Page 33

Esta vía se centra principalmente en:

1 . Aprender a conocer las emociones

que nos genera la situación, y cómo pueden alimentar el problema.

2. Permitir al perro elegir el camino a seguir para solucionarla.

3. Equilibrar las responsabilidades a asumir por cada parte.

Es una manera sencilla de cooperar, pero a la vez compleja ya que requiere de un ejercicio de sinceridad y confianza importante por nuestra parte.

Somos una parte activa en los alejamientos (como en otras tantas situaciones). Reconocernos como tal ayudará al perro a normalizarla y a conocer los grandes beneficios que puede aportarle si se hace desde el equilibrio y la madureza emocional.

No se tratará de solucionar un problema concreto de tiempo o distancias “excesivas”, sino de conocer y trabajar los elementos acompañantes que impiden que el perro pueda darse cuenta de las consecuencias que aporta al grupo el "alejarse demasiado".

Si dedicamos gran parte del esfuerzo al que estamos dispuestos en conocer nuestra implicación emocional y en "escuchar" al perro, estaremos participando de la solución en común, avanzando y mejorando juntos cómo si de uno solo se tratara.

“Somos una parte activa en los alejamientos (como en otras tantas situaciones). Reconocernos como tal ayudará al perro a normalizarla y a conocer los grandes beneficios que puede aportarle si se hace desde el equilibrio y la madureza emocional.”

Para ello es imprescindible entender la importancia del equilibrio emocional del grupo. El equilibrio en el perro será consecuencia de cómo y cuánto le estemos permitiendo aprender. Por nuestra parte llegaremos a ese equilibrio a través de un ejercicio de sinceridad y de conocimiento de nuestras capacidades y limitaciones. Conocer de qué y hasta dónde somos capaces nos permitirá transmitir la estabilidad emocional necesaria.

33

Dogstar | 007  

Os presentamos el número #7 de la revista Dogstar

Dogstar | 007  

Os presentamos el número #7 de la revista Dogstar

Advertisement