Page 67

En Sudáfrica se ha encontrado que la dispersión de las semillas de numerosas especies depende de la fauna nativa de hormigas, por lo que tras la introducción de la hormiga argentina se han producido extinciones locales de muchas de las plantas como consecuencia del desplazamiento de los formícidos nativos.

Cómo llega una especie a convertirse en plaga ¿Qué factores son los que favorecen la dispersión y la colonización de la hormiga argentina? Por un lado, al abandonar sus hábitats naturales, dejan atrás parásitos y depredadores que ejercen un control sobre sus poblaciones. Por otro lado, algunos aspectos de su propia biología, similar a la de otros exitosos invasores, favorecen su expansión y asentamiento. Así, presentan grandes colonias poligínicas y policálicas (con numerosas reinas y nidos), con habituales intercambios de obreras y reinas, y con posibilidades de cambiar fácilmente su localización en respuesta de alteraciones ambientales. Muestran reclutamiento en masa, es decir, cuando encuentran una fuente de alimento, o alguna situación peligrosa, advierten de su presencia a otras obreras de su colonia gracias a un eficiente sistema de comunicación química, mediante feromonas. Las reinas son fecundadas en el interior de los nidos, por lo que no presentan vuelos nupciales, sino que se dispersan por gemación (una o más reinas se alejan unos metros del nido junto con un grupo de obreras). Este sistema favorece la formación de nuevas colonias puesto que las reinas cuentan desde el principio con la ayuda de obreras, además de ahorrarse los peligrosos vuelos nupciales. Hormigas argentinas solicitando alimento a cochinillas. FOTO: XIM CERDÁ.

Las pajareras de Doñana están infestadas por la hormiga argentina. FOTO: CARLOS SANZ.

Todas las características mencionadas anteriormente benefician a dicha especie como colonizadora. Sin embargo, el gran éxito de la hormiga argentina se achaca en primer lugar al hecho de que fuera de sus lugares de origen no suele ser agresiva con individuos de su propia especie. Este hecho ha sido atribuido por Neil Tsutsui y otros investigadores de San Diego (California) a la pérdida de complejidad genética de las colonias invasoras, por provenir la mayoría de ellas de pocas colonias originales, aparentemente procedentes de la zona de Rosario (Argentina). Esto haría que los individuos se reconozcan como parientes y se facilitaría la unión de diferentes colonias que unirían fuerzas. La competencia entre colonias de la misma especie se muestra con frecuencia como un fenómeno de importante peso a la hora del mantenimiento de las comunidades de formícidos. Al competir las colonias por los mismos recursos, llegando a establecerse cruentas batallas, se limitan los tamaños que pueden alcanzar y se favorece la presencia de otras especies. Este importante factor limitante no se encuentra en la hormiga argentina invasora, la que forma grandes unicolonias con territorios exclusivos. Incluso, en Europa recientemente se han expuesto los resultados de un estudio genético y comportamental de las hormigas argentinas a lo largo de las costas de Italia, Francia, España y Portugal. Así, según un equipo internacional de investigadores, encabezados por Laurent Keller de Suiza, no se encontraron agresiones entre individuos de prácticamente todas las colonias estudiadas en esta área, que por otro lado presentan grandes similitudes genéticas. Por ello, las consideran como una gigantesca superco-

lonia que se extiende a lo largo de 6.000 km de costa y que se compone de millones de individuos. Se pueda hablar de una supercolonia de estas características o no, el caso es que al entrar en contacto colonias de hormigas argentinas cercanas, no suelen producirse agresiones, sino que fusionan los territorios expulsando de ellos a las especies nativas. Las grandes sociedades que constituyen las hormigas argentinas presentan una alta demanda de recursos. Por otro lado, esta especie es generalista en su alimentación. Por todo ello, entran en competencia con un amplio rango de especies, lo que se conoce como “competencia difusa”. A pesar del reconocido carácter invasor de la especie, las referencias de su comportamiento en ambientes naturales son muy escasas, prácticamente inexistentes en Europa.

Bibliografía - CARPINTERO, S. 2001. Tesis doctoral: Repercusión de la hormiga argentina (Linepithema humile) en el Parque Nacional de Doñana. Servicio de Publicaciones, Universidad de Córdoba. - DELIBES, M. 2001. Vida. La naturaleza en peligro. Ed. Temas de Hoy, S.A., (T.H.), Madrid, 317 p. - HÖLLDOBLER, B. & WILSON, E.O. 1990. The ants. Springer-Verlag, Berlin. - HÖLLDOBLER, B. & WILSON, E.O. 1996. Viaje a las hormigas. Una historia de exploración científica. Crítica (Grijalbo Mondadori), Barcelona. - VANDER MEER, R.K., JAFFE, K. & CEDENO, A., (eds.) 1990. Applied Myrmecology. A world perspective. Westview Press, Boulder, CO. - WILLIAMS, D.F. (ed.). 1994. Exotic ants. Biology, impact, and control of introduced species. Westview Press, Oxford, 332 p.

El Ecologista, nº 33, noviembre 2002

67

El Ecologista nº 33  

La vergüenza espacial, Geografía de la Salud, Reforma fiscal ecológica ¿Por qué el riesgo de morir es más alto en el suroeste de España?, Un...