Issuu on Google+

[ESPECIAL]

05|05|2013 · NÚM. 38

ŎɥȞĂɥĻǖȞȬVŎɥȞĄȞĻŎͮ

El fotógrafo del Acapulco bloody P͚͡ȞŎˆǍ¥ĂǸˆɥȬ͚

“Nunca había sido una heroína de acción”

€Ăɥǖƹ̈ĂȞĂȔŎĻǖĪǖȞĂǸ

EL COMPLOT DE EU CONTRA EL DOCTOR VERDE


CRÓNICA 05|05|2013

BERNARDINO HERNÁNDEZ

EL FOTÓGRAFO DEL ACAPULCO

BLOODY

“¿Sabes qué es lo peor? La gente ya mira normal tanto muerto, ya no se asustan”, dice el Berna, quien vive de retratar a los ejecutados que aumentan día con día en este antes paraíso y hoy puerto sangriento, el más peligroso de la República

$

por Alejandro Almazán

l final, Bernardino Hernández será asaltado por unos pinches federales. Pero como eso sucede hasta el final, empezaré diciéndoles que Acapulco está lleno de cruces y Berna conoce las historias de casi todas ellas. De la que está frente a una secundaria en la colonia Zapata, Berna me dirá que recuerda a un hombre al que le prendieron fuego. De otras dos, de las muchas que hay regadas sobre la avenida Ruiz Cortines, me contará que pertenecen a una jovencita que desollaron y a una señora que mataron a tiros. De la cruz debajo del puente de la colonia Benito Juárez, me platicará que es de un policía al que, después de torturarlo, lo colgaron. “Pero el bato se les cayó por el peso de las cadenas y a’i lo dejaron arrumbado”. En una curva, muy cerca de La Quebrada, Berna me hablará de los 16 descuartizados que aparecieron por aquí en el otoño de 2009. Y apenas dejemos la costera Miguel Alemán, me enseñará las cruces de dos hermanos, niños todavía, que fueron asesinados a la vieja usanza: boca cubierta, manos atadas y el tiro de gracia. Berna es fotoperiodista y vengo a contarles su historia.

Hace como una semana fue la última vez que dije “aquí me voy a morir”. Deja platicarte, carnal: por a’i de las cuatro de la mañana me avisaron que había un descuartizado, allá en la Zapata. A esas horas, ningún compa quiere salir a tomar fotos porque ya ha pasado que se encuentran a los de la maña y los madrean. Pero yo, tú me conoces, soy bien pinche atrabancado y me jalé pa’donde estaba el muertito. Y apenas llegué a la Zapata, se me cerró una camioneta. Se bajaron dos güeyes enriflados. “¿Qué vergas haces aquí?”, me preguntó uno y luego me apuntó. Sentí de la chingada, carnal. Yo soy prieto, pero ese día me puse blanco, blanco, como crema de concha nácar. “Tranquilo, brody, vengo con doña Mary, la de los taxis, seguro la conoces, trabajo con ella”, le dije, pero la neta no sé si viva por esos rumbos la tal doña Mary. 02

El bato nomás me escuchaba sin bajar el cuerno. Estaba aferrado a que yo era de los contras. “No, brody, al chile que no soy halcón”, le decía, y él me veía y veía como si me le hiciera conocido. Fue el otro bato el que le dijo que los soldados andaban dando vueltas, que mejor me abrieran. “¡Sácate pues a chingar a tu madre!”, me dijo el bato del cuerno y luego se fueron. La neta sí me cagué. Ni ganas me dieron de ir a ver al descuartizado. Ya luego compré unas cervezas, llegué al cantón y me cayó el rollo de por qué me dolían un chingo las manos: por haber apretado tanto el volante, cuando ese cabrón me encañó.

a) Berna nace en un pueblucho cercano al Cañón del Sumidero. Para ese entonces, agosto de 1968, el cacique de la región ya había matado, entre otros, a unos tíos de Berna. Y como en esa familia no olvidan ni perdonan, los Hernández habrían de huir a Acapulco apenas asesinaran al cacique. b) Berna se arrastra sobre el piso lleno de hoyos en una colonia cuyos primeros habitantes debieron haber tenido mucha fe cuando decidieron llamarle Hogar Moderno. En ese barrio, Berna defenderá los dientes, sostendrá un duro duelo con un perro callejero, los mosquitos le chuparán la sangre, y recogerá botellas para vendérselas al chatarrero y darle así algo de dinero a su madre. c) Berna sigue sin encontrar lo suyo. Ahora vende aceite de coco en la playa y después sacará monedas del fondo del mar, será lanchero y comenzará a correr descalzo en los maratones de Acapulco, y a boxear. d) Berna gana el maratón y gana, también, el subcampeonato de los Guantes de Oro. Entonces algo le pasa que agarra la costumbre de pelearse en las calles por cualquier pretexto. De esas golpizas sacará tres puñaladas en los costados y un balazo de .380 en el abdomen; perderá intestino grueso y parte del hígado. e) Berna conoce a un viejo reportero. Se llama Alfredo Sánchez y quiere que Berna le ayude a tomar fotos en el Zócalo. “Si te gustan los madrazos, entonces no le tienes miedo al trabajo”, le dice don Alfredo. f) Berna aprende cómo se usa una cámara, se enseña a revelar las fotos y luego es él quien las

toma. Don Alfredo le regala un flash, una moto y una cámara. Cuando Berna piense que la vida no es tan ingrata, por ahí de 1983, el viejo morirá. g) Berna pesetea, vende playeras en la playa y rescata a una chica que se ahogaba en el mar. h) Berna se va con la chica a Tijuana. Volverá en cuatro años, cuando la chica le diga que, la verdad, nunca estuvo enamorada. i) Berna se despierta con una de las peores resacas que haya sentido. Se mira al espejo. Le dice a su reflejo: Hasta aquí, cabrón. Se baña, almuerza y sale a buscar trabajo. En unos días será el nuevo fotógrafo de Trópico, un periodiquito que sólo circula en las oficinas de gobierno. j) Berna suda, se gana el pan de cada día. Lo llaman de El Heraldo de Acapulco y, un par de años después, salta a Tribuna del Sur. Hace fotos de todo, incluso él mismo sigue fotografiando bodas y 15 años, pero a él le gustan los chingadazos y se va a la sección policial de El Sol de Acapulco. k) Berna es hoy fotógrafo freelance. Trabaja para El Sur, Cuartoscuro y la agencia de noticias AP. Nunca ha tomado un curso de fotografía, tiene 45 años y ahorita está retratando a unos hermanos que hasta hace pocos minutos se llamaron Norvelio y Gilme Vinalay; como no quisieron pagar la cuota, en pleno mercado municipal les dispararon.

Si alguna vez has ido a Acapulco habrás notado que la ciudad se levanta lastimeramente hacia el cielo, aunque en realidad esté bajando al infierno. En este Acapulco, donde no hay bikinis ni puestas de sol, la guerra lleva ocho años. Hoy los Beltrán Leyva y Los Zetas se han unido con cárteles venidos a menos para acabar con El Chapo Guzmán, aunque antes estaban peleados todos y, mucho, mucho antes, Los Zetas eran los únicos enemigos a matar. Durante ese tiempo, policías y militares también han peleado su tajada, la línea entre el gobierno y el narco no ha estado muy clara, y la prensa local ya no suele publicar estas cosas. El último logro de Acapulco le dio vuelta al mundo: es la ciudad más violenta de México. Los casi dos mil 750 asesinados que hubo en 2012, avalan que estamos frente a nuestra mejor máquina de matar. Pero ya me desvié. Yo vengo trepado en el Tsuru de Berna y nos dirigimos a la


[BERNARDINO HERNÁNDEZ]

CRÓNICA 05|05|2013

avenida Ruiz Cortines, donde mataron a un joven dentro de su carro, afuera del Kentucky Fried Chicken.

Ahora que Berna maneja en sentido contrario por la transitada y ruidosa avenida Cuauhtémoc, recuerdo esa vez que lo conocí. Berna culebreó por atajos muy arriesgados para llegar a Pie de la Cuesta y fotografiar a un chofer al que le habían metido dos balazos de .38 súper. Que me acuerde, nunca perdió la vista hacia al enfrente. Ni siquiera cuando pasábamos por una calle, por una cruz o por un puente y Berna contaba puñados de historias y yo le dije que era una biblia del crimen. Hoy va haciendo lo mismo, así que debe ser un hábito. “En esa esquina levantaron a siete morros”. “El puente que estamos pasando es el de Tuncingo y aquí han colgado a un chingo de cabrones”. “En esta avenida comenzó una de las balaceras más cabronas; los sicarios quemaron luego los puestos ambulantes y el fuego se extendió hasta la Comercial Mexicana”. Le digo a Berna que sus historias me hacen creer que estoy sangrando y él solo suelta una sonrisa Kodak. Pero Berna no es de ésos que gozan de chapotear entre las vísceras. De hecho, antes de tomar cualquier foto, espera a que se le reacomode el corazón. “Convivo con la muerte, pero no es mi amiga”, me dijo la vez que lo conocí, “Yo no dejo de perder la sensibilidad porque ese día ya valí madre”. Hoy le pregunto por sus códigos. “Pa’mí lo importante, más que nada, es el respeto a las víctimas”, me dice casi cuando llegamos al Kentucky. “Por eso nunca tomo rostros ni cicatrices y trato, y no sé si lo logro, de que mis fotos sean como un mensaje a los jóvenes de que así pueden acabar”. Berna se baja como un resorte. Saca su cámara. Se la amarra a su mano. Se echa encima una mochila que pesa como un muerto y corre. Ahora disminuye el paso. Y es entonces que se da cuenta de que el chico baleado ya ha sido llevado a la morgue; lo han trasladado con todo y carro porque éste tenía reporte de robado. “A veces cuando llego tarde busco un detalle”, me dice Berna. Y un detalle puede ser un casquillo, un zapato, una gota de sangre. En este asesinato nada de eso habrá. —¿Te frustra que después de manejar media ciudad no tomes ninguna foto?—, le pregunto camino al Semefo. —La neta, no. Lo que me frustra es ver tanta pinche muerte.

Un día me hablaro pa’decirme que había un efrentamiento aquí, en la Simón Bolívar. Yo andaba por a’i cerquita y me jalé. En ese tiempo tenía un vochito rojo que corría con madre, pero yo me fui despacito pa’dar chance a que llegaran primero los federales. Te estoy hablando de que hice como 10 minutos pa’llegar. Y ande cabrón, llegué cuando todavía estaba la pinche balacera. Me asusté un chingo carnal. Sentí a la muerte agarrarme de la mano. Me bajé de volada y, tirado como lagartija, di hasta la casa de una doña que no me dejaba entrar pero yo me metí a la fuerza. Me salté la barda y fui a esconderme debajo de una pileta bien apestosa. A mí se me hizo que la balacera duró como dos horas, pero ora sé que nomás fueron unos 20 minutos. Cuando comencé a escuchar las sirenas, asomé la cabeza. Unos compas me dijeron al verme: “Pensábamos que te habían levantando porque tu vocho está todo rafagueado”. Me acuerdo bien de cada uno de los 18 cuernazos que le metieron a mi coche. (Berna habla mucho con poco aire. Y habla, también, como si platicara una película de acción, sólo que él es el protagonista).

"LA MUERTE ES COMO UNA ESPOSA, DEBEMOS RESPETARLA Y NO DISCUTIR CON ELLA"

“¿Ya tienes el seis cinco del once con treintaidós?, pregunta Berna penas le contestan del otro lado del celular. El 6-5, para quienes no hablamos el argot de la policía, se traduce como la ubicación; un 11 significa muerto y el 32 es que, por lo menos, le dispararon. Cuando cuelgue Berna, le pediré que me diga lo que para él es la muerte. Él se rascará el largo pelo que amarra con una liga y, después de pasarse un semáforo en rojo, me dirá: “Dormimos con la muerte, es como una esposa, debemos respetarla y no discutir con ella”. —¿Te gustaría que a ti te retrataran cuando mueras? —Puede que lo hagan, porque recibo muchas amenazas. Una vez estaba en el asta bandera con unos compas, cuando me hablaron pa’decirme que había unos muertos por la Escénica. Más tardé en decirles a mis compas que había un 11 que en llegarme un mensaje a mi celular. Decía: “Seguro ya estás en la Escénica, cuídate pinche greñudo”. No fui y durante unos meses no vi a ningún muerto.

El nuevo muerto de Acapulco nos queda lejos. Sólo por el Maxitúnel y manejando otra avenida en sentido contrario, dice Berna, llegaríamos antes de los peritos del Semefo. “Yo sé que los policías y nosotros los fotógrafos manipulamos la escena del crimen”, se sincera, “Pero los peritos están peor: concluyen que el muerto fue asesinado por arma de fuego y nunca investigan”. Berna es de los que se quejan porque saben. De enero a esta fecha, 20 de abril de 2013, hay ya 40 homicidios de mujeres y ninguno está resuelto. Tampoco hay nada de los poco más de 450 asesinatos que ha habido en Acapulco, todo el año. —Oye, Berna —le digo—, ¿entonces aquí uno puede matar a quien quiera y no pasa nada? —Nada, carnal. ¿Y sabes qué es lo peor? La gente, la pinche gente. Mira normal tanto muerto, ya no se asustan. Y pos así está cabrón.

La polvosa calle Colmenares, en la colonia Río Seco, está abarrotada de gente. A un chico de 17 años acaban de darle cuatro tiros mientras miraba el televisor. Si quisieras buscar a Berna, ¿dónde mirarías? Probablemente intentarías encontrarlo en la sala, donde los fotógrafos se desperdigan más o menos descansando, más o menos conmocionados. Hasta podrías imaginarlo platicando con aquel vendedor de periódicos que justo ahora pasa, trepado en su camioneta, gritando que las ejecuciones no tienen para cuándo acabar en Acapulco. Bueno, pues Berna está replegado en la acera de enfrente. “Primero tomo aire, carnal”, me dice, “luego dejo que se salgan todos los compas porque ellos van por la sangre y a mí como que me estorban; ya luego voy a entrar, voy a pensar la foto y me voy a salir en chinga”. Así como lo ha dicho, así lo hace. Trae una cara como si de él fuera el muerto. —¿En qué pensando ahorita?—, le pregunto. —En el morro. Tenía 17 años, ni siquiera había vivido, aunque ya tuviera una hija de un mes. Pinche Acapulco, está muy cabrón.

326'$7$ Pero ni colorín ni colorado. Al despedirnos, el sábado por la noche, unos federales detuvieron a Berna. Por lo que me contó por teléfono, los policías le quitaron su cartera, le robaron seis mil pesos y lo amenazaron. Entonces supe que la violencia es la que nos persigue.' 03


ENSAYO 05|05|2013

En la frontera entre la industria del entretenimiento y la creación artística, el autor comenta la teleserie Lost para dar pie al análisis de Habitación 237, documental que reinterpreta "las claves" de la película El resplandor de Kubrick

$

por Alberto Chimal

tres años de su conclusión, parece que el público en general se ha olvidado de Lost, una serie televisiva que en su momento causó sensación por los misterios que sus showrunners, Carlton Cuse y Damon Lindelof, planteaban cada semana: las numerosas preguntas sin respuesta que confundían a los náufragos en la isla misteriosa y a los propios espectadores. Yo pensaba que, en buena medida, la culpa es del final de la serie, que hace a un lado todas esas incógnitas y literalmente envía a los personajes al Cielo —en una vuelta argumental insatisfactoria y ñoña— y luego hice una encuesta rápida e informal en Twitter sobre el asunto. Entre otros lectores que respondieron, Andrés Paniagua (@andres_paniagua) agregó lo siguiente: “Lost… no construyó un mito”. Me parece un buen resumen: pese a todas las historias que contó, pese a todo lo que se dijo y se escribió y se especuló acerca de la serie, “(no hay) nada que reexplorar”. Ahora me pregunto si Lost podrá sobrevivir como objeto de culto: si en 30 años podrá ser leída como lo es hoy, digamos, El resplandor de Stanley Kubrick (1980). Después de todo, éste es de los filmes de Kubrick que mejor ha envejecido, que más asimilado está a la cultura popular, y que a la vez, según diferentes intérpretes del siglo XXI, podría ser a) una metáfora del exterminio nazi durante la Segunda Guerra Mundial; b) una imagen del genocidio de los pueblos originarios de América por los colonizadores europeos; c) una representación de la sexualidad humana y su represión; d) la manifestación del Cerebro del Mundo, que habla a través del Hombre de Genio y nos da Revelaciones; e) la confesión de que nunca ha habido un viaje a la Luna, o de que, por lo menos, Kubrick es el autor de las transmisiones de la misión Apolo XI, filmadas “en realidad” en un estudio. Etcétera. Esto no es usual en nuestra cultura de aficiones prefabricadas: durante tres décadas, grupos de fanáticos y foros de discusión reales y virtuales se han llenado de semejantes hipótesis, apoyadas por argumentos que van de lo más sereno a lo más delirante. Y ahora, un documental recién estrenado en cines (y servicios de descarga) en Estados Unidos: Habitación 237 (Room 237) de Rodney Ascher, expone esos argumentos con el estilo clásico del

documentalista Errol Morris: sin ninguna intervención de los cineastas, por medio de pietaje escogido y entrevistas en off. La experiencia de ver Habitación 237 es inquietante como la de ver El resplandor, pero no de la misma forma. La película juega con nuestras expectativas sobre lo que puede hacer una historia de horror y se resiste a cualquier lectura y efecto fácil o superficial; Habitación 237 no es más que lecturas, una lectura tras otra, y ninguna de ellas tiene que ver en absoluto con el cine de terror ni siquiera con los elementos fundamentales de la trama de Kubrick. Todas intentan revelar lo otro: lo que el cineasta quería decir además de los hechos del argumento, y que es exclusivamente obra suya (Kubrick “arrebató su historia”, dice un comentarista, a Stephen King, el autor de la novela en que se inspira la película; la coguionista de Kubrick, Diane Johnson, no es mencionada ni una vez). Más perturbador aún, las claves de eso otro —ese significado adicional, secreto, de El resplandor—, tampoco tienen que ver con su trama. Son pistas

DURANTE TRES DÉCADAS LOS FANÁTICOS HAN CREADO HIPÓTESIS SOBRE EL FILME

04

“ocultas”: detalles de tal plano, de tal encuadre, de tal elemento de diseño, que por sí mismos parecen irrelevantes pero que unidos “sugieren” algo más. Stanley Kubrick, dicen todos los comentaristas, era un cineasta meticuloso, obsesivo y genial, una mente superior: nada en su obra, por pequeño que sea, puede ser visto como un error o una casualidad; todo, por lo tanto, puede ser leído en busca de una verdad, como las que buscaban los cabalistas de la tradición judía en cada palabra y cada letra de la Torá. Por ejemplo, la hipótesis de que Kubrick denuncia el exterminio de los pueblos indios de los Estados Unidos descansa en los siguientes elementos: una lata de polvo de hornear que se ve en un estante en el fondo de dos planos (de marca Calumet, “pipa de la paz”, y decorada con la cabeza estilizada de un jefe indio); los frisos y las alfombras del hotel Overlook, de inspiración india; la sangre que sale del elevador (que “sube del suelo donde están los muertos”) y unas pocas palabras del actor Barry Nelson (“el hotel se construyó sobre un antiguo cementerio indio”). La película estaría diciendo que los pueblos indios no solo han sido masacrados (la sangre, el cementerio) sino confinados a reservaciones, a los rincones de la vida de su propio país, así como las alfombras están pegadas al piso, los


[IFC FILMS]

COLUMNA 05|05|2013 [IVAN STEPHENS/ CUARTOSCURO]

Humberto Moreira, ex gobernador de Coahuila

| LA HORA DEL LOBO | POR FEDERICO CAMPBELL

LA ÉTICA DE LA CORRUPCIÓN

[ABC]

frisos a la parte alta de las paredes y las latas de Calumet al fondo del plano fílmico. Resumida así, la lectura puede parecer ridícula, absurda. No es el único caso: “Cuando un historiador ve el número 42 yuxtapuesto a una máquina de escribir, de inmediato piensa en el Holocausto”, dice el teórico de El resplandor como imagen del genocidio nazi. Pero ninguno de los intérpretes se queda sin argumentos ni pierde la convicción, y algunas de sus ideas suenan, al menos en su contexto o en el trance de ver la película, más atrayentes. Por ejemplo, está la sugerencia del uso deliberado, por parte de Kubrick, de la discontinuidad entre planos de una misma secuencia, que rompería la continuidad del mundo fílmico para dar una sensación “subliminal” de inquietud, y que da por resultado que los personajes entren a un cuarto y salgan de otro en un mismo movimiento, sin dar a notar que pasó algo extraño, o bien que el hotel Overlook esté lleno de puertas y ventanas en sitios imposibles. (Se sabe, dice alguien en el documental, que Kubrick estudió el ensayo Lo siniestro, de Freud; tal vez pensaba en ese efecto de extrañeza de lo cotidiano, tal vez pensaba en modos visuales de lograr esa fractura…). Por ejemplo, también están las funciones extrañísimas de algunos grupos de fans —documentadas en Habitación 237— en las que El resplandor se proyecta

simultáneamente de atrás para adelante, y viceversa, en una misma pantalla: quién sabe por qué, pero ciertos planos del comienzo de la película parecen encajar con los planos del final que les corresponden por simetría, y una cara horrible se corresponde con una escena engañosamente serena, y dos personajes perdidos en un laberinto se superponen a la revelación de la locura del personaje de Jack Nicholson, “perdido en el laberinto de su mente”... Por supuesto, aun si se llega a creer en alguna de esas interpretaciones, es imposible comprobar ninguna de ellas. Kubrick, es sabido, se resistió siempre a glosar o interpretar su obra…, y en cualquier caso los seres humanos somos, como se dice, animales buscadores de patrones: de regularidades y modelos, así como creadores de historias sobre esos patrones (pattern-seeking, story-telling animals, escribió el autor y divulgador Michael Shermer). Nuestras religiones y nuestras artes dependen de ese impulso, que probablemente es esencial para nuestra supervivencia: para encontrar una justificación del mundo y de nuestra existencia como individuos y como especie. Sin embargo, la fuerza de las lecturas que recoge Habitación 237 no está en su verosimilitud ni en su “verdad”, sino precisamente en que son creaciones elaboradas y devociones profundas: sumamente humanas por claras, por razonadas, y a la vez por subjetivas. Cada una está conectada, y a veces de modos muy extraños, con la vida personal de quien la creó. Todas evidencian una relación con la película de Kubrick, con el cine, con el Arte, que sobrepasa el mero acto del consumo de un producto cultural, la mera búsqueda de un entretenimiento, y se convierte en un acto trascendente: una búsqueda personal de sentido. En mi encuesta en Twitter, el escritor Ignacio Padilla (@nachonotuitea) escribió: “La única falla de Lost fue su final: quisieron explicarse lo que era bello cuando no tenía sentido”. Probablemente tiene razón: incluso la búsqueda de sentido —el intento animal de reconocer una forma en el mundo— tendría que poder dejarse atrás. Tal vez es imposible. En cualquier caso, en esas palabras está también la diferencia crucial entre una obra narrativa como Lost y otra como El resplandor. La primera ofrecía una experiencia exclusivamente momentánea, de creación, consumo y reacciones casi simultáneos, que al final intentó imponer un solo sentido —más bien convencional y limitado— a todo lo que había propuesto. Tal vez la interpretación individual y profunda requiere la ambigüedad, la indeterminación, y también la sensación de unidad, que son el combustible de la conciencia: de la máquina del sentido particular de cada lector (de cada persona). Cuando menos, esta idea podría servir a los creadores de películas, de series o de religiones.'

Hace algunos años en Rusia, en la antigua URSS, el Estado soviético estaba muy preocupado por el alcoholismo que aumentaba entre los obreros. Breshnev y su compañero en el gobierno —no recuerdo su nombre, pero trabajaban en pareja, como policías— hicieron una reunión para tratar el problema y decidieron —según criterio de publicistas e expertos— poner grandes letreros espectaculares a la salida de las fábricas. Y una sola frase: TOMEN CERVEZA. Le pidieron a los trabajadores alcohólicos que le bajaran a los grados, que redujeran su consumo de vodka y no lo tomaran todas las noches, que tomaran cerveza. No carecía de astucia este llamamiento. Los gobernantes conocían a su pueblo. Sabían del alma rusa. Extrapolando el escenario y ese gesto realista de gobernabilidad, podría ser razonable para México hacer algo así con el problema inveterado de la corrupción y de su causa estructural: la impunidad. Bájenle. No roben tanto. Roben la mitad. Por ejemplo, si el intocable e incombustible Humberto Moreira defraudó al estado de Coahuila (falsificando las actas del Congreso del Estado para tramitar en la Hacienda de Cordero la autorización de varios préstamos bancarios) con 32 mil millones de pesos, bueno, hombre, que lo hubiera hecho nada más con 16 mil millones, parte de los cuales de todos modos hubieran alcanzado muy bien para la campaña de Peña Nieto. En México prácticamente y de manera tácita se permite la corrupción. Es casi imposible que alguien vaya a la cárcel por apropiación indebida de los bienes públicos. Un gobernador de Sinaloa solía decir que lo menos que puede dejar una gubernatura, así sea muy pequeño y pobre su estado, como Tlaxcala, son unos cien millones de dólares. Otro ex gobernador, de Morelos, decía que era imposible no corromperse si a uno le ponían una bandeja llena de billetes junto al escritorio. Que es muy fácil robar en México desde el gobierno. Todo está diseñado para que así sea. Ni los jefes de compras ni los secretarios administrativos vacilan en inflar los costos y arreglarse con el proveedor por debajo del escritorio. No hay hasta la fecha “candados” que les aten las manos y los disuadan en todo caso con la advertencia en serio de que van a terminar en el bote. Cuando mucho los asustan con el petate del muerto de la inhabilitación (y se mueren de la risa). Carlos Salinas le metió la mano a placer a la bolsa de la partida secreta. Su hermano y un tal Fausto Ceja llevaban las maletas llenas de feria a depositar en City Bank. Bueno, que nada más hubieran depositado la mitad y el resto lo hubieran devuelto. El priísta es un sistema de saqueo muy bien aceitado. De hecho en la Cámara los diputados no tienen que contabilizar más que 30 por ciento de un gasto anual de 800 millones de pesos, que se reparten a voluntad los chimpancés. No es imposible que del presupuesto federal se pierda 40 por ciento anual en desfalco de los caudales públicos. De mil millones de pesos unos 400 se van en cuentas bancarias, casas, ranchos, edificios, campañas políticas. A los funcionarios les gustan mucho los terrenos, los condominios, los fraccionamientos, en fin, los bienes raíces. Es su forma de ahorrar. Entonces, pues, bájenle. Mídanse. No sean cabrones. Tomen cerveza, no whisky. ' 05


[MOGUEL]

ENTREVISTA 05|05|2013

M

por Jorge Almazán R.

uchos artistas nominados a ganar un Premio Oye! condicionan su participación en la ceremonia de entrega a ser de los ganadores en las 20 categorías en disputa, sin tomar en cuenta que el recuento de votos está a cargo de la empresa PricewaterhouseCoopers (PwC), la misma que hace el ejercicio para la cita anual del Oscar en Hollywood. En voz de Alejandro Garza Díaz, presidente de la Academia Nacional de la Música, que otorga el premio La Musa, éste se ha convertido en un medidor de lo que el público consume, aunque lamenta la falta de programas musicales y que la piratería jamás vaya a acabar. En entrevista con Dominical MILENIO, el también jefe de la Operadora de Centros de Espectáculos (OCESA) ataja todo rumor sobre la desaparición del certamen y prevé que este año supere sus ratings. ¿A QUÉ PROBLEMAS SE ENFRENTA LA ACADEMIA AL ENTREGAR UN PREMIO COMO LA MUSA? Es muy difícil, por los artistas. Se ha hecho casi costumbre que algunos de ellos, para asistir, quieren que les garanticemos que ganarán, lo cual no haremos, pues sería fraude. El que va a las entregas lo hace porque quiere, y si gana, qué bueno. Poco a poco hemos tratado de terminar con eso, pero sigue como uno de nuestros principales conflictos, aunque creo que esto no es solo de los Oye!, sino de todos los premios que se dan en México. ¿CÓMO SE HACE LA SELECCIÓN DEL GANADOR DE LA MUSA (CREADA POR JORGE MARÍN)? Las disqueras entregan los temas que consideran valen la pena para ser nominadas. La Academia le da una primera criba para que cumplan con los requisitos que manda el premio, como es su trascendencia en la industria, y los mandamos al jurado (más de mil especialistas), quienes registran su voto de manera electrónica. Es un orgullo para nosotros no manejar la votación, pues de forma independiente, la PricewaterhouseCoopers, la misma que se encarga de contabilizar los votos para el Oscar, hace lo propio con los Oye!, los certifican y hasta el día de la entrega los artistas conocen el resultado.

ALEJANDRO GARZA DÍAZ

LOS PREMIOS OYE!, COMO SI FUERAN EL OSCAR fue un acto de suerte y yo lo aproveché con trabajo. Cuando entré a Siempre en Domingo tenía tanta hambre de conocer cómo se manejaba la industria musical que hubiera aceptado el trabajo que me dieran. PLATÍQUENOS DE LA UNDÉCIMA CEREMONIA DE ENTREGA DE LOS OYE!... Estamos con un entusiasmo muy especial porque será la segunda vez que se realice en el puerto de Mazatlán, Sinaloa. Eso nos ha permitido mejorar la organización y hemos decidido que ahora no sean dos días de fiesta, sino cuatro. El martes 14 de mayo habrá un concierto especial de rock contemporáneo; para el miércoles 15, además de un homenaje, se realizará un concierto especial con La Banda El Recodo; el 16 se entregarán los premios y actuarán Alejandro Sanz, el dueto de Emmanuel y Mijares, así como el trío de Sasha, Benny Ibarra y Erik Rubín; el viernes 17 habrá un concierto con los italiano Il Volo… y todo es gratis en el Centro de Convenciones de Mazatlán, el cual tiene un aforo para cinco mil personas.

AL SER UN PREMIO A LA MÚSICA GRABADA, ¿QUÉ DICE DE LA PIRATERÍA? La gente compra cada vez más discos por internet, lo cual, aunque no lo creas, le ha pegado a la piratería y ha logrado que el público compre discos legales. La piratería le pegó a las disqueras establecidas por lo barato que resultan los discos, ¡claro!, si no pagan impuestos, grabaciones, artistas y compositores, es decir, venden lo robado. Pero cada vez la tecnología permite mayor acceso a la música y con calidad; aunque la delincuencia, la piratería, nunca se terminará, se puede controlar, pero acabarla, jamás. USTED COMENZÓ COMO COORDINADOR DE PRODUCCIÓN DE SIEMPRE EN DOMINGO, POR LO CUAL HA VISTO PASAR A UNA GRAN PARTE DE CANTANTES POR EL ESCENARIO. ¿SIENTE QUE MÉXICO HA EVOLUCIONADO MUSICALMENTE? Sí y sigue como parteaguas de la música de habla hispana. Nuestros grandes cantantes son ídolos en el mundo: Luis Miguel, Vicente y Alejandro Fernández, Café Tacvba y Maná, entre otros. Nuestra música es muy apreciada en todos los mercados. La verdad es que me siento muy orgulloso de haber sido testigo del crecimiento de algunos de ellos, su talento los ha colocado en un lugar preponderante en la industria. MUCHOS HUBIERAN QUERIDO ESTAR EN SU LUGAR… Me siento un suertudo, nací en el DF en 1953. Raúl Velasco me contrató cuando yo era estudiante, 06

ALEJANDRO GARZA DÍAZ Nació en el DF en 1953. En 1994 creó Canto Nuevo, empresa dedicada a la producción de televisión; en 1995 formó RAC Producciones que en 1997 se fusionó con Corporación Interamericana de Entretenimiento, SA de CV.

¿ESTOS CUATRO DÍAS DE EVENTOS SON PARA DESAPARECER LOS RUMORES DE QUE LA ENTREGA DEL AÑO PASADO ERA LA ÚLTIMA POR FALTA DE RECURSOS? Mientras contemos con el apoyo de la industria musical, principalmente de los artistas, esto va para adelante. Además, el gobernador de Sinaloa, Mario López Valdez, ha dicho que los premios de 2012 fueron un detonador turístico importante para el puerto, por lo que hizo esta nueva invitación. La ceremonia de entrega se graba año con año y al transmitirse nacionalmente alcanza lo más altos niveles de audiencia en el año. El de este año se transmitirá por el Canal 2 el 18 de mayo. D


REPORTAJE 05|05|2013

(

por Víctor Hugo Michel/ Washington DC

sa caja de cartón amarillento contenía las evidencias condenatorias. Todo lo necesario para comprender un complot diplomático urdido por las más altas figuras de Washington. Tenía en mis manos las claves para descifrar la increíble historia de cómo Estados Unidos orquestó la caída de un científico mexicano que buscaba legalizar la mariguana en México. Todo un escándalo. La caja pesaba unos cinco kilos y tenía el número 35 escrito con rotulador negro en el dorso. No me la dio un espía. Quisiera decir que fue un trueque llevado a cabo en un puente oscuro junto al Potomac, o en el estacionamiento 32 D del edificio Rosslyn, en donde Garganta profunda y Bob Woodward intercambiaron todos los datos sobre Watergate. La verdad es que me fue entregada de mala gana por un adolescente. Un asistente de biblioteca con cara de aburrido y enormes audífonos colgándole del cuello. —Tiene que regresarla antes de las cinco, —me dijo antes de marcharse. Cuando me aseguré que ya se había ido, destapé la urna de cartón con cierta reverencia, sin saber lo que podría encontrar en su interior. Por única guía tenía lo que me insinuaba la respuesta a una solicitud de acceso a la información que había hecho semanas antes en el Archivo Nacional de Estados Unidos: “Estimado señor Michel, el tema 1916-1970 del Buró Federal de Narcóticos y Drogas Peligrosas (BNDD) incluye un expediente titulado Cabezas de Opio en México”. Y en efecto, ahí, entre polvo y cartón desintegrado, estaba ese expediente del Buró, el tatarabuelo de la DEA. Justo entre los archivos de la M de Manchuria y la P de Perú. Toda una colección de cables diplomáticos, memorandos y cartas acumuladas a lo largo de medio siglo de política antinarcóticos estadunidense en territorio mexicano. Un caudal de información sensible que ha estado resguardado por años en la bóveda climatizada de la sede alterna del Archivo Nacional de Estados Unidos, en el adormilado pueblo estudiantil de College Park, a una hora de Washington DC. La recopilación arrancaba en los años finales de la Revolución Mexicana y se extendía hasta los inicios de la presidencia de Luis Echeverría. Hoja tras hoja, era confirmación histórica del intervencionismo ejercido por Washington en México para que sus autoridades se plegaran a políticas dictadas desde la Casa Blanca. Había documentos que hasta permitían reconstruir la presión ejercida para que el gobierno mexicano eliminara su Reglamento Federal de Toxicomanías de 1938, una ley que por un breve espacio permitió el consumo legal de mariguana en nuestro país. Sorpresivamente, muchos de los despachos diplomáticos tenían estilo propio, casi forma narrativa. Algunos parecían fragmentos de novelas de aventuras. Eran historias con principio, clímax y desenlace, surgidas del puño y letra de funcionarios que sabían escribir. Les imaginé como hombres de acción con una vena eminentemente epistolar, algo que tendría lugar en una novela de John Le Carré. La caja 35 era una especie de Wikileaks antediluviano, una mina de oro con anécdotas como la de la bustona contrabandista rubia que solía embobar a la Patrulla Fronteriza en Arizona mientras sus cómplices cruzaban embarques de opio, o una red de cocaína que se extendía desde París hasta Mazatlán vía romántico barco de vapor. Pero de entre esa montaña de documentos, uno terminó atrapando mi atención. Tenía la carátula café. Se titulaba: “Dr. Salazar Viniegra-México”. El folder, repleto de papeles cebolla que ya se habían tornado amarillos en las esquinas, desprendía un tufo arqueológico. A leguas era posible ver que no había sido abierto en un buen rato, aunque en algunos trazos con pluma roja que salpicaban distintos párrafos se podía apreciar que su contenido no era virgen. Ya había sido espulgado antes. Metódicamente, un investigador se había dado a la tarea de subrayar ese nombre —Leopoldo Salazar Viniegra— una y otra vez.* Sobre los demás, el dossier destacaba porque era el único dedicado a un solo hombre. Había fácilmente unos 100 documentos de la embajada de Estados Unidos, el Departamento de Estado, el FBI, el Buró de Narcóticos y Drogas Peligrosas y el Departamento del Tesoro sobre las actividades de 08

EL COMPLOT CONTRA

EL DOCTOR

VERDE

Un médico mexicano, director de Salubridad Pública en 1938, realizó experimentos con mariguana y solicitó oficialmente su legalización; en respuesta, las autoridades estadunidenses orquestaron una campaña que culminó con su destitución Salazar Viniegra. Había estado sometido a un trato inusual, digno solo de una persona de gran interés en Washington.

Leopoldo Salazar Viniegra fue director del Departamento de Salubridad Pública durante el gobierno de Lázaro Cárdenas (1934-1940). Hoy, este hombre es recordado entre los simpatizantes de la mariguana como una especie de gurú, todo un personaje adelantado a su tiempo por varias

décadas. Quizá se le podría definir como un científico loco (ciertamente cubría el arquetipo). Pero si una palabra puede enmarcarle, es la de paria. El doctor verde entró al radar de Washington en agosto de 1938, cuando un agente aduanal estadunidense que estaba por reunirse con él recibió una carta del Departamento del Tesoro con instrucciones precisas sobre no aceptar ningún cigarrillo, pues podría estar mezclado con cannabis. “Se le recomienda tener cuidado por si trata de darle uno para fumar”, alertaba la misiva. [ARCHIVO CASASOLA]


[BIBLIOTECA DEL CONGRESO]

REPORTAJE 05|05|2013

Norman L. Christensen, vicecónsul de EU en México en los años treinta

diario Excélsior, que reproducía una denuncia formulada por el padre de un paciente del asilo mental de La Castañeda, en ese entonces bajo el mando del equipo de Salazar Viniegra. La queja apuntaba a que todos los enfermos ahí recluidos estaban siendo obligados a fumar mariguana como parte de un experimento. Media docena de recortes de prensa fueron enviados al despacho de Hull en esos días. Eran extractos de artículos altamente críticos a Salazar Viniegra, todos vinculados al caso La Castañeda. Uno, aparecido en El Universal, tenía el siguiente encabezado: “Un Monumento para el doctor Viniegra en Mariguanalandia”. Para el 15 de noviembre, Washington ya había indagado a fondo sobre los experimentos y lo hizo presencialmente. Envío a uno de sus diplomáticos a visitar a los todos colaboradores del doctor verde en el manicomio. Como resultado de esa visita, se remitió al norte un despacho marcado como “confidencial” y del cual se desprende una escena que bien pudo haber sido extraída de una novela de humor negro. Se desarrolla en la oficina del director de La Castañeda. El funcionario estadunidense lo interroga sobre los experimentos que se han realizado en el sanatorio, la metodología, los efectos detectados entre los usuarios. El mexicano replica que no se ha registrado ningún brote psicótico y que los pacientes que han fumado mariguana solo reportaron “tener la boca seca”. Acto seguido, el diplomático expresó su deseo de atender uno de los experimentos, solicitud que le fue concedida. Un cable posterior revelaría que el nombre de ese funcionario estadunidense tan curioso era el de Norman L. Christensen. Nada más y nada menos, que el vicecónsul de Estados Unidos en México. Esto informa el reporte de su visita al manicomio: “El ‘experimento en sí fue superficial. Tres pacientes molieron la hierba y tiraron las semillas que, argumentaron, les daban dolores de cabeza. Hicieron cigarros rudimentarios y comenzaron a fumar. Uno de los pacientes dio un cigarrillo de mariguana al señor Christensen, que fue fumado algunas veces y después fue regresado al paciente”. La redacción del cable deja abierta la duda. Del inglés al español no se traduce bien. Y no permite definir por completo si Christensen solo tomó un “churro” que había sido fumado unas veces por los pacientes o si lo fumó y lo roló, convirtiéndose quizá en uno de los primeros burócratas estadounidenses que debió drogarse por la patria.

El primero de noviembre de 1938, la embajada de Estados Unidos remitió a Washington un recorte de prensa titulado: “Serias acusaciones contra Salazar Viniegra”. Narraba una nota aparecida días antes en el

Eventualmente, Washington comenzó a tramar la caída de Salazar Viniegra. El comisionado del Buró Federal de

La carta estaba dirigida al agente H.S. Creighton, del servicio de Aduanas; se le pedía indagar reportes sobre un científico mexicano indebidamente interesado en el “tabaco del diablo”. Durante varias sesiones del Comité Mexicano de Drogas y Narcóticos, este investigador supuestamente había distribuido cigarrillos de mariguana para demostrar que no causaba daño alguno. Casi un mes después, el 15 de septiembre, Creighton comunicó los resultados de su indagatoria y la conversación que sostuvo con Salazar Viniegra, charla en la que éste le dejó literalmente en shock al proponer —¡blasfemia!— que la mariguana fuese vendida en los estanquillos de la esquina, como se hacía y se hace con el tabaco. “El doctor Salazar me dijo que su experiencia en torno al uso de la mariguana le había convencido de que en sí no era dañina y que no generaba ningún efecto negativo, más allá de los causados por la sugestión psicológica”, resumió el agente. En un párrafo subsecuente puede notarse su indignación, luego de que Salazar Viniegra confesara que experimentaba los efectos de la cannabis consigo mismo. “La fuma con impunidad”, informó. En otro punto, el dossier continúa con un discurso que Salazar Viniegra envió en octubre a la embajada mexicana en Suiza, para ser presentado ante la Liga de las Naciones. Por recomendación suya, México debía asumir la defensa internacional de la “mota”. Esto fue lo que declaró el gobierno mexicano, ante los demás países, a instancias de Salazar Viniegra: “… la mayoría de las sensaciones y acciones que los fumadores de mariguana le atribuyen a la droga son, en realidad, resultado de la imaginación (…) en ningún caso ha ocurrido jamás que un adicto a la mariguana, ya supiera que la fumaba o no y estando bajo la influencia de sus supuestas alucinaciones, perdiera su poder mental de razonamiento o su capacidad de pensar. Por ende, no es legítimo atribuir actos criminales cometidos bajo la influencia de esa droga”. Una declaración así no podía pasar desapercibida en Washington. El 21 de octubre de 1938, el asunto llegó a ojos del secretario de Estado de Estados Unidos, Cordell Hull. Arribó en la forma de una carta enviada por el consulado estadunidense en la Ciudad de México, donde se advertía que las ideas del doctor habían entrado de lleno al terreno de lo peligroso. Salazar Viniegra la había hecho grande. Su fama y sus tesis ya estaban en el escritorio de uno de los hombres más poderosos de Estados Unidos.

SU EXPERIENCIA CON LA HIERBA LO HABÍA CONVENCIDO DE QUE ÉSTA NO ERA DAÑINA NI PELIGROSA

Narcóticos y Drogas Peligrosas, Harry J. Anslinger, orquestó una campaña internacional para desacreditar sus teorías de cara a la 24 reunión del Comité de Tráfico de Opio y Otras Drogas Peligrosas de la Liga de las Naciones, prevista para junio de 1939. En el encuentro, que se llevaría a cabo en Ginebra, el mexicano estaba inscrito como orador central de la delegación mexicana. Expondría su tesis ante delegaciones de todo el mundo. La mariguana, plantearía, debía estar abierta a la humanidad. Según consta en distintas cartas incluidas en la caja 35, Anslinger pidió a especialistas afines redactar artículos críticos, buscando enrarecer el ambiente lo más posible y al mismo tiempo echar por tierra la teoría del doctor mexicano sobre que la mariguana no era dañina. Los artículos fueron ampliamente distribuidos en las semanas previas a la cumbre. El clímax de la presión vino en julio de ese año. Justo a unos días de su participación en el encuentro, Salazar Viniegra fue invitado al consulado de Estados Unidos en Ginebra. La minuta de esa reunión, llevada a cabo el 27 de mayo, da cuenta de lo que sobre él opinaban los diplomáticos de Washington en Suiza: “Es un novato y no tiene experiencia. La forma en la que habla indica una inestabilidad de carácter y pensamiento”. Este es el momento clave del relato del complot. Por alguna razón, luego de ese encuentro Salazar Viniegra regresó a México. No pronunció su discurso ante la Liga de las Naciones, según se aprecia en la transcripción de la cumbre. Su lugar fue tomado por el representante alterno mexicano, quien simplemente señaló: “Ojalá hubiera sido posible que el doctor Leopoldo Salazar Viniegra (…) hubiera podido explicar el propósito y el objetivo de distintas leyes. Pero ha sido compelido a dejar Ginebra antes de lo esperado”. Meses más tarde, El doctor verde renunciaría a su cargo y México daría un giro marcadamente prohibicionista. En la caja 35, el gurú, el paria, no vuelve a aparecer sino hasta en noviembre de 1939, cuando una carta suya fue entregada, de todas las personas posibles, a Anslinger. Quizá Salazar Viniegra no sabía que el temido comisionado había sido uno de los principales responsables de su caída. Pero el doctor pedía su intervención para ayudarle a participar en las investigaciones que estaba realizando la Universidad de Harvard en torno a los efectos del cannabis. “Siempre suyo, doctor Leopoldo Salazar Viniegra”, firmó en la carta que terminó en manos nada menos que de su némesis. ' *El reconocido investigador Luis Astorga tuvo acceso a los documentos muchos años antes. Publicó una extensa crónica sobre Sánchez Viniegra y la política antinarcóticos de Estados Unidos en México en su libro El siglo de las drogas, editorial Espasa. 1991.

09


[BORIS HORVAT/ AFP]

XXXXXXX 21|10|2012

PREGUNTAS PARA JODER AL VECINO

1. ¿CUÁL ERA EL SECRETO DEL POETA OAXAQUEÑO ANDRÉS HENESTROSA PARA LLEGAR A LA SENECTUD EN BUEN ESTADO?

[LUIS M. MORALES]

2. ¿QUÉ OPINABA BAUDELAIRE DE “LOS VICIOS DEL HOMBRE”?

por Juan Alberto Vázquez

3. ¿CÓMO LLAMAN SUS MÁS FERVIENTES FANS A LA TRILOGÍA DE STAR WARS?

| MUSICÓPATA |

4. ¿QUÉ EMPRESA RECHAZÓ REALIZAR EL PROYECTO DE STAR WARS?

POR JAIME ALMEIDA

EL VIRTUOSISMO BEATLERIANO DE ELENA DURÁN

5. ¿QUÉ FUE LO PRIMERO QUE LE PIDIÓ EL PRINCIPITO AL PILOTO QUE SE ENCONTRÓ EN EL DESIERTO?

6. A DECIR DE ALGUNOS HISTORIADORES, ¿CUÁL ES EL ORIGEN DEL VUELO EN ESCOBA DE LAS BRUJAS?

7. ¿EN QUÉ ESCUELA CURSÓ ERNESTO ZEDILLO TERCERO Y CUARTO DE PRIMARIA?

9. ¿CUÁL ES EL NOMBRE REAL DEL CANTANTE ROBERTO JORDÁN?

8. ¿QUÉ VELOCIDAD PUEDE ALCANZAR EL AIRE QUE DESPIDE UN ESTORNUDO?

10. ADEMÁS DE LA MALINCHE, HERNÁN CORTÉS TUVO OTRA AMANTE FAMOSA, ¿QUIÉN ERA ELLA?

HUGO CHAPA GAMBOA DIRECTOR EJECUTIVO ROBERTO VELÁZQUEZ DIRECTOR MILENIO TV CONSEJO EDITORIAL JESÚS RANGEL ALFREDO CAMPOS VILLEDA JOSÉ LUIS MARTÍNEZ S.

(+) JESÚS D. GONZÁLEZ FUNDADOR

CORRECCIÓN ALEJANDRO DE LA GARZA

FRANCISCO D. GONZÁLEZ A. DIRECTOR GENERAL

FOTOGRAFÍA ARTURO BERMÚDEZ

JESÚS D. GONZÁLEZ A. DIRECTOR GENERAL ADJUNTO

DISEÑO BRAULIO MONTES/Editor SALVADOR VÁZQUEZ/Concepto MARIO FUANTOS/Diseñador

FRANCISCO A. GONZÁLEZ PRESIDENTE

ROSA ESTHER JUÁREZ DIRECTORA DE DESARROLLO PERIODÍSTICO BÁRBARA ANDERSON DIRECTORA DE INNOVACIÓN EDITORIAL

LUIS REZA DIRECTOR RELACIONES INSTITUCIONALES GABRIEL NAVARRO DIRECTOR INTERNET pág. 13 Respuestas MAURICIO MORALES DIRECTOR DESARROLLO CORPORATIVO FERNANDO RUIZ DIRECTOR PRODUCCIÓN

PEDRO GONZÁLEZ DIRECTOR GENERAL DE OPERACIONES

ADRIÁN LOAIZA DIRECTOR TECNOLOGÍA Y PROCESOS

CARLOS MARÍN DIRECTOR GENERAL EDITORIAL

JAVIER CHAPA DIRECTOR GENERAL DE MEDIOS IMPRESOS

ÁNGEL CONG DIRECTOR SERVICIOS CORPORATIVOS

CIRO GÓMEZ LEYVA DIRECTOR EDITORIAL ADJUNTO

ADRIANA OBREGÓN DIRECTORA COMERCIAL

MARCO A. ZAMORA DIRECTOR PROYECTOS ESPECIALES

dominical@milenio.com DOMINICAL MILENIO, SUPLEMENTO SEMANAL 5 DE MAYO DE 2013. NÚMERO 38. EDITOR RESPONSABLE: JOSÉ LUIS MARTÍNEZ SALAZAR. NÚMERO DE CERTIFICADO DE RESERVA OTORGADO POR EL INSTITUTO NACIONAL DEL DERECHO DE AUTOR: 04-2012-082817293300-107. NÚMERO DE CERTIFICADO DE LICITUD DE TÍTULO Y CONTENIDO: 15782. DOMICILIO DE LA PUBLICACIÓN E IMPRENTA: MILENIO DIARIO S.A. DE C.V., MORELOS NÚMERO 16, COLONIA CENTRO, DELEGACIÓN CUAUHTÉMOC, C.P. 06040 EN MÉXICO, DISTRITO FEDERAL. DISTRIBUCIÓN: UNIÓN DE EXPENDEDORES Y VOCEADORES DE LOS PERIÓDICOS DE MÉXICO A.C. CON DOMICILIO EN GUERRERO NO. 50 COL. GUERRERO C.P., 06350 DELEGACIÓN CUAUHTÉMOC MÉXICO D.F., DOMINICAL MILENIO ES INDEPENDIENTE EN SU LÍNEA DE PENSAMIENTO Y NO ACEPTA NECESARIAMENTE COMO SUYAS LAS IDEAS DE LOS ARTÍCULOS FIRMADOS. QUEDA PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DE LA PRESENTE EDICIÓN POR CUALQUIER MEDIO.

10

México sigue siendo uno de los países del mundo donde más se aprecia y se sigue escuchando la música de Los Beatles. Por alguna razón se estableció una liga emocional muy singular entre nuestro sentir y las canciones de George, John, Paul y Ringo. Esa emoción se ha conservado vigente y ha sido asimilada por las generaciones que llegaron después de la separación del cuarteto. Cada vez que se ofrece un espectáculo en torno a la música de Los Beatles el público responde a la convocatoria, acude y disfruta a lo grande con los temas que ya se han convertido en clásicos. Por eso no me sorprendió el resonante éxito que tuvo el concierto presentado el domingo pasado por la extraordinaria virtuosa de la flauta Elena Durán y el Trío de Jazz de Roberto Aymes en la Sala Nezahualcóyotl. La flautista chicana Elena Durán tiene una larga y destacada carrera. Su arte, lleno de encanto y maestría, la ha llevado a conquistar los mejores escenarios de Europa, Medio Oriente y América. Se ha presentado con orquestas de gran prestigio internacional, y en nuestro país ha sido acompañada por la Sinfónica Nacional. En su discografía abundan grabaciones con obras de concierto de los grandes compositores de todos los tiempos. Sin embargo, su preferencia por la música de Los Beatles es notable. Este gusto le nació hace más de 40 años. El 29 de agosto de 1966, Elena asistió al concierto final del grupo en el Candlestick Park de San Francisco. Ahí se propuso llegar a conocer algún día a Paul McCartney. Su deseo se hizo realidad 18 años después, cuando Paul la vio tocando varios temas de Los Beatles en un programa de la BBC-TV de Londres. Paul, gratamente impresionado por el estilo de Elena, la localizó y la invitó a grabar una pieza con él. La canción fue “Rupert and the Frog Song” y se incluyó en un video animado lanzado en 1984. Después de que el tema llegó al primer lugar en la radio de Inglaterra, la flautista fue convocada a presentarse nada menos que en el Albert Hall de Londres y ante la Reina de Inglaterra para tocar música de Lennon y McCartney, acompañada por la Royal Philarmonic. En esa Gala Real estuvo presente también su amigo Paul. Ahora, Elena Durán se ha estado llevando los aplausos del público mexicano en los conciertos beatlerianos que viene presentando desde el año pasado. Acompañada por el bajista Roberto Aymes, Salvador Merchand en la batería y Edgar Ibarra en el piano, la formidable flautista ha impactado con sus frescas y originales versiones a temas clásicos del grupo inglés. Su magistral tratamiento a los rocanroles, baladas y temas pop que presentó el domingo pasado vino a demostrar —una vez más— que el potencial sonoro de Los Beatles es inagotable y que su música será reconocida, en los siglos por venir, como una de las expresiones más clásicas de nuestro tiempo. El público mexicano tiene gran sensibilidad y colmillo para reconocer lo bueno en la música. Por eso, artistas internacionales como Elena Durán no dejan de impresionarse ante el cariño que tenemos y expresamos por la música de Los Beatles. Es natural, Lennon y McCartney forman parte ya de nuestra cultura popular. D


Domingo 5 de mayo, 2013

[KJF

[HZWY

televisa.com/canal5

televisa.com/canaldelasestrellas

7:00 Las maravillosas desventuras de Flapjack 6:00 7:00 10:00 11:00 11:50

Chespirito En familia Con Xavier López “Chabelo” El Chavo animado Más deporte Futbol (Liga Mx, Torneo Clausura 2013)

8:00 Hora de aventura 9:00 Bob Esponja Ciclo: Cinecinco domingo

10:30 El sexto día (The 6th day)

Toluca vs. San Luis

14:00 México suena presenta:

Con Arnold Schwarzenegger y Michael Rapaport

Los 40 principales (Especial musical)

13:00 Depredador (Predator)

15:00 México suena presenta: Julio Iglesias (Especial musical)

16:00 17:00 18:00 19:00 19:30 20:00 22:30 24:00

Con Arnold Schwarzenegger y Carl Weathers

Acción Vecinos La familia P. Luche Todo incluido Durmiendo con mi jefe Parodiando La jugada Clío TV

15:30 Gladiador (Gladiator) Con Russell Crowe y Joaquin Phoenix

19:00 Soy leyenda (I am legend) Con Will Smith, Alice Braga y Charlie Tahan

21:00 Transformers 2: La venganza de los caídos (Transformers: Revenge of the fallen)

Tema: 5 de Mayo, gloria de México

1:00 CV directo 1:30 Infomax

Con Shia LaBeouf y Megan Fox

24:00 Infomax

xhtv televisa.com/forotv

7:00 7:30 8:00 8:30 9:00 10:00 11:00 12:00 13:00 14:00 14:30 15:00 16:00 17:00 17:30 18:00 19:00 20:00 20:30 21:00 22:00 23:00 24:00

Innova Cuide su salud Mejor compra TV Innova Mejor compra TV Las noticias El centro del debate Reactor FTV Las noticias Cuide su salud Management Es la hora de opinar Las noticias Cuide su salud Historias por contar S-cool TV Las noticias La mudanza Punto de partida Tercer grado Las noticias Sin filtro Los mejores músicos.com

televisa.com/galatv

7:00 7:30 9:00 10:00 10:30 11:00 12:00 12:30 15:00 17:00 17:30

CV directo Win TV CV directo Infomax Mi espacio TV Infomax CV directo Infomax Domingo de Tercer milenio Homo Longevus La yegua colorada Con Antonio Aguilar y Flor Silvestre Ciclo: Cine México, Nuestras estrellas

19:30 Un hombre violento Con Mario Almada y Valentín Trujillo Ciclo: Cine México, Acción a la mexicana

21:30 La última noche Con Andrés García y Mariana Ávila Ciclo: Cine México, La nueva era

24:00 Pare de sufrir 0:30 Innova 3URJUDPDFLyQVXMHWDDFDPELRV GH~OWLPDKRUD


ENTREVISTA 05|05|2013

GWYNETH PALTROW

“NUNCA HABÍA SIDO UNA HEROÍNA DE ACCIÓN” Trabajar en Iron Man por tercera ocasión la ha hecho una fanática de los cómics, pero asegura que si bien la cinta tiene secuencias de aventura y muchos efectos especiales, también cuenta con una parte emotiva que le da sustancia

A ELLENDAM por Miguel Cane hay un gran cambio y fue una experiencia desafiante, diferente y DIA QUO muy interesante. A pesar de que hay mucha acción y emoción, anadora de un Oscar, protagonista de algunos de lo importante es que hay mucho corazón bajo la cinta. Ahora ET QUAM los filmes emblemáticos de los últimos 15 años, Pepper es más aventurera y se vuelve una auténtica heroína, Gwyneth Paltrow (Los Ángeles, 1972), es también que en un momento de urgencia no duda en portar la armaduDOLORIONSED madre de dos hijos y esposa de Chris Martin (líder ra de Iron Man para ir al rescate. Fue algo emocionante hacerlo... de la banda pop Coldplay); además,SIMI, es activista ¡Nunca había sido una heroína de acción! QUE en pro de la alimentación sana, modelo de elegancia e imagen de líneas de cosméticos y fraganDESPUÉS DE TRES CINTAS, ¿TE HAS NOBIS cias, así como protagonista este mes AFICIONADO AL CÓMIC? de Iron Man 3, la cinta que inaugura la DISFRUTÉ Es curioso, verás. Todavía hasta hace unos RERAECU temporada de estrenos comerciales del años yo era una total ignorante en ese HACER UNA verano y que ya ha resultado un enorme tema, yo no sabía nada de nada acerca de éxito de taquilla internacional. los cómics. Jamás pensé en que llegaría a PELÍCULA En la saga, basada en el cómic de Marprotagonizar una película de superhéroes, vel que este año celebra cinco décadas mucho menos tres. Ahora estoy muy orguCOMERCIAL. de publicación, Gwyneth encarna a la llosa de hacerlo y se ha convertido en mi pelirroja Virginia Pepper Potts, brazo principal trabajo durante los últimos seis ¿POR derecho de Tony Stark (Robert Downey años. Ahora soy una enamorada de los Jr.) el millonario superhéroe, y es su cómics y admiro a sus creadores. QUÉ NO? principal apoyo para detener la oleada de terror del temible Mandarín (Ben MUCHAS VECES SE DICE QUE EL

*

Kingsley), que busca adueñarse del mundo, pero en el filme Pepper resulta ser mucho más que solo un atractivo visual. EN ESTA ENTREGA DE LA SERIE VEMOS A UNA PEPPER DISTINTA, UNA AUTÉNTICA HEROÍNA DE ACCIÓN. ¿QUÉ TAL TE SENTÓ EL CAMBIO? Me gustó mucho que Pepper evolucionara. Ya no está solo como un accesorio de oficina de Stark; es la ejecutiva en jefe de la empresa y ahora son pareja. La relación ahora es de igual a igual y siguen teniendo la misma química de siempre, pero sí, 12

CINE DE ACCIÓN Y DE SUPERHÉROES NO TIENE SUSTANCIA. ¿TÚ QUÉ OPINAS AL RESPECTO? Desde la primera película se mostró a un Tony Stark heroico pero con mucho corazón, sumamente humano, que es un aspecto que lo hace muy vulnerable. En esta parte, él viene con una especie de crisis, en la que intenta reconciliarse consigo mismo y muestra esa parte dolorosa del ser humano, que ante un deber deja de lado lo que siente su corazón, y Pepper es parte muy importante de ese aspecto suyo. Eso es algo que le da sustancia a la película, porque tiene secuencias de acción,


[MARVEL]

CINE 05|05|2013 [VIDEOCINE]

| OFICIO DE TINIEBLAS | POR GUSTAVO GARCÍA

En un día como hoy y muchos efectos especiales maravillosos, pero también tiene una parte emotiva muy importante. Creo que el balance es importante. Yo hago películas más oscuras, de temática más seria, hasta dolorosa, como Sylvia (sobre la poeta suicida Sylvia Plath) o Two Lovers o The Royal Tenenbaums... y las hago encantada. Me apasionan. Pero también disfruté mucho de hacer una película comercial. ¿Por qué no? ERES MUY APEGADA A TUS HIJOS. ¿TE ACOMPAÑARON DURANTE LA FILMACIÓN? Era inevitable, adoran a Robert, les encanta Iron Man, y un día vinieron al set, así que imagina su rostro cuando me vieron con la armadura puesta. Su reacción fue de “¡Wow!”. Mi hijo, Moses me vio con la armadura y sonrió, y la sonrisa de mi hijo es la mejor crítica del mundo. Aunque te diré que no tengo intención de volver a trabajar al mismo ritmo que lo hacía cuando era más joven, ya sabes, dos o tres rodajes en un año. Nunca. Me resulta demasiado duro estar mucho tiempo alejada de mis hijos. Fue estupendo tenerlos conmigo en este rodaje; el Sur de California, que es donde yo pasé mi niñez, es un lugar ideal para ellos: van a la piscina, están fuera todo el tiempo, corren en la hierba... es una gran forma de descansar de la vida de ciudad y solo ser niños. ERES UNA MUJER DISCIPLINADA, ¿TUVISTE QUE EJERCITARTE DE OTRA MANERA PARA LA CINTA? Es verdad, soy muy disciplinada en el ejercicio y en cuestión de alimentación, pero en este filme tuve que hacer un extra de acondicionamiento físico, porque tengo escenas de pelea, algo que no había tenido en ninguna película antes, así que tuve que entrenar semanas antes y me sorprendió mucho los niveles que me llevó a alcanzar mi entrenador. ¡Nunca había hecho tanto ejercicio antes para un rodaje! LLEVAS 20 AÑOS DE ACTRIZ PERO ESTÁS AL MARGEN DE LA CELEBRIDAD Y TIENES UNA VIDA NORMAL. ESO NO ES FÁCIL. Cuando estoy trabajando en un rodaje o en una campaña publicitaria, promoviendo mi libro de cocina, en una actividad voluntaria o dando entrevistas, como ahora, que me ha tocado hablar con prensa, procuro mantenerme concentrada en lo que hago, porque es mi trabajo. En casa con Chris (su esposo), me puedo relajar y somos una pareja normal. Tenemos muchos amigos que no son famosos y pasamos tiempo con ellos, con los niños, como cualquier familia. No soy estrella de cine todo el tiempo y así soy muy feliz. ¿ES UNA LATA SER UNA CELEBRIDAD? ¿HAY HOSTILIDAD DE ALGUNOS MEDIOS? Hay actores que se plantean asaltar el mundo cuando son jóvenes, pero yo no soy así. No tengo esa energía, y supongo que por eso no soy la mayor estrella de cine que hay en el planeta. Y está bien así, no me importa. Hago lo que me gusta y he aprendido. Tuve que aprender de muy joven que ser una figura pública te convierte en el blanco de muchos señalamientos y opiniones que algunas veces pueden ser crueles y gratuitos. Sé lo que se escribe de mí, aun si no necesariamente lo leo: que si hago a mis hijos infelices por alejarlos de la comida chatarra, que si soy una esnob, etcétera.... Mucho de lo que digo lo sacan de contexto, pero pueden decir lo que quieran, de todos modos lo harán. No soy rencorosa ni pierdo el sueño por eso. Yo creo en la vida, la naturaleza, en la armonía de la humanidad, y he logrado la felicidad en lo personal y laboral. Eso es lo más importante para cualquier persona, sea famosa o no.'

El más nuevo cine mexicano carga la culpa de sus ancestros: haber dado la espalda a la Historia o haberla usado para fines inconfesables. Sin ejemplos recientes que lo sustenten, excepto en la tenaz obra de Felipe Cazals, esto es un desfile de catástrofes, aproximaciones y reintegros: ha sido la Historia como intruso impertinente que violenta el imposible amor adolescente (Tlatelolco, verano del 68), la Historia que expande sus límites tanto que termina por borrar sus nexos internos (El atentado, El ciudadano Buelna), la Historia de la decadencia del prócer como puesta en duda de sus aciertos (Su Alteza Serenísima, Morelos), la Historia prenatal, antes de ser Historia (Hidalgo, la historia jamás contada) o incluso la Historia como promoción de un incierto espíritu empresarial regional (Chiapas, el corazón del café). Tocaba ahora una operación completamente inversa: Cinco de mayo, la batalla, cuarto largometraje del impetuoso Rafa Lara (La milagrosa, Labios rojos) es un retroceso nostálgico a aquellos años de la Historia oficial donde los buenos eran luminosos, patriotas, visionarios, entusiastas, gallardos y, de ser posible, guapos (Kuno Becker es el mismísimo Ignacio Zaragoza, actuado con muy buen oficio), con la salvedad inevitable de Benito Juárez (la elección de Noé Hernández, el narco de Miss Bala, coloca a éste muy adelante en la competencia por presentar al Juárez más feo, que ha incluido a Miguel Inclán y al Mapache Martínez de Hoyos); los malos son torvos, sombríos, “ceja poblada, bigote cáido” como dijera El Piporro y los interpretan una galería de malosos oficiales: Daniel Martínez (el ranger tenaz de Chico Grande) como el célebre Tigre de Tacubaya Leonardo Márquez; Mario Zaragoza como Juan Nepomuceno Almonte, y a falta de actores franceses, el británico William Miller hace de Lorencéz; la película reinventa el idioma francés de maneras bastante bizarras y se agradecen los subtítulos. Christian Vásquez, el mártir de Tlatelolco, verano del 68, como Juan Pueblo, se enamora de la china poblana Citlali (Liz Gallardo); si vieron la cinta de Bolado, adivinan el destino del joven patriota. Estamos en los mismos terrenos de Mexicanos al grito de guerra (1943, Ismael Rodríguez y Álvaro Gálvez y Fuentes), con Pedro Infante animando a las tropas mexicanas tocando a corneta el himno nacional entre las balas del invasor. Es esa eliminación de cualquier revisionismo histórico el que legitima que la esposa de Zaragoza, en vez de decirle que se cuide de los plomazos franceses, lo lance al matadero: “¡No permitas que nos quiten la Patria!” y todo termine con bandera nacional ondeando en la pantalla. El gran acierto de Rafa Lara, por desgracia, está en su último tercio, en la batalla misma: una vez establecidas las estrategias y posibilidades de cada bando, lo que sigue es el mejor combate jamás filmado en el cine mexicano, la esencia misma de la violencia bélica con armas primitivas (mosquetones, machetes); vuelan brazos, estallan cuerpos, las balas llueven de todas partes y el trabajo de edición, del propio Lara, consigue un episodio con leyes propias. Cazals afirmaba que evadió las batallas en El ciudadano Buelna por costosas e inexpresivas (“¿Qué más puedes poner que no se haya puesto?”, me comentaba); Lara las convirtió en su segundo tema y consigue que el primero, la Patria en peligro, resulte pertinente. ' Cinco de mayo, la batalla. Dir. argumento y edición: Rafa Lara. Fotografía: Germán Lamners. Música: Nacho Retally. Intérpretes: Kuno Becker, Liz Gallardo, Angélica Aragón, Noé Hernández. México. 2012.

RESPUESTAS... 1.“Dormir tres horas más. Si en una etapa de mi vida me hubiera levantado a correr como hicieron otros, seguramente no estaría vivo”. Eso lo declaró cuando tenía cerca de 90 años. Al final murió en el 2008 a los 101 años. 2. “Por más horrorosos que los supongamos, contiene la prueba (¡aunque esta no fuera otra que su infinita expansión!”), de su gusto por el infinito; sólo que es un gusto que se equivoca a menudo de ruta”. 3. “El Evangelio Según Lucas”. 4. La Warner Bros. Muy forzada, la Twenty Century Fox aceptó el proyecto de Lucas. Y lo demás es historia. 5. Que le pintara un cordero. 6. En las prácticas de ceremonias sagradas, las brujas se untaban el cuerpo con ungüento a base de belladona, beleño y opio, cuyos efectos, además de ponerlas en contacto con sus dioses, les producían alucinaciones semejantes a las que ahora se experimentan con el LSD. 7. En una llamada Cuauhtémoc. 8. 160 kilómetros por hora, depende de la afección respiratoria. 9. Nació en Sonora y fue registrado como Roberto Pérez Flores. 10. Cortés tuvo a varias amantes pero la de mayor linaje era una hija de Moctezuma llamada Tepuichco, quien ya había sido esposa de Cuitlahuac y Cuauhtémoc.

13


| MULTIMEDIA | POR HÉCTOR RIVERA*

GUEVARA Nunca le entendí a Alfredo Guevara. Para mi fue siempre un fantasma evasivo que vagaba en el tiempo entre los días del viejo cine mexicano y los primeros signos de vida de la cinematografía de la Cuba revolucionaria. Desde que murió el pasado 19 de abril a los 87 a causa de un infarto cardiaco, leo todos los días textos que lo recuerdan con odio y afecto. En el mejor de los casos, buena parte de la prensa lo ha definido como “amigo de Fidel Castro”, como si fuera esa su sola vocación profesional. Desde el triunfo de la gesta cubana, el itinerario del culto a los símbolos que aluden al azaroso sendero revolucionario que condujo a Castro al poder incluye la escalinata de la Universidad de La Habana. Larguísima como la del puerto de Odesa, cuenta desde entonces con la custodia puntual de grupos de estudiantes que vigilan su conservación. Nadie puede tirar basura ahí, ni sentarse en sus escalones sin escapar de los hoscos regaños de los estudiantes. En esa escalera fueron diseminadas las cenizas de Guevara unos días después de su fallecimiento. Así lo dispuso ese hombre elegante y enigmático, en recuerdo de los días cuando le disputaba a Castro en esa escalinata el liderazgo de los universitarios habaneros. Ahí se hermanaron los dos. Cercano en los años cincuenta al productor independiente yucateco Manuel Barbachano Ponce y a Luis Buñuel, Guevara se preocupó por acercar a las cinematografías cubana y mexicana desde que fundó en 1959 el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos. Desde entonces pasaron por sus manos todos los proyectos de los cineastas cubanos. Muy pocos se hicieron realidad. Como otras figuras destacadas de la cultura oficial cubana, debía trepar a la cruz dos o tres veces al día para filtrar ideas y conceptos que pudieran dañar a la Revolución o beneficiarla, más allá del talento de los creadores. La de censor, era la identidad que muchos le atribuían. Por eso han dicho horrores de Guevara en estos días. Más que un amigo de Fidel, era tal vez el más leal y discreto de sus intelectuales orgánicos, dispuesto a hacer o decir lo que Castro esperaba. Pero nadie puede negar su entusiasta participación en la creación de instituciones fundamentales para la cultura cubana como la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, la Cinemateca Cubana, la revista Cine cubano y el Festival de Cine de La Habana. Siempre elegante, de finos modos, mesurado, le tenía un miedo enorme a la prensa. Aceptaba la conversación de paso y breve, pero rehuía las entrevistas aunque fueran planteadas de la manera más amable. Nunca voy a olvidar su expresión de sorpresa y miedo la mañana en que me apersoné en su departamento del inmenso Edificio Focsa en La Habana para pedirle otra vez una entrevista. Nervioso, insistía en saber quién me había dado su dirección. De nuevo inventó mil excusas para evadir el encuentro periodístico, me invitó un café y me echó a la calle. Nunca le entendí. D *Profesor-investigador de la UAM-Iztapalapa

14

POR ALEJANDRO LEAL Y LUCÍA M. VALLE

[ARCHIVO]

IMÁGENES

EN CARTELERA

COLUMNA 05|05|2013

DIENTE POR DIENTE Redactor en un periodicucho —amasijo de lo insólito con la nota roja—, Kramsky se inventa a un vengador anónimo a lo Bronson, repuntando con ello su carrera y su vida sexual, alicientes que lo llevan a matar inocentes a fin de que subsista el mito de El vigilante. Miguel Bonilla intenta, con fallidos humor negro y a la mexicana, redimirse de su videohome Comando Zorras (2006).

LADRONA DE IDENTIDADES Sandy Patterson proporciona sus datos personales por teléfono a Diana, una completa extraña que clona su tarjeta de crédito. Al ser tan aparatosa en sus gastos, él se ve envuelto en problemas con la ley, así que al dar con su paradero en Florida éste se propone llevarla a Colorado; sin embargo, al ser ambos buscados, el viaje entre persecuciones los une en desatinada “pareja dispareja”.

DVD/BLU-RAY

LA LISTA DE SCHINDLER

SALVAJES

Estrenada el 30 de noviembre de 1993, La Lista de Schindler es una de las películas más pulidas de Spielberg y la más cercana a su corazón. Convertida en un clásico instantáneo, ha superado la prueba del tiempo confirmando su estatus. Restaurada bajo la supervisión personal de su creador, le viene como anillo al dedo la popularización del Blu-Ray para salir a la luz en dicho formato en una Edición del 20 Aniversario, que enfatiza en especial el trabajo fotográfico en blanco y negro de Janusz Kaminski, alrededor de la labor del industrial Oskar Schindler (Liam Neeson) para salvar del Holocausto las vidas de más de mil judíos.

Oliver Stone dirige este filme en base a la novela homónima de Don Wislow, quien además es coguionista de esta adaptación. O (Blake Lively), Ben (Aaron Johnson) y Chon (Taylor Kitsch), además de compartir afectos entre ellos disfrutan las mieles del exitoso negocio del tráfico de la mejor mariguana de California, pero su empuje empresarial atrae la atención del cártel mexicano dirigido por La Reina (Salma Hayek), suscitándose así un enfrentamiento de voluntades y poder. Demián Bichir y Joaquín Cosío fortalecen al elenco. La edición extendida sin censura, disponible en DVD y Blu-Ray, agrega 12 minutos al metraje original.

EN LA TELE

BLANCANIEVES Y EL CAZADOR

TATSUMI

Ante todo, esta reinvención del proverbial cuento es una elaborada fantasía visual, cuya fastuosa creatividad nos obsequia una serie de ámbitos, reinos, en los que transita una Blancanieves (Kristen Stewart) crecida y aliada al cazador (Chris Hemsworth) enviado por la reina-drenavírgenes (Charlize Theron). MOVIECITY PREMIERES HD, DOM. 5, 16:55 hrs.

Biografía animada de Yoshihiro Tatsumi, creador del género de historieta gekiga, cuyos trazos son de tono realista y sus contenidos de adulta profundidad. Además del recuento de la vida del artista japonés, se entrelazan algunos de sus relatos gráficos más conocidos. Participó en el Festival de Cannes en 2011. MAX, DOMINGO 5, 22:00 hrs.


[JORGE CARABALLO] [ELIANE CASSORLA/ NOTIMEX]

IGNACIO PADILLA

“ESCRIBO POR AMOR Y POR VENGANZA” por Héctor González

en claro que más que una generación, éramos un grupo de novelistas.

No son pocos quienes coinciden en que Ignacio Padilla es el escritor más talentoso de la “generación del crack”. Atenidos a los premios, hay más de una decena que avalan el trabajo del autor. Ex director editorial de Playboy y ex director de la Biblioteca Vasconcelos, hoy es el miembro más joven de la Academia Mexicana de la Lengua.

¿DICEN QUE SU ORIGEN ERA UNA ESTRATEGIA MERCADOLÓGICA? Fue un juguete mercadológico pero en un sentido de broma, tan en broma como fue el boom latinoamericano, que fue acremente criticado por Miguel Ángel Asturias. La apuesta necesitó de un mercadeo que por cierto no funcionó. Las novelas del crack no fueron leídas sino hasta después del Premio Biblioteca Breve a Jorge Volpi. Ignacio Padilla nació en la

¿CUÁNDO EMPEZÓ A ESCRIBIR? Escribo desde que leo. No tardé en descubrir mi neceCiudad de México en 1968. sidad por hacer que otros ALGUIEN ME DIJO Entre sus libros destacan: sintieran el mismo horror y QUE ES EL MIEMBRO Amphytrion, La gruta del maravilla que provocaban en MÁS DIVERTIDO DE LA Toscano, Arte y olvido mí ciertas lecturas. Escribo ACADEMIA MEXICANA DE del terremoto, La isla de por amor y por venganza. En LA LENGUA. las tribus perdidas y Los el espíritu napoleónico, egoNo soy el más divertido, soy el reflejos y la escarcha, de céntrico y narcisista de todo que más se divierte. Uno de mis reciente aparición. niño que quiere ser creador grandes descubrimientos ha sido de universos paralelos podía que la Academia está conformada transformar mi existencia y por gente sabia y graciosa. hacer que el coyote se comiera al correcaminos. ¿TIENE ALGÚN GUSTO CULPOSO? IAN FLEMING USABA SUS NOVELAS PARA No uno, muchos. Mi cultura musical es diversa con CIERTAS VENGANZAS PERSONALES. ¿LE una deformación por la música mala, en particuSUCEDE LO MISMO? lar la balada popular. Fui compositor y cantautor Involuntariamente, con seguridad. He sido cruel de canciones de protesta. Todavía me interesa la en términos literarios, no con mis adversarios trova, aunque cada vez menos, Silvio Rodríguez, sino con mis amigos. Tengo una relación sado- Pablo Milanés, Caito, Guadalupe Pineda… y lo masoquista con mis compañeros de ruta: Volpi, peor de todo es que canté en una estudiantina. Urroz, Palou. Los he incorporado a mi trabajo con una crueldad y violencia que no sé porqué UN GUSTO CULPOSO LITERARIO… Me gusta la novela negra y de espionaje. Bueno la no acaban de reprocharme. novela negra ya tiene caché y es intelectual. Leí mucho a Taylor Caldwell y Morrist West, y me interesan ¿QUÉ QUEDA DE LA “GENERACIÓN DEL las construcciones de escritores tan precarios de CRACK”? Una sensación de gratitud y alegría por haber Michael Crichton. Pongo encima de ellos a John Le podido vivir la literatura como una actividad co- Carré que es la gran omisión de la Academia Sueca. lectiva y de amistad. Hay además, una idea de venganza, porque cuando propusimos nuestro ¿CUÁL ES SU CARICATURA FAVORITA? manifiesto fuimos hechos pedazos y creo que La Pantera Rosa y El pájaro loco; hoy en día me ahora el tiempo nos dio la razón. Por otro lado parecen profundamente interesantes Los padrinos nos queda la frustración de que no pudimos dejar mágicos y Phineas y Ferb. D

16

| EL SANTO OFICIO | POR JOSÉ LUIS MARTÍNEZ S.

LA VOZ DEL POETA En el prólogo de Jaime Sabines. Apuntes para una biografía, de Pilar Jiménez Trejo, Daniel González Dueñas afirma: la voz del poeta “se escucha en cada página, en cada párrafo, en cada apunte” de este libro escrito desde las profundidades de la perseverancia, desde las alturas de la admiración y el afecto. Todo Sabines está en estos folios: su infancia, sus poemas, las mujeres, la muerte, la soledad, la tristeza, la enfermedad, pero, sobre todo, su amor por la vida. “La vida es maravillosa —le comenta a Pilar—. Y me dispongo a vivirla”. Lo dice después de un largo periodo de sufrimiento. En noviembre de 1989, en una visita a Tuxtla Gutiérrez, tropezó con un escalón y al caerse se rompió el fémur de la pierna izquierda. La deficiente atención médica inicial fue el origen de una larga sucesión de tormentos físicos. “En cinco años —rememora— me operaron varias veces de la pierna, de la cadera, del abdomen; se me complicaron las cosas, tuve peritonitis dos veces, estuve en salas de recuperación, de terapia intensiva, tuve cataratas, me pusieron enormes agujas en las vértebras, clavos en las rodillas, sondas… Me tasajearon el cuerpo 33 veces durante un lustro de enfermedad constante, por haber cometido el error de caerme de un desnivel de ocho centímetros. ¡Qué vergüenza! Yo habría querido desplomarme de la punta del Everest o por lo menos del cerro de Mactumatzá, en mi pueblo de Tuxtla”. El sentido del humor, seco, lapidario, no es infrecuente en este libro. Tampoco lo son las muestras del carácter de Sabines, quien jamás cedió ante la tentación de tenerse lástima. “Si tú no te compadeces de ti mismo y miras las cosas racionalmente, ganas —le explica a Pilar—. Cuando me dolía la pierna izquierda, le mentaba la madre. De verdad, le decía: ‘¡Hija de la chingada, ya deja de joder, por Dios’”. El monje lee absorto y apenado estas lecciones de entereza y determinación, cuando tantos como él se quejan a la menor oportunidad y sienten morirse cuando se machucan un dedo. Pero el poeta de “Los amorosos” y “Tarumba” soportó estoico todas las pruebas, no solo la enfermedad sino también la muerte de sus padres, de su hijo Jaime y su hermano Juan. Escribir —dice— lo ayudó a olvidar, a disfrutar la hermosa vida. Fotografías con familiares y amigos, en viajes y lecturas, de manuscritos y dibujos, de portadas de libros y documentos oficiales, complementan este testimonio intenso del poeta, quien a pesar de las desventuras siempre andaba en busca de la felicidad y, con una sonrisa, recordaba: “Cristo dijo una cosa maravillosa: ‘Dejad que los muertos entierren a los muertos’. Los vivos debemos vivir para los vivos, para hoy y para mañana. Solo que a veces los muertos te atrapan y no te quieren soltar, quieren hundirte con ellos en su tumba; entonces hay que decirles: ‘Ya, quédate ahí tranquilo, yo me voy a caminar…’”. Queridos cinco lectores, El Santo Oficio los colma de bendiciones. El Señor esté con ustedes. Amén. D


Dominical No. 38