Issuu on Google+

El sector de la danza demanda un código de buenas prácticas que regule las políticas de las artes escénicas y la danza. Propuestas, demandas y conclusiones son el fruto que ha dejado la clausura de las II Jornadas estatales sobre danza, organizadas por la Federación Estatal de Compañías y Empresas de Danza (FECED) junto a la Asociación Valenciana de Empresas de Danza (AVED), y retransmitidas en directo a través de Internet. Valencia, 11 de diciembre. Tras dos intensos días de análisis y reflexión, la segunda edición de Horizontal. Jornadas sobre Nuevos Modos y Estructuras en la Danza ha puesto hoy su punto y final. La cita, celebrada en Valencia y convertida en observatorio estatal de las artes del movimiento, ha reunido a diversos agentes del sector –bailarines, coreógrafos, gestores culturales, compañías, programadores, representantes de organismos públicos, etc.- que han compartido experiencias y se han unido en la búsqueda de nuevas estrategias que resuelvan las carencias estructurales de la danza. La internacionalización de la danza, las prácticas colectivas en la creación contemporánea y los nuevos hábitats y espacios para este arte, han sido los ejes centrales que han articulado estas Jornadas. En su clausura, en la que se ha hecho un “balance positivo” de las mismas, se han volcado las siguientes demandas, valoraciones y conclusiones: 1) La Federación Estatal de Compañías y Empresas de Danza (FECED) demanda la implementación de un código de buenas prácticas que regule las políticas culturales de las artes escénicas y la danza. En el contexto de la Comunidad Valenciana, urge desarrollar este código ante la nueva formulación del conglomerado CulturArts. 2) Así mismo, FECED considera que tanto los propios agentes de la danza como las administraciones públicas deben profundizar en las estrategias de acompañamiento, formación y difusión en la internacionalización de las producciones de las compañías y creadores. Sin embargo, esta internacionalización no debe ser vista, como ha ocurrido en las fórmulas impulsadas desde el INAEM, como la solución a la falta de mercado y estructuración a nivel estatal, sino como un complemento y ampliación de la misma. Esto quiere decir que, frente al actual contexto de recortes y desmantelamiento, se debe seguir apoyando y estructurando la producción y distribución a nivel estatal y autonómico además de la apuesta por lo exterior. 3) Hay que aplicar estrategias de diversificación de la danza que deben desarrollarse en nuevos sectores y campos hasta ahora ajenos a la misma. Cabe consolidar y apoyar, por tanto, la presencia de las artes del movimiento en nuevos ámbitos como los museos, de la mano de la exhibición coreográfica, e incluso en la producción de innovación social en la empresa. Igualmente, cabe apoyar nuevas fórmulas jurídicas que recojan las actuales prácticas colectivas de creación. 5) Existen en nuestro territorio más de 1.300 contenedores públicos que pueden albergar a compañías y creadores que en un trabajo coordinado con gestores y programadores pueden desarrollar una propuesta sociocultural importante tanto para la ciudadanía como para el propio artista. 6) Una vez más, desde FECED se quiere incidir en la denuncia de los recortes y el desmantelamiento que está sufriendo el sector de las artes escénicas abocándolo a la precariedad absoluta, así el aumento del tipo del IVA reducido al general, pasando del 8% al 21%, uno de los porcentajes más altos en la cultura en el contexto de la Unión Europea.


Coclusiones