Page 1

Universidad de las Artes Maestría en Arte Contemporáneo Dr. Víctor Manuel González Esparza Octubre 17, 2009 DULCE MARIA RIVAS GODOY

Síntesis Mitos, Emblemas e Indicios CARLO GINZBURG 1989

Cuando las causas no son reproducibles, sólo cabe inferirlas de los efectos. La idea del paradigma indicial o sintomático, se ha venido abriendo camino en los más variados ámbitos cognoscitivos y ha influido profundamente en las ciencias humanas. En su libro Mitos, emblemas e indicios, Carlo Ginzburg muestra cómo a finales del siglo XIX surge el reconocimiento de un saber denominado cinegético, que descifra la realidad a través de minúsculos detalles delatores. Declara que en este saber , “se vislumbra el gesto tal vez más antiguo de la historia intelectual del género humano: el del cazador que, tendido sobre el barro, escudriña los rastros dejados por su presa”. Tal vez, la idea misma de narración, dice Ginzburg, haya nacido por primera vez en una sociedad de cazadores, de la experiencia del desciframiento de rastros. Más que un método, se trata de una actitud que lleva a gustar de los detalles y a una vinculación documentada en donde datos marginales - que habitualmente se consideran poco importantes o triviales-, proporcionan la clave para tener acceso a un saber. En el caso del psicoanálisis, conduce a las más elevadas realizaciones del espíritu humano; en el de la medicina, el modelo de la sintomatología o semiótica médica, permite diagnosticar las enfermedades inaccesibles a la observación directa.

En el ámbito


policiaco, a descubrir al culpable y en el arte, a identificar la autoría de una obra. Este razonamiento mental es el orígen de la novela policiaca y fue precisamente gracias a la literatura de ficción, que el paradigma indicial alcanzó un inesperado éxito. Lo que caracteriza a este tipo de saber es su capacidad de remontarse desde datos experimentales aparentemente secundarios a una realidad compleja, no experimentada en forma directa. En el libro Mitos, emblemas e indicios, Carlo Ginzburg relata un antiguo cuento oriental en el que tres hermanos dialogan con un hombre que ha perdido un camello. Los jóvenes le describen al animal sin haberlo visto nunca, pero como han recogido una serie de indicios, con ellos han reconstruido sus características. Inmediatamente se les acusa de haber robado el animal perdido, pero ellos demuestran que con un minucioso examen de detalles ínfimos pudieron llegar a una certeza. La adivinación, también está basada en este mismo procedimiento para predecir el futuro; justo al contrario del desciframiento cinegético, que se refiere al pasado. La actitud cognoscitiva es, en ambos casos, muy similar: las operaciones intelectuales involucradas, como análisis, comparaciones y clasificaciones, son formalmente idénticas. Lo mismo sucede con el doble aspecto de la sintomatología médica: diagnóstico y pronóstico. Algo parecido es lo que hacen los peritos en grafología: analizar los caracteres. De igual manera, se analiza una pintura para saber quién la hizo, porque hay un paralelo entre el acto de escribir y el de pintar: en ambos casos el perito se enfoca en la fuerza, la franqueza, la decisión, los trazos, la velocidad. Por medio de este análisis y comparación es posible aproximarse a una certeza. La manera de plasmar los detalles en la forma, (los lóbulos de las orejas o las uñas), al igual que los mencionados anteriormente, son actos que el autor realiza en forma natural, casi inconscientemente, por lo tanto, están presentes en todas sus obras. Existen señales que poseen la involuntariedad de los síntomas y la mayor parte de los indicios: garabatos, palabras o frases favoritas. Pero existen otras que son inequívocas: las huellas digitales. Dos hechos recientes nos confirman lo anterior: La autoría de El Coloso, por tantos años atribuído a Goya, se ha puesto en entredicho por la doctora Manuela Mena Marqués, Jefa de Conservación de Pintura del siglo XVIII y especialista en jefe en Goya, del Museo


del Prado; y hace unos días, la huella digital de Leonardo da Vinci, encontrada en una pintura que se pensaba había sido creada por un artista alemán del siglo XIX y vendida hace dos años por 19 mil dólares, hace que ésta pueda valer hasta 150 millones de dólares. Mínimos indicios han sido asumidos una y otra vez como elementos reveladores de fenómenos más generales: la visión que tiene del mundo una cierta clase social, un escritor, un historiador, o una sociedad entera. Una disciplina como el psicoanálisis se conformó alrededor de la hipótesis de que ciertos detalles aparentemente desdeñables podían revelar fenómenos profundos de notable amplitud. Muchas cosas en la vida son engaños y es bonita a veces la ilusión; pero para esclarecer los hechos y aproximarse a lo que llamamos realidad, Carl Ginzburg nos propone la importancia de atender a la singularidad: a la fineza del detalle.


Indicios  

Una síntesis del texto de Carlo Ginzburg

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you