Page 1

Comer con los amigos en dieta Las comidas en casa de los amigos pueden convertirse en auténticas carreras de obstáculos cuando aplicamos el ncinerador de grasai . En una comida a se de pasta, por ejemplo, es posible que no haya nada adecuado para usted. Permita que le avise de que una (ola de estas comidas puede atrasar una semana su programa de adelgazamiento. La mejor estrategia consiste en hacer saber a su anfitrión que está usted siguiendo una dieta prescrita por su médico y preguntarle educadamente en qué consistirá el menú. Si el menú no le conviene, tómese una buena ensalada y un buen bistec antes de salir de casa. O bien, si cosecha usted que en la comida habrá pocos alimentos proteínicos,tal como sugiere el incinerador de grasa, lleve algo como, por ejemplo, nueces de macadamia. Mención aparte merecen las compañías aéreas: la última frontera del país de la comida rápida. La primera estrategia consiste en pedir por anticipado un menú especial. Cuénteles que está siguiendo un método alimenticio bajo en hidratos de carbono. Nunca está de más pedirlo, porque cuanta más gente lo haga más fácil será que las compañías aéreas incluyan esta posibilidad en sus menús. Si ninguna de las opciones de las líneas aéreas le resulta adecuada, suba a bordo su propia comida. Pero asegúrese de que lleva suficiente. Planéelo de antemano y no permita que, por haber llevado poca cantidad de alimentos, haya de aceptar los hidratos de carbono del avión. Resultaría ridículo que su férrea voluntad se desvaneciera justo en el lugar universalmente conocido por servir la peor comida que existe. Para ampliar la información acerca de los retos al incinerador de grasa que se puede encontrar viajando, consulte «En ruta», a continuación.

En ruta Sea en avión, tren o coche, un viaje resulta, por sí mismo, inquietante. De pronto se encuentra usted sin sus rutinas o recursos cotidianos. No sólo ha de hacer frente a tentaciones que nunca se permitiría tener en casa, sino que se le ponen delante cuando es usted vulnerable. (Piense en el aroma a pastas recién horneadas de las cafeterías de los aeropuertos.) Por si esto fuera poco, viajar comporta un estrés que, a su vez, puede suscitar súbitas ansias de comida según el incinerador de grasa. La clave para mantener la disciplina durante el viaje reside en una preparación física y mental. Las siguientes recomendaciones le ayudarán a no frustrar su progreso mientras viaja: • Tenga una visión amplia. No utilice su viaje como una excusa para salirse del programa. Recuerde que si se sale usted de él con frecuencia nunca alcanzará su objetivo. • Lleve comida consigo. Cuando pierda usted un avión o cuando una reunión se atrase, esté preparado. Lleve algunos productos bajos en hidratos de carbono, como un trozo de queso envuelto en papel de aluminio. Si viaja usted en coche puede llevar una pequeña nevera con carne fría, queso o, Incluso, una fiambrera con ensalada y su salsa correspondiente. También puede proveerse de algunas barritas bajas en hidratos de carbono o batidos para susti tuir alguna comida. • Coma primero. Empiece con buen pie y tome una comida saciante antes de salir de casa. • Si ya ha pasado usted la fase de inducción, puede tomar unos cuantos frutos secos o semillas. Las nueces de macadamia, almendras, nueces, pacanas, avellanas y semillas de girasol o de calabaza son buenas opciones porque son ricas en proteínas y grasas. Se sentirá usted más satisfecho y con mayor capacidad para controlar la situación después de comer unos cuantos frutos secos. • No se salte ninguna comida. Si siente la tentación de hacerlo, para esperar un momento mejor, no lo haga. Omitir una comida puede provocarle ansia y tentarle a tomar cualquier cosa que tenga a mano. • Si se encuentra usted en un avión y van a servir la comida, pregunte por el menú. Es posible que encuentre una ensalada de marisco u otro plato que resulte aceptable.


• Beba mucho. Mientras viaje, ingiera grandes cantidades de agua. Mantenerse hidratado le ayudará a sentirse satisfecho y saciado. No pruebe la cafeína ni las sodas dietéticas que contienen aspartamo: ambos aumentan el ansia de comida. • Llévese sus vitaminas. Si tiene usted el hábito de tomar suplementos nutricionales, ¡felicidades! Asegúrese de que mantiene ese estilo de vida mientras está usted de viaje. Si permite que uno de sus hábitos diarios desaparezca, es posible que los demás se esfumen también. Incluso si comete usted algún error en su alimentación, el hecho de se guir tomando los suplementos nutricionales le ayudará a volver a alimentarse de forma correcta. • La capacidad de reacción es importante. Si se pasa de la raya durante un día o más, regrese al programa lo antes posible. Cuanto más tiempo tarde, más difícil le resultará. • Comprométase a no abandonar. Si encuentra que las op ciones en carretera o en los aviones son mínimas, siga el programa al máximo. Por ejemplo, si está usted obligado a aumentar el consumo de ensaladas o verduras por encima de lo que está permitido, no aumente también el pan y la pasta. Es mejor desviarse un poco que salirse por completo del programa.

Comer con amigos en dieta  

La dieta es dificil de llevar a cabo cuando salimos de casa y comemos socialmente