Page 12

12

en Uruguay, porque desarrolló proyectos del mismo tipo en el puerto de Nueva Palmira.

Hasta ahora los proyectos forestales estaban calificados (por DINAMA) como “Categoría A” y eso implicaba una respuesta en un plazo de 10 días, mientras que ahora están categorizados como “Categoría B” lo que significa que la aprobación puede tener demoras de hasta un año.

En otro orden, el embajador de la Unión Europea en Uruguay, Juan Fernández Trigo, estimó que de sellarse finalmente el acuerdo entre la papelera finlandesa UPM y el gobierno uruguayo el sector del papel y la madera podría contar en Uruguay con un desembolso de hasta US$ 8.000 millones, según consignó la agencia EFE. “Si tenemos en cuenta que la fórmula que se está barajando es la de que se hará esta inversión, si además se consiguen inversiones de infraestructuras equivalentes a US$ 1.000 millones, al final estamos hablando de que las inversiones en el sector forestal van a suponer US$ 8.000”, destacó Fernández.

Nuevas exigencias de Dinama demoran proyectos La forestación, que es un sector que está muy regulado y autoregulado por las certificaciones internacionales, se encuentra ahora con nuevas exigencias que demoran la aprobación de los proyectos durante varios meses o hasta un año, lo que implica que haya emprendimientos que desistan de concretar las inversiones por esa razón, como ya sucedió en un caso de inversores extranjeros según supo la revista Forestación. Hubo un grupo de inversión de una multinacional que había

comprado un área determinada para desarrollar un proyecto de protección ambiental, por el cual iban a forestar ese predio que no le fue aprobado y retiraron esa inversión del país. Este es un ejemplo de las dificultades que se están presentando a raíz de algunas modificaciones que la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama) introdujo a la normativa vinculada a la habilitación de emprendimientos forestales, destacó el presidente de la Sociedad de Productores Forestales (SPF), Carlos Faroppa. Hasta ahora los proyectos forestales estaban calificados como “Categoría A” y eso implicaba una respuesta en un plazo de 10 días, mientras que ahora están categorizados como “Categoría B” lo que significa que la aprobación puede tener demoras de hasta un año. Se está trabajando precisamente junto a la Dinama en función de algunos criterios nuevos que ha incorporado para las aprobaciones de tipo ambiental a la que deben someterse los proyectos forestales, comentó Faroppa. Explicó que los proyectos forestales fueron siempre los más regulados en este país porque la ley disponía prestaciones y contraprestaciones. Por ello, se tenía que presentar un proyecto ante la Dirección General Forestal, para considerar su aprobación y luego se

Forestación ARU 1/2017  
Forestación ARU 1/2017  
Advertisement