Page 130

El Invitado: Francisco Tamarit I 129

El rector de la Universidad Nacional de Córdoba recibió a El Cactus en la intimidad de su despacho del Pabellón Argentina para contestar una batería de preguntas. Un equipo grande, entre camarógrafos, periodistas y fotógrafos. “Subyace la idea de que para ser profesor universitario el único conocimiento que hace falta es el disciplinar y eso no es necesariamente cierto. La metodología, la didáctica, todo hay que inculcarlo”, relexiona Francisco Tamarit sobre la formación de los docentes universitarios. “A veces necesitamos que nos enseñen a enseñar”, agrega, mientras explica que debe fortalecerse la oferta de profesorados para atender las demandas de los gobiernos locales, y ampliar la inclusión de los jóvenes. Tamarit sostuvo también que los Servicios de Radio y Televisión de la Universidad deben ser inanciados como cualquier otra unidad académica, para que puedan dedicarse a su función social sin depender de la pauta publicitaria (ver página 17). “En una universidad que analiza y se critica a sí misma, pero que también analiza y critica políticas públicas”, subrayó. –Usted habla recurrentemente de inclusión y advierte que no sólo es responsabilidad de la Universidad; que debe articularse con los gobiernos… –Hay que trabajar en varios niveles. Por ejemplo, nos parece muy importante que la Universidad se involucre junto a la Provincia para que al inalizar la educación secundaria todos los chicos tengan, potencialmente, iguales posibilidades de ingresar a la Universidad. Eso hoy no pasa. –¿Y cómo sería trabajar juntos?, ¿a través de qué acciones? –Nuestra universidad, y casi todas, deberían involucrarse profundamente en la formación de formadores, de profesores. No tenemos todos los profesorados que deberíamos. Si la Provincia decide que necesita profesores de cierta disciplina, sería nuestra responsabilidad que los haya. Una primera crítica es que muchos de los profesorados de las universidades nacionales fueron planteados como salida alternativa para los chicos que fracasaban en otra disciplina. Se condena al chico a reconocer

Desde la Universidad debemos trabajar en la concientización del valor de la memoria.

que fracasó. Además, la Universidad le brinda al profesor la misma educación disciplinar que al profesional o al cientíico, cuando debiera invertir imaginando una carrera orientada a los chicos con vocación de profesor. Otro problema es que en algunas disciplinas cientíicas hay poquitos profesorados. Entonces, termina dando clases un profesor que no está formado en la disciplina que se requiere. Estudios interesantes demuestran que cuando los chicos son atendidos por gente capacitada, tienen mayor éxito. –¿Hay conversaciones con la Provincia para revertir todo eso? –A veces los universitarios somos medio soberbios, presumimos que tenemos la solución y que la Provincia o la Municipalidad deben hacernos caso. Pero ellos tienen muy buenos cuadros técnicos. Trabajamos con la Provincia, facultad a facultad. Con matemática, lengua y literatura es fácil porque hay muchos institutos. Pero en otras disciplinas, el que da clases muchas veces no es profesor. A veces el que da biología es el médico del pueblo, o el que da matemática, el ingeniero del pueblo. Hay que respetar ese trabajo y ofrecer ayuda para que se institucionalice. Es muy importante, asimismo, recalcar que el objetivo de los secundarios no es ir a la Universidad, esa idea es una malformación. El objetivo del secundario es dotar a los jóvenes de un nivel educativo mínimo, básico, y por eso es obligatorio. No debemos pensar que el chico que no va a la facultad es un fracasado. Una parte de la inclusión es articular con la Provincia la forma en que los chicos lleguen preparados para ir a la Universidad, con esa salvedad: no están obligados, no es el objetivo del sistema secundario que los chicos ingresen a la universidad. Porque sino entramos en ese discurso de que “los chicos vienen todos mal”; eso justiica que no pongas ningún esfuerzo ni media pila para que las cosas mejoren. La realidad es que las tecnologías cambian, los chicos tienen una formación mucho más dinámica que hace 30 años. Entonces, es difícil echarle la culpa a que los chicos vienen cada vez peor. A lo mejor nosotros no nos adaptamos.

Revista El Cactus Nº 2  

El Cactus, revista de Comunicación (ISSN 2314-1581) es un medio para divulgar la producción académica de la Escuela de Ciencias de la Inform...

Advertisement