Page 1

1,5 €

AlterNatura MAYO 2013 Nº 0

,

Iridologia: la ciencia de los ojos

Entrevista a

Jesús Lloret,

profesor de Chi Kung

¿Cómo vive una

ecofamilia?

MARIHUANA: ¿TERAPÉUTICA O LÚDICA?


AlterNatura

4-21 22

Medicina: Reportaje Plantas curativas Iridología

Jesús Lloret (Alicante, 1970) •Profesor de yoga y Chi Kung, •Personal Coach •Maestro Reiki

4 Especial reportaje La marihuana terapéutica, por descubrir

22-39 Ejercicio Jesús Lloret Biodanza Yogalates

40-57 Alimentación Ecofamilia Granjas Distribuidora Cursos

40 Minientrevista Ecofamilia, ¿cómo es una vida paleolítica?

58-61 62-63 Consejos Alimentación Salud Belleza

No te pierdas... Agenda Sitios de interés

3

S U M A R I O


M E D I C I N A

AlterNatura Más de 15.000 personas y más de 130 stands han participado en la 2ª edición del GrowMed. Durante los días 19, 20 y 21 de abril se ha celebrado en Valencia la Feria del Cannabis Medicinal. Expertos, asociaciones, tiendas, y curiosos se dieron cita.

La marihuana terapéutica, por descubrir S

ábado 20 abril. Once y media de la mañana, Valencia, pabellón 2 del recinto Fira de Valencia. Es la segunda vez que se celebra el GrowMed -la Feria del Cannabis Medicinal- en la capital del Túria. En la entrada del recinto un par de guardias de seguridad van de un lado a otro. Al mismo tiempo, varios muchachos y muchachas reparten folletos propagandísticos sobre growshops -tiendas especializadas en la venta de semillas de cannabis y productos relacionados con su cul-

tivo- que están en el interior del pabellón. Varias personas caminan hacia la entrada del edificio; hace media hora que han abierto las puertas, y todavía parece que la afluencia es mínima. En el vestíbulo del pabellón centenares de jóvenes de entre 20 y 30 años esperan alborotados a llegar al mostrador para poder hacerse con una entrada al GrowMed. El precio ronda los 15 euros, y junto a la entrada se entregan vales de promoción para canjearlos por semillas de marihuana en los stands del interior.


AlterNatura

El horario de la feria era de 11 de la mañana a 20:30h. de la tarde./ Foto: Nadia Valiente.

En la segunda edición del Growmed los stands llegaron a 133, superando los 100 del año pasado./Foto: Nadia Valiente.

La peculiar mascota del GrowMed estuvo paseando entre el público los tres días de la feria./ Foto: Nadia Valiente.

M E D I C I N A


M E D I C I N A

AlterNatura

Gran parte del público del GrowMed acudió de forma lúdica

En menos de una hora el pabellón se llenó de personas, sobre todo jóvenes

El perfil de los asistentes es masculino y joven./ Foto: Nadia V.

6

Aparentemente gran parte del público de GrowMed parece acudir por motivos lúdicos y de ocio. Mientras unos siguen en la fila, otros pasan por los controles de entrada y verificación de tickets. Un guardia algo borde pide el DNI a toda persona que, a su juicio, no aparente la mayoría de edad. De nuevo, tras pasar los tornos del control, una nube de repartidores inundan las manos de los asistentes con decenas de folletos y octavillas. Tanto muchachas con un vestido algo más corto que una minifalda, como jóvenes no tan llamativas, pelean por entregar el papel. En menos de una hora la afluencia y el escándalo son masivos. Desde una de las cristaleras, se observa que el piso de abajo, aún sigue la larga fila esperando su entrada. Con un mapa del pabellón en las manos, se da con un pequeño apartado en la feria llamado Medpark, donde una mesa con un micrófono frente a una veintena de sillas anuncia que se darán unas conferencias. Alrededor hay cerca de diez stands de asociaciones procannabicas. La música del recinto parece quedar en segundo plano, ya que los gritos y el vocerío aumentan. El secretario de la asociación P.U.K.A. (Asociación de Pacientes y usuarios de Kannabis Asociados) señala al pasillo y dice: “evidentemente este tipo de ferias se crea con un fin terapéutico, pero aquí esto es lúdico”. La asociación a la que pertenece es de ámbito nacional, y en dos años de creación ha recorrido cinco ferias de este tipo. Sobre el uso de la marihuana afirma convencido: “el cannabis nunca es un peli-


“La marihuana se equipara con el hachís o la cocaína”, secretario de P.U.K.A./ Foto: Creative Commons

gro para la salud pública; es una sustancia natural”. Cree que el problema es que la gente no tiene la suficiente información sobre el tema, porque “se equipara con el hachís o con la cocaína”, comenta con un semblante serio. En su asociación “hay 75 personas con diversas dolencias y patologías”, explica. El secretario concluye diciendo que “no se legaliza el cannabis porque la industria farmacéutica es muy fuerte; todo son intereses privados”. “A mí no pueden obligarme a ir a la farmacia si prefiero tomar una sustancia medicinal”, añade serio y además golpeando levemente la mesa. De repente una voz femenina anuncia el inicio de una conferencia del Doctor Guillermo Velasco. Es doctor en Biología por la Universidad complutense de Madrid. Hoy es profesor del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular en la

El secretario de P.U.K.A.: “Nadie puede obligarme a ir a la farmacia”

misma universidad.; además, está asociado al SEIC -Sociedad Española de Investigación sobre Cannabinoides-. Ha publicado más de 55 artículos de investigación en revistas de ámbito internacional. Las sillas que antes estaban vacías, ahora se han llenado de personas mayores. Velasco ha titulado su charla Los cannabinoides como posibles agentes antitumorales en el tratamiento del cáncer. De una forma demasiado científica para los asistentes, Guillermo explicó el funcionamiento de las células del cerebro, que tienen receptores con proteínas. Se encuentra ahí también el sistema endocannabinoide, “que es el que produce los efectos cuando interactúa con las sustancias del cannabis”, explica con un micrófono en la mano. Y apoyado ahora en unas diapositivas, en las que aparecen algunas fotos un tanto desagradables

7

M E D I C I N A


M E D I C I N A

AlterNatura

Guillermo Velasco cuenta que hasta el momento sólo se ha invvestigado con ratones./ Foto: Nadia V.

“Si se inyecta THC en células tumorales, éstas mueren”, Velasco

8

de un ratón, explica el ejemplo con animales. “Se han hecho ensayos con animales”, comenta, y se ha visto que los cannabinoides son “agentes potenciales antitumorales”; al añadirle THC -sustancia del cannabis- a las células tumorales “éstas morían”, explica señalando con la mano al monitor. Mientras los oyentes permanecen atentos, la música y el jolgorio continúan en los pasillos colindantes. A continuación Velasco enumera las tres funciones de los cannabinoides: “dan muerte a las células tumorales, bloquean el proceso de creación de nuevos vasos, y bloquean el movimiento de las células evitando su expansión”. Y añade: “las células no tumorales no se ven afectadas”. En una entrevista posterior a la charla, el doctor comenta que “España cuenta con muchos científicos

interesados en investigar sobre los cannabinoides”, pero no se avanza sin un apoyo farmacéutico, por eso “se está pensando en el crowfunding” como método de apoyo económico -aportaciones voluntarias de particulares y empresas-. Charo Navarro es una de las mujeres que ha escuchado al doctor. Con una apariencia bastante bohemia, dice haber escuchado la charla porque es “enfermera y me interesan los aspectos terapéuticos”. Además da la casualidad de que es consumidora esporádica de cannabis, porque tiene tres hernias y asegura que prefiere “fumar marihuana antes que tomarme un Valium, que no me hace nada”, explica sin problema. Charo tiene una maceta que le dura todo el año, y así alivia sus dolores y también la inflamación. Al girar la cabeza llama la atención el stand de la Asociación ali-


AlterNatura

Charo Navarro: “Soy enfermera y me interesa; la tomo por salud”

cantina Alacannabis. De normal, su horario de atención al público es a las once de la noche, una hora un tanto fuera de lo común. Cuando se ve a seis personas que rozan los 30 años detrás del stand fumando y liando porros a la desesperada, induce que no parece una asociación muy terapéutica. Y así lo confirma entrecortadamente Pablo Samper, un vocal de Alacannabis: “de los 150 socios, más del 30% está por un motivo lúdico”. El humo de los porros y la falta de educación toman forma en el ambiente. Pese a ello, continúa, y cree que “la mentalidad para adaptarse a este mundo va lenta”. O puede que quizá algunas mentes van muy rápidas. Tras abandonar la nube de humo, entre tanto grupo de jóvenes veinteañeros llama la atención una pareja de Elda, también cerca de los 20 años. Axel y Elena afirman haber

La Fundación CANNA aportó el toque terapéutico./ Foto: Jessica B. llegado al GrowMed para “informarse sobre esto”. Además confiesan que ambos consumen y además cultivan, pero “el uso que le damos es lúdico”, cuenta ella. Y termina él: “Además la entrada es muy rentable porque puedes llevarte muestras”. La música sigue sonando sin pausa, las jóvenes provocativas continúan entre el público, en su mayorías masculino. Cargan de flyers a todo el que cruce por delante; da igual que haya pasado seis veces en menos de un minuto.

Entre los pasillos de los stands abarrotados, un espacio amplio, con casi todo el material blanco. Tres microscopios y dos señores con bata dan a entender que ese puesto de la feria es algo más terapéutico. Pocas personas se asoman a los microscopios. Se pueden ver células e incluso semillas de marihuana. Los señores con bata parecen recolocar probetas en sus cacharros. La afluencia de gente aquí es bastante menor, lo que confirma que los jóvenes que asisten prefieren recoger

9

M E D I C I N A


M E D I C I N A

AlterNatura el mayor número de semillas y todo aquello que ofrezcan. La música sube su volumen. La juventud cargada de bolsas enormes- con muestras y folletos- camina en la misma dirección. Uno de los bailes callejeros propuestos por la organización va a dar comienzo. Los flashes, los gritos y las palmas aparecen. Ajenos a esto, y un poco perdidos, Armando y Raquel, dos treintañeros dicen haber llegado desde Gandía para conocer el tema “y curiosear un poco”. Automáticamente la chica deja claro: “pero no consumimos ni plantamos nada”. Fuera del pabellón, en la parte trasera, la gente está sentada en los bordillos al sol sofocante. ‘Las Litronas’ frías de cerveza, la música

estridente y los porros les acompañan. Aparentemente todo el mundo parece estar en la gloria. Visto el éxito, a cualquiera se le puede pasar la idea de crear una tienda con productos de cultivo de cannabis, semillas, y demás cosas relacionadas con este mundo. ¿Y si monto un growshop? Es la pregunta que el novio de Paqui le lanzó un día a la joven. Un año después, y ‘franquiciando’ por España, ella regenta un growshop en el Alicante, el Vedax. “En un año ha crecido mucho la competencia”, comenta Paqui Pérez mientras atiende al mismo tiempo a sus clientes. Su local es muy grande y tiene bastantes artículos de cultivo.

A lo largo de los tres días, los bailes y conciertos se intercalaron con las conferencias./ Foto: Nadia V.

10


La gente que acude a comprar tiene, en su mayoría, problemas de salud y “buscan el cannabis como relajante, o para quitar la ansiedad”. Incluso hay productos como mantequillas, galletas o aceites, y es que la marihuana no tiene porqué tomarse sólo fumada. Cannabis y Alzheimer La doctora Ester Aso, licenciada en Biología por la Universitat de Barcelona, también tiene su lugar en las conferencias. Bajo el título Cannabis y Alzheimer, y ante un público escaso, la catalana explicó: “el Alzheimer es la degeneración del cerebro y el 99% de quien lo padece, lo sufre por causas desconocidas”, llama la atención del público. Una

mano se levanta entre el público para preguntar sobre el efecto del cannabis, y Aso aclara la paradoja de que si el cannabis produce amnesia, “¿Por qué usarlo contra el Alzheimer? Si se consume de forma responsable, no produce tal efecto”. Ester sigue su charla. El THC “mejora la conducta del enfermo”, explica; aumenta su apetito, disminuye la agitación nocturna, y consigue que se disminuya también la medicación del enfermo de Alzheimer. “Hay evidencias clínicas de estas mejoras, aunque aún se sigue investigando”, añade. Ester Aso concluye: “los cannabinoides actúan como moduladores de la neurotransmisión”. Como Guillermo Velasco, Aso reconoce

AlterNatura

Ester Aso: “Se necesita más apoyo para seguir investigando”

aña p s E n e l a g e Situación l Clara Colomer es abogado. Lleva 13 años trabajando con casos relacionados con el cannabis, de ahí el nombre de su despacho en Valencia: “Cannabis Consulting”. Desde su stand en GrowMed explica amablemente que en su mayoría “los clientes que vienen al despacho lo hacen por cuestiones de cultivo”. Ahora afirma estar trabajando con un caso de alguien que va a ser condenado a dos años y tres meses de cárcel, más 5.000 € de multa, por “tener dos plantas en su casa”. En España la Ley Penal es muy abstracta, y depende de la

interpretación de un juez, y además “no es lo mismo donde te intervengan; las consecuencias varían muchísimo”, aclara. Colomer aconseja a la gente informarse antes de empezar a cultivar o plantar nada, “aunque solo sea una maceta”. Sin embargo choca que se celebre el GrowMed, y que se repartan semillas a diestro y siniestro, a lo que la abogado aclara: “el sector comercial no tiene implicación con la legislación; es todo un negocio”. La abogado acabó diciendo: “no existe autocultivo sin riesgo de criminalización”.

11

M E D I C I N A


M E D I C I N A

AlterNatura que aún son ensayos experimentales con ratones, y “que se necesita más apoyo para seguir investigando”.

El Sativex y el Nabilone son aceptados en España y contienen THC

Desde la consulta... El Jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario de Elche, el Doctor Álvaro Rodriguez Lescure, no está de acuerdo con la marihuana terapéutica, “hay otros medicamentos que hacen lo mismo, incluso con efectos mejores”, explica tras su mesa. Con su libro azul de cabecera en las manos, el Vademecum, Lescure comenta que medicamentos como el Sativex o el Nabilone contienen THC, pero que su uso es “meramente hospitalario”, aclara. Y sigue: “en 23 años ejerciendo no he recurrido nunca a ellos”. Mientras juega con el bolígrafo comenta que sí le han acudido pacientes con cáncer que, “o bien fumaban marihuana, o la tomaban de otra manera” para contrarrestar los efectos de la quimioterapia. Si no se es consumidor habitual, “la gente se marea, y entra en estados paranoicos...” matiza.

Sobre todo el Nabilone se suele utilizar para cortar y reducir las nauseas y los vómitos, producidos por la quimioterapia; “pero no hay que perder de vista los efectos secundarios”, insiste Lescure. Sin embargo, el Sativex se suele emplear, “y repito: prácticamente nunca”, en pacientes con esclerosis múltiple para evitar los espasmos. Pero Lescure sentencia: “la marihuana no se utiliza en los hospitales, y es más, estoy convencido de que ni se recomienda”. ¿Y la caja?... Sin duda, en la gloria sí habrá quedado el promotor de la idea tras vender más de 15.000 entradas -unas 3.000 más que la primera edición-, así lo explica por correo electrónico la organización del evento, una vez finalizado el mismo. Además, también “ha aumentado el número de stands de 100 a 133 este año”, confirma Marta Mateo, la amable encargada de prensa de GrowMed. Carlos López.

El Dr. Lescure, en 23 años,nunca ha recomendado marihuana a ningún paciente./ Foto: Jessica Bayona.


AlterNatura

Comentario Jessica Bayona Martínez

Marihuana terapéutica, sin jugar más al escondite Al escuchar la palabra marihuana la polémica no tarda en manifestarse por boca de muchos. Entre sus consumidores abundan más los que abusan que los que la usan -correctamente-, y esto, junto a los prejuicios, han conseguido que esta planta se satanice, asociándola a personas que llevan una “mala vida”. Parte de ellos aún son más radicales y creen que el cannabis es sólo el comienzo de una espiral de drogadicción. Sin embargo, también existe un gran vacío acerca de sus beneficios. El camino todavía es muy largo. Las investigaciones sobre sus usos -que no abusos- en medicina son escasas pero esperanzadoras. Estamos ante un remedio potencial de más de una veintena de enfermedades (cáncer, Alzheimer, SIDA, asma...) y, sin embargo, son pocas las noticias que se ven o leen en los grandes medios de comunicación. ¿Por qué? ¿Acaso no interesa que la sociedad esté al corriente de sus beneficios? Parece que no, que todo aquello que no mueva millones de papeles -sin son fucsias, mejor- entre la industria (farmacéutica) y los señores trajeados de las altas esferas de la sociedad no interesa. Ante ello, se echa mano de los químicos, todo veneno, enriqueciendo a estas empresas. Si bien es cierto que hay hospitales y médicos que sí cono-

cen las mejoras que produce el cannabis, son pocos los que recomiendan esta alternativa y continúan con los fármacos y la “quimio” propios de la medicina convencional. Todo un negocio. Puede ser altamente adictiva. Ésta no es más que otra excusa para vetarla. Medicamentos como los analgésicos o los antidepresivos también pueden producir dependencias entre sus consumidores. Además, consumiéndola de una manera responsable, no tiene por qué enganchar. Pero su posesión y consumo, aunque sea para fines medicinales y por mínima que sea la cantidad, están prohibidos y penalizados. Todo aquel que busque en la marihuana una solución tendrá que jugar al escondite. ¿Ha de ser así? ¿No sería más sencillo reducir las penas? O, directamente, cambiar los estatutos y que todos aquellos que la usen con fines terapéuticos -justificados, claro está- puedan cultivarla y consumirla sin ser perseguidos por la ley. La batalla es dura... Hace miles de años, el filósofo griego Platón sostenía que “hay medicinas de esclavos y medicinas de hombres libres”. Hasta que estos señores no abran un poco sus mentes y se preocupen más de las personas que de los negocios, seremos esclavos de la química. Esclavos de don dinero.

13

M E D I C I N A

Reportaje marihuana terapéutica  

Uso lúdico o terapéutico