Page 19

BRASIL El pasado mes de agosto, la agencia ambiental de Brasil (IBAMA) concedió una licencia para la construcción del oleoducto y gasoducto Urucu-Porto Velho. Esto significa una pista de 15 a 30 m de ancho trazada a lo largo de 500 km de la parte más aislada e inaccesible de la selva amazónica. Ecologistas y grupos de base de la región están muy alarmados, porque la licencia no incluye las cuestiones que se suscitaron en las audiencias públicas en el área afectada, tales como la amenaza de talas sin control por parte de ganaderos y colonos a lo largo de la pista, la presencia de un grupo indígena aislado, así como de otras comunidades indias en la zona, y el hecho de que la evaluación de impacto ambiental no analizó alternativas factibles para transportar gas a Porto Velho.

se sin exageración de espantosa. Según el Dr. Navarro, “el modelo de desarrollo de El Salvador busca generar riqueza, todo es libre competencia, libre comercio, la gente explota los recursos sin pensar en los semejantes, menos en la naturaleza”, con las consecuencias que estamos presenciando.

COLOMBIA Según el ministerio de Medio Ambiente de Colombia, diez millones de colombianos, la mitad de la población, no consume agua en buenas condiciones, mientras que 16 millones carecen de alcantarillado. Ello contribuye a la difusión de enfermedades en áreas tropicales. A pesar de que en los últimos cuatro años se invirtieron 1.180 millones de dólares en la expansión de los servicios de agua potable, la cobertura aumentó apenas un 1%. Para conservar los recursos hídricos, el Gobierno aspira a reforestar 400.000 ha de bosque durante los próximos cuatro años.

Campaña contra el dengue

PUERTO RICO

EL SALVADOR

Según la FAO, solo en los últimos cinco años se han destruido más de 2 millones y medio de hectáreas de bosque en Venezuela (una hectárea cada minuto). La tasa de deforestación en Venezuela continúa siendo equivalente al doble de la del Brasil o Colombia, tres veces superior a la del Perú, y casi el doble del promedio para toda los países del trópico Sur Americano. La mayor parte de la deforestación se debe a la expansión de la frontera agropecuaria. Entre 1980 y 1990, la superficie agrícola pasó de 24 a 32 millones de hectáreas, a pesar de que sólo el 14% de la población venezolana vive en el campo. Entretanto, el país continúa importando la mitad de la comida que consume. Una de las consecuencias de la destrucción de bosques (además de la devastación de la biodiversidad) es la escasez de agua que hoy afecta a una buena parte de la población venezolana, tanto para el consumo doméstico, como para la irrigación de tierras agrícolas o la producción de energía eléctrica. La destrucción de bosques en Venezuela se ha convertido en una amenaza a la estabilidad ecológica, y por ende a la estabilidad económica y social del país. Sin embargo, el gobierno no ha sido capaz de diseñar una política coherente para revertir este proceso. Con los bosques se pierde uno de los principales sustentos de modelos de desarrollo efectivamente sostenibles en el tiempo.

ARGENTINA En junio del año 2000, INVAP, empresa dependiente de la Provincia de Río Negro y de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), anunció públicamente haber obtenido una licitación para construir un reactor de investigación y producción de radioisótopos en Australia. Dicho reactor serviría como reemplazo de uno ya existente en Lucas Heights, a 35 kilómetros de la ciudad de Sidney. El proyecto incluye también la introducción en Argentina de residuos radiactivos para su posterior tratamiento, algo prohibido por el artículo 41 de la Constitución argentina. Más de 160 organizaciones ambientales y sociales participan de la Coalición Nacional Contra el Ingreso de Basura Nuclear y están en estado de alerta y movilización en contra de este www.basuranuclear.org.ar acuerdo.

El Ecologista, nº 33, noviembre 2002

En América

El Dr. Ricardo Navarro, del Centro Salvadoreño de Tecnología Apropiada, CESTA, ha denunciado que ”Cuando estábamos en guerra teníamos 500 muertos cada mes. Hoy, por infecciones respiratorias agudas, tenemos 1.000, y por enfermedades gastrointestinales, otros 1.000 ”. Ambos problemas están ligados directamente a la situación ambiental de ese país centroamericano, que puede calificar-

El BBVA, junto con Marriot Hotel International y Scotiabank , quieren construir un gran complejo turístico en el Corredor Ecológico de Puerto Rico. El complejo constará de 5.000 chalets y 3 campos de golf. Esto supondrá la destrucción de un importante hábitat natural (refugio de manatíes, tortugas marinas, pelícanos, boas, etc.), además de un desmesurado consumo de recursos hídricos que se estiman en unos 15 millones de litros de agua al día. Las instalaciones turísticas provocarán un impacto negativo e irreversible en el hábitat en las zonas húmedas modificando los ríos, y en la zona costera, destruyendo en definitiva la complejidad y el equilibrio que tanto años le ha costado a la naturaleza mantener. Otro ejemplo del destino de desarrollo sostenible que quieren imponer en los países pobres del mundo.

VENEZUELA

19

El Ecologista nº 33  

La vergüenza espacial, Geografía de la Salud, Reforma fiscal ecológica ¿Por qué el riesgo de morir es más alto en el suroeste de España?, Un...

Advertisement