Page 1

11° ANIVERSARIO

DOSSIER agropecuario LA REVISTA DEL NOA

EDICIÓN ESPECIAL MALEZAS

Manejo de malezas resistentes y tolerantes a herbicidas en cultivos extensivos del NOA Año 11 Número 92

Enero-Febrero 2014


Año 11 / Nº 92 Enero-Febrero2014 Publicación Bimestral Distribución Gratuita de Servicios y Estrategias

Director/Editor Marcelo A. Medina contenidos@dossieragropecuario.com.ar Cel. (0388) 154 968307

Gerente Comercial Pedro Ortiz de Zarate 238, Los Nogales, Yala (4.616) (Jujuy), Argentina, Tel: 0387 154 645885

Mabel Checa publicidad@dossieragropecuario.com.ar Cel. (0387) 154 645885

Representante en Bs. As. Epa Comunicaciòn administracion@epacomunicacion.com.ar www.epacomunicacion.com.ar (011) 15 5314 4703 El editor no se hace responsable por las opiniones vertidas por los columnistas y notas firmadas. Se autoriza la reproducción total y/o parcial citando al auto y la fuente. Registro de la Propiedad Intelecutal en Trámite.

Sumario

MALEZAS. Manejo de malezas resistentes y tolerantes a herbicidas

04

en cultivos extensivos del NOA

MALEZAS. El avance de las malezas resistentes a herbicidas en los

15

sistemas agrícolas ¿Podremos controlarlas?

MALEZAS. Amaranthus palmeri: Actualidad de esta problemática

21

en la argentina

MALEZAS. Amaranthus quitensis H.B.K. Resistente a glifosato

www.dossieragropecuario.com.ar

22

|3|


Edición Especial Malezas

04

Manejo de malezas resistentes y tolerantes a herbicidas en cultivos extensivos del NOA

ESTACION EXPERIMENTAL AGROINDUSTRIAL OBISPO COLOMBRES Tucumán I Argentina

Introducción La siembra directa y el empleo del glifosato fueron el sustento para la expansión del área destinada al cultivo de granos en el NOA. Actualmente, la proliferación de malezas tolerantes y resistentes a dicho herbicida, están creando un serio problema para la sostenibilidad de ese sistema de producción. Las especies problemas para ser controladas con glifosato, no representan más de un 5 % de la comunidad de especies de malezas en la región. Esto significa que ese herbicida continúa vigente, aunque es necesario aprender a utilizarlo con su actual ineficiencia, complementándolo con otros herbicidas o, cuando sea posible, reemplazándolo por otros principios activos. La mayoría de los herbicidas que deben utilizarse con este fin son antiguos, siendo lo único nuevo en ellos la necesidad de emplearlos en condiciones de suelo, clima, especies de malezas y biotipos resistentes (o sus rebrotes) diferentes a los que existían cuando fueron desarrollados en décadas pasadas. Estamos atravesando un período de consolidación de nuevas técnicas, cuyo objetivo es el mantener la sustentabilidad de la producción de los cultivos extensivos del NOA, afectado además por un escenario |4|

de cambio climático y rentabilidad disminuida. Ante esta realidad, es necesaria la trasmisión de información que contribuya a desarrollar criterios para el manejo integrado de todas las plagas. Por ello, este trabajo tiene por objeto el enunciar los principios generales básicos a tener en cuenta con respecto al manejo de malezas, entendiendo además que mayores niveles de profundización en este aspecto deben ser objeto de tratamientos específicos futuros. Resistencia y Tolerancia La tolerancia al glifosato fue comprendida desde el momento mismo en que se comenzó a utilizarlo, al identificarse las especies que no eran controladas con las dosis recomendadas de este producto. En un comienzo, su número fue mayor al de las especies que actualmente se caracterizan como tal y que, generalmente son las que también toleraron al aumento de la dosis del herbicida, o de su mezcla con 2,4-D. Desde la identificación del primer caso de resistencia al glifosato en Argentina (el sorgo de Alepo en Tartagal), se describe un biotipo nuevo por año en el NOA. En general, son especies que originalmente eran controladas con

facilidad, sin notar las plantas sobrevivientes al herbicida. Con el paso del tiempo, y el empleo casi exclusivo del glifosato, las poblaciones resistentes crecieron, llegando así a la situación actual. Un biotipo resistente puede seleccionarse con cualquier producto utilizado en el control de una plaga (insectos, hongos y malezas). El principio elemental para que ello no ocurra, es la rotación de los modos de acción en los fitoterápicos que se utilizan, así como el empleo de diferentes alternativas de manejo (control integrado). Esto es necesario no solo para prevenir la evolución de un


05 nuevo biotipo, sino también para evitar la multiplicación de aquellos que lleguen a nuestro campo, los cuales solo son descubriremos cuando ya están muy diseminados. Especies tolerantes y resistentes a glifosato Enumerar todas las malezas tolerantes conocidas en la actualidad es difícil, porque presentan una marcada regionalidad. Aunque se trate del mismo género botánico (Borreria sp; Gomphrena sp; Heliotropium sp. y Coniza sp.) las especies pueden ser diferentes, al igual que su respuesta a los herbicidas. Así mismo, a medida que se encuentran estrategias seguras para su control, dejan de ser un problema (ej. malva y verdolaga). Entre las malezas tolerantes al glifosato más antiguas, se citan a Santa Lucía (Commelina sp.), al complejo “Trichloris” (que agrupa bajo ese nombre a por lo menos de 5 especies de los géneros Chloris, Trichloris y Eustachis), así como la malva (Spharalcea sp). Como especies en expansión, se citan a Digitaria insularis y Papophorum sp., y a una especie del género Setaria, todavía en estudio para calificarla como tolerante o resistente. Las especies con biotipos resistentes a glifosato en el NOA, son hasta el momento las gramíneas anuales Echinochloa colona, Eleusine índica, Urochloa panicoides y el perenne Sorghum halepense. Esta lista se completa con Amaranthus palmeri, única latifoliada. A nivel país, se suman Lolium perenne, L. perenne ssp multiflorum, Cynodon h i r s u t u s y, r e c i e n t e m e n t e , Amaranthus quitensis.

resisten al glifosato, es necesario entender al menos empíricamente su comportamiento biológico. A esto, debe sumarse el conocimiento de su susceptibilidad, en diferentes fases del crecimiento, a los herbicidas que se puedan usar en el barbecho químico y también a los que sean selectivos con el cultivo a realizarse. Además, hay que evaluar las alternativas para rotar su empleo en diferentes campañas. Las especies anuales resistentes son todas de ciclo estival, y sus nacimientos se inician con el ciclo de lluvias. Igual comportamiento presentan las plantas originadas de semillas en sorgo de Alepo, Santa Lucía, Trichloris y malva. Estas dos últimas especies, pueden mantener sus partes aéreas durante el invierno, mientras que las otras permanecen solo con sus órganos subterráneas luego de las heladas. Las principales diferencias entre especies radican en la fecha de emergencia (dependiente de la humedad del suelo), en la exten-

EDICIÓN ESPECIAL Manejo de malezas

sión de este período y en el número de camadas que pueden producir. La figura 1 muestra un modelo empírico realizado para Echinochloa colona RG, de acuerdo a su comportamiento durante dos años donde las lluvias se iniciaron en el mes de octubre y se distribuyeron normalmente para años húmedos, así como con siembra de los cultivos en épocas acordes a ellas. Las sequías de las últimas dos campañas, desplazaron al primer pulso de emergencias, haciéndolo más largo en el tiempo y generando con ello mucha desuniformidad en el tamaño de las plantas. Además, las camadas posteriores pasaron casi desapercibidas. El modelo citado, es útil para ubicar, de acuerdo a la fenología de la maleza y del cultivo, las posibles estrategias de control químico. Si se confeccionan modelos similares para otras especies problema de cada lote y se los analiza en conjunto, puede orientar a definir un modelo de manejo que sea económico. Este, en lo posible, podría ser común para todas ellas y también para la

Figura 1. Modelo empírico de las emergencias de Echinochloa colona RG en Tucumán, en una campaña con una distribución de lluvias donde se acumulan 150 mm hasta el inicio de las emergencias y no existen déficits hídricos durante el ciclo de crecimiento del cultivo.

Estrategias de manejo Con las especies que toleran o |5|


06

EDICIÓN ESPECIAL Manejo de malezas

comunidad de especies todavía susceptibles al glifosato. Herbicidas alternativos disponibles En el cuadro 1 se indican los herbicidas generalmente disponibles en el país para los cultivos de soja y maíz y sus barbechos químicos (ordenados por su modo de acción). Con los mismos, es frecuente que se desconozca su aptitud para el control de “nuestras” especies problemas, tanto en sus diferentes estadios de crecimiento como de acuerdo a condiciones de clima y suelo. Al muy buen conocimiento preexistente para el manejo del glifosato, se debe agregar ahora el correspondiente a estos herbicidas, para poder utilizarlos cuando resulten útiles por una mayor eficiencia y consecuente economía. La información disponible en internet sobre ellos es abundante, por lo que ya no se debe esperar folletos de propaganda o presentaciones y demostraciones especiales. Luego, con la solvencia que da el conocimiento adquirido mediante esa pequeña dedicación, se puede pasar a interactuar con los servicios técnicos de los laboratorios y vendedores responsables, quienes a la vez son los más capacitados y los mayores interesados en que sean bien utilizados. A medida que pasa el tiempo, existe mayor información, conocimiento y experiencia disponible en el medio, para definir los sistemas de manejo que serán rutinarios en el futuro. Pero ahora, hay que preocuparse en conocerlos, consultando a los técnicos, para lograr un manejo inteligente que sea rentable para el agricultor. Hay que evitar utilizar una dosis inexacta del herbicida alternativo o complementario del glifosato, así como informarse de |6|

Cuadro 1. Herbicidas de frecuente mención en el NOA en barbechos químicos y/o en los cultivos de soja y maíz, clasificados según el proceso fisiológico que afectan y su modo de acción.

Nota: la elección de un nombre comercial o químico común para nominar a los diferentes herbicidas, obedece a una modalidad sin ninguna implicancia comercial. Cualquier omisión debe ser justificada por el destino didáctico del presente listado.

una mezcla antagónica o equivocada para una maleza determinada. CONDICIONES PARA EL BUEN EMPLEO DE LOS HERBICIDAS ALTERNATIVOS - Características del herbicida: no existen productos parecidos al glifosato, en su flexibilidad y facilidad de uso. Para lograr su máxima eficiencia de control, ellos tienen exigencias particulares de momento de aplicación, dosis, suelo y ambiente. Quien los utiliza o la persona que lo aconseja, deben conocerlas. - Aplicación: los herbicidas alternativos vienen a controlar los problemas que no soluciona el glifosato. En consecuencia, se deben aplicar del modo que indiquen los laboratorios que los venden, ya que son quienes responderán ante algún reclamo. Los inexpertos, deben abstenerse de formular recomendaciones (generalmente fundamentadas en un interés particular, más que en la

experimentación). - Compatibilidades (físicas y químicas): el corte de las mezclas y la estabilidad de éstas dentro del tanque, es una precaución que nunca debe olvidarse. Luego, hay que pensar en las compatibilidades entre ellos, donde los antagonismos son más frecuentes que los sinergismos. En estos momentos, la responsabilidad no pasa por no saber sobre la posible incompatibilidad de una mezcla, sino por no consultar previamente si no existen problemas para realizarla. Siempre es conveniente tener a mano el número del celular de un técnico con experiencia que pueda asesorar al respecto. - Seguridad y deriva: si con el glifosato se deben tener cuidados en estos aspectos, con todos los otros herbicidas hay que tenerlos más. Hay que cuidar a nuestros aplicadores, al igual que al entorno (cultivos y casas vecinas). Para atender estos aspectos las normas y técnicas son claras.


07 - Acumulación en el tiempo (“carry over”): la toxicidad que los herbicidas podrían causar a nuestro cultivo, así como la existencia de residuos activos de aquellos que hubiéramos aplicado precedentemente, es un riesgo permanente que solo puede ser controlado con planificaciones que lo contemplen, obligando a la búsqueda de información. Se deben respetar los tiempos de carencia y practicar la rotación de los modos de acción. En este sentido, las empresas propietarias de sus registros disponen de datos incuestionables al respecto. Manejo integrado de malezas Excepto en los cultivos orgánicos, los herbicidas son la principal herramienta para el control de malezas en todos ellos, y más aún cuando se trata de siembra directa. Aunque todavía no hemos avanzado en técnicas como el control biológico o los cultivos de cobertura, podemos hacer algunas consideraciones sobre el manejo integrado de malezas. En la medida que haya una buena distribución y suficientes lluvias, las técnicas agronómicas para incrementar la capacidad competitiva del cultivo, cuentan con una buena experiencia en el NOA. La rotación planificada de cultivos puede significar, además de la conservación del suelo, la alternancia de los modos de acción en los

herbicidas que se utilicen y grandes cambios en los factores repetitivos que podrían favorecer la proliferación de una determinada especie problema. Sin embargo, esto resulta de difícil práctica cuando solo se pretende una rentabilidad anual, sin planificación a futuro. El control mecánico, como posibilidad de volver a cero una población problemática y comenzar de nuevo, está siendo practicado en diferentes países, diseñándose a los efectos maquinaria especializada. El empleo de la labranza mecánica debe ser realizado con una planificación que contemple el manejo posterior de las malezas que lo motivaron, evaluándose además su impacto en la conservación del suelo. En el NOA, algunos productores han hecho uso de la rastra de discos para el control de “Trichloris” en lotes muy invadidos, pero es necesario definir el momento de realizarlo y que hacer después, atento a la fragilidad que pueden tener muchas de las áreas habilitadas al cultivo, las cuales nunca fueron objeto de prácticas de labranza. Barbecho químico Lo más importante que hemos perdido es la eficiencia del glifosato en los barbechos químicos. Los rebrotes de las malezas tolerantes y resistentes, que no fueron eliminadas en esa operación, son los que

EDICIÓN ESPECIAL Manejo de malezas

causan las mayores pérdidas por su competencia. En general, los herbicidas selectivos en postemergencia del cultivo, están concebidos para controlar malezas recién emergidas y pequeñas, no siendo eficientes con las “coronas” de gramíneas, o con tallos muy desarrollados y raíces gemíferas de especies latifoliadas. Además, debe considerarse que esta etapa inicial es la más crítica para la implantación correcta y desarrollo del cultivo, por lo que es necesario mantenerlo libre de la competencia de malezas. La posibilidad de realizar cultivos invernales o de cobertura está limitada en el NOA, por la cantidad de agua almacenada en el suelo hasta el inicio del periodo seco invernal. Existen ciertas zonas donde ello es factible en eventuales ciclos húmedos, pero en otras, es poco probable debido a su normalmente reducida pluviometría. En ambos casos, el suelo sin manejo durante parte del otoño, el invierno y la primavera, constituye el ambiente ideal para albergar los propágalos de especies muy adaptadas a esas condiciones. Lo expresado anteriormente, indica que en el NOA es frecuente un largo periodo de barbecho invernal, que puede ser mayor a 6 meses. Cuando las comunidades de malezas estaban dominadas por especies susceptibles al glifosato, era posible

|7|


08

EDICIÓN ESPECIAL Manejo de malezas

su control poco tiempo antes de la siembra, lo que justificaba la existencia de sistemas de arriendos por solo un ciclo de producción. Esta modalidad, se ha vuelto impracticable actualmente en lotes invadidos por especies problema. Las malezas tolerantes y resistentes, deben controlarse completamente antes de la siembra del cultivo, utilizando para ello las estrategias más eficientes para tal fin. Este principio es enteramente válido para las especies que se originan de semilla, pero no tan sencillo en el caso de las perennes (sorgo de Alepo, Commelina sp, Borreria sp.), ya que los rebrotes de órganos subterráneos preexistentes son de segura ocurrencia dentro de la p l a n t a c i ó n . Ac t u a l m e n te, l a tendencia pasa por la aplicación de programas de barbecho químico, acordes a la biología de las especies tolerantes y resistentes, así como a las condiciones ambientales para la aplicación de los herbicidas más eficientes para su manejo. Muchos de ellos fueron desarrollados en otras regiones y han sido orientados para otras especies problemas, con diferentes momentos de aplicación. En general, todavía no se ha evaluado en detalle su adaptación a nuestras condiciones particulares de suelo y clima, y además, en especial, en lo referente al espectro de control, momento de aplicación y período de protección para algunas mezclas comerciales orientadas al manejo preventivo (herbicidas residuales).El principio de que “a las malezas se las debe controlar antes que nazcan o cuando son muy pequeñas”, ha recobrado su vigencia para el buen funcionamiento de todos los herbicidas alternativos, en el manejo de especies tolerantes y/o | 08 |

Modelo conceptual de la distribución temporal para la aplicación de diferentes herbicidas, considerando su aptitud para el manejo de malezas en pre o post-emergencia en barbechos químicos largos, medios o cortos, en cultivos de soja y maíz.

*Según humedad y control de las malezas emergidas antes o durante la aplicación.

resistentes al glifosato, ya sea en el barbecho químico o dentro del cultivo sembrado. Los herbicidas residuales en general no funcionan sobre el rastrojo o en la superficie seca del suelo. Necesitan de la ocurrencia de lluvias para ser movilizados desde allí y llegar al lugar donde cumplen su función, en los primeros centímetros de suelo. El tiempo que pueden permanecer sin ser incorporados depende de la naturaleza del herbicida, siendo muy pocos los que teniendo alta persistencia, sean selectivos con los cultivos de soja o maíz y que además, no presenten riesgos de “carry over”. Los biotipos resistentes, como la mayoría de las malezas, también requieren de humedad para iniciar sus pulsos de emergencia. Si las alternativas para su control en postemergencia no son variadas y eficientes, la estrategia más apta es

el empleo de herbicidas residuales, aplicados previamente en proximidad a la fecha prevista para su nacimiento. El desarrollo de esta estrategia constituye el gran desafío del NOA, en cuyos objetivos también se debe contemplar el control de las emergencias de especies tolerantes en expansión (Borreria, Gomphrena, Commelina, etc). En el cuadro 2 se presenta un modelo conceptual, donde se ordenan temporalmente las diferentes opor tunidades de manejo de malezas en barbechos químicos o dentro del cultivo. La extensión de este trabajo no permite puntualizar la aptitud de los herbicidas para cada uno de ellos, o las particularidades de sus mezclas (sinergismos, antagonismos, etc.), pero puntualiza una información elemental, cuya profundización debiera ser


09

prioritaria para quienes no la conocen. En el cuadro 2 se presenta un modelo conceptual, donde se ordenan temporalmente las diferentes opor tunidades de manejo de malezas en barbechos químicos o dentro del cultivo. La extensión de este trabajo no permite puntualizar la aptitud de los herbicidas para cada uno de ellos, o las particularidades de sus mezclas (sinergismos, antagonismos, etc.), pero puntualiza una información elemental, cuya profundización debiera ser prioritaria para quienes no la conocen. Manejo de especies resistentes a glifosato en el cultivo de soja Una vez sembrado el cultivo sobre un campo libre de malezas, se deben utilizar herramientas que permitan manejar nuevas emergencias o, en algunos casos, los rebrotes provenientes de algunos barbechos poco eficientes. En todos los casos, el uso de herbicidas residuales en preemergencia del cultivo es una alternativa que debe tenerse en cuenta. Para las gramíneas como Echinochloa y Eleusine,

herbicidas como imazetapir, d i c l o s u l a m . a c e t o c l o r, s metolacloro permiten un control suficiente a muy bueno. Su desempeño en particular dependerá, como ya se enunció, de factores como el tipo de suelo y las precipitaciones que favorezcan la incorporación de los mismos, entre otros. Para el caso de Urochloa, en las primeras experiencias realizadas se lograron buenos efectos con imazetapir. Este ultimo herbicida es también utilizado actualmente en postemergencia para el manejo de lotes con sorgo de Alepo resistente a glifosato, ya que el mismo permite el control de plantas rebrotadas de hasta aproximadamente 30 cm de altura. Idéntico efecto sobre la maleza emergida puede lograrse para Echinochloa colona antes de su macollaje. En base a los estudios realizados para el control de Amaranthus palmeri en Tucumán, a los herbicidas preemergentes antes nombrados, se suman alternativas como flumioxazin y sulfentrazone, ampliando así los modos de acción disponibles. En el caso de esta especie, se debe tener mucha precaución en el uso de los

EDICIÓN ESPECIAL Manejo de malezas

herbicidas ALS, caracterizados por seleccionar rápidamente resistencias, y conociéndose ya la existencia de biotipos con esta característica en la provincia de Córdoba. Se estudia actualmente el uso de triazinas y triazinonas selectivas para el cultivo de soja, como prometrina y metribuzin, las cuales permitirían una mayor rotación de los modos de acción. Para el control en postemergencia de biotipos de gramíneas, la principal alternativa es el uso de los herbicidas agrupados bajo los nombres comunes de fop y dim (haloxifop, quizalofop, fluazifop, cletodim, entre otros). Para el uso de los mismos, se debe tener especial cuidado en evaluar adecuadamente el estado de la maleza al momento de la aplicación, ya que de ello dependerá la dosis a utilizar y el éxito del tratamiento. Con respecto a Amaranthus palmeri, que en Tucumán todavía no presenta resistencia ALS, las alternativas ex i s te nte s co m o fo m e s a fe n , benazolin, imazetapir y clorimuron, exigen que los mismos sean aplicados sobre plantas que no superen los 10 a 15 cm de altura.

| 09 |


10

EDICIÓN ESPECIAL Manejo de malezas

Manejo de especies resistentes en el cultivo de maíz En el cultivo de maíz, el uso de herbicidas residuales está ampliamente difundido, por lo que en general se ve menos afectado por especies resistentes si se logra un buen barbecho previo a la siembra. El uso de herbicidas como atrazina, s-metolacloro y acetoclor, permite tanto un buen control de gramíneas como de especies de hoja ancha. Además, existen nuevas mezclas herbicidas que han sido evaluadas favorablemente, como isoxaflutole + thiencarbazone metil (Adengo). Los principales problemas de manejo se dan en casos donde la falla en el barbecho químico permite la super vivencia de gramíneas que, luego de emergido el cultivo, se tornarán de difícil control. En estas situaciones, las alternativas como mesotrione (Callisto), foramsulfuron + iodosulfuron (Equip), topramezone (Convey) y nicosulfuron (varios genéricos) ya han sido estudiadas para algunas de las especies problemáticas, pero se hace necesario continuar ensayando las mismas para poder realizar recomendaciones. Para Sorgo de Alepo, se cuenta con experiencias que muestran la efectividad de foramsulfuron + iodosulfuron, así como de nicosulfuron, para el manejo en postemergencia, logrando además el control de rizomas. Se debe tener en cuenta que para el uso de ambos herbicidas, es necesario conocer previamente la tolerancia del hibrido a los mismos. Para los híbridos con tolerancia a glufosinato de amonio (Liberty), este herbicida constituye una de las principales herramientas para manejar escapes de malezas dentro del maíz, habiéndose comprobado su efectividad en el | 10 |

control de sorgo de la Alepo y Echinochloa colona. Consideraciones finales Existen en general herramientas para manejo de adecuado de la mayoría de los problemas actuales de malezas. Sin embargo, se debe aceptar que el correcto uso de las mismas requiere de mayor dedicación que la entregada hasta ahora al manejo de malezas. Para un control exitoso, es importante identificar lo antes posible las malezas problema, monitoreando los lotes frecuentemente. De este modo, se podrá actuar en consecuencia, disponiendo de la herramienta adecuada, en el momento preciso para su uso. En este mismo sentido, es importante evaluar la aptitud de la mezcla de diferentes herbicidas, ya que las interacciones entre ellos, por más pequeñas que sean, siempre tendrán un efecto sobre la eficiencia final del tratamiento. Como recomendación general, es fundamental posicionar un herbicida residual en buenas condiciones o, en su defecto, observar las emergencias para actuar sobre ellas en el momento adecuado de su desarrollo (especialmente en el caso de gramíneas). En este sentido, un aspecto que se

torna muy relevante con el uso de herbicidas complementarios o alternativos a glifosato, es la “ventana de aplicación”, momento en el cual sabemos que el herbicida puede ser eficiente. Aunque existen pocos principios activos novedosos, las principales herramientas disponibles en el corto plazo son los cultivos que sumarán tolerancia a diferentes herbicidas (2,4-D, Dicamba, glufosinato de amonio, herbicidas HPPD, etc.), lo que en cierta medida facilitará ciertos manejos, pero también nos obligará a capacitarnos en su uso y, más importante aún, en su cuidado para evitar nuevas resistencias. Considerando la cantidad de variables que se deben tener en cuenta actualmente, quizás lo importante no es estar al tanto de todo, sino saber cómo y dónde acceder a esa información en el momento adecuado. Fuente: Ignacio Olea, Sebastián Sabaté y Francisco Vinciguerra Técnicos de la Sección Manejo de Malezas de la EEAOC, Las Talitas, Tucumán. www.eeaoc.org.ar. E-mail: malezas@eeaoc.org.ar


Jujuy 330 - Tel. (0387) 4222552 - 4219372 - 4317224 - SALTA - www.neumaticosdelvalle.com.ar

AgroquĂ­mica Sanchez

Jose Sanchez

San Martin 494 - Ciudad Perico - Jujuy - Tel: (0388) 4914832 - Cel: 155 845820 - agroquimicasanchez@live.com


Edición Especial Malezas

15

Las malezas resistentes tienen su origen en una conjunción de factores concurrentes tales como la siembra directa (SD), la tecnología genética de resistencia al glifosato (RG), escasas rotaciones y el herbicida glifosato como mono producto y el uso de distintos herbicidas con el mismo modo de acción. En un análisis de estos factores obser vamos que la siembra directa creció en los últimos 20 años en la República Argentina, en 1991 se realizaron las primeras siembras con grandes inconvenientes principalmente por el manejo de malezas y la maquinaria, la no remoción de suelo entorpecía las labores de control de malezas y el uso de glifosato estaba circunscripto al uso de aplicaciones posicionales. La no remoción del suelo dejaba librado el control de las malezas tan solo al control agronómico (espaciamiento entre hileras, fechas de siembra, rotaciones) y al control químico. A partir del año 1996 con la llegada y adopción de cultivares de soja RG se descarga toda la responsabilidad en el control de las malezas a la aplicación de glifosato tanto en barbecho como pos emergente del cultivo, prevaleciendo tan solo el control químico como eje central del control de malezas. Como

EL AVANCE DE LAS MALEZAS RESISTENTES A HERBICIDAS EN LOS SISTEMAS AGRÍCOLAS ¿podremos controlarlas?

consecuencia de estas prácticas comienza a intensificarse el uso del glifosato casi como única herramienta válida de control, en algunos casos mezclados con otros herbicid a s c o m o 2 , 4 D, D i c a m b a o Metsulfuron. Esta intensificación significó aumentar en los últimos 10 años las dosis y el número de aplicaciones de glifosato. A partir del 2001 ingresa al mercado un nuevo evento el Algodón RG y

productivo. En definitiva la SD más la tecnología RG sumado al uso indiscriminado del glifosato en un sistema de monocultivo presionan en la comunidad de malezas, controlando eficazmente a las sensibles y ejerciendo una presión de selección en forma sostenida, lo que genera la aparición de malezas resistentes a glifosato. La resistencia a herbicidas en la República Argentina.

Fuente: lan HEAP, 2012. International survey of herbicide resistant weed (HRAC) posteriormente en 2004 los Maíces RG, lo cual suma un peldaño más a este proceso de intensificación productiva. Por lo tanto con estas tecnologías adoptadas por el productor, se producen importantes cambios en las comunidades de malezas, cambiando su densidad y frecuencia como consecuencia clara del cambio generado en el ambiente

El primer caso de resistencia a herbicida, en nuestro país, data del año 1996 y se registra en Amaranthusquitensis resistente a imazathapyr (Pivot) con resistencia cruzada a herbicidas inhibidores de ALS. En 2005 se registra Sorghumhalepense (sorgo de Alepo) resistente a glifosato y desde entonces aparecen, todos los años | 15 |


16

EDICIÓN ESPECIAL Manejo de Malezas

en diferentes zonas, nuevas malezas. Loliummultiflorum, Lolium perenne en el sur y norte de la provincia de Buenos Aires y sur de Santa Fe ambos también con resistencia múltiple. Echinocloa colona en Santa Fe y Tucumán, Cynodonhirsutum en el centro de Córdoba y hoy, bajo estudio Amaranthusquitensis en Tucumán y Santiago del Estero. Las malezas resistentes a herbicidas ya están instaladas en nuestro país. Dependerá de nosotros los cambios a realizar para que este impacto sea menor. En el siguiente cuadro se presenta el estado de situación alcanzado hasta la última consulta en Diciembre del año 2012. Debemos reducir su impacto desde una visión proactiva. Como primera medida debemos entender el problema, estudiarlo y aportar soluciones y esas soluciones vienen de la mano del manejo de las comunidades de malezas y no solo del control químico de las mismas. Basta con observar lo realizado en los últimos años, es claro y evidente que hemos trabajado intensamente en generar biotipos resistentes a glifosato, por lo tanto el esfuerzo es comenzar a manejar el sistema de forma diferente. Para comenzar a ejecutar un pro grama de manejo para

| 16 |

biotipos resistentes debemos considerar los siguientes puntos: • En un programa de control se deben utilizar herbicidas, correctamente seleccionados, de diferente modo de acción que el glifosato y en distinta oportunidad de aplicación (pre emergentes). Se deben aplicar a la dosis recomendada según experiencias zonales. • Se deben considerar todas las posibilidades de control, no descuidando el control preventivo (evitar la diseminación, limpieza de maquinarias), cultural (fechas de siembra, distancia entre hileras, rotación de cultivos, etc.), mecánico ( rastra si fuera necesario) y químico (utilizar todos los herbicidas recomendados solo o en mezcla rotando su modo de acción). • Mantener controlada las malezas durante todo el desarrollo del cultivo evitando que las mismas semillen y que éstas se diseminen. • Completar la eliminación de cualquier planta resistente que haya quedado sin control en el lote, se debe evitar que complete su ciclo. • Durante la cosecha, dejar sin cosechar los manchones invadidos por estas especies para la última tarea de cosecha, cosechar sucio y realizar la limpieza fuera del lote. Limpiar la máquina cosechadora correctamente antes que la misma abandone el campo y quemar o destruir los restos de la limpieza.

Estos son algunos principios básicos necesarios para comenzar un programa donde se debe hacer gran hincapié en el control preventivo, que es el más económico, se d e b e a c t u a r e n é rgi c a m e nte tratando de disminuir a cero la dispersión de las semillas de las malezas resistentes. De todos los puntos mencionados un factor relevante es la cosechadora, ya en el año 1978 cuando el sorgo de Alepo cubría una extensa área en la pampa húmeda, el Ing. Agr. Carlos De Dios en el INTA Pergamino decía "las evaluaciones realizadas permiten afirmar que la cosechadora es un importante medio de difusión de las semillas de sorgo de Alepo". Existen casos comprobados de campos totalmente limpios de malezas resistentes, donde de un año para el otro surgen problemas por la aparición de manchones en forma lineal coincidentes por donde transitó la cosechadora, y principalmente en la zona donde ingresó esta máquina a trabajar al lote. Esto se debe a que la cosechadora puede haber provenido de zonas con alta incidencia de malezas, las cuales llegaron a semillar e ingresar a la máquina. Estas malezas que logran producir simientes y completar su ciclo son las mismas especies que en los actuales sistemas productivos son catalogadas como resistentes. Es


17

EDICIÓN ESPECIAL Manejo de malezas

por esto que se aconseja tomar todos los recaudos de control frente a esa aparición, pero el mejor método es siempre el preventivo. A continuación se explica cómo limpiar la cosechadora antes de que ingrese a un nuevo lote. Guía de limpieza de cosechadora entre cambio de lotes Objetivo: eliminar el 100% de las semillas de malezas resistentes antes de ingresar a un nuevo lote.

Figura: Paisaje típicos de lotes infectados con malezas resistentes donde el control químico no fue eficiente

1) Al finalizar la tarea de cosecha de un lote de producción, el personal encargado De la máquina cosechadora debe proceder a la limpieza general de la máquina, tratando de que el flujo de aire de la sopladora llegue a todos los órganos de la máquina.

Esta limpieza debe realizarse fuera del lote productivo y en un lugar de trabajo donde estas semillas no puedan germinar y generar un problema. El lugar adecuado es el patio de una casa de campo donde Luego se pueda juntar y destruir esos simientes.

2) En máquinas convencionales, prestar mucha atención al momento de limpiar la zona de sacapajas, zaranda y zarandón, ya que es una zona donde quedan adheridas muchas semillas de malezas, dado que estas se encuentran en mayor proporción Junto al material no grano (paja y granza) que ingresa a la máquina.

| 17 |


18

EDICIÓN ESPECIAL Manejo de Malezas

3) Importante destapar y limpiar delicadamente zonas críticas donde se alojan este tipo de semillas como son el sinfín de retorno y de grano limpio.

4) Destapar y limpiar la noria de granos del retorno y de grano limpio.

5) Limpiar minuciosamente el cabezal y toda la zona del embocador.

6) Una vez que se limpió con aire a presión los distintos órganos de la máquina, se debe poner en funcionamiento la cosechadora en vacío con el cabezal embragado, a las revoluciones de régimen para que las fuerzas de vibración que se produzcan ayuden a expulsar material que haya sido removido durante el proceso de limpieza con flujo de aire (sopladora). En esta operación el variador del ventilador o turbina de la cosechadora debe operarse al máximo de su capacidad. | 18 |


19

7) Finalizado este proceso, se debe hacer fluir por todos los órganos internos de la cosechadora material seco con mucha hoja que ayude a barrer posibles semillas De malezas que pueden haber quedado ocultas durante el proceso de limpieza inicial.

EDICIÓN ESPECIAL Manejo de malezas

Para esta etapa se recomienda ingresar un fardo de alfalfa desmenuzado con la cosechadora en funcionamiento, el cabezal y el molinete embragados y las tapas de los sinfines y norias cerradas. El fardo se debe proveer con una horquilla, colocándolo desmenuzado desde ambos extremos del cabezal y en forma continua para producir un flujo de material por los sistemas de trilla, separación y limpieza de la cosechadora. Por seguridad del operario, debido a que se está trabajando con diversos órganos en movimiento (barra de corte, molinete, sinfín, etc.), el fardo debe colocarse desde la parte posterior del cabezal y con una horquilla. Para que este material sea tragado por la máquina debe colocarse el molinete a altura mínima, lo más cerca posible de la barra de corte sin dañar los dientes y con un régimen de vueltas elevado. En el caso de cosechadoras que posean entre 200 y 300 hp de potencia se recomienda hacer procesar 1 fardo de alfalfa; entre 300 y 350 hp poner 2 fardos; y entre 350 y 450 hp poner 3 fardos. Se recomienda que el productor esté atento de proveer los fardos de alfalfa para asegurar una correcta limpieza de la máquina cosechadora.

Es muy importante colocar el fardo desmenuzado con una horquilla desde ambos extremos del cabezal.

| 19 |


20

EDICIÓN ESPECIAL Manejo de Malezas

Por la parte posterior de la máquina saldrá el fardo procesado, pero al hacer funcionar la máquina con los sinfines y norias cerradas las hojas que barren con las semillas adheridas se depositarán en la tolva de grano que también deberá ser accionada para la limpieza. 8) Una vez finalizado este proceso donde la máquina ingirió y expulsó material de fibra y hoja proveniente de un fardo utilizado como barredora interna de la cosechadora, se debe repetir todo el proceso de limpieza con sopladora de aire de la máquina (norias y sinfines abiertos) para descartar todas aquellas semillas y paja que fue removida por el interior de la cosechadora y que pudo no haber sido expulsada con el barrido del fardo. 9) Se debe prestar mucha atención a la limpieza del carro tolva que acompaña a la cosechadora, la cual también puede estar infectada con semillas de malezas resistentes.

10) A la hora de ingresar a trabajar a un lote destinado a semilla se debe tomar la precaución de descartar los granos de la primer media tolva que se coseche, para de esta forma asegurar que no se está contaminando estas semillas con la de malezas ingresadas a la máquinas en lotes anteriores. En el caso de los lotes destinados a semilla, una vez descartado la primera media tolva de semillas, se debe sopletear la tolva autodescargable y también introducir medio fardo de alfalfa desmenuzado para limpiar las partes difíciles y ciegas de los sinfines. Esta práctica es común en los productores de soja, trigo, avena,

cebada, centeno y pasturas, entre otros que destinan lotes a producción de semillas, pero la limpieza de la cosechadora al cambiar de lote es para la cosecha de cualquier cultivo además de los mencionados (también puede ser para maíz, girasol, sorgo).

Señor Productor: en los sistemas de producción actuales de Argentina, las malezas resistentes a los herbicidas más utilizados constituyen un problema que se refleja en el incremento de los costos de producción y en la pérdida de rendimiento. Cuide su campo y evite contaminaciones con semillas de malezas, siga las indicaciones técnicas de los profesionales para el manejo efectivo de este problema.

Fuente: Ing. Agr. M.Sc. Luis E. Lanfranconi(1), Ing. Agr. M. Sc. Mario Bragachini(2), Ing. Agr. José Peiretti(2), Ing. Agr. Federico Sánchez (2). (1) INTA A.E.R. Río Primero. (2) INTA E.E.A. Manfredi Proyecto PRECOP Cosecha

| 20 |


Edición Especial Malezas

21

SummitAgro Ante la detección de A. palmeri S. Watson, en lotes de producción de soja en el Departamento de San Martín (Provincia de Salta) por parte del Ing. Agr. Cesar Kairuz -Asistente Técnico de Desarrollo de Summit Agro Argentina- y la confirmación de esta especie por parte de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres de Tucumán, surge la necesidad de informar y extremar las medidas de manejo, para prevenir la dispersión y diseminación de esta peligrosa maleza en los sistemas productivos de la región y el país. En este caso puntual, se observó un claro patrón de distribución de la maleza por parte de un implemento agrícola. Confirmándose esta hipótesis en el hecho de constatar la presencia de cosechadoras provenientes de la zona sur de Córdoba. Además de corroborar que dentro del esquema de tratamientos del lote infectado se incluía una sulfonilurea (inhibidores de la enzima ALS), junto al empleo de glifosato. Dicho tratamiento no afectó la población de A. palmeri, la cual se encontró total-

AMARANTHUS PALMERI: ACTUALIDAD DE ESTA PROBLEMÁTICA EN LA ARGENTINA

mente escapada y culminando su ciclo. Amaranthus palmeri S. Watson es una especie botánica perteneciente a la familia Amaranthaceae y originaria del hemisferio norte. Es una maleza dioca, sumamente agresiva, de rápido crecimiento y con gran capacidad de adaptación soportando situaciones de sequías y elevadas temperaturas. Se trata de una de las mayores amenazas para los sistemas productivos de nuestro país como consecuencia de los antecedentes registrados en su lugar de origen, donde se confirmaron biotipos con resistencias simples, múltiples, cruzadas a distintos herbicidas y grupos de éstos. A. palmeri S. Watson fue detectada por primera vez en nuestro país durante la campaña 2011-2012 en el sur-oeste de la provincia de Córdoba. Con fundadas sospechas sobre su resistencia a glifosato y herbicidas inhibidores de la enzima acetolactato sintetasa (ALS) que fueron constatadas en numerosos ensayos desarrollados en esta zona. Durante la campaña en curso (2013-2014) se detectó su presencia en el Departamento de Leales, Provincia de Tucumán, donde se sospecha que podría haber hibridado con algunas poblaciones nativas de Amaranthus. Este es el primer caso en la provincia de Tucumán y se observan serias dificultades para su control aún con elevadas dosis de glifosato.

Summit Agro Argentina se encuentra evaluando diferentes alternativas para el manejo de A. palmeri. Los ensayos realizados con Sumisoya (“Flumioxazin 48% SC”), del grupo de los PPO, durante las campañas 2012/2013 y 2013/2014 brindaron muy buenos controles, corroborándose con los resultados obtenidos en Estados Unidos, donde éste activo representa una de las principales herramientas para el control químico. Dichas aplicaciones se realizaron en preemergencia y presiembra procurándose realizar los tratamientos antes de la emergencia de la maleza y también como contacto una vez emergida. Otros ensayos que mostraron muy buenos resultados, fueron realizados con Huck (“Lactofen 24% EC”) a distintas dosis, en post emergencia del cultivo de soja y maní. Las aplicaciones se realizaron cuando se registró la emergencia de la maleza (hasta una altura no mayor a 15 cm) dado que Lactofen es un producto de contacto. El objetivo de esta comunicación es brindar información sobre esta especie en nuestros sistemas productivos, alertar sobre su peligrosidad y sobre la necesidad de generar información para prevenir o, al menos, retrasar su dispersión.

Fuente: Agrositio

| 21 |


Edición Especial Malezas

22

Plantas de yuyo colorado (A. quitensis) en estado vegetativo

La naturaleza biológica de las malezas determina que evolucionen, adaptándose a aquellas prácticas destinadas a su control que por resultar, en algún sentido, convenientes al esquema de producción, en general el más rentable en el corto plazo, se reiteran con elevada intensidad y frecuencia. En nuestro caso esto correspondería al empleo de herbicidas de elevada eficacia y bajo costo relativo, a modo de ejemplo podemos citar al glifosato así como también a algunos herbicidas de elevada persistencia como el metsulfurón metil o el clorimurón etil empleados, con mucha frecuencia, a dosis muy superiores a las recomendadas y en instancias fuera de lo sugerido como oportuno. El resultado del proceso adaptativo podemos resumirlo en la manifestación de tolerancia y resistencia a herbicidas y su consecuencia inmediata es una reducción significativa en la utilidad prác tica y económica de la herramienta química, además de las pérdidas de producción consecuencia de la interferencia ocasionada por la maleza mal controlada o directamente, no controlada. En los últimos dos años, se reiteraron con elevada frecuencia consultas sobre la presencia de | 22 |

AMARANTHUS QUITENSIS H.B.K. RESISTENTE A GLIFOSATO En los últimos dos años, se reiteraron consultas sobre la presencia de poblaciones de yuyo colorado

poblaciones de yuyo colorado (Amaranthus quitensis) que escapaban a tratamientos con glifosato. Y si bien, en una primera instancia, se sospechó de factores ajenos a la resistencia como responsable, estudios de “dosis respuesta” realizados sobre biotipos de las provincias de Córdoba y Santa Fe, nos permitieron concluir que nos encontramos frente a un nuevo caso de resistencia a glifosato. Es importante considerar que A. quitensis, ya había sido informada como resistente a herbicidas inhibidores de ALS (imidazolinonas, sulfonilureas y triazolpirimidinas) durante 1996, por Nisensohn y Tuesca (UNR) y que esos biotipos aún se encuentran presentes en los sistemas productivos; por lo que es probable que exista, además, resistencia múltiple, es decir biotipos simultáneamente resistentes a glifosato y a herbicidas inhibidores d e A L S . CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES Amaranths quitensis es una especie sumamente polimorfa lo que puede llevar a confusiones sobre su identidad. Su origen es sudamericano pero, actualmente, es cosmopolita, encontrándosela en toda América, desde Canadá hasta Argentina y está presente también en Oceanía, África y Asia. Es una hierba anual, erguida de 0,3 a 2,0 m de altura, generalmente muy ramificada, con tallos robustos e inicialmente pubescentes. Está compuesta de hojas simples, alternas, más abundantes en los tercios superiores, peciolados,

lanceolados o deltoides de 3,0 a 10 cm de longitud por 1,5 a 6,0 cm de ancho. Inflorescencia, en una panoja terminal erecta o pendiente, formada por espigas cilíndricas y densas de color variable entre verde y púrpura o rojizo. Las flores se disponen en torno al eje de la espiga, son sésil es y unisexuadas, con las flores masculinas en la parte superior y las femeninas en la inferior. Los frutos son pixidios uniloculados y uniseminados; las semillas son lenticulares de contorno circular y de 0,7 a 1,0 mm de diámetro y color castaño-rojizo. El nombre común es y u y o c o l o r a d o. En ensayos llevados a cabo en la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNR, se ha constatado en biotipos provenientes de la Provincia de Córdoba y de la Provincia de Santa Fe, elevados niveles de resistencia a glifosato, registrándose sobrevivencia a dosis de 32 l.p.f./ha de una formulación Premium con una concentración de 540 g.e.a./litro. El objetivo de esta comunicación es brindar información sobre esta adversidad y su contingencia que puede afectar a los sistemas productivos, alertar sobre su peligrosidad y sobre la necesidad de generar información para prevenir o, al menos, retrasar su dispersión.

Fuente: Daniel Tuesca (Cat. Malezas, Fac. Ccias. Agr. UNR) Juan Carlos Papa (Protecc. Veg. EEA Oliveros del INTA) Sergio Morichetti (AGD) Nicolás Montero Bulacio (Cat. Malezas, Fac. Ccias. Agr. UNR)


San MartĂ­n esq. Moreno / Ciudad Perico / Jujuy Tel. (0388) 4916824 / Cel. (0388) 154 718725 E-mail: seminaropereyra@hotmail.com


Revi 92  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you