Issuu on Google+

¿Qué sucedió el 22 de Octubre de 1844?  

CENTRO WHITE – MONTEMORELOS Un día como hoy 22 de Octubre, pero de 1844, sucedió lo que se conoce como  “El Gran Chasco”.    Muchos  cristianos  de  esa  época,  que  incluía  a  bautistas,  presbiterianos,  metodistas, luteranos, anglicanos, episcopales, congregacionalistas y discípulos de Cristoi, creían en el  segundo  advenimiento,  y  pensaron  que  ese  día  Jesús    regresaría  a  la  tierra  para  buscar  a  sus  hijos.   Pero  Jesús  no  llegó.    Con  el  aliento  casi  suspendido,  los  adventistas  (creyentes  en  el  segundo  advenimiento de Jesús) de diferentes denominaciones (Vale la pena aclarar que no nos referimos aquí  a  los  Adventistas  como  Iglesia,  pues  todavía  no  existía  como  organización,  ésta  sucedió  hasta  1863),  “…no  menos  de  50,000  y  probablemente  cerca  de  los  100,000  esparcidos  a  lo  largo  de  la  sección  noreste de Norteamérica, se levantaron para saludar aquel día memorable, el martes 22 de Octubre de  1844.  Las horas de la mañana pasaron lentamente.  Llegó el medio día y luego la tarde.  Finalmente las  tinieblas  descendieron  sobre  la  tierra  y  cayó  la  noche.    Jesús  no  había  venido.  Pero  todavía  tenían  esperanza, porque 22 de Octubre lo seguiría siendo hasta la medianoche.  Finalmente llegó esa hora, y  Jesús no vino”ii  Hiram Edson, uno de los que esperaba que Jesús regresara en esa ocasión, describió su  experiencia en estas palabras:   “Hasta  que  el  reloj  tocó  las  doce  campanadas  a  medianoche.    Entonces  nuestro  chasco  se  convirtió  en  una  certeza…Nuestras  más  caras  esperanzas  y  expectativas  quedaron  destrozadas,  y  se  apoderó  de  nosotros  un  ansia  de  llorar  como  yo  nunca  había  experimentado  antes.    Parecía  que  la  pérdida de todos los amigos terrenales no podía compararse (a ese dolor).  Lloramos y lloramos, hasta  que amaneció.”iii    ¡Qué dramática experiencia!  ¿No?  ¿Se  imaginan  cómo  se  habrán  sentido?  ¿Cómo  enfrentar  la  vida?  ¿Cómo  enfrentar  a  sus  vecinos,  amigos,  familiares  y  críticos?  Ellos,  que  tanto  estuvieron exhortando a los demás a creer y tomar una decisión por Cristo; ahora se encuentran con  las manos vacías y “Sin Cristo” (aparentemente).   

¿Cómo llegaron a la conclusión, los creyentes en el segundo advenimiento de aquel tiempo, que Jesús regresaría a la tierra el 22 de Octubre de 1844?

La profecía que parecía revelar con mayor claridad el tiempo del segundo advenimiento, era  la de Daniel 8:14:”Hasta dos mil y trescientas tardes y mañanas; entonces el Santuario será purificado”  (NRV‐2000).  Siguiendo el principio de que la Biblia fuera su propio intérprete, M iller, el pregonero  del advenimiento, llegó a saber que un día en la profecía simbólica representa un año (Núm. 14:34; Ez.  4:6);  vio  que  el  período  de  los  2,300  días  proféticos  representaban  años  literales,  y  que  se  extendía  mucho  más  allá  de  la  era  judaica  y  por  lo  tanto  no  podía  referirse  al  Santuario  de  aquel  entorno  y  época.  Miller aceptaba la creencia general de que durante la era cristiana la tierra era el santuario y  dedujo por consiguiente que la expresión: “el Santuario será purificado” de Daniel 8:14, representaba  la purificación de la  tierra.  ¿Cómo  se  purifican  las  cosas incluyendo nuestro  planeta?  por  el  fuego,  y  ¿Cuándo sucederá eso? Pues en ocasión de la segunda venida de Cristo (Parafraseado).iv  Miller llegó a la conclusión de que si podía encontrar el punto de partida de los 2,300 días o  años, sería fácil fijar el tiempo del segundo advenimiento de Cristo a la tierra.  Siguió  escudriñando  las  Escrituras  con  mayor  empeño  que  nunca  pero  no  encontró  en  Daniel 8 la respuesta a su interrogante.  Sin embargo descubrió que en la revelación del ángel a Daniel  del  capítulo  8  había  algo  que  había  quedado  inconcluso  y  que  Daniel  mismo  no  había  podido  comprender  de  la  visión  por  lo  que  había  quedado  “sin  fuerzas”  y  “enfermo  algunos  días”  (Dan.  8:  26,27).  Entonces fue al capítulo 9 de Daniel y encontró que el ángel Gabriel vuelve a Daniel para darle  
 


Página
1



la explicación de la visión de los 2,300 días o años del capítulo anterior (es decir, del cap. 8) que no  había  comprendido.    El  ángel  le  dice  a  Daniel:  “Daniel,  ahora  he  salido  para  darte  sabiduría  y  entendimiento.  Al principio de tus ruegos fue dada la orden, y yo he venido para enseñártela, porque  tú eres muy amado.  Entiende, pues, la orden, y entiende la visión (se refiere a la visión del capítulo 8  de los 2,300 días)” (esto lo encontramos en Dan. 9:22‐23).  El ángel le dice a Daniel: “Setenta semanas están determ inadas sobre tu pueblo y sobre  tu  santa  ciudad…sabe  pues  y  entiende  que  desde  la  salida  de  la  orden  para  restaurar  y  edificar  Jerusalén hasta el Mesías príncipe, habrá siete semanas y sesenta y dos semanas; tornaráse a edificar  la plaza y el muro en tiempos angustiosos.  Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al  Mesías,  y  no  por  sí…Y  en  otra  semana  confirmará  el  pacto  a  muchos,  y  a  la  mitad  de  la  semana  hará  cesar el sacrificio y la ofrenda” (Dan. 9: 24‐27).  La  palabra  traducida  aquí  por  “determ inadas”,  significa  literalmente  “Descontadas”  o  “cortadas”.  El ángel declara que las 70 semanas o 490 años, debían ser descontadas por pertenecer  especialmente  a  los  judíos.    Pero,  ¿descontadas  de  qué  o  de  dónde?  Miller  comprendió  que  el  único  punto  de  referencia  eran  los  2,300  días  o  años  de  Daniel  8:14;  por  lo  tanto  las  70  semanas  deben ser descontadas de los 2,300 días o años y que ambos períodos deben comenzar juntos.  El ángel  le había declarado a Daniel que las 70 semanas debían comenzar a contarse desde el momento en que  se diera el edicto para reedificar a Jerusalén; por lo tanto concluyó que si se podía fechar el inicio de  ese  edicto,  sería  fácil  llegar  al  fin  de  las  70  semanas  y  por  consiguiente  de  los  2,300  días  o  años.    Al  hacerlo, se podría saber la fecha de la purificación del santuario (tierra) o segunda venida de Cristo.v  Basado  en  Esdras  6:  14;  7:  12  –  26,  encontró  que  de  los  tres  intentos  de  decretos  para  la  restauración  de  Jerusalén  (Ciro,  Darío  y  Artajerjes),  el  de  Artajerjes  fue  cuando  finalmente  fue  completado.  Éste, sucedió en el otoño del 457 a.C.  Por lo tanto, tomando esa fecha de partida, las 70  semanas o 490 años llevan al otoño del año 34 d.C.     Veamos las cuentas:   2, 300 días = realmente son   =  2 300 años.            Las  70  semanas  en  realidad  son  =  490 años. (1  semana  tiene  7 

días y si lo multiplicamos por las 70 semanas: 7 X 70 = 490)    Estos  490  años  estaban  cortados  o  descontados  de  la  profecía  mayor,  es  decir  los  2,  300  años, por lo tanto lo que Miller hizo fue: Partiendo del año 457 a.C. sumó 490 años (de las  70 semanas) le llevaron al año 33 d.C.    457  a. C.      2 300 a ños          año 33 d.C.                          + 490 años  

 

‐  490 años   

         + 1810 años 

 

                      =    33  d. C.          año 1,810           año  1843  d.C.     Al descontar los 490 años (de las 70 semanas) de la profecía mayor, (la de los 2,300 días o  años)  quedaban  1,810  años.    Al  seguir  contando,  partiendo  del  año  33,  los  1,810  años  le  llevaron  a  1843.  Por lo tanto Miller concluyó que Jesús purificaría la tierra en otoño de 1843.  Cuando la fecha  pasó,  Miller  expresó  su  decepción  de  que  Cristo  no  había  venido,  pero  instó  a  los  creyentes  a  seguir  aguardando  la  pronta  venida  del  Señor.    En  Febrero  de  1844  un  grupo  de  predicadores  adventistas,  que no incluía a Miller, concluyó que la profecía no terminaría sino hasta el otoño de 1844.  Llegaron a  esa conclusión porque notaron que Miller había contado el año cero; es decir, en la era antes de Cristo,  los años se contaban de manera decreciente: 5, 4, 3, 2, 1 a.C. al pasar a la era cristiana Miller contó un  
 


Página
2



año cero y luego continuó 1, 2, 3, 4, 5 d.C. por eso le llevó al año 1843.  Pero el grupo de adventistas  pasaron del año 1 a.C. al año 1 d.C. y los llevó al año 1844.   

457 a. C.   

                      +  490 

 

 

2 300  

 

 

 

‐  490  

       año 34 d.C.   

 

+1810 años 

 

                   =     34  d. C.                   1,810            año  1844  d.C.      El 22 de Octubre se calculó sobre la base de la fecha para el día de expiación judío, en  el séptimo mes del calendario judío Karaíta.  La fecha del 22 de Octubre se aceptó lentamente; Miller  mismo decidió que el 22 de Octubre de 1844 era la fecha correcta apenas dos semanas antes del día  decisivo.vi 

Hacia una comprensión más completa del Ministerio de Cristo  El cálculo había sido correcto, la profecía era clara y el cómputo exacto; ¿Cuál pues  había  sido  el  error?  el problema fue en la interpretación de qué significaba el santuario y  qué  acontecimiento  sucedería  al  fin  de  ese  período  profético,  es  decir,  qué  significaba  la  expresión: “el santuario será purificado”.   Como resultado de la decepción pasada, muchos abandonaron el estudio de la Biblia  y su fe, pero otros decidieron en oración, seguir estudiando el significado de esta profecía y el  ministerio de Cristo a favor de la humanidad.  Los esfuerzos fueron recompensados con una  mejor  comprensión  del  ministerio  de  Cristo  en  el  santuario  celestial  y  su  decepción  fue  transformada en esperanza y gozo.vii  El  23  de  Octubre  de  1844,  Hiram  Edson  y  un  amigo  millerita  decidieron  animar  a  quienes, como ellos, se habían chasqueado.  Mientras cruzaban el maizal de Edson después de  orar  juntos,  Edson  tuvo  una  iluminación  en  forma  repentina.    “Le  pareció  que  una  mano  le  tocaba el hombro.  Alzó los ojos y vio, como en una visión, los cielos abiertos y a Cristo en el  santuario entrando  en el lugar santísimo para comenzar su ministerio de intercesión a favor  de  su  pueblo,  en  vez  de  salir  del  santuario  para  purificar  el  mundo  por  fuego.”viii  Los  milleristas habían pensado que el Santuario que debía ser purificado (Dan. 8:14) era la iglesia  en la tierra, la que sería purificada del pecado en la segunda venida de Cristo.  Ahora Edson  comprendió que el Santuario que debía ser purificado no estaba en la tierra sino en el cielo; el  22  de  Octubre  marcaba  el  comienzo,  no  el  fin,  del  día  antitípico  de  expiación.    Jesús  había  entrado en el lugar santísimo del Santuario celestial para realizar una obra especial antes de  venir a esta tierra.ix  El Santuario era el cielo no la tierra.  Edson  y  sus  amigos  milleritas  reexaminaron  las  Escrituras  guiados  por  esta  convicción.  En 1845 Owen R.L. Crosier elaboró el punto de vista de Edson, articulando más  tarde  la  posición  adoptada  por  los  Adventistas  del  Séptimo  Día.    El  22  de  octubre  marcó  el  comienzo de la purificación del Santuario celestial y la iniciación del juicio investigador previo  al  advenimiento;  la  segunda  venida  de  Cristo  a  la  tierra  estaba  en  el  futuro.    Encontraron  además que no se debía fijar ninguna fecha específica para ello.x  ¿Por  qué  debe  realizarse  un  juicio  investigador  anterior  al  advenimiento?  Este  juicio  no  es  para  beneficio  de  la  Dios.    Es  primariamente  para  beneficio  del  universo, puesto que refuta las acusaciones de Satanás y provee para la creación no caída la  seguridad  de  que  Dios  permitirá  entrar  en  su  reino  únicamente  a  los  que  estén  
 


Página
3



verdaderamente  convertidos.    De  modo  que  abre  los  libros  de  registro  para  una  inspección  imparcial (Dan. 7, 9,10)  Los  seres  humanos  pertenecen  a  una  de  estas  tres  clases:  (1)  los  malvados,  que  rechazan  la  autoridad  de  Dios,  (2)  los  creyentes  genuinos,  que  confiando  en  los  méritos  de  Cristo por la fe viven en obediencia a la ley de Dios, y (3) los que parecen creyentes genuinos  pero no los son.  Los  seres  no  caídos  pueden  distinguir  fácilmente  quienes  pertenecen  a  la  primera  clase.  Pero, ¿quién es un verdadero creyente y quién no lo es? Ambos grupos están escritos en  el libro de la vida, que contiene los nombres de todos los que alguna vez han pasado a estar al  servicio de Dios (Luc. 10: 20; Fil. 4: 3; Dan. 12: 1; Apoc. 21: 27).  La misma iglesia contiene el  trigo y la cizaña (Mat. 13: 28‐30).  Los seres no caídos de la creación no son omniscientes; no pueden leer el corazón.   Por  eso  se  necesita  un  juicio  –  antes  de  la  segunda  venida  de  Cristo  –  para  separar  lo  verdadero  de  lo  falso  y  demostrar  al  universo  interesado,  la  justicia  de  Dios  que  salva  al  creyente  sincero.    Requiere  que  se  abran  los  libros  de  registro  y  que  se  revele  la  verdadera  naturaleza  de  los  que  han  profesado  fe  y  cuyos  nombres  han  sido  entrados  en  el  libro  de  la  vida.xi  El  día  22  de  Octubre  que  se  conoce  como  “El  Gran  Chasco”,  aunque  fue  una  experiencia difícil para los pioneros adventistas, en realidad fue el inicio de la comprensión de  una  gran  noticia  y  esperanza:  El  inicio  del  Juicio  investigador.    El  juicio  de  un  Dios  justo  y  bueno a favor de todos aquellos que han aceptado a Jesús como su Salvador.  El llamado es:  “Temed a Dios y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo  el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas” (Ap. 14: 7).  El mensaje que como iglesia  predicamos, tiene como centro el mensaje de los tres ángeles.  Una predicación que proclama  un  mensaje  de  esperanza  y  amor.    Mensaje  que  es  un  llamado  a  adorar  a  Dios  y  vivir  de  tal  manera que podamos dar gloria a Dios con nuestro estilo de vida siempre.  Mensaje que exalta  una entrega diaria al Dios Triuno, creador del cielo, la tierra y todo cuanto existe.  Los adventistas aprendieron la amarga pero correcta posición no establecer fechas  para  la  venida  de  Cristo,  sino  estar  preparados  siempre  para  su  retorno.    Entendieron  también, que la profecía tenía que ver con el cielo y no con la tierra.  Comprendieron el valor  del  estudio  profundo  y  sincero  de  las  Escrituras  y  la  sensibilidad  a  escuchar  y  obedecer  las  indicaciones de Dios.  ¡Que podamos nosotros también aprender lo mismo! 

  




























































 i


Asociación
Ministerial
de
la
Asociación
General
de
la
Iglesia
Adventista
del
Séptimo
Día,
Creencias
de
los
 Adventistas
del
Séptimo
Día.
Publicaciones
Interamericanas:
Nampa,
Idaho,
2006.
Pág.
361.
 ii 
Arthur
L.
White,
Elena
de
White
Mujer
de
Visión.
Casa
Publicadora
Sudamericana,
Buenos
Aires,
Argentina,
 2003.
Pág.
23
 iii 
DF
588,
Manuscrito
de
Hiram
Edson.
Review
And
Herald,
23
de
Junio
de
1921.
 iv 
Elena
de
White,
Primeros
Escritos.
Publicaciones
Interamericanas:
Mountain
View,
California,
1979.
Pág.
X.
 v 
Ibid.
XI,
XII.
 vi 
Asociación
Publicadora
Interamericana
y
GEMA
Editores,
Teología,
Fundamentos
Bíblicos
de
Nuestra
Fe.
 Tomo
1,
Serie:
Fundamentos
de
la
Iglesia.
Asociación
Publicadora
Interamericana:
Colombia,
2005.
Pág.
46.
 vii 
Creencias
de
los
Adventistas
del
Séptimo
Día,
362.
 viii 
Primeros
Escritos,
XVIII.
 ix 
Teología,
Fundamentos
Bíblicos
de
Nuestra
Fe.
Tomo
1,
Serie:
Fundamentos
de
la
Iglesia,
47.
 x 
Ibid,
48.



 


Página
4



xi


Creencias
de
los
Adventistas
del
Séptimo
Día,363.



 


Página
5



Gran chasco 1844