Page 1


Diseño de la portada: DDA Studios Fotografía de la portada: © 2009 Dorian Doyle Fotografía de Dorian Doyle: © 2009 JesCM Primera edición en este formato: mayo, 2009 © 2009, Dorian Doyle Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización escrita de los titulares del “Copyright”, bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción parcial o total de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, y la distribución de ejemplares de ella mediante alquiler o préstamos públicos. Impreso digitalmente en España. Nº de registro: B-1143-09 Depósito legal: en trámite Fotocomposición: DDA Studios


El libro que tienes entre las manos es una edición prematura de “El Ángel Púrpura”. No quería que el hecho de no haber sido editado por una editorial todavía pudiera frenar su difusión, o privar al público en manera alguna de su contenido, así que decidí lanzar una tirada de ejemplares como el que estás leyendo, con los que pretendo que todos podáis por fin saborear el contenido del mismo sin sufrir más demoras. Respecto a futuras ediciones, el contenido seguirá siendo el mismo, sin sufrir modificación o corrección alguna (salvo errores tipográficos), ya que incluso pequeños errores que, en su momento se pasaron por alto, dotan a la obra de una personalidad propia. Por último, agradeceros el apoyo, el interés y el tiempo invertido en esta pequeña colección de poemas, que espero sea de vuestro agrado.

Dorian Doyle


Dorian Doyle es un artista nacido en Barcelona en 1987. A lo largo de varios años se ha dedicado casi por completo a la música, (es actualmente vocalista de “La Muerte del Ego”), y ha trabajado eventualmente como actor en diversas producciones de diversa índole, desde largometrajes hasta apariciones en programas televisivos. Se decide a escribir “El Ángel Púrpura” durante los últimos meses de 2007, pero los compromisos laborales lo apartan de los versos hasta que a finales de 2008 se plantea acabar los 64 poemas de los que consta la obra, acabándola finalmente en enero de 2009. De formación humanística, el barroquismo, el simbolismo, el surrealismo y la psicodelia forman parte del estilo particular de Dorian, que en esta obra pone de manifiesto algunos de los más interesantes límites de la realidad y la profundidad del alma humana, todo ello sazonado con un melancólico sabor a nostalgia.


Dorian Doyle

El テ]gel Pテコrpura


A todos los que me importรกis. A todos a los que os importo.


I Hemos roto la barrera de la ilusión: Hoy lo leve es esencial.

II Debiéramos romper los rubíes y reemplazarlos tal vez por gotas de oro en sueños Y así, perdidos y pequeños levantarnos y enredarnos rotos Volviendo a ser...

III Hoy vi un árbol muerto en la nieve Y susurraba las últimas hojas al viento Como las últimas palabras que nunca diré En el invierno eterno de la memoria Que un día fueron los atardeceres de nuestros corazones El último poema lo acaba tu lectura.


IV Perdida en el sol naciente Mis días llenos de dolor te llaman Algún día los silbidos que trae el aire Serán la locura de mis atardeceres Sumergido en hipnotismo itinerante Que se revela en sueños con formas monstruosas Lentas, rabiosas... Antes de que el sueño nos invada Déjame memorizar lo horrible de mi realidad Lágrimas enmarañadas en cabello oro Promesas que nunca morirán Al eco de una luna obtusa que ya no logra Simbolizar más que mil formas de fundirse Perderse y no regresar ¿El tiempo será mi libertad? ¿Lo pondrá todo en su lugar? Ven, chica desconocida Hoy entraremos en el mundo de los sueños.

V Mejor convertirse en aire y mientras ardes esfumarte en él Cerrando la puerta al problema Ser feliz en lo pasado Encerrarte en el sueño irreal que es tu vida Y así... Sentado... Esperar el final junto al mar.


VI Cegado e inmortal el niño tendió la mano a lo inhóspito ¡Oh! Losa del tiempo ¿Cuándo explicarás el final?

VII Como gloriosas civilizaciones buscaron En el mar su vía de expansión Tristes caras inexpresivas, ancianas Se congregan para buscar Remanso de paz Idilio... ... Mar por todas partes...

Vivimos días extraños.

VIII Me levanté esta mañana temprano Suelo duro vestido de aromas etílicos Llegamos al final con un redoble de tambor.


IX Hemos muerto y resucitado otra vez Envueltos finos en escamas de serpiente Rebélate contra el simulacro de realidad que ha sido tu vida Contempla esta realidad distorsionada y no hagas nada por corregirla Tus ojos desnudos y tu mente vacía de sensaciones son tu billete al más allá. Despierta, hemos llegado ya.

X Devuélveme mis diamantes negros Mis tesoros de rubíes puedes quedártelos Pues el rojo de sus formas Me recuerda al espanto de tu sangre Y sin querer confesarlo Creo que aún me hallo preso de tus palabras. Y asqueado de tus silencios.

XI ... y te has ido y en tu final conmigo sólo una palabra: principio.


XII Ven a mi palacio de seda Tiene divanes y espuma de jade Aquí no pasa el tiempo Las llamas de la postergación Son nuestro calor De día nos deslumbran Reflejos de diamantes Y obeliscos encastados Son nuestro rumor Pasa y quédate el tiempo que necesites Pues aquí prisas y atropellos No vas a encontrar.

XIII Cuando tu universo está bien Todo gira entre tus manos Cuando mi universo funciona El caos mismo reina en él.

XIV Y para tu estúpida arrogancia sólo una palabra: Indiferencia.


XV Regalémosle el final (a esta situación) Escribamos con su propia pluma Por todas aquellas veces que nos obligaron a rendirnos Un millón de litros de tinta Asómate a proa y popa Zambúllete en este mar ardiendo Colores y remolinos agitan tu cabeza ¿Cuándo volverás? Todos te estamos esperando.

XVI Tránsitos lentos Planetas rápidos Perderse en el universo Flotar entre estrellas enanas Y entre mundos, ahogarse Fluyendo en ideas... ... eternos...

XVII Rompe el reloj. Rompe el reloj.


XVIII El puente se interna impávido en el tranquilo, plateado mar Largo, útil en tiempos de suave agresión política Ahora, compañero del oxígeno joyeros en traje tratan de apoderarse de él No puede luchar, las olas ocupan todo su tiempo.

XIX No hablemos de locuras o esquemas aprendidos Démosle olvido a situaciones tejidas con el manto de la envidia Que el cariño de tus lágrimas sea el consuelo a mis estertores Que perdido en vida vago y entre lamentos y penurias yago Derramando el licor del pensamiento en formas diversas de irracional planteamiento.

XX la profunda oscuridad de la pupila capturó la esencia del iris y reveló lo esencial: luz


XXI Un cangrejo en la sĂşper autopista del alma Huyendo del corazĂłn inundado de licores e iconos del maĂąana. No es sencillo sobrevivir. Los cuatro jinetes asoman en la colina. No temas. Nada importa ya.

XXII El calor de tus manos ha tintado de azul el hielo de mis recuerdos.


XXIII A ti, concepción onírica hecha rumor de otoño, capital de mis sentidos, visiones psiconáuticas del navegante en calma, principio y final de mis prodigios, llamada desde las profundidades de la cueva como vuelta al inicio... Viaje y retorno a la constelación de Orión A ti, que eres el perfecto rosal espinado libre de espinas para tu elegido, que has devuelto el valor a tierras donde sólo reinaba desolación Que has acompasado el paso de este corazón ... al ritmo de tus párpados A ti, que me has recordado con el contorno de tu silueta las líneas de mi vida y has reforzado las nuevas estructuras para acabar con las viejas A ti, y sólo a ti te revelo en esta mañana de sueño de verano que eres princesa y sueño de otoño Desgracia varia de los habitantes de este incierto mundo llamado corazón Eres Dalila y yo Sansón cumpliendo mil condenas, eres todo lo que me queda: un puñado de recuerdos y una constante sensación de pena.


XXIV Rompamos el tiempo No le demos más tregua La autodestrucción está cerca La eternidad no se queja.

XXV Carne muerta por las lagunas peninsulares de la memoria Recuerdos empobrecidos al oro bajo la mirada atenta de la señora "No hemos acabado aún, señora." Todo se vuelve gris por instantes: la salvación pinta cerca.

XXVI Diamantes y rubíes Llorando de belleza Mientras, el niño sigue ahí Tan huérfano de cantos de sirena.


XXVII Escribir por escribir Y escribiendo no decir nada La chica de india belleza baila capturando el movimiento de las olas Mientras, el tren borra los auspicios de una chamánica soledad El poeta se revuelve en las piedras Duelen las entrañas Ayer el fracaso iridiscente se apoderó del niño Hoy, ya algo más crecido éste Ha tenido que ceder Le ha revelado ancho el mundo Le ha dado solución ¡Clic! La cámara serpentea Inmortaliza un momento a elevado coste En las piedras El poeta pierde Un poco más de alma.

XXVIII Lanza un dado y olvídate del número Vamos a encomendar nuestro destino al azar...


XXIX Cuando todo acaba Y la presencia no es sino ... un mero resplandor Ella grita O perderse en el profundo dolor Síntoma de ausencia, y caer. Llega el día Y ambos bailan abrazados.

XXX Y has creído en mí Y en la huida vertiginosa he visto lagos, castillos y espinelas Todo envuelto con ademán de franca ironía jocosa. Has vuelto pero yo ya no te esperaba La esmeralda de mis sueños ha perdido el cáliz de sus líneas y el tinte que le daba color ¿Y por qué engañarnos? No es tu oro la solución a mis esperanzas.

XXXI Vagabundo, tú, que como yo recorres el mundo enséñame, enséñame los secretos para no perecer en el intento.


XXXII Cuando caiga la última hoja del último árbol El brujo llamará a la tribu Nos despediremos del planeta Los niños se bañarán en ríos de lodo y azufre Y la humanidad, atenta verá sacrificar las últimas teselas de la dignidad financiera Bailemos pues, aquí acaba nuestra condena.

XXXIII La ciudad aún permanece escondida Sucias almas revolotean en busca de salida En el fondo, sin luz se levanta un nuevo guía Dime alma perdida, ¿recuerdas tu anterior vida?

XXXIV Los niños poseen el poder Pueden hacer volar a los pájaros a voluntad Una piedra en sus manos es suficiente.


XXXV En pleno ataque de ácido Los gatos se vuelven leones Y los rombos de las paredes Nos revelan la profunda realidad De lo que aún debe acontecer... ¿Por qué elegir mantenerse al margen, envuelto en dolor y tristeza? Vengo buscando las caricias De la soledad como respuesta a tus mentiras.

XXXVI Y te he visto en mis sueños inmaculada Y tus líneas han purificado como agua cristalina el fondo de las grutas del alma que, atrapada en sí misma ha gritado y llorado por volver a ser lo que era.

¿Será posible que la nostalgia se torne en un suave manto de plumas púrpura?


XXXVII Suena un negro violín en el fondo de una vieja taberna perdida en un puerto de la memoria Hoy los diamantes que estuvieron en mis manos son carbón amargo en el letargo del recuerdo ¿Por qué les hiciste caso? De cuantas cosas te enseñé sólo te hablé de una: "Que nunca corten tus alas, nunca escondas tus uñas" Y ahora debajo del sol abrasador sólo quedan recuerdos de [ausencia] y un rugido de león muy dentro del pecho, debajo de la vestimenta ¿Has cambiado las letras de la psicología por las líneas de nuestras [mentes?] ¿Tienes idea de qué le dije al corazón cuando cayó enfermo de [muerte?] "Tranquilo amigo, habiéndose ido no siente lo que tú sientes" ¿Y cómo justificarás las mentiras? ¿Cuánto tiempo durará la cobardía? Esconder la cara nunca fue la mejor vía... REBÉLATE. Ninguno de nosotros tuvo culpa. Míranos, somos un puñado de artistas luchando por algo que tu ascendencia considera una diversión insulsa. Y aquí estamos, y aquí seguimos. Para ti se borraron las puertas abiertas El Ángel Púrpura descansa en tu estantería. El que una vez ocupó tu cama hoy te abruma en su palabrería clamando venganza. Ahora no sois más que una mancha Una flecha mal lanzada... y peor clavada.


XXXVIII Y he tenido una visión Clara, concisa Púrpura en su concesión Las agujas del tiempo se desvanecían lejos de la forma irracional de las cosas Dame tiempo para él Dame tiempo para Ella Dame tiempo para mí Antes de que el fin nos engulla.

XXXIX Ahora que hemos perdido el rumbo navega por el humo llameante de mi mundo Siente el estallido cerca de ti Tan denso y profundo, como fuera de sí Porque nosotros, que viajamos a lomos de una libélula gigante Que nos zafamos de ríos donde se ahogaron mil titanes Hemos descubierto que los errores son la mayor forma de expresión de la personalidad Y que tu falsa espiritualidad no entiende que hemos viajado por mundos que tú nunca llegarás a imaginar.


XL El poema absurdo es otra forma de realidad. Hace pensar porque escapa a lo formal. Las mentes adormecidas rezuman en risas que mรกs tarde se volverรกn dudas. Las dudas despiertan nuestros sentidos y le dan un nuevo sentido a la materia. Por otra parte, llegar al fondo del vaso... ayuda.

XLI Morir por estar lleno de vida. De otra forma, muertos vivientes.

XLII Acciรณn plana del cielo. El director mueve la cรกmara Los movimientos del actor fuera de cuadro se han perdido para la memoria colectiva.


XLIII LA REALIDAD ERRANTE Con el dolor como espada y el estigma como bisturí El Ángel Púrpura llamó a nuestra puerta. Me adentró en las capas del alma Tan inválido de emociones y de certeras sensaciones que nos lleven a creer que cuando germine la planta del jardín con su desmedida petulancia, los recuerdos del ayer no serán más que meros susurros de ceniza. Todas tus palabras rotas Dándose caza sobre ti.

XLIV En otro tiempo, la madera de mi cuerpo fue la libertad de tus Deseos. Hoy muero en tu muerte, pues habiendo muerto en vida enfrentado a la muerte, siento una hecatombe de los sentidos mientras muero flotando entre el alma y sus goteos.


XLV LA HUELLA DEL SILENCIO Sólo una huella de silencio borrada en el tiempo... Y en silencio te preguntas si llegará el día... ... en que el frío no nos abrase a todos... Y remontas tempestades en busca de la memoria... Preguntándote si no has dejado tu aliento largo tiempo atrás... Si los recuerdos se congelaron eternamente... Sólo un adiós... y no puedes volver atrás... Y aquellos a los que mirabas con ojos inquietos... ... Se han vuelto un témpano en el hielo... Y entre tanto... sigue creciendo la duda... Y no sabes qué decir... Te preguntas una y otra vez... Y al final del camino... sólo encuentras más preguntas... Y no... ninguna respuesta... Sólo una cama de hospital... Y alguien en su interior que no recuerda quién es... Y en su prisión... grita por volver a encontrarte... Pero tú ya no puedes volver... Y aun así te quedan los recuerdos... y las lágrimas... ... que se encierran en tus ojos para siempre... Y cuando regresan los inviernos... los acoges en tus brazos Los meces mientras ves pasar largas cabelleras rubias... Y te preguntas si no es ella que ha vuelto a recordar... Y entonces te mira y pasa de largo... y el invierno... ... llora en tus brazos porque en tus ojos no quedan lágrimas Sólo una huella de silencio borrada en el hielo...


XLVI Ella sale del agua y se cubre con suaves lazos de seda Las olas que emergen hacia la luna la delatan Debería estar ahí, esperando por una eternidad en estela Debería luchar por cortar estas manos que mis pies atan Un nuevo coche entra en escena Apaga las luces. El mañana puede llamar mañana a mi puerta.

XLVII Matices escarlata Conocimiento púrpura Las visiones del ángel Todas escritas en sus alas.

XLVIII Por no merecer, no has merecido ni las futuras líneas de este poema que nunca escribiré.


XLIX Muestras baratas de romanticismo perdido en el fondo de una vela. Y que todo aquello que callas Se vuelva un eccema en tu piel. Démosle un sentido a la emotividad perdida de la libertad de nuestras líneas.

L Campos sembrados con los fluidos de mis lamentos. El cielo se ha teñido con las telarañas de mis lágrimas. Y hemos descubierto tinieblas y ennegrecido primaveras deshechas. ¿Y qué más da? Nadie ha visto ni mis lágrimas ni mis lamentos.

LI Si quieres que te recuerde, desaparece.


LII Deshaznos en lamentos y deja el tiempo pasar Pues tengo la cabeza tan llena de dudas y preguntas Que alguna única certeza se ha convertido en dogma Tengo limitada la razón Llevo tu límite en la conciencia No se me permitió ir más allá Nunca fue mi deseo el de competir Pero sí, los astros que guían mis pasos me obligan a ampliar estos horizontes que se supone no debo expugnar. Si desde el principio lo conocías todo... ¿Por qué no lo has acabado ya?

LIII Llora de nuevo Pues el final que ha llegado no es para ti Cuenta todos tus secretos Que en las líneas de tu vida no había verdad ¿Crees que no nos dimos cuenta de la alegría eterna de tu interior? Hoy el matiz de las cosas cambia En esta roja víspera del dolor...


LIV He visto una vaca abstemia y un campo sin color. Dale fuego al alma Yo le he dado agua al dolor.

LV llora ríe siente parpadea duerme salta bromea alardea corre cuando la tristeza haga acto de presencia tus ojos no serán claros, sino un viaducto de nostalgia de todo lo anterior.

LVI El aroma de tus sátiras es el perfume de mis lágrimas.


LVII Tengo ganas de desaparecer De desvanecerme en el aire... De no decirle a nadie que he oído un susurro tenue que me gritaba al otro lado del salón cosas que no entiendo Cosas que no siento Cosas que, habiéndolas perdido, me siguen recordando día a día dónde me encuentro. Olvidar por olvidar el futuro y entre medias tintas arrasar con el porvenir de los tiempos Teñidos de helio y envueltos en voces agudas Quizás mañana me levante y no tenga más respuestas Quizás mañana el calor de mi piel ... sea el frío de las entrañas. Quiero volver atrás Quiero volver a empezar Quiero que los errores que me dan caza sean pasto de mis llamas Quiero que las cicatrices que irradian toda esta tristeza cicatricen en nuevas cicatrices cicatrizadas Y entre tanto, ver pasar mis ideas sin capturarlas Que sólo aquellas que sean dignas de mí cambien su cielo por este triste infierno azul de penas en la memoria congeladas.


LVIII

Reducir. Reducir. Reducir.

LIX ¿A quién se le ocurrió encerrar a Dios entre cuatro paredes?

LX - Míralos - le dijo el padre al hijo -, desde aquí parecen hormigas, encerrados en su mundo en miniatura.

LXI La maldad más terrible es la que se encierra y se revela en las palabras y actos de un niño.


LXII La filosofía es la ciencia de los dioses.

LXIII Discúlpame. Discúlpame por favor. Discúlpame por todos los poemas que has leído y has detestado. Discúlpame por todos los versos que te han dolido. Discúlpame por todas las opiniones que no has aceptado. Discúlpame por favor … Por haberme nutrido de tus reflejos.

LXIV Soy el reflejo roto de Narciso. El insomnio de Morfeo. Soy la inanición de Cronos. Lo grotesco nacido de Venus. Soy el ciclo cambiante de mis deseos. Y la angustia de mis sueños. Yo soy de todas las opciones, la última. Yo soy el Ángel Púrpura.

Ningún lugar, principios de 2009


ESTE LIBRO SE ACABÓ DE IMPRIMIR DIGITALMENTE EN DDA STUDIOS (BARCELONA) EL 1 DE JUNIO DE 2009, PARA SU PUBLICACIÓN EN LA PÁGINA WEB OFICIAL DE LA MUERTE DEL EGO.


El Ángel Púrpura  

Primer libro de poemas de Dorian Doyle.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you