Issuu on Google+

UNIVERSIDAD NACIONAL DE EDUCACIÓN Enrique Guzmán y Valle “ALMA MATER DEL MAGISTERIO NACIONAL”

ESCUELA DE POSGRADO

EDUCACIÓN VIRTUAL

MENCIÓN: EVALUACIÓN Y ACREDITACIÓN DE LA CALIDAD EDUCATIVA

II CICLO:

FASE VIRTUAL

SEMINARIO DE EVALUACION II

PROFESOR: PABLO VEGA PORRAS LA MOLINA – 2013

1


II.

ÍNDICE  Presentación  Utilización del modulo  Desarrollo de contenidos  Resumen,  Recursos recomendados  Practicas  Fuentes de información (En el texto y en el silabo)

II.

PRESENTACIÓN

El presente material es la primera parte de cuatro unidades de un total que integran el curso de Seminario de Evaluación II.

La

primera

unidad

desarrolla

los

conceptos

vinculados

a

la

autoevaluación institucional, tales como: evaluación, funciones, normas, evaluación y competencias; marco normativo de la autoevaluación (Ley de SINEACE y reglamento) y finalmente el concepto de autoevaluación.

Las

otras

unidades

Instrumentos

de

desarrollaran:

evaluación

y

IV.

II

Matriz Diseño

de y

Evaluación,

Construcción

III de

Instrumentos.

IV.

¿CÓMO UTILIZAR EL MODULO?

El modulo debe ser comprendido como un material básico que guía al estudiante hacia la consecución de los objetivos y perfil del futuro evaluador de la evaluación de la calidad educativa, en consecuencia debe leer y resolver, las actividades que se le plantea; así mismo, resolver las autoevaluaciones y tareas presentadas.

2


V.

DESARROLLO DE CONTENIDOS

A. UNIDAD I

1. Presentación (De acuerdo a lo presentado en III)

2. Competencias En este primer modulo el participante deberá analizar los aspectos fundamentales de la autoevaluación institucional, debe adquirir y manejar los conceptos y metodología que le permitirán ser parte de un equipo de autoevaluación de la calidad educativa en educación básica y superior.

3. Contenidos: Texto 1

Calidad, autoevaluación y acreditación en la educación superior.

Desde los 90 el tema sobre la calidad en la educación superior y la necesidad de evaluarla se ha convertido en uno de los temas prioritarios de las diferentes agendas políticas a nivel nacional y regional. La primera gran dificultad ha sido intentar lograr una idea común acerca de qué se entiende por calidad en la educación terciaria. Esto no ha sido nada fácil y aún sigue existiendo mucho debate acerca de los aspectos conceptuales en torno a ella.

Una de la definiciones que sintetiza a muchas otras y con la que personalmente me siento más a gusto es la que surge de la UNESCO (1998) definiendo a la Calidad como la adecuación del Ser y Quehacer de la Educación Superior a su Deber ser. Aunque esta concepción de calidad pareciera centrarse en la institución, es importante reconocer que la calidad debiera ser una construcción

3


social en la que además de las necesidades de la institución educativa se tomen en cuenta las necesidades de la sociedad.

Pero el tema de fondo no es la evaluación en sí misma de la calidad, sino el crear procesos y buenas prácticas que garanticen una mejora continua de la calidad en la institución. Lo que se pretende es mejorar y para ello es necesario primero medir. La evaluación de la calidad de los programas académicos es una condición indispensable para pensar en su mejora.

Con los años se ha demostrado que la mejor manera de realizar esta evaluación es a partir de un proceso de autoevaluación o autorreflexión que hace la propia universidad acerca de su quehacer (vinculado a un programa específico o institucional) y de la pertinencia y coherencia de aquel con su misión, seguido de una evaluación externa, que reduzca el riesgo de una mirada endogámica y que enriquezca el proceso de reflexión. Finalmente esta evaluación debe conducir a una propuesta de mejora que no se limite a una declaración de buenas intenciones sino que se convierta en un compromiso institucional consigo misma y para con la sociedad.

La acreditación por su parte, es el proceso por el cual se otorga reconocimiento público a la calidad de una institución o programa académico. Por tanto, la acreditación involucra la existencia de criterios

y

estándares

de

calidad

reconocidos

nacional

o

regionalmente y se está convirtiendo en un medio que podría facilitar la homologación de carreras entre universidades, la movilidad profesional transfronteriza, el desarrollo de programas académicos internacionales, el acceso a fondos públicos e internacionales para educación e investigación, etc.

Evaluación y acreditación no son sinónimos, podemos hablar de procesos de evaluación y mejora continua de la calidad en una universidad sin que ello signifique una acreditación, pero no se puede 4


pensar en la acreditación de carreras o de instituciones sin que previamente se hallan desarrollado procesos de evaluación.

En la mayoría de países de Latinoamérica el deseo y la necesidad de garantizar buenos niveles de calidad en la educación superior los ha llevado a la creación de sistemas nacionales de acreditación, lo cuales a través de Comisiones o Consejos Nacionales, promueven la acreditación de carreras e instituciones en base a modelos propios que establecen criterios y estándares a ser satisfechos, La CNA (Colombia), CONEAU (Argentina), CNAP (Chile), INEP y CAPES (Brasil), SINAES (Costa Rica), CDA (El Salvador), JAN (Cuba), las CIEES y el COPAES (México), son algunos de estos organismos.

Asimismo los procesos de acreditación en América Latina han trascendido las fronteras nacionales y se tienen ya experiencias regionales como el Mecanismo Experimental desarrollado por el MERCOSUR para la acreditación de carreras de agronomía, ingeniería y medicina bajo estándares únicos entre los países del MERCOSUR, Chile y Bolivia, iniciado el 2002, o la experiencia centroamericana de armonización de sus sistemas de acreditación a través del Consejo Centroamericano de Acreditación de la Educación Superior (CCA) creado en noviembre del 2003.

Frente a esta realidad regional, el Perú se encuentra completamente a la zaga. Lo más próximo a un sistema de acreditación es la Comisión para la Acreditación de Facultades o Escuelas de Medicina (CAFME) que cuenta con sus estándares mínimos aprobados el 2002.

La PUCP tiene un reto enorme en este campo. Situada en un contexto cada vez más competitivo, donde ya no es suficiente ser bueno sino también acreditarlo, debe asumir una posición activa de liderazgo que impulse el desarrollo de una cultura de mejora continua de la calidad. A través de la DAPE se han desarrollado guías que 5


faciliten procesos de autoevaluación de la calidad de carreras de pregrado. Asimismo, con la colaboración del Instituto para la Calidad (ICPUCP) y de PUCP-Virtual y GDLN se ha desarrollado el curso de capacitación (en la modalidad virtual)Autoevaluación de Carreras en Educación Superior: Hacia la Excelencia Académica, para formar cuadros de docentes que puedan dirigir procesos de autoevaluación en sus especialidades (1).

En colaboración con el Consorcio de Universidades se ha desarrollado una guía de Gestión de la Calidad para Instituciones de Educación Superior: procesos de autoevaluación y acreditación.

Por otro lado la Facultad de Ciencias e Ingeniería con el apoyo del IC-PUCP

participa

en

el

proyecto

piloto

de

acreditación

implementado por ICACIT (Instituto de la Calidad en la Acreditación de Carreras de Ingeniería y Tecnología del Perú) en colaboración con ABET (Accreditation Board for Engineering and Technology) y el IEEE (Institute of Electrical and Electronics Engineers) (2). Asimismo, con la colaboración de la DIRINFO se ha desarrollado un sistema de apoyo a la gestión (SAG-PUCP) en base a indicadores de calidad de la formación, al que pueden acceder la autoridades directamente desde Intranet.

Falta sin embargo, impulsar el desarrollo de procesos de mejora continua en las especialidades a partir de autoevaluaciones y planes de mejora que tengan un soporte presupuestal y que contribuyan de manera clara al logro de nuestros objetivos institucionales y crear un verdadero sistema de gestión de la calidad que permita integrar adecuadamente administrativos

los de

diferentes

planeamiento,

procesos organización,

mejoramiento continuo de nuestra universidad.

6

académicos evaluación

y y


(1) Curso ganador del 1er puesto en Latinoamérica en el II concurso del Fondo Semilla de la Red Global de Aprendizaje para el Desarrollo del Banco Mundial.

(2) El proyecto busca implementar procesos de autoevaluación y acreditación y lograr el reconocimiento internacional de la calidad de las carreras de Electrónica, Informática y Telecomunicaciones de la PUCP, a través de la evaluación de ABET. Para lograr este objetivo se han desarrollado talleres de acreditación con representantes de ABET y del IEEE y se ha enviado a autoridades y docentes de la PUCP a observar procesos de acreditación en EEUU y México.

7


8


9


10


11


12


13


14


15


16


17


18


19


20


21


4. Resumen La evaluación se puede entender de diversas maneras, dependiendo de las necesidades, propósitos u objetivos de la institución educativa, tales como: el control y la medición, el enjuiciamiento de la validez del objetivo, la rendición de cuentas, por citar algunos propósitos. Desde esta perspectiva se puede determinar en qué situaciones educativas es pertinente realizar una valoración, una medición o la combinación de ambas concepciones.

A la vez, la evaluación está orientada por una teoría institucional (leyes, reglamentos, decretos y circulares) y por la cultura evaluativa existente, entendida como la forma que se han realizado los procesos evaluativos. Ésta "se construye a través del conjunto de valores internalizados por docentes, alumnos,

directores,

supervisores

padres

y

representantes

de

entes

empleadores, acerca de la forma de concebir y practicar la evaluación en un determinado proceso educativo."

El Joint Committee on Standards for Educational Evaluation señala que "la evaluaciones el enjuiciamiento sistemático de la validez o mérito de un objeto" De tal manera, que en un estudio es importante tanto lo bueno como lo malo de la situación evaluada, de lo contrario no se trata de una evaluación. En consecuencia, consideran que la evaluación es un proceso complejo pero inevitable. Es una fuerza positiva cuando "sirve al progreso y se utiliza para identificar los puntos débiles y fuertes, y para tender hacia una mejora".

22


5.

Recursos recomendados  http://www.sineace.gob.pe/  http://www.ipeba.gob.pe/  http://www.youtube.com/watch?v=smriN9fgA60  http://coneau.gob.pe/  http://www.coneaces.gob.pe/html/  http://www.uchile.cl/autoevaluacion  http://www.google.com.pe/url?sa=t&rct=j&q=autoevaluacion%2 0y%20acreditacion&source=web&cd=12&cad=rja&sqi=2&ved= 0CF4QFjAL&url=http%3A%2F%2Fwww.minedu.gob.pe%2FDe Interes%2Fxtras%2Fdownload.php%3Flink%3Dconeaces_est andares_presentacion.pdf&ei=pDQlUryOKuK9sQSxiYGIDQ&u sg=AFQjCNHOEqkhVblddt-HXVHuC9pQeinAQ&bvm=bv.51495398,d.cWc

23


Seminario de Evaluación II