Issuu on Google+

La habitación fue presentada por primera vez en el Hampstead Theatre Club el 21 de enero de 1960, con el siguiente reparto: BERT HUDD, un hombre de cincuenta años ROSE, una mujer de sesenta años SR. KIDD, un viejo

Howard Lang Vivien Merchant Henry Woolf

SR. SANDS Y SRA. SANDS, una

pareja joven RILEY

John Rees, Auriol Smith Thomas Baptiste

Dirigida por Harold Pinter Fue luego presentada en el Royal Court Theatre, el 8 de marzo de 1960, con cuatro cambios en el reparto: BERT HUDD SR. KIDD SR. SANDS SRA. SANDS

Michael Brennan John Cater Michael Caine Anne Bishop

Dirigida por Anthony Page


La escena: Una habitación en una casa grande. Adelante, a la derecha, una puerta. A la izquierda, una estufa de gas. Atrás, a la izquierda, una cocina a gas y una pileta. Al centro, una ventana. En el centro de la habitación, una me sa y sillas. A la izquierda de éstas, una mecedora. Al fondo, a la derecha, asoman de la alcoba los pies de una cama ma trimonial. Bert está sentado a la mesa, tiene puesta una gorra, y sostiene una revista que lo oculta a medias. Rose está junto a la cocina a gas. ROSE: Acá tenés. Con esto vas a entrar en calor. (Sirve huevos y panceta en un plato, apaga el gas y lleva el plato a la mesa.) Afuera hace mucho frío, créeme. Es la muerte. (Vuelve a la cocina y llena la tetera con agua de la pava, apaga el gas y trae la tetera a la mesa, pone sal y salsa en el plato y corta dos rebanadas de pan. Bert comienza a comer.) Eso es. Te lo comés. Te va a hacer falta. Se nota incluso acá adentro. Y eso que la habitación está calefaccionada. Siempre es mejor que el sótano. (Unta el pan con manteca.)


No sé cómo hacen para vivir ahí abajo. Qué ganas de complicarse la vida. Dale. Comételo todo. Te va a hacer bien. (Va a la pileta, enjuaga una taza y un platito y los trae a la mesa.) Si querés salir más vale que sea con algo en el estóma go. Porque lo vas a sentir ni bien salgas. (Sirve leche en la taza.) Justamente acabo de mirar por la ventana. Y me bastó. No había un alma. ¿Oís el viento? (Se sienta en la mecedora.) Nunca vi quién es. ¿Quién es? ¿Quién vive ahí abajo? Voy a tener que preguntar. Bueno, vos también podrías enterarte, Bert. Pero sea quien fuere, no puede ser muy cómodo ahí. (Pausa.) Creo que cambió de manos desde la última vez que estuve. No vi quién se mudó en ese momento. Es decir, la primera vez que lo alquilaron. (Pausa.) Igual, me parece que ya se fueron. (Pausa.) Pero me parece que ahora llegó otro. No me gustaría vivir en ese sótano. ¿Viste lo que son las paredes? Todas chorreadas. Yo acá estoy bien. Dale, Bert. Come un po quito más de pan. (Va a la mesa y corta otra rodaja de pan.) Cuando vuelvas, te tengo listo el chocolate caliente. (Va a la ventana y acomoda la cortina.) No, yo estoy bien en esta habitación. Es decir acá uno


sabe exactamente dónde está. Cuando hace frío, por ejemplo. (Va a la mesa,) ¿Y qué tal la panceta ésa? ¿Rica? Era buena, sí, pero no tan buena como la que traje la última vez. Es por el tiempo. (Va a la mecedora y se sienta.) La cuestión es que no estoy saliendo. No estuve muy bien. No me sentía con ánimo, igual, hoy estoy mejor. Y vos... no sé. No sé si tendrías que salir. Casi te diría que no, justo después de haber estado en cama. Tranquilo. No te preocupes, Bert. Andá. No vas a tardar, (Se hamaca.) Es bueno estar acá arriba, te lo juro. Es bueno no estar ahí abajo, en el sótano. No es broma. Uy, me dejé el té. Lo dejé reposar de más. (Va a la mesa y sirve té en la taza.) No, no está mal. Un té clarito y rico. Un té clarito precioso. Acá tenés. Tómatelo rápido. Yo, al mío, lo dejo esperar. Claro, me lo tomo un poquito más fuerte. (Lleva un plato a la pileta y lo deja.) Esas paredes hubieran acabado con vos. No sé quién vive ahí abajo, ahora. Sea quien fuere, sí que se arriesgan. A lo mejor son extranjeros. (Va a la mecedora y se sienta.) Yo te hubiera sacado adelante. (Pausa.) Igual, dos personas juntas no caben, ahí abajo. Me pa rece que al principio había uno solo, antes de irse. Capaz que ahora tienen a dos.


(Sigue de pie. en su lugar, mirando.) Espera un minuto. (Pausa.) ¿Quién será ése? (Pausa.) No. Me pareció ver a alguien. (Pausa.) No. (Deja caer la cortina.) Igual, ¿sabes qué? Parece que mejoró un poquito. No hay tanto viento. Más vale pónete el pulóver gordo. (Va hacia la mecedora^ se sienta y se hamaca.) Ésta es una buena habitación. Acá sí que tenés oportunidades, en un lugar como éste. Te cuido, ¿no, Bert? Como cuando nos ofrecieron el sótano de acá, que les dije que no sin dudar. Sabía que iba a ser terrible. Con el techo pegado a la cabeza. No, acá tenés ventana, te nés movilidad, podés llegar a casa de noche, si hay que salir, podés hacer tu trabajo, podés volver a casa, estás de lo mejor. Y yo estoy acá. Tenés posibilidades. (Pausa.) Me encantaría saber quién lo tiene, ahora. No los vi t

*

E

*

"*—A

nunca, ni los conozco. Pero me parece que hay alguien, ahí abajo. Sea quien fuere, que se lo quede. Parecía pan»

ceta de la buena, Bert. Después me voy a tomar un té. A mí me gusta un poco más cargado. A vos, clarito. (Un golpe a la puerta. Ella se pone de pie.) ¿Quién es? (Pausa.) Hola! -


(Se hamaca.) Si te preguntan, Bert, estoy de lo más contenta donde estoy. Estamos tranquilos, estamos bien. Estás contento acá arriba. No hay que subir tanto, tampoco, cuando venís de la calle. Y no se nos molesta. Y no nos molesta nadie. (Pausa.) No sé por qué tenés que salir. ¿No podías hacer la recorrida mañana? Podría encender la chimenea, más tarde. Te podrías sentar al lado del fuego. Es lo que te gusta, Bert, de nochecita. Además va a estar todo oscuro en un minuto, pronto. (Se hamaca.) Ya oscurece. (Se levanta y se sirve té, en la mesa.) Hice un montón. Dale. (Se sienta a la mesa.) ¿Miraste por la ventana, hoy? Hay hielo en las calles. Oh, ya sé que sabes manejar. No digo que no sepas manejar. Esta mañana le comenté al señor Kidd que ibas a hacer el recorrido. Le dije que no habías estado muy bien que digamos, pero igual le dije: es un conductor maravilloso. Yo ni me haría problema por el tiempo, ni dónde, nada, Bert. Sabés manejar. Se lo dije. (Se pone un abrigo sobre los hombros.) Pero hace frío. Hoy realmente hace frío, está helado. Te voy a tener listo el chocolate caliente para cuando vuelvas. levanta, va a la ventana y mira hacia afuera.) Está tranquilo. Va a oscurecer enseguida. No hay nadie.

t*

•*


(Se repite el golpe.) Pase. (Se repite el golpe.) ¿Quién es? (Pausa. Se abre la puerta e ingresa el Sr. Kidd.,) SR. K IDD: Golpeé. ROSE: Lo escuché. SR. KIDD: ¿Eh?

ROSE: Lo escuchamos. SR. KIDD: Hola, Señor Hudd, ¿cómo le va, todo bien? Estuve mirando las cañerías. ROSE: ¿Están bien? SR. KIDD: ¿Eh?

ROSE: Siéntese, Señor Kidd. SR. KIDD: NO, está bien. Me di una vuelta, como para ver cómo andaba todo. Bueno, está muy cómodo acá, ¿no? ROSE: Oh, gracias, Señor Kidd. SR. KlDD: ¿Va a salir hoy, Señor Hudd? Yo salí. Me metí adentro enseguida. Nada más hasta la esquina, claro. ROSE: No hay mucha gente hoy, Señor Kidd. SR. KlDD: Así que me dije, mejor miro esas cañerías. Estando así las cosas. Fui hasta la esquina, nomás, a buscar unas cositas que me hacían falta. Es probable que nieve. Muy probable, yo diría. ROSE: ¿Por qué no se sienta, Señor Kidd? SR. KlDD: No, no, está bien. *

Rose : En fin, es una pena que tenga que salir con este tiempo. Señor Kidd. ¿No tiene nadie que lo ayude?


SR. KIDD: ¿Eh?

ROSE: Pensé que tenía una mujer que lo ayudaba. SR. KÍDD: NO tengo ninguna mujer. ROSE: Pensé que tenía una, cuando nos instalamos. SR. KIDD: Nada de mujeres, acá. ROSE: Capaz que estaba pensando en otra parte. SR. KIDD: Hay montones de mujeres a la vuelta. Pero acá no. Oh, no. Epa, ¿ya había visto eso? ROSE: ¿Qué? SR. KIDD: ESO. ROSE: NO sé. ¿Sí?

SR. KIDD: Me parece que tengo como un recuerdo. ROSE: NO es más que una mecedora vieja. SR. KIDD: ¿Estaba acá cuando llegaron? ROSE: No, la traje yo. SR. KIDD: Podría jurar que ya la había visto. ROSE: A lo mejor sí. SR. KIDD: ¿Qué? ROSE: Digo, a lo mejor sí. SR. KIDD: SÍ, quizás sí. ROSE: Tome asiento, Señor Kidd. SR. KIDD: Igual no pondría las manos en el fuego. (Ben bosteza y se estira, y sigue mirando la revista.) No; no me voy a sentar, que el Señor Hudd está justo descansando después del té. Tengo que ir a prepararme el té yo también, en un minuto. ¿Así que entonces va a salir, Señor Hudd? Estuve mirando su furgoneta. Es una furgonetita muy linda, ésa. Veo que la envuelve bien porel frío. No lo culpo. Sí, lo oí salir, ¿cuándo?


fue?, la otra mañana, sí. Muy suave. Puedo distinguir una buena caja de cambios. ROSE: Yo pensaba que su dormitorio daba al fondo, Señor Kidd. SR. KIDD: ¿Mi dormitorio? ROSE: ¿No daba al fondo? Igual yo no sé nada de eso, claro. SR. KIDD: NO estaba en el dormitorio. ROSE: Ah, bueno. SR. KIDD: Estaba levantado y en marcha. ROSE: Yo no me levanto temprano, con este clima. Me tomo mi tiempo. Me tomo mi tiempo. (Pausa.) SR. K I D D : Éste era mi dormitorio. ROSE: ¿Éste? ¿Cuándo? SR. KIDD: Cuando vivía acá. ROSE: No sabía. SR. K I D D : Me voy a sentar un segundo. (Se sienta en el sillón.) ROSE: Bueno, nunca me enteré. SR. KJDD: ¿Esta silla ya estaba acá cuando vinieron? R O S E : Sí. SR. KIDD: De ésta no me acuerdo. (Pausa.) ROSE: ¿Cuándo fue eso, entonces? SR. K I D D : ¿Eh? ROSE: ¿Cuándo fue su dormitorio, éste? SR. K I D D : Hace mucho, ya.


(Pausa.) ROSE: Le estaba comentando a Bert que le estuve comentando a usted cómo maneja. SR. KlDD: ¿El Señor Hudd? Ah, el Señor Hudd maneja increíble. Lo vi mandarse calle abajo, increíble. Oh, sí. ROSE: Bueno, Señor Kidd, le tengo que decir que ésta es una habitación muy linda. Es una habitación comodísima. SR. KIDD: La mejor habitación de toda la casa. ROSE: Abajo debe haber bastante humedad. SR. KIDD: NO tanta como arriba. ROSE: Sí, pero, ¿abajo? SR. KIDD: ¿Eh?

ROSE: Pero, ¿abajo? SR. KlDD: ¿Abajo qué? ROSE: Debe haber bastante humedad. SR. KIDD: Un poco. Pero no tanta como arriba. ROSE: ¿Y eso por qué? SR. KIDD: Entra lluvia. (Pausa.) ROSE: ¿Vive alguien ahí arriba? SR. KIDD: ¿Arriba? Vivían. Ya se fueron. ROSE: ¿Usted cuántos pisos tiene en esta casa? SR KIDD: Pisos. (Se ríe.) Ah, allá lejos y hace tiempo teníamos unos cuantos. ROSE: ¿Ahora cuántos tiene? SR KlDD: Bueno, la verdad que ya no los cuento. ROSE: Ah.


Sale. ROSE: NO creo que haya tenido ninguna hermana, jamás. (Lleva el plato y la taza a la pileta. Bert corre la silla para atrás y se levanta.) Muy bien. Espera un cachito. ¿Dónde quedó tu pulover? (Trae el pulóver de la cama.) Tomá. Sacate el abrigo. Ponételo. (Lo ayuda a ponerse el pulóver.) Listo. ¿Dónde quedó la bufanda? (Le trae una bufanda de la cama.) Tomá. Envolvete bien. Eso. No vayas muy rápido, Bert, por favor. Cuando vuelvas te tengo listo el chocolate. No vas a tardar. Espera un cachito. ¿Dónde quedó el sobretodo? Más vale que lleves el sobretodo. (Él se arregla la bufanda, va hacia la puerta y sale. Ella queda parada, mirando la puerta, luego gira lentamente hacia la mesa, levanta la revista, y la deja. Queda parada y escucha, va hacia la estufa, se inclina, enciende el fuego y se calienta las manos. Se yergue y recorre la habitación con la mirada. Mira hacia la ventana y escucha, va rápidamente hacia ésta, se detiene y endereza las cortinas. Va al centro de la habitación, y mira en dirección a la puerta. Va a la cama, se pone un chal, va a la pileta, saca un tacho de abajo de la pileta, va hacia la puerta y la abre). Rose: !Ay!


(Descubrimos al Sr. y la Sra. Sands en el rellano de la escalera.) Cuánto lo siento. No quisimos aparecer acá parados, así. No quisimos asustarla. Acabamos de subir la escalera. ROSE: Está bien. SRA. SANDS:

es el señor Sands. Yo soy la señora Sands ROSE: ¿Qué tal?

SRA. SANDS: Él

(El Sr. Sands saluda con un gruñido.) subiendo la escalera. Pero no se ve nada en este lugar. ¿No es cierto, Toddy? SR. SANDS: Nada. ROSE: ¿Qué andaban buscando? SRA. SANDS: Al hombre que se ocupa de la casa. SR. SANDS: Al casero. Estamos tratando de ubicar al casero. SRA. SANDS: ¿Cómo es que se llama, Toddy? SRA. SANDS:Ibamos

ROSE: El señor se llama Kidd. SRA. SANDS: ¿Kidd? ¿Así se llama, Toddy? ¿Kidd? No, no. ROSE: Señor Kidd. Así se llama. SRA. SANDS: Bueno, no es ése al tipo que estamos buscando. SR. SANDS:

ROSE: Bueno, estarán buscando a algún otro. (Pausa.) SRA. SANDS:

Supongo que sí


HAROLD

PINTER

ROSE: Tienen cara de frío. SRA. SANDS: Afuera es criminal. ¿Usted salió? ROSE: No. SRA. SANDS: Nosotros recién entramos. ROSE: Bueno, pasen, si quieren, y caliéntense un poquito. (Van hacia el centro de la habitación.) (Acercando la silla de la mesa a la estufa.) Siéntense por acá. Ya se van a calentar. SRA. SANDS: Gracias. (Se sienta.) ROSE: Acerqúese al fuego, señor Sands. SR. SANDS: N O , está bien. Voy a estirar un poco las piernas. SRA. SANDS: ¿Por qué? Si no estabas sentado. SR. SANDS: ¿Y qué? Bueno, ¿por qué no te sentás? SR. SANDS: ¿Por qué voy a tener que sentarme? SRA. SANDS: Debés estar helado. SRA. SANDS:

SR. SANDS: N O . SRA. SANDS:

Debés estar helado. Acercate una silla y sen-

tate. Estoy lo más bien así parado, gracias. SRA. SANDS: N O vas a ganar nada, parado ahí. SR. SANDS: Estoy perfectamente, Clarissa. ROSE: ¿Clarissa? Qué nombre más precioso. SRA. SANDS: Sí, es lindo, ¿no? Mi padre y mi madre me lo pusieron. SR. SANDS:

(Pausa.) Le tengo que decir que ésta es una habitación en la que uno puede sentarse y sentirse cómodo.


SR. SANDS (mirando la habitación): Es bastante grande, está muy bien. ¿Por qué no se sienta, señora...? ROSE: Hudd. No, gracias. SRA. SANDS:

SR. SANDS: ¿Cómo dijo? ROSE: ¿Cuándo? SR. SANDS: ¿Cómo dijo que se llamaba? ROSE: Hudd. SR. SANDS: ESO. ¿Entonces usted es la mujer del tipo que nombró antes? SRA. SANDS: N O , claro que no es. Era el señor Kidd. SR.

SANDS:

¿SÍ?

Pensé que era Hudd.

SRA. SANDS: N O , era Kidd. ¿No, señora Hudd? ROSE: Así es. El casero. SRA. SANDS: N O , el casero no. El otro. ROSE: Bueno, se llama así. Es el casero. ¿Quién? ROSE: El señor Kidd. SR. SANDS:

(Pausa.) SR. SANDS: ¿Ah, sí? * *

*

* *

SRA. SANDS:

A lo mejor hay dos caseros.

(Pausa.) SR. SANDS: ESO habría que verlo. SRA. SANDS: ¿Qué dijiste? SR. SANDS: Digo que eso habría que verlo

*


(Pausa.) ROSE: ¿Cómo está afuera? Está todo oscuro afuera. SR. SANDS: NO más oscuro que adentro. SRA. SANDS: Ahí tiene razón. SR. SANDS: Está más oscuro adentro que afuera, tal como yo lo veo. SRA. SANDS: N O hay mucha luz en este lugar, ¿no, señora Hudd? ¿Me cree si le digo que éste es el primer puntito de luz que vemos desde que entramos? SRA. SANOS:

La primera rendija. ROSE: Yo no salgo nunca de noche. Nos quedamos adentro. SR. SANDS:

SRA. SANDS:

Ahora que lo pienso, vi una estrella.

SR. SANDS: ¿Que viste qué? SRA. SANDS: Bueno, me parece que sí. SR. SANDS: ¿Te parece que viste qué? SRA. SANDS: Una estrella. SR. SANDS: ¿Dónde? SRA. SANDS: En el cielo. SR. SANDS: ¿Cuándo? SRA. SANDS: Cuando íbamos llegando. SR. SANDS: Sí, dale. SRA. SANDS: ¿Qué me querés decir? SR. SANDS: N O viste ninguna estrella. SRA. SANDS: ¿Por qué no? Porque te lo estoy diciendo. Te digo que no viste ninguna estrella.

SR. SANDS:

(Pausa.)


ROSE: Espero que no esté muy oscuro afuera. Espero que no esté helando. Mi marido anda en la furgoneta. Y tampoco anda muy despacio. Nunca anda despacio. SR. SANDS (con una risotada)-. Bueno, entonces se arriesga mucho, esta noche. ROSE: ¿Qué? SR. SANDS: No... lo que quiero decir es que para manejar esta noche hay que andarse con todo tipo de triquiñuelas. ROSE: Es un conductor muy bueno. (Pausa.) ¿Cuánto hace que estaban acá? SRA. SANDS: NO sé. ¿Cuánto hace que estamos acá, Toddy? SR. SANDS: Más o menos media hora. SRA. SANDS: Más, mucho más. SR. SANDS: Unos treinta y cinco minutos. ROSE: Bueno, supongo que al señor Kidd lo van a encontrar dando vueltas por ahí. No hace mucho que se fue a hacerse un té. SR. SANDS:

Vivé acá, ¿o no?

ROSE: Claro que vive acá. SR. SANDS:

¿Y usted dice que es el casero, no?

Claro. SR. SANDS: Bueno, a ver, si yo quisiera dar con él, ¿dónde lo ROSE:

podría encontrar? ROSE: Bueno, no estoy segura... SR. SANDS:

Vive acá, ¿o no?

ROSE: Sí, pero no sé... SR. SANDS: ¿ N O sabe a ciencia cierta dónde para? ROSE: No, a ciencia cierta, no.


* t

SRA. SANDS

(levantándose): Yo no te traje al mundo.

no qué? SRA. SANDS: Dije que yo no te traje al mundo. SR. SANDS: Bueno, entonces, ¿quién? Es lo que quiero saber. ¿Quién? ¿Quién me trajo al mundo? SR. SANOS: ¿VOS

(Ella se sienta, murmurando. Él queda parado, murmur ando.) ROSE: ¿Dicen que vieron a un hombre, abajo, en el sótano? SRA. SANDS: Sí, señora Hudd, a ver, resulta, señora Hudd, •

que nos enteramos que acá alquilaban una habitación, así que pensamos venir a verla. Porque andamos buscando un sitio, ¿me entiende?, en algún lugar tranquilo, y sabíamos que este barrio era tranquilo, y pasamos por la casa hace unos meses y nos pareció muy linda, pero se nos ocurrió que mejor nos veníamos una tardecita, para dar con el casero, así que esta tarde vinimos. En fin, al llegar entramos por la puerta principal y en el pasillo estaba muy oscuro y no había nadie. Así que bajamos al sótano. Bah, la verdad es que logramos bajar porque Toddy tiene una vista increíble. Entre usted y yo, mucho no me gustó el sitio, quiero decir el ambiente, no pudimos distinguir mucho, para mí olía a humedad. Fuere como fuere, pasamos por una especie de tabique, después había otro tabique más, y no podíamos ver para dónde íbamos, en fin, a mí me parecía que se iba haciendo cada vez más oscuro, a medida que nos metíamos, pensé que nos habríamos equivocado de casa. Así que me detuve. Y Toddy se detuvo. Y entonces esta voz nos


dice, esta voz vino -dijo- en fin, me asustó bastante, no sé Tod, pero alguien nos preguntó si podía ayudarnos en algo. Entonces Tod le dijo que andábamos buscando al casero y este hombre dijo que el casero estaba arriba. Entonces Tod le preguntó si había alguna habitación libre. Y este hombre, en realidad esta voz, creo que venía de atrás del tabique, nos dijo que sí, que había una*libre. Fue muy amable, yo diría, pero nunca lo vimos, no sé por qué no prendieron alguna luz. El asunto es que salimos y vinimos para arriba y llegamos al piso más alto de la casa. No sé si era el más alto. En la escalera había una puerta cerrada, así que debe haber habido un piso más, pero no vimos a nadie, y estaba oscuro, y justo estábamos bajando de nuevo cuando usted abrió la puerta. ROSE: Usted dijo que estaban subiendo. SRA. SANDS: ¿Qué? ROSE: Antes dijo que estaban subiendo. SRA. SANOS: No, estábamos bajando. ROSE: Antes no dijo eso. SRA. SANDS: Veníamos de arriba. SR. SANDS: Veníamos de arriba. Estábamos bajando. (Pausa.) ROSE: Este hombre, ¿cómo era, era viejo SRA. SANDS:

No lo vimos.

ROSE: ¿Era viejo? (Pausa.)


SR. SANDS: Bueno, mejor que tratemos de ubicar a este casero, si es que anda por ahí. ROSE: No van a encontrar ninguna habitación libre en esta casa. ¿Por qué no? ROSE: El señor Kidd me lo dijo. Él me lo dijo. SR. SANDS: ¿El señor Kidd? ROSE: Me dijo que estaba completo. SR. SANDS: El hombre del sótano dijo que había una. Una SR. SANDS:

habitación. La número siete, dijo. (Pausa.) ROSE: Es ésta. SR. SANDS: Mejor vamos y buscamos al casero. SRA. SANDS: (levantándose.) Bueno, gracias por dejarnos entrar en calor, señora Hudd. Ya me siento mejor. ROSE: Esta habitación está ocupada. SR. SANDS: Vamos. SRA. SANDS: Buenas noches, señora Hudd. Espero que su SR.

marido no tarde. Se debe sentir sólita, acá, tan sola. SANDS: Vamos.

(Salen. Rose observa la puerta que se cierra, va hacia ella, y se detiene. Lleva la silla nuevamente junto a la mesa. Recoge la revista, la mira, y la deja. Va hacia la mecedora, se sienta, se hamaca, se detiene, se sienta muy quieta. Llaman con firmeza a la puerta, que se abre. Entra el Sr. Kidd)


SR. KIDD: Entré directamente. ROSE: (levantándose). ¡Señor Kidd! Justo iba a buscarlo. Tengo que hablar con usted. SR. KIDD: Mire, señora Hudd, tengo que hablar con usted. Subí para eso. ROSE: Vinieron dos personas hace un momento. Dijeron que esta habitación iba a quedar libre. ¿A qué se referían? SR. KlDD: Ni bien escuché arrancar la furgoneta me dispuse para venir a verla. Estoy destrozado. ROSE: ¿Qué fue todo esto? ¿Vio a esta gente? ¿Cómo va a estar disponible esta habitación? Está ocupada. ¿Dieron con usted, señor Kidd? SR. KlDD: ¿Si dieron conmigo? ¿Quiénes? ROSE: Ya le dije. Dos personas. Buscaban al casero. SR. KlDD: Ya se lo dije. Me estaba preparando para venir a verla, ni bien escuché irse la furgoneta. ROSE: Y bueno, entonces, ¿quiénes eran? SR. KIDD: Por eso subí, antes. Pero él todavía no se había ido. Todo el fin de semana estuve esperando que se fuera. ROSE: Señor Kidd, ¿a qué se referían con eso de la habitación?? SR. KlDD: ¿Qué habitación? ROSE: ¿Está libre esta habitación? SR. KIDD: ¿Libre? ROSE: Buscaban al casero. *

¿Quiénes? ROSE: Vamos a ver, señor Kidd, usted es el casero, ¿o no? SR. KIDD:

¿No hay ningún otro casero? SR. KlDD: ¿Qué? ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra? No sé de qué me habla. Sí lo tengo que decir, nada más.


Se lo tengo que decir. Pasé un fin de semana terrible. Va a tener que verlo. No aguanto más. Lo tiene que vef.

(Pausa.) ¿A quién? KIDD: Al hombre. Está esperando para verla. La quiere ver. No puedo deshacerme de él. No soy joven, señora

ROSE: SR.

Hudd, eso se ve. Se ve. Tiene que verlo. ROSE: ¿Ver a quién? SR. KIDD: Al hombre. Ahora está abajo. Estuvo ahí todo el fin de semana. Dijo que cuando el señor Hudd se fuera, le tenía que ir y avisar. Por eso subí, antes. Pero todavía no se había ido. Eso le dije. Le dije todavía no se fue. Le dije, bueno, cuando se vaya, dije, puede subir, suba, solucione esto. No, me dice, usted tiene que ir y preguntarle si me quiere ver. Así que subí de nuevo, a preguntarle si lo va a ver. ¿Pero quién es? SR. KIDD: ¿Y yo qué sé quién es? Lo único que sé es que no va a decir una palabra, no va a prestarse a la menor conversación, solamente -¿ya se fue?- eso y nada más. Ni siquiera quiso jugar al ajedrez. Muy bien, dije, la otra noche, mientras esperamos le juego un partido de ajedrez. Usted juega a ajedrez, ¿no? Le juro, señora Hudd, ni siquiera sé si escuchó lo que le decía. Sigue ahí acostado. No es nada bueno para mí, eso. Sigue ahí acostado, nada más, esperando.

ROSE:

¿Sigue ahí acostado, en el sótano? VA KIDD: ¿Le digo que está bien, señora Hudd?

ROSE:

_T


ROSE: Pero hay mucha humedad ahí abajo. SR. KlDD: ¿Le digo que está bien? ROSE: ¿Que está bien, qué? SR. KIDD: Que lo va a ver.

ROSE: ¿Verlo? Perdóneme, señor Kidd. No lo conozco. ¿Por qué iba a verlo? SR. KIDD: ¿ N O lo va a ver? ROSE: ¿A usted le parece que vea a alguien que no conozco? Sin mi marido acá, además. SR. KlDD: Pero él la conoce, señora Hudd, la conoce. ROSE: ¿Cómo puede ser, señor Kidd, si yo no lo conozco? SR. KlDD: Capaz que lo conoce. ROSE: Pero si yo no conozco a nadie. Acá estamos tranquilos. Acabamos de mudarnos a este barrio. SR. KlDD: Pero él no es de este barrio. A lo mejor usted lo conoció en otro barrio. ROSE: Señor Kidd, ¿a usted le parece que yo voy por ahí conociendo hombres en un barrio atrás de otro? ¿Qué se piensa que soy? SR. KlDD: NO sé qué pienso. (Se sienta.) Me parece que estoy un poco perdido. ROSE: Necesita descanso. Un hombre mayor como usted. SR.

Lo que necesita es descanso. KIDD: N O me da ni esto de descanso. Ahí plantado. En la negrura de la oscuridad. Hora tras hora. ¿Por qué no me dejan en paz, ustedes dos? Señora Hudd, tenga un poco de compasión. Por favor, véalo. ¿Por qué no lo ve?


t

lo conozco. SR. KIDD: Eso nunca se sabe. A lo mejor lo conoce. ROSE: NO

No lo conozco. SR. KIDD (levantándose): No sé lo que pueda pasar si no ROSE:

lo ve. ROSE: ¡Ya le dije que no conozco a este hombre! SR. KIDD: Ya sé lo que va a hacer. Ya sé lo que va a hacer. Si no lo ve ahora, no va a haber nada que lo detenga, va a subir por su cuenta, cuando su marido este acá, eso es lo que va a hacer. Va a subir cuando el señor Hudd esté acá, cuando su marido esté acá. ROSE.* Nunca haría eso. Lo haría. Es exactamente lo que va a hacer. ¿No irá a creer que se va a ir sin veda, después de haber venido de tan lejos, no? ¿No ira a creer eso, no?

SR. KIDD:

ROSE: ¿De tan lejos? SR. KIDD: ¿ N O

irá a creer que va a hacer eso, o sí?

(Pausa.) ROSE:

Nunca haría eso.

SR. KiDD: Oh, si. Estoy convencido. (Pausa.) R.OSE:¿Qué hora es? SR. KIDD: NO ,sé.

(Pausa.)


ROSE: Vaya

a buscarlo. Rápido, ¡Rápido!

(El SR. Kidd sale. Ella se sienta en la mecedora. Pasados unos momentos, se abre la puerta. Entra un negro ciego. Cierra la puerta trás él camina unos pasos y tantea con el bastón hasta que da con el sillón. Se detiene.) R i m : ¿Señora Hudd? ROM : Acaba de tocar una silla. ¿Por qué no se sienta ahí? (Se sienta.) Gracias. ROSE: NO me agradezca nada. No lo quiero acá arriba. Ni siquiera se quién es. Y cuanto antes se vaya, mejor. (Pausa) (Levantándose..) Bueno, vamos. Ya está bien. Ya se to mó bastantes libertades, ¿no le parece? ¿Qué es lo que quiere? Viene acá arriba por la tuerza. Me perturba la tarde. Entra y se sienta acá. ¿Qué quiere? (Él pasea la vista por la habitación.) ¿Que mira? Si usted es ciego, ¿o no? ¿bufonees que mira ra? ¿Que se piensa que tiene acá, una nenita? Me las puedo arreglar muy bien con usted. Les llevo un cuerpo de distancia a la gente como usted.. Dígame que quiere y váyase de acá. RILEY: Me llamo Riley. Rose :Qué me importa a mi si... ¿Que? No se llama asi. No se llama así. Acá tiene a una mujer adulta, en esta habiRILEY:


tación, ¿me oye? ¿O también es sordo? No es sordo, además, ¿o sí? Son todos una manga de sordos y mudos v ciegos, ustedes. Una banda de lisiados. (Pausa) RILEY: Es una habitación grande. ROSE: Qué importa la habitación. Usted qué sabe de la habitación? Usted no sabe nada. Y además no se va a quedar mucho tiempo en ella. Qué suerte la mía. Se me llena de minusválidos, olisqueándome la habitación. ¿Qué quiere? RILEY: Quiero verte. ROSEE: Pero no me puede ver, ¿no? Es ciego. Un pobre, viejo ciego. ¿No? No ve un pajarito. (Pausa.) Dicen que lo conozco. Es insultante, para empezar. Porque le aseguro que no lo conozco ni para escupirle de lejos, ni de lejos. (Pausa.) Ah, qué gente. Vienen y entran y apestan todo el lugar. Después que uno les da una limosna. Ya me lo sé todo. Yeso de que me conoce, ¿que libertad es esa; Va y se io dice a mi casero. Molestando a mi casero. Qué se piensa que esta haciendo? Nosotros estamos instalados acá, cómodos, tranquilos, y nuestro casero nos tiene en la mejor estima, somos sus inquilinos preferidos, y usted viene y lo enloquece, y mezcla mi nombre en todo esto! A dónde quiere llegar ¡nadando mi nombre en todo esto, y el nombre de mi marido? ¿Cómo se enteró de cómo nos llamamos ?


(Pausa.) Vaya fin de semana que le dio, ¿no? Ya hizo que se fuera, ¿no? Un pobre viejo, débil, que alquila una casa respetable. Se acabó. Listo. Entra por la fuerza y lo empuja a un lado. Y mezcla mi nombre en todo esto. (Pausa.) A ver, vamos. Dijo que quería verme. Bueno, acá estoy. Suelte lo que sea o vayase. ¿Qué quiere? RILEY: Tengo un mensaje para usted. ROSE: ¿Que tiene qué? ¿Cómo puede tener un mensaje para mí, Señor Riley, cuando yo ni siquiera lo conozco y cuando nadie sabe que estoy acá, y si yo no conozco a nadie. Se piensa que soy una presa fácil, ¿no? Bueno, ¿por qué no lo deja así, como un trabajo mal hecho? Termínela. Ya tuve bastante. Usted no sólo está chiflado, es un ciego chiflado y puede salir por donde entró. (Pausa.) ¿Qué mensaje? ¿Un mensaje de quién tiene usted? ¿Quién? RlLEY: Tu padre quiere que vuelvas a casa. (Pausa.)

^

ROSE: A casa? RILEY: Sí. ROSE : ¿ A casa ? Váyase. Vamos. Es tarde. RlLEY: Que vuelvas a casa. ROSE: Basta. No aguanto más. ¿Qué quiere? ¿Qué quiere? ILEY: Volvé a casa. Sal. _


(Pausa.) ROSE: ¿Cómo me llamó? RlLEY: Volvé a casa, Sal. ROSE: No me llame así. RlLEY: Volvé, ahora. ROSE: No me llame así. RlLEY: Así que ahora estás acá. ROSE: Sal, no. RlLEY: Ahora te toco. ROSE: No me toques. RlLEY: Sal. ROSE: No puedo. RlLEY: Quiero que vuelvas a casa. ROSE: N o . RlLEY: Conmigo. ROSE: No puedo. RlLEY: Esperé mucho para verte. ROSE: Sí. RlLEY: Ahora te veo. ROSE: Sí. RlLEY: Sal. ROSE: Eso no.

:

RlLEY: Así, ahora. (Pausa.) Así, ahora Estaba acá. RILEY: Sí.

ROSE:

ROSE: De hace mucho. RILEY: Sí


ROSE: Es un día espantoso. No salgo nunca. RILEY: No. ROSE: Estaba acá. RlLEY: Volvé a casa ahora, Sal. (Ella le toca los ojos con sus manos, la parte trasera de su cabeza y las sienes. Ingresa Bert. Se detiene en la puerta, después va a la ventana y descorre las cortinas. Está oscuro. Va hacia el centro de la habitación y contempla a la mujer.) BERT: Volví lo más bien. ROSE (yendo hacia él): Sí. BERT: Volví lo más bien. (Pausa.) ROSE: ¿Es tarde? BERT: Me fue lo más bien, en la recorrida. (Pausa.) La hice bajar, bien firme. Afuera sí que está oscuro. ROSE: Sí. - BERT: Después la traje de vuelta, bien firme. Afuera sí que está bien helado. ROSE: Sí. BERT: Pero la manejé. (Pausa.) La aceleré. (Pausa.) Le dí con todo. Se portó bien. Después volví. Veía la ru-


ta perfectamente. Ni un auto. Uno solo había. No se quería mover. Lo choqué. Me despejé el camino. Tenía toda la ruta para mí. A la vuelta, de nuevo. Lo sacaron empujándolo. Seguí derecho. No llegamos a las manos. Con ella, no. Se portó bien. Vino conmigo. Ella no se mete conmigo. Uso la mano. Así. La agarro bien. Voy a donde voy. Me llevó para allá. Me trajo de vuelta. (Pausa.) Volví lo más bien. (Toma la silla de la mesa y se sienta a la izquierda de la silla del Negro, muy cerca. Contempla al Negro por un mo•

mentó. Luego levanta el sillón con un pie. El Negro cae al suelo. Se levanta lentamente.) RILEY: Señor Hudd, su mujer. BERT: ¡Piojo!

(Golpea al Negro, lo derriba, y luego le patea la cabeza contra la estufa de gas varias veces. El Negro yace inmóvil. Bert se aleja. Silencio. Rose ha quedado de pie, tapándose los ojos.) ROSE: No puedo ver. No veo. No veo APAGÓN TELÓN


La Habitacion