Issuu on Google+


Prólogo, de Juan Royo Economista y dilvulgador de cómic Doc  Pastor  se  denomina   así  mismo  como  inquieto.  Le   voy   a  robar  esa  etiqueta   y  la  voy  a   utilizar  como sinécdoque  de  otra:  emprendedor  (aunque  Doc  Pastor   diga  que  él  no   lo   es.   No   tiene   razón.   Sí   que   lo  es). Los  emprendedores  son  inquietos  por   definición.  Inquietos   por   naturaleza.  Son  de   índole  bulliciosa.  Los emprendedores  son  propensos   a promover  o efectuar cambios.  Se  podría  decir  que  son  culo  de mal asiento pero  no  haríamos   honor  a  la  verdad  ya   que  sí   están  a   gusto  haciendo   todo  lo  que  hacen   pero   necesitan cambiar  constantemente.  Necesitan  acometer  retos  diferentes  pasado   un  cierto  tiempo.  El  emprendedor que  no  sea inquieto  ya  puede  ir  olvidándose de  emprender a  pesar  de  poder tener  otras  muchas  cualidades. Seguramente muy provechosas para proyectos… de otros emprendedores. En  el  mundo  actual,  la  especialización  es  uno   de  los  mantras  más repetidos.  Cultivar  o  practicar  una rama determinada  de   un  arte,  una  ciencia  o  una técnica es necesario  para  que  éstas  puedan  seguir avanzando  y creando  salud,   comodidad,  conocimiento,  seguridad  o  riqueza.   Pero   también  es  importante   su democratización.  Que  el  conocimiento   transmitido  sea  accesible,   sencillo,   claro  y   diáfano.   Más  allá   de gurús,  expertos,   élites  y  tecnócratas.  Elaborar  algo  así  como  un   resumen  ejecutivo  puede   llamar  la atención  a  los  interesados (profanos o  no) y  de esta  manera  profundizar  en aquellos  temas que  más interés le  despierten.  Eso  sí,   la   principal regla del divulgador debe ser la honradez. La  segunda  la  transparencia.  El marketing  se  diferencia  de   la   comunicación  y   la   divulgación   de  la  venta.   Es   un   error  mezclar  conceptos. Tampoco  reputación  y  marca   es  lo  mismo. Por  eso  ser  honrado y  transparente  es importante.  El divulgador debe alabar, entusiasmar, atraer e incluso hacer proselitismo. Nunca manipular. Por  supuesto,   es  imprescindible  la   calidad   del  mensaje,   tanto   en  su   forma   como   su   fondo.   El  uso  de   las Redes   Sociales   permiten  amplificarlo,   más  cuanto  más   notorio  sea  el  mensajero  (otra cosa  es la influencia real,  pero  esa  es  otra  historia  y   debe   ser   contada  en   otra   ocasión).   Pero   si   hay  algo  de   lo   que  el inquieto­emprendedor­divulgador   no  puede adolecer  es  de  empatía.  La  identificación  mental  y  afectiva  con  el estado  de  ánimo  de  nuestro   interlocutor  es   esencial.   ¿Por  qué   nos   comunicamos,   nos   entendemos,   nos sentimos  más   queridos  por  unas  personas   que   por  otras?   Aunque  según   los  teóricos   de  la  Inteligencia Emocional  la  empatía  se   pueda   canalizar   concienzudamente,  creo   sinceramente   que  se   trata  de   algo instintivo. Algo que, más allá de su don, no otorga ningún mérito a aquellos que son empáticos. Un   texto  que  se  precie   no  puede  acabar   con   una   frase   magnífica   de  un   pensador magnífico. Ahí  va la mía: Todo  lo  que  soy   se  lo   debo  a   mi  bisabuelo,   el   viejo  Cyrus  Tecumseh   Flywheel.   Si   aún  viviera,  el   mundo entero  hablaría  de  él.  ¿Que   por  qué?  Porque  si   estuviera  vivo  tendría   ciento   cuarenta  años. Lo  dijo  el más grande de todos: Groucho Marx. Y es que de biennacidos es ser agradecido.

Juan Royo @juanroyoabenia http://juanroyo.blogspot.com.es/


El porqué de este escrito Si  dijera  que  todo  lo  que vuelco  aquí  es  producto  de  mis  reflexiones  y  de mi  propia  experiencia, estaría  mintiendo  y  además  no  muy  bien.  El  principal  motivo  de  todo  lo  que   vas  (o en  plural)  a leer  es  por  una  frase  de  Sergio  Fernández  en  su  curso  #Vivirsinjefe,  que  decía  que  si tenemos un conocimiento hay que compartirlo con los demás. Y así llegamos a esto. Aquí  van  algunas   ideas  que  Sergio   Fernández,   Nestor  Guerra,  Raimon  Samson  y  Amel Fernández,  compartieron  con  las personas  que  nos  dimos  cita durante  dos  intensos  días en un hotel  de  Madrid. Pero también está  ampliado  con  reflexiones que salen  de  mi,  otras lecturas  que he  podido  hacer  o   sencillamente  los  comentarios  de   algunas  personas   a  las   que   respeto   y admiro. Personalmente  nunca  me  he  considerado un  emprendedor,  al  menos  no  en  el  sentido  estricto de  haberme  sentado  y   decidir  serlo.   Nunca  me   he   parado  a   pensarlo,   no   es   algo  que  haya pretendido  y  si  he  de   ser  sincero   prefiero   el  término  “inquieto”.  Como  hace  poco  me decía  un amigo,  Lander  Arteaga, con el que he tenido la  suerte de  trabajar  por años  organizando  eventos, “lo  que pasa  es  que  no  sabes  estarte  quieto,  por  eso  no  paras  nunca”, y la verdad es  que  tenía toda  la  razón  (supongo,  de  nuevo  he de decir  que  nunca me he  parado  a  pensarlo).  Pero quería dejar  este  punto  claro   y  que  así  no haya  malentendidos  con lo  que  he  ido  escribiendo,  no  son consejos  de  un  emprendedor  a  otro,  son  sencillamente  ideas  que  creo  que  está bien  recopilar, algunos pensamientos que pueden servir y sencillamente algunas cosas que quería compartir. Pero  siempre  hay  que  tener  un  punto   muy  claro,   y  es   que   esto  no   es   para  nada  una  Biblia  y tampoco  lo  pretende.  Lo  que  está  aquí  escrito  puede  servirte  o  no,  puedes estar  conforme con ello o considerar que son tonterías y obviedades. Estos   planteamientos  siempre   son   algo  muy  personal,  pero  siempre  que  leemos  algo  nuestra mente  crece  un  poco   más.  Así   que   si   dedicas  unos   minutos  de   tu   vida,  espero  que  te  lleves alguna enseñanza. “En la vida hay éxito o aprendizaje” ­ Sergio Fernández


Un mundo con demasiadas distracciones Vivimos  en  un  mundo  que  es  caótico,  esto  es algo  que  nadie  puede  negar.  Nos  levantamos por la  mañana,  abrimos  el  mail  y  ya estamos  bombardeados,  no  digamos  ya  si  nos  ponemos  con nuestras   redes  sociales  (tema   en  el  que  se   entrará  más   tarde).   Eventos,  fotos,   respuestas, recomendaciones  y  un   sinfín  más   de  cosas   que   nos   pueden   hacer  perdernos.   Esto   es  muy fácil,  pinchas  en  un  sitio,  te  lleva  a  otro,  respondes  a  un  amigos  y de  pronto  son  las  12:08  de la mañana  y te  preguntas  qué  ha  pasado  desde  que  saliste  de  la  ducha  hace  algo más  de cuatro horas.

Foco Esa  es  la  solución  más   sencilla   y  rápida,  aunque  no   sea   ni   lo  uno  ni   lo   otro.   Tenemos  que crearnos  un  foco,   un  interés  concreto,  un   objetivo  conformado   que   sea   el  que  haga   que   nos centremos  en  ello.  Qué   queremos,  cuándo   lo  queremos   y   cómo  lo   queremos.   Un   ejemplo práctico es este escrito y el que vosotros estéis dedicando parte de vuestro tiempo a leerlo. Hace  poco   volví  de  viaje  y  después  de   colocar  un  poco,  comer algo  y  descansar  (soy  una  de esas  personas  que  mueren  un  poco  cada vez  que  se  mueven  a  otra  ciudad),  me  senté  en   mi escritorio,  abrí  mis  cuadernos  de  notas   y  me  puse  a   transcribir  ideas,  consejos  y  propuestas que  había  lanzado  Sergio  Fernández  en  su  curso  “Vivir  sin  jefe”.  Mi  foco  era  ese,  traspasar  las líneas  generales  que  tenía  en  las  libretas  y  terminarlo.  Unas  tres  horas  y pico  después  estaba hecho,  aunque  faltaba  todo  el  trabajo  de  revisar,  ampliar  con  mis propias  ideas y conocimientos (en  algún  punto,  en otros  me  rindo  totalmente  a  su  experiencia), además  de maquetarlo  que  es el punto final. Foco,   es  así.   Y   por  supuesto  si  estás   leyendo  esto   tú  también,   quizá   sin   darte  cuenta,  has focalizado  ya  que  te  has  apartado  de otras  situaciones  para  dedicar  un rato a este  documento. Has centrado tu interés en estas letras y ha pasado a ser tu foco. Ahora  esto  tenemos que extrapolarlo a  qué queremo, cuándo lo queremos  y cómo lo queremos. No  es  solo   una   idea,  es  una tarea  que  nos  ponemos  a  nosotros  mismos.  Coge  un  papel y  un bolígrafo  y  responde  a  estas   tres   cuestiones,   al  qué,  al  cuándo  y  al  cómo. Déjalo  por  escrito, esto  es  importante  ya  que  las  ideas se  van con  el  viento  y  se borran  con  la lluvia,  pero  todo  lo que  escribes  permanece.  Como  periodista  no   puedo   más   que   insistir  en   la   importancia  que tiene  este  hecho pero también un  peligro, y  es que al  escribirlo  siempre estará delante de  ti  para que te acuerdes, y si no lo cumples o no lo llevas a cabo serás totalmente consciente de ello. Es  todo cuestión  de decisión personal. Ya sabe  que  todo  camino comienza  con  un  simple  paso, pero si no avanzas un pie solo será una fantasía.


¿Y qué quiero? “Pero  el  problema  es   que   yo   no  sé  qué  quiero”.  Eso  es  una  mentira,  siempre  lo  sabemos aunque  en  alguna   ocasión  solo  sea  de   forma  superficial.   Siéntate  por  un  momento,  cierra  los ojos,  ponte  una  música  relajante  y  reflexiona  por  unos  minutos. ¿Mejor? Otra forma es hacer  lo contrario,   piensa  en  qué  no  quieres,  eso   es   algo   que   todos   tenemos   a  flor  de  piel.  Es lo  que tenemos   que   evitar  y  dejar  de   lado  todo  lo   que  no  quieres  es  un  camino  para  alcanzar  lo  que quieres. Esto  es complicado, llevamos demasiado tiempo acostumbrados  a ir  con  la  marea,  en concreto desde  el   colegio  ya  que  si   no  eres   uno   más   te   dejan  de   lado,  claro   que   en   vista  del  sistema obsoleto,  mediocre   y  poco   cercano  (desde   la   infancia  hasta  la  universidad)  que  tenemos  bien puede  ser  que  no sea precisamente malo ser  el  rarito,  el  que  no  es  igual  y  el  que  cada  noche en su casa se sienta a leer en vez de verse “Gran Hermano”. No  estás  solo   si  eres   así,   hay  un   montón   de  gente   igual   que  tú. Rodéate   de  ellos,  siente  sus causas,  ayuda  en sus  proyectos,  deja que te  inspiren y  que  cada charla, cada  caña  y  cada copa te   haga  aprender  algo  nuevo.  Todas  las  personas   de   nuestro   alrededor   nos  dan  algo, conscientes  o   no  de  ello,  hazlo  tuyo   y  siempre   que   puedes   devuélvelo  con   creces.  ¿No  te encantan  esas chicas que sonríen y abrazan  a sus amigos?  ¿O  los  conocidos  que  entran en  un bar  y  saludan  al  dueño  como   si   fuera   un  hermano?   Lo   único   que   te   diferencia   de   ellos   es   la decisión  de  no  ser  así,  si  ves   algo  que  admiras  y  que  te  inspira  haz  lo posible por  asumirlo  y ponerlo en práctica. Esto  conlleva  un  compromiso,   por  eso  la  importancia  de  dejarlo  por  escrito.  Pasamos   de  una idea,   a  una  promesa  profesional   y  un   crecimiento   personal   como   consecuencia  de   ello.   Ten bien  claro  qué quieres y  lánzate, aunque te  digan que es una  locura  o que  no va a funcionar. “¿Y si  es  así?  ¿Y  si  fracaso?”,  una  duda  muy  razonable y  que  nos  asalta  a todos,  si  es así será por un  simple  motivo, que lo has intentado. El que  no lo  intenta  ni  siquiera puede  fracasar, y  de cada fracaso se aprende.


Pero  céntrate,  focaliza,  ponte  un  Objetivo  Estrella  al año.  Dispersar  es  perderse  en  el  camino. Esto  no  quiere  decir  que  no  puedas  hacer  varias  cosas,  pero  no  pierdas  de  vista  aquello  por lo que  luchas,   que   todo  lo  que  hagas  fortalezca  el   resultado,   tu  proyecto  y  que  sea  un  beneficio para ti. Una enseñanza que puedas aplicar en tu Objetivo Estrella ya es una ganancia. Un  punto  muy  importante  en   el  quiénes  somos  y  en  nuestra  marca  personal  es  qué  decimos. Hay  que  ser  impecable  en  nuestras  palabras,  si  no  dices  algo  que  no  quieras  decir  te  evitarás muchas   confusiones.  Una  de  las  normas  más  básicas  en   el   periodismo   son   que   se   deben cumplir  las  tres  C:  Claridad,  Concreción y  Concisión,  una  pauta  que  es aconsejable llevar hasta nuestro día a día y que sin duda será de agradecer. Que  seas  claro   hará   que   todos  te   entiendan.   Que  seas  concreto  te  hará  ahorrar  tiempo.  Que seas Conciso hará que no te desvíes. Vale la pena probarlo.

Buscando un Objetivo Estrella ¿Y  qué  Objetivo  Estrella  tengo?  El que te hace  palpitar  el corazón,  ese  que tienes siempre  en la cabeza  y  que  hace  que  todo  tu mundo vibre.  Por  ahí  tienes  que  explorar  y  buscar.  Por supuesto que  puedes  no  hacerlo,  no  pensarlo   y  olvidar  todo  esto,   como   ya  se  ha   dicho   antes   es  una cuestión de elección. Parte  indispensable   de  esta   focalización  es   eliminar  aquellas   cosas  que  nos   hagan  perder  el tiempo.  No  es  que  se  deje  de  tener  ocio   y  de   disfrutar  de   la   compañía  de   amigos,   pero   si sabemos  qué  queremos  hay  que  tener claro  qué  nos  ayuda  en ese camino.  En  algún momento alguno  dirá  que  entonces  dejará  de  hacer  favores  si  no  recibe nada  a  cambio,  lo sé bien  ya que yo tuve ese erróneo pensamiento. Un  momento para una  anécdota.  Hace  tiempo  yo  tuve  una  circunstancia personal  y profesional complicada  con  una  persona,  esto   conllevo   a  que  en   esa  etapa  yo  tomara  la  decisión  que  se expuesto  arriba  y sinceramente  no  sirvió  para  nada.  Miento,  sirvió para que  yo  fuera más  infeliz y   que   el  flujo   de  energía  (de  buenrrollismo,  algo   que   os  recomiendo   practicar)  que  tenía  a mi alrededor  desapareciera.  Por  fortuna  esto  duró poco,  y  gracias  a  un  colega  profesional que me dijo  “Haz  favores  si  quieres,  pero  no  dejes  de  hacerlos  por  estar  dolido,  no  lleva  a  nada”  esto cambió. Tenía toda la razón del mundo. No  hagas  algo  esperando  que  te  sea devuelto  o  que  est��n  en deuda  contigo.  Hazlo si  quieres, y si no quieres no lo hagas, pero no seas un fenicio. Lo  que  sí  debes  hacer   es   dejar  de   gastar  el   tiempo   en   cosas   que   no   conllevan  a  nada,   por ejemplo   el  ir   a  correos  a  llevar  paquetes  o llevar  un  escrito  al  ayuntamiento  de  turno.  Estos,  y otros,  son  trámites  que  nos  tocará  hacer  día  a  día,  por ejemplo  si  alguien  está coordinando  una


web  es  imposible  que  escriba,  fotografíe,  revise, actualice  y  toda  esta  línea,  lo  sé por mi  propia experiencia.  Sí,  puedes  hacerlo   pero   muy  probablemente   quitando  tiempo  de  otras  cosas  que son realmente importantes como descansar o aprender gracias a un libro nuevo. Tenemos   que   aprender   a  delegar,  dejar   de  hacer   algo   para   mejorar   en   otros  aspectos.  A muchos  les pasará  que  teman  que  si  hacen esto  las  cosas  sean distintas,  o  se  hagan  de otra forma, ¿y eso es malo? Miremos   las  ventajas   que   conlleva   delegar:   1)  Ganas  tiempo  2)   Te  quitas  preocupaciones  de encima  3)  Podrás  hacerte  cargo   de  otros   temas.   Y   no  es  solo  las  ventajas  que  conlleva para uno,  ya  que  delegar  conlleva  apostar  por   una   o  varias  personas,   darles   una  muestra  de confianza y darles la oportunidad de explorar otras capacidades que quizá no sabían que tenían. Con   mucho   temor  y  dudas  yo  he   puesto   esto  en   práctica.   Ruta  42  ha  sido  durante  mucho tiempo  mi  proyecto,  aunque  casi desde el  principio  se  alejó  de  lo  que  yo quería, finalmente tomé la  decisión de dejarlo en manos de  su  actual  directora, Miriam Badiola, y es verdad  que  hace las cosas  de  otra  forma,  que  tiene   una   línea  distinta   a  la   mía   ¿y?   Hace  poco  hablé  con  ella  para decir   que   era  todo  suyo,  que  yo  seguiría  en  la   retaguardia,   que   ayudaría  y   me   ocuparía  de ciertos temas, y su respuesta fue la siguiente: “Cada  vez  estoy  más  cómoda,  me   gusta  lo  que  hago   y   creo  que  lo   estoy   haciendo   bien,  y quizás  es  por  ello  que  cada  vez  tengo  más  confianza  en  mí  misma  para  hacer  más  cosas, así que supondrás que para mí sigue siendo un honor que confíes en mí”. Pero  lo  cierto  es  que  el   honor  y  el  agradecimiento   es   mío.   Delegar   es   confiar,  confiar  es aprender y aprender es crecer.

Y  cuando  creas  que  no   puedes,  haz  diez  flexiones  más,  lee  otro capítulo  del  libro  o  corre  una calle más. Siempre podemos hacer más de lo que nos creemos capaces.


Entrar y salir de nuestra Zona de Confort Nuestra   vida  es  bastante  confortable,   eso  es   algo  bueno   pero   conlleva   algo  malo,  y   es  que podemos  no  querer   salir  nunca  de   lo  que   conocemos,  de   nuestra   Zona  de   confort.  Hay   tres zonas: a) Confort b) Estrés c) Pánico. La  primera   es  en  la  que  estamos  normalmente,  un  lugar conocido con  gente  que  nos  quiere  y en  la  que  estamos  cómodos.  La  segunda  es  el  círculo  siguiente, un  sitio  en  el que no  estamos de  todo  tranquilos,  que  no   manejamos  o  que  directamente  no  conocemos.  Pasamos  al  tercer puesto  que  es  donde  entramos  en  pánico,  que  todos  sabemos  bien  a qué  nos  referimos, y  que debemos  evitar  (perder  el  control  no  sirve  de  nada  a nadie).  Pero  en  la  zona  de  estrés hay que intentar  meterse  cada  día,  no  quiere  decir  que  busques  el  ponerte  nervioso  o  necesariamente hacer algo que no te guste, solamente que no sea habitual en tu día a día. El  ejemplo  más  claro  y  directo  es  una  reunión  con  alguien  que  desconocemos.  Puede  ser una persona  que  nunca  hayamos  visto,  aunque  sí   hemos   hablado   con  ella,   pero   el   acudir  a   un despacho  y   exponer  nuestras  a   ideas  a  alguien  es  algo  que  a  todos  nos  provoca,  en  mayor  o menos  medida  una  cierta  cantidad   de  estrés.  En   otros  casos  puede   ser   el  asistir   a  una presentación  o  un  encuentro  en el que no  conocemos a  nadie,  pero  que  por  obligación  tenemos que  ir.   Estas  pequeñas  “aventuras”   nos  irán  fortaleciendo   como   personas  y   profesionales, haciendo  además  que  tengamos  más  confianza   en  nosotros   mismos   y   que   cada   vez   nos desenvolvamos mejor. O  más  sencillo  todavía,  cambiar   un  hábito  que  tengamos  en   nuestra   rutina  y  hacerlo  de   otra forma.  Es  menos  osado,  pero  igualmente  es  dejar  de  lado  algo  que  nos  resulta confortable  por una manera que es distinta. Todo lo que postergas no existe.

Parte  de   nuestra   zona  de  confort,   aunque   irónicamente   se   termina   relacionando  con   la  de estrés,  es  el   empeño  que   siempre  tenemos   por  tener   la  razón.   ¿Para   qué?   ¿De  verdad  la tenemos   siempre?  Si   somos   sinceros   todos  levantaríamos   la  mano   para   decir   que   no,  que muchas  veces nos  enfrentamos a  otros por  eso  de  “es que yo tengo  razón”, aunque no sea así.


Una   pregunta  ¿esa  pelea  nos  ha  hecho  la  vida  más  sencilla?  ¿Y  después  hemos  estado  más tranquilos o el enfado se  ha extendido  en el  tiempo? No intentes  tener razón,  intenta  ser  feliz que es  mejor.  El  que  quiera  pelearse  por  tener  razón  que  lo haga,  tú  dedica tu  tiempo a ser feliz  que resulta bastante más productivo. Piensa  por   ejemplo  en   esas  personas  que  tienen  problemas  con todo  el  mundo,  que  siempre son  las  víctimas  y  que  expresan  en  todo  momento que  la  culpa  es  de  los  demás  y  no de ellas. Ellas  siempre  tienen  razón,  pero  desde  fuera  lo  que  siempre  tienen son  enfrentamientos y  muy pocas reconciliaciones. Falla algo en esta ecuación. De  nuevo  os  cuento una anécdota  personal. Hace tiempo tuve  varias  discusiones con personas muy  cercanas  a   mí.  Durante  un  momento  culpé   a  otra  persona,  y   si   bien   era   cierto  que  el detonante  fue   ese  sujeto  la  decisión   de  querer   “tener   razón”  y   de  enfrentarme  fue  solamente mía.  Por   supuesto  lejos  de  ser   feliz  lo  que  tuve  fue  incomodidad,   tensiones   y  dejar  de  lado  a gente   realmente  maravillosa.  Un  día  me  cansé,  no  hay  otra   forma  de  decirlo,  pedí  perdón  por algo  que  era  solo  responsabilidad  mía  y  para  mi  sorpresa  lo  que  recibí  fueron  abrazos,  besos  y una gran cantidad de perdón. Repasemos: tener razón me  hizo estar  enfadado, perder  amigos  y  dejar  de  lado cosas que eran realmente  buenas,  pero  querer  ser  feliz  me   hizo  disculparme,  recibir   abrazos   y   recuperar  a esas personas que quería. Merece la pena, siempre.

Cinco puntos sobre nosotros mismos Como  persona  y  profesional,  en  el   campo   que   sea   o  que  aspiremos  a   tener   (esto   es  algo siempre  muy personal,  sujeto  a  muchas  ideas  y  decisiones  de cada  uno)  hay  cinco puntos que debemos tenemos claros. 1)  Objetivos  personales:  quién  queremos   ser.   Igual  que  sucede   antes  esto  es  algo  que quizá sea  complejo  de  responder,   pero   no  tanto   el  pensar  quién   no   queremos   ser,   con  esto   claro


podemos  empezar  a  trabajar.  Todos  tenemos   conocimientos,   ideas   y   enseñanzas,  tanto  por aprender como para compartir. 2)  Objetivos  provisionales:   parte   del   problema  que  existe  en nuestra vida,   fomentado  desde  el colegio   y  no  solucionado   en  el  resto  de  educación  generalista  que  recibimos,  es  que  tenemos objetivo  marcados   de  los  que  no  podemos   alejarnos.   Siempre   se  nos  ha  enseñado  que  debe ser  así  y  que  cambiarlos  es   rendirse.  Esto  no   es,   ni  debería,   ser  así,   tenemos   que acostumbrarnos  a vivir  con  objetivos provisionales,  podemos cambiar  y  que  sean  otros, no pasa nada en absoluto. Ser conscientes de que cambiar  de idea  no es  perder nada, es  ya  una  victoria en sí mismo. 3)  Vivir   en  fase   beta:  seamos  sinceros,  nadie  tiene  jamás  la  vida  hecha  por  completo,  cuando eso  pasa  se   llama  “morir”   (y  pasar  a  otro  estado  de  consciencia,  pero  eso  ya  depende de  las creencias  de  cada  uno.  La  mía es esa). Un  beta  es  un producto  que  no está  acabado,  que  tiene que  mejorarse  y  ir  creciendo.  Todos  habremos  tenido  un  programa  o dos  en  el  ordenador  que estaba  en  beta,  con  fallos  que  se  van  solucionando   poco  a   poco.  Lanzar   algo,   nuestra   idea, vida, producto (o lo que sea), conlleva dos ventajas - El hecho mismo de lanzarlo, ya estamos haciendo que se vea y que la gente lo conozca - Poder conocer los errores, fallos y mejoras que se pueden hacer desde la misma experiencia de su uso

4)  Puntualidad:  esta  es  imprescindible.  No  pierdas  el   tiempo   y   no   se   lo   hagas   perder   a  los demás. Puestos a elegir es mejor  convertirse en  ese  tipo insoportable  que  siempre llega antes  a sus  citas,  que en el que  llega tarde  por defecto.  De  la  primera forma  nunca  perderemos  una  cita y  la  otra  persona  sabe  que  si  va  ajustada  de  tiempo  puede  contar con nosotros.  De la segunda forma  corremos  el  riesgo  de  no  llegar  a  una  reunión  importante  (o  inventar una  buena  excusa, que  lleva  tiempo  y  no  asegura  que  tengamos  otra   reunión),  y   que   se   asuma   que   no  eres responsable,  ¿si  no   eres   capaz  de  llegar  a  la  hora a  tomar  un  café,  cómo  puede  confiarse  en que lo seas puntual al entregar un trabajo? 5)  Buena imagen: esta idea  es  totalmente  relativa y  depende  en  gran  medida  del  círculo de  cada uno,  pero  es  innegable  que  vivimos  en  un  momento  en  que  la imagen  prevalece  por encima  de todo.  No  tienes  que  dejar  de  ser  quién  eres  y  cambiar tu  forma  de  vestir  para  que  sea  del  gusto de  otros,  nada  hay peor  que  ese  tipo  de  mentiras  a  plena cara,  pero  si  que  te permitas  algunas pequeñas  concesiones  a  fin  de  evitar  ciertas malas  impresiones  desde  un primer momento.  La regla  es  el  sentido  común,  sencillamente  te   miras  al   espejo y  te  imaginas  en la  situación  que tengas  por  delante,  si  todo  encaja  bien   no  lo   dudes   y  adelante,   si   algo  se  pone  en  estado  de alarma mejor vuelve a revisar tu armario.


Nosotros y nuestras ideas Una   parte  importante   de  quiénes   somos  son  las  ideas  que  tenemos.   Realmente  es  la  más importante,  ya  que  todo  lo que  hacemos  es  consecuencia  de  haber existido  previamente  en  el plano  de  las   ideas,   pero   por  desgracia  venimos  de   un   mundo  que  nos   ha   dado   muchos prediseñadas,  con  una  concepción  de ser  correctas  “porque  sí”  o  “porque  yo  lo  digo”.  Esto  ha demostrado  ser  un error  en  un  gran  número  de veces,  como la  de  no seguir  impulsos  artísticos en  busca de  un  “trabajo  de  verdad”,  pero  luego  todos  queremos  ser  George  Clooney  o  Johnny Cash. Una   idea  puede   ser  el  centro  de  toda  tu  vida,  la  que  haga  que  avance,  que  se  estanque o  que retroceda.   No  tiene  que  ser  necesariamente  esa idea  genial  que  va a  revolucionar  el universo, con  que  sea  capaz  de  hacerte  pensar  a  ti,  de   que   reflexiones  y   empieces   a   considerar  las cosas  desde  otro  punto  de  vista  ya  es  suficiente.  Si  no  somos  capaces  de  cambiar  nosotros, ¿cómo vamos a cambiar el mundo? Una  transformación realmente de base,  por todo  lo que conllevaría,  es  que  seamos conscientes del  don  que  tenemos  y  que  tras  esto  hagamos  que  vaya  a  más.  Todos  tenemos  un  don,  no  en plan  libro de  autoayuda  de  “todos  somos únicos y  especiales”  (que  por una sencilla cuestión de genética  es   así,  nadie  es  igual  a  nadie),  es  verdad  que  siempre hay  algo  que  se  nos  da  mejor que  a  otros,  un   tema  o  una  actividad  en  la  que  estamos  cómodos  sin  darnos  cuenta.  Algunas personas  juegan  bien  al   fútbol,   otras  escriben   poesía   y  algunas   ven   el   mundo  a   través   de  la geometría. Puede  que  este  don no  sea  el  que  nos  haga  ganarnos  la  vida,  puede  que  este don  sea  el  que nos  hace ser  mejor  personas  y  hace  que  podamos  ayudar  a  otros. Solo por  eso  ya  merece la pena compartirlo, ¿no os parece? No hay desarrollo profesional sin desarrollo personal.

Cambiando el paradigma


Un  planteamiento  a  tener  en   cuenta   es   que   nunca  jamás  ha   habido   tantas  oportunidades.  A pesar  de  lo  que  políticos,  medios,  gurús  varios  y  demás  nos  digan.  Lo que es igual  de  cierto es que  los  paradigmas   de  los  que  venimos  ya  no   van   a  tener   validez,  y   ese   mundo   con  el   que muchos   hemos   nacido  y  crecido   (este  es   el  problema)   ha   llegado  ya  a  su  fin.  No  queda más remedio  que  adaptarnos  y  cambiar nuestras  ideas.  Un  concepto  que  hay  que  tener claro  es  que cada   vez  más  las  máquinas  irán  haciendo  todo   el  trabajo   que   requiera   automatización,  la tecnología  no  deja  de  evolucionar,   y  que  cada   vez  más   estamos  destinados   a  solucionar problemas,  a   llenar  necesidades  y  huecos  que  otras   personas  necesitan  y  no  saben  el  cómo hacerlo. Tres consejos que pueden ayudar en este proceso 1) Entiende a tu entorno 2) Usa la creatividad 3) El éxito está en el camino

Y  si  estás  perdido,  haz  un   Visual thinking  (consejo número 4), para dejar  tus  ideas  en el  papel  y además dibujadas lo que ayudará a que sean más comprensibles. Siempre reflexionando, claro. En  este  punto  conviene  hablar  del modelo  Canvas,  un  plan  que  nos hará ver las  cosas  de una manera  clara,  directa  y  que  podemos  compartir  con  compañeros,  clientes  o  simples   curiosos. No  es  realmente  el  sustituto  de  un   plan  de   empresa   desarrollado,   a   través   de   decenas  de páginas,  pero  hace  las  veces   para   el  trabajo  diario   y  conlleva  una  gran  labor   de  síntesis, compresión   y  exposición  (y  ahora   el  tiempo  de  tener  que  leer  decenas   de   páginas  que  en ocasiones se muestran incomprensibles).


Tres características imprescindibles Se  ha  insistido  mucho  en  el  tema de  la  comprensión y  de  la  exposición,  volviendo   al  punto  de que  estamos  en  un  mundo  lleno   de  imágenes  y  totalmente  interrelacionado  hay  que  citar  tres características que son indispensables en estos tiempos 1) Narración Queramos  o  no  estamos  en  un  momento  en  el que  nunca  dejamos  de hablar.  Por  Facebook, Twitter,  SMS,  llamadas  telefónicas,  conferencias   on­line,...  Todos  podríamos  hacer   un  largo listado  de  esto  sin   que   nos   llevara  mucho   esfuerzo,   por  ello  debemos  ser  capaces  de  contar quiénes  somos y qué hacemos de  una  forma rápida  y dinámica.  Aburrir  al  que  tenemos  enfrente es todo un error, solo tardará un minuto en coger su teléfono y entrar en alguna red social. 2) Creatividad Por  supuesto  que  no  todos   tenemos  el  mismo grado  de  creatividad,  aunque  sí  más  de  lo  que nos  pensamos,   lo  que  sucede  es  que  solemos  dejar  esas  ideas dentro  de  nuestra  cabeza  en lugar  de  sacarlas  a  pasear.  Ser  creativo  no  conlleva,  como  quizá  alguno  esté  pensando, hacer algo  exagerado,  ridículo   o  fuera  de  tono,  pero  sí  requiere   dar   un  par  de  vueltas  a  las  cosas  e intentar  buscar  una  forma  de  comunicar  que sea  adecuada para lo  que  queremos  contar,  y que haga que nos escuchen. 3) Empatía Si  nos   dirigimos   a  otra   persona  tenemos  que  saber   escuchar,   pero   no   solo   por   una  pura


cuestión  de  educación  social  (que también),  hay  que  hacerlo para comprender  qué siente o  qué preocupaciones  tiene.   La  escucha  activa  conlleva  una  capacidad   de  respuesta,   algunos afortunados  la  tienen de  manera  innata,  que  por suerte  puede adquirirse pero siempre  desde  la base   de  escuchar  e  interesarse   por  aquello   que   nos   cuentan.  No   somos   nosotros  los  que importamos, son los demás. Y  otra  característica  que  vamos  a   tener   que   desarrollar   es   la  del  liderazgo.   Mientras   nos dirigimos  a  un  mundo  interconectado,  de  pequeñas   empresas   conformadas   por  pocas personas,  micronichos  que  requieren  una  dedicación   especializada   (tres   tendencias  que  solo han  ido  en  aumento  en   los  últimos  años),  tenemos  que  ser  capaces  de  ponernos  al  frente  de nuestros  proyectos  y  desarrollarlos.  No  nos  engañemos,  si  la  idea  es  nuestra  y la propuesta  es nuestra,  la  responsabilidad  de  sacarla adelante  también  lo  es.  Ya  no  podemos refugiarnos en el nombre de una gran compañía, lo que por otro lado conlleva que nuestros éxitos son nuestros. Por  supuesto  que  siempre  con  ayuda,  estar  rodeado  de  buenos  profesionales,  soñadores  igual que  nosotros,  es   algo  clave  para  que  cualquier   proyecto  llegue  a   buen   puerto   (aunque   no  es necesariamente el  puerto  en  el que nosotros  habíamos  pensado, hay  que  saber adaptarse  a las circunstancias  inesperadas).  En  palabras   de  Nestor  Guerra  “vales  tanto  como  vale  tu  último proyecto”.

Proyectos y personas Un  momento  para  aclarar   un  punto.  Se  está   hablando  de   proyecto,   o   proyectos   sería  más correcto,  ya  que  una  tendencia  que  está   cada  vez   más   en   aumento   es   que   pasamos   de  un proyecto   a  otro  (aunque  en  muchas  ocasiones   siempre   bajo  el   amparo   de  una  principal).  En este  recorrido   trabajaremos  que  diversas  personas,   con   algunas   mejor   y   las   tendremos   en cuenta  para  el  futuro  (y   ellas  a   nosotros),  con   otras  peor   y   que   será   una   experiencia  más. Cambiar no es fracasar, cambiar es cambiar. Parte  de  este  cambio  es  el  proceso  a  convertirnos  en  expertos,  algo  que  muy  posiblemente ya seamos   si  habernos  dado  cuenta.  Ser  un  experto  no  conlleva  ser  el  que  más  sabe  del  mundo sobre  algo  (siempre  hay  alguien  que  sabe  más),  o que lo  sepamos  todo  (es  imposible), menos todavía  que  no  podamos   equivocarnos   o  que  no   tengamos   que   consultar.   Ser   un   experto   es saber  más  de  un  tema  de  lo  que saben  la  mayoría  de las  personas, pero también  el tener  claro dónde  consultar  y  preguntar.  No  es solo la  experiencia que tengamos  a  base de  leer, también la que hayamos cosechado a base de nuestra propia vida, charlas y conversaciones. Un  ejemplo personal es la  entrevista  que  tuve la  suerte  de hacer  a  Carlos Pacheco, dibujante de español  que  ha  destacado  por  su trabajo  en  la americana Marvel  Cómics. Yo  ya  conocía a  este hombre  de  antes, habíamos hablado  alguna  vez y  tenía  su  trayectoria  clara en mi  cabeza. Había leído   artículos  sobre  él,   tengo  varios  monográficos  y   sabía  quién   era,   pero  por   supuesto  mi conocimiento  sobre  él  se vio  acrecentado tras charlar  tranquilamente, tanto  antes como durante


la  entrevista (y  por  supuesto  después).  La  experiencia  personal  y  directa  es  la  mejor, claro  que en  ocasiones  el  tema  en  concreto  puede  hacer  que  no  tengamos la  oportunidad de  hablar  cara a  cara,  mi   ídolo  Johnny  Cash  está   muerto,   pero   siempre   podemos   tomar   la   decisión   de escuchar  más  material,  buscar  declaraciones  o  ver  qué  cuentan  otros sobre  él.  Ser un  experto tiene   mucho   de  escuchar  a  las   demás   y  otro  tanto  de   decidir  nosotros   que   queremos  saber más.

Siempre hay algo más por saber. Claro  que  saber  más   de  algo   que   otros  puede   hacer  que  a   otros   no   les   caigas  bien.   O   que directamente  no  les  caigas  bien  por tus ideas,  tu  forma  de  ver  la  vida,  que  tengan  envidia a  tus logros  o  que  no  haya  simpatía  entre  ambos.   Entra  aquí   el  concepto   de   la  tribu,   tenemos  que buscar  a  nuestra  tribu   (o  la   encontraremos   al  cabo   del   tiempo).   Ese   grupo   de   personas   con intereses  comunes  a  los  nuestros,  aunque  no   tienen   porqué  coincidir  en   nuestros  puntos   de vista,  con  los  que  compartir  y  crecer.  Algunos  pasarán  a  ser  compañeros,  otros  amigos,  otros clientes y otros sencillamente personas que nos darán una forma distinta de ver las cosas. No  podemos  permitirnos  el   lujo  de   caer   bien  a   todos  en   el   proceso   de   globalización  que estamos  viviendo  (o  que  ya  hemos vivido,  ahora  es  solo la  inercia  de  un estallido).  Hacer  esto conllevará  que  no  estaremos  siendo  sinceros  con  todos,  y  por  tanto  tampoco estamos  siendo las  personas  que  en   realidad  somos.  Que   nadie  se  confunda  y  piense  que  hay  que  buscarse problemas  o  ser  antipáticos  con  los  que  no   compartan   nuestras  ideas,  eso   nunca,   pero   no podemos  sacrificar quiénes  somos  en  busca  de  ser  quiénes otros  desean  que  seamos.  Se  tú mismo, pero siempre desde el respeto y la empatía.

Somos nuestra propia marca Ser  uno  mismo  hace  que entremos  en crear nuestra  marca personal.  Lo  pensemos  o  no  todos somos  una  marca  personal,  si  esto  es  así  conviene  sin  duda  que  por  un  momento  al  día  nos detengamos  y  pensemos en qué dirección va  o si  es  lo  que  queremos  ser.  Hace  poco  un  amigo que  está  en  la  radio  me  preguntaba,  otra   vez,  por   temas   de   cómic   en  Castilla   y  León,   y  un completo  desconocido  por  bloggers  de moda  en la  misma  zona  en  vista  a un  evento  que quería organizar   una   tienda.   Sin  pretenderlo  me  convertí  para  ellos  en   alguien   que  les  podía recomendar  y  aclarar  nombres  para  lo  que  les  hacía  falta.  Mi  marca  personal  en  ese  momento iba  por  ahí   como  consecuencia  de   todo   lo   que   he  escrito  y  hecho,  por  supuesto  les  comenté varias  ideas  y  espero  que  les  fueran de  ayuda.  He  dado valor  y  además  he  sentido  un poco  de orgullo profesional. Merece la pena. Existen  varias  maneras  de  sacar  partido  a nuestros  conocimientos  (van  cuatro ideas, que cada uno aumente que hay muchas más)  1) Producto 2) Asesoría 3) Consultoría 4) Formación / Que  nadie se confunda,  este orden  no es


de  importancia  ni  nada  así,  sencillamente  es  una  numeración  que  bien  podría  ser  a  la  inversa. Que cada uno lo considere según sean sus intereses. Tú   eres  tu  mejor  marca,   tu  mejor   vendedor,  tu  mejor  amigo  y  tu  mejor  cliente.   Hazte  un  story telling,  cuenta  tu  historia  y  conmueve.  Nunca  aburras,   piensa   que   la  primera obligación  de  un conferenciante  es  no  aburrir.  ¿Te  gustan  esas   personas   que   llevan   sus   rancios  papeles amarillos  y   solamente   los  van  diciendo?  Apóyate  en   tus   notas,   pero  haz  una  charla en  la  que todos disfruten. No seas un #RancioFacts de los de Pedro Vera.

Leer, estudiar y crecer Con   todo  esto  presente  hay   que   tener   claro  que  tenemos   que   estudiar,  conocer,  consultar   y aprender  siempre.   Coge  un  libro  de  relaciones   públicas,   otros   de   markéting   y  haz  tuyas  sus enseñanzas,  las  que  te  ayuden.  Ser  una   marca  conlleva  también   explotarla,   y  por  otro   lado conlleva  tener  cuidado  sobre  qué  decimos  y  a  quién  se  lo  decimos  (esto  lo  detallaré  más  en  el apartado de Twitter y la imagen pública en esa red). Nunca  esperes que alguien  te  rescate, igual  te  pasas  la  vida  encerrada  en  la  torre  peinando  tu dorada melena. Mientras   esperas  a  que  ese  príncipe   azul  llega,  puede   que   otros  tantos   caballeros  pasen  de largo  o  dejes   que   se  vayan.   Tampoco  es  que   te   marches   con  todos,   piensa  que   a   más proyectos  en  los  que  estés  menos  energía  podrás  dedicar  a  ellos.  Claro  que siempre está  bien colaborar   y  apoyar,  pero  que  tus  energías  estén  centrado   en  lo   que   es   principal   para   ti.  Si  tú estás  bien,  podrás  hacer   que   otros  también   lo  estén.  Si  gastas   tiempo  y  energía  que te  hace falta,  no  logras  hacer  que  avance  lo  que  quieres  y muy  probablemente  tampoco puedas  ayudar todo lo que quisieras. Dar  valor  es   algo  muy  importante,  pero  no  caigas  en   los  desperdicios  (waste,   en  inglés).   No regales  un  valor  que  no hace  bien a nadie, entregar  aquello que nos  sobra (como  hasta  no hace tanto  han  hecho  muchas  grandes  corporaciones)  no   es   ayudar,   ni  ser  solidario,  es  intentar quitarnos de encima algo que nos sobra. Los desperdicios no se regalan, se tiran. Los puentes se cruzan cuando se llega a ellos.


PAIN GAIN CLAIM Tres  conceptos  básicos,  muy entendibles  y  asumibles,  que  tenemos  que  incorporar  a  nuestro día a día. 1) Pain se refiere al dolor  del  otro,  no al concepto  básico del dolor  físico, más a  la necesidad  que tiene, a ese hueco que se puede llenar y a la necesidad. 2)  Gain  es  la   ganancia  que  podemos  tener  y   el   valor   que   nuestras   acciones   nos  aportan. La ganancia  puede   ser  económica,  espiritual,  humana... Otro  concepto que  debemos  cambiar  es el considerar solamente ganancia a un valor económico. 3)  Claim es  el  cebo,  es  la  llamada  a  la  acción  que  tendemos  a  los  demás.  Por  ejemplo  desde La  Encuadre  ofrecemos  cultura  para  todos,   de   tú  a  tú,  monográficos   que   todos   pueden consumir  (desde el que sabe al  que  no sabe).  El hecho de  ser  una  revista  es  la base  para hacer y dar todo esto. No es el hecho o el objeto, es el beneficio y la experiencia. En resumen TRES PUNTOS CLAVE 1) Vende el beneficio, no el producto 2) Todos somos publicistas, tienes 30 segundos 3) Da una propuesta única de valor, se tú y no los demás.


7 cosas a evitar   1)  No   ser  experto  2)  No  invertir  en   calidad  3)  No   usar   Internet   4)  No  estar   en  el   negocio  del marketing  5)  No  vender  productos  y   solo  servicios  6)  No  saber   inglés   7)  No  tener  nada   que vender

7 cosas a hacer 1)  Actuar,  ahora,  ya  (no  cometer  errores  es  altamente  contraproducente,  no  aprendes) 2) Da a la  gente  más  de  lo  que  quiere  y menos de  lo  que  no quiere  3) Saber qué problema  resuelves  en el  mundo   4)  Educación  no   convencional,  sal  de  la  línea.  Fórmate  por  tu  cuenta  5)  Rodéate  de gente   ganadora,  que  lucha  y  que   aprende.  Nuestro  futuro  depende  de  la  gente con  la  que  nos relacionemos hoy 6) Entrega valor masivo (+ valor  a +  personas) 7)  Uso de Internet masivo (usa las plataformas, pero evita el Spam).

Vivimos en Internet Que  Internet  es  una  presencia  constante  en   nuestra   vida  es  un   hecho,   y  no  hay  discusión posible.  Para  algunos  desde hace  casi  la  mitad  de nuestra  vida,  para  otros  unos  pocos  años y para  un  sector   cada  vez  más   grande  es  desde  que  nacieron.  Hay  un vídeo  por  Youtube  en  el que  un  niño  está  jugando  con  una  tablet,  pasando  las   imágenes   y  viendo  fotos,  cuando  se lo cambian  por  una  revista   algo  falla,   no  se  mueven   las   cosas   y  para  él   está  roto.  Si   esto  no demuestra  el   total  cambio  de  paradigma  en  el  que  nos  encontramos  inmersos,  nada  va  hacer que nos demos cuenta de ello. Repasemos tres imprescindibles en nuestras  relaciones  en  este  campo: a)  Blog  b) Facebook  3) Twitter. a) Blog El  más  recomendable   es  Wordpress.  Accesible  y usable  para todos,  con conocimientos   o  sin ellos,  tiene  una  gran  de  plantillas  disponibles  (y modificables)  al  servicio del usuario, entre  otras muchas  ventajas.  Por  detrás  estaría  blogger, más  sencillo en  su  uso  y quizá más intuitivo, pero con  menos  posibilidades  en   su  manejo.   Pero   que   cada   uno   use   la   plataforma   que   considere más adecuada para sus necesidades. Realmente  tener un  blog  no  sirve  de  nada,  es  un  error  pensar  eso,  sirve tener un blog y usarlo. Muchos  mueren,  o  no  se  actualizan  y  si  hay  que  ser  sinceros entrar  en  un  blog  y  ver  que lleva desde  el   año   anterior  sin   material  es   una   muy  mala  carta  de  presentación.  Es  mejor  no  tener nada, que algo que nos haga quedar mal.


¿Y qué cuento? Independientemente del tema  elegido  y de  las  inquietudes  de cada uno,  estas  son unas  pautas generales que todo el mundo puede usar 1)  Material  ya  hecho.  Artículos  que  ya  tengas  escritos,  trabajos  que  hayas  presentado... Todo puede ser de utilidad. 2)  Lecturas  y  recomendaciones.  Un  libro  que  te  hayas comprado  y te  guste por algún  motivo, una  película  y  hacer   listas,  esto  último  siempre   es   bien   recibido   (10  películas  sobre  el periodismo, por ejemplo). 3) Brainstorming. Una buena lluvia de ideas siempre es interesante. 4)  Buscar  sobre  tu  tema.  Si  te  atascas  entra  en  Google,  o   en  Amazon  (recomendable),   y busca ideas relacionadas, cosas que te puedan dar a ti y a los demás más conocimientos. 5)  Artículos  de  otros,  citados  o  intercambiados.  Esto  además  de  hacer  que  publiques  tiene  el valor   añadido  de  crear  sinergias  y  hacer  que  tu  trabajo (y  el  del  otro)  lleguen  a  un  público más amplio. 6)  Google  Alerts.  Entre   las  muchas  herramientas   que   nos  da  Google tenemos  esta  que  nos avisa  de  noticias   y  novedades,   solamente   tenemos  que  indicar   sobre   qué   queremos   estar informados y nos lo mandará a nuestro correo cada vez que se publique algo sobre ello. Intenta  actualizar  de forma  regular,  una  o  dos  veces  a la  semana, claro  que  esto no  siempre es posible.  En  mi  caso   actualizo   cuando  puedo,   mi   blog   personal   quiero   decir,   pero  escribo regularmente  en  otros  sitios   que   es  lo  que  me  aporta  la visibilidad.  El  uso  de  vídeo  y  audio  es también  atrayente,  por  supuesto   siempre  apuesta  por  las  imágenes  y   destaca  palabras   (en negrita). Un detalle,  no uses materiales (vídeo, audio,  imágenes,  artículos)  sin  tener el  permiso para ello y sin  citar  claramente la autoría. Que  algo esté en Google,  o  en  cualquier otro motor  de búsqueda, no  quiere  decir  que  sea  de  libre  uso  (una  leyenda  muy  extendida  que  no es  cierta)  y  confiar  en eso  nos  puede  conllevar  problemas.  Ante  la  duda  siempre  es  mejor  escribir  al  autor  y  que  nos dé su permiso. b) Facebook Hay  muchas  maneras   de  usar  Facebook,  empezando   por   la  que  hacemos   de   nuestro   perfil personal  que  por otro lado solo responde  a  nuestros intereses y  no necesariamente  al  producto,


para  este  fin  están  las  páginas   que   tienen   una   forma   de   funcionar  distinta.  En  una  página  de Facebook  lo  que  tenemos  es  la  marca,  el  producto,  los  servicios y  no a  nosotros (o  a nosotros pero  convertidos  en  marca),  aquí  hay   que   tener   bien  claro   que   aunque   alguien  le   dé   al  “Me Gusta”  no  quiere  que  le  estemos   mareando  cada   día,   hay   que   buscar   algo  que  le  pueda interesar (como mandarle recetas) e intentar llegar hasta él. 1)  Genera  emociones.  Pueden  ser  buenas,  malas   o  tristes,  pero  genera   algún  tipo   de emoción.  Piensa también  que  decir  solo  lo  que  se  tiene de  bueno  es  un  error,   a  nadie le  gusta que  Coca­Cola  nos  recuerde  siempre  lo  rica  que  está,  pero  en  cambio  todos  sabemos  que  “es la chispa de la vida”. 2)  Escucha.  Las  redes  sociales  funcionan  en  dos direcciones  (bueno,  realmente en  más,  sería algo  circular y  de cada punto al  resto), por  tanto además  de hablar  tenemos que escuchar.  Esto es  aplicable  y   recomendable   para   medios,  empresas,  usuarios...  A  nadie   le   causa   buena impresión alguien que solo emite y no atiende. 3)  Lo  importante  no  es  el  número  de  fans. Cierto, más gente atenta a qué se dice  o se  hace es  más  público  potencial   con  predisposición   a  aquello   que   damos,   pero   si   somos   sinceros todos  sabemos   que   muchas  personas   dan   a  “Me  gusta”   por  compromiso   o  quedar   bien. Interesan   las  personas  que  quieran  lo  que  ofrecemos,  no   que   lo   hagan  solo   por   cumplir,  por tanto  debemos  cumplir  con  ellos  y hacer  que  la  experiencia  merezca la  pena.  Lo no importante no es el número de fans, son ellos mismos. 4)  La  esencia  de  compartir.  ¿Qué  esencia?  El   ego   y  el  orgullo,  por   eso   se   ponen  gran cantidad  de  cosas   en  las  redes  sociales,  no  es   ni   bueno  ni   malo,   siempre   que   no   sea   para hacer   daño  a  nadie,  claro.   A   todos  nos  alegra  compartir  unos  minutos  con   un  cantante  al que admiramos,  o  disfrutar  de   una   buena  cena,  el   límite   de  qué  es   correcto  o   no   contar  es   muy difuso, pero lo mejor es guiarse por qué nos aburre a nosotros, eso es lo que debemos evitar. 5)  El  poder  de  la  imagen.  Si  uno  lo piensa fríamente el motivo de la creación de Facebook era el  ver   chicas,  no  es   algo  muy  puro  pero  gracias   a  ello   empezó   una   de   las   herramientas  que usamos   todos  los  días.  Esta  motivación   sigue  estando   vigente  en  este  momento,  y  se  puede resumir que Facebook funciona por una sencilla sentencia: somos cotillas. c) Twitter La  presencia y  el  poder  de Twitter es  cada  vez  mayor.  De  verdad,  mi  madre  ya  está  pensando en  hacerse  una  cuenta  (en  Facebook  ya  tiene),  y  es  solo  una  de  tantas  miles  personas que en el plazo de un año entrarán en esta red. Ha  llegado   a  tal   grado  que  el   que   algo  sea  TT   (Trending   Topic,   el  tema   de  relevancia   en   el momento),  puede  convertirse  en  noticia   mediática  lo   que   hace  que  muchas   personas


consideren  que  Twitter  es  un  reflejo   de  las   preocupaciones   del   mundo.   Esta   enunciación   es como  poco  precipitada,  ya  que  cuando  Justin Bieber  es  el  tema de  moda nadie  expresa  esto  (y pasa muy a menudo). 1)  #Descubre.  Usando  este  sencillo  símbolo  “#”  seguido  de  alguna  palabra  podremos  rastrear todo  lo  que  se  ha  dicho  sobre  el  tema.  Si  tenemos  interés  en  algo  podemos  encontrar todo  lo que  se  está  diciendo  (y  se  ha  dicho) sobre  ello  en  Twitter,  la información  está (más  que  nunca) al alcance literal de nuestra mano. 2)  Relaciónate.  No  tiene  ningún  sentido  usar  las  redes  sociales  de  una  manera unidireccional, pero  menos  todavía  el  hacerlo  en   Twitter,  allí  es directamente  un  suicidio  comunicacional  y  la mejor   manera  de  hacer   que   nadie  nos  siga.  Tómate  al  menos  unos  minutos  al  día,  hay  gente que lo hace en media hora, para responder a la gente. 3)  Haz  que  te  encuentren.  En  opinión  de  muchas  personas   (yo   me  temo  que  me  sumo)  el concepto  del  currículum  en   papel  ha  muerto,  hay  que  aceptarlo  pero   en  un  momento   en  que alguien  solo  tiene  que  poner   nuestro   nombre   en  Google   para   ver   quiénes  somos  y   qué hacemos,  lo  que  hay  que  cuidar   es   que   se   nos   encuentre.   Si   alguien   dice   que   es   asesor cultural,   yo  busco,   no  aparece,   no  encuentro  su  web  o  no  logro  saber si  es  cierto,  por  mucho que lo ponga por escrito no me fiaré. Vamos, ni yo ni nadie. 4)  Impulsa  tu  marca  personal.  Sin  duda  alguna  esta  es  una  de las mayores  posibilidades que Twitter  otorga  y  de la  que  todo  el  mundo  puede  hacer uso.  Estás directamente en  contacto con tu  tribu,  con  gente  que  comparte  tus  ideas  (o  no) y  que  puede  ayudarte  a  crecer.  No dudes  en compartir  tus  conocimientos  e  ideas,  siempre  que  ayudes  a  alguien será  bienvenido por  la otra persona. 5)  Utiliza   hashtags.   Por  ejemplo,   desde  La  Encuadre  cuando   hablamos   de  “¡Paren  Las Rotativas!”  usamos  #RotativasE4E.  Con  esto  todo  el  que  entre  podrá  encontrar  lo  que  hemos ido  anunciando   al  respecto.  Es  solo una muestra,  si  hacéis  lo mismo  #DoctorWho  será  igual, pero con esta gran serie. Finalmente  ten  mucho  cuidado  con  la imagen  que  estés  dando de  cara  al  exterior. Twitter es  un canal  abierto (aunque  puedes  elegir  que  tu  cuenta  no  lo  sea,  pero  va  totalmente  en  contra de  la idea  de  esta  red)  y   por  tanto   todo   el  mundo  te  puede  ver.  Cuida  desde  la   foto  de perfil,  busca que  te  represente, hasta la forma en  que  te expresas. Nadie  se fía  de  personas que  no tienen su propia foto de avatar o que solo se dedican a insultar. d) Linkedin (esta de regalo) Linkedin  es  una  red  destinada  solo  a  temas  profesionales,  lo  que  tampoco  quiere  decir  mucho pero  lo suficiente  para  saber  que  nadie  va  a  poner  fotos  de  gatitos, vídeos  de sus  vacaciones  y


que hay una cierta seriedad reinante. 1)  Resume  tus logros. Aunque esto puede sonar  lógico  es  algo  que  no  hacemos,  yo el  primero que  falla  en esto. Tendemos  a contar  nuestros méritos,  algo  que  realmente  no quiere decir  nada más  que  en  un  papel  pone   algo,  pero  ¿qué   hemos   conseguido?   Tú   puedes   poner   que   has estado  un  lustro  estudiando   Bellas   Artes,   ¿y?   Igual  que  otras   decenas  de   personas.  Pero   si hablas de una exposición, de portadas o presentaciones estás dando algo mucho mayor. 2)  Se Sencillo. Ser claro es un acierto, y más  todavía cuando la  gente está  acostumbrándose  a ver  las  cosas  de  un   vistazo.  Si   puedes  ponerlo   en   dos   palabras  no   lo   hagas   en  tres.  Jordi Bayarri,  un  buen  amigo   del   mundillo  del  cómic,   es   todo   un   emprendedor   y   uno   de   los innovadores en  el  tema digital,  pero  si  le preguntas  a él  te  dirá  que  es “ilustrador”, sencillo y  muy entendible. 3)  Sé  honesto.  Por   muy  #RancioFacts   que   sea,  es   cierto  que  “se  pilla  antes  a  un  mentiroso que  a  un  cojo”.  En  Internet  siempre  te  van a pillar, es  muy fácil  ver  si  lo que alguien  dice es o no cierto.  Claro que por  otro  lado  es  muy  sencillo  construir  toda  una  mentira,  pero  la moral  y ética de cada uno debería impedir eso. 4)  Personaliza  los  mensajes.  Al  igual  que  en   otras  redes   tienes   la  posibilidad   de   mandar mensajes  a  la  gente,  a  grupos  numerosos,  por  eso  mismo  hay  que  evitar  hacerlo.  Si no  tienes 10 segundos para poner mi nombre y dirigirte a mí, ¿porqué voy a gastarlos yo en leerte? 5)  No  hagas  Spam.  Esto  bien  puede  relacionarse  con   el  punto   justo   anterior.   No   escribas   a desconocidos  para  hablar  de  tu   proyecto,  menos  para  pedir   favores.   Primero   preséntate,   y después deja que fluya la energía.No puedes pedir lo que no das. Un par de consejos sobre el e­mail Todos  tenemos correo electrónico (o  deberíamos, hoy en  día  es  inconcebible  estar sin uno.  Vivir desconectado  no  es  una  solución,  dejar   que   el  mundo   fluya   a   nuestro  alrededor  sí),  pero  hay que  estar  pendiente..   También  hay  que  evitar   que   nos  sepulte,  muchas  veces  empezamos el día  nos  dedicamos  a  revisar  el  mail  y  se  nos  va la mañana,  esto  no  ayuda a  nuestro  proyecto y tenemos que focalizar. Sí  hay  que  intentar  revisarlo  de  forma  regular  y  responder  a la  gente.  Si  tardas  una  semana  en responder, ¿qué imagen das ante la otra persona? ¿Contará contigo de forma profesional? Y  de  paso  aprovecha  la  información  que  te llega  para  crear  sinergias  y mover  la  información. A todos  nos  llegan  notas  o  materiales  que  en  ese  momento  no son de  nuestro  interés, algo  quizá más  frecuente  para  los  que  somos  informadores, pero podemos  hacérselos llegar  a  personas que  sí  puedan sacar  partido  de  ello.  Es una forma  de  dar  valor, sin  coste alguno y que además


igual ayuda a la persona que nos hizo llegar la información en un primer momento. La cuestión de la foto de perfil ¿Qué   foto   de  perfil  poner?  Esta  es  una  cuestión  que  siempre  requiere  cuidado  y  al  menos  un par  de  minutos  para  reflexionar.  Hay  que  tener  en  cuenta  que  la  foto  que  estamos poniendo  es nuestro  rostro  en  cualquier  red  que  usemos,  lo que  decidamos  poner  es  lo  que  todo  el  mundo podrá  ver,  y  hoy  ya  no   sirve  pensar  que  en   Facebook   solo  nos  ven   nuestros   amigos  ya  que antes o después (y siempre es antes) todo cae en manos del todopoderoso Google. Una  foto  en  la  que  se vea claramente quién eres, que sea frontal (o algo de lado, ya  depende de cómo  salgas mejor),  que  no haya elementos que distraigan y,  quizá  esto  sea  lo  más importante, que  no te  haga  quedar  mal.  Hace  tiempo  un  conocido  que  empezaba en  el  periodismo tenía  de foto en Twitter una en la que salía  poniendo  morritos,  yo  le recomendé que mejor no  lo hiciera  ya que  no era  una  buena  imagen  la que  daba,  al par  de  semanas me  daba  la  razón  y cambiaba su imagen por una más adecuada. No  nos  confundamos  y  pensemos  que  esto  quiere  decir  que  todo  debe ser  medido,  reglado  y serio.  Todos  tenemos  derecho  a  poner  una  foto  con algún  amigo,  de una sesión  que  nos hayan hecho  o  una  ilustración  que  nos hayan  hecho.  Las  redes  están concebidas  para disfrutar y  esa es  su  base,  pero  si  hoy  piensas  que  alguien   te   está  observando  ya  no  es  paranoia.  Estamos inmersos  en  un  momento  en  que  todo  se puede rastrear  y encontrar,  mejor que sea  algo con lo que estemos conformes.

10 claves para nuestras relaciones digitales Aunque  hoy  bien  podría  decirse que las relaciones  digitales  son  parte  de  nuestra  vida y  no  están diferenciadas  de  esta.  Pero  sí   es  cierto  que  al igual  que  ir  a  una  fiesta  tiene  sus  normas,  aquí pasa lo mismo. 1) En  un momento en que  todo se sube la intimidad desaparece. Esto hay que tenerlo  claro y   asumir  que  es  así.  Cada  vez  tenemos  secretos y  una  intimidad  que  va  desapareciendo.  Hoy alguien  que  va  a  colaborar  contigo  en  un  proyecto  puede  ver  si  el  fin  de  semana  te  has ido  de fiesta y has perdido los papeles. 2)  Pon  a  funcionar la información. A más valor que generes más valor  te llegará.  Mails,  notas, comentarios...  Hay  una  ingente  cantidad   de   material   a  nuestro  alrededor,   no  dejemos  que  se estropeé. 3)  Organiza  una  fiesta.   El  término  fiesta  es   muy  relativo,  bien  puede  ser  el  concepto  básico que  todos  tenemos,  un  encuentro,  una  presentación   o  un   café  para  intercambiar   ideas.   Una interesante  posibilidad  es  hacer  un  Master  Mind,  una  reunión con  otras  personas  que están  en


una situación similar a la nuestra e ir planteando posibles soluciones. 4)  No  lleves  la   cuenta.  Esto  deberíamos  hacerlo  también  en   nuestro   día  a   día,   en  todo momento.  No  llevemos  la  cuenta  de  los  favores,  hay  que  hacerlos  si  queremos,  no  esperando nada a cambio. Y  por supuesto no para exigir una devolución en el futuro. 5)  No  hables  mal  de  nadie  si  no  está  delante.  Nadie  puede  decir  que  no  haya  hecho  esto, todos  somos  humanos   y  en   ocasiones  los  actos  de  una  persona nos  duelen.  Pero  ahora  que sabemos  esto,  tenemos  que  poder  mantener  la  compostura  y no  atacar  a  nadie  si no se puede defender ¿Te fiarías de alguien así? Pues no seas esa persona de desconfianza. 6)  Haz  los  deberes.  Nunca  acudas  a  una  reunión   sin   saber  con  quién   es,   qué   hace   y   qué intereses  tenéis  en   común.   Beatriz  de  Orleans   cuenta   en  “El   arte   de  hacer   las  relaciones públicas  (bien)”  que  cuando   asiste   a  una  gala   de  compromiso   intenta   saber  a   quién   tendrá sentado al lado (en el caso de ser una cena) para informarse al respecto. 7)  Nunca  tenses  la  relación. Escribir a un total desconocido  para  pedirle  algo,  sin que siquiera sepa  quién  eres  o  qué  haces  no  es  algo  educado y  menos  todavía  pones  a  la  otra  persona  en una  situación  cómoda.   Siempre   es  mejor  y  más   sencillo   todo   cuando   existe  un   conocido  en común. 8)  Identifícate.  Que la persona del otro  lado sepa  quién eres.  Nunca  llames por  teléfono y digas “Hola,  ¿me  conoces?”  o   “¿Sabes  quién  soy?”,   puede   que   la  otra   persona lo  sepa  pero  en  un gran  número  de  ocasiones  tendrás  un  directo  “NO”  por  respuesta,  y  esa  primera  impresión  ya estará perdida. 9)  Comodidad  +  Urgencia:  Hazlo  bien  y  hazlo  pronto.  Si además de hacer  las  cosas  sencillas las  haces  rápidas,   ganarás   puntos.  Pero   rápido  no   quiere   decir  que  llegues   a  una  cita   con exceso   de  tiempo  por  delante,  la  puntualidad  es  de  agradecer  y  aunque  unos  minutos  previos siempre  son   recomendables,  tampoco   hay  que  pasarse.   Ajusta  la   agenda   pero   dejando opciones. 10)  Busca  superconductores.  Hay  personas  que  tienen  una  capacidad  innata  para  tener contactos  y  hacerlos,  como  los  periodistas  (en  mi  caso  tengo  la fortuna  de  ser  periodista  y que me  resulte  fácil   establecer   contactos.  Pero   no  me  preguntéis  el   cómo,   nunca   lo  he  sabido). Rodearte de personas que conocen a personas es la mejor forma de conocer a más personas. Y  lo  más  importante  de  todo  (y  sería  un  punto  número  once):  Busca  siempre  tener,  y atesora, momentos de calidad.

La importancia de todos los demás


Normalmente  la  atención  y  la   retención  funcionan  de   una   forma  muy   curiosa,   y   es   que   lo primero  y  último  que  vemos   es  lo  que  más  permanece  en  nuestra  cabeza.   Por   eso   mismo quería  dejar para el  final este punto en  el que quiero  meterme por  un  momento en  los  demás, en la gente que nos rodea y que realmente es lo más importante de todo. A  lo  largo  de  mi   vida  he   tenido   la  inmensa   suerte   de  trabajar   al   lado   de   grandísimos profesionales,  gente  que  ayuda,  enseña  y   te  hacer   ser   mejor  persona por  el  simple hecho  de estar  a  su  lado. Desde mi paso  por Televisión  Popular  en Valencia  hasta  mi retorno a Valladolid, pasando  por  Madrid  (ciudad  a  la  que  voy  regularmente)  y  viajando a  Barcelona  una o  dos  veces al  año.  Siempre  me   he  cruzado   con   personas  que  me  han  ayudado,  me  han  apoyado  y  otras muchas   que   han   hecho  que  vea   los   errores  que  cometía,   en   palabras   de   mi   buen   amigo   (y periodista)  Borja  Pino  "Las  cagadas  secas  son  útiles  para  modelar  al  maestro...  Que  meter  la gamba es imprescindible para alcanzar la perfección”. Ahora  mismo  estoy  metido  de   lleno  en  La   Encuadre,  pero  en   absoluto   sería   posible  que   de forma  unitaria   fuera  capaz   de  llevarlo  yo   solo  (y   además  una  locura).   Comparto   el  frente  con Dafne  Calvo,   auténtica  imaginauta  con  los  pies   en  tierra,   alguien   que   junta   dos   de   las   cosas más  importantes para mí:  una  amistad  capaz  de  decir  todo  lo  que  hago  mal  (sinceridad) y  una profesionalidad  que   llega  hasta  las  cuatro   de   la  madruga   si  hace  falta  (perseverancia),  y  esto último  es  cierto  ya  que  el  primer  número  que  lanzamos  nos  hizo  estar  una  semana  despiertos hasta esas horas (y al poco en pie). Pero  claro,  esta es  solo la  punta del iceberg  y  otras muchas  personas  están  dando el  callo  para que  cada  mes  se publique,  estén  las  ilustraciones,  la  web, los  reportajes y  otro  gran  montón  de cuestiones que se requieren para que todo sea posible. Como  dijo  Jack  Kerouac  “Las  únicas  personas  que  me agradan son las  que  están  locas: locas por vivir, locas por hablar, locas por ser salvadas”. Nunca  olvidéis  algo   muy  sencillo:  por  bueno  que  uno  sea,  no  es  nada  si  no  tiene a  nadie  a  su lado.   Y   es  que  ya  lo  decía   Joe   Cocker  (y  The  Beatles),  la  mejor  forma  de  hacer  las  cosas  es “With A Little Help From My Friends”.

Sed felices.


Contacto en docpastor@laencuadre.com docpastor@ruta42.es Twitter @docpastor Facebook https://www.facebook.com/doc.pastor

Sites recomendados Sergio Fernández ­ Pensamiento Positivo ­ www.pensamientopositivo.org Raimon Samsó ­ www.raimonsamso.com Cultura RSC ­ www.culturarsc.com Amel Fernández ­ Social Media ­ www.socialmedier.com Ruta 42 ­ Gaceta de Inforpinión ­ http://ruta42.es La Encuadre ­ Revista mensual de cultura ­ www.laencuadre.com Medialia ­ Coaching, mediación, asesoramiento jurídico ­ www.medialia.es ¡Paren  Las  Rotativas!  ­  Encuentros   http://laencuadre.com/parenlasrotativas

de 

publicaciones 

digitales 

La  Flecha  ­  Los  10   principios  del  marketing   actual   http://www.laflecha.net/articulos/comunicacion/los­10­principios­del­marketing­actual/

­

­

Marketing de Guerrilla en la Web 2.0 ­ http://www.marketingguerrilla.es/ Tu marca personal ­ Branding Personal en Español ­ http://tumarcapersonal.com/blog/ Entrevista a Irina Vega ­ Una visión alternativa de la pornografía ­ https://vimeo.com/35358905 Weblog  Magazine  ­  Cómo  empezar  a   usar   las   redes  sociales   ­ http://www.abc.es/blogs/weblog/public/post/como­empezar­a­usar­las­redes­sociales­11184.as


p Escuela  20  ­  7  Motivos  para  usar  Redes   Sociales  en   Educación   ­ http://www.escuela20.com/facebook­edmodo­redes­sociales/articulos­y­actualidad/7­motivos­p ara­usar­redes­sociales­en­educacion_3037_42_4535_0_1_in.html Trend  Comunicación  ­  www.trendcomunicación.com

La 

comunicación  

low­cost  

para  

tu 

empresa  

­

Mediotic  ­  Blog  sobre  Marketing  Digital  y  Social  Media  hecho   desde   Valladolid  ­ www.mediotic.info Aly & A.J.­Walking On Sunshine ­ http://www.youtube.com/watch?v=0gC8wZqnmdo


Mi perrito se llama Loki.



Unas ideas para gente inquieta