Page 12

los censuraban diciendo que los atenienses trataban a sus hijos "entre algodones". Pero en la mayoría de los casos el niño hasta los seis o siete años se dedicaba más que nada al juego; el arte griego en más de una ocasión ha representado este hecho, en algunas pinturas decorativas hechas en vasos aparecen imágenes de niños corriéndose unos a otros, otros juntando tierra alrededor de una ramita o arrastrando un carrito minúsculo de dos ruedas o perseguido por algún animal (a menudo aparecían animales mezclados con estos juegos).

En Atenas no había enseñanza oficial. La enseñanza no era dada por el estado ni por corporaciones semejantes a nuestras congregaciones religiosas, sino que eran absolutamente libres y la daban simples particulares en lugares privados; aunque la ley obligaba a los padres a hacer que sus hijos se instruyeran esto no servía más que para preservar la 12

volumen-7  
volumen-7  

volumen-7 2013

Advertisement