Page 1

Derecho civil sucesiones

www.sucesiones.com


Sumario Junior García- beneficio de inventario ( 1.1 Definición y características, 1.2 Aceptación bajo el beneficio de inventario y 1.3 Diferencias entre la condición de Herederos y de Beneficio de Inventario) Alexandra Bolívar. La separación de los patrimonios del De Cujus y heredero (1.1 definición, características, condiciones y efectos, 1.2 Relación del derecho de separación con los privilegios y 1.3 caducidad del Derecho de separación) Maria Gallardo. Colocación e imputación (2.1 concepto, características., 2.2 personas obligadas a colacionar y 2.3 modos de colacionar David Salazar. sucesión legitima o ab intestato ( 1.1 Concepto, Fundamento y características, 1.2 relación con la sucesión testamentaria y 1.3 a quien se le difiere la herencia). Dubraska Tarazona. sucesión legitima o ab intestato (1.4 capacidad para suceder, 1.5 la representación y 1.6 la herencia yacente y la herencia vacante.


Editorial Se entiende por Derecho de Sucesiones o Derecho Hereditario el conjunto de normas y principios jurídicos que gobiernan la transmisión del patrimonio que de una persona que fallece a la persona o a las personas que le suceden. Por tanto, la sucesión hace referencia al cambio en la titularidad de una relación jurídica de carácter patrimonial. Lo anterior significa, que el nuevo titular de dicha relación no la adquiere o asume a titulo originario sino a titulo derivativo

ELABORACION: Junior García CI: 18.588.080 Alexandra Bolívar CI: 20.813.313 Maria Gallardo CI: 25.761.320 David Salazar CI: 14.898.073 Dubraska Tarazona CI: 21.071.482


Beneficio de inventario Es una de las formas de aceptar una herencia gracias a la cual los aceptantes no adquieren responsabilidad personal por las obligaciones de la masa hereditaria (deudas). Estas obligaciones se cubrirán única y exclusivamente con los bienes y/o derechos de la propia masa hereditaria, sin afectar el patrimonio de los sucesores. La aceptación pura y simple, en cambio, supone la asunción de responsabilidad de las deudas por parte de los sucesores. Para aceptar una herencia a beneficio de inventario las distintas legislaciones exigen formalidades. Lo habitual es que la manifestación de querer tomar la calidad de heredero a beneficio de inventario deba ser hecha por escrito ante un notario o ante un juez. El inventario ha de ser fiel y exacto y debe contener todos los derechos y acciones que recaen sobre la misma. Generalmente hay plazos legales para realizar dicho inventario luego de la citación de los acreedores y legatarios

La herencia recibida a beneficio de inventario puede ser administrada, o bien por el heredero, o bien por otra persona. Su misión será custodiarla, liquidar el patrimonio en caso de que existan cargas en contra de la misma, administrar los bienes, pagar a los acreedores y rendir cuentas de lo realizado sobre la misma. El administrador es responsable en caso de una incorrecta administración de los bienes


¿Qué repercusión pueda tener las crisis económicas en una figura como la herencia? En un principio podría parecer que nada, pero en estos tiempos que corren, se dan innumerables casos en los que los herederos, tras el fallecimiento del causante, automáticamente y sin reparar en que éste tenía deudas, proceden a la aceptación de su herencia, desconociendo la responsabilidad que asumen con tal acto, que no es otro que responder ellos mismos (los herederos) con su patrimonio personal de las cargas y obligaciones que tuviese el fallecido.

EJEMPLO: a) El fallecido tenía un préstamo con el Banco sin terminar de pagar, una deuda reclamada judicialmente y un saldo negativo de una tarjeta de crédito. b) Como activo, el fallecido tenia una finca rústica. c) si los herederos, se adjudican la herencia “pura o simplemente”, es decir que no hacen uso de la posibilidad de “aceptación a beneficio de inventario”, se adjudicarán como activo la “finca rústica” del fallecido pero también sus deudas que aquel tenía, respondiendo con su patrimonio propio del pago de las mismas.


¿Y qué significa que el heredero acepte la herencia a beneficio de inventario? La adjudicación de herencia a beneficio de inventario supone que el patrimonio personal del heredero se extrae del ámbito de responsabilidad por deudas hereditarias, y así, el artículo 1036 del Código Civil dispone que el beneficio de inventario produce en favor del heredero el efecto de “No confundir sus bienes personales con los de la herencia, y conservar contra ella el derecho de obtener el pago de sus propios créditos.”. En consecuencia, el heredero sólo vendrá obligado a satisfacer a los acreedores con el patrimonio del causante, no confundiéndose, en perjuicio del heredero, sus bienes propios y particulares con los que pertenezcan a la herencia.

El resultado por tanto, de aceptar la herencia a beneficio o no de inventario, es importante, puesto que de hacerlo de la primera forma (“a beneficio de inventario”), el heredero lo que está expresando, es que se realice previamente un inventario de los bienes del difunto, pero también de sus deudas, para pagar estas últimas con lo que hay en la herencia, y si sobra algo repartirse los derechos y bienes remanentes, y todo ello, sin poner en peligro su patrimonio particular para hacer frente a las deudas del causante. Autor: Junior García


Diferencia

entre

la

condición de heredero y la

condición de beneficiario del inventario

pierden el derecho de alegar los beneficios de

la

aceptación

bajo

beneficio de inventario, La primera ocurre, cuando el heredero manifiesta que desea aceptar la herencia bajo beneficio de inventario y cumple con los requisitos exigidos por la ley. La segunda, se refiere a las personas que sólo pueden aceptar bajo beneficio de inventario, y entonces, aunque sus representantes acepten de manera pura y simple aquellas personas no

la razón de ello es que

estos sujetos no actúan por sí, sino a través de su representante, por

tanto,

aunque

haya

habido aceptación pura y simple respecto de

ellos, la aceptación se considera hecha bajo beneficio de inventario pero

deben

manifestarlo dentro del

plazo de un año a partir de haber recobrado su capacidad.


Efectos

del

Beneficio

de

Inventario

El heredero con este beneficio es heredero, puesto que con esta opción de aceptar a beneficio de inventario no sufre ningún cambio en su carácter de "heredero", ya que esta aceptación no podría deducirse como una aceptación condicional subordinada, su existencia a un saldo activo, pues constituye una aceptación definitiva que con el mismo titulo que la aceptación pura y simple confirma al sucesible el carácter de heredero, por tanto dejará éste de adquirir la propiedad de los bienes del de cujus pero entendido que lo adquirirá con la deducción de las deudas que los

gravan; consecuentemente mientras estas no sean pagadas no habrá bienes hereditarios para él tal como lo declara el principio “Bona non dicuntur nisi deducto aere alieno”, es decir “no puede hablarse de bienes sino se ha deducido aquello que es ajeno”. No está obligado al pago de las deudas de la herencia ni al de los legados, sino hasta la concurrencia del valor de los bienes que haya tomado, y poder libertarse de una y otras abandonando los bienes hereditarios a los acreedores y a los legatarios (Art. 1.036 C.C.V)


Perdida o Cesación del Por Causa de Tipo Legal: Beneficio de Cuando omite en forma dolosa Inventario. Por renuncia al beneficio de la

herencia. Por renuncia al beneficio, pero para

continuar

como

heredero puro y simple. Aun

cuando

el

C.C.V

no

puntualice en ninguno de sus

artículos que el beneficio de inventario cesa con la renuncia expresa o tácita a ese beneficio

es evidente que al heredero si es capaz le es permitido renunciar por tratarse de un beneficio

introducido a su favor, por tanto, la aceptación a beneficio de inventario es revocable.

algún bien dela herencia. De acuerdo con el artículo 1.035 C.C.V, decae el beneficio de inventario cuando el heredero es culpable de haber omitido conscientemente y con mala fe, en el inventario, algún objeto perteneciente a la herencia. Cuando se apropia u oculta algún bien de la herencia. Dispone el artículo 1.021 C.C.V que los herederos que hayan sustraído u ocultado bienes pertenecientes a la herencia perderán el derecho a repudiarla y quedarán constituidos en herederos puros y simples. La ocultación puede referirse a cosa corporales de la herencia; dinero o títulos al portador dejados por el causante, joyas, entre otros o a cosas incorporales como créditos debidos a aquél y en particular lo que el mismo heredero adeudaba.


Exígese, en los artículos indicados, que proceda a sabienda, es decir, que no haya ignorancia de parte del heredero, que puede no saber que los valores retenidos por el mismo pertenecen a la masa hereditaria y que haya mala fe, que es, que exista el propósito de apropiárselos con perjuicio de los acreedores o de otros heredero, pues podría suceder que los hubiese sustraído y obligado a pagar alguna disposición testamentaria, que le hubiese encomendado. 3. Cuando enajena bienes de la herencia sin la debida autorización judicial. Según los artículos 1.041 y 1.042 del C.C.V, pierde de hecho el beneficio de inventario el heredero que venda bienes hereditarios sin la observación de lo prescrito en los artículos citados, ya sea en cuanto a las formalidades procesales de la venta. Al vender el heredero beneficiario los inmuebles de la herencia se excede de las facultades de administrador, procede como propietario, y es justo que se le considere como heredero simple. El requisito de la

autorización judicial está preceptuado para que los acreedores sepan oportunamente la enajenación que se proyecta, y puedan oponerse a ella, o pedir que se deposite o garantice el precio a fin de que se aplique al pago de las deudas de la herencia, según se prescribe en el artículo 1.043 del C.C.V. La venta hecha libremente por el heredero es no obstante válida, la Ley no la declara nula, pues que se limita a privar del derecho de aceptar a beneficio de inventario al heredero vendedor, y es de principio que la nulidad no presume, ni puede suplirse por el oficio del Juez. Los acreedores pueden, sin embargo, anularla, si prueban en uso de la Acción Pauliana, instituida en el artículo 1.279 del C.C.V, que fue hecha en fraude de los derechos que les corresponden, a este recurso deberán acudir forzosamente cuando el beneficiario es declarado heredero puro y simple, y sea por sí mismo insolvente.


Para la venta de bienes muebles, exígese también la autorización judicial por idénticos motivos, así son advertidos los acreedores de las enajenaciones predichas, que aunque no manda la ley que se les notifiquen previamente, pueden saber desde que son objeto de diligencias judiciales que requieren algún tiempo para ser sustanciadas.


LA COLOCACION E IMPUTACIÓN La colación hereditaria consiste, básicamente, en llevar al patrimonio hereditario las operaciones de trasmisión de bienes realizadas por el causante, antes de su muerte, como una formula de favorecer a hijos determinados; por consecuencia son los hijos no favorecidos en estas operaciones de su causante o favorecidos en proporción negativa con respecto a otro u otros y hasta el mismo favorecido (ergo, todos deben ser descendientes forzosos) quienes tienen el derecho de llevar a la masa común de la herencia de su padre los bienes que, antes de su muerte, algunos de ellos recibieron, afectando sus derechos o los de otros herederos.- Se hace colación para llevar, agregar o devolver a la masa hereditaria bienes que legal y técnicamente pertenecen a dicha masa hereditaria.


1.-

No se agrega necesariamente la cosa objeto de la operación del causante sino el valor del mismo, actualizado desde la fecha de apertura de la sucesión. Una de las razones para consagrar este principio es que pueden suceder actos con terceros que impiden colacionar directamente con el bien, como es el caso de hipotecas o ventas del bien sujeto a colación. 2.- El favorecido por el acto de su causante deberá permitir la reducción de su porción o cuota hereditaria por el monto del valor determinado de la cosa recibida, es decir un equivalente proporcional; Pero ello no significa que se descarte totalmente el que se produzca la colación en especie.

3.- El llamado a colación de algunos bienes de un heredero que niegue el carácter gratuito, o el precio irrito, o donación disfrazada, no interrumpe la eventual partición, pero mientras se resuelva la contradicción alegada por el señalado heredero, éste deberá dar garantía por el valor reclamado, para seguir adelante. 4.- No son colacionables los bienes que por causas no imputables al heredero, hubieren perecido antes de la apertura de la sucesión. 5.- Cualquier acto causal de colación, por parte del causante, debe entenderse como una anticipación de su porción hereditaria. 6.- La colación no opera de pleno derecho, debe ser requerida y hasta demandada. Si los herederos legitimados no la requieren debe entenderse como una renuncia a su derecho

7.- La colación por naturaleza de acción personal, es un derecho de crédito del coheredero.

8.- La colación es siempre una operación previa a la partición, a objeto de reintegrar al patrimonio hereditario las donaciones directas e indirectas hechas por el causante a algunos coherederos. La expresión indirecta significa que no solo son aquellas donaciones nominadas directamente como tal, sino a las que subyacentemente son donaciones, pero que se disfrazan de venta u otra operación para hacerla ver mas ajustada a derecho.9.- De acuerdo con el Código Civil venezolano la porción partible de una herencia comprende no sólo los bienes del de cujus que existan al momento de su muerte, sino también los bienes que en alguna forma directa o disfrazada le trasladó a algún o algunos herederos, pero que tienen que revertir a la masa como consecuencia de la colación.10.- Las mejoras o el mayor valor de las cosas sujetas a colación que existan al momento de la apertura de la sucesión, deben abonarse al heredero favorecido por la operación de donación directa o disfrazada, pero en compensación o equilibrio éste será responsable de los deterioros de las cosas sujetas a colación, que provengan de su culpa o negligencia.


La obligación de colacionare corresponde únicamente al hijo o descendiente que sea heredero y suceda en conjunto con sus hermanos o descendientes de éstos. En conclusión están obligados a colacionar en primer lugar los hermanos coherederos y en segundo lugar los sobrinos de estos que sucedan por derecho de representación. Por lo tanto, para estar obligados a colacionar deben concurrir la triple cualidad de: b) Ser Donatario, y; c) Ser Coheredero.

De conformidad con el Art. 1.097 C.C. hay dos formas: a) Presentando la cosa en especie: Esto es trayendo la cosa o bien recibida en donación al caudal hereditario.

b) Haciendo que se impute su valor a la respectiva porción: Imputando el valor de la cosa a la propia cuota, es decir, el heredero conserva la cosa.

Ser Hijo o Descendiente

Ser Donatario

Ser Coheredero.


Sucesión legitima o ab intestato Concepto y fundamentos Relación con la sucesión Testamentaria

SUCESIÓN LEGITIMA O AB INTESTATO Es la sucesión de todos los bienes, derechos y deberes de quien fue persona física, una vez que ha muerto, y es tramitada por las personas que determina la ley, a falta de testamento de quien era el titular de los bienes, derechos y obligaciones. Tienen derecho a heredar por sucesión legitima: • Descendientes • Cónyuge • Ascendientes • Parientes colaterales hasta el grado • Concubina o concubinario Los parientes más próximos excluyen a los más remotos, salvo disposición legal en contrario. La sucesión corresponde en primer lugar a la línea recta descendente: los hijos, nietos, etc. A falta de hijos y descendientes del difunto le heredan sus ascendientes, a falta de descendientes y ascendiente, hereda el cónyuge sobreviviente, y si no hay, los parientes colaterales del fallecido. Como excepción a la sucesión testamentaria el legislador nos

A quien se le difiere la herencia


presenta la sucesión legal o abintestato, la cual no es más que una suposición del legislador de quienes deben heredar al causante en caso de que éste no manifestará a quien quería dejar sus bienes. El legislador supone que si el de cujus no hizo testamento es porque está de acuerdo con la distribución que hace la Ley. Siempre que exista sucesión testamentaria debe obviarse la sucesión legítima o abintestato. La sucesión intestada o ab intestato surge, cuando en todo o en parte falta la sucesión testamentaria; es decir, que la Ley, ante el silencio del de cujus, dispone por vía supletoria de su voluntad, que los bienes dejados por éste pasen a poder de determinadas personas a quienes durante la vida le ligaron afectos derivados del vínculo de la sangre. Concepto: Es una figura jurídica mediante la cual, por medio de la Ley, a la muerte de un sujeto de derecho se realiza una transferencia de sus derechos y obligaciones a otros u otros sujetos expresamente señalados por la misma ley, salvo que exista una manifestación de voluntad del fallecido (testamento válido). Art. 807 C.C. “Las sucesiones se difieren por la Ley o por testamento. No hay lugar a la sucesión intestada sino cuando en todo o en parte falta la sucesión testamentaria”. 1. casos en que procede la sucesión abintestato: • Cuando no existe testamento o el mismo se encuentra viciado. • Cuando el testador no dispuso todos sus bienes en el testamento, en cuyo caso la porción no dispuesta será objeto de sucesión intestada. • Cuando habiendo dispuesto todos sus bienes en el testamento se haya afectado la legítima. • Cuando no se cumpla la disposición puesta al heredero testamentario. • que el

Cuando el heredero testamentario muere antes


testador. • Cuando el heredero testamentario repudia la herencia sin tener sustituto y sin tener lugar al derecho de acrecer. • Cuando el heredero es incapaz de suceder. Fundamento: La sucesión intestada se fundamenta en las relaciones de familia o en los derechos derivados de los vínculos permanentes; es decir, en el deber familiar del causante. Así mismo, se fundamenta en: Los efectos naturales de quien fallece sin manifestar su última voluntad y, las necesidades de cumplir determinadas exigencias de orden social. 2. características de la sucesión intestada: Las características más sobresalientes de la sucesión intestada son cuatro: • Es una sucesión a causa de muerte; ya que requiere del fallecimiento del causante o al menos de la presunción de su fallecimiento declarada por un Juez (en sentencia definitivamente firme). • Siempre es sucesión a título universal; por cuanto si no existe expresa declaración del causante, no puede haber herederos a título particular o legatarios. • Ocurre siempre por imperio de la Ley. • Es supletoria de la voluntad del causante; puesto que surge sólo cuando la voluntad no existe o está viciada total o parcialmente. 3. personas que pueden heredar en una sucesión abintestato: • Parientes consanguíneos: • Hijos reconocidos y sus descendientes. • Padres o ulteriores ascendientes, hermanos y sus descendientes. • Parientes colaterales hasta el sexto grado. • El cónyuge supérstite. • El Estado. Nota: Debemos recordar que el pariente más cercano excluye al pariente más lejano.


4. Capacidad para suceder: Art. 808 C.C. “Toda persona es capaz de suceder, salvo las excepciones determinadas por la Ley”. La doctrina señala las causas de incapacidad que pueden tener las partes; las cuales pueden dividirse en: • Causas absolutas: son aquellas que comprenden a todos aquellos que son incapaces de venir a la sucesión de quienquiera que sea la persona. Art. 809 C.C. “Son incapaces de suceder los que al momento de la apertura de la sucesión no estén todavía concebidos (…)”. • Causas relativas: Se refiere a aquellos que son incapaces de venir a la sucesión de determinada persona mientras puedan muy bien heredar a otras; y es relativa porque sencillamente, hay la posibilidad de que la persona recupere o vuelva a tener el derecho de suceder: Por declaración del Juez o por la declaración de los afectados en el Tribunal dando el perdón a dicha persona. Art. 810 C.C. “Son incapaces de suceder como indignos:

• El que voluntariamente haya perpetrado o intentado perpetrar un delito, así como sus cómplices, que merezca cuando menos pena de prisión que exceda de seis meses, en la persona de cuya sucesión se trate, en la de su cónyuge, descendiente, ascendiente o hermano. • El declarado en juicio adúltero con el cónyuge de la persona de cuya sucesión se trate. • Los parientes a quienes incumba la obligación de prestar alimentos a la persona de cuya sucesión se trate y se hubieren negado a satisfacerla, no obstante haber tenido medios para ello.” Como puede apreciarse, el legislador sanciona con la privación del derecho a heredar, a todos aquellos que hayan incurrido en una falta de tal magnitud, que incida contra los principios de la moral o


choque contra los deberes elementales de la solidaridad familiar, causando afrenta a aquél de quien luego serían herederos; no obstante, puede ser dispensada por la voluntad del causante que perdone al culpable, lo cual deberá constar en acto auténtico (Art. 811 C.C.), el perdón debe ocurrir después de los hechos que ocasionaron la indignidad y para lo que no basta la simple declaración privada del ofendido, aunque fuere escrita. El perdón concedido en estas condiciones surte efecto iuris et de iure (no admite prueba en contrario)

Las claves que diferencian una sucesión con testamento de una sucesión sin testamento. Ciertamente, el planteamiento de la propia defunción no resulta un pensamiento nada halagüeño; incluso a determinadas edades, puede parecer una completa pérdida de tiempo. Pero la realidad es, que, de momento, hoy en día, el ser humano no tiene control sobre su propia muerte, y ésta puede llegar en el momento más inesperado e inoportuno. La cuestión, por lo tanto, no radica en plantearse el cuándo ni el cómo, sino la situación jurídica que se plantea tras este suceso. Cuando una persona fallece se extingue su personalidad jurídica, en otras palabras, para el derecho deja de ser persona y de existir. Sin embargo, los bienes y derechos propiedad de esa persona permanecen y le sobreviven, por lo tanto, el derecho se enfrenta al problema de qué hacer con esos bienes que eran propiedad del fallecido. Evidentemente, en el momento en que falleces y dejas de ser persona para el derecho, careces de la posibilidad de mantener bienes o derechos, u obligaciones, y éstos, por tanto, deben pasar a


ser parte de la esfera de otra persona. Esa persona o personas la ley los denomina herederos; sin embargo, y como hemos comentado, los seres humanos no somos capaces aún de predecir nuestra muerte, por lo tanto, se puede dar la situación en la que una persona fallece sin haber podido indicar quién o quiénes son sus herederos. Esta situación se denomina “herencia ab intestato”, o sin testamento; y llegado el caso, puede plantear un verdadero quebradero de cabeza para los herederos, sobre todo si el causante fallece sin hijos o cónyuge o padres que le sobrevivieren y hubiera que demostrar el parentesco con los parientes más próximos en grado.


Sucesión legitima o ab intestato Capacidad para suceder Según nuestro código civil en su articulo 808 establece que toda persona es capaz de suceder, salvo las excepciones determinada por la ley La doctrina señala las causas de incapacidad que pueden tener las partes; las cuales pueden dividirse en: a) Causas absolutas: son aquellas que comprenden a todos aquellos que son incapaces de venir a la sucesión de quienquiera que sea la persona. b) Causas relativas: Se refiere a aquellos que son incapaces de venir a la sucesión de determinada persona mientras puedan muy bien heredar a otras; y es relativa porque sencillamente, hay la posibilidad de que la persona recupere o vuelva a tener el derecho de suceder


La representación Es una ficción por la cual se supone vivo al representado a fin que los llamados a representarlo reciba los derechos que correspondían a aquél.


Casos en que tiene lugar, presupuestos: 1. Representación en línea recta ascendiente: En la línea recta ascendiente no existe la representación, en vista de que el ascendiente más próximo excluye al ascendiente más remoto 2. Representación en línea recta descendiente ad infinitum: A falta de hijos van los nietos por representación, si faltaren éstos irán los bisnietos y así sucesivamente. 3. Representación en línea colateral: La representación se admite en favor de los hijos de los hermanos y hermanas del causante, concurran o no con sus tíos.


herencia yacente y herencia vacante HERENCIA YACENTE: De acuerdo al art. 1060 del código civil venezolano se declara la herencia yacente cuando se ignore quien es el heredero, o cuando han renunciado los herederos testamentarios o abintestato, la herencia se reputa yacente y se proveerá a la conservación y administración de los bienes hereditarios por medio de un curador. LA HERENCIA VACANTE: De acuerdo a los artículos 1064 y 1065 del Código civil Venezolano determina el procedimiento para declarar esta herencia: El juez podrá emplazar por edicto y por la imprenta si fuera posible, a los que se crean con derechos a la herencia para que comparezcan a deducirlo. Pasado 1 año después de fijados los edictos sin haberse presentado nadie reclamando la herencia reputada yacente el juez que haya intervenido en las diligencias de su administración provisoria, declarar vacante la herencia y pondrá en posesión de ella al empleado fiscal respectivo, previo inventario y evaluó que se hará de acuerdo con el curador.


Patrocinadores

Revistacivilsucesiones  
Revistacivilsucesiones  
Advertisement