Page 9

primeras medidas tomadas fue restaurar la talla del Cristo por la humedad. Actualmente, la base superior del trono antiguo sirve de base del Cristo, y al separarse de la pared del fondo del altar, la imagen no sufre los efectos negativos de la humedad.

Durante la guerra civil española un soldado de apellido Claramunt, fue trasladado a Parla, donde pidió un permiso a un superior para ir a visitar a sus familiares en Pinto y éste le fue concedido. Al entrar en Pinto vio la Ermita abierta y se encontró sobre el suelo y en medio de la Ermita al Cristo del Calvario con las piernas y brazos cortados a hachazos. El soldado, antes de visitar a su familia, fue a ver a sus amigos para contar lo sucedido. Regresaron a la Ermita y en una sábana envolvieron al Cristo y fue llevado a un pajar de la familia Batres, donde pasó toda la guerra.

He podido localizar esta estampa del Cristo del Calvario de la Ermita extramuros de la villa de Pinto. Es una obra grabada por Juan Bernabé Palomino en Madrid en 1751, a expensas de los devotos naturales de la villa. Existe otra litografía, obra de Juan Antonio López, de mediados del siglo XIX, con la inscripción “Vº Efigie del SSmo Cristo del Calvario que se venera en su HErmita extramuros de la villa de Pinto, Arzobispo de Toledo”.

El autor del sacrilegio fue localizado y desterrado a Getafe. Le llamaban “el manquillo”. Según la tradición oral, el brazo que utilizó con el hacha para deshacer la imagen del Cristo se le quedó inútil como castigo por tal sacrilegio.

Imagen antigua de la procesión del Cristo del Calvario. La tradición en Pinto ha sido siempre llevar a hombros a la imagen de Cristo. Antiguamente, las procesiones eran larguísimas, y “cada ratito tenían que parar para cambiarse los hombres que llevaban las andas, porque todos querían llevar sobre sus hombros la venerada imagen”.

El Cristo actualmente lleva una medalla en el fajín donada por Claramunt, que llegó a ser un militar de alta graduación. Este mismo episodio fue narrado por Carmen Gippini Gurumeta en su libro “Memorias de una madre de familia” publicado en 1982:

“El primer acto de salvajismo que cometió ese mismo pueblo, fue entrar en la Ermita y deshacer a hachazos la imagen, tan venerada por tantas generaciones, y luego, por todo el pueblo, hombres y mujeres, gritaban enardecidos:

Imagen del altar mayor de la Ermita, formado por la imagen del Cristo del Calvario, la Virgen y el discípulo amado de Cristo, San Juan. Cuando Luis Asunción fue elegido Hermano Mayor de la Hermandad del Santísimo Cristo del Calvario una de las

-¡Nos habían engañado! ¡Todo lo que dicen los curas es mentira! ¡El Cristo era de palo!.”

9

Eboli News Junio 2014  

Revista sociocultural y de noticias de Pinto