Page 22

22 tualizó Hernán. En cuanto a su padre, Gastón destacó que su gran logro fue conseguir la representación de la marca de relojes Rolex. Gastón, Hernán y Gabriel se dedican a las dos joyerías de la familia: Brela Joyas (Actualmente en Punta Carretas Shopping, en Carrasco en el Arocena Mall y en el Sofitel y en Punta del Este en la Calle 20), que fue fundada por su abuelo en 1924 (¡este año está cumpliendo 90 años!) y Laffitte Joyeros en Montevideo Shopping, impulsada por Martín y establecida desde 1991. Gastón es contador y ejerce marginalmente con sociedades offshore. Martín, si bien comenzó en las joyerías, también se dedica a los negocios de Duty Free. Fermín comenzó trabajando en la forestación, convirtiéndose en empresario del rubro y actualmente también dedicado a la maquinaria vial y agrícola, representando las marcas New Holland y Case, respectivamente.

¡50 milanesas cada viernes!

Entrevista

Tras la entrevista se dió la oportunidad de hablar con Raúl Laffitte (83) sobre sus hijos. “Es muy lindo ver que están bien encaminados, cada cual en lo suyo, con suertes varias, pero bien encaminados, trabajando, casados, con hijos, ¡tengo 18 nietos!”, dijo. Respecto al Colegio, comentó: “A mí me quedó una gran satisfacción de haberlos mandado al Christian, porque creo que es un colegio bárbaro, que forma a la persona. Cuando nosotros optamos por el Christian, era porque nos gustaba el resultado final del individuo. Estoy muy conforme porque los Brothers nos han ayudado a criar a estos cinco engendros; estoy muy contento”. Sobre los años de infancia y adolescencia de los “muchachos”, como él los llama, comentó: “Vivíamos en un punto neurálgico, en Arocena, y la casa era una especie de Club. Era una de entrar y salir de gente… La que puede responder mejor es mi mujer, que era la que estaba permanentemente en casa”. Hay un dato que dice mucho acerca de aquella casa que los hermanos también definen como “casi un Club”. Según contó Fermín, su mamá, Dinorah Chiesa (83), los viernes hacía 50 milanesas para ellos y sus amigos.

OCC Nº 18.indd 22

Martín reconoció que él es el que tiene más vocación de joyero. Estando en quinto de Preparatorios le quedaron cuatro exámenes y pensó en darlos libres. Fue entonces, en marzo de 1979, que fallece una gran vendedora de la joyería de toda la vida, y el padre le dijo: “Venite a trabajar a la joyería, que vos siempre dijiste que te gustaba”. “Ahí me sentí un hombrecito de traje, ganando un sueldo, mientras todos mis amigos estudiaban. Me gustó. Sigo teniendo la vocación. Estuve 13 años con papá, me gusta la atención al público. Después abrimos Joyería Laffitte, que fue una iniciativa mía y ellos me acompañaron. Llevo 25 años de joyero. Y tengo 13 trabajando en el tema de Free Shop”.

Doce Laffitte en el Colegio Por distintas circunstancias, ellos permanecieron hasta diferentes etapas en el Colegio. Martín hizo hasta quinto de Preparatorios, Gastón y Hernán hasta cuarto de liceo, Gabriel hasta primero de liceo y Fermín hasta sexto de escuela. Sin embargo, el sentimiento con el Colegio es sumamente fuerte. “Yo fui a siete colegios y del único que me quedan amigos de verdad es del Colegio”, afirmó el menor de los Laffitte. A lo largo de la entrevista, en diferentes oportunidades compararon la educación de entonces con la de hoy en día, y mencionaron distintos aspectos que evaluaron junto a sus esposas al elegir los colegios a los que enviaron a sus hijos. Gastón es padre de Gastón (25), Rosina (22) y Celina (15), que fueron alumnos del Colegio Saint Andrew’s y del Seminario. Martín es padre de Camila (20), Juan Martín

(18) y Sebastián (16), que estudian en el British. Los hijos de Hernán, Gabriel y Fermín son todos alumnos del Colegio. Los de Hernán son Milagros (18), Manuela (16), Mateo (10) y Lucas (6); los de Gabriel son los trillizos Avril, Santiago y Felipe (11) y los mellizos Desiree y Juan Cruz (5), y los de Fermín son Facundo (12), Tomás (10) y Agustín (7). “Creo que les estamos ganando a los Inciarte y a los Zerbino, porque tenemos 12 Laffitte en este momento en el Colegio”, bromeó uno de ellos.

La continuación natural del vínculo Su vínculo con el Colegio ha sido tan fuerte, que con los años se fueron haciendo socios del OCC y en forma ininterrumpida continúan siéndolo, por más que reconocen no tener una participación activa en el Club. “El Club es un sentimiento”, “Es la continuación natural del vínculo con el Colegio. Desde el vamos nos hicimos socios”, “Vamos a ver algunos partidos”, “Yo voy cuando juegan los chicos”, “En el Club se da eso que interactuás con gente de todas las generaciones”, son algunas de las frases que surgieron en relación a la institución. “El Club fue mucho porque yo fui invitado a salir del Colegio Stella Maris en cuarto de liceo. El cura no me dejaba jugar con la camiseta del Stella Maris. Entonces yo jugaba con los veteranos, que eran los ex Andes, de los que me hice muy amigo. Ellos, que ya estaban un poquito de regreso, (jugaban) con los que no llegábamos

22/09/2014 11:29:36 a.m.

Occ 18  

Revista del Old Christians Club edición Nº 18

Occ 18  

Revista del Old Christians Club edición Nº 18

Advertisement