Page 3

La primer premisa de este plan, radica en frenar el éxodo, creando producciones productivas para que en condiciones dignas, las familias se queden a vivir y trabajar en el campo. La segunda premisa es reinsertar en un proceso productivo, a los parientes y vecinos que fueron urbanizados en los últimos 20 años, desarrollando los procesos de transformación de materias primas agro alimentarías. CON UN CONCEPTO DE INTEGRALIDAD Es muy importante tener en cuenta a las familias y a las comunidades, como un conjunto de situaciones y problemas que se interrelacionan, con sus características propias, muchas veces diferenciadas de comunidades vecinas. Ello implica que debemos llevar lo específico de las decisiones, a la realidad concreta. A menudo nos encontramos con que los distintos planes impulsados desde el Estado, en sus distintas áreas, bajan al terreno fraccionando la realidad en lugar de integrarla. Cada plan funciona con su mecánica predeterminada, sin complementarse con el resto. Los problemas de la producción y el autoconsumo, son una parte de la realidad a tener en cuenta. Pero estos no se podrán solucionar si no asumimos el problema de la vivienda rancho, el del agua potable, el de la salud, el analfabetismo. Más allá que el plan prevé de comienzo una propuesta productiva, debe tenerse en cuenta el abordaje en forma simultánea, de todas estas problemáticas sociales. Merecerá especial atención la problemática de la juventud rural, sector particularmente desprotegido y desatendido. Lograr el arraigo de esta franja poblacional en sus lugares de origen, significará dirigir esfuerzos permanentes hacia la capacitación, la recreación y el esparcimiento, como así también en programas de orientación vocacional que les posibiliten el desarrollo humano, social e intelectual. El tercer elemento a tener en cuenta radica en el fortalecimiento de la organización política-social. Si fortalecemos la organización y la participación popular, todo lo que hagamos tendrá corta vida. Para ello, deberá partir de las expresiones organizativas ya existentes que compartan la filosofía del plan, a través convenios. Potenciarlas y reorientarlas, generando conciencia nacional, asumiéndonos como parte activa de proceso continental, que nos contiene como sujeto social, afirmado, ligado a la tierra y a los medios producción, como verdadero protagonistas de los cambios que anhelamos.

no se de un de

UNIDADES PRODUCTIVAS INTEGRALES La cuestión central del proyecto que desarrollamos estriba en promover la organización de Unidades Productivas Integrales (UPI) bajo la forma de cooperativas, consorcios u otras formas asociativas, en cada una de las comunidades sociales de pequeños y medianos productores, abarcando alrededor de 40 a 200 familias. Como su nombre lo indica esta será una estructura comunitaria multifunción: provisión de insumos, organización y dirección del uso y mantenimiento de las maquinarias, promoción de la capacitación, almacenamiento y comercialización de productos, desarrollo del procesamiento de materias primas, administración de créditos para la producción, construcción de viviendas, provisión de agua potable, para riego y otras necesidades comunitarias. Se preverá la asignación, por parte del Estado Nacional, de máquinas, tractores, herramientas, infraestructura básica de uso comunitario e insumos, que serán administradas por las UPI. Esto les dará la capacidad de realizar con eficacia y oportunidad todas las labores culturales agrarias. Sin duda será una inversión indispensable y fundamental para el éxito del plan. La estrategia de desarrollo productivo se basará en promover un esquema diversificado, combinando la ganadería mayor y menor, manejo de pasturas, con la agricultura, la granja y la horticultura y la fruticultura, de modo tal que cada pequeña o mediana explotación tenga alternativas de ingreso en las cuatro estaciones del año y que al mismo tiempo, contemple un proceso de conservación y/o recuperación de la fertilidad del suelo.

Será prioridad uno, asegurar el abastecimiento para el autoconsumo de alimentos de las familias asociadas, recuperando la calidad nutricional de la dieta. Pretendemos aprovechar las ventajas de los productos agroalimentarios los que, en el caso del Chaco, actualmente provienen de provincias vecinas y que existen condiciones para producirlas localmente, y representan un mercado de consumo local de alrededor de 300 millones de pesos al año. Nos referimos a cerdos y sus derivados, productos lácteos, aves y huevos, verduras, frutas y hortalizas. Como así también, la producción de aceites y harinas con tecnologías apropiada de pequeña y mediana escala. Esta línea de producción se adecua a las dimensiones de la pequeña y mediana explotación, con la ventaja que podemos desarrollar el procesamiento de las materias primas y llegar a los consumidores finales. A diferencia de los cultivos industriales como el algodón, el tabaco, entre otros, con los que, en las actuales condiciones, están limitadas a ser proveedores de materia prima barata para la industria, que acumula la renta de toda la cadena, generando asimetrías que históricamente han perjudicado al sector de la producción primaria.

Carlos Pellegrini 371 – PRESIDENCIA ROQUE SAENZ PEÑA (Chaco) e-mail: ligasagrarias@yahoo.com.ar

Una propuesta de granjas integrales de las ligas agrarias  

Una propuesta que debe ser analizada conceptualmente y en su espíriru. Para una aplicación requerirá la actualización censal y presupuestari...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you