Page 8

La imagen del Cristo del Calvario Desconocemos la fecha de creación de la imagen del Cristo, aunque el Hermano Mayor de la Hermandad, Luis Asunción, cree que la imagen actual del Cristo no es la talla original del siglo XVI, ya que las imágenes se deterioraban y eran reemplazadas por nuevas. En un documento del obispado de Toledo se afirma que un año del siglo XVIII no pudo salir el Cristo porque los brazos y las piernas las tenía muy deterioradas y se podían caer. También existe una litografía en la sacristía de la Ermita del Cristo donde no se parece en nada a la imagen del Cristo actual. Disputas con los parleños Junto a la imagen del Cristo del Calvario hubo en la Ermita una imagen de Nuestra Señora de la Soledad. Por esta razón, la Ermita recibía el nombre de “Ermita de la Soledad”. Según la tradición, la imagen de la Virgen era compartida por los pueblos de Pinto y Parla y ambos pueblos rivalizaban en devoción y en adornarla con costosas y diversas ofrendas. La imagen era conservada un año en cada pueblo, hasta que los parleños decidieron quedarse con ella para siempre, alegando que las valiosas joyas de la Virgen habían sido donadas por ellos. Posteriormente, los parleños decidieron hacer lo mismo con la imagen del Cristo del Calvario. Pero en este momento apareció la figura de Pedro Arteaga, abuelo de Gonzalo Arteaga, que al enterarse de la disputa, bajó del asno, lo cruzó en la puerta de la Ermita y garrote en ristre, consiguió que no se llevaran la imagen.

Quizá por estos robos o intentos de robo, se deba el recelo de los pinteños a desprenderse de sus imágenes. Según he podido averiguar en diversos periódicos, durante la mañana del 1 de septiembre de 1904 en el pueblo de Pinto reinó gran excitación como consecuencia del traslado del Cristo del Calvario a Madrid para llevar a cabo en la imagen algunas reparaciones. El vecindario creía que se trataba de darle un cambiazo, y aquella mañana un grupo numeroso de mujeres y chiquillos, se situó frente a la Ermita, armados de palos y piedras, para evitar que se llevara a efecto el traslado de la imagen. La persecución religiosa

Otro hecho reseñable que he podido descubrir ocurrió en 1933. “El monterilla”, que hacía dos años había sido Hermano del Cristo del Calvario, a tono con la persecución religiosa del momento, quiso impedir el traslado y procesión de la imagen del Cristo del Calvario desde su Ermita hasta el templo Parroquial. Para tal fin, amenazó iracundo al párroco y a los fieles. Pero sucedió que el vecindario en masa, haciendo caso omiso de las órdenes y amenazas, se dirigió durante la noche a la Ermita, colocó la imagen en sus andas y procesionalmente, en medio del mayor entusiasmo y de la más exaltada fe, trasladó al Cristo del Calvario a la iglesia Parroquial, sin que nadie, por su actitud resuelta, se atreviera a oponerse.

8

Eboli News Junio 2014  

Revista sociocultural y de noticias de Pinto

Advertisement