Issuu on Google+

A UN PASO DE LA TIERRA PROMETIDA NÚMEROS 13 Y 14 INTRODUCCION En los capítulos 13 y 14 el libro de Números nos enseña que el pueblo Hebreo en un momento estuvo a un paso de tomar la tierra prometida, pero no llegaron a entrar debido a su incredulidad, y luego tuvieron que esperar 40 años para poseerla. Aquí vemos cumplido un dicho muy popular que la mayoría de nosotros conocemos y que dice “estar cerca no es llegar” Esta situación tiene una aplicación espiritual que todos nosotros debemos aprender, y es que “Estar cerca de la salvación no es ser salvo” Veremos en este mensaje, la oportunidad que perdió el pueblo de Israel de poseer la tierra prometida cuando estuvo a un paso de tomarla. Y estudiaremos tres enseñanzas que se muestran la porción: I. RAZONES PARA ENTRAR A LA TIERRA PROMETIDA II. OBSTACULOS PARA ENTRAR A LA TIERRA PROMETIDA III.CONSECUENCIAS DE NO ENTRAR A LA TIERRA PROMETIDA. Veamos la primera de estas enseñanzas:


Iglesia de Convertidos a Cristo Pastor Luis Jose valdera Caceres

2 A un paso de la tierra prometida

I. RAZONES PARA ENTRAR A LA TIERRA PROMETIDA A. DIOS LES HABIA PROMETIDO ESE TERRITORIO 1. Dios prometió al patriarca Abraham que daría a su descendencia la tierra de Canaán. Gn. 13:14-15, “14Y Jehová dijo a Abram después que Lot se apartó de él: Alza ahora tus ojos y mira desde el lugar donde estás hacia el norte y el sur, y al oriente y al occidente. 15Porque toda la tierra que ves la daré a ti y a tu descendencia para siempre” 2. Esta promesa fue confirmada por Dios a las siguientes generaciones, por tanto el pueblo Hebreo siempre estuvo a la expectativa de esa promesa. 3. Joséé al momento de su muerte recordó al pueblo la promesa, Gn. 50:24-25, “24Y José dijo a sus hermanos: Yo voy a morir; mas Dios ciertamente os visitará, y os hará subir de esta tierra a la tierra que juró a Abraham, a Isaac y a Jacob. 25E hizo jurar José a los hijos de Israel, diciendo: Dios ciertamente os visitará, y haréis llevar de aquí mis huesos” B. POR LAS CARACTERISTICAS DEL TERRITORIO 1. Los territorios del medio oriente son en su mayoría desiertos, en toda la región son escasas las porciones de tierras fértiles. 2. Para expresar la fertilidad y riquezas de Las tierras de Canaán, Dios señala que de ellas fluyen leche y miel, Ex. 3:7-8, “ 8y he descendido para librarlos de mano de los egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, a tierra que fluye leche y miel, a los lugares del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo” a. Dios quería llevar a su pueblo a una tierra fértil y rica, para darles reposo después de un largo tiempo de sufrimiento y trabajo arduo en la nación de Egipto. 3. La tierra de Canaán prometida por Dios al pueblo Hebreo, es un cuadro del cielo, la patria celestial, la salvación que Dios ha prometido a toda persona que se convierte a Jesucristo. a. En el cielo Dios dará descanso eterno al alma de toda persona que hace la voluntad de Dios aquí en la tierra.


Iglesia de Convertidos a Cristo Pastor Luis Jose valdera Caceres

3 A un paso de la tierra prometida

C. ESTABAN EN LA FRONTERA DEL TERRITORIO, Núm. 12:16, “16Después el pueblo partió de Hazerot, y acamparon en el desierto de Parán” 1. Cuando el pueblo Hebreo salió de Egipto se dirigió al monte Sinaí donde debían sostener un encuentro con Dios. a. Desde del monte Sinaí Dios los condujo hacia la tierra prometida como les había dicho. 2. En su marcha a Canaán el pueblo Hebreo llego a la frontera, donde acamparon para planificar su entrada a la misma. 3. De igual modo, para que una persona pueda entrar al cielo, a la salvación de Dios, primero debe sostener un encuentro personal con Jesucristo. a. La persona debe venir a Jesucristo, entregarle su carga de pecados, aceptar el perdón que Cristo ofrece mediante la obra de la cruz, y someter su vida al señorío de Cristo, Mt. 11:28-30, “28Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. 29Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; 30porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga” D. DIOS PUSO EL TERRITORIO A DISPOSICION DE ELLOS. 1. Dios llevo al pueblo a la frontera de Canaán porque estaba listo para entregarles la tierra. La tierra estaba a disposición de ellos. Dios estaba listo para conducirlos a conquistarla. 2. En la frontera Dios decide probar la fe del pueblo pidiéndoles que vayan a inspeccionar la tierra que entrarían a poseer, Núm. 13:1-2, “1Y Jehová habló a Moisés, diciendo: 2Envía tú hombres que reconozcan la tierra de Canaán, la cual yo doy a los hijos de Israel; de cada tribu de sus padres enviaréis un varón, cada uno príncipe entre ellos” a. Sin embargo de manera inesperada, el pueblo no quiso tomar posesión de la tierra, mostrando que todavía no habían desarrollado suficiente fe en Dios. 3. Asimismo la salvación de Dios en Cristo Jesús esta disponible para toda persona, Jn. 7:37-39, “37En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. 38El que cree en mí, como dice


Iglesia de Convertidos a Cristo Pastor Luis Jose valdera Caceres

4 A un paso de la tierra prometida

la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. 39Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado” a. Muchos llegan hasta la frontera de la salvación, cuando reconocen que han cometido pecado y que el pecado lo condena al infierno, pero no dan el paso definitivo de la salvación, que es poner toda la fe en Jesucristo y su obra de la cruz, Rom. 10:8-10, “8Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: 9que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 10Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación”. E. VIERON LOS FRUTOS DE LA TIERRA, Nm. 13:23-26, “23Y llegaron hasta el arroyo de Escol, y de allí cortaron un sarmiento con un racimo de uvas, el cual trajeron dos en un palo, y de las granadas y de los higos. 24Y se llamó aquel lugar el Valle de Escol, por el racimo que cortaron de allí los hijos de Israel. 25Y volvieron de reconocer la tierra al fin de cuarenta días. 26Y anduvieron y vinieron a Moisés y a Aarón, y a toda la congregación de los hijos de Israel, en el desierto de Parán, en Cades, y dieron la información a ellos y a toda la congregación, y les mostraron el fruto de la tierra” 1. Los espías observaron las bondades de la tierra prometida e incluso trajeron de sus maravillosos frutos. 2. Los diez espías incrédulos ilustran a las personas que han visto la obra de transformación que Cristo hace en la vida de otros, pero aún así no se deciden a entrar en el redil de Cristo. 3. AP con los creyentes que necesitamos seguir creciendo en la gracia y el conocimiento de de Dios

II. OBSTACULOS PARA ENTRAR EN LA TIERRA PROMETIDA A. DUDAR DE LA PALABRA DE DIOS, Nm. 13:17-20, “17Los envió, pues, Moisés a reconocer la tierra de Canaán, diciéndoles: Subid de aquí al Neguev, y subid al monte, 18y observad la tierra cómo es, y el pueblo que la habita, si es fuerte o débil, si poco o numeroso; 19cómo es la tierra habitada, si es buena o mala; y cómo son las ciudades habitadas, si son campamentos o plazas fortificadas; 20y cómo es el terreno, si es fértil o estéril, si en él hay árboles o no; y


Iglesia de Convertidos a Cristo Pastor Luis Jose valdera Caceres

5 A un paso de la tierra prometida

esforzaos, y tomad del fruto del país. Y era el tiempo de las primeras uvas”. 1. Dios ya les había dicho muchas veces cómo era la tierra de Canaán, las naciones que allí habían y como derrotarlas. 2. No era necesario ir a espiar la tierra con ojo crítico, Dios les pidió reconocerla, no evaluar cuan fácil o difícil seria tomarla. 3. Al regresar 10 de los 12 enviados dudaron de que Dios pudiera cumplir la promesa de introducirlos en Canaán. a. AP B. EL TEMOR A LA GENTE, Nm. 13:25-28, “ 28Mas el pueblo que habita aquella tierra es fuerte, y las ciudades muy grandes y fortificadas; y también vimos allí a los hijos de Anac. 29Amalec habita el Neguev, y el heteo, el jebuseo y el amorreo habitan en el monte, y el cananeo habita junto al mar, y a la ribera del Jordán” 1. Los espías en su informe dieron muchas razones para entrar en la tierra, pero se atemorizaron con la gente que vieron allí. 2. El temor a lo que diga la gente es uno de los mayores obstáculos que debemos vencer para convertirnos a Cristo, y entrar a la salvación de Dios. 3. Hay una advertencia para lo que niegan a Cristo por temor a lo que digan los demás, Mc. 8:38, “38Porque el que se avergonzare de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, el Hijo del Hombre se avergonzará también de él, cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ángeles” C. DESPRECIAR LA PROVISION DE DIOS, Nm. 13:32a, “32Y hablaron mal entre los hijos de Israel de la tierra que habían reconocido, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra que traga a sus moradores…” 1. La buena y fructífera tierra era la provisión de Dios para el pueblo Hebreo. Pero ellos no vieron las bondades de la tierra al mirar ciertas dificultades en tomarla. 2. Jesucristo y su obra de la cruz es la provisión de Dios para quitar nuestros pecados, y alcanzar las promesas eternas.


Iglesia de Convertidos a Cristo Pastor Luis Jose valdera Caceres

6 A un paso de la tierra prometida

3. Sin embargo muchos desprecian a Jesucristo cuando piensan en las cosas de este mundo que deben dejar, Marcos 10:2830, “28Entonces Pedro comenzó a decirle: He aquí, nosotros lo hemos dejado todo, y te hemos seguido. 29Respondió Jesús y dijo: De cierto os digo que no hay ninguno que haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por causa de mí y del evangelio, 30que no reciba cien veces más ahora en este tiempo; casas, hermanos, hermanas, madres, hijos, y tierras, con persecuciones; y en el siglo venidero la vida eterna” D. MEDIR LA BATALLA ESPIRITUAL EN BASE A LA FUERZA HUMANA, Nm. 13:32a,-33, “…y todo el pueblo que vimos en medio de ella son hombres de grande estatura. 33También vimos allí gigantes, hijos de Anac, raza de los gigantes, y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así les parecíamos a ellos” 1.

Los 10 Espías incrédulos vieron la imposibilidad de vencer a los enemigos que ocupaban la tierra, porque midieron solo sus propias fuerzas y olvidaron la de Dios.

2.

Así pasa con muchas personas que ven muy difícil poder dejar atrás el pecado y los malos hábitos que le esclavizan.

3.

Cuando nos rendimos a Dios él nos conduce a la victoria sobre los enemigos de nuestra alma: Satanás, el mundo y la carne. a. Cuando nos rendimos a Dios él nos liberta de los pecados y los malos hábitos que nos esclavizan: i. 2 Tim. 1:17, “7Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio”. ii. Fil. 4:13, “13Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” iii. AP para creyentes y no creyentes

III. CONSECUENCIAS DE NO ENTRAR EN LA TIERRA PROMETIDA A. LA PERSONA VIVE FUERA DE LOS PLANES Y PROPOSITOS DE DIOS PARA SU VIDA, Nm. 14:1-3, “1Entonces toda la congregación gritó, y dio voces; y el pueblo lloró aquella noche. 2Y se quejaron contra Moisés y contra Aarón todos los hijos de Israel; y les dijo toda la multitud: ¡Ojalá muriéramos en la tierra de Egipto; o en este desierto ojalá muriéramos! 3¿Y por qué nos trae Jehová a esta tierra para


Iglesia de Convertidos a Cristo Pastor Luis Jose valdera Caceres

7 A un paso de la tierra prometida

caer a espada, y que nuestras mujeres y nuestros niños sean por presa? ¿No nos sería mejor volvernos a Egipto? 1. Cuando el pueblo decidió no seguir el plan de Dios rehusaron hacer la voluntad de Dios para ellos, perdieron la perspectiva espiritual, olvidaron los propósitos de Dios para ellos como individuos y como pueblo. Desearon morir en el desierto, acusaron a Dios de llevarlos a una emboscada. Ya no sabían lo que querían. 2. La voluntad de Dios es que miremos a Jesucristo y creamos en él para recibir la vida eterna, Jn. 6:40, “40Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquél que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero” B. RETROCEDER DENTRO DEL PLAN DE DIOS, Nm. 14:4, “4Y decían el uno al otro: Designemos un capitán, y volvámonos a Egipto. 1. Después de rechazar entrar en la tierra prometida, el pueblo Hebreo considero la posibilidad de regresar a Egipto de cuya esclavitud Dios los había libertado. 2. Cuando una persona rechaza a Dios, se aleja cada vez mas de Dios. C. CERRAR EL CORAZON A LAS PALABRAS DE DIOS, Nm. 14:5-10, “5Entonces Moisés y Aarón se postraron sobre sus rostros delante de toda la multitud de la congregación de los hijos de Israel. 6Y Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone, que eran de los que habían reconocido la tierra, rompieron sus vestidos, 7y hablaron a toda la congregación de los hijos de Israel, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra en gran manera buena. 8Si Jehová se agradare de nosotros, él nos llevará a esta tierra, y nos la entregará; tierra que fluye leche y miel. 9Por tanto, no seáis rebeldes contra Jehová, ni temáis al pueblo de esta tierra; porque nosotros los comeremos como pan; su amparo se ha apartado de ellos, y con nosotros está Jehová; no los temáis. 10Entonces toda la multitud habló de apedrearlos. 1. Romperse las vestiduras era un modo de mostrar profunda pena, Josué y Caleb estaban sumamente afligidos ante la negativa del pueblo a entrar a la tierra. 2. Dios hablo al pueblo a través de Josué y Caleb dos hombres sabios y piadosos, ellos alentaron al pueblo a actuar de acuerdo con las promesas de Dios, y seguir adelante y entrar a


Iglesia de Convertidos a Cristo Pastor Luis Jose valdera Caceres

8 A un paso de la tierra prometida

la tierra. Una vez mas el pueblo rechazó el consejo e incluso habló de matarlos. 3. Hoy día vemos como la gente rehúsa escuchar la Palabra de Dios, la gente encuentra tiempo para todo menos para Dios. D. PASAR LA VIDA VAGANDO EN UN DESIERTO ESPIRITUAL, Nm. 14:26, “26Y Jehová habló a Moisés y a Aarón, diciendo: 27¿Hasta cuándo oiré esta depravada multitud que murmura contra mí, las querellas de los hijos de Israel, que de mí se quejan? 28Diles: Vivo yo, dice Jehová, que según habéis hablado a mis oídos, así haré yo con vosotros. 29En este desierto caerán vuestros cuerpos; todo el número de los que fueron contados de entre vosotros, de veinte años arriba, los cuales han murmurado contra mí. 30Vosotros a la verdad no entraréis en la tierra, por la cual alcé mi mano y juré que os haría habitar en ella; exceptuando a Caleb hijo de Jefone, y a Josué hijo de Nun.31Pero a vuestros niños, de los cuales dijisteis que serían por presa, yo los introduciré, y ellos conocerán la tierra que vosotros despreciasteis. 32En cuanto a vosotros, vuestros cuerpos caerán en este desierto” 1. Cuando el pueblo Hebreo decidió no entrar en la tierra prometida por Dios, fueron condenados a vagar durante cuarenta años en el desierto, hasta que muriera toda la generación que desprecio la herencia que Dios les daba. 2. Asimismo pasa con la persona que desprecia la salvación que Dios le ofrece en Cristo Jesús, se pasa la vida vagando en creencias que no salvan y al final su alma termina en el infierno. 3. Mientras una persona esta vagando en el desierto espiritual, no esta sirviendo en nada a los propósitos de Dios.

CONCLUSION Hermano aquí presente, pudiera ser que usted aun habiendo creído en Cristo aun no tomado posesión de la vida plena que Cristo quiere darle, Los cristianos que dudan ven los problemas y los obstáculos en vez de entrar en el pleno reposo en Cristo y de confiar en Él para cada necesidad, deambulan sin rumbo y sin descanso, no ven sus bendiciones. Amigo visitante ahora mismo usted esta en la frontera de la tierra prometida, usted tiene que decidir si volver atrás y continuar vagando


Iglesia de Convertidos a Cristo Pastor Luis Jose valdera Caceres

9 A un paso de la tierra prometida

en el desierto espiritual, o si entra en la salvaci贸n de Dios para recibir las promesas de bendiciones espirituales que Dios le ofrece en Cristo Jes煤s. Oremos.


La tierra Prometida