Issuu on Google+

De la A a la Z

(del micro-mecenazgo/crowdfunding) Amigos: Ellos son tu capital más valioso, sin su ayuda será más complicado conseguir tu meta. Su apoyo no se traduce solo en pequeñas aportaciones dinerarias, sino sobre todo en su labor de difusión de tu idea. El “boca a boca” es una de las claves del futuro éxito. Benefactores: Tus mecenas se merecen todo tu mimo y agradecimiento. No solo porque se lo merecen, sino también porque muchos de ellos pueden seguir confiando en ti en el siguiente proyecto. Comunidad: Tan importante (o más) como obtener el presupuesto necesario es crear una auténtica comunidad que te apoye y ayude con sus propuestas, sugerencias y posibles mejoras. Diversión: Sin diversión y sin un toque de humor es más difícil llegar a buen puerto. Rodéate de gente que te estimule e incentive, e intenta hacer sonreír. Empatía: Cálzate los zapatos de tus posibles donantes y hazte las siguientes preguntas: ¿por qué vale la pena apoyar mi idea? ¿Yo en su lugar lo haría? ¿Qué aspectos pueden ser los más atractivos? Fe: Ten una fe inquebrantable en lo que haces. Si tú no la tienes, es complicado que los demás la tengan en ti. Genuino: Sé genuino, auténtico y sincero en tus propósitos y en el modo de alcanzarlos. Hipnotizar: El trabajo duro, perseverante y constante es la mejor garantía de cruzar la meta.


Invertir: Las campañas de crowdfunding/micromecenazgo son cortas –la experiencia demuestra que no deben prolongarse más allá de 30 ó 40 días-, por lo tanto invierte todo tu talento en ese periodo de tiempo, dosifica tu esfuerzo, tu tiempo y tus fuerzas. Jamás: Nunca pronuncies esta palabra, ya habrá suficiente gente que te diga que nunca lograrás la meta. Borra “jamás” de tu pensamiento. Y dentro del capítulo de la “j”, olvídate de la jerga técnica. Dale a leer a un niño de trece años tu proyecto y si hay algo que no comprende, cámbialo. Karl: Probablemente Karl Marx hubiera apoyado el crowdfunding, por la sencilla razón de que supone democratizar la economía. (Reconocemos que la letra “k” tiene sus dificultades y que Karl está traído por los pelos) . Loco: Como decía Steve Jobs, sé hambriento y loco todos los días de tu vida. La cita encaja perfectamente con aquellas personas que apuestan por sí mismas y su comunidad para materializar sus ideas mediante el crowdfunding, en lugar de insistir en los tradicionales canales de financiación (hoy por hoy acabados) Meritocracia: Serán tu mérito y el de tu comunidad, nunca lo olvides, los responsables del éxito. Novedad: Tu proyecto tiene que, obligatoriamente, aportar alguna novedad, ya sea en su concepción, en el modo de presentarlo, en el tipo de recompensas que ofrece….. Oportuno: En el sentido de encontrar un aspecto de la actualidad con el que vincular tu proyecto (siempre que sea posible). Será más fácil que tu comunidad sienta interés. Presupuesto: Define un presupuesto realista, ni te pases ni te quedes corto. Y no se te deben olvidar ni las comisiones


bancarias ni el coste de las recompensas y su envío, si fuera necesario. Quijote: Sé un Quijote, con todo lo bueno que eso implica, pero con los pies en la tierra. Si es posible, ten siempre a un Sancho a tu lado. Recompensas: Uno de los pilares sobre los que se sostiene tu proyecto. Ante todo debes primar la generosidad y ser capaz de modificarlas y mejorarlas conforme te acerques a tu objetivo. Es una manera fantástica de seguir manteniendo el pulso en las últimas etapas. Sabiduría: Como dice el aforismo, los necios interpretan las críticas como un ataque, los inteligentes escuchan. Haz tú lo mismo y no te obceques con una idea primera, permanece abierto a las propuestas de mejora. Transparencia: Informa periódicamente de tus avances y progresos y, si sufres alguna dificultad, también. Siempre apuesta por la sinceridad y la transparencia. Urgencia: Ten siempre presente la urgencia de tu proyecto de crowdfunding, es decir, treinta o cuarenta días pasan más rápido de lo que jamás hubieras pensado. Por lo tanto, desde el minuto cero has de poner “toda la carne en el asador”. Valor: Pon valor añadido a tu producto, idea etcétera. Uno de los aspectos que distinguen al crowdfunding es que no tiene relación alguna con una gran superficie comercial. La gente apuesta por ti porque das algo distinto y, además, les da la oportunidad de participar en ello. W: Amigos, aceptamos cualquier sugerencia. X: La letra X siempre designa las incógnitas en las ecuaciones y, por extensión, todo aquello que supone una incertidumbre. Para poder despejar la incógnita o la incertidumbre, solo hay


un camino: dar el primer paso y enfocar el problema hasta conseguir hallar la solución, en este caso qué hacer para obtener éxito en mi proyecto de crowdfunding (financiación colectiva o popular). Yuxtaposición: Un proyecto de crowdfunding implica la yuxtaposición de muchos para conseguir un todo. Tan importante es el “yo” como el resto. Zara: El nombre de una de las empresas más exitosas del país y todo comenzó en un pequeño taller de Galicia. ¿Te atreves a soñar con tu propio proyecto?


23/03/13 17:50


23/03/13 17:50


De la A a la Z