Issuu on Google+

LA VALLA O LA IMPORTANCIA DE LA MATERIALIZACION DE UNA LÍNEA. En un principio si atendemos a la definición de límite, entendemos (según la RAE): 1.Fin, término. 2. Extremo que pueden alcanzar lo físico y lo anímico. Es decir, un límite por definición, define. Mirándolo de una forma bastante fundamentalista, el límite nos acota los parámetros de un primer término, es decir nos dice hasta donde llega, pero yendo mas allá lo que ocurre verdaderamente cuando se establece un límite, es que, sin quererlo, y sin poder evitarlo, nos habla de un segundo término que comienza a existir más allá de él mismo y que empieza justo donde acaba el primero, y más allá un tercero, un cuarto…quién sabe… A raíz de esta deducción, bastante inmediata, se me plantea la necesidad de abandonar, la escala monumental que en un principio me sugería la palabra y comenzar a buscar límites cotidianos, abandonar el lejano horizonte y comenzar a observar como brotan límites por doquier… En este punto (y con ello retomo la escala monumental del asunto…), aparece el proyecto ideado por Jean Nouvel entre otros, para “el barrio avanzado” de la ciudad de Toledo, evidentemente aún no está materializado, es como ya he dicho, un proyecto. Se trata de una enorme parcela en el barrio más humilde (y podría decir marginal) de esta ciudad: Santa María de Benquerencia. Un barrio bastante joven, que comienza a crecer como zona residencial de los obreros de las fábricas, entorno a las cuales se ubica. Esto, sumado a que más del 90% de las viviendas construidas son de protección oficial, nos da como perfil una clase trabajadora media-baja, y joven. Por el momento del barrio avanzado, aparte de un proyecto de dudosa viabilidad y bondad para con sus futuros habitantes, no hay materializado más que una imponente, infinita, vibrante y brillante valla que rodea el perímetro de lo que será el barrio, esto es, según yo lo veo, un límite. Una valla que está haciendo las delicias de la gente del polígono (este es el nombre coloquial del barrio, sus residentes, poligoneros, y a mucha honra…), que han sido bombardeados con unos atractivos vídeos propagandísticos, en lo que podríamos considerar un gran ejercicio de marketing del Ayuntamiento, y que ya casi pueden vislumbrar el Toledo del futuro asomando detrás de esa valla…y aunque la realidad de todo ese proyecto no sea el fantástico (en el sentido más amplio de la palabra) vídeo de presentación, ellos comienzan a soñar y dejan su imaginación volar y ya se ven paseando por el vergel del futuro. Una cosa si es, sin esa valla, sin ese límite que les invite a soñar, la percepción del idílico nuevo barrio sería mucho más débil, más lejana y más irreal, aunque dentro de esos límites esté pasando absolutamente lo mismo, NADA . Así pues, mi proyecto consistirá en intervenir, reflexionar y lanzar algún tipo de invitación a la reflexión acerca de todo este asunto, de esa valla imponente y de lo que supone, entendiendo que un límite no es finito, al revés es infinito en lo que despierta, demostrando la importancia, la contundencia y la responsabilidad del gesto de materializar una línea de un plano.

Esperanza Arquero Ramos. Proyectos II. Artes de la imagen. Noviembre 2009


entrga 1