Page 1

Periódico bimestral independiente Rosario - San Lorenzo

Año1 Nº4 Enero/Febrero 2010

$5,00

Siempre habrá pobres entre ustedes... Alberto Ascolani Página 1

Presentación en San Lorenzo Beatriz Piedrabuena Página 2

Editorial y staff Página 3

Algo pasa... ¿qué pasa? Beatriz Piedrabuena Página 4

Siempre habrá pobres entre ustedes...

T

rabajo escrito en1994 e incluido en el libro “Derivas… de la psicología al análisis institucional” en su segunda edición de 1997 y actualizado en el 2008. En sus últimos tiempos, el presidente Menem, ante la necesidad de salir del paso en un diálogo con periodistas, quienes se habían referido al aumento de la pobreza, repitió una sentencia de la Biblia: “Siempre habrá pobres entre ustedes...” Esto pudo escucharse como: “Lo digo yo, como lo dijo Cristo, porque es palabra de Dios”. De tal manera que la iniquidad y la injusticia que traía el plan de gobierno que el llevaba adelante, quedaba legitimado por el hecho de tratarse de un destino trazado por Dios para algunos hombres. Por supuesto, se trataría de los impuros. Sin embargo, la cuestión no es tan lineal ni tan sencilla, porque parece ser que la Biblia no dice eso. Pero cómo pensar de otra manera si hemos venido escuchando eso mismo de tantas voces autorizadas, sacerdotes, docentes varios y especialmente de tantos pilares de la sociedad que, como el presidente Menem, necesitan justificar sus posiciones de poder y sus riquezas. Se me ocurren dos vías para resolver esto: una es entender que se trata de una lectura de ese texto proveniente de las transmisiones y

explicaciones tendientes, precisamente, a legitimar las relaciones de jerarquización, dominación y desigualdad social necesarias a las instituciones de poder, y que hasta hace poco no dejaban resquicios para la duda. Pero hoy nos podemos permitir dudar y pensar que ésa no es la única lectura posible. La otra vía es el análisis pormenorizado del texto, lo que nos lleva a la cuestión del lugar del “traductor”, que en este caso debería llevar con propiedad la designación de “traductor-traidor” porque, precisamente, las traducciones de la Biblia que podemos leer, aún la versión “latinoamericana” publicada en épocas contestatarias, no superaron los escollos de las supresiones, censuras y modificaciones textuales. En dicho texto pueden encontrarse varias referencias pero podrían tomarse dos: palabras de Cristo en los Evangelios y lo que aparece en el Deuteronomio (15-7). Respecto del primero, es necesario tener en cuenta que Cristo dice que vino a confirmar lo dicho en el Antiguo Texto, salvo los casos en que hubiesen elementos que permitieran superarlo o precisarlo. En escasas ocasiones hace referencia a esos textos, pero en este caso está claro que por la identidad textual, la referencia es el Deuteronomio. La cuestión surge porque en ese tiempo se utilizaban en el hebreo dos palabras para hablar del

pobre. Una es “ebion”, el disminuido, el necesitado, todo aquél que necesita de la ayuda de otro para sobrevivir. En aquel tiempo se refería a quien no podía trabajar la tierra: el ciego, el huérfano, el enfermo, la viuda. Otra es “ani”, que también quiere decir pobre, solo que éste lo es porque otro le quita el derecho. Tiene todo para vivir bien, salud, fuerza pero no logra lo que necesita para hacerlo porque se le quita lo que tiene; es el empobrecido, el humillado, obligado a ser pobre porque existe un orden estructural que lo coloca en ese lugar. Y aquí entran dos aspectos: empobrecido en lo material, humillado en lo espiritual. No es el “ebion” el pobre al que el Profeta se refiere en el Deuteronomio. Dirá: “Ebion, siempre ustedes los van a tener”, porque aún en la más perfecta organización social habrá disminuidos, huérfanos, viudas, ciegos, enfermos que necesitarán ayuda de la comunidad para poder vivir. Pero en el mismo texto en que aparece: siempre tendremos “ebion” con nosotros, dice también que no debe haber el “ani” sobre la tierra. Porque el “ani” es el producto de una sociedad injusta mientras que el “ebion” es efecto de condiciones de vida que nadie puede controlar. El texto dice también que si encontramos un “ebion”: abre tu continúa en pág. 4 >

Para llenarse de sol Página 5

Otra vuelta de espiral María del Carmen Marini Página 6

El arte en relación con el poder María Victoria Piccione Página 9

Intérpretes Fernanda Felice Página 9

El Lector Fernando Armas Página 10

La chica del puente Alejandra Lilles Página 11

¿Cómo pensar Cromañón? Silvana Gaguin Página 12

Crónicas ventoleras Una Ventolera Página 13

Interés y deseo Página 14

El anarquismo rosarino 1ª parte Ma. Alejandra Monserrat Página 15


Año1 Nº4 Enero/Febrero 2010

Página 2

Presentación en San Lorenzo

T

ardecita de fines de noviembre. Un bar en la esquina de Entre Ríos y la avenida allí, en San Lorenzo, presentamos el Nº 3 de Micropolíticas. ¿Por qué San Lorenzo? Alguno de los que hacemos le periódico hemos nacido allí, otros/as venimos emigrando de algún pueblo cercano, peor hemos vivido o vivimos en la ciudad. Hay amigos en San Lorenzo, algunos leen nuestro periódico. Quisimos celebrar ese encuentro azaroso: gente de San Lorenzo, gente de Rosario, un periódico parido bimestral. Laura, Ana, Albert, Ale, Bety, desde distintos lugares tejemos esta trama. Es una ciudad rara San Lorenzo, un mutante. De ciudad histórica a perla del cordón industrial cuando comienzan a instalarse, en los 50, las grandes fábricas y la gente venida de los pueblos en búsqueda de trabajo. Ciudad de

grandes luchas reivindicativas y políticas en los años 60 y 70. Vibrando al compás de las luchas sociales: el Mayo francés como experiencia micropolítica, el Cordobazo, el Rosariazo, la “primer toma socialista” de fábrica en PASA, la Intersindical conectando las luchas desde Villa Constitución hacia el norte.

Es una ciudad rara San Lorenzo, un mutante. Hasta que la dictadura y el menemismo comienzan y concluyen el trabajo de desmantelamiento industrial. Otro paisaje: el fenómeno agroexportador, las aceiteras y los grandes puertos a la vera del Paraná, el avance de silos y plantas fabriles en zonas residenciales. La resistencia de algunos. En los confines de la ciudad y como excrecencia de este modo de producción, la

por Beatriz Piedrabuena

prostitución, la droga, la desocupación. Y aquí estamos, en esta ciudad hay una Asamblea por la Vida que denuncia y acciona contra la contaminación ambiental; hay un “Defendamos la Salud Pública” que denuncia el monopolio de la salud y propone otra manera de gestionar la salud de la gente; hay una Ventolera que lucha por los derechos humanos, y hay infinitas expresiones de resistencia a los problemas que el sistema capitalista de producción provoca. Y aquí estamos, en esta tardecita calurosa de noviembre con gente de Ateneo Cultural San Lorenzo que está organizando sus actividades de Navidad, con vecinos, docentes algunos, “amistados” en la presentación de un periódico que queremos sea posibilidad de expresión de todos.


Año1 Nº4 Enero/Febrero 2010

Página 3

Editorial

2

010: ¿Cuántas cosas se amontonan en nuestras cabezas al escribir, al leer este número? El 2000, el siglo XXI, comenzó ayer, ¡pero ya pasaron diez años! Diez años de nuestras vidas, que son tantos, diez años del siglo, que parecen tan pocos y sólo un fugaz suspiro en el tiempo de la historia. Diez años de un mundo comandado por paranoicos en alianza con esos esquizofrénicos elegantes y simuladores que son los financistas. Decir esto parece extraño, loco, pero si hay espíritus inquietos que lo requieran, estas afirmaciones se podrían fundamentar conceptualmente, seriamente, como corresponde a la gente razonable. Así es señores, este mundo aún se halla comandado por el mundo financiero, de poderes económicos transnacionales, de la industria militar y de los militares que usan sus chismes destructivos, mundo esquizo-paranoide si los hay, por iglesias de discursos siempre apartados del mundanal ruido y siempre inmersas en los sectores antedichos, con sus intereses financieros, con sus bancos, con su enorme sector inmobiliario, con sus bendiciones a los cañones que la industria militar fabrica. Diez años del siglo XXI, ya hace diez años que se ha cerrado esa locura mortífera que fue el siglo XX con sus 200.000 millones de almas sacrificadas por la violencia política, en la mayoría de los casos por intereses de esos sectores del capitalismo. Así parece ser, por un lado la megalomanía paranoide mortífera con sus grandes aparatos de Estado que son las estructuras políticas junto con las económico- financieras. Por otro, movimientos políticos que en Latinoamérica han ido ascendiendo al gobierno en Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay, Bolivia, Ecuador, Venezuela, con discursos y acciones que traen la esperanza de mayor justicia, de mejores condiciones de vida para la gente, aunque permanecen muchas ambigüedades y en algunos el planteo claro de que quieren mantenerse en el campo capitalista. Y esto no deja de presentar contradicciones con ciertos enunciados sobre la democracia, la distribución de la riqueza, la vida digna, la batalla contra la pobreza, cuando el despotismo capitalista que se halla detrás de la democracia política y debe su ser precisamente a la explotación o sea a la

distribución desigual de la riqueza, sigue en la posición de comando. Sin embargo, la esperanza va más allá de esos procesos y se expresa en las incontables experiencias de resistencia de la multitud cada vez más decidida a defender sus derechos. Esos devenires que van trayendo pequeños cambios que se van sumando y no sabemos cuanto más puedan pesar en el futuro. Hay quienes piensan que existe un impasse en los movimientos. Visión estrecha que parece no percibir que aquellos no se detienen, sino que existen períodos en que no aparecen a la percepción social general. Así es que en muchos momentos, cuando ya no se pensaba en alguno de ellos, resurgían con más fuerza. Y en cuanto a su organización, el problema más difícil de pensar para muchos, también de pronto nos deparan novedades. Hace poco en nuestro país surgió el Movimiento hacia la constituyente social. En estos días se ha reunido en un Encuentro multitudinario para comenzar la tarea ímproba de constituir el movimiento en expresión concreta de un proceso de constitución social. Y son interesantes las palabras del dirigente de la CTA Víctor De Gennaro, referente ineludible del movimiento, “basta de pensar en que el pueblo sólo gobierna y delibera a través de sus representantes, ya estamos maduros para deliberar y gobernarnos nosotros mismos.” Son palabras que señalan la existencia de un antagonismo renovado entre aquellas entidades y sujetos atados al proyecto que ha sostenido la injusticia que produce el afán exclusivo de la ganancia y el de la gente, la multitud que lucha por cambiar las condiciones de su existencia, para que devenga un mundo más justo. Que nadie lo dude, los dados ya están lanzados.

ISSN 1852-5881 micropoliticas@gmail.com Río de Janeiro 1240 / Rosario - Sta. Fe. C.P: 2000 Te: (0341) 438-1008/155-849977

Dirección y Coordinación Periodística Alberto Ascolani Laura Bazzana Alejandra Lilles Beatriz Piedrabuena Ana Sagues

Colaboración en este número María del Carmen Marini María Victoria Piccione Fernanda Felice Fernando Armas Silvana Gaguin Una Ventolera María Alejandra Monserrat Vanesa S. Rolón

Fotografías Vanesa S. Rolón Elida Coi Revista CTA Nº66

Diseño Ducrot, comunicación como la gente comunicacionducrot.com.ar

Distribución en quioscos Distribuidora Publicaciones Rosario S.A. La República 7481 - Rosario Tel.: (0341)458-4417 Números anteriores: 0341-155-849977

Impresión

Art Talleres Gráficos San Lorenzo 3255. Rosario Las opiniones de los autores no necesariamente son compartidas por el Periódico Micropolíticas.


Año1 Nº4 Enero / Febrero 2010

Página 4 < viene de pág. 1

mano, dale tu corazón, según sus necesidades. No se trata de limosna porque la sociedad deberá proveerle lo necesario hasta que no tenga más necesidades. Así, si existe el “ani” es que el proyecto de Dios ha sido olvidado, es porque no se ha realizado la justicia y el derecho entre nosotros. En realidad, el Profeta ve al “ani”, por eso clama contra los responsables de la presencia del oprimido. Y va más allá, da los nombres; hace tres mil años y da los nombres -puede leerse también como Argentina neoconservadora menemista y a la que desean retornar muchos satisfechos-: jueces corrompidos que se dejan comprar con dinero para juzgar en falso, sacerdotes que alaban a Dios y no se preocupan por la desgracia del pueblo, falsos profetas, comerciantes que falsifican las pesas, reyes -hoy podríamos decir: presidentes- que no aplican el derecho...

...el Profeta (...) clama contra los responsables de la presencia del oprimido. Esto sigue ocurriendo y no tiene que ver con individuos corruptos sino con una concepción del mundo que ha producido y sostenido una situación estructural que hace de la corrupción algo esencial, íntimo, interior, propio del sistema en que vivimos y que por lo visto, no tiene que ver con la “Palabra de Dios”. Entonces, si por ahí leen que a alguna de esas voces “autorizadas” se les ha ocurrido decir algo sobre “los pobres de espíritu”, sepan que el texto correcto debería decir: “felices los pobres por el espíritu”, por causa del espíritu, y debe unirse a: “felices los que son perseguidos por causa de la justicia”. Los pobres por causa del espíritu son perseguidos por causa de la justicia, por ser quienes obedecen al espíritu y luchan. Si se leyera algo así, habría lugar para agregar algunos elementos a esta lectura. No soy un creyente*, pero creo que ciertos discursos pesan en la subjetividad social, tanto para los creyentes como para quienes no lo son y por eso este trabajo puede ser útil. Por otro lado, esto no hubiera sido posible si no me hubiera encontrado con un material de un gran estudioso, Sandro Galassi, de quien he tomado los aspectos de análisis del texto. Espero haberlo parafraseado en algunos tramos sin haberlo traicionado. * Podría decir con más propiedad que soy un no creyente relativo. Pero es parte de otra historia.

Algo pasa... ¿Qué pasa?

N

ada será igual después del 2001. “Hay un antes y un después del 2001” ¿El 2001, como acontecimiento, con su consigna espontánea “que se vayan todos”, no como fenómeno de clase, sino como “mezcla de clases”; como multitud, marcó un antes y un después? Mapeemos, y en ese mapeo, que seguramente es un recorte, veremos algunas expresiones que escapan a lo planteado como “posible” desde el Estado y sus aparatos de poder. ¿O no es eso lo que ha pasado desde el 77 cuando un grupo de mujeres que son madres y además son madres de desaparecidos, reclaman por sus hijos/as alrededor de la Pirámide de Plaza de Mayo? Algo fluye, algo siempre fluye y escapa… algo clama. En ese momento “se habían ido todos” o “los habían ido a todos” (me refiero a los partidos políticos, sus transas o negociados de poder, el sistema de representatividad expresado en ese artículo de la Constitución por el cual “el pueblo no delibera ni gobierna sino a partir de sus representantes”) pero algo pasaba por fuera y surgían unas maneras otras de expresión. ¡Y ha habido otras, miles, antes y después del 2001, aunque la gente siguiera votando a sus representantes! Sucede cada vez que alguno/algunos/as se animan: cada vez que un obrero no se “registra” ante su sindicato pero es delegado de su comisión interna, cada vez que alguien, algunos/as, muchos/as intentan hacer oír su voz, en una toma de fábrica, en un paro de subtes, por ejemplo en una lucha por la tenencia de

por Beatriz Piedrabuena

la tierra, o en contra de la contaminación de las minas a cielo abierto, esto sucede y no aparece en los medios de comunicación que pretenden siempre, funcionales al poder, que nuestra subjetividad quede atrapada en binarizaciones estériles. En esa tradición, en la tradición corrillo, del murmullo, del “algo pasa”, nos inscribimos y nos inscribimos sin ingenuidad alguna, para revolucionarnos las maneras, las formas de pensar y de hacer. Sin ingenuidad, pero con inocencia y confianza en todo lo que podemos juntos.


Año1 Nº4 Enero / Febrero 2010

Página 5

Para llenarse de sol

U

na de las pocas publicaciones que tomaron el evento decía que entre el 20 y el 22 de noviembre más de 4.000 militantes de 834 organizaciones populares de todo el país proclamaron en Neuquén que es tiempo de hacer. Que el diagnóstico de la realidad lo vivimos en carne propia todos los días y las prioridades son los derechos arrebatados impunemente por el poder dominante. Que no hay alternativa de apostar a una vida digna si no cuestionamos de raíz el discurso de la resignación que invita a seguir administrando la injusticia social. Que ahora es cuando ponemos en tela de juicio aquello de que el pueblo solamente delibera y gobierna a través de sus representantes. Porque estamos construyendo un poder político que implica que el pueblo decide activa y continuamente para gobernarse a sí mismo. Por ello asistimos al pasaje de una etapa de defensiva estratégica a otra de ofensiva del campo popular, nacional y latinoamericano. Que en fin, es una marea que comenzó, avanza y nada ni nadie podrá detener. Era un clima de alegría esperanzada que hacía sentir que algo se había lanzado, evocando las palabras de don Atahualpa Yupanqui: “la flecha vuela en el aire para llenarse de sol”. Fue muy importante la participación de los jóvenes y uno de los oradores decía: “Esto es imparable: lo sentí cuando veía a los pibes mapuches, lo vi en miles que caminan, aparecieron los chicos del 2001. Ellos son esta nueva experiencia política, un motor de transformación, así como nosotros fuimos los chicos del Cordobazo. Los veo en las marchas por los derechos humanos, en las nuevas organizaciones sindica-

¿Qué es La Constituyente Social? Es el instrumento que estamos construyendo, desde abajo y a lo ancho y largo de nuestro país para generar un Movimiento Político, Social y Cultural de Liberación, capaz de contenernos a todos los que venimos luchando por un proyecto de transformación social Esta herramienta que estamos construyendo utiliza los modos que son propios de los sectores del trabajo, pero también de los pueblos originarios, de las organizaciones de base, de centros culturales, etc. A través de asambleas y propiciando otros mecanismos de democracia directa se viene realizando un intenso debate en el campo popular donde emerge la decisión colectiva de no delegar más en otros lo que podemos hacer nosotros, de reconocer que la diversidad no es una debilidad -como nos han querido hacer creer- sino una fortaleza y una verdadera potencia que indica que cada vez somos más los que no queremos más este sistema sostenido en las desigualdades. Para ello la Constituyente Social en un proceso de búsqueda, viene realizando encuentros, actividades, espacios donde encontrarnos, compartir y escucharnos y también profundizar nuestros vínculos, rompiendo la fragmentación para reconstruir un “nosotros” e inventando instancias más democratizadoras en nuestras prácticas. Con muchos compañeros de acá de Rosario, estuvimos en el Encuentro de Córdoba de la Constituyente, luego participamos de las multitudinarias jornadas de Jujuy, nos movilizamos hacia Plaza de Mayo denunciando que El Ham-

les, en la lucha por el medio ambiente y por recuperar los recursos naturales. Basta de pensar en que el pueblo sólo gobierna y delibera a través de sus representantes, ya estamos maduros para deliberar y gobernarnos nosotros mismos”. En Rosario, se ha lanzado un documento que nos parece muy ilustrativo. Por ello lo transcribimos para mejor información para

bre es un Crimen, recibimos en La Toma a los compañeros que vinieron de diferentes provincias, viajaron muchos al Encuentro de Jóvenes en Embalse Río III y ahora venimos del Encuentro nacional de Neuquén realizado en el mes de Noviembre de este año Neuquén significó un enorme salto cualitativo: organizar alojamiento, comida, garantizar las instancias para que 5000 compañeros de

quienes se hallen interesados.

todo el país pudieran trabajar, debatir y producir, que a su vez eran integrantes de más de 850 organizaciones sociales, gremiales, políticas, culturales, agrupadas en carpas con más de 150 militantes, desde una postura de autonomía que sólo es posible, a partir de una enorme mística transformadora y una confianza, que se sostiene en las convicciones de las luchas de nuestros pueblos y comunidades. Los lineamientos surgidos de esos debates indican que estamos dándonos estrategias organizativas, que se planifican y ejecutan en forma colectiva y que constituyen el germen de nuevas maneras de vivir y hacer nuestras relaciones, que empezamos a hacer los garabatos con los que vamos a escribir otra historia, porque estamos en camino a reapropiarnos de la política, asumiendo nuestro rol protagónico. La siguiente es una síntesis de los cuatro temas en los que se produjo colectivamente AConstrucción de las Asambleas Distritales y Asamblea Nacional: El sentido de las Asambleas será el de “potenciar la construcción de la unidad popular en espacios de pluriculturalidad”, a través de una “nueva institucionalidad participativa no delegativa”, “pisos de representación del uno por ciento de la cantidad de ciudadanos habitantes” y que sean “espacios contenedores de todo tipo de otras asambleas que incluyan las luchas populares”. B- Campañas públicas: se propuso trabajar con la sociedad los temas prioritarios definidos en Jujuy, y siempre apuntando a “potenciar la participación, valorar la pluralidad de voces”. Por un Bicentenario sin hambre, la salud como derecho, un nuevo modelo productivo que contemple la producción de los bienes comunes, lu-

char contra la trata y tráfico de personas, trabajar en la inclusión de comunidades latinoamericanas, fueron mencionados como algunos de los temas a los que se tratará de dar visibilidad a través de actos, programas de radio y televisión, publicaciones, murales callejeros, encuestas con vecinos y vecinas para concientizar, sumar e ir conformando esta Constituyente continúa en pág. 6 >


Año1 Nº4 Enero / Febrero 2010

Página 6

< viene de pág. 5

Social. C- Estrategia Institucional: discutir críticamente tanto nuestras propias instituciones, como aquellas que hacen al Estado. La idea es pensar cómo recuperar y resignificar las instituciones existentes y cómo construir nuevas institucionalidades, Frases que retumbaron: “Estamos gestando algo nuevo”. “La democracia está en relación con la participación y el protagonismo”. Las palabras plurinacionalidad y pluriculturalidad, asomaron permanentemente. Libertad y democracia sindical, construcción política y “asumir la coordinación de los movimientos y partidos”, fueron algunas de las acciones que se presentaron. D- Pensamiento y proyecto popular: Trabajar, discutir, hacer síntesis para ir descubriendo los contenidos de un proyecto emancipador que contenga los anhelos de los sectores trabajadores de nuestro país sumando a su vez las aspiraciones de todos los sectores que han venido luchando y resistiendo, como pueblos originarios, ecologistas, diversidades sexuales, mujeres, infancias, etc. Se dijo allí: “estamos ante una oportunidad histórica, construyendo una estrategia integral de poder porque queremos que el pueblo gobierne en Argentina”. Otras palabras o frases que se expresaron permanentemente fueron “formación, nuevos paradigmas sobre el hombre y el mundo, nuevos sujetos, perspectiva de género, nuevas formas de participación. Desde ayer, en todo el país la Constituyente viene realizando marchas, caravanas y concentraciones para presentar las Campañas Públicas que tienen por objetivo informar a la población acerca del saqueo de los recursos naturales y bienes comunes, la producción de riquezas y su actual distribución, las limitaciones cotidianas al ejercicio de la democracia y el tema de los procesos de integración continental en América Latina. Pero además estas campañas apuntan a multiplicar nuestras posibilidades de encontrarnos, de conocernos, de establecer prioridades y elaborar propuestas. Utilizando múltiples recursos debemos trabajar para que sea cada vez más amplia esta iniciativa que prioriza la construcción colectiva de una visión común a partir de las propias capacidades, sin delegar y asumiendo estos temas como fundamentales a la hora de pensar y hacer un país distinto. La Constituyente provoca estas cosas: como es algo nuevo, nos va constituyendo mientras hacemos, nos va transformando y a la par que vamos recuperando antiguas confianzas, debemos instalar en cada barrio de Rosario, en cada organización, un lugar que fomente las asambleas públicas, tener una casa más para el debate y el encuentro. Porque ya hemos entendido que ahora es cuando y también, después de caminar tanto en las búsquedas, descubrimos al final que lo nuevo estaba entre nosotros.

Otra vuelta de espiral Dedico este trabajo a Marta y Violeta porque aquella noche, me estimularon para escribirlo.

E

l tema de la violencia, sobre el que vengo reflexionando vuelve a convocarme a partir de lecturas e intercambios. Esa violencia que nos constituye y de la que somos testigos, sigue presente como problemática que interpela. Que me interpela. Voy a traer una frase provocadora. Una de las frases más duras que escuché y es la siguiente: “quien no se ha imaginado a sí mismo empujando a mujeres y niños indefensos a la cámara de gas, es porque no se conoce lo suficiente”. La escuché, la pensé y dimensioné con angustia las imágenes que convocaba. Porque hay formas de la crueldad que nos repelen, porque nos confrontan con las peores dimensiones de lo humano. Pero algo de lo humano sobre lo que podemos preguntarnos: ¿también nos habita? Podemos preguntarnos si tenemos el atrevimiento de hacerlo. Como otra perspectiva sobre el tema recupero a Khalil Gibran, quien plantea que el honor del cordero estriba en no ser lobo. Y cito las palabras de un joven convocado a un ejército -y no importa a cuál ejército-: “Pienso mucho en la clase de héroe que yo podría ser. ¿Seré capaz de matar a alguien, aunque sea en legítima defensa? Todo me hace pensar más bien que yo seré el que va a morir, simplemente para no matar.” (1)

Khalil Gibran (...) plantea que el honor del cordero estriba en no ser lobo. En ese sacrificio de la propia vida, en contraposición al imperio de la violencia, ¿residirá la única alternativa? ¿Es pertenecer al grupo de los agresores, o al de los agredidos la única posibilidad? Pero, ¿cómo se hace espacio la idea de justicia que posibilite la continuidad de la vida, que preserve el honor del cordero sin que deba morir y no haga necesario al lobo matar? Y aún cuando parto de la certidumbre acongojada de la impureza de nuestra condición creo que caben otras consideraciones. Por ejemplo, la capacidad de resistencia de quienes como en Rosencof y Huidobro, en “Memorias del calabozo” (2), o en “Nosotras, presas políticas” (3) plasmaron por escrito sus historias. Rosencof refiere la sensación de “estar todavía en el calabozo”, pues de los sucesos de aquel tiempo transcurrido durante los largos once años en que fue rehén del ejército uruguayo, solo tuvo tardíamente una versión incompleta y fragmentaria de la realidad de afuera de la cárcel, de las diferentes cárceles que habitó de traslado en traslado. Y fueron 45.

por María del Carmen Marini

También da cuenta del tremendo esfuerzo, para resistir, para “construir la esperanza a pulso” para “escalar cada minuto, cada hora, cada semana, cada año…” con los propios recursos, “con lo puesto adentro” pues sólo podían contar consigo mismos para sobrevivir, para no enloquecer. Allí, y en “Nosotras, presas políticas”, como en tantos otros testimonios que van dando lugar a la palabra antes silenciada, se leen las estrategias para no sucumbir bajo la presión destructiva y perversa sin tiempo y sin medida. Y se lee la espera por un tiempo en que “llegará el alba”. También esta capacidad debe ser incluida en nuestra recorrida por estas reflexiones sobre violencias padecidas, ejercidas, y sobre la justicia que las acota. Acepto con Feinman que somos simultáneamente, cada uno de nosotros, un Dr Jeckyll y un Mister Hyde. Inclusive que es profundamente perturbador el que aspectos tan contradictorios sean parte de una totalidad. “…los grandes novelistas no han insistido sólo por incomodar a las conciencias burguesas con el tema de la complejidad del hombre. El caso más célebre es el de Stevenson y su dualidad Jekyll-Hyde. Pero el mensaje menos transitado de la novela es: en todo Jekyll hay un Hyde. Esto elimina el dualismo. Henry Jekyll no es un ser dual. No es Jekyll o Hyde. Lo realmente intolerable es Hyde en Jekyll...Hyde está encubierto, oculto en Jekyll. Pero está en él. … Hyde se oculta en Jekyll, pero es tan Jekyll como Jekyll, quien da la cara, cotidianamente por los dos. (4) Pero ¿caben otros desarrollos al respecto? ¿Cabe discriminar entre diferentes formas de hostilidad, de violencia y de crueldad? Reflexionar sobre la hostilidad nos puede llevar a aquellas que atañen a toda supervivencia, y también a otras, diferentes, que tienen que ver con la hipertrofia de la maldad. Con respecto a las primeras, la cuota de hostilidad y agresión como constitutivas de nuestra naturaleza para la defensa de nuestra vida fueron bien descriptas por Freud, cuando expresó que lanzar al mundo a un ser humano sin su correspondiente cuota de agresión, sería comparable a dejar a un niño en el ártico sin abrigo y a merced del frío.

...somos simultáneamente, cada uno de nosotros, un Dr Jeckyll y un Mister Hyde. Pero con las otras, con aquellas formas de violencia que remiten a la crueldad gratuita y que producen injusticias flagrantes, vale interrogarse ¿cómo pensarlas?, ¿cómo situarse ante ellas?, ¿cómo y desde qué lugar responder? ¿Qué violencia es la que niega la alteridad y se desentiende del respeto a la diferencia?


Año1 Nº4 Enero / Febrero 2010

¿Es aquella violencia vinculada a aquellas formas hipertrofiadas de la maldad que mencionamos? ¿Es la forma que aún nos requiere la reconstrucción de una historia mutilada que se pretende negar? Mauricio Rosencof trae una frase: “Al que recuerda se le debiera arrancar un ojo. Pero al que olvida, se le debieran arrancar los dos”. (5) Y esto si que nos lleva al tema de la verdad y la memoria, imprescindibles para que haya justicia. ¿Para que impere la ética? Si tal como describiera Daniel Kersner (6): “Ética es lo que hacemos con nuestra libertad, signada por un corpus de valores”, la condena a la violencia, la búsqueda de la verdad y la consecución de la justicia, estarán en su centro. El hecho de preservar la memoria y aspirar al develamiento de la verdad, lleva implícita la búsqueda de esa justicia que repare a unos y castigue a otros. Tarea difícil para quienes padecieron la historia, y quedaron, como no podía ser de otro modo, cristalizados en el lugar de testigos. Tarea imposible si el duelo ha quedado en suspenso y los muertos no han podido ser enterrados y los sobrevivientes no pueden procesar la angustia, cuando el amado perdido sigue formando parte de la fantasmática, como un muerto-vivo. Tarea compleja por la necesidad simultánea de elaborar duelos, de custodiar la memoria de los que no están, de clamar por la reparación ineludible, que no termina de llegar. Tropezando consigo mismos, quienes son testigos, en la necesidad de olvidar y el imperativo de recordar para no traicionar a los compañeros que fueron aniquilados. Sabiendo que no existe la posibilidad de encontrar palabras que sean fieles, pero sabiendo también que la búsqueda es insoslayable. Soportando la culpa del sobreviviente, enunciando relatos rotos, a la espera de una escucha siempre esquiva de quienes se preservan a si mismos de resonar al horror. Silenciadas sus palabras cuando nombran verdades difíciles de escuchar. “¿No existirá para el sobreviviente una pro-

Página 7

hibición ética de transformar la terrible experiencia del cuerpo y del alma en una representación coherente? En las respuestas de muchos sobrevivientes podemos percibir, en efecto, la sensación de que si lograran expresar algo coherente, traicionarían una realidad imposible de comprender. Es como si se sintieran culpables de una transgresión ética. Escuchemos a S.: “Lo que dije no es nada. Es difícil explicar algo así.” (7) En los juicios de los Tribunales que juzgan crímenes de lesa humanidad, sea en Nüremberg como en Argentina o en tantos otros lugares, vuelve a pensarse en la reparación de las víctimas y el castigo a los responsables. Y empieza a esbozarse el tema del perdón. La reactivación de los juicios a los represores pone en marcha una serie de reflexiones. ¿Y cómo entra en ellas la necesaria aceptación de la culpa, el arrepentimiento y la reparación? ¿Puede perdonarse al que se reivindica en lo actuado y no reconoce responsabilidad alguna? ¿O en tales casos se perpetúa la afrenta? Perdonar a quien no lo necesita, ni lo quiere, ni lo pide, ¿ayuda igualmente a quien debe elaborar el duelo de sus muertos? ¿Alivia su carga? ¿Perdonar lo libera, aún cuando el perdón no sea ni solicitado, ni merecido? ¿Si no hubo ni hay ningún intento de reparación, ese perdón tendría sentido? Si en estos padecimientos a la par del trauma inscripto a fuego en las víctimas, pulsa la desmentida y no hay reconocimiento de la falta por los causantes del daño: ¿cuáles son los costos de uno (el trauma) y de otra (la desmentida)? Si a la par del crimen, hay una negación del mismo, ¿cómo situarse para seguir adelante?

Si a la par del crimen, hay una negación del mismo, ¿cómo situarse para seguir adelante? Desde las heridas de la historia, este interrogante sangra en los hijos apropiados. La posibilidad de develar su condición de hijos de desaparecidos, ha implicado un desgarro insoslayable. En algunos como resultado de una bús-

queda ineludible que iniciaron por sí mismos. En otros con el sentimiento de ser desleales a quienes formaron parte de sus vidas, y con la resistencia a saber, porque ese saber implicaría reescribir su historia y cuestionar a los que creyeron sus padres. En unos y otros, encontrar la verdad, despejar la mentira, develar incógnitas implicará una tarea laboriosa. Frente a la acusación que circula de afanes vengativos en las víctimas de otra hora, vale cuestionar dicha aseveración. Los actuales juicios a violadores de los derechos humanos, hace circular la idea de un propósito de venganzas que continuaría la saga de destrucción. No obstante hay diferencias abismales, esos juicios se llevan a cabo con las garantías de un proceso que no fue el acordado a las víctimas de aquellos crímenes. Media una ley que es la contracara del avasallamiento de entonces. Quienes entonces eran señores de la vida y de la muerte son hoy ancianos, con el deterioro propio de los años transcurridos. Es la mediación de la ley y la continuación de los procesos que aseguren que se haga justicia, mucho más importante que el tiempo que pasó desde entonces. Ya que hay crímenes imprescriptibles. Inefables porque no se ha podido hablar de ellos. Inaudibles porque persiste la sordera a su clamor.

...encontrar la verdad, despejar la mentira, develar incógnitas implicará una tarea laboriosa. Si retomando el planteo inicial de la complejidad y dualidad humanas, podemos aceptar que la subjetividad incluye oscuridades temibles, también podemos aceptar que hay diferencia entre la violencia que queda en la interioridad como parte de lo universal humano, y la que se lleva a cabo como ataque cruento al otro, saltándose cualquier tipo de consideración al prójimo cuando es pensado como enemigo. continúa en pág. 8 >


Año1 Nº4 Enero / Febrero 2010

Página 8 < viene de pág. 7

No es lo mismo desear el mal al contrincante, luchar con él, que aniquilarlo cuando está inerme. Y vale preguntarse ¿cuánto de lo humano queda aniquilado también en el agresor cuando tortura, olvidado de toda misericordia? Es el ejercicio de la ley lo que permite diferenciar, en el caso que referimos, justicia de venganza. Si bien el anhelo de venganza es un sentimiento humano, cabe la posibilidad de resistir cuando nos invade. Será sólo la mediación de la ley la que evite que el mundo, en escalada de violencia se convierta en una “necrópolis inmunda” en palabras de Rubén Chababo. (8) ¿Cuáles serán los caminos a transitar? El resentimiento y el remordimiento no dan de por sí las respuestas afines a una vida con proyectos. Tampoco la venganza. Si consideramos los crímenes del terrorismo de Estado, la venganza no ha sido jamás predicada como camino por sobrevivientes, ni por familiares. Si nos referimos a aquellos crímenes que delincuentes armados perpetran, creo que no puede omitirse la condición de excluidos. ¿Puede pensarse como revancha? Entiendo esa violencia como síntoma de una situación social, en la que el delito implica una desvalorización

Es el ejercicio de la ley lo que permite diferenciar (...) justicia de venganza. a la vida ajena -y de la propia, en tanto excluidos. Y en cuanto a la de los vecinos ansiosos por armarse y que avanzan en la idea de represalia, ¿qué reflexión nos cabe? Cada vez parece más urgente la frase de Galeano: “va estrechándose la brecha por la que circulamos quienes hacemos equilibrio entre los que tienen miedo y los que tienen hambre. Los que tienen miedo de perder lo conseguido, a veces con trabajo y sacrificio, y los que nada tienen que perder, ni siquiera la dignidad que da el trabajo.” Y surgen comentarios que delatan una banalización del problema, que lleva a comparaciones imposibles. Se comenta la violencia de los delincuentes armados, se justifica la de los “justicieros por mano propia” y se compara el clima de temor, a aquel generado por la violencia del terrorismo de Estado. Se escucha decir: “son lo mismo”. Y

la frivolidad impera en el comentario que replican los medios, hasta el hartazgo. La violencia del delincuente que asesina, tanto como en el vecino que propone o que da su consentimiento al linchamiento, la mentada “justicia por mano propia”, ¿en qué medida no son violencias que se replican en espejo? ¿No funcionan como procesos complementarios de un envenenamiento en las relaciones sociales? Sin respeto, ni uno ni otro a la lenta ley. Pero ley que es el único tope legítimo para que el mundo no se defina como selva. Pero son radicalmente diferentes de la violencia de los años de plomo. Puede aún establecerse otra diferencia en términos de psicopatología entre la violencia con un desborde de locura, tanto del delincuente armado como del vecino que toma justicia por mano propia, se pueden distinguir ambas, de aquella otra violencia perversa que contó con la protección y el ocultamiento de los poderosos en una supuesta “guerra”. En el asesino desenfrenado -delincuente o vecino “justiciero”-, su demencia, su alienación aunque temporaria, es tan obvia que lo deja públicamente expuesto. Se trata de una violencia psicótica, sin equivalencias a la violencia perversa del represor, oculto y respaldado por un Estado terrorista. Estado que ocultó sus crímenes en el fondo del mar. En tumbas clandestinas, donde no se tuvo el derecho a un nombre, a una ceremonia de inhumación, a un duelo. Pero aún cuando la cuestión suscite emociones encontradas, insisto en los planteos formulados en “Caminos recorridos”, un trabajo anterior: “¿Hay una violencia legítima? Desde mi punto de vista, no hay violencia buena, ni violencia justa, ni violencia legítima. La violencia es -en símala. Expresa una derrota: la de no poder tomar al Otro como un fin en si mismo, la de no poder respetarlo en su humanidad. Esto no anula el deber de luchar contra la injusticia y el despotismo. Pero esa lucha -al ser violenta- siempre corre el riesgo de ins-

“¿Hay una violencia legítima? Desde mi punto de vista, no hay violencia buena, ni violencia justa, ni violencia legítima" taurar un nuevo rostro del despotismo y, por tanto, de la injusticia”. (9) Este categórico repudio a toda justificación de la violencia de Feinmann, es uno de los diferentes posicionamientos ante el drama que nos abate desde afuera y nos asalta desde aden-

tro. Tal vez no haya una única respuesta al tema y sea necesario continuar la tarea inacabada e inacabable de buscar nuevas perspectivas en relación a un tema que sigue pulsando como uno de los fundamentales e ineludibles de nuestra humana condición. Notas 1-Yolanda Gampel, Esos padres que viven a través de mí. La violencia de Estado y sus secuelas. Paidós, 2006 2-Mauricio Rosencof. Eleuterio Fernández Huidobro: Memorias del calabozo, Alfaguara,2008 3-Nosotras, presas políticas Nuestra América Editorial, 2006 4-José Pablo Feinmann: “El lado oscuro de la calle”. Página 12. 25 de junio de 2006 5- Mauricio Rosencof. Eleuterio Fernández Huidobro: Memorias del calabozo, Alfaguara,2008 6- Panel: ¿Justicia o Venganza? Museo de la Memoria, octubre de 2009 7- Yolanda Gampel, Esos padres que viven a través de mí. La violencia de Estado y sus secuelas. Paidós, 2006 8- Panel: ¿Justicia o Venganza? Museo de la Memoria, octubre de 2009 9- Feinmann José Pablo: “La sangre derramada”, Seix Barral, Bs. As 1998


Año1 Nº4 Enero / Febrero 2010

Página 9

El arte en relación con el poder

E

l acto creativo, es decir el encuentro de un sujeto con “algo en blanco” y una herramienta determinada, significa un espacio “otro”, un espacio distinto al espacio construido por las lógicas de los poderes imperantes. “Un cuadro no es copia de nada, es algo nuevo en el mundo” Cèzanne. El acto creativo genuino, no tiene por fin último el éxito comercial, no se circunscribe a las leyes del mercado o a las lógicas reglamentadas de las instituciones. El arte que se rige por el mercado no representa ni a su tiempo ni a sus contemporáneos, sino a una clase social alta, que se dedica a comercializar con la cultura. El poder crea lugares de “legitimación del arte” -galerías, museos- a los que sólo acceden una cantidad ínfima de artistas. Los artistas críticos quedan relegados de los lugares o circuitos de legitimación. O, como ha ocurrido con la mayoría de las vanguardias del siglo XX, el poder termina legitimando las vanguardias encerrándolas en los museos, banalizando las críticas a ese mismo poder que las generaron desde un comienzo. El hecho artístico genuino, está en relación con la “sublimación”, en tanto exige en la creación, una profunda relación entre lo consciente y lo inconsciente. El individuo es movido por el deseo, por la necesidad de plasmar sus sentimientos, sus emociones, es una manera de tomar consciencia de su propia vida, es decir de su existencia y de su lugar en el mundo, así como el lugar de sus contemporáneos. “Escribir no para vivir, sino vivir para escribir” como diría Marx con respecto a los poetas. El arte de ese modo, escapa al poder. Las instituciones opresivas han intentado históricamente regimentar al arte -y lo siguen intentando en la actualidad-, en muchos casos lográndolo. El arte como hecho creativo histórico se conecta con la potencia “liberadora” propia del hombre (Freire). El arte es por definición un acto de liberación individual: hay un sujeto que

por María Victoria Piccione

se libera, se corre del lugar de opresión, y en la relación con su medio, hay una liberación individual que deja de serlo para volverse social. En el diálogo que abre el lenguaje artístico hay un encuentro, una conexión que no se rige por lo impuesto, por el deber por lo estereotipado.

El acto creativo genuino (...) no se circunscribe a las leyes del mercado o a las lógicas reglamentadas de las instituciones. El arte alimenta el deseo, no el deseo de consumismo que rige en la sociedad neoliberal, sino un deseo más profundo: el deseo de vida. El arte es crítico, cuestiona, abre preguntas. “Vivir es arder en preguntas”. “El arte existe para que no muera la pregunta”. “El verdadero arte, es decir aquel que no se satisface con las variaciones de modelos preestablecidos, sino que se esfuerza por expresar las necesidades íntimas del hombre y la humanidad, no puede dejar de ser revolucionario, es decir no puede sino aspirar a una reconstrucción completa y radical de la sociedad, aunque solo sea para liberar a la creación intelectual de las cadenas que la obstaculizan y para permitir a toda la humanidad elevarse a las alturas que sólo genios solitarios han alcanzado en el pasado”1 André Bretón, León Trotsky, Manifiesto por un arte revolucionario independiente, México, 1938.

Intérpretes

por Fernanda Felice

Intérpretes “especializados” sta es la historia de una niña que podía comunicarse pero no a través de las palabras. Ella había logrado suplir esa falta con señas, gestos, mímicas, miradas y distancias que permitían muy bien comprender aquello que intentaba “decir”. Esta dulce muchachita, poco a poco, empezó a decir las primeras onomatopeyas que comenzaban a dar forma a lo que luego serían los primeros sonidos de su lengua materna. Así fue encontrando la manera, difícil por cierto, de esbozar sus primeras palabras, algunas, un tanto disímiles de lo que la Real Academia Española hubiese pretendido. Pese a sus dificultades para producir algunos fonemas y lograr enlazarlos en sílabas que formasen nuevas palabras, ella nunca se dio por vencida. Su deseo de poder ingresar en el maravilloso mundo simbólico de las palabras fue el que le permitió ir por más. Muchas personas adultas dirían que su lenguaje parece una especie de jerga ininteligible, que necesitaría de un intérprete capaz de traducirlas una por una; sin embargo, esos misteriosos discursos plagados de “neologismos” encontraron a sus mejores interlocutores y “traductores”. La pequeña halló en el jardín de infantes un grupo de amigos y amigas

E

1

Su deseo de poder ingresar en el maravilloso mundo simbólico de las palabras fue el que le permitió ir por más. dispuestos/as a acompañarla en la maravillosa tarea de aprender y crecer juntos/as. Ella participaba en cada una de las actividades propuestas por su docente: la ronda, la narración de cuentos, los juegos de la mamá, los dibujos y demás requerimientos propios de la currícula de la educación inicial. Sus breves y acotadas expresiones verbales jamás le impidieron vincularse con otros/as y compartir espacios diversos de comunicación. Parece extraño que una pequeña con un par de palabras en su repertorio no le temiese a nada, creo que es eso lo que le permitió seguir creciendo… Sin duda, estos interlocutores intrépidos y osados que la invitaban a participar en cada instancia de diálogo posible, han ayudado mucho a esta pequeña. Lo que quizás muchos/as no sepan es cuánto esta niña les ha ayudado a ellos/as. Sin duda, ella supo darles la oportunidad de aprender a conocer que hay distintas maneras de decir, que hay diferencias que nos distinguen pero que por ello, no nos limitan, que el amor y el respeto pueden resultar el mejor antídoto para cualquier problema o dolor, que confiar en otros/as es posible, que confiar en uno/a mismo/a es la mejor manera de socontinúa en pág. 10 >


Año1 Nº4 Enero / Febrero 2010

Página 10 < viene de pág. 9

brepasar cualquier obstáculo. Crecer es una interesante pero dura tarea, en la cual se necesita de otros/as que se atrevan a acompañarnos. La protagonista de esta historia supo encontrarlos/as, y ellos/as tuvieron la dicha de encontrarla a ella. Así, estos/as pequeños/as compañeros/as festejaban con gritos de alegría cada nueva palabra que ella lograba producir, y con rapidez corrían hacia el escritorio de la maestra a contarle esa buena noticia, diciendo: “¡Seño, seño… Victoria dijo una nueva palabra!”. La vida, el destino o quien haya puesto allí a estos/as niños/as en ese pedazo de vida por compartir, la infancia, les ha ayudado a aprender muchas cosas que quizás nadie les había enseñado antes y quizás nunca le enseñarían. Ellos/as le enseñaron que es posible confiar en otros/as, le enseñaron que la dificultad para respetar las reglas impuestas por la lengua no implica no respetar el decir de cada uno/a, le enseñaron que ciertas interferencias en la comunicación no se deben a como sean dichas esas palabras sino a como pueden ser escuchadas, le enseñaron que esos/as adultos/as que ponían “cara rara” al oírla, poco sabían de atender al discurso de un niño/a, le enseñaron que para construir un vínculo con alguien sólo basta con desearlo... Por su parte, Victoria les enseñó que el amor, el respeto y el cuidado pueden “curar” muchos problemas, pueden animar a nuevos desafíos, pueden alentar a seguir creciendo, pueden ayudarnos y ayudar a otros/as. Todos/as han aprendido y, sin duda alguna, continuarán aprendiendo. Pero además, estos/as atrevidos/as niños/as les han dado una lección a unas cuantas personas adultas que antes que escuchar, prefieren silenciar; que antes que aceptar decires diferentes prefieren rotularlos de “incomprensibles”. Así, esta pequeña “de pocas palabras” supo hallar su lugar en un mundo de grandes a los que, a veces, les resulta difícil entender a los chicos; y en muchas ocasiones, esto no se debe a que su lenguaje sea “ininteligible”. El mayor

inconveniente presente en cualquier instancia de comunicación no es la diferencia entre nuestros decires, sino que para entender a otro/a, hay que estar dispuesto/a a escucharlo/a, como los amigos y amigas de esta niña se lo han propuesto. Será por eso, que ellos/as pudieron comunicarse con ella mucho antes de que otros/as, siquiera, pudieran advertir algo de todo lo esta muchachita era capaz de decir y contar. La vida está hecha de pequeños encuentros que nos afectan, y estos/as pequeños/as han sabido afectarse de la mejor manera posible, a través del amor, del respeto y el cuidado por uno/a mismo/a y por los/as otros/as. Ojala que, algún día, esos grandes, “poseedores del saber”, se atrevan a saber menos y dejarse afectar por todo lo que los/as niños/as nos pueden enseñar.

El Lector

por Fernando Armas

Drama. Coproducción germano-norteamericana. Con Kate Winslet y Ralph Fiennes.

L

a historia de “El Lector” -“The Reader” en versión inglesa- comienza en Alemania, después de la Segunda Guerra Mundial. Volviendo del colegio, el adolescente Michael Berg se siente de pronto enfermo y Hanna, una desconocida que lo dobla en edad, le ayuda a llegar a su casa. Una vez recuperado de la escarlatina, Michael busca a Hanna para darle las gracias. Comienza así un apasionado y secreto idilio entre ambos.

Ella inicia al adolescente en la sexualidad, a la manera de aquella célebre película “Verano del 42” *. El, casi casualmente, le hace descubrir a ella el placer por la lectura, por el relato, que en cada encuentro intercala como parte inseparable del vínculo amoroso. Hanna desaparece sorpresivamente. Años después los amantes se reencuentran, sin encontrarse: Michael, estudiante de Derecho, se sorprende al verla como acusada en un juicio por crímenes de guerra. Ahí se entera que Hanna había sido cancerbera de un campo de concentración. Durante el proceso, Michael comprende por qué su ex amante sólo escuchaba -con devoción- sus lecturas: era analfabeta. Sin embargo, la acusada prefiere no pasar por la vergüenza de serlo, autoacusándose de haber sido autora de un documento que la incriminaba como principal responsable, entre varias de sus pares, de una masacre de judías. La película alcanza a partir de la sentencia -cadena perpetua- su mayor ritmo y profun-


Año1 Nº4 Enero / Febrero 2010 didad: casi muerta en vida, Hanna resucita cuando comienza a recibir cassettes de “su niño” grabados con sus relatos de clásicos de la literatura. Las escenas donde se combinan Michael grabando y ella escuchando alcanzan una dinámica y una riqueza, sólo superada por aquellas en las que se muestra el salto cualitativo que da Hanna en la cárcel: solita, con los cassettes y libros que saca del penal, aprende a leer. El papel transformador del amor opera en toda su magnitud, pero la historia que marca a cada uno, pone los límites a la entrega amorosa. Michael, ya acomodado abogado, divorciado y con una hija, no sabe qué hacer ante la libertad anticipada de Hanna. Se debate ante un dilema insoluble, entre aquel amor iniciático que fue, y la decrepitud actual de su ex amante, agravada por ser una criminal de guerra. Hanna, que evidencia durante todo el juicio haber sido una atrasada mujer que cumplía con su deber, instrumento de un régimen que naturalizaba el genocidio, no sabe tampoco qué hacer con su libertad. La pila de libros que le habían enseñado a leer es la escalera para la horca en su calabozo. “El Lector” propone una mirada inteligente, acerca de lo relativo del transcurrir humano. La “criminal de guerra” bien puede ser un chivo expiatorio para una “democracia” que, en su propia génesis, también tiene las manos manchadas de sangre. La “criminal de guerra” también puede amar, humanizarse a través de la literatura, pero no puede desandar la historia que la condena.

La “criminal de guerra” bien puede ser un chivo expiatorio para una “democracia” que (...) tiene las manos manchadas de sangre. Michael tampoco puede escapar a su “Verano del 42”, que lo marcó para toda la vida. Sus vacilaciones y su propia cobardía, ya de hombre, contrastan con aquella audacia valiente del adolescente. En la escena final de la película lleva a su hija a la tumba de Hanna. Al contarle la historia, seguramente le habrá dicho que nunca volverá a amar como aquella primera vez. * “Verano del 42”: Célebre película norteamericana de la década del 70. Un adolescente ayuda a una bella y joven mujer que lo dobla en edad -la actriz es Jennifer O`Neillen trabajos de la casa. En una de sus visitas, ella recibe la noticia de la muerte de su marido en la guerra. El niño se hace hombre, y la contiene desde el amor. Ella se hace madre y amante al mismo tiempo.

Página 11

La chica del puente

A

dele (Vanessa Paradis) es joven y bonita. Cree en la suerte…y está convencida de que no la tiene. Hacer el amor se asemeja para ella a una apuesta: jugadora compulsiva que ansía en cada encuentro casual la oportunidad para un viraje a la vida que supone ideal. Gabor (Daniel Auteuil, inolvidable) es un hombre maduro, quizás cansado. Su mirada tiene una potencia inusual, más penetrante que la fuerza con que lanza cuchillos en circos y cruceros para entretenimiento del público. Para Adele el futuro es una “sala de espera”, donde otros van y vienen, de paso, mientras ella aguarda que algo suceda. Un puente sobre las aguas del Sena en París será escenario del primer encuentro que Patrice Leconte eligió para compartir con nosotros el asombro de lo que puede tejerse entre dos. En blanco y negro, juegos de luces y sombras que describen la profundidad y valor de los contrastes. Ella prefiere el suicidio… El necesita una partenaire para sus actuaciones de alto riesgo. El sutil humor y el maravilloso cruce entre amistad y erotismo son logros de este film del año 1.999. Y una cosmovisión acerca del deseo que los personajes vislumbran a partir de conocerse, que no necesita de juegos prohibidos

por Alejandra Lilles

ni ausencias, porque sólo quiere desear. Porque todo puede estar ofrecido allí, en los claroscuros del encuentro, donde se compone su singular belleza (1). Habitantes de superficies invisibles, puentes que sostienen a los que se acercan por el sentir. Hermosa vecindad. (1)En Elogio de la sombra, Junichiro Tanizaki (Japón 1886-1965) compara la cultura de Oriente con la Occidental y dice de la última: “...siempre al acecho del progreso, se agitan sin cesar persiguiendo una condición mejor a la actual. Buscan siempre más claridad y se las han arreglado para pasar de la vela a la lámpara de petróleo, del petróleo a la luz de gas, del gas a la luz eléctrica, hasta acabar con el menor resquicio, con el último refugio de la sombra”


Año1 Nº4 Enero / Febrero 2010

Página 12

¿Cómo pensar Cromañón?

H

ay preguntas que resultan muy difíciles de responder, por la complejidad de sus respuestas, por la multiplicidad de emociones que despiertan y fundamentalmente porque es imposible pensar la muerte joven, innecesaria, evitable, sin llenarse de bronca. Pensar Cromañón es un libro que ensaya algunas explicaciones de lo que sucedió aquella noche del 30 de diciembre del 2004. “El 30/12/2004 quedará grabado en la memoria como la evidencia más cruel de lo que hemos construido o de todo lo bueno que hemos destruido. Cuesta distinguir entre responsabilidades penales, éticas, políticas y sociales. La “causa”: la codicia, irresponsabilidad y corrupción. Una vez más estas muertes colectivas dispararon uno de los mecanismos más perversos, culpabilizar a las víctimas, deslegitimando su accionar.”1 ¿Responsabilidad del estado? ¿Impunidad? ¿Encubrimiento? “…Cómo se puede ser tan irresponsable de encender una bengala…” “…Cómo puede funcionar una guardería en ese lugar…” “…Cómo se pueden llevar niños a un recital…” Estas frases resonaban como eco de modo tal de disfrazar o diluir las verdaderas responsabilidades. “…Cómo es posible que las puertas estén con candado y nadie pueda salir ante una emergencia…” “…Cómo es posible que en un espacio habilitado para 1.000 personas, hagan entrar 6.000…” “…Cómo es posible que ante tanta angustia y dolor, nadie responda…” Vuelvo a la pregunta del comienzo, resulta tan complejo responderla, que es más fácil responsabilizar a las víctimas, a que el Estado ausente se haga cargo de las consecuencias de aquello que el mismo poder provoca. Me propuse trabajar el tema “Cromañón” con alumnos de 4to año de la Institución de la que formo parte, invitando a un joven a dar una charla/debate2. Muy impactante fue percibir con todos los sentidos los efectos que estas masacres producen en las generaciones precedentes. Pasaron 5 años, estos adolescentes eran casi niños, sin embargo hacen propias estas estampidas de violencia y desde ese lugar propio reflexionan, se activan, defienden posiciones de cuidado, preguntan, se inquietan, pragmáticos algunos, más dogmáticos otros, revolucionarios, desde el miedo o desde la valentía, pensaron Cromañón, y cada uno de los que allí estaban trasmitía en sus rostros, gestos, miradas, sentirse “tocados”. Pensaba, tocados pero no hundidos, recordando aquel juego de la Batalla Naval. Falló un sistema de seguridad, se escu-

chaba. No falló, funcionó un sistema de inseguridad que está íntimamente ligado a un sistema de corrupción y prebendas. Cromañón fue un crimen generacional relacionado con la construcción de disvalores, que funciona muy bien en estas sociedades: - Primaron criterios economicistas, con referencia a la inseguridad; la prioridad privada por sobre la propiedad de la vida. - Todo se maneja por dinero, el rock que nace como un movimiento cultural anti-sistema, se convierte en una mercancía. - Rupturas de los códigos del rock, las bandas más contestatarias, que nacen en barrios populares, entran en los códigos de mercado, produciendo una ruptura entre el discurso y la acción. Esto lleva a pensar que se privatizan “las responsabilidades”, es decir, cada uno debe velar por la seguridad de sus seres queridos del modo que puede. Juan Carlos Volnovich define a Cromañón: “Como la punta de un iceberg que es una metáfora de los jóvenes de este país. Esta imagen es una hoguera, es una pequeña parte de este monstruo capitalista…”3 Pensar junto a los adolescentes cuales pueden ser las variadas formas de resistencia y lucha para enfrentar el dolor, la injusticia, la bronca, tiene un efecto multiplicador “rizomático”, ya que los colectivos sociales se gestan y cobran fuerza, muchas veces, a la luz de los desgarramientos. Observo que hay hilos para tejer nuevas acciones en las que los jóvenes que parecen estar en “cualquiera” tomen protagonismo y puedan mostrarnos que nada está perdido, que este proyecto neoliberal que succiona, socava y

por Silvana Gaguin parece debilitarlos, puede dar fuerza para seguir luchando, transformando el dolor individual en lucha colectiva. Los aconteceres políticos, las muertes políticas, llevan a los ciudadanos a respuestas políticas. Estas respuestas son muy disímiles: la protesta, el encuentro, el pedido de respuesta jurídica son modos de lucha, también el dolor, el aislamiento pueden serlo, pero serán funcionales al sistema, generando condiciones para que estas masacres puedan volver a repetirse. Las muertes políticas siempre son evitables, ya que son producidas por el accionar de los hombres o por la omisión de políticas de Estado que protejan a sus ciudadanos.

...hay hilos para tejer nuevas acciones en las que los jóvenes que parecen estar en “cualquiera” tomen protagonismo... El rock hace 50 años nace como una manifestación cultural que promovía en las nuevas generaciones “revelarse” contra los sistemas de opresión. Celebro que estos jóvenes inquietos estén preocupados por esta realidad; y deseo que el rock pueda recuperarse y seguir representando lo que alguna vez fue. Extracto del prólogo del libro Diego Rosengardt hermano de Julián, víctima de Cromañón. 2 El joven que participó es autor y compilador del libro “Pensar Cromañón” e integrante del grupo Memoria y Justicia por Nuestros Pibes. 3 Juan Carlos Volnovich, “Pensar Cromañon”, p. 55 1


Año1 Nº4 Enero / Febrero 2010

Página 13

Crónicas ventoleras

El 8 de diciembre de 2009 realizamos nuestra primera intervención en la ciudad de San Lorenzo. Lo que sigue es una breve crónica de lo sucedido, esperamos que algún lector interesado se suba a nuestro colectivo:

E

s la madrugada de un día de diciembre y estoy pensando en el material que prometí enviar a Micropolíticas sobre el Colectivo La Ventolera, del que soy parte. Tengo de fondo la tele y de pronto escucho algo sobre un informe sobre enterramientos NN. Subo el volumen, veo madres agrupadas, lo noto porque tienen todas una misma remera con alguna inscripción que no retuve, lloran y cuentan la búsqueda de los cuerpos, eran dos adolescentes, en conflicto con la ley penal, cuentan que se negaban a trabajar para la policía y eran consumidores de paco, y por eso los mataron, porque se negaron a trabajar para la cana, lloran las madres, buscan los cuerpos… Cuando nos agrupamos para armar este colectivo teníamos muchos anhelos a largo

Algunas mínimas ventoleras *Un ventolero no habla ni gobierna sino a través de su propia boca y su propia autodeterminación *Para un ventolero no hay nada mejor que otro ser vivo feliz sobre la tierra *En el colectivo la ventolera no hay jefes *En el colectivo la ventolera las decisiones se toman sólo por consenso (En el colectivo la ventolera no se sabe lo que es la mitad más uno) *Un ventolero no negocia ni hace alianzas por su cuenta, sólo escucha y luego lo comenta con los otros ventoleros *Un colectivo no tiene rumbo fijo, la ventolera tampoco *Para la ventolera el fin nunca justifica los medios *El ingreso a la ventolera es libre y gratuito *La salida también

plazo, trabajar sobre todo con los chicos, es para la mayoría de nosotros el trabajo más rico y necesario. Y por los chicos y por los viejos y por todos, estábamos pensando algo en salud para proponer en asamblea a la ciudad. Nos parecía pertinente y bastante urgente ya que estamos en un ex cordón industrial, ahora polo cerealero, con una urbanística diseñada para albergar silos y camiones más que personas, por lo que el tema salud merece un debate público. Y estábamos pensando en eso cuando nos anoticiamos de una nota ingresada en el Concejo de la ciudad de San Lorenzo, de los organismos de DDHH de Rosario, pidiendo que no se permitiera la asunción de un concejal electo oriundo de esta ciudad, procesado como partícipe necesario por delitos de lesa humanidad. Como somos inquietos nos propusimos hacer algo, nos dijimos: esto es un punto de urgencia, vamos a trabajar sobre esto porque el 10 de diciembre es la asunción. Y al mismo tiempo, nos preguntamos, ¿no es hora de empezar a escribir la historia de nuestra ciudad? Esa parte de la historia acallada, esa parte que pareciera no haber dejado huella en la memoria colectiva y sin embargo cosas suceden, lentamente, como si un río subterráneo estuviese dispuesto a brotar por

Breve reseña coyuntural e informativa El día 10 de diciembre de 2009 seis concejales de la ciudad aprobaron la impugnación del concejal cuestionado, y un solo concejal se abstuvo. Eso implicó la salida del impugnado del recinto, y la postergación para la primera sesión ordinaria del mes de marzo de 2010 de la decisión definitiva. El Colectivo La Ventolera desea a todos un muy buen año 2010, dando por descontado que las decisiones acertadas no pueden luego ser un desacierto, y que estaremos alertas, exigiendo juicio y castigo, desempolvando la historia, sumando fuerzas libres que siempre en algún lugar se encuentran. Con presencia de león y mirada de topo.

por Una Ventolera

entre las calles, tierra que recuerda los pasos de San Martín y rememora en sus monumentos aquello que por lejano se puede nombrar. En este presente esta ciudad histórica parece adormecida… pero no lo está. Se nos ocurrió organizar un Encuentro por la memoria, la verdad y la justicia, en un lugar muy amplio, público, a cielo abierto. Y pensamos en el arte como cura, como conexión afectiva entre los que alguna vez estuvimos dispersos. Música y pintura, discursos, adhesiones, baile, murgas, protesta. El escenario se cubrió de banderas de distintos colores, en todos los sentidos. Vinieron compañeros de Rosario que hace tanto están en esta lucha y de a poco los sanlorencinos se fueron acercando. Mientras los asistentes disfrutaban el espectáculo hubieron corridas políticas, reuniones, y seguramente algunas cosillas más que escapan a nuestro interés … hacia el final del encuentro hubo una noticia interesante: se impugnaría al concejal electo por no cumplir con los requisitos de idoneidad moral (debiera decir ética) según el reglamento interno del Concejo, debido a su participación en un delito doloso. Festejos, aplausos, la sensación de que algo se había movido, algo se había escapado del silencio cómplice, algo potente, incapturable, rebelde, un pequeño devenir revolucionario, de esos que andamos necesitando. continúa en pág. 14 >

Agradecimientos infinitos a los artistas que nos acompañaron ese día Dúo Jano, Cecilia Jiménez y su banda, Solsticio, Leo Pretto, Carlos Medrano, La Calada, Soco Díaz, Freddy Sciarratta y El Movimiento Rosario, Silvia Valdano, Murga “Y los vecinos recontentos”, Murga “Okupando levitas”, Vale tanto, y Raly Barrionuevo. Ramón Verón como presentador, Marcelo Nocetti en la conducción y compañeros del MO.CA.SE.VC, acompañando a Raly. ¡¡Gracias a todos!!


Año1 Nº4 Enero / Febrero 2010

Página 14

Interés y deseo

< viene de pág. 13

Si no fuera porque el poder político-económico tiene la fuerza de metamorfosearse desde la bella imagen de un ángel hasta un espantoso monstruo, estaríamos escribiendo un cuento con final feliz. Pero esto recién empieza, y quizás los finales no existen, ni felices ni tristes, porque las luchas contra el Imperio sólo acabarán al momento de su caída. Aunque algo sucedió, algo empezó a circular en las calles, en los medios de prensa, en los celulares, en internet. Y recordamos esa anécdota de Marcos sobre el león y el topo: dicen que el topo es el único animal que no le teme al león, porque es ciego. Y a veces hay que quitarse las vendas y a veces hay que ser ciego para vencer el miedo. Porque el pasado deambula por este presente, porque para aquellos que dicen que hay cosas más importantes que perseguir a un genocida les decimos que la historia no es lineal ni estanca ni es pasado pisado por ser historia. No es letra muerta si aquellos que avalaron y trabajaron para imponer el programa del Imperio que todo se lo queda, todo lo saquea y aniquila a todo aquel que se le oponga, están hoy impunemente en carreras políticas, en dirigencias sindicales, en gerencias multinacionales… los derechos humanos hoy se preguntan por los niños en los semáforos, por las niñas y adolescentes esclavizadas en prostíbulos que abundan en las zonas portuarias, se interrogan por los nuevos enterramientos NN de aquellos que insisten en no trabajar para la “cana” aunque el paco los haya capturado. Se posan en los ancianos que mueren por mala atención en los sanatorios que monopolizan los servicios y sólo trabajan para el lucro, se interrogan y se alarman por la contaminación de las aguas, el aire y las tierras por explotaciones mineras y sojizaciones que acaudalan cada vez más al Gran Imperio. Los derechos humanos piden a diario aparición con vida de Julio López, prisión común, perpetua y efectiva para los genocidas de ayer, de hoy y esperemos, nunca tener que decir de siempre. Hasta la victoria siempre

H

abíamos apuntado alguna idea sobre el capitalismo como una enorme máquina que abarca y controla por diversos medios la mayor parte de los sectores de la vida social. Máquina despótica por excelencia, que en el mejor de los casos funciona encubierta en el plano político por diversos sistemas de constitucionalidad democrática. Es decir, igualdad de los ciudadanos en la elección de sus representantes y desigualdad en cuanto a las decisiones de quienes detentan el poder económico. Ergo: democracia en un nivel y despotismo en el otro. Democracia limitada en tanto el representante se libera de toda determinación por el pueblo en cuanto es elegido, de ahí que nuestra Constitución diga que el pueblo no delibera ni gobierna sino a través de sus representantes. Despotismo en el plano económico, porque ninguno de los sistemas democráticos ha abolido la propiedad privada como especie de figura sagrada que no considera ningún origen, ni los mal habidos por apropiación criminal, despojos por la violencia y otras formas de rapiña. Por otro lado mencionamos a los movimientos sociales que funcionan tendiendo a cambiar, desde lo micro, condiciones de existencia que afectan a grandes regiones como los de la lucha ecológica o a las vidas de sujetos en su intimidad, aunque se expresan también en grandes sectores, como son las cuestiones de género.

Pero estas máquinas sociales y sujetos no funcionan en campos separados estrictamente, sino que se interpenetran de muchas maneras. Los movimientos en muchos casos nacen y se desarrollan en intersticios del sistema, esos espacios libres que aquel no puede controlar.

Despotismo en el plano económico, porque ninguno de los sistemas democráticos ha abolido la propiedad privada como especie de figura sagrada que no considera ningún origen... Los procesos entonces no se desenvuelven en paralelo ni pacíficamente, muchas veces por acciones externas a los sectores involucrados y otras por factores internos. Desde hace décadas en la sociología política y en el análisis institucional se enunciaron procesos que lo ponían en evidencia. Uno era el efecto Mülhman que enunciaba que toda revolución implicaba el fracaso de la profecía. Esto se consideraba inevitable porque toda revolución necesita erigir estructuras de conducción y control social que forzosamente van a limitar los enunciados revolucionarios que siempre tienden a ir más allá. Es así que en todas las revoluciones, muchos auténticos revolucionarios han caído bajo la represión de sus propios compañeros. Otro decía que ante toda situación de cambio que sucediera por fuera de las instancias del Estado, hacía que se pusiera en marcha la ley de equivalencia. Esta planteaba que ante el surgimiento de acciones sociales nuevas o dife-


Año1 Nº4 Enero / Febrero 2010 rentes a sus propias instancias, el Estado tiende accionar sobre ellas para tornarlas equivalentes a lo propio. Dichos procesos ocurren debido a condiciones difíciles de evitar por exigencias de la organización social y por necesidades del poder, pero para que tengan éxito necesitan de la participación de procesos que anidan en la subjetividad.

...en todas las revoluciones, muchos auténticos revolucionarios han caído bajo la represión de sus propios compañeros. Decimos subjetividad no como proceso psicológico individual, sino como efectos colectivos que hacen que grupos enteros perciban, sientan y piensen de determinada manera. Félix Guattari, hace ya algunas décadas, planteó una cuestión relacionada que también fue incluida en el libro que ha sido uno de los hitos en la fundación del esquizoanálisis, el Antiedipo. Se trata de que los procesos no ocurren en forma lineal ni en divisiones binarias entre opuestos como sería la del Estado y lo que se opone a él, sino que esos procesos implican conflictos y contradicciones que se dan también al interior de las instancias intervinientes. Por otro lado, esas instancias tampoco funcionan separadas unas de otras. Si tomamos la idea de Estado, decimos entonces que el mismo no se encuentra en un lugar preciso de la estructura social, sino que se halla difundido en todos los niveles y componentes de esa estructura. No existe un centro que lo identifique y una periferia que pudiera estar más allá de él. Más aún, si existe, sólo será percibido en los procesos que se expresan en las periferias. Podríamos decir que el Estado está en esas periferias como está en nosotros mismos.

...los procesos no ocurren en forma lineal ni en divisiones binarias entre opuestos como sería la del Estado y lo que se opone a él... Y si nos situamos del lado de los sujetos y sobre todo de aquellos que piensan y desean un cambio de las condiciones de la vida social, nos encontraremos con oposiciones que es interesante señalar. Los autores mencionados señalan que en un nivel encontramos lo que denominan “catexias de interés” que remiten a lo que se piensa sobre la realidad social, sobre los cambios necesarios y los métodos para lograrlo. Catexia es un término de la física que in-

Página 15 dica la existencia de una fuerza, su potencia y dirección, que se grafica con líneas, vectores que tienen un punto de origen, una dirección y una longitud de acuerdo con su magnitud. Pero por otro lado, se encontrarían las “catexias de deseo”, que pueden acordar con las anteriores o funcionar contradiciéndolas. O sea que pueden existir catexias de interés revolucionarias y catexias de deseo reaccionarias. En otro trabajo mencioné un ejemplo que dio hace muchos años Saúl Karsz, un filósofo argentino que se hallaba radicado en Francia. Era más o menos el siguiente: los revolucionarios y las revolucionarias están hablando de la revolución y como suele suceder, están ahí hablando durante mucho tiempo. En algún momento alguien dice que tiene hambre y que podrían comer algo. Entonces los revolucionarios siguen hablando de la revolución y las revolucionarias se van a la cocina a prepararles los emparedados.

..la idea de Estado (...) no se encuentra en un lugar preciso de la estructura social, sino que se halla difundido en todos los niveles... Es decir, catexias de interés: todos somos revolucionarios e iguales, pero, catexias de deseo: no tan iguales porque las mujeres nos tienen que servir. Esto dicho con humor, pero en la realidad de muchos de esos grupos se ha visto algo que no da lugar a ello y son las catexias de deseo expresadas en formaciones piramidales, de mando vertical y funcionamiento despótico. Algo que reproduce las estructuras a las que se dice combatir. Tal vez se deba a estos funcionamientos que muchos de estos grupos políticos nunca han comprendido a los movimientos sociales.

El anarquismo rosarino 1ª parte

A

por María Alejandra Monserrat

proximadamente a partir del año 1888, tenemos noticias de la presencia anarquista en Rosario. Y podemos decir que el desarrollo que tuvo este movimiento presentó una profunda vinculación con el proceso de conformación de las organizaciones obreras locales. Una primera etapa que se extendería hasta 1893, año en que apareció el primer periódico anarquista rosarino, Demoliamo, estuvo caracterizada por el estallido de huelgas parciales que fueron acompañadas por la proliferación de pequeñas agrupaciones libertarias dedicadas fundamentalmente a la propaganda de sus ideas. La conmemoración del 1º de mayo de 1890 marcó un hito en esta fase, en tanto allí se registró la presencia de importantes militantes anarquistas como Rómulo Ovidi, Virginia Bolten y Paulino Pallás entre otros. Las actividades que estos venían realizando en la ciudad, en gran medida posibilitaron la reunión de casi la totalidad de los gremios de trabajadores rosarinos en este evento. Y fue desde esta tribuna que este grupo de dirigentes libertarios manifestó su convicción de la necesidad de crear una central obrera en Rosario.

La conmemoración del 1º de mayo de 1890 marcó un hito (...) allí se registró la presencia de importantes militantes anarquistas... Si bien recién en 1902 se logró constituir la Federación Obrera Local Rosarina (FOLR), con anterioridad existieron varios intentos de corta duración. Uno de ellos y que se ubica en este primer momento que hemos señalado, fue la fundación en 1892 de la Sociedad Internacional Obrera. A pesar del carácter de central que sus componentes le otorgaban, la misma estaba integrada por un pequeño grupo de trabajadores que mayoritariamente pertenecían al gremio de panaderos. Esta Sociedad Internacional desaparece en 1893, momento en el cual se produjo una disminución de los niveles de conflictividad y de las actividades de los anarquistas. Ambos fenómenos, se debieron en gran medida a la represión policial que se desató en la ciudad, a raíz del levantamiento cívico-militar organizado por la Unión Cívica Radical en ese año. continúa en pág. 16 >


Año1 Nº4 Enero / Febrero 2010

Página 16 < viene de pág. 15

De esta manera, se abre una nueva etapa a partir de los años 1894-1895, en donde los conflictos sociales resurgen juntamente con la intensificación de la presencia anarquista. En este contexto tuvo lugar la primera huelga general de la ciudad (1896), la cual comenzó con una protesta de los trabajadores ferroviarios en demanda de la reducción de la jornada laboral. Uno de los elementos que contribuyó a que esta huelga se generalizara fue la activa participación de los militantes anarquistas, quienes a través de la propaganda en los talleres y fábricas y la permanente organización de asambleas lograron comprometer a los demás gremios rosarinos en el conflicto. Aunque el movimiento fracasó por la intransigencia de los sectores patronales, durante cuarenta y ocho horas se mantuvo a la ciudad totalmente paralizada. Al calor de esta renovación de las luchas sociales, reaparecieron los esfuerzos editoriales del anarquismo. En este sentido, en 1896 sale a la luz el periódico La Federación Obrera, que según consta en sus páginas era editado por una Federación Obrera Local Rosarina de reciente constitución. También surge otra publicación, La Libre Iniciativa, en la cual se comenzó a plantear uno de los debates más importantes del anarquismo argentino relacionado con la organización sindical del movimiento. Esta cuestión fue la que provocó una división interna en el anarquismo nacional entre “organizadores” y “anti-organizadores”. Estos últimos rechazaban cualquier instancia organizativa, en tanto pensaban que se contrariaba los fundamentos básicos de la doctrina anarquista, porque bajo el peso de estatutos y reglamentos se coartaba la libertad individual y los actos espontáneos de sus integrantes. Sólo admitían la formación de grupos por afinidad, ya que para el sector antiorganizador la potencialidad revolucionaria no se encontraba en la reunión de los trabajadores en sociedades de resistencia y federaciones, sino que se hallaba en la “indignación popular” causada por las injusticias imperantes en la sociedad. El principal vocero de esta tendencia en Buenos Aires fue el periódico El Perseguido que se comenzó a publicar en 1890. La Libre

Iniciativa de Rosario en un principio adherirá a estas posturas tratando de obstaculizar los intentos de constituir una central obrera rosarina que tuviera cierto grado de continuidad. No obstante, para 1899 esta publicación se fusionó con el periódico La Federación Obrera dando origen a La Nueva Humanidad y abandonando sus anteriores posicionamientos. Durante su corta existencia se propuso quitarle a la propaganda anarquista rosarina sus connotaciones violentas y comenzar a reforzar la idea de las ventajas que traería para el movimiento tanto su organización interna como en el plano sindical.

...la potencialidad revolucionaria no se encontraba en la reunión de los trabajadores en sociedades de resistencia y federaciones, sino que se hallaba en la “indignación popular”... Paralelamente a la nueva tónica que se le quería imprimir al anarquismo de la ciudad se produjo un importante desarrollo de diferentes agrupaciones libertarias que tenían como objetivo la difusión de sus ideales a través de actividades culturales. Una de estas fue el Centro Obrero de Estudios Sociales, que se proponía la realización de investigaciones y estudios sobre las cuestiones sociales, y colaborar en la fundación de escuelas libertarias. En 1899 este Centro logró instalar una escuela de enseñanza elemental para ambos sexos abierta a toda la población. A su vez, en 1905 proyectaron la fundación de una Universidad Popular, respecto de la cual no poseemos información certera sobre su concreción. Otra de las agrupaciones locales que se destacó en esta época fue Ciencia y Progreso, creada en 1899. Este grupo fue el encargado de publicar las conferencias del conocido militante anarquista Dr. Emilio Z. Arana. En su condición de médico, Arana reflejó la preocupación por los servicios que la medicina le brindaba a los sectores más desposeídos de la ciudad. Y al mismo tiempo, abordó problemáticas relacionadas con la situación en que se encontraban la mujer y la familia en la sociedad de la época, temas que fueron recurrentes en la propaganda anarquista. En sus conferencias, re-

alizaba agudas críticas a la organización familiar de tipo autoritaria existente y bregaba por la igualdad de los sexos. Arana sostenía que en la sociedad futura, la familia sólo estaría ligada por lazos de libertad y voluntarios. Pero para que este anhelo se concretar planteaba como una necesidad imperiosa la elevación de la mujer a través de su educación formal. El panorama se completaba con las actividades realizadas por los grupos libertarios filodramáticos, como el Centro Aurora Social y Luz y Vida. Estos organizaban frecuentemente veladas literarias, musicales y teatrales que en general poseían un alto grado de denuncia social. También debemos incluir aquí a las agrupaciones feministas Las Proletarias y Luisa Michelle que abogaban por la defensa de los derechos de las mujeres trabajadoras. El primero de estos grupos que contó entre sus fundadoras a la conocida anarquista Virginia Bolten alcanzó a editar un periódico, La voz de la Mujer entre los años 1899 y 1900.

La Biblioteca Pocho Lepratti invita… Este año, en octubre la Biblioteca Pocho Lepratti, celebró en el Parque Hipólito Yrigoyen de Tablada, sus primeros siete años de vida y allí convocó amigos, organizaciones compañeras y vecinos donde se mostraron los trabajos de los diversos talleres y áreas, publicaciones emprendidas, la producción en serigrafía, como muchas actividades que tienen relación con el arte y lo político-cultural. Ahora, la organización está convocando a “interesados a sumarse a un proyecto colectivo barrial que viene realizando un trabajo de hormiga que apunta a la transformación social “ Por ello se invita a las reuniones de discusión e información que se llevarán a cabo en los meses del verano, donde se abordarán temas como la militancia y el compromiso social, trabajo barrial, características organizativas del espacio, prácticas e intereses de quienes se acercan, etc. Educadores o artistas populares, estudiantes o egresados de diferentes carreras de orientación social, cumpas con ganas con diferentes experiencias, saberes o prácticas tienen una posibilidad de puertas abiertas al encuentro, sabiendo que allí se requiere una postura no asistencialista, una actitud de compromiso concreto, siempre desde una perspectiva de trabajo colectivo. Para mayores informes escribir a biblepratti@yahoo.com.ar o ingresar a la página web bibliopocholepratti.org.ar

Micropolíticas 4  

Periódico Micropolíticas 4. Enero/Febrero de 2010. Rosario y San Lorenzo

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you