Issuu on Google+


ECOVIDA

ECOVIDA

Revista de reciclaje de desechos electrónicos.

Índice . HACIENDO TU VIDA MÁS VERDE

Puntos Verdes: Una alternativa en busca de la recolección

. ESCENARIO TECNOLÓGICO

¡Entre dudas y decisión!

. SIGUIENDO EL RASTRO DE LOS DESECHOS

“Por cada mil cien aparatos electrónicos en desuso 200 se reciclan”

. ¡ENTÉRATE!

80% de los desechos son reutilizables

. ¿QUÉ LE PASA A TU DISPOSITIVO?

El ciclo final de la basura electrónica aún en “vigilia”

UDLA 2014 Coordinación: Ana Karen Mora, Edición: Ana Karen Mora, Diseño: Ana Karen Mora, Fotografía Ana Karen Mora, Redacción: Ana Karen Mora.

2


MARZO 2014

EDITORIAL 80% de los desechos son reutilizables

S

egún el Ministerio de Ambiente de Ecuador (MAE) cada ciudadano produce aproximadamente dos libras de desechos sólidos al día, que incluyen aparatos electrónicos. De estos el 80% corresponde a objetos que podrían ser reutilizados.

Sin embargo, aunque vivir en un ambiente sano y limpio es un derecho de todos, esta normativa no se cumple al momento de desechar la basura. Los 0.73 kilogramos de residuos que cada ciudadano produce, según el MAE, solo el 20% y 40% se reciclan, a pesar de que pueden ser reutilizados en un 80%. La falta de políticas y reglamentos para el control y regulación específica, de la basura electrónica, es otro de los inconvenientes que genera, cada día, una mayor contaminación en la ciudad. A pesar de la existencia de programas por parte de fundaciones, empresas telefónicas y de la Empresa Metropolitana de Aseo (Emaseo) los habitantes prefieren lo “más fácil”, desechar entre todo tipo de basura. Entre estas campañas de aseo, está el “Domingo de Tereques”, donde los ciudadanos pueden dejar sus artefactos, materiales de construcción y demás artículos en cada uno de estos puntos, ubicados en sectores estratégicos de la ciudad, para evitar la contaminación y el desecho irracional de basura que actualmente se ha convertido en un acto común. Cabe recalcar, que en el Artículo 14 de la Constitución Política del Ecuador, se reconoce el derecho a la ciudadanía a vivir en un ambiente sano y ecológicamente equilibrado, al igual que en el inciso N.- 4 de este Artículo, donde se establece prevenir y controlar la contaminación ambiental para mejorar la calidad de vida, pero estas normativas están siendo “olvidadas”, puesto que el 90% de ciudadanos prefieren no reciclar.

¡RECICLA!

La otra cara de la tecnología.

3


ECOVIDA

HACIENDO TU VIDA

MÁS VERDE

Puntos Verdes: Una alternativa en busca de la recolección.

E

l 95% de la basura electrónica que se registra, mensualmente en Quito, proviene de las instituciones públicas y privadas, entre ellas, bancos, aseguradoras, oficinas petroleras, telefónicas y centros de servicio técnico que operan en la ciudad, así lo afirmó la coordinadora de Gestión Ambiental de Movistar, Cristina Larrea. Según Larrea, estas son las entidades que mayor “cultura de reciclaje” tienen actualmente, mismas que desechan sus aparatos electrónicos en los denominados “puntos verdes” o mediante convenios con las empresas gestoras de este tipo de desechos. Razón por la cual estos son dos de los “más adecuados” procesos de reciclaje que se registra en la ciudad. Esteban Rodríguez, Gerente Ambiental del Centro de Acopio Futura, recuerda que en 1970, el 80% de empresas públicas, entre ellas las entidades financieras nacionales, tenían una “política extraña” de deshacerse de las computadoras, impresoras, discos duros, e incluso teléfonos. “Es feo decirlo, pero es así. Contrataban un rodillo y un terreno plano que estaba vacío y llevaban todos sus artefactos para triturarlos en la tierra”, explicó Rodríguez, luego de mencionar que este proceso se realizaba con el objetivo de demoler toda la información confidencial que existía dentro de aquellos aparatos. Sin embargo, esto ya no es así. De acuerdo a Larrea, ahora, las empresas prefieren embodegar cada uno de los aparatos electrónicos que se dan de baja o entregarlos a las fundaciones gestoras para que se encarguen de su proceso de reciclaje.

4


MARZO 2014

etapas del reciclaje de un aparato electrónico

Evitar que su aparato llegue a un basural, es ¡sencillo! No lo deseche entre la basura de su casa. No lo entregue a los minadores informales. Asegúrese de que el artefacto obsoleto pase por un tratamiento de reciclaje adecuado.

La coordinadora de Gestión Ambiental de la Telefónica Movistar, resaltó que alrededor de 70 entidades que funcionan, en su mayoría, en el Norte de Quito, como ministerios, juzgados, centros de mediación, medios de comunicación, centros educativos y entidades financieras, entregan la basura electrónica a los centros de acopio, aunque dijo “no ser suficiente”, frente a todos los aparatos que entran en desuso diariamente. Además, aclaró que este proceso no debería ser parte de las empresas o fundaciones que realizan campañas sobre el desecho de la basura electrónica y el cuidado medio ambiental. “Es derecho de todos como ciudadanos, saber qué es lo mejor para la naturaleza. Estos desechos tienen hasta un 45 % de metales en su interior”, añadió Larrea, luego de explicar que en Quito, existen al menos 7 mil líneas activas, y tan solo 2 mil teléfonos celulares fueron reciclados. Sabe usted que pasó con los otros aparatos?... Quizá luego de leer el artículo, lo está imaginando… Y… Pues, sí, el 90% está en un basural entre todos los residuos orgánicos, tóxicos, inorgánicos, químicos y demás, que se desechan a diario en la ciudad.

5


ECOVIDA

¿QUÉ LE PASA A Tu DISPOSITIVO? ¡Entre dudas y decisión!

“Estas son estrategias que nos permiten incentivar a los ciudadanos y así evitar en cierta manera la contaminación electrónica”

¿

Qué hacer con un aparato obsoleto? Seguramente esta es una de las principales preguntas que usted se realiza al momento que deja de lado su teléfono, computador o cualquier otro tipo de aparato electrónico que tal vez ya no sirve o simplemente porque quiere el nuevo modelo que llegó al mercado, hace algunos días. Pues, según los expertos lo más recomendable es guardarlo en un espacio del hogar, ya sea en un cajón o cualquier otro lugar donde no tenga algún tipo de contacto con la lluvia o los rayos de sol. Entre estas opciones, si usted no desea desecharlo entre todos los residuos que produce a diario, en casa, también podría entregarlo en los “Punto verdes”, implementados por Telefónica Movistar, donde incluso, según Cristina Larrea, Coordinadora de Gestión Ambiental de esta empresa, podrá recibir a cambio minutos o un accesorio para su teléfono nuevo. “Estas son estrategias que nos permiten incentivar a los ciudadanos y así evitar en cierta manera la contaminación electrónica”, explica Larrea. Pero, esto no es todo… También puede esperar hasta

6

el domingo y visitar junto a su familia, amigos o con su pareja, el parque La Carolina, en el norte de Quito, donde está uno de los “Puntos de Tereques”, en los que se puede desechar muebles y cualquier otro artefacto del hogar. Y si usted es de aquellos que prefieren el servicio a la puerta de su oficina o empresa, pues también existe. Actualmente, hay más de 30 establecimientos y fundaciones calificadas que se dedican a la recolección de basura electrónica puerta a puerta. Una de ellas es la Fundación internacional One-Life o la empresa Vertmonde, que tienen como fin apoyar al cuidado medioambiental, a través de este sistema de recolección de aparatos electrónicos.

¿Dónde dejarlos?

Puntos Verdes: Av. República del Salvador, Quicentro y Condado Shopping. Domingo de Tereques: Mercado La Ofelia, Parque La Carolina, Parque Inglés y Centro Histórico.


MARZO 2014

¡Lo que no sirve se va!

EL DATO Para evitar desechar residuos electrónicos entre todo tipo de basura, usted puede comunicarse al 02289-7803, de la Fundación Futura, al 02-796-8077, Intercia, o con la asociación de minadores de Emaseo, 0997741133, algunas de las instituciones que se encargan de reciclar, cada una de las partes de los aparatos electrónicos obsoletos.

Carlos Ortega, técnico de aparatos electrónicos, prefiere desechar los residuos tecnológicos entre la basura.

S

entado frente a un pequeño escritorio lleno de herramientas, desarmadores, pinzas, carcasas y partes de distintos aparatos electrónicos se encontraba Carlos Ortega, un hombre de 35 años, que ha dedicado su vida a la reparación y tecnificación de teléfonos, celulares, computadoras, televisores y demás objetos. Él intenta todas y cada una de las opciones para “devolverles la vida” a sus “amigos de trabajo”. A su local, ubicado entre las avenidas Patria y 6 de Diciembre, al norte de la ciudad, llegan entre cuatro y seis artefactos al día, aunque no todas las semanas, para ser “operados”, como lo cuenta entre risas. “Aquí vienen y dejan las computadoras, los televisores, celulares y todo aparato para que yo los opere y vea su daño”, añade, “Carlitos”, como lo llaman sus amigos. Un hombre que a pesar de no tener estudios en esta rama, aprendió a hacerlo a través del aunque tampoco descartó haber leído “lo necesario”, para ahora ser todo un técnico.

Su estrecha “clínica de reparación”, parece ser toda una bodega de artefactos. Se encuentra desde un control remoto, hasta la computadora “último modelo”. En un inicio, Carlos parece ser todo un reciclador, pero luego de una corta conversación, explica todo lo contrario. “Lo que ya no sirve, se va en la basura”, relata, mientras que con sus manos señala su descolorido recipiente de desechos, que entre papeles, residuos de comida, plásticos y demás termina en una funda negra para que el carro recolector lo retire. Los minutos pasaban… Luego de escucharlo y ver su labor diaria, la pregunta fue ¿por qué lo hace?, entonces, respondió: “¡Qué más puedo hacer. Botarlo a la basura… Lo que no sirve se va!”, aunque muchos pensarán que termina en una recicladora, él afirma que “no”. Cada carcasa, teléfonos, tarjetas de memoria, teclados y cables, son desechados, por Carlos, como “cualquier” desperdicio, sin problema alguno, botando alrededor de cinco a seis kilos por semana.

Él intenta todas y cada una de las opciones para “devolverles la vida” a sus “amigos de trabajo”. Internet, justo y

7


ECOVIDA

SIGUIENDO EL RASTRO DE loS DESECHOS

“Por cada mil cien aparatos electrónicos en desuso 200 se reciclan”

U

Desecharlo entre la basura es fácil pero no ideal. Los quiteños producen 0.76 kilogramos de basura al día.

n millón 700 mil toneladas de residuos electrónicos fueron desechados durante el período 2011-2013, en el Ecuador. Según la Gerente Nacional de Residuos Sólidos del Ministerio de Ambiente, Paula Guerra, tan solo 730 mil toneladas fueron recuperadas en todo el país. Quizá usted también es parte de aquellos que desechan su teléfono, mouse, teclado o simplemente algún monitor de su antigua y ya descompuesta

8

computadora, entre los desperdicios orgánicos de su hogar ¿Verdad? Pues, así como usted existen millones de ecuatorianos que desconocen qué hacer con su aparato electrónico “viejo”… Tal vez, desecharlo entre los dos millones de residuos orgánicos que se producen a diario es lo “más fácil”, a pesar de que según los expertos ambientales, este tipo de basura, contamina 10 veces más que cualquier otro objeto. De acuerdo a Guerra, actualmente, en Quito, se reciclan alrededor de 150 y 200 aparatos electrónicos


MARZO 2014

30% de los capitalinos, prefieren vender o regalar su aparato a los tradicionales “chambreros”.

Quito recicla alrededor de 150 y 200 aparatos electrónicos. Esta cifra puede aumentar si usted hace conciencia y prefiere entregarlo a las instituciones recicladoras como One-Life o Fundación Futura.

La basura electrónica contamina 10 veces más que cualquier objeto.

(celulares, computadores, impresoras), terminan en un basural. Un estudio por cada mil cien que se dejan de de la Secretaría de Ambiente del usar cada mes o incluso semanas, Municipio del Distrito, afirma que Punto de vista debido a las rápidas actualizaciones el 30% de los capitalinos, prefieren de un experto que aparecen a diario en el mercado vender o regalar su aparato a tecnológico local. los tradicionales “chambreros”, mismos que los Pero, esto no es todo. Según la Gerente Nacional desechan entre sus terrenos baldíos, que los ocupan de Residuos Sólidos del Ministerio del Ambiente, como bodegas, hasta encontrar un nuevo comprador. el “escaso reciclaje” de los aparatos electrónicos, Según esta misma entidad los “chambreros” o también significa una pérdida económica para el recolectores informales, reciclan, únicamente, hasta país, tanto así que de acuerdo a Guerra por cada tres el 10% de un aparato electrónico (tarjeta de memoria y mil aparatos electrónicos que van a los botaderos de todo tipo de conexiones que contengan metal, debido basura de la ciudad se “desecha” alrededor de 174 al valor que estos representan económicamente en millones de dólares. el mercado) mientras que el 90% restante termina en Sin embargo, no todos los artefactos electrónicos, un basural sin tratamiento alguno.

9


ECOVIDA

¡ENTÉRATE!

¿Quito cuenta con políticas específicas de regulación y control de desechos electrónicos? No. Existe la política 191, emitida por la Secretaría de Ambiente, sobre la gestión y tratamiento de los desechos sólidos. Sin embargo, una normativa específica para regular y controlar los residuos electrónicos que se producen a diario en la ciudad, aún no tenemos. Pero, hay otras alternativas como el proyecto “Domingo de Tereques”. ¿De qué se trata el programa “Domingo de Tereques”? Es un programa para reciclar. Está en cuatro puntos: el Parque Inglés, La Ofelia, el Parque La Carolina y en el sector de Quitumbe, al sur de Quito, donde los ciudadanos puede ir a desechar desde materiales de cons-

10

trucción, hasta aparatos electrónicos, colchones o cualquier objeto grande que no les sirva. ¿Es suficiente este programa para controlar la basura electrónica? Sin duda es un proyecto importante, pero no es suficiente, a pesar de que por día se genera dos libras de basura electrónica en la ciudad. Es necesario realizar una normativa u otro tipo de proyectos que permitan el control de estos residuos, ya que son altamente peligrosos, por la integración de metales que contienen, y aumentan cada vez más. Entonces, ¿qué se está haciendo al respecto? Estamos trabajando para implementar, en 2015, una banda de separación de residuos para que los desechos tengan una disposición final adecua-

da. Actualmente, no contamos con un proyecto de tratamiento de este tipo de basura, por lo que se trata que la gente los recicle, para luego llevarlos a las empresas gestoras. Si no existen políticas, ni un tratamiento específico para los residuos electrónicos, quiere decir que ¿tampoco hay sanciones establecidas para quiénes desechan irracionalmente estos artefactos? Específicas, solamente por este tema, no hay. Únicamente, existen las sanciones que, en general, establece la Secretaría y el Ministerio de Ambiente por el desecho irracional y perjuicio al medio ambiente. Todavía no hemos pensado en estas medidas, puesto que, en 2011, recién iniciamos con programas enfocados al reciclaje de estos residuos.

Bladimir Ibarra.

Secretario de Ambiente del Municipio del Distrito Metropolitano de Quito

“Quito no cuenta con políticas específicas para el control de la basura electrónica.”


MARZO 2014

ESCENARIO TECNOLÓGICO

ZÁMBIZA Entre la vegetación y la “chatarra”

11


ECOVIDA

Milton Rubio, gerente de operaciones de la Empresa Pública Metropolitana de Aseo (Emaseo), asegura que Zámbiza, es una de las zonas donde mayor presencia de “minadores informales” existe, por lo que la calificó como uno de los sitios, de alta contaminación y escaso cuidado ambiental. “De los 100 minadores, 10 cumplen con las normas de regulación y prevención ambiental”, añadió.

A pocos minutos del norte de Quito está la parroquia Zámbiza, una de las más antiguas del cantón, donde habitan 6 mil personas, que en su gran parte son minadores, lo cual ha llegado a ser una de sus principales características. Es usual escuchar, “claro, Zámbiza… ¿ahí dónde hay muchos puestos de compra y venta de chatarra?”, y pues… no están equivocados, esa es la realidad. Desde la llegaba a esta pequeña y estrecha parroquia se empieza a observar terrenos donde ya no habitan árboles o plantas, sino miles de artefactos electrónicos, metales, cartón, e incluso llantas. En algunos casos solamente unas pequeñas y casi derrumbadas puertas de metal dividen un terreno con otro. “Vendo chatarra o compramos su computador, televisor o bicicleta que ya no use”, son algunas de las frases que se leen sobre pequeños y desordenados letreros que parecen ser uno de los adornos de varias viviendas del sitio. Ahí, donde pocos llegan, la vegetación fue reemplazada

12

por miles de cajas llenas de artefactos electrónicos. Carlos Shigua, junto a su esposa, se dedican desde hace varios años a la compra y venta de lo que ellos llaman “chatarra”. Una pantalla de un computador, la estructura de un teléfono o un celular es algo “inservible y poco factible”, para ellos, como lo afirma Carlos, quien explica que lo “más valioso” de estos aparatos, es su tarjeta RAM, así como todas aquellas partes que llevan plomo y cobre en su interior. “Esa tarjeta tiene mucho oro, y el 45% de sus conexiones tiene metal, eso nos importa a nosotros, porque lo vendemos bien”. Pero… Entonces, qué pasa con las otras partes de estos aparatos? Es la primera incógnita que surge, luego de conocer la explicación de aquel hombre, que trabaja como minador desde cuando era un adolescente. “Simplemente la dejamos ahí arrumada contra la pared, o la botamos, pero eso ya no nos sirve”, responde, sin problema alguno, mientras la “chatarra” sigue llegando en camiones y carros pequeños al lugar.


MARZO 2014

TESTIMONIOS Andrés guerrero “Mi teléfono siempre termina en la basura” “Cada vez que aparece una nueva actualización. A los tres o seis meses, cambio mi teléfono o mi computadora, porque siento que ya no es lo mismo. El aparato empieza a funcionar lentamente. Cuando tengo mi nueva adquisición, ya en manos, entonces decido dejar de lado el antiguo. La verdad nunca analizo qué hacer realmente con mi teléfono, a veces lo dejo por ahí botado en mi casa, y otras veces le regalo para que jueguen mis hermanos pequeños. Pero, en realidad, siempre termina entre la basura. Cuando se trata de mi laptop o mi computadora de escritorio, trato de que la reparen, y si ya no lo logran, la vendo a los minadores. Me pagan 10 o hasta 30 dólares, dependiendo el estado en el que está. Hago esto porque no conozco mucho del tema. No me tomo el tiempo de investigar y mi empleada mucho menos. Todo lo que ve que ya no sirve bota en un solo recipiente y luego deja para que los recolectores se lleven. En mi casa no tenemos esa cultura de reciclar, todos trabajamos y estudiamos, así que nadie le dedica un tiempo a la empleada para explicarle qué hacer o por qué hacerlo. Aunque es incómodo decirlo. Aquí en Quito, así como en todo el país, no tenemos esa cultura de reciclaje, creo que somos poco cuidadosos y amantes de la naturaleza. Nunca pienso antes de botar algo, solo lo hago y listo”.

Laura Guanolisa “No sabemos clasificar la basura” “Cogemos toda la basura que está en los tanques de desechos y la ponemos al camión, para luego llevarla hasta el botadero. Ahí se encuentra de todo, desde ropa, muebles, comida, hasta televisores, computadoras, impresoras o teléfonos. A veces nosotros tratamos de ver algo que nos sirva para llevar a la casa, y lo otro se queda ahí. Nos explican muy poco sobre qué hacer con la basura. En realidad, no tenemos un proceso de tratamiento establecido. Algunos compañeros dicen que sería bueno que clasifiquen la basura, pero no tenemos mucho espacio. Por ejemplo en el camión todo se junta, ahí van cascaras, comida dañada, ropa, muebles, papeles higiénicos, cables, monitores, teclados. De todo. Nadie nos dice nada. Yo no sé qué es la basura electrónica, nunca nos han capacitado sobre eso, peor sobre qué hacer. Todos los días, entre los cientos de toneladas de basura que recogemos, en el norte de Quito, siempre va algún aparato, como computadora, teclado, mouses, celulares, y cosas así, pero no clasificamos los desechos. Igualmente, cuando los ciudadanos reciclan la basura en cada uno de los recipientes, creo que no sirve, pierden el tiempo, porque nosotros cogemos y botamos todo en el camión. Ahí no hay separadores o algo así, todo se vuelve a mezclar al igual que en el botadero. La gente ya no debe reciclar, es inútil su trabajo, pero tampoco es nuestra culpa, solo cumplimos con las obligaciones”.

13


ECOVIDA

la basura electrónica

El ciclo final de la basura electrónica aún en “vigilia”

Ilustración web

A

través de dos acuerdos ministeriales y un acuerdo municipal se pretende regular el desecho de la basura electrónica en Quito.

¿Es suficiente una política de control de importación de teléfonos celulares, una de regulación de residuos sólidos o una de aparatos en desuso, para lograr la regulación de los 0, 67 kilogramos de basura electrónica que se produce a diario en la ciudad? Es una de las incógnitas que se preguntan frecuentemente los expertos ambientales, como Oscar Aguilar, quien también es gerente de la empresa recicladora, Intercia.

14

Según Aguilar, “el hecho de que exista este tipo de normativas no es suficiente, frente a los, al menos, 12 aparatos electrónicos que posee la mayoría de las familias quiteñas”, que desechan esta basura o la entregan a otra persona, sin conocer el destino final. Aunque, Fabián Espinoza, ingeniero ambiental afirme que estas políticas, emitidas en 2011 y 2013, ayudan en un 50% al control de la basura electrónica, Aguilar lamentó, que el ciclo final de los desechos sea todo un “misterio” entre la población y las autoridades. Para él, la idea de una cultura de responsabilidad sobre la


MARZO 2014

Datos MAE basura, en cada uno de los hogares, es algo “inservible”, puesto que asegura que el 90% de los residuos se mezclan con todo tipo de desechos, al momento de ser recolectados por los minadores. “Para qué dividir lo orgánico, tóxico e inorgánico si va a parar al mismo terreno”, enfatiza Aguilar.

Datos MAE Sin embargo, Paula Guerra, gerente nacional de Residuos Sólidos del Ministerio de Ambiente, afirma que aunque en la ciudad no existen instalaciones adecuadas para el tratamiento de la basura electrónica, al menos un 30% y 35%, pasa por un proceso de lixiviados en los botaderos de basura, especialmente en el del Inga, a pesar de que descarta la existencia de un plan que ayude en un 100% al sistema de recolección y gestión de estos desechos.

Datos MAE

15



Revista ECOVIDA