndolo ayudar. Aturdido y mareado, comenzó a caminar hacia abajo, dando pasos lentos y cortos. Al llegar al arroyo intentó cruzar, pero sus piernas lo traicionaron a mitad del paso, haciendo que Ramón caiga en el agua y no tuviera la suficiente fuerza como para levantarse, ni arrastrarse por lo que no le quedó otro destino que el de ahogarse, dejando a su perro en soledad y merodeando por ese lugar hasta su muerte.

Una ambiciosa amistad Por Jessica Troman y Grecia Rengifo 6°2° Valentina una chica de 17 años, delgada de ojos oscuros, hija única que solo vivía con su mamá, Norma porque el padre las había abandonado cuando ella tenía 3 años. Fue en una mañana como cualquiera, que se levantó para ir a la escuela como todos los días. Ella tenía dos amigas, Sofía, que era amiga desde la infancia, y Nadia, que la habían conocido en cuarto de secundaria. Ella siempre envidiaba la amistad de Sofía y Valentina pero igual las quería. Nadia quería que Valentina fuera con ella a un concurso de peluquería fuera del país, ya que estaban la mayor parte del tiempo peinándose entre ellas y también a sus compañeras, pero a Sofía no le gustaba la idea de que se vayan tan lejos. Valentina tenía muchas ganas de ir y le contó a su mamá sobre el concurso y le dijo que quería participar, porque era una importante oportunidad para que grandes peluqueros vean su talento. Su mamá no estaba de acuerdo el concurso era muy lejos y como cualquier madre tenía miedo que le fuera a ocurrir algo, pero sabía que eso era lo que ella quería, le dijo que lo iba a pensar. Cuando se fue al trabajo, Norma se encontró con Pablo, un compañero de la secundaria, ellos se veían desde hace un tiempo pero nunca le había hablado de él a 51


su hija, hasta que ese día lo invitó a su casa para que la conociera. Cuando Valentina llegó de la escuela un poco molesta debido a que su mamá no quería que vaya al concurso, se encontró con Pablo y le preguntó muy enojada-¿Quién sos?, su madre le dijo que no sea grosera con el invitado, ya que solo era un amigo. Ella lo saludó muy fríamente y se fue a su habitación. Norma va tras ella y le explica que Pablo era solo un amigo, Valentina bajó y le pidió disculpas por la manera en la que lo había tratado. El, le aceptó las disculpas en ese momento. Mientras Norma preparaba café le contó a Valentina que era un peluquero del interior y que buscaba a chicos que les interesara la profesión. Ella asombrada preguntó si tenía que ver con el concurso. Él contestó que sí y que es uno de los jurados. En ese momento Valentina muy ansiosa le rogó su madre para que la dejara ir ya que iba a estar con Pablo y el la cuidaría. Su madre supuso que Pablo no tendría tiempo para estar cuidándola, pero él dijo que no había ningún problema en llevarla y traerla. También pensó que era una gran oportunidad para Valentina, y luego de haberlo pensado tanto le dijo que sí, que podía ir con él. Al día siguiente Valentina le dio la noticia a Nadia y a Sofía, y que también iría con unos de los jurados más importantes. Nadia se puso muy contenta por ella, y le preguntó por ese jurado, Valentina le contó como lo había conocido .Sofía la interrumpió diciendo que era una buena idea, ya que en definitiva solo sabía que era un famoso peluquero amigo de su mamá. Nadia frustrada contestó que no dejaría pasar esta oportunidad y que ella no lo entendería. Luego de una larga discusión, Valentina y Nadia se fueron dejándola sola. Cuando entraron a clases Sofía no dejaba de insistir, Valentina no cambió de decisión. Su discusión en medio de la clase había subido a otro nivel, debido a que Valentina con bronca se acercó a Sofía y le dió una cachetada, en se momento Sofía se alejó del aula cerrando la puerta de un golpe. 52


Faltaban solo dos días para el viaje, mientras hablaban por teléfono a Nadia se le ocurrió empezar a preparar las valijas. Valentina emocionada abrió su armario y comenzó a sacar sus cosas. Cuando de repente tocaron la puerta, ella se encontraba sola porque su mamá estaba en el trabajo, bajó para ver quién era, abrió la puerta y saludó a Pablo. Lo dejó pasar y le dijo que su madre

no tardaría en llegar, se sentaron, y le

preguntó si estaba nerviosa por el viaje, ella le dijo que sí, pero más que nerviosa estaba entusiasmada por llegar. Luego de varios minutos llegó Norma, y Valentina le pidió permiso para ir a la casa de Nadia porque necesitaba comprar algunas cosas antes de viaje. Al llegar a la casa de Nadia se dio cuenta de que habían pasado varios días sin ver a Sofía y se preguntaba que le habría pasado. Durante el camino Valentina le preguntó a Nadia si sabía algo de Sofía. Le dijo que había hablado con ella mientras preparaba sus cosas para la mudanza y la razón por la cual se mudaba era por la manera en la que la había tratado Valentina aquel día y no quería volver a verla. Al escuchar lo que decía Nadia, Valentina no podía creerlo, se entristeció y se fue al parque abandonado donde solían ir de pequeñas, se sentó en uno de los columpios y al mirar el suelo encontró la cadenita de Sofía manchada de sangre, asustada se fue del parque, en ese momento apareció Nadia. Valentina asustada le mostró la cadenita, y Nadia trató de tranquilizarla.

Llegó

a

su

comunicarse saber

casa con

e

intentó

Sofía

si estaba bien pero

para no

contestaba. Norma entró y vio que Valentina estaba llorando y le preguntó que le pasaba, ella le contó que su amiga se había ido 53


sin despedirse de ella y que había encontrado su cadenita tirada en el parque. Norma no lograba tranquilizarla hasta que por fin se quedó dormida. Llegó el día que tanto esperaba, Valentina se sentía algo rara pero no quería preocupar a su mama estuvo toda la noche pensando en sus amigas, al rato llegaron Nadia y Pablo a buscarla. Valentina les preguntó qué hacían juntos, ellos no le contestaron y solo le dijeron que se despidiera de su mamá, le dio un fuerte abrazo y le dijo lo mucho que la quería y que no se preocupara por ella que iba a estar bien. Norma la abrazó nuevamente y le dijo que iba a estar pensando todos los días en ella. Fue en ese momento en el que Pablo le dice que se apurara y se fueron, pero cuando fueron pasando por el parque abandonado le pidió al chofer que se detuviera, Valentina le preguntó a Nadia - ¿a dónde vas?- ella no le respondió y se bajó cuando de repente encontró la tijera de Nadia que estaba llena de sangre junto al árbol donde estaba la cadenita de Sofía. La miró a Nadia muy asustada y decepcionada, y le preguntó porque lo había hecho. Nadia le dijo que Sofía solo era un obstáculo en su amistad y lo único que quería era separarlas. Pero como ella se dio cuenta de lo que había hecho con Sofía, a Nadia no le quedó de otra que hacer lo mismo con ella. Al día siguiente Norma se enteró que Valentina había muerto y fue al lugar del accidente y encontró la cadenita de su hija junto a la de su mejor amiga Sofía.

54


Por Evelyn Carballo Duplessis ¿Me ves? ¿Cómo? ¿Cómo hacerle entender lo que siento? Ya no sé qué hacer, qué más mostrarle o darle, he hecho muchas cosas y sigo aquí, en medio de nada. Primero, hace un año, le confesé mi amor, le dije que quería formar parte de su vida para alegrarle y ayudarle en todas las ocasiones malas, le dije que quería ser alguien en el que pudiera confiar todo. No sería su príncipe, pero podía ser su caballero, y ella pensó que era lo mismo. No era así para mí. Un príncipe viene de lo alto, aquel que puede cumplirte lo que quiera y sin dudarlo, aquel que sin un rasguño puede enfrentar a todos; por otro lado, el caballero se gana su título, que no te da todo lo que querés porque a veces no puede, pero sí te protege de todo lo que amenace con deseos de lastimarte, aún si implica lastimarse él mismo o que simplemente salga herido por ciertas causas. Claro, que sólo era mi punto de vista, no tenía que compartir mi pensamiento en su totalidad, pero quería que al menos tratara de entender. Segundo, me dijo que necesitaba de mi ayuda, y yo acudí a ella, no quería que estuviera en problemas... y quién terminó con ellos, fui yo. Al principio no me molestó, pero a medida que pasaba el tiempo me di cuenta de que sólo me utilizaba para pasarme sus problemas, así nunca tendría que enfrentar nada. Tercero, cada tanto le recordaba mis sentimientos y que necesitaba una respuesta exacta, ya me estaban carcomiendo mis pensamientos, y constantemente debía enfrentar la ansiedad y los nervios que mi mente traía. Pero por su parte, seguía viendo y conociendo personas, porque "no estaba segura de qué podría pasar", ¿a qué se

55


refería con eso? Le pregunté, entonces, si me rechazaba, y contestó que no, pero tampoco era un sí. No entendía, si le gustaban los gestos que tenía con ella y las cosas que le decía. A veces le alegraba tanto pasar tiempo conmigo, porque según ella, era buena compañía y siempre podía reír o sonreír a mi lado... me dijo que se sentía cómoda y tranquila a mi lado, pero no era nada. ¿Qué se supone que debía hacer? Lo había hecho e intentado todo, o al menos casi, pero parecía no ser suficiente. Llegué a un punto en donde me cansé de esperar, de ser su esclavo, su juguete, de estar ahí para nada... porque ni siquiera recibía algo a cambio (algo bien, al menos).

Me fui Me alejé de ella a tal punto de no verla, no quería ni escuchar su voz, mi enojo era demasiado como para aceptar algo de ella. Y así fue como todo mi ser pudo relajarse y estar en paz, ¿así que estaba sufriendo? Sí, probablemente, pero hasta ese punto no lo había notado, quizá porque me había vuelto alguna especie de "masoquista". El punto es, que me sentía mucho mejor y liberado... aunque una parte de mí extrañaba ser tratado como juguete... raro. Poco tiempo después de que me alejé ella se acercó a mí, me buscó; quería estar a mi lado, estaba muy triste sin mí. ¿Por qué iba a creer eso? No era cierto, ya sabía cómo mentía, me había dado cuenta de todo cuando me rendí. "Lo siento, ya no puedo hacer nada. No sirvo para estar contigo... Quizá alguien más sí." La dejé con esas palabras para alejarme, aunque por dentro aún no lo superaba y me dolía. Fue entonces que las lágrimas comenzaron a deslizarse por mis mejillas. 56


(Sin título)

Anoche soñé con estrellas, y fue realmente hermoso. No eran de forma estrellada, como nosotros solemos dibujarlas, tampoco eran gases quemándose, como lo dicen los científicos. No. Solamente eran pequeños puntos de luz entre toda la oscuridad, como puntos blancos en un papel negro, rodeándome. Y recuerdo muy bien que toqué una de esas estrellas tan bonitas, de una luz brillante pero totalmente inofensiva para mis ojos. No sentí ni calor ni frío, ni nada de esas cosas al tocarla, sino, que sentí cómo mi sangre comenzó a fluir rápidamente por mis venas; mi corazón se aceleró de una manera impresionante y en mi estómago sentí algo... una sensación muy extraña para mí... Pero llegó el momento en donde tuve que despertar y, al abrir los ojos, sentí un gran vacío en mi pecho y una profunda tristeza inundó mi ser. Aquél peso que cargué por unos minutos fue horrible. Ahora... sólo me pregunto una cosa, ¿acaso me he enamorado de esa preciosa estrella?

Quiero.. "Solitaria, triste, perdida, deambulando por cualquier lugar en donde pasas. Así te veo. Así siempre te vi. ¿Qué es lo que pasa? ¿Por qué reprimes todo en tu cuerpo? Es frágil, no lo hagas. No sumes más a tu interior, no más a tu vacío. Debes de estar pasando por muchas cosas difíciles, y veo que no quieres aguantar nada más, que quieres estar sola y encerrarte en tu mundo. Ni siquiera dices nada a tus amigos, o a tu familia. No es fácil salir del fondo, ¿verdad? Cada vez que aparece algo positivo, claro que tiene que tener su lado negativo. Porque así siempre lo piensas, porque así es siempre. Te enfocas mucho en darle importancia a las cosas malas, pero, ¿y lo bueno? ¿Dónde está? Por un momento, deja de enfocarte en lo negativo y busca en tus recuerdos, en tu sentir, esos momentos alegres y buenos. Allí todo era diversión, ¿cierto? Qué no se te olviden los buenos momentos tampoco. Ya que no todo en la vida es malo; te puede quitar o dar cosas que realmente no son necesarias para ti de soportar, pero lo hace por algo, por hacerte fuerte, por esperar a darte algo mejor. Tardará lo que tenga que tardar, pero te aseguro, que cuando llegue, lo disfrutarás al máximo y te prepararás para lo que sea.

57


No quiero que sufras, quiero que pelees, quiero que tomes fuerzas para seguir adelante porque lo deseas, por lo que sueñas. Lo quiero. Quiero hacerlo. Yo quiero salvarte. Quiero ayudarte a salir de aquel oscuro hoyo, para llevarte a una pradera blanca, con sus sube y baja, pero jamás con un hoyo. Por favor, déjame salir, escucha lo que digo. Pero, espera, te preguntas algo... ¿Quién soy? Soy lo que te observa, lo que te mira, pero tú no ves. Yo soy…… Ese pequeño pedazo de esperanza dentro de ti. Soy esa parte fuerte que aún mantienes bajo llave. Déjame salir, quiero salir. Quiero que te dejes llevar por mí, y así, liberarte de ese oscuro hoyo de sufrimiento." ¿Por qué? ¿Qué es esto? ¿Por qué no para? No sé qué hacer... tengo miedo, no veo que esté allí. Pero lo siento. Veo la luz, no me tranquiliza, al contrario, mis nervios aumentan mientras más la veo. Pasa por un lado... pasa por el otro... no puedo verle directamente, todo es de reojo. Desaparece. ¿Por qué me pasa algo así? No he hecho nada malo, ¿o sí? No creo haberlo hecho, no... ¿No hice nada malo? Tal vez... algo pasó, no lo recuerdo, es un vago presentimiento que tengo. Rasga las puertas del armario, como si eso estuviera atrapado ahí, sigo sin entender. ¿Por qué me hace eso? No me gustan los ruidos que escucho... escucho... Escucho un llanto cercano, una respiración agitada, un corazón latiendo por unas pocas y últimas veces. Intento dormir y mis ojos no se cierran, mis manos no me cubren el rostro, mi cuerpo no me responde en absoluto. Sólo puedo mover mis ojos y sentir mi pecho subir y bajar por mis respiraciones (¿ellas son las que escucho agitadas? No lo creo).

58


¿Por qué no me puedo mover? Tocan la puerta y ésta parece abrirse dubitativamente; una mano fría está posada en el picaporte, pero... ¿por qué sé que está fría? No sé lo que es, pero se adentra en la habitación como si fuera suya, y se coloca en frente de mí, a los pies de la cama... observándome sin ojos, escuchándome sin oídos, sintiendo mi aroma... tampoco tiene nariz. Se agacha y apoya sus manos en la cama, a un lado de mis piernas, luego sube y gateando con levedad se acerca a mi rostro. ¿Por qué no escucho nada? Ya no puedo escuchar los autos pasar, ni las hojas de los árboles danzar al ritmo del viento. ¿Por qué se está vengando? Creo que voy a morir, el miedo me carcome poco a poco. ¿Por qué estoy soñando esto? ¿Por qué sueño con quien ya no existe? ¿Por qué tuve que hacer eso? ¿Por qué no me detuve? ¿Por qué he matado?

59


La Amistad

Iris Assin (6to 2da. 2016)

A mĂ­ me encanta disfrutar de la amistad, pero la amistad verdadera. La amistad realmente sincera.

La amistad que con un abrazo puede resolver problemas. Para mĂ­ esa es la verdadera amistad. ExtraĂąarse mucho y disfrutar, los mejores recuerdos guardar y recordando que mis amigos siempre van a estar.

60


POEMA PARA MI MAMÁ Maldonado Sabrina (6to.2da. 2016)

Fuiste vos la que me dio la vida. Si te vas un día no sé qué sería de mi vida. Sos el sostén de mi día a día. Cuando te veo llegar se me alegra el día. Me enseñaste a coser, a cocinar y también a comer. Fuiste vos la que me vio crecer. La primera vez que dije mamá, te alegraste. Y hoy cuando te miro te digo “te amo” y nunca quiero soltarte.

A MI PERRO Andrea Carrizo (6to.2da. 2016) Eres mi fiel compañía cuando estoy solo. A veces me enojo cuando ladras un poco. Me pone feliz cuando saltas, y me pongo triste cuando te alejas. Me acuerdo una vez que huiste. Lloré cuando te fuiste. Mi corazón latió cuando volviste, lloré de emoción y siempre te tendré en mi corazón.

61


POEMA PARA MI Saldaña

(6to.2da.

Hermano, querido tus abrazos son como un A veces tengo ganas de y otras Tenemos algunas pero nunca te va a faltar mi Siempre me escuchaste cuando te necesité, me abriste los ojos, me viste crecer

POEMA PARA UN PADRE Ian Lara (6to.2da. 2016)

Sé que algunas veces matarte quiero.

Pero también me encantan tus abrazos. Sentir tus brazos porque son los más sinceros.

Los mejores consejos me diste. Y para mí siempre estuviste. Me acuerdo cuando a caballito me llevabas y en mi cara una sonrisa sincera se marcaba…

62


IDEAS Cuando quise

que ocultaba tu

no hubo opción más que una alteración de mi Son ideas locas que Son ideas locas que

a poner mi mundo al que serás mío de una

Reyes Ailín (6to.2da.

A En tus ojos me Te vi y te

En ese instante me supe que eras para Tu sonrisa me ilumina. abrazos son consuelo.

vos quiero compartir y cumplir todos mis

Pochettino Nicolás (6to.2da.

63


Poesía:  Bornemann, Elsa. El libro de los chicos enamorados. 2ª. ed. Buenos Aires: Alfagüara, 2005  Poemas para mirar: antología.1ª ed. Buenos Aires: Colihue, 2013  El rock argentino en cien canciones: antología. 1ª ed. Buenos Aires: Colihue, 2005  Gobe o José Poes a un arda de burde a parnaso 1ª ed Buenos A res 2014 Novelas:    

Aguirre, Sergio. Los vecinos mueren en las novelas. 1ª ed. Buenos Aires: Norma,2009 Mann, Thomas. La muerte en Venecia. 1ª ed. Buenos Aires: Edhasa, 2008 London, Jack. Colmillo Blanco. 3ª ed. Buenos Aires: Anaya, 2004 Martínez, Guillermo. Crímenes imperceptibles. 1ª ed. Buenos Aires: Booket, 2005

Cuentos:    

Lovecraft, H. P. Bestiario. 1ª ed. Córdoba: Ediciones de la Mangolia, 2012 Horowitz, Anthony. El horrible sueño de Harriet y otros cuentos de terror. 1ª ed. Buenos Aires: Fondo de cultura económica, 2013 Bornemann, Elsa. No somos irrompibles. 2ª ed. Buenos Aires: Alfagüara, 2006 64


 Bruel, Christian y Bozellec, Anne. La historia de Julia: la niña que tenía sombra de niño. 1ª ed. Buenos Aires: Calibrosc Libros álbum:      

Roldán, Gustavo. Dragon. 1ª ed. Buenos Aires: Sudamericana, 2013 Echeverría, Esteban. El matadero. 1ª ed. Buenos Aires: VyR, 2013 Cortázar, Julio. Reunión. 1ª ed. Buenos Aires: Ediciones de la Magnolia, 2012 Ciruelo. Hadas y dragones: el arte es magia. 1ª ed. Buenos Aires: Doedytores,2012 García Lorca, Federico. Santiago. 1ª ed. Córdoba: Ediciones de la Magnolia, 2013 Jonansen Kev n y L n ers Oops! 1ª ed Buenos A res Ed c ones de a F or 2013

Historietas     

Spiegelman, Art. Maus: historia de un sobreviviente. 1ª ed. Buenos Aires: Emecé, 2007 Robin Hood. 1ª ed. Buenos Aires: Cypres, 2012 Hergé. Las aventuras de Tintín: el secreto del unicornio. 26ª ed. Barcelona: Juventud, 2012 Oski. Historia de Indias. 1ª ed. Buenos Aires: Colihue, 2013 Quino. Toda Mafalda. 1ª ed. Buenos Aires: Ediciones de la Flor, 2007

En la Escuela Técnica la práctica le da sentido a la Teoría

Elaboramos lo que vendemos en las ferias

Cosechamos lo que sembramos

Enseñamos a otros lo que aprendimos

65


Ediciones Bryn Gwyn Escuela Secundaria de Educación Técnico Profesional N°733 “Benito Owen”

66


67

AGROLEE REVISTA ESCOLAR  

Revista escolar creada por estudiantes de 6°2° de la Escuela de Educación Técnico Profesional N°733 "Benito Owen", en Gaiman, Chubut, Argent...

AGROLEE REVISTA ESCOLAR  

Revista escolar creada por estudiantes de 6°2° de la Escuela de Educación Técnico Profesional N°733 "Benito Owen", en Gaiman, Chubut, Argent...

Advertisement