Page 1

Periódico bimestral independiente Rosario - San Lorenzo

Año 3 - Nº 11 Marzo/Abril 2011

$5,00 Aquella Diosa, este Dios Alberto Ascolani Página 1

Editorial y staff Página 3

Ecoteología de la liberación Adital, Noticias de América Latina y el Caribe Página 5

Poesías de Gente de la Tierra Jaime Luis Huenún Página 6

De chamanes, ayahuasca y otras yerbas Cecilia Ducca Página 6

Cuando el cuerpo sabe Juan Matías Lobos Página 10

¿Dónde vive Anita? (O de una clínica de lo posible) Ana Sagües Página 10

Día Internacional de la Mujer

Aquella Diosa, este Dios por Alberto Ascolani

E

n este escrito repasaremos algunos hechos desarrollados en tiempos remotos que pueden ayudar a pensar con mayor amplitud las características de las comunidades y su relación con las estructuras de poder y las perspectivas religiosas, siempre relacionados, en diferentes períodos históricos. En occidente, la creencia en un Dios, imaginado y dicho en género masculino es una constante y la existencia de ministros de ese Dios, los sacerdotes, son parte de una realidad que se piensa como la única posible. Pero eso no fue siempre así, ni la creencia en un Dios uno ni la referencia de género, por lo que este escrito tratará de aportar algunas ideas sobre otras realidades y creencias. Desde tiempos remotos, tanto que hasta hace poco ni siquiera percontinúa en pág. 2 >

Políticas de drogas y cannabis medicinal: Coyuntura local y mundial Pablo Ascolani Página 12

Lección de canto María Rosa Colautti Página 13

La palabra: elemento versátil en un sistema político Mariano Constantino Página 14

De la pasión por el conocimiento a la búsqueda del reconocimiento: recorridos dentro de las instituciones científico-académicas Ariel Dobry Página 16


Año 3 - Nº 11 Marzo/Abril 2011

Página 2

< viene de pág. 1

tenecían a la historia, hubo otras formas sociales y creencias que fueron hegemónicas por milenios en la mayor parte del mundo. De todos modos, en uno u otro caso se trata de creencias en alguna entidad creadora y sostenedora de la realidad. Y esas creencias siempre se acompañaron de la presencia de quienes oficiaron como intermediarios entre esas entidades y los creyentes. Una pregunta es si esa creencia se refiere a un Dios creador por sí, que es lo común y es la respuesta de la religión, o si en realidad el hombre ha sido el creador de esas figuras más o menos personalizadas. Cornelius Castoriadis afirma que esto último es lo más verosímil, y que se explicaría por el terror de los humanos a la idea de una nada por fuera del hombre mismo, es decir que ese terror hizo que los hombres inventaran esa “causa heterónoma”, como la causa que viene de afuera y da sentido a lo real. De una u otra forma, la generalización de esa creencia en una causa exterior de la que emana todo, dice poco sobre las formas que adquirió esa idea en diferentes circunstancias. Lo más frecuente es que esa creencia implicó el surgimiento de castas sacerdotales que se constituyeron en intermediarios entre la causa y la sociedad, autoproclamándose como elegidos e iluminados con un carisma especial y construyendo instituciones religiosas piramidales y de mando vertical despótico expresado en persecuciones y represiones cruentas hacia quienes no las aceptaban. Pero esas formas, con ser las más frecuentes, no fueron universales porque hubo otras diferentes. Si bien nos referiremos a sociedades muy antiguas, aún en épocas más próximas como es el caso dado en un período de unos dos siglos, en los albores de la sociedad hebrea cuando hubo una estructuración no vertical, una forma horizontalizada en la que el Dios, se hallaba en presencias naturales como ciertos árboles en los que se erigían los altares o donde había agua. En ese tiempo, los levitas estaban con la gente y no se abrogaban privilegio alguno. Era el modelo religioso que había establecido Abraham en los principios. Hasta el período en que se instauraron los reinados, esas características se acompañaron de una importante presencia de las mujeres en la vida de ese pueblo, a tal punto que el libro titu-

lado Pentateuco primitivo estaba compuesto de cinco libros sobre mujeres que se leían en las cuatro festividades del año y en el día del recuerdo de los difuntos. Este fue luego cambiado con el ascenso a un poder mayor de los sacerdotes. ...autoproclamándose como elegidos e iluminados con un carisma especial y construyendo instituciones religiosas piramidales... Por otro lado, estos últimos milenios de reinados y jefes absolutos fueron conmovidos por rebeliones y revoluciones que hacia los últimos siglos permitieron la formación de sociedades con diferentes formas de organización democrática que incidieron para que cada vez más se visualice a las formas piramidales religiosas como menos consistentes, que mujeres puedan acceder a funciones sacerdotales o la crítica del celibato en la iglesia católica. Pero lo interesante es que esta historia de un Dios imaginado como uno y dicho en género masculino, es un fragmento mucho más breve que el período anterior en que Dios no era Dios sino que era Diosa. Es así que esa Diosa reinó desde hace unos 30.000 años hasta hace unos pocos milenios en algunos casos, o hasta menos de 1.000 años, y en otros fue variando esa hegemonía hasta desplazarse a dioses femeninos y masculinos en casos y por fin al Dios que llega a los tiempos actuales. Aclaremos que estos planteos parten del hallazgo de pruebas que han encontrado en vastos territorios que van de los Pirineos a los Urales, y hacia el sur este el oriente medio, Egipto y África del norte. En las últimas décadas han surgido muchos informes de investigación como así también una buena cantidad de libros que desarrollan esta temática. Por lo que ésta será una breve aproximación a efectos de informar sobre algo bastante desconocido en nuestro medio. Para ello he tomado fragmentos del libro de P. Rodríguez, “Dios nació mujer” (1999) y algunas ideas del libro “El mito de la diosa” de A. Baring y J.Cashford (1991). Libros importantes son también “El lenguaje de la Diosa” (1996) y “Diosas y dioses de la vieja Europa” (1991), de Marija Gimbutas. Podrá decirse que ese largo período de hegemonía de lo femenino se debía a que eran comunidades

primitivas y con pensamientos más primitivos que los nuestros. De alguna manera la antropología clásica lo había avalado a través de teorías como la de la “mentalidad primitiva” que supuestamente concebían a esas comunidades con menor capacidad de razonamiento que las civilizadas. Esa antropología tan funcional al imperialismo. Pero hoy sabemos que los miembros de esas comunidades no tienen capacidades de razonamiento menores, sino que en todo caso funcionan utilizando categorías diferentes, categorías de lenguaje o comunicación predominantes, mientras que en nuestras sociedades aparecen como dominantes las categorías provenientes de desarrollos científicos. Por ejemplo, en las sociedades “primitivas” la relación con las deidades es comunicativa. Estas esperan de los humanos ciertas cosas y éstos deben asumirlas y comunicarlas a los dioses a través de determinados rituales, así la lluvia dependerá de que los dioses estén conformes con los tributos que se le ofrecen, mientras que en nuestras sociedades la comprensión de esos fenómenos dependerá del uso de categorías de la física. Pero esta diferenciación no es absoluta a tal punto que en épocas de crisis en diferentes coyunturas de la historia, la religiosidad aumenta junto con los rituales que de alguna manera restablecen esa forma de relación imaginaria antigua y en personas religiosas, como las cristianas, esa relación es lo habitual. En suma, las sociedades llamadas primitivas han tenido y tienen estructuras muy complejas que exigen a quienes las componen capacidades que no difieren de las nuestras. Pero también, en esta larga his...en las sociedades “primitivas” la relación con las deidades es comunicativa. toria se encuentran comunidades que alcanzaron un grado de civilización apreciable en las que la posición de la mujer y las deidades femeninas siguieron siendo hegemónicas. Dicho esto, creo que debemos buscar los factores determinantes de esas diferentes hegemonías, femeninas o masculinas en otras cuestiones que remiten principalmente a los medios de vida que tenían esas comunidades y que determinaron las formas de organización, jerarquías, creencias y rituales. En general se acepta que esas sociedades constituían “gylanías”, que son aquellas en las que no había diferencias entre varones y mujeres, con relaciones horizontalizadas, bastante armónicas, con escasas relaciones de violencia tanto dentro como hacia otras comunidades. Los cuantiosos materiales arqueológicos encontrados muestran que el poder y la autoridad estuvieron en manos femeninas durante miles de años (alrededor de 30.000 años) y ello dependió de que las mujeres tenían y criaban a sus hijos, y también controlaban la producción y distribución de alimentos. Esa diferenciación de roles en largos períodos fue un factor determinante para que surgiera, merced a la necesidad de atribuir a una causa exterior la capacidad de creación y cuidado de los asuntos humanos, la imagen de la Diosa, que a su vez tuvo múltiples expresiones (epifanías) en vastos territorios. Lo predominante en las comunidades pre-agrícolas fue la recolección de alimentos y luego el cultivo en pequeña escala, como así también la caza de pequeños animales, que estaban a cargo de mujeres y sus hijos menores. La caza fue sólo una actividad eventual que se continúa en pág. 4 >


Año 3 - Nº 11 Marzo/Abril 2011

Página 3

Editorial Con este número Micropolíticas está próxima a cumplir dos años en la calle. Nació como una idea con alguno de nosotros que ya había estado en estos haceres de revistas y publicaciones. No es el que imaginamos en algún momento, va difiriendo, en el sentido de lo diferente de sí mismo, pero sigue siendo. Como diría Franco Berardi en su libro “Generación Post-alfa”:” la ilusión es una intención situada. La desilusión es el efecto de transformación que tu intención ha producido encontrándose con las intenciones de infinitos otros actores”. Así, Micropolíticas ha ido albergando cambios en el Equipo de coordinación periodística, en las distintas voces que se van sumando número tras número como colaboradores, en la gente que anuncia en nuestras páginas. El mundo también ha ido y va cambiando y a pesar de que el término globalización plantee la idea de un desarrollo global y progresivo hay una profunda división entre países desarrollados y países productores de materias primas a los que los primeros exportan sus industrias ya sea por el costo de la mano de obra como por la contaminación que producen en los países de origen. Término que justificó que un ominoso presidente de nuestro país dijera que “estamos en el primer mundo”. Pero, en fin, el mundo no es uno sólo y hay muchos mundos en el mundo que rompen con esta idea de una totalidad totalizable. En países de escuálidas democracias, desarrollos desiguales entre las metrópolis y el interior, de lo cual da fe cierta por ejemplo la tasa de mortalidad infantil por enfermedades evitables, o instituciones despóticas que se sostienen como pequeños feudos por un

férreo sistema de favores y lealtades como muchas de las organizaciones sindicales de nuestro país. Este es el sistema capitalista, la más profunda inequidad y la necesidad de seguir sosteniéndola con el más profundo control. A veces pasan cosas: un joven estudiante, en una marcha contra la precarización laboral, vía la llamada “tercerización” es asesinado por una banda sindical armada. A veces pasan cosas cuyos efectos son impredecibles y es entonces cuando el viejo sistema de lealtades y favores, cruje. Pasan cosas, a veces la gente le da pasaje a lo diferente, otro mundo en el mundo. En estos dos meses crujen los cimientos despóticos en algunos países africanos. La multitud se moviliza, la red, los celulares son usados como forma de convocatoria, estallan las huelgas y también la represión. Se va produciendo un efecto contagio, la peste se expande: desde Túnez a Bahrein, Yemen, Egipto, Libia. Difícil vaticinarlo , es un clima , una luz silenciosa ; como dijeran en su momento algunos filósofos : Mayo del 68 fue impredecible para los políticos porque fue eminentemente un fenómeno micropolítico. Como dijera Alberto Ascolani en “La novela de Occidente”: “Porque hay una cosa que el poder despótico no soporta -alguna vez escribí que constituye su propio terror- es que un sujeto hable y diga que él es eso: un sujeto. Y hay otra cosa que constituye el paroxismo de lo insoportable, que ese sujeto muestre que es capaz de un acto de autonomía y creación a través del humor.” Con estos aires, con estos vientos de cambio hoy presentamos este nº 11 de Micropolíticas.

ISSN 1852-5881 micropoliticas@gmail.com periodicomicropoliticas.blogspot.com Río de Janeiro 1240 / Rosario - Sta. Fe. C.P: 2000 Te: (0341) 438-1008/155-849977

Dirección y Coordinación Periodística Alberto Ascolani Beatriz Piedrabuena Ana Sagües Cecilia Ducca Diego Roth

Colaboración en este número Juan Matías Lobos Pablo Ascolani María Rosa Colautti Mariano Constantino Ariel Dobry Diego R Viegas

Diseño Ducrot, comunicación como la gente comunicacionducrot.com

Distribución Distribuidora Publicaciones Rosario S.A. La República 7481 - Rosario Tel.: (0341)458-4417 Números anteriores: 0341-155-849977 o podés visitar nuestro blog

Impresión DWP S.R.L. Callao 5841 “B”. Rosario (0341) 156-890163 Las opiniones de los autores no necesariamente son compartidas por el Periódico Micropolíticas.


Año 3 - Nº 11 Marzo/Abril 2011

Página 4

< viene de pág. 2

desarrolló con un poco más de eficacia luego de algunos milenios con la invención del arco y la flecha. De todos modos, los productos de la recolección y cultivo en pequeña escala siguieron siendo el alimento cotidiano. En esas comunidades, en las que no había excedentes, las relaciones fueron igualitarias, mientras que al evolucionar hacia las comunidades agrícolas, con la acumulación, se fueron constituyendo en estratificadas con exclusión de algunos de sus miembros, y sobre todo en la sumisión de la mujer. Ese período de la Gran Diosa, como imagen simbólica inicial del concepto que hoy llamamos “Dios”, reinó desde unos 30.000 años a un período que va de los 5.000 años a unos 600 antes de Cristo. Las innumerables figuras femeninas recogidas en trabajos arqueológicos corresponden al paleolítico superior auroasiático y neolítico. Debieron surgir de estructuras familiares, sociales y productivas propias de la cultura que crea esas expresiones estéticas y con los conocimientos que tiene dicha sociedad acerca de los procesos naturales, físicos o biológicos que configuran su hábitat y existencia. ...al evolucionar hacia las comunidades agrícolas, con la acumulación, se fueron constituyendo en estratificadas con exclusión de algunos de sus miembros... Las primeras expresiones, a partir de unos 30.000 años A. C., fueron figuraciones de vulvas femeninas esculpidas sobre rocas. A partir de unos 27.000 años A. C., las culturas paleolíticas comenzaron a elaborar estatuillas femeninas de notable factura, que cambiaron la visión y el pensamiento antropológico. Esas expresiones siguieron vigentes hasta unos pocos milenios A. C. en algunos casos, y en otros hasta pocos siglos A. C. En cuanto al sentido de las mismas, que atribuimos a un pensamiento primitivo y perteneciente a lo prehistórico, se debe a nuestras deficiencias en la construcción histórica, porque en realidad tenían un pensamiento elaborado y alcanzaron un desarrollo cultural notable. En ellos, la mujer constituyó un elemento activo y fue clave para la supervivencia, la organización social y el desarrollo de adelantos tecnológicos que vinieron de sus manos. Ese lugar de la mujer en la sociedad debió ser determinante para que la materialización de las creencias en un ser superior se presentara con rasgos femeninos, como signos de un sistema de creencias religiosas organizadas y estructuradas que acentuaron como símbolos la capacidad generadora y la fecundidad de una divinidad dadora de vida y protectora. Esa complejidad se observa en la multitud de facetas de las figuras de esas diosas con formas que aluden a diferentes aspectos de la relación de la sociedad con los otros y con la naturaleza.

Es notable entonces el hecho de que por más de 25.000 años ese ser superior fue la Gran Diosa, pero que siguió a posteriori en diferentes culturas del continente euroasiático y del medio oriente. Y ello sucedió a pesar de las diferentes formas de represión, muchas de ellas violentísimas, a las que fueron sometidos aquellos que la sostenían. Es lamentable que una de las características de las religiones tributarias del rey varón fuese la represión, consustancial a su vez de la idea de un Dios terrible que sume al humano en la sensación de falta y culpa. Sin embargo, en la tradición judeo-cristiana, los aspectos ligados a las características de la Diosa siguieron presentes. En lo más cercano, la Virgen María cumple cabalmente con algunos de esos rasgos, aunque algunos sean ambiguos como podría ser la fecundación por Dios o por partenogénesis. Precisamente la Diosa era partenogénica, es decir, engendradora de vida a partir de sí misma, máxima expresión del poder divino. Tal vez por ello en sus epifanías sobresalen las vulvas, senos, nalgas, vientres abultados o diosa parturienta. Por otro lado agua, aves acuáticas, ciervos, osos o serpiente como la que incuba el huevo del mundo. Hoy no es tan extraño, dado que en el catolicismo la entrada al reino se da por el agua y en las apariciones siempre hay fuentes y corrientes de agua. Una expresión dominante fue la de Diosa pájaro o Diosa serpiente referentes a dar la vida y la regeneración. Respecto de ésta es interesante la imagen del bucráneo, cabeza de toro con sus astas, que hoy interpretaríamos como símbolo masculino, en realidad se tomaba como una representación del útero femenino con sus trompas. Ese símbolo estuvo presente en todo el neolítico. Otra expresión fue la de ave de presa, relacionada con la muerte y la regeneración que luego aparecería en la “Dama blanca rígida” (Gimbutas). Resulta entonces indiscutible que la primera deidad que gobernó el destino de la humanidad fue la figura femenina que se vinculaba íntimamente con acontecimientos básicos que generan la vida y la sustentan, incluida la regeneración de la Madre Tierra. Proceso cíclico y no lineal. Tesis acentuada por Baring y Cashford. Era la época de una “galanía”, según Marija Gimbutas, como estructura social donde ambos sexos mantienen una relación social igualitaria. Entre 6.000 y 5.000 A. C., se suceden cambios en la organización religiosa en Medio Oriente y surgen las primeras jerarquizaciones. Sin embargo, las diosas siguieron presentes. Por los 2.000 A. C. por ejemplo la diosa Innana era la señora de las fuerzas cósmicas, generadora de vida y alimentos. También en esa época, la diosa cananea Asherah precedía a EL, modelo del Dios bíblico. Tenía carácter inmanente y significaba la procreación y continuidad de la vida, la libertad. En el Egeo la Diosa llegó a los años 1.000 A. C., y en esos días su poder terminó formalmente aunque siguió en otras formas. Su poder nunca fue eclipsado, y aparece en mitos, ritos, costumbres y celebraciones en sociedades antiguas y desarrolladas. En una próxima entrega nos referiremos a las situaciones sociales y características que adquirió el pasaje hacia la hegemonía masculina y el proceso de sumisión de la mujer que tuvo su correlativo en la destrucción de la imagen de la Gran Diosa.

Ecoteología de la li

L

a voz no la necesito, sé cantar hasta en silencio dijo Boff citando a Atahualpa Yupanqui. En 1984, luego de tratar de adaptar las "intuiciones de la Teología de la Liberación a las relaciones internas de la Iglesia”, Leonardo Boff fue sometido a un proceso en el Vaticano. "No le agradó a Roma; me llamaron para justificarme y luego punirme con la imposición de silencio. Yo les contesté con una frase de Atahualpa Yupanqui: recuerda. En su paso por Córdoba, para participar en el segundo congreso de los Pueblos por el ambiente, el teólogo dialogó con InfoUniversidades, en la Universidad Nacional de Córdoba -Usted sostiene que debemos volver a la "casa común”, la tierra. Es un principio de la teología de liberación... -La Teología de la Liberación nació escuchando el grito de los oprimidos, los pobres y, lentamente, ha descubierto que la Tierra también grita por una devastación sistemática del sistema actual económico; ahí surge una Ecoteología de la Liberación. Con el calentamiento global, los problemas de la escasez de agua y otras crisis, cada vez es más urgente pensar formas de liberar, no sólo a los pobres, sino a la humanidad de una manera absolutamente irresponsable de habitar la Tierra, que es dañina a la vida y compromete el futuro. -¿Cómo han influido en ello las crisis planetarias? -Hoy estoy más angustiado que ayer, porque las crisis han llevado a la humanidad al borde de un abismo: en dos años la crisis económico-financiera ha aumentado en más de cien millones el número de pobres. El consumo humano superó un 30 por ciento más de lo que la Tierra puede reponer: hay que fijar un límite a la forma de producir y consumir, porque la Tierra cada vez está más debilitada, y no alcanza a mantener su sustentabilidad. Empezó el tiempo del mundo finito: los recursos son finitos y el futuro no es infinito, porque si quisiéramos universalizar los bienes que tienen los países ricos para toda la humanidad necesitaríamos por lo menos tres Tierras igual a ésta, lo que es absurdo.


Año 3 - Nº 11 Marzo/Abril 2011

Página 5

beración Entrevista a Leonardo Boff publicada en Adital, Noticas de América Latina y el Caribe.

La alternativa es el cambio. Eric Hobsbawm en su libro "La era de los extremos” decía que una humanidad cambia o va al encuentro de lo peor, el encuentro del camino ya recorrido por los dinosaurios. Entonces, tenemos que desarrollar esa conciencia, difundirla en la humanidad, especialmente en las elites ricas. Los grandes sistemas de las transnacionales no quieren saber nada de esto, porque los negocios funcionan; pero hay un riesgo global que afecta a todos y a cada una de las personas. -La Teología de la Liberación fue censurada por el Vaticano. ¿Cuál es la relación que tiene usted con Benedicto XVI? -Como teólogo, Benedicto XVI era amigo mío. Después caminamos por rumbos diferentes. Creo que el Vaticano cometió una equivocación terrible, porque pensaba que la gran amenaza de América Latina era el marxismo, cuando la gran amenaza siempre fue el capitalismo salvaje, que produce pobreza y miseria. El marxismo nunca fue un riesgo concreto. Ellos imaginaban que todo sería como Cuba, y por instinto de defensa, no quieren que la religión sea perseguida, pero el pueblo latinoamericano es muy religioso y místico. Esa equivocación la sostiene como si viviéramos en tiempos de la guerra fría. Por eso la Iglesia debe renovar sus informaciones. Les conviene mantener teólogos que quieran cambios, no sólo en la sociedad, sino también en la Iglesia, porque es una estructura muy autoritaria, muy cerrada, que encubre crímenes y pe-

cados, como la pedofilia. Eso es intolerable. -¿Qué rol pueden desempeñar las universidades en la difusión de la Ecoteología de la liberación? -En general, las universidades tienen la función social de reproducir los cuadros que hacen funcionar la sociedad (abogados, médicos y profesionales), pero también siempre ha tenido una función crítica: la de pensar el futuro, nuevas alternativas, y eso ha disminuido mucho en los últimos años, en todo el mundo, porque hubo una gran articulación entre las grandes empresas y la investigación universitaria. Hoy más que nunca todos los saberes deben aportar para proteger el planeta amenazado y cuidar de la vida. Es necesario desarrollar conocimientos comprometidos con lo ecológico, el futuro de la Tierra y la humanidad. La universidad puede hacerlo muy bien, es un reto que todos los universitarios tienen que asumir para no llegar retrasados; tenemos poco tiempo para hacerlo. -¿Considera que es el momento propicio para impulsar estos cambios? -Hay un riesgo en todas las universidades que conozco -yo también fui profesor- de que se cierren dentro de su mundo, en lugar de mantener contacto orgánico y permanente con la sociedad, con las bases, con los movimientos, sobre todo con los populares que son los más sensibles, los que más sufren y también los que más sueñan. La universidad debe abrirse a la sociedad, empezando por las víctimas, eso trae nuevos temas, visiones y perspectivas de cambio. Lo peor sería que se cerraran en sí mismas, porque dañaría al proceso global de acelerar la conciencia y buscar alternativas de producción de consumo, de relación con la tierra, el agua y el entorno. ...el Vaticano cometió una equivocación terrible, porque pensaba que la gran amenaza de América Latina era el marxismo, cuando la gran amenaza siempre fue el capitalismo salvaje... Todavía hay viejos modelos basados en la violencia, con defensores de métodos que sostienen la necesidad de torturar la naturaleza hasta que nos entregue todos sus secretos. Esa visión que plantea la dominación de la naturaleza, en lugar de un diálogo con ella, todavía sigue vigente en las universidades. Debemos cambiar el modelo, valorar todos los saberes posibles, no sólo el técnico-científico, sino el saber espiritual, de la intuición, la cordialidad, porque cada uno es una ventana sobre la realidad. Tenemos que aprovechar la sabiduría de los pueblos para tener una visión más amplia, y obtener más medios para enfrentar las amenazas que nos vienen. ¿La Carta de la Tierra?

"Nació en 1992 de la conciencia de la crisis, mientras se realizaba la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro -recuerda Boff. Antes había una propuesta, pero había sido rechazada. Algunos jefes de Estado se irritaron mucho. Dijeron que había que empezar no desde las burocracias estatales o científicas, sino desde abajo, desde los pueblos de la Tierra. Entonces se creó un grupo, en el que yo participaba y donde también estuvo Mercedes Sosa, con la idea de consultar lo que la humanidad quiere de la Tierra. Trabajamos entre 1992 y 2000 y elaboramos un documento, pensando ya en el calentamiento global, la crisis del agua, el planeta como el único que tenemos. Así surgieron los principios y valores para un modo sostenible de vida, no un desarrollo sostenible porque eso le gusta mucho al capital, sino una manera de vivir sostenible sobre la Tierra, en la cultura, en la política. ...hay viejos modelos basados en la violencia, con defensores de métodos que sostienen la necesidad de torturar la naturaleza hasta que nos entregue todos sus secretos. A mi juicio, la Carta de la Tierra es uno de los mejores documentos. La Unesco ya la asumió y ahora queremos proponerlo en la ONU para que sea discutido, enriquecido y añadido a la carta de los Derechos Humanos. Lograr eso sería un avance enorme en la perspectiva de la conciencia colectiva de la humanidad de cara a la Tierra y la naturaleza”. Nota sobre Leonardo Boff Genezio Darci Boff es uno de los intelectuales que formó parte del origen y concepción de la Teología de la Liberación. Nieto de emigrantes italianos y nacido en Concórdia, Brasil, adoptó como nombre religioso y literario "Leonardo Boff ”. Ingresó en 1959 a la orden de los Frailes menores (franciscanos). En 1970 obtuvo su doctorado en Teología y Filosofía, en la Universidad de Munich-Alemania. El 11 de agosto de 2010 fue homenajeado como visitante distinguido por la Universidad Nacional de Córdoba, y recibió los títulos Doctor Honoris Causa de la Universidad de Turín (Italia) y de la Universidad de Lund (Suiza). En 2001 ganó el Right Livelihood Award, conocido también como el Premio Nóbel Alternativo. Fue uno de los ideólogos de la "Carta de la Tierra”, una declaración de principios éticos para una sociedad global justa, sostenible y pacífica en el siglo XXI. Es autor de más de 70 libros sobre Teología, Espiritualidad, Filosofía, Antropología y Mística, y un defensor acérrimo de los derechos humanos de las mayorías populares latinoamericanas.


Año 3 - Nº 11 Marzo/Abril 2011

Página 6

Poesías de Gente de la Tierra

De chamanes, ayah

por Jaime Luis Huenún

J

aime Luis Huenún nació en Valdivia, Chile, en 1967. Pertenece a la nación mapuche. Su obra ha recibido numerosas distinciones y ha sido recopilada en diversas antologías, por ser uno de los poetas Mapuche-Huilliche, más relevantes de la década de los noventa. En 1996 y 1997 obtuvo financiamiento del Fondo de desarrollo de las Artes y la Cultura (Fondart) para su proyecto de escritura, Ceremonias. Fragmentos de su poesía se han publicado en revistas y antologías nacionales, entre las que destacan Cartas al Azar (muestra de poesía chilena), 1989, Zona de emergencia, 1994, y en muestras extranjeras como Ül: Four mapuche poets, American Society y Latin American Literary Rewiew Press New York 1998. Obtuvo el primer premio en el «Concurso Nacional de Poesía: El joven Neruda», Temuco, 1999. Ha publicado: Ceremonias (Editorial Universidad de Santiago, 1999), Puerto Trakl (LOM Ediciones, 2002), Ganador del premio Pablo Neruda de poesía, 2003. A la pregunta: ¿Cómo cree que la naturaleza está marcando a la poesía mapuche actual? Afirmó: El elemento natural es parte sustancial de la visión de vida y cultural mapuche. Escribo mi poema en las hospederías del bosque. Los pájaros vuelan y borran con sus cantos lo que escribo. Hay un contacto pleno con el medio natural, con el entorno, en términos de cultura ancestral. Y el mapuche tiene mucho respeto por la naturaleza que lo rodea. Es decir, todo el mundo espiritual mapuche está vinculado a la naturaleza. Parte de esta visión sacra de la naturaleza se transmite a los poetas. No se entiende la cultura mapuche sin esta vinculación porque ya <mapuche> significa <gente de la tierra>.

Ceremonia de la muerte Uno (Forrahue) «...alzaban sus manos ensangrentadas al cielo...» (Diario «El Progreso» de Osorno 21 de octubre de 1912) No hablábamos chileno, mi paisano, castellano que lo dicen. Copihue sí, blanco y rojo, flor de michay, chilco nuevo. No sabíamos de Virgen ni de Cristo, padrecito, ni del Dios en las Alturas. Jugábamos tirándonos estiércol de caballo en los potreros; robábamos panales a los ulmos y a los moscos, y pinatras a los hualles de la pampa; mirábamos desnudas bañarse a las hermanas con manojos de quillay en el arroyo.

peces. dero

claro,

Malo era. Sí. Por eso vino envidia y litigio y carabina; por eso se volvieron lobos los venados y los Malo era, paisanito, malo era. Comíamos caliente el crudo corazón de un coren el lepún; rezábamos huilliche al ramo de laurel junto a la machi; matábamos con fuego al que mete huecuve contra el cuerpo y contra el alma. ¡Brujo diablo, anda vete! decíamos escupiendo, y el bosque más espeso escondía a la lechuza. Malo era, malo era. No sabía vivir el natural antes amigo, no sabía. Las mujeres se preñaban en lo oscuro y en lo y los hijos se criaban a la buena de los bosques y los ríos. Así era, mamita, así fue: las estrellas dejaron de alumbrarnos la sangre de repente, y tuvimos que ocultarnos como zorros en montañas y barrancos.

Ceremonia de amor Los árboles anoche amáronse indios: mañío e ulmo, pellín e hualle, tineo e lingue nudo a nudo amáronse amantísimos, peumos bronceáronse cortezas, coigües mucho besáronse raíces e barbas e renuevos, hasta el amor despertar de las aves ya arrulladas por las plumas de sus propios mesmos amores trinantes. Mesmamente los mugrones huincas entierráronse amantes, e las aguas cholas abrieron sus vertientes alumbrando, a sorbos nombrándose, a solas e diciéndose: aguas buenas, aguas lindas, ay pero violadas somos aguas Rahue, plorosas Pilmaiquén, floridas e parteras e aún felices las arroyos que atraviesan como liebres los montes e los cerros. E torcazos el mesmo amor pronto ayuntáronse los Inallao manantiales verdes, las Huaiquipán bravías mieles, los Llanquilef veloces ojos, las Relequeo pechos zorzales, las Huilitraro quillay pelos tordos, los Paillamanque raulíes nuevos. Huilliche amor, anoche amaron más a plena chola arboladura, a granado cielo indio perpetuo amáronse, amontañados como aguas potras e como anchimallén encendidos, al alba aloroso amáronse, endulzándose el germen lo mesmo que vasijas repletas de muday.

E

stuvimos charlando con Diego Viegas, antropólogo y vicepresidente de la Fundación Mesa Verde1, quien nos contó acerca de las investigaciones que realizan sobre los estados ampliados de conciencia. A partir de ello es que fue escrito este artículo. Desde el principio de los tiempos, las grandes civilizaciones y culturas han buscado el estado ampliado de conciencia para obtener toda aquella información importante para la comunidad, tanto como para curar, para encontrar objetos perdidos, adivinar situaciones o tomar decisiones. Actualmente la cultura occidental, la del cartesianismo, la del cristianismo, la del hombre blanco, la capitalista... la nuestra bah... es la única cultura que ve como peligrosa o como innecesaria la búsqueda de un estado no ordinario de conciencia, o de trance. Bailes, cantos, ayuno, profundas meditaciones, aislamiento sensorial, ingesta de plantas maestras2 o enteógenos3, forman parte de las prácticas rituales tradicionales que han realizado los distintos pueblos para alcanzar el conocimiento. Estas técnicas, desarrolladas por los chamanes, curanderos u "hombres de conocimiento", permiten alcanzar estados alterados de conciencia para llegar a una negociación o un entendimiento con determinados espíritus de la naturaleza -o genios como ellos los llaman- , y así obtener la enseñanza o la información buscada. Para la cosmovisión de los pueblos originarios, todas las cosas -tanto los seres bióticos como los abióticos: la luna, el río, las plantas, los animales- tienen espíritu, una esencia. Y es posible no sólo ver estos es-


Año 3 - Nº 11 Marzo/Abril 2011

Página 7

huasca y otras yerbas por Cecilia Ducca tenemos sequías, granizo, inundaciones, y sus consecuentes problemas sociales como guerra, hambruna, colapsos de sistemas políticos y económicos. El chamán cumple un rol central en las antiguas comunidades, como depositario de sabiduría, y por su poder de sanar con la medicina tradicional. Para estas culturas, no hay una enfermedad o muerte natural, esto siempre está provocado por algún espíritu o alguien que hace el daño. El origen de la enfermedad está en la cuestión psíquica o emocional, el mundo espiritual llamarían ellos, y a veces el mundo social. Posicionamiento diferente el de la medicina occidental, que trabaja sobre el síntoma. Para estas culturas no hay una enfermedad o muerte natural, esto siempre está provocado por algún espíritu o alguien que hace el daño.

píritus, sino comunicarse con ellos. Los chamanes -que se encuentran tanto en pueblos siberianos como entre los sintoístas de Japón, las tribus indígenas del Norte, Centro y Sur de América y las de Australia y Nueva Zelanda, aunque con nombres diversos- mediante sus técnicas pueden viajar a lo más profundo de si mismos y también al espíritu del mundo o a la esencia de la naturaleza. Es por eso que el chamanismo es considerado el origen de todas las religiones, porque es la conexión directa con la deidad, que comprende que todos somos uno con el universo. Que no hay nada casual, sino que responde a un orden profundo, un orden implicado. El positivismo nos ha hecho pensar que el ser humano está separado, desde un lugar superior, del mundo que lo rodea, del medioambiente. Y que entonces podemos explotar el planeta como nos dé la gana y eso no nos va a afectar. Recién ahora estamos empezando a inquietarnos al darnos cuenta de que si talamos la selva

Todas las cosmovisiones chamánicas conciben que hay tres mundos: uno superior, más espiritual e intelectual, representado por los cielos y las montañas; el mundo del medio que es no sólo el lugar donde se vive, sino también donde se sienten y se dan los estados ordinarios de conciencia; y el inframundo, representado por lo que hay bajo el agua o bajo la tierra, y que habitan los seres que tienen que ver con el daño, la enfermedad, los seres oscuros. El chamán es tradicionalmente la única persona que puede viajar entre esos tres mundos. Si bien pertenece al mundo del medio, le está permitido ir hacia el mundo de arriba, y al mundo de abajo, porque tiene que negociar con los espíritus que provocan la enfermedad. Un chamán puede ser iniciado a través de una enfermedad grave, siendo alcanzado por un relámpago, soñando con un trueno, por una experiencia cercana a la muerte, o puede seguir una llamada de los espíritus para convertirse en chamán. Hay normalmente un conjunto de imaginería cultural que se espera que se experimente durante la iniciación chamánica sin importar el método de inducción. Según varios estudiosos, esta imaginería a menudo incluye ser transportado al mundo de los espíritus e interaccionar con seres que habitan este mundo superior, encontrar un guía espiritual, ser devorado por algún ser y aparecer transformado, o ser desmontado y vuelto a montar. La imaginería de la iniciación generalmente habla de transformación y de los poderes otorgados para trascender la muerte y el renacimiento. Sea cual fuere la experiencia de iniciación, la formación de un chamán requiere lo que se llama hacer dieta, que implica unas estrictas prescripciones: un prolongado período de abstinencia sexual, aislamiento en la selva y restricción de alimentos, de modo de preparar el cuerpo para ingerir y conocer las propiedades

de las plantas sagradas. Los estudios sobre chamanismo parecen indicar que de modo natural, es decir mediante hierbas, raíces y sustancias vegetales, los chamanes realmente sanan. Por otra parte, se supone que su poder de sugestión produce efectos terapéuticos en quienes padecen pánico, angustia y otros desequilibrios psíquicos. Varios estudios revelan que tribus dominadas por los incas en América del Sur poseían conocimientos que les permitían controlar la depresión mediante el uso de fármacos obtenidos con una química rudimentaria. Con respecto a la medicina tradicional europea, el cristianismo con la "caza de brujas" persiguió a las herboristas y chamanas, que eran las últimas representantes de la sabiduría herborística de la región. A partir de entonces no quedó practicamente nada en pie, salvo ciertos símbolos que incluso el mismo cristianismo se encargó de traernos hasta la actualidad, pero de manera desvirtuada. Tal es el caso de la fiesta de Navidad, con sus muérdagos y árboles de hojas perennes, donde el cristianismo se apropia de la simbología de los antiguos Druidas -sacerdotes y magos celtas- cuyas creencias giraban en torno a la sacralización de todos los elementos de la naturaleza. La represión continuó con la influencia católica en la colonización española del Caribe y América Central y del Sur. Los sacerdotes católicos seguían los pasos de los conquistadores y eran el instrumento de destrucción de las tradiciones locales, denunciando a sus practicantes como "representantes del diablo" y ejecutándolos. En América del Norte, los puritanos ingleses realizaron campañas periódicas contra individuos percibidos como brujos. Más recientemente, ataques contra participantes en prácticas chamánicas han sido llevados a cabo por misioneros cristianos en países que pueden ser llamados tercermundistas. Los estudios sobre chamanismo parecen indicar que de modo natural, es decir mediante hierbas, raíces y sustancias vegetales, los chamanes realmente sanan. Hoy, el chamanismo sobrevive sobre todo en pueblos indígenas. Su práctica continúa en las tundras, las selvas, los desiertos y otras áreas rurales. Aunque también en ciudades, pueblos, suburbios, y aldeas de todo el mundo. Actualmente existen otros modos de conquista de la cultura blanca, con el capitalismo y la globalización. A través del consumo New Age y el snobismo, se ha puesto de moda el escape a lugares "exóticos" para experimentar otra "espiritualidad". Es así que las nuevas generaciones indígenas se interesan más en los euros o dólares de los "gringos" que en la motivación continúa en pág. 8 >


Año 3 - Nº 11 Marzo/Abril 2011

Página 8

< viene de pág. 7

ancestral de curar a su propia comunidad. Toda esta cosmovisión de los pueblos originarios a la que nos hemos referido, se ha transmitido de generación en generación de manera oral, no hay registros. Los chamanes de 70 y 80 años pertenecen a la última generación que ha conocido esa cosmovisión pura, casi sin cambios, sin ser tocada por la globalización. Entonces cada chamán que se va muriendo es, como dijo un autor por ahí, como una biblioteca que se quema. Hay mucha información que se va perdiendo y nos encontramos con un chamanismo un poquitito degradado. Un aire de esperanza llega con la convergencia que hay en este momento entre las antiguas sabidurías y la ciencia occidental, liderada por vanguardias como la física cuántica, la filosofía cuántica -que se desprende de aquella-, la psiquiatría transpersonal, una nueva biología. En la década del 60, con la moda de los alucinógenos, en algunos casos se bastardeó el buen uso de sustancias psicoactivas, principalmente el LSD. Esto ha cambiado a partir de la década del 90, donde de a poco se ha continuado la investigación científica sobre estas sustancias -iniciada en aquella década- con el agregado del actual diálogo entre la medicina tradicional y la occidental, valorando su complementariedad. Ejemplo de esto encontramos en los estudios de la norteamericana Deborah Mash sobre la planta Iboga, de la religión étnica africana “Bwiti”, para el tratamiento de alcoholismo y adicciones, las conclusiones del español Josep María Fericgla sobre poblaciones indígenas consumidoras de ayahuasca, según las cuales “aquellas personas que han tomado más de diez veces tienen muy bajos niveles de ansiedad y depresión”, y las actividades del Centro Takiwasi (www.takiwasi.com), que dirige en Perú el médico francés Jacques Mabit, donde la ayahuasca es utilizada para la recuperación de adictos a la cocaína y heroína. O la recomendación de la O.M.S. acerca de revalorizar el uso de la medicina tradicional en la atención primaria de la salud con preparados vegetales en muchos lugares donde no accede un médico de la universidad. Espíritu de esta selva América es una tierra pródiga en sustancias psicoactivas. Tenemos la Ayahuasca en la región amazónica, el San Pedro en los andes, la semilla de Cebil utilizada por los wichís o matacos en el noroeste argentino, el Peyote en el norte de México, el Floripondio entre los mapuches patagónicos. El Tabaco que, si bien no es considerado por la ciencia una planta psicoactiva, fumado con las técnicas rituales que los guaraníes y tobas utilizan desde hace miles de años, pueden alcanzarse estados ampliados de conciencia en los que suelen encontrarse personajes mitológicos de su cultura, o los espíritus de los que obtienen información. Cuenta la leyenda que hace muchos muchos años, hubo un chamán primitivo al que los espíritus de la naturaleza le indicaron que si combinaba la ayahuasca con determinados arbustos y plantas, podría a viajar entre los mundos sin morir... Ayahuasca es una palabra quechua que quiere decir soga del muerto o soga del mundo de los espíritus. Es el nombre que recibe la liana Banisteriopsis caapi, y que comparte con ese brebaje de origen milenario de las culturas del Amazonia del sur de Venezuela, Colombia, Perú, el oriente boliviano, Ecuador y Brasil. Dicho brebaje, de color ocre y sabor nauseabundo, constituye el fundamento de la espiritualidad, del chamanismo, de la medicina tradicional y de la cosmovi-

sión de los pueblos originarios. La preparación varía según los grupos indígenas, las poblaciones y los chamanes de cada comunidad, guardando cada uno su secreto, habiendo diversas recetas con diferentes agregados. Pero el ingrediente imprescindible es la combinación de una planta con DMT -dimetiltriptamina- y una con IMAOs -inhibidores de la monoaminooxidasa-. La experiencia visionaria es tan importante y fundamental en las cosmovisiones de las etnias amazónicas -en sus formas de arte, su concepto de salud, sus sistemas de toma de decisiones- que es impensable un estudio riguroso de antropología, etnopsiquiatría o medicina de tales pueblos sin tener en cuenta su consumo consensuado de enteógenos, en especial -aunque no únicamente- el de ayahuasca. En este sentido, es tal el peso que tiene en su mundo cultural que, hasta ahora, el consumo de ayahuasca ha sobrevivido a cualquier proceso de aculturación, por intenso que haya sido. América es una tierra pródiga en sustancias psicoactivas. Tenemos la Ayahuasca en la región amazónica, el San Pedro en los andes, la semilla de Cebil... Por otro lado, se están extendiendo por el mundo sincretismos religiosos de origen brasileño conocidos como Iglesias del Santo Daime -Daimistas, União do Vegetal, A Barquiña, Francisca Gabriel, Maestro Daniel-. Se trata de agrupaciones nacidas en la década del 30 en Brasil, y cuyo sacramento es el Daime, una de las formas conocidas de preparar la ayahuasca. El consumo del enteógeno se realiza dentro de un ritual fuertemente estructurado y con un sentido sacro y terapéutico al mismo tiempo. El grupo étnico Shipibo-conibo del Perú es uno de los más importantes representantes de su uso y

práctica en sus ceremonias y ritos de curación desde tiempos muy antiguos. Para la preparación, los chamanes combinan la ayahuasca y las hojas de un arbusto que se llama Chacruna -Psychotria viridis-. Además, utilizan otras adiciones, determinando las plantas que agregan según el efecto u objetivo buscado: ritual, ceremonial o curativo. Las comunidades Inga y Kamsá de la amazonía colombiana combinan la ayahuasca -que ellos denominan Yagé- con otro arbusto que tiene los mismos principios químicos que la Chacruna, llamado Yají -Diplopterys Cabrerana-. La sustancia química que se encuentra en la Chacruna y el Yají se llama DMT, y todos los seres humanos la tenemos en pequeñas cantidades en nuestro cerebro, alojada en la glándula pineal -el 3er. ojo para las cosmovisiones orientales, el "asiento del alma" para Descartes-. El DMT estaría involucrado en la imaginería del sueño. La harmina y harmalina (IMAOs), que son las sustancias que tiene la liana, bloquean el mecanismo por el cual el cuerpo metabolizaría y expulsaría el DTM por vía urinaria, y permiten de este modo que el mismo llegue al cerebro. A su vez, según investigaciones realizadas, el DMT que va al cerebro potencia la pequeña cantidad que ya tenemos. El DMT está en muchas otras plantas y también en animales: los famosos sapos que tiraban las brujas en el caldero, esas imágenes que nos han quedado del folclore medieval europeo, eran sapos que tienen DMT en las glándulas sudoríparas. Pero la experiencia con ayahuasca no queda reducida únicamente a la química que te metés en el cerebro, es especialmente dependiente de las variaciones de las situaciones externas y la individual -la teoría del set and setting-. El set -escenario, decorado- se define como lo que la persona aporta a la experiencia: su pro-


Año 3 - Nº 11 Marzo/Abril 2011

pia situación psicológica, fisiológica, las expectativas que trae. Lo que vuelve primordial que la persona haya cumplido con una preparación física y emocional adecuada. Es por eso que se desalienta su utilización como mera recreación, la ayahuasca es bastante cruel cuando se toma a la ligera. La experiencia debe realizarse siempre con alguna finalidad, tanto como para una búsqueda personal, de autoexploración, o con fines terapéuticos. El setting -colocación, situación- es la situación externa en la cual la persona vive la experiencia: el entorno ceremonial, sensorial y social. Es por esto que resulta absolutamente importantísimo que la experiencia esté encuadrada dentro de un ritual, y guiada por un chamán o por un facilitador con mucha experiencia. Un acercamiento a la experiencia con ayahuasca Una semana o quince días antes de realizar la ceremonia de ayahuasca, es necesario hacer una buena dieta para limpiarse el cuerpo y la mente, siguiendo las prescripciones indígenas: no comer carne, comer mucha verduras y frutas, no comer mucha azúcar ni sal, nada de picantes, nada de alcohol, ni tabaco, marihuana o cualquier otra planta. Y un día entero de ayuno antes de la toma del brebaje. La ceremonia se hace siempre de noche, en la oscuridad -porque cualquier tipo de luz molesta las visiones internas-, con los ojos cerrados. Los participantes se ubican sentados en ronda, sobre colchones o almohadones, intentando mantener la postura y con tranquilidad. Se realiza un ritual, que varía de acuerdo al chamán o al facilitador que dirija la ceremonia, y se realiza la toma de ayahuasca. El chamán brinda una dosificación específica a cada participante, pero en general son unos pocos sorbos. Luego se apagan las luces y al cabo de media hora o cuarenta minutos, comienzan los efectos. El chamán dirije la ceremonia por medio del canto -ícaros-. Y toda la experiencia se va a desarrollar en medio de su canto. El canto es una herramienta, es como el "bisturí" del chamán. La sustancia química que se encuentra en la Chacruna y el Yají se llama DMT, y todos los seres humanos la tenemos en pequeñas cantidades en nuestro cerebro... Desde la cosmovisión originaria, en el mareo, o trance, el chamán se pone en contacto con los espíritus guías, los de las plantas o los que él tiene asociados para trabajar. Tradicionalmente, en la comunidad shipibo-conibo no tomaba el paciente, el único que tomaba era el chamán porque necesitaba acceder a la información para hacer el diagnóstico y para curar. Después de obtener la revelación, el chamán preparaba el medicamento del paciente, exclusivamente con plantas.

Página 9

Algunos pueblos, por ejemplo los shuar de Ecuador, también la usan para resolver conflictos familiares; en esos casos, todos los miembros de la familia, incluso los niños, toman ayahuasca. Al chamán le dicen los espíritus qué es lo que tiene que hacer y qué cantar. Él es como un canal. Le dicen "soplá tabaco acá, allá, en la cabeza, hacé esto, hacé lo otro". En realidad, lo que el chamán canta es una narración de lo que está haciendo. Por ejemplo canta "me pongo mi protección" -en su idioma original- mientra realiza determinados movimientos. Con un entrenamiento suficiente se puede ver que lo rodean luces de colores que le dan protección. ...toda la experiencia se va a desarrollar en medio de su canto. El canto es una herramienta, es como el "bisturí" del chamán. Para la cosmovisión occidental, con esta experiencia se produce un contacto con un inconsciente desnudo, un estado de conciencia dialógica, como si hubiera dos entidades, un observador que dialoga con uno mismo elaborando los conflictos que puede tener. En el esquema del peine con el que Freud explica los sistemas que forman el aparato psíquico, existen barreras represoras que impiden que el material del inconsciente pase al conciente. En una experiencia de ayahuasca estas barreras caen y el inconsciente aflora de una forma muy fuerte. Hay un éxtasis y una catársis. Éxtasis sería algo así como observarse desde afuera, que es lo que toda terapia psicológica busca, que el paciente pueda observarse desde afuera y asumir los conflictos y cosas que están escondidas o tapadas. Hay a su vez una catársis, porque cuando emerge esto hay como una especie de liberación. Y eso es lo que facilita una resolución terapéutica o incluso la autocuración de una dolencia psicosomática. La ayahuasca es un acelerador emocional, la emoción está a flor de piel, totalmente desbordada. Lo ideal sería seguir trabajándolo, con más experiencias con ayahuasca o con algún tipo de terapia convencional también. Estas experiencias no sólo hacen aflorar el inconsciente personal o biográfico, sino que hacen aparecer otras realidades que tienen que ver con visiones, o transformaciones, o sensaciones vinculadas a otras culturas, siempre con imágenes de tipo mágico o simbólico. La aparición por ejemplo de imágenes de serpientes, jaguares, indígenas, tramas ornamentales indígenas, dioses hindúes, dioses budistas. Cosas que no tienen nada que ver ni con nuestra cultura occidental, nuestras imágenes cotidianas, o con nuestra propia historia personal. La experiencia dura alrededor de 4 o 5 horas, y si una persona está pasando por una parte del viaje que no es del todo bonita, el chamán puede sacarla de ahí. Le chupa la mareación, simplemente con el tabaco y soplando sobre la cabeza. Pero la ayahuasca no provoca más efectos indeseables que una situación de vó-

mitos o diarrea, que se encuentra más vinculado a un factor psíquico, emocional, que a un efecto fisiológico negativo. Algo muy interesante de esta experiencia es que puede recordarse todo lo vivido, aún en estado de vigilia. Incluso hay casos en los cuales una persona no vuelve a realizar una nueva experiencia hasta mucho tiempo después, e inicia esta experiencia en el punto en que quedó la anterior. También sucede que hay personas a las que "les cae la ficha" de aquello que estuvo explorando de sí mismo luego de mucho tiempo. Pero siempre una enseñanza positiva o algún tipo de sanación ocurre. Lo que sí afirman todos es que por lo menos una vez en la vida hay que pasar por una experiencia de este tipo. Referencias 1 La Fundación Mesa Verde es un equipo interdisciplinario que trabaja desde el abordaje transpersonal, con quince años de trayectoria. El objetivo de FMV es el estudio y la investigación de la conciencia y los estados ampliados de conciencia, y el potencial terapético de las técnicas chamánicas tradicionales. Entre sus integrantes se encuentra el unania Don Antonio Muñoz Díaz, médico de la etnia shipibo-conibo, que guía las ceremonias de ayahuasca y prepara el preciado elixir. FMV realiza seminarios, conferencias y talleres vivenciales, y pronto publicará un libro con la últimas investigaciones. Visitá la página: www.fundacionmesaverde.org 2 Se les llama Plantas Maestras a las plantas que abren la visión y muestran las enseñanzas de los espíritus. Permiten conocer las propiedades medicinales de otras plantas. 3 Enteógeno: neologismo que libremente traducido viene a significar "dios dentro de nosotros" -acuñado a partir de la raíz griega teus, dios-. Se utiliza en medios especializados desde hace tres décadas para referirse a aquellas substancias de uso milenario, y casi siempre de proveniencia vegetal, que el ser humano ha consumido desde los orígenes de la prehistoria conocida para ponerse en contacto con su concepto de divinidad, sea el que fuere. Hasta hace unas décadas se usaba el término "alucinógenos" para referirse a tales sustancias, categoría lingüística absolutamente errónea dado su sentido literal y porque se trata de una palabra que ha sido cargada con un contenido negativo totalmente alejado del sentido con que los humanos han consumido tales sustancias psicoactivas durante milenios.


Año 3 - Nº 11 Marzo/Abril 2011

Página 10

Cuando el cuerpo sabe

¿Dónde vive Anita? por Juan Matías Lobos

cuarto con representaciones que surgen de su interior. Hace especial hincapié en un acontecimiento que se da el día de su cumpleaños y que consiste en miles de luces que ascienden hacia el cielo. Rapunzel desconoce que es un rito que realizan sus padres año tras año desde que la bruja la secuestrara. Este acto es para dar con ella, es para recordarla y llamarla al mismo tiempo. Cuando Rapunzel cumple 18 años (la mayoría de edad para nuestra cultura occidental), pide a su “madre” (bruja) que le deje saber qué son esas luces como regalo de cumpleaños. Le pide asistir a ese acto. Al no existir posibilidad de negociación, la princesa cautiva huye con la ayuda de un forajido que irrumpe en la torre perseguido por un delito que cometió. Es decir, un marginal es quien realiza un acto de justicia, pero no nos vamos a detener en este punto. Ahora bien, ¿qué tiene que ver esta historia con nuestra historia como país? Sucede que la princesa al llegar a la ceremonia que se celebra en el reino de donde ella fue secuestrada recién nacida, comienza a ver imágenes de ella, se siente a gusto (como en su casa) y es feliz por primera vez en su vida. Luego viene el clic, el armado de piezas y sensaciones alojadas en su subjetividad. En ese instante, se da el proceso necesario para darse cuenta que ella es la princesa que están buscando. Y ya nada será igual.

Q

ue las industrias culturales construyen mensajes que se encuentran atravesados por la ideología es una cuestión que en el campo académico fue cambiando con el correr de las décadas. Existieron posturas maniqueístas que tomaron los medios como herramientas beneficiosas para el control social y la mantención del statu quo y posturas críticas que vieron en los productos culturales la alienación de la clase obrera, y más acá en el tiempo, la mano negra del imperialismo que buscaba penetrar y contaminar la cultura local y popular. Para el análisis del caso seleccionado tomaremos la senda intermedia, es decir: ni apocalípticos ni integrados, seremos críticos. En síntesis, escribiré algunas líneas sobre el film “Enredados” de la productora Disney, película de reciente estreno en las salas de la ciudad de Rosario. La película es una lectura de un cuento clásico de los hermanos Grimm. En este sentido hablamos de una transposición semiótica, es decir, de un acto por el cual se produce una obra en un lenguaje distinto al original, produciéndose otra, distinta a la original. En este proceso de construcción, no sólo cambia el soporte en el que se concreta el nuevo mensaje (en nuestro caso del cuento en papel al film) sino que se pone en conocimiento la lectura que hace el autor sobre la primera historia. De acuerdo con esto, la versión de la historia de la princesa Rapunzel que expone Disney en su película “Enredados” curiosamente (por tratarse de un producto de factura internacional) posee una alta implicancia para nuestra sociedad y sobre todo nuestra historia En el film la niña del rey y la reina es secuestrada por la bruja para mantenerse eternamente joven. Para tal fin, la mantiene en una torre sin salir al exterior y con argumentos de inseguridad y peligro la mantiene bajo su dominio. Sin embargo Rapunzel, huye de este cerrojo desplegando su subjetividad mediante la pintura. Entonces llena las paredes de su

Al no existir posibilidad de negociación, la princesa cautiva huye con la ayuda de un forajido que irrumpe en la torre perseguido por un delito que cometió. Este mismo proceso se dio con muchos de los más de cien nietos que recuperaron su identidad. Así nos encontramos con casos como el de Juan Cabandié que quería ser Juan Cabandié antes de serlo o el de Sabrina que hizo un corto sobre una niña secuestrada del hospital por seres malvados antes de saber que a ella la estaban esperando las Abuelas de Plaza de Mayo para ser la nieta 961. Surge así una nueva Identidad construida desde las primeras marcas de humanidad que se dan en la relación madre – hijo/a, aquellas que nos introducen en la civilización. Es el deseo y los sueños de los padres atravesando y construyendo un cuerpo cultural que será un sujeto social el día de mañana. Estas marcas indelebles habitan el inconciente, pulsan, laten y emergen. El arte es un medio de expresión que permite desplegarlas. Una realidad cultural interpelante que construye mensajes que alientan la restitución de la identidad y la memoria alientan el resto del proceso de búsqueda que se pone en marcha. La princesa Rapunzel de Disney se encuentra a sí misma, recupera su identidad y es desde ese momento que puede permitirse ser feliz, así como Juan y Sabrina y muchos otros se tuvieron que inventar a sí mismos luego de recuperarse para comenzar a ser lo que ellos querían ser. Referencias 1 Para visualizar el corto dirigirse a http://www.youtube.com/watch?v=RAfNGbr6no4

M

auricio dijo que era un buen título para una película, tal vez imaginando una trama de peripecias y simbolismos entre quien busca y lo buscado, remite a esas búsquedas de coordenadas que ubiquen y posibiliten el encuentro inmanente. A mí me resonó con la posibilidad de construir una cartografía deseante, que visibilice la latitud y la longitud de un cuerpo. Líneas que no tratan exclusivamente de poder establecer la ubicación temporo-espacial sino que me conecta con la relación Spinoza-Deleuze. Tanto la filosofía de Spinoza como la Deleuze es una filosofía de la inmanencia, de la conectividad y consideran que las relaciones entre los sujetos, entre las cosas se basan en los encuentros, en la composición o en la evitación de la descomposición. ...consideran que las relaciones entre los sujetos, entre las cosas se basan en los encuentros, en la composición... Para Deleuze algunos filósofos actúan a través de una fuerza positiva y de afirmación, así los conceptos filosóficos son modos de vida y actividad. En tal sentido retoma la propuesta de Spinoza y sus concepciones. Desde allí se me ocurre pensar que Anita más que la representación de un sujeto podemos pensarla como un cuerpo en sentido spinoziano. Cuando hablamos de cuerpo no hablamos de cuerpo imaginario, de imagen corporal, de organismo ni de órganos, hablamos de cuerpo como complejidad de fuerzas, un cuerpo se compone cuando unas fuerzas se combinan con otras, las intensidades y velocidades de unas y otras se disponen, se conciertan y se afectan, es decir producen afecciones y afectos. Entonces, Anita ya no sólo es lo que imaginamos por su nombre sino que es una constelación de fuerzas combinadas que puede distintas cosas, según los afectos de que es capaz en la inmanencia de los encuentros con otros cuerpos. Tal vez, esas fuerzas puedan hacer bailar, cantar, cultivar, dar una conferencia, enseñar, realizar una rica comida, construir un edificio, hacer el amor, etcétera. Cuando un cuerpo se encuentra con otro cuerpo, o una idea con otra idea distinta sucede o bien que las dos relaciones se componen formando un nuevo conjunto más poderoso, o bien que una de ellas descompone la otra y destruye la cohesión entre sus partes. Para definir un cuerpo es necesario hacer la lista de los afectos de que es capaz. Nada sabemos de un cuerpo mientras no sepamos lo que puede, es decir cuáles son sus afectos, la variación de la potencia, como pueden o no componerse con otros afectos, con los afectos de otro cuerpo, para destruirlo o ser destruido por él, para intercambiar con él acciones y pasiones, para componer con él un cuerpo más potente. En el plano de consistencia, no en el de las formas, un cuerpo se define por una latitud y una longitud. Corresponde a Spinoza haber puesto de manifiesto esas dos dimensiones del cuerpo y haber definido el plan de la Naturaleza como longitud y latitud puras. Longitud y latitud son los dos elementos de una cartografía. ( Deleuze – Guattari: Mil Mesetas). Reconocer la longitud de un cuerpo implica captar el movimiento y la velocidad en las relaciones, la latitud corresponde a percibir los afectos, su variación


Año 3 - Nº 11 Marzo/Abril 2011

Página 11

? (O de una clínica de lo posible) por Ana Sagües en aumentar o disminuir la potencia del cuerpo. Cada vez que una afección efectúa mi potencia, lo hace tan perfectamente como puede, como es posible, en función de las circunstancias, del aquí-ahora, lo hace aumentando o disminuyendo mi capacidad de acción. La potencia tiene que quebrar la fuerza que se le resiste y al quebrarla llega al máximo de lo que puede, llega a su máxima activación El cruce de longitud y latitud, de velocidades y afectos muestra la potencia de un cuerpo, es decir qué puede. ¿Dónde vive Anita?, construir esa cartografía, apuntaría a averiguar su potencia, cómo funciona, con qué y quiénes establece conexiones, cuál es su modo, de qué afectos es capaz, en qué agenciamientos está atrapada y en cuáles produce, mas que saber sobre la forma y el sujeto. Está más en conexión con captar los procesos de subjetivación. Anita podría asumir la forma de una niña pero lo que realmente nos interesa conocer es sobre su potencia, sobre qué puede en situaciones, por ejemplo, de la escuela, con los ritmos y rituales que la misma impone para aprender, con los modelamientos sociales que suponen qué debe saber y hacer una niña. Ya sabemos que en la escuela se espera obediencia y acomodación a sus normas: permanecer sentado bastante tiempo -más del que puede soportar la niñez, azuzado por las ganas de exploración y curiosidad, por la multiplicidad de canales sensitivos con los que se conecta y comunica-, pedir permisos para salir del aula, restricción del jugar ya que se considera a éste como opuesto al aprender. La lógica de la escuela predominantemente se expresa de manera binaria y dicotómica y desde ese modo se clasifica y separa a los buenos alumnos de los malos alumnos; instituyendo un sistema estricto de competencia y exigencias. Si algo escapa a ese funcionar se

imponen, entonces, etiquetas normalizadoras que el cuerpo debe soportar; hemos presenciado también cuánto de esos requerimientos disminuyen la posibilidad de construir conocimientos escolares y contactos sociales, inhibiendo la capacidad de hacer, la alegría. Esta niña aprende los contenidos propuestos en el aula y fuga en los exámenes, literalmente se va del aula a deambular por el patio y los pasillos, a leer cuentos y enciclopedias a la biblioteca, a fisgonear en la salita de preescolar; frente a cuestionarios en los que percibe la intención de control sobre ella, argumenta tener memoria floja pero ante situaciones lúdicas despliega sus conocimientos en ciencias y ante errores de los adultos corrige con sus aprendizajes en sintaxis y ortografía, en conversaciones espontáneas informa sobre distintos temas de su interés y se realiza preguntas existenciales. Estas expresiones a veces no son advertidas por los adultos de la escuela y otras no son valoradas porque cuando se le exige el cumplimiento de las normas escolares con tono descalificador se encierra y berrinchea con situaciones dolorosas para todos. En tal circunstancia la potencia baila sola y corre el riesgo de desbarrancarse. Anita podría asumir la forma de una mujer adulta, una maestra, que ama a los niños y niñas con que se encuentra y que también está cooptada por los requerimientos burocráticos de la gestión docente: cumplimiento de programas escolares generales y preestablecidos, formas de evaluación, criterios estáticos de promoción y que en esa tensión entre atender la singularidad infantil y los parámetros organizacionales de la escuela aparecen contradicciones que se manifiestan en síntomas como pérdida de la voz. Podríamos decir que existen longitudes y latitudes que señalan el sufrimiento, las capturas y que

necesitan intervenciones liberadoras. Dar signos para que el otro explore, experimente y resuelva. Mas que imponer formas y modos, encontrar un ritmo que se conecte con las fuerzas del exterior; en los ejemplos señalados podría intentarse establecer otra proporción entre los requerimientos escolares y las subjetividades. Estamos compuestos de líneas que varían, líneas duras, flexibles y de fuga, que se pueden combinar de distintas maneras, paquetes de líneas, longitudes y latitudes. No hay un monoflujo. Más que una historia, el análisis del inconsciente es una geografía –nos comunica Deleuze - Guattari-. ¿Que líneas se encuentran bloqueadas, interrumpidas, taponadas, calcificadas, en un callejón sin salida, desbarrancadas o agotadas? Por ejemplo los rituales de exámenes que llevan a la niña a huir del aula y los mandatos que deja a esa maestra sin voz. ¿Qué líneas están activas o vivas y por las que algo se escapa y nos arrastra a la producción de territorios nuevos? Por ejemplo, la curiosidad y el juego que la refugian en la biblioteca o en el aula de preescolar. En un pensamiento sin imagen siempre se trata de flujos…la cuestión es cómo componer, cómo y qué bloqueo, cómo y qué corto, cómo y qué anexo. Construir una cartografía -dónde vive Anitaimplica movilidad, dinámica, multiplicidad de dimensiones a considerar. También es otra clínica, atenta a los desvíos, a los imprevistos, a los movimientos, abierta a los modelamientos del campo social, a cómo reproducimos o no los modos de subjetivación dominante. Trabajar desde estas categorías está en relación con una micropolítica implicada, que permita pensar las prácticas, sus tareas, el poder y la potencia. “Estar alerta frente a todos los factores de culpabilización, frente a todo lo que bloquea los procesos de transformación del campo subjetivo” (Guattari- Rolnik: Micropolítica. Cartografías del deseo) Si sentimos que somos flujos, líneas que se encuentran, se mezclan, se agencian y funcionan, podemos producir buenas composiciones y aprender que hay otros encuentros que nos envenenan, nos descomponen, de los que necesitamos huir y en ese huir buscar nuevas conexiones, un arma que nos permita afirmarnos en lo que hacemos, en explorar y experimentar lo que podemos, acercarnos al máximo de nuestra potencia. Producir deseo…Sentir cuales son las máquinas sociales que funcionan en mí; sin olvidar o advertidos de que podemos …“experimentar pero con prudencia, las personas y los poderes tienen interés en comunicarnos afectos tristes” (Deleuze-Parnet: Diálogos)


Año 3 - Nº 11 Marzo/Abril 2011

Página 12

Políticas de drogas y cannabis medicinal: Coyuntura local y mundial por Pablo Ascolani

L

as políticas de drogas prohibicionistas impulsadas por Estados Unidos, lo han situado como poseedor del control político-militar hegemónico, pero no han solucionado los daños que acarrea el abuso de drogas. De acuerdo a los resultados, estas políticas han amplificado los daños causados por las drogas resultando inefectivas y contraproducentes1, además de haber obstaculizado la investigación científica. En 1970 se aprobó en Estados Unidos el Comprehensive Drug Abuse and Control Act, comúnmente referido como Acta de Control de Sustancias, que posteriormente se hizo extensivo a la mayor parte del globo. Se clasificó las sustancias en 5 categorías o listas que imponen varias restricciones al acceso a las drogas bajo la dirección de la DEA en Estados Unidos u organismo correspondiente en cada país. Las drogas colocadas en la Lista I tienen a) alto potencial de abuso b) no tienen uso médico aceptado en Estados Unidos c) hay ausencia de seguridad en el uso bajo supervisión médica. En contra de toda lógica, el cannabis fue situado en esta lista, haciendo casi imposible la investigación médica. Pero pese a ello, en los últimos veinte años y debido a los adelantos técnicos en el aislamiento y estudio de proteínas específicas, se han producido notables descubrimientos en relación al llamado “sistema cannabinoide endógeno”. Esto fue sentando las bases teóricas del potencial de los cannabinoides como medicamento, poniendo en evidencia la increíble falacia que supone colocar el cannabis sativa en la lista I. Actualmente esta clasificación se está revisando en diferentes países. En Alemania el comité de expertos en drogas recomendó la reclasificación del cannabis con fines terapéuticos en la Ley de Estupefacientes del anexo I al II de dicha ley si "está destinada a la elaboración de preparados con fines terapéuticos". Además, el comité recomendó añadir en el anexo III de la ley de estupefacientes la siguiente opción: "Extracto de cannabis (extracto obtenido de la planta perteneciente a la especie de cannabis y de sus distintas partes)" y sólo "en forma de preparado autorizado como medicamento." La nueva clasificación del cannabis en el anexo II lo capacita para la fabricación de preparados con

fines terapéuticos, lo que hace que pueda ser comercializado y que las farmacias puedan manejarlo sin tener que contar con un permiso especial. Hasta ahora las que querían vender cannabis para uso terapéutico, importado de los Países Bajos, tenían que solicitar permiso para poder hacerlo. La inclusión del extracto de cannabis en el anexo III de la ley de narcóticos se establece ante la prevista aprobación del Sativex, extracto de cannabis de la compañía británica GW Pharmaceuticals. Si bien hasta la fecha no se han expedido, el gobierno federal sigue las recomendaciones de este comité de expertos.2 En parte de Europa, Canadá, y 15 estados de Estados Unidos se indica como estimulante del apetito, contra los vómitos y náuseas como efectos secundarios de la quimioterapia, la radioterapia y la medicación antirretroviral en Cáncer y VIH/SIDA. También en Esclerosis múltiple y problemas de médula espinal, contra el dolor crónico de origen nervioso, espasmos musculares y otros síntomas neurológicos. Son varios los documentos emitidos por Instituciones de máxima jerarquía que declaran al cannabis como una medicina eficaz y de elevada seguridad en sus usos vigentes. Entre ellos se pueden citar el documento emitido por el Comité de Ciencia y Técnica del Parlamento del Reino Unido (The House of the Lords), El Instituto Catalán de Farmacología, el reporte del Ministerio de Salud de Bélgica, El reporte del Senado de Canadá. En noviembre del 2009 la AMA, primera asociación médica de Estados Unidos se sumó al pedido del Colegio Médico Americano, segunda asociación en importancia (ACP), reclamando el traspaso del cannabis de la lista I a la lista II y III de sustancias controladas, para facilitar la investigación clínica. El documento de la AMA declara “Los resultados de estos ensayos indican que fumar marihuana reduce el dolor neuropático, mejora el apetito y la ingesta calórica (…) y puede aliviar el dolor y la espasticidad en pacientes con esclerósis múltiple (…) el hecho de que es común el uso espurio del cannabis, no obvia su potencial para desarrollo de productos medicinales. Muchos productos farmacéuticos usados para el alivio del dolor, como paliativos e inductores del sueño tienen toxicidades agudas más serias que la marihuana, incluyendo la muerte.” La ACP declara “…los efectos adversos del uso de marihuana están dentro del rango de efectos tolerados para otras medicaciones.”, concluyendo “La evidencia no sólo soporta el uso médico de la marihuana en ciertas condiciones sino que también sugiere numerosas indicaciones para los cannabinoides…”. En el estado de California (Estados Unidos) ya se están aplicando para el cannabis medicinal, con más de 2000 dispensarios abiertos a la fecha en el estado. El 46% de los votantes de California están a favor de legalización según el referendo de noviembre de este año. Chris Lehane, uno de los responsables de la iniciativa, dijo que los votantes "ya aceptan" que el cannabis es de uso común.3 Argentina: coyuntura local. En Argentina existe un fallo unánime de la Honorable Corte Suprema de Justicia que despenaliza la tenencia para consumo, pero no hay referencias en el mismo al uso médico. En marzo del 2006, la Justicia argentina consi-

deró que la posesión de cannabis para consumo personal podría estar justificada cuando se trata de un uso terapéutico. El fallo fue emitido por la sala II de la Cámara Federal y revocó el procesamiento de una mujer en cuya casa encontraron, durante un allanamiento, marihuana en el dormitorio. La acusada adujo que utilizaba la droga para paliar los intensos dolores y el insomnio producidos por una enfermedad de columna. ...la Justicia argentina consideró que la posesión de cannabis para consumo personal podría estar justificada cuando se trate de un uso terapéurico. La defensa estuvo centrada en el derecho a la salud. Se presentaron certificados médicos de las especialistas. La doctora Inés Becu explicó que la acusada “presenta marcada cifoescoliosis cervicotoracicolumbar, dolor a la palpación y/o percusión de apófisis espinosas cervicales y articulaciones de miembros superiores” y “un síndrome neuroosteoarticular degenerativo de columna vertebral con compresión de raíces nerviosas”, por lo que se la había derivado a neuroortopedia e indicado “medidas generales de sostén, no pudiendo indicarse analgésicos por la intolerancia gastrointestinal que la paciente presenta a los mismos”. En otro certificado, la psiquiatra Stella Maris Corominas sostuvo que la cronicidad del problema que presentaba la mujer –insomnio y anorexia secundarios a dolores articulares y musculares que interrumpen el sueño– la había llevado “a un cuadro de ansiedad de difícil tratamiento, ya que la paciente no tolera drogas analgésico-antiinflamatorias”. Para abordar la cuestión del uso terapéutico de la marihuana fue requerida la opinión del doctor Rodolfo Rothlin, titular del Departamento de Farmacología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, quien confeccionó un informe incorporado al expediente donde establece que “el dronabinol o tetrahidrocannabinol, mayor metabolito activo de la planta cannabis sativa (marihuana) ha sido aprobado por la Food and Drugs Administration (FDA) de Estados Unidos para su uso en el tratamiento de la anorexia asociada con pérdida de peso en pacientes con SIDA y de las náuseas asociadas al tratamiento quimioterapéutico en pacientes con Cáncer y que no respondían a los tratamientos convencionales”. Agregó que “existen otras condiciones en las cuales parecería tener beneficios, aunque no ha sido aprobado para esas patologías debido al hecho de que no existe suficiente evidencia clínica o los efectos adversos limitan su utilidad”. Entre ellos se menciona el “cuadro de dolor crónico”. Se han presentado varios proyectos para la despenalización pero todavía no han debatido en el congreso. En la Cámara de Diputados están vigentes en la actualidad cuatro proyectos para despenalizar la tenencia y el consumo de marihuana. Uno es de la diputada Diana Conti (FPV-Buenos Aires), otro de Ricardo Alfonsín (UCR), otro de Fabián Peralta (GEN) y el último y de mayor importancia de las diputadas Victoria Donda y Cecilia Merchán (Libres del Sur). Salvando el último, los demás son muy similares y se basan en la jurisprudencia de la corte suprema, tanto en su fallo Bazterrica como en el Arriola. Esta aproximación es muy limitada, y no funcionaría eficazmente para reducir el daño social que acarrea la problemática de las drogas, ni la vulneración de los derechos humanos. Cabe destacar que la legis-


Año 3 - Nº 11 Marzo/Abril 2011

ladora Diana Conti presentó varias iniciativas para despenalizar la marihuana, incluso antes del último fallo de la Corte Suprema. En proyectos anteriores incluyó el uso terapéutico. En uno de los fundamentos la legisladora explica: "Cabe destacar que el uso medicinal de la marihuana no debería ser castigado penalmente, ya que si bien la ley 23.737 penaliza la tenencia de drogas para consumo personal, el usuario se encontraría amparado por un estado de necesidad justificante debido a que provoca un mal menor para evitar un mal mayor". En otro de los puntos del proyecto se propone: "La aprobación de esta propuesta destinada a autorizar expresamente el uso de compuestos cannabinoides y químicos de tetrahidrocannabinol (THC) con fines medicinales y para la investigación de su posible eficacia como medicación terapéutica o de control de síntomas".4 El proyecto superador es el presentado por Donda y Merchán, que asesoradas por la revista THC, derogan en su proyecto la tenencia simple, limitan los códigos penales que puede romper la figura del agente encubierto a la ley aduanera y de drogas, teniendo hoy licencia para hacer cualquier fechoría, agravando los nichos de corrupción que naturalmente produce la prohibición. Puntualmente traza una clara línea divisoria entre el usuario, el adicto y el narcotraficante. El poder ejecutivo viene dando importantes pasos en pos de una mejor legislación. La creación de

Página 13

la Comisión Nacional Coordinadora de Políticas Públicas en materia de Prevención y Control del Tráfico ilícito de Estupefacientes, la Delincuencia Organizada Transnacional y la Corrupción, ha empezado a dar una orientación en los pasos a seguir en busca de una ley de drogas eficaz y respetuosa de los DDHH. Se empieza a cuestionar el discurso hipócrita del SEDRONAR, oficina heredada del menemismo, acusada de múltiples casos de corrupción, como el comercio de precursores químicos para la elaboración de drogas y el tráfico de varios kilogramos de cocaína en uno de sus vehículos. Si bien persiste la contradicción en el seno del ejecutivo, la nefasta oficina tiene los días conSe empieza a cuestionar el discurso hipócrita del SEDRONAR, oficina heredadda del menemismo, acusada de múltiples casos de corrupción... tados.

Este año, confirmando su espíritu democrático, inclusivo, y respetuoso de lo diferente, el Estado Argentino, a través del INADI, convocó a la Red de Usuarios de Drogas y Familiares (RADAUD) para que participen en un nuevo proyecto de ley de drogas que el poder ejecutivo elaborará este año, lo que abre nuevas esperanzas de una nueva ley orientada a la plena vigencia de los Derechos Humanos y, sobre todo eficaz. Ante esta situación irregular surgen diferentes interrogantes ¿Qué implicancias tienen sus usos terapéuticos vigentes y potenciales en la salud nacional y mundial? ¿Qué aplicación clínica pueden tener los cannabinoides en nuestro medio y que impacto puede tener en la calidad de vida de los pacientes? ¿Qué estructura institucional del estado es necesario implementar para producir y dispensar cannabis medicinal? ¿Qué conocimiento hay en el personal de salud al respecto? ¿Qué hay de los métodos alternativos de administración como la vaporización? Estas y muchas otras incógnitas buscarán respuesta en los años por venir. Referencias: 1 Eugenio Zaffaroni, Antonio Escohotado, Silvia Inchaurraga y otros. Las drogas, entre el fracaso y los daños de la prohibición. Ed. CEADS-UNR/ARDA. Rosario 2003 2 News of the Federal Association of the Pharmaceutical Industry del 4 de mayo de 2010 3 http://www.upi.com/Top_News/US/2010/03/24/ California-will-vote-on-legalizing-pot/UPI14341269443356/ 4 http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=806 151

Lección de canto por María Rosa Colautti

P

árese derecho pero en forma natural, sin rigidez alguna. La pelvis nunca va hacia delante, pero tampoco hacia atrás sacando cola, en tanto podría jorobarse las lumbares. Las piernas ligeramente abiertas, más o menos del ancho de los hombros, o bien una de ellas ligeramente adelantada con respecto de la otra. El peso del cuerpo debe estar bien distribuido en cada una de ellas. Haga de cuenta que un hilo imaginario lo recorre en toda su longitud, sosteniéndolo desde el centro de la cabeza hasta el suelo, pasando por todo su cuerpo. Dentro de ese eje usted puede balancearse un poco a los lados, hacia atrás, o hacia adelante en el caso de que desee apuntalar un agudo, pero hablamos siempre de un balanceo suave que le permita conservar el equilibrio. Relaje sus hombros, deje que sus brazos simplemente caigan a los costados del cuerpo. Apunte con su esternón para adelante como la proa de un barco. Para reforzar esta imagen, recuerde a la protagonista de Titanic cuando se trepó a la misma mientras el muchachito la sostenía para que no cayera en las profundidades abisales. De esta forma comprenderá que su cabeza no irá hacia abajo, pero tampoco hacia atrás, ya que esto podría provocar tensión en las cuerdas vocales. Las piernas sostienen al cuerpo y los pies se aferran al piso. Tome una gran bocanada de aire, pero no ruidosamente a la manera de quien saca la cabeza del agua mientras viene nadando agitado, no; tome el aire con una “o” silenciosa y grande, pero no demasiado articulada, para lo cual va a requerir unas mandíbulas desganadas y algo estúpidas, a fin de evitar tensiones innecesarias. Bostece ampliamente mientras manda el aire a sus últimas costillas, a fin de permitir el trabajo del diafragma. Imagine que su garganta se ensancha y se relaja el tiempo que emite la nota indicada, la cual nacerá de sus cuerdas vocales. Para ello, las mismas deberán estar con el tono muscular apropiado, es decir ni hipo ni hipertónicas, ya que entonces el sonido le saldrá decididamente horrible. Trate de que la voz corra y, por favor, dure lo que dure la nota no se desinfle ni se encoja, sino todo lo contrario, ¡ínflese! No olvide el sostén anímico, la actitud, la intención. Es el cerebro el que comanda todo. Afloje el rostro y acompañe la melodía con una sonrisa, no olvide que la está pasando bien. Si después de todo esto sigue con ganas de cantar, es usted un elegido, pero no del canto sino del sacrificio.


Año 3 - Nº 11 Marzo/Abril 2011

Página 14

La palabra: elemento versátil1 en un sistema político grado, ha inculcado la idea de El Sistema para granjearse las fuerzas de producción: A) defenestrar a la gestión anterior, B) proponer cosas que todos conocen muy bien, que nadie se anima a poner en marcha antes de las campañas políticas y que surgen de súbito en el discurso de los postulantes como urgentes, en tiempo de elecciones, y por sobretodo C) persuadir a nivel popular de la necesidad-dependencia de una conducción oficializada. En resumidas cuentas, la herramienta princeps que inunda los mass media es el miedo. “Miedos de Comunicación” (o, citando el título del poema de Galeano, El Miedo Global). Toda plataforma, eso sí, en mayor o menor grado, ha inculcado la idea de El Sistema para granjearse las fuerzas de producción...

“Vino todo el mundo, la radio y la TV Vino el comisario, los ángeles también Todos quieren algo, sangre o no sé qué Y todo el universo sigue intacto como ayer…” Fito Páez, Track track (Ciudad de pobres corazones).

C

on motivo de escribir éste artículo en una época donde hace mella la polaridad “sistema dominante-propuestas alternativas”, quiero reivindicar ciertos usos de La Palabra, considerándola como el pivote de toda posibilidad emancipatoria. En un siglo y un poco más hemos sido testigos del vuelco antropológico que desató, en primer lugar, el Psicoanálisis, al menos como lo explicitó la obra de Lacan, y luego distintas actividades del acontecer humano, el filosofar especialmente (un caso claro es el de Martin Heidegger; desde otros parámetros la filología Nietzscheana), donde ya es imposible pensar al ser humano sin su arraigo al lenguaje y a una muy aclamada, desde muchos siglos, fundamentación amplia acerca del campo de la subjetividad. Así, la serie de cuestionamientos que validan (una y otra vez, es imposible negarlo) la instancia de la diversidad, de las fracturas teóricas, de los distintos tiempos, del relativismo y la imposibilidad de cierre, de todas éstas características de la “especie”, nos recuerdan (insisto, una y otra vez) que la obstinación en intentar establecer un sistema filosófico- político hegemónico, de una vez y para siempre, es una lisa y llana ilusión sin porvenir. Pronto, y eso espero, serán las masas las que se desencanten del hechizo al estilo Fukuyama que inerva sus cuerpos. Pues aún la edad humana no ha podido prescindir, al menos los hechos dicen eso, de cierta necesidad de impacto no previsto, de privaciones, para despertar. Quizá por ello la mayoría de las veces los logros en el ámbito socio-político fueron engendrados en el fragor de la batalla, bajo el ideal operante de que la única posibilidad de librar un espacio es regarlo con sangre. Hasta ahora esto ha sido así muchas veces, pero sólo en apariencia, pues lo que el sable libera se vuelve al tiempo rigidez política, anquilosamiento, amnesia del objetivo primero que desató la contienda o pasaje al otro bando.

Por ello será necesario tomar como dispositivo ordenador el aspecto eminentemente cultural de una verdadera revolución. Sólo así se puede concebir, como se ha proferido en reiteradas ocasiones, un mundo en el que quepan todos los mundos. El rasgo puro de lo que digo se ve principalmente, en la poesía. En política, pongo como ejemplo un impulso visible de apertura social: el movimiento nacional constituyente intentado por la CTA. La clave está en considerar que la dimensión de la palabra en el campo de la política tiene como principal característica el orden inercial; dicho de otro modo, no ya el Ideal representativo, sino la participación transformadora, que es el eje de toda actividad humana (incluso se ven modificaciones considerables hasta en las fuerzas públicas oficiales con el paso del tiempo). La base estructural donde observarlo es el viraje acontecido en la ontología: los sistemas totalitarios, desde tiempos ancestrales, se aferraron a la noción del Ser como ente – error garrafal, intencional o no- y no como devenir2. Si hasta la inserción vulgar de la palabra “ser” en el contexto social implica movimiento, ¡no estatismo!!. Aboga a favor de mi tesis la imposibilidad humana de elaborar un manual filosófico-político eternamente vigente, como ocurre con los diccionarios, condenados a una constante edición. O sea, que bajar línea a las masas inculcando que la objetividad en ciencias sociales radica en términos “naturales” o “divinos”, encuentra más su impulso en querer eternizar viejos deseos perversos, que en un riguroso conocimiento de los discursos, deseos, actividades y rasgos de un pueblo. Por lo general, el polo diametralmente opuesto del afán en extensión del intercambio de bienes y condiciones de vida, se halla en la concepción “dirigencionista” de toda forma legitimizada de gobierno, lo que, dicho con otras palabras, sería hacer consistir a un gran Otro como Amo, darle materialidad. Desde hace muchos años es imposible, corrobórelo el lector, encontrar una fórmula política que sostenga que “el buey sólo bien se lame”. Una verdadera moral de rebaño inculcada. Toda plataforma, eso sí, en mayor o menor

Es a falta de ciertas palabras, a falta de poder nombrar lo que se teme, “toda la miseria”, que se obstaculiza todo posible inicio, decurso y posterior elaboración de un consenso político populāris, beneficio enteramente humano que nadie puede expropiar ni encarnar; esto último quizá sea el más flagrante delito, puesto que el leitmotiv que hallamos en el grueso de las problemáticas y flagelos civiles es la ausencia de compromiso. De modo gráfico, como siempre ocurre en el Arte, que permite captar mucho más que las más extensas explicaciones neurocientíficas, decía el genio del artista (bautizando Track- track a su desesperación, quizá como intento repetido y fallido para poder manejarla en su soledad): “No se pasa el tiempo, al menos para mí Ya tomé pastillas y sigo sin dormir Miro a los costados y nada que amarrar Ya no existen lazos Alguien hizo trac, trac, trac” Quizá por eso, porque las clases oligárquicas siempre tuvieron tiempo de sobra para diseccionar el cuerpo del explotado, para observar sus puntos flacos y así construir una aparatología de mercado de “creación de necesidades”, para subordinar el trabajo científico a los fines de inserción en el circuito de las mercancías hasta del tiempo personal del trabajador. Quizá por eso, digo, que los revolucionarios, guerrilleros o no, consideraron asidero firme el establecimiento de frases inmortales. ¿Qué distingue, que tienen en común las frases “Hasta la victoria siempre” (Guevara), “Es preferible morir de pie, que vivir de rodillas” (Mao), “Campesino, el patrón ya no comerá de tu pobreza” (citada por Alberto Ascolani en el número anterior, pronunciada en un discurso de Velazco Alvarado), o “Todo lo que se come sin necesidad, se roba al estómago de los pobres” (Ghandi)? Dirán: realzar el valor de la memoria sobre el olvido. Ciertamente esto es así, de hecho es el aglutinante de toda posición freudo-marxista. Pero aquí intentaré fundar algo más: estas frases son los estigmas arqueológicos del discurso de lucha en ésta Era de la Humanidad. Una Era que no puede prescindir de las cárceles ni de los manicomios, ni de toda


Año 3 - Nº 11 Marzo/Abril 2011

Página 15

por Mariano Constantino una violencia generalizada como forma de vida. Elementos éstos con toda una faceta “funcional”, decantaciones directas de un criterio del progreso basado no ya en el Trabajo con su dimensión dignificante del acontecer del sujeto, sino del empleo en tanto “disciplina”, con sus ritmos, sus marcas, sus mecanismos rígidos, sus segregados. A la malversación, al fraude en el valor de las palabras (Democracia, Necesidad, Libertad, Representación Política, Ser, Tiempo, Clase3, por citar algunas) y su oficialización, a todo ése aparato de taxidermia mental, abusiva y avasallante, se le oponen raudas y valientes las máximas citadas, con todo su candor. Con todo su valor. Al día de hoy, las teorizaciones sobre la existencia de una Historia dialéctica de momentos de opresión y liberación sucesivos encuentran su obstáculo al considerar como principalmente válido, como privilegiado documento histórico, el hecho de emergencia, de impacto. Mi posición es otra. Pues sólo de ésta manera, la soltura a la hora de explicar los sucesos se pierde al momento de proponer variantes. Lo cual nutre de nuevas energías la ambición de un gobierno “que sepa cómo hacer” para sostener lo logrado, dejando de lado la espontaneidad del pueblo para resolver los propios problemas que le vayan apareciendo, para identificarse con sus propios acontecimientos políticos, para insertarlos dentro de la Transferencia y que las discontinuidades políticas, los desgarros -en la sucesión de los mandatarios y sus exenciones de culpas y cargos, por ejemplo- no queden “nadas”, forclusiones epistémológico-históricas4. Convengamos, además, que todo logro, toda toma de posición, o reobtención de espacios, en la medida de ser considerados sólo una proeza épica quedan vulnerados a ser absorbidos por el capitalismo de mercado. ...no ya el Ideal representativo, sino la participación transformadora, que es el eje de toda actividad humana... Un Acontecimiento, así como lo entiende Badiou, fue el Mayo Francés. El Mayo del 68 marcó una época. Pero con igual legitimidad también son todo un Acontecimiento, y no un mero evento, las disposiciones de un barrio para oponerse a la contaminación ambiental producida por una decisión empresarial. Entonces, son los recursos micropolíticos, las ansias y anhelos primeros los que están en discusión, antes que la macropropuesta de querer derrocar un sistema. Es más, lo primero a hacer, quizá, es destituir

la idea de univocidad, para concebir la posibilidad de varios, sino muchos, sistemas (neo-liberales, en nuestro caso) siguiendo la idea Foucaultiana de que el poder no se halla en un solo grupo, sino en el establecimiento de una microfísica del poder. Fíjense en la versatilidad de la palabra en el sistema económico vigente. Tranquilamente, el Derecho constitucional podría calificar de tendenciosa la utilización del término “impuesto a las ganancias” en la docencia. Como leí hace poco, la ganancia es un beneficio económico por el capital invertido. El docente gana un sueldo, no ¡“obtiene una ganancia”! Lo único cierto en esto es que muchas veces, cobrando tardísimo y muy poco, debe poner de su bolsillo (me ha pasado) para tener materiales para trabajar en clase. Constantemente recorremos calles, caminos, rutas, que no son sentidos como propios, son impuestos, al punto que a veces se recorren desapercibidos. Muchos caminos se abrieron con una pala. Se podría haber usado un pico, un arado o una retroexcavadora. Pero primero, eso sí, antes de la planificación, de la puesta en marcha, hubo que haberlo soñado. Y por sobre todas las cosas, contado. Así, la apropiación de la palabra conlleva la posibilidad de abrir los propios caminos, de imaginar las calles que queremos. La advertencia final que hago es una evocación a la locura. Resulta que para que la palabra versátil no devenga bursátil5 paralizándonos en una pasividad momificante, debe invocar a la locura, la locura creadora, la de ser realistas haciendo lo imposible, sin la cual un tal Cristóforo Colombo, que no podía coordinar el hemisferio derecho con el izquierdo, no hubiera podido crear un cuerpo calloso que comunicó ambas partes del planeta. Nos inclinaremos a pensar que sólo con la propia locura, y aunque nos cueste un huevo, bastaría para demostrar cuán cerrado es el pensamiento cuando se

tiene una Corona puesta en la cabeza. Referencias: 1 Que gira, que cambia de posición. Pero también Adaptable. 2 Physis en los presocráticos. 3 Hemos asistido en los siglos XVIII, XIX, y XX a lo que en epistemología se llama “Solapamiento”, que alude a un fallido intento de transpolación de saberes de una ciencia a otra. El ejemplo más claro es sostener la tesis del Darwinismo Social: la supervivencia del más apto. Craso error, el mismo Charles Darwin advierte en “The Descent of Man, and selection in Relation on Sex” (1871) acerca de lo inconducente de aplicar sus desarrollos sobre la supervivencia animal al ámbito de lo humano. Por otro lado, el concepto de clase y de clasificación, así como se lo entiende por ejemplo en botánica o en genética ha sufrido de iguales inoperancias al ser utilizado para fundamentar ideologías partidarias (como en el nacional-socialismo en Alemania durante la primer mitad del siglo XX, que abogaba por una “clase superior”) e incluso para modelar el urbanismo ergonómico moderno, poniendo “a cada cual en su lugar”. 4 Una alternativa para salir del dilema, conocida como Tercera Posición, fue el Peronismo y su vertiente conciliatoria sindical, que al devenir el gremio un partido político multitudinario perdió toda pureza de ímpetu, ubicando la pérdida (física y política) del General Perón. Luego hemos visto cuántos personajes se subieron a caballito del Justicialismo para hacer precisamente cualquier cosa que no sea Justicia Social. 5 Perteneciente a la Bolsa de Valores.


Año 3 - Nº 11 Marzo/Abril 2011

Página 16

De la pasión por el conocimiento a la búsqueda del reconocimiento: recorridos dentro de las instituciones científico-académicas por Ariel Dobry1

S

oy físico teórico. Mi tema de investigación se refiere a la compresión del comportamiento de diversos materiales desde el punto de vista de su estructura atómica. Espero que estas primeras líneas no espanten al lector. Les prometo que mis pasiones, mis angustias, mis éxitos y mis dificultades pueden ser similares a las del lector, sea cual fuera su actividad y el ámbito donde la realiza. Mi motivación original para el trabajo que realizo es la pasión por aprender cosas nuevas, por encontrar conexiones entre hechos inesperados, por volar con ideas fabulosas y entonces caer a la realidad con esas ideas para entender alguna porción del mundo que me rodea. Mi actividad, la investigación científica, tiene que ver con un impulso vital del hombre que lo lleva a tratar de comprender la realidad en la que vive. Es una actividad apasionante y desafiante, a veces es también una actividad frustrante, nos pone en el límite de nuestros conocimientos actuales, de nuestra formación. Nos obliga a tomar en cada paso una actitud autocrítica para no quedar tomados por intuiciones erróneas, a comportarnos como ignorantes, a no ‘creérnosla’. Ningún título obtenido previamente nos evita el miedo a no tener respuestas ante una situación nueva. La idea científica, parafraseando a Gastón Bachelard surge ‘como lo que debería haberse pensado´. La soberbia por lo ya obtenido no es entonces una actitud científica. Pero la ciencia en la actualidad no la hacen individuos aislados sino insertos en institutos de investigación y en universidades. Esta inserción condiciona fuertemente las elecciones de los científicos y determina en gran parte los direccionamientos de sus investigaciones. La ciencia contemporánea es en sí misma una gran institución. El sistema de premios y castigos de las instituciones científicas influye fuertemente en la subjetividad de los científicos. En la conformación de su escala de valores, en su forma de relacionarse, en sus decisiones cotidianas. Voy a tratar de ejemplificar estos sentimientos mediante una anécdota personal. Hace unos años, muchos ya por cierto, solía almorzar los sábados en la casa de una tía, quien agradecida por mi compañía me deleitaba cada sábado con un plato diferente y delicioso. Terminada tan opípara comida volvía para mi casa. En la puerta encontraba sistemáticamente a un vecino que empezaba a lavar su auto. Yo entraba a mi casa, dormía un rato la siesta y luego desplegaba mi arsenal de papeles, leyendo trabajos que había traído de la Facultad, avanzando en algún cálculo que me

quedo girando en la cabeza o preparando clases. Por aquellas épocas daba yo los pasos iníciales de mi carrera científica. Estaba entusiasmado con escribir mi primer trabajo científico. Por otro lado, buscaba un puesto para hacer investigación (una beca), que me había sido denegada por el promedio no demasiado alto que había conseguido en mi carrera de Licenciatura en Física. Tenía entonces que revertir esta situación publicando algún trabajo en una revista científica. Comenzaba entonces a aparecer una cierta dicotomía en mí, entre la pasión por estudiar, por comunicar los resultados que obtenía, por enseñar los conceptos que aprendía, por un lado. Y la búsqueda de cierto reconocimiento institucional que obtendría al publicar varios papers. Sobre la tardecita salía a tomar aire y encontraba a mi vecino lustrando los cromados de su auto. Pensaba entonces: ¡qué vida vacía tiene este hombre!, ¡que aburrido debe estar! En algún sábado de pensamiento más reflexivo, logre sin embargo, comparar su actividad con la mía y sorprendentemente encontré mas semejanzas que las que había imaginado. Ambos dábamos curso a nuestras pasiones, los dos habíamos ‘perdido’ la tarde del sábado, el con su auto, yo con mi ciencia. Pero lo que estoy tratando de abordar podría comprenderse mejor si suponemos que mi vecino tuviera un auto antiguo, digamos un Ford modelo 40. Supongamos entonces que a mi vecino se le ocurriera comenzar a participar en exposiciones de autos antiguos, donde se premie el estado y mantenimiento de su auto. Supongamos entonces que Ford otorgara algún tipo de incentivo al ganador y que ese incentivo económico se hiciera importante para mantener su auto. Su pasión hedonista por tener lindo su auto se habría entonces institucionalizado, el seria ahora un miembro de ´Los amigos del Ford’, no un solitario enamorado de su auto. En pocas palabras y dado que esta ultima parte es solo parte de mi imaginación, la diferencia entre la pasión de mi vecino y la mía podría pensarse por los condicionantes institucionales que se ponen en juego en una u otra actividad. La tarea científica es evaluada por alguno de los propios científicos, los más prestigiosos, en términos de número de trabajos publicados, de importancia de las revistas donde se publica, de número de citas que reciben estos trabajos. En etapas avanzadas de la carrera científica comienza también a jugar el número de doctorados dirigidos, y las tareas de conducción en los institutos científicos. Mediante estos criterios se aprueban informes, se determinan asensos de catego-

ría, se otorgan subsidios, en fin se establece un capital de prestigio, en palabras de Pierre Bourdieu, que diferencia a unos científicos de otros. La subjetividad de la comunidad está dominada por estos criterios de evaluación y las temáticas de investigación se eligen en muchos casos de acuerdo a los potenciales resultados en términos de donde podrían publicarse y que impacto podrían tener. Pero más importante aún, pocas veces reconocida, estos criterios dejan trazas profundas en la afectividad de cada investigador, le otorgan una escala de valores rígida. Un científico completamente institucionalizado, es en muchos casos un individuo competitivo, burocrático, en fin aburrido. En las épocas en que me siento agobiado por los criterios institucionales, me angustio, me deprimo, pierdo la energía vital que me llevo a elegir este trabajo, convierto mi pasión alegre y divertida en una pasión triste. Me parece importante desnaturalizar estas cuestiones, no tomarlas como la única forma de hacer ciencia. Creo que el desafío está en encontrar espacios de autonomía en instituciones aparentemente herméticas. Volver a la pasión inicial y diseminarla, propagandizarla, sacarla afuera. Desandar el camino que nos llevo de la pasión por conocer a la búsqueda del reconocimiento individual, para crear lazos de colaboración, de circulación del conocimiento, para indagar en espacios de creación colectiva. De esta forma quizás el conocimiento será un poco menos pensado como capital individual y un poco más como patrimonio colectivo. Quizás entonces la ciencia tenga algo para decir por afuera de su propio entorno, pero sobretodo los científicos podrán interactuar con el resto de la sociedad para encontrar en conjunto respuestas creativas a sus problemas comunes. 1 Agradezco a Omar Fojon y Ana Sagües porque gracias al aporte de sus ideas se hizo más ‘colectivo’ este artículo.

Micropolíticas 11  

Periódico Micropolíticas 11. Marzo/Abril de 2011. Rosario y San Lorenzo

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you