Page 90

90

Nuestra intervención ha pretendido detectar necesidades, expectativas y hábitos, no una simple recopilación de opiniones, puesto que, si bien es posible afirmar que el usuario es quien mejor conoce qué necesita porque es quien va a utilizar la calle, sufriéndola o gozándola, sus opiniones pueden estar condicionadas por tópicos y pautas sociales. Del mismo modo que lo están las opiniones de los diseñadores, arquitectos y urbanistas, que no dejan de ser, también, usuarios de la calle que están proyectando. Su experiencia del entorno, marcada por unas pautas culturales y técnicas, no necesariamente coincidentes con las de otros grupos de usuarios, puede que les influyan cuando van a atribuir hábitos y comportamientos para delimitar necesidades y expectativas de un usuario potencial. Sin embargo, quien finalmente domina el proceso de proyección y realización material es el técnico, y él es quien debe asumir la responsabilidad del diseño y de la instalación. Por ello nuestro objetivo ha sido construir diálogos hacia el consenso superando los, a menudo, monólogos paralelos de profesionales, usuarios, técnicos y gestores de la Administración. No se trataba de añadir, de sumar las aportaciones del usuario, como un componente adicional, sino de integrarlas, que interaccionasen con el trabajo del equipo técnico y quedaran incorporadas a cada una de las fases de análisis, diagnosis y propuesta.

Nuestro objetivo ha sido facilitar la expresión del ciudadano anónimo que es a un tiempo receptor y actor de la U urbana. Hemos tratado de escucharle, de mirar como mira El estudio se ha podido llevar a cabo gracias a la colaboración desinteresada de un grupo de ciudadanos, a los cuales queremos agradecer su implicación en la investigación y la buena disposición y la sensibilidad para aportar sus percepciones y consideraciones; 47 personas que aceptaron participar en unos talleres organizados en Ciutat Vella, Eixample, Poblenou y Front Marítim, Nou Barris y Sarrià-Sant Gervasi, barrios que en su diversidad, morfológica y social, constituyen una muestra bastante representativa de la diversidad de tipologías existentes en Barcelona. En la selección de los participantes de cada taller se han tenido también en cuenta criterios de edad, género, nivel sociocultural, así como procedencia y tiempo de permanencia en el barrio y/o ciudad, con el fin de recoger la variabilidad de percepciones de la realidad urbana desde la diversidad de patrones socioculturales, de estilos de vida y de la experiencia vivida. Hemos contado pues con la participación de unos ciudadanos, aunque hay que advertir que no se trata propiamente de un proceso de participación, como tampoco se ha pretendido un estudio valorativo, con observación sistemática de conductas o la aplicación de indicadores objetivos. Para el desarrollo del trabajo(3) se ha optado por técnicas cualitativas porque son las que más se adecuan a los objetivos que nos habíamos propuesto. En concreto,

3. Para un conocimiento detallado del procedimiento de trabajo seguido, se puede consultar en el anexo el informe técnico completo, tanto en lo referido a las metodologías utilizadas como al análisis de datos.

La U Urbana - El libro blanco de las calles de Barcelona  
La U Urbana - El libro blanco de las calles de Barcelona  

La U Urbana. El libro blanco de las calles de Barcelona se ha reeditado en 2010 en un solo volumen (de los cinco originales) con un CD que...

Advertisement