Page 1


ÍNDICE El mundo de las adicciones ............................................ 5 Laboradicto, ¿exceso de cargas? ............................................ 6 Las redes sociales y la baja autoestima ........................................... 8 Drogas, la peor adicción ...........................................10 Obesidad, el castigo de la humanidad ...........................................12 Adiccion al dolor ...........................................14 Vivir para la botella ...........................................16 La mentira como forma de vida ...........................................20 No hemos tenido una conversación adulta ...........................................23


NOTA DE EDITOR Bienvenidos. Queremos agradecerles a ustedes, queridos lectores, por leer nuestra primera revista sobre los problemas de las adicciones en el que hacemos un esfuerzo de informar de la manera más directa, concisa y sencilla posible para poder llegar a un público más amplio asegurándonos de informar correctamente a cada momento. Queremos invitarlos a concientizarse de la gran variedad de adicciones que existen y no quedarnos solo con las más comunes para que puedan notar como una adicción puede salir de cualquier lado y se desarrolla silenciosamente hasta llegar al punto de lo irreversible. Así esperamos que sean capaces de detectarlas o como mínimo sospechar al respecto cuando esté presente frente a una de ellas. Esta no es una guía sobre que hacer al respecto, solo una para identificarlas. Lo mejor en todos los casos es tratar con un especialista. Atentamente: Diana y Melissa.

4


INTRODUCCIÓN

El

de las adicciones.

L

a Organización Mundial de la Salud (OMS) define a la adicción como una enfermedad primaria, progresiva, incurable y mortal, que afecta a la persona física, mental, emocional y socialmente. Se dice que la adicción es una enfermedad (según la OMS), en tanto que refiere una alteración en el funcionamiento normal de un organismo o de alguna de sus partes debido a causas externas y/o internas, generalmente multifactorial, manifestada en síntomas y signos característicos cuya evolución es previsible. La adicción es primaria en tanto que necesita de la inmediata intervención médica entre otros ámbitos; progresiva puesto que irá en aumento mientras no tenga el tratamiento adecuado; incurable porque se necesitará de por vida del tratamiento holístico pertinente; mortal dado que la muerte prema-

tura será el puerto seguro al que conduce la práctica de conductas mal sanas. Así pues, las adicciones son enfermedades que tienen efectos intra e interpersonalmente. Estas suelen llegar de un lugar más profundo y cualquiera puede caer en ellas, entre más vulnerable estés, peor. Muchas tienen sus razones para crearse, algunas hasta de lugares o características positivas que han sido llevadas al extremo. No todas las adicciones son drogas, muchas de estas pasan bajo el radar y son complicadas de detectar por cualquiera hasta que es demasiado tarde.

5


LABORADICTO

Laboradicto, ¿Exceso de cargas?

E

l adicto al trabajo o laboradicto es aquel que dedica más tiempo al trabajo de lo que es exigido por las circunstancias. Pero además, no sólo es una cuestión cuantitativa de horas de dedicación, sino cualitativa, aquellas personas que hacen del trabajo el núcleo central de su vida, hasta el punto de desdeñar otras actividades y de no ser capaces de tener otros intereses. Los workaholics no son capaces de tomarse tiempo libre porque en seguida la falta de actividades les genera insatisfacción y agobio. Por tanto, para el laboradicto el trabajo es el único objeto de su vida, ya que muestra desinterés por otros ámbitos que no sea su trabajo y porque es incapaz de dejar de trabajar.

6

Factores de riesgo y causas de la adicción al trabajo Entre los factores de riesgo que conducen a la adicción del trabajo se pueden señalar: •Las presiones económicas familiares. •El temor a perder el trabajo. •La enorme competitividad que existe en el mercado laboral, en donde es más valorado el que lo deja todo por el trabajo, que el que cumple sólo con su horario. •La fuerte necesidad de conseguir el éxito y el puesto deseado. •La incapacidad para negarse ante un jefe sobre peticiones que pueden bien posponerse para el día siguiente. •El temor a los jefes prepotentes, exigentes y que amenazan constantemente al


LABORADICTO

trabajador con perder su empleo. •La falta de organización, que permite la acumulación y sobresaturación del trabajo. •El ambiente familiar problemático que hace que el trabajador no quiera llegar a casa. •La ambición excesiva por el poder, el dinero y el prestigio. •La incapacidad para establecer prioridades. La falta de afectos personales que se suplen con el trabajo. •La educación familiar que impone a los hombres el cumplir con el rol de proveedor de su familia. •La presión de muchas mujeres cuya meta es solamente el sacar adelante a los hijos. •La presión de la sociedad para que los hijos sean independientes.

Síntomas de la adicción al trabajo Las personas adictas al trabajo tienen algunos rasgos comunes como:

•La necesidad de reconocimiento social de su trabajo. •Son perfeccionistas y con baja autoestima. No les gusta trabajar en equipo, prefieren trabajar solos. •Anhelan tener poder aunque su motivación no es sólo esa. La mayoría de los adictos al trabajo son personas con un puesto de responsabilidad y con posibilidades de ascenso. Pero, también los hay que no tienen un cargo de gran nivel ni oportunidades para mejorar o cambiar de situación. En general, podemos decir que utilizan el trabajo como refugio para escapar de otros problemas. •Son narcisistas, cuando alcanzan puestos con poder se deshumanizan, no tienen en cuenta los sentimientos de los demás o el compañerismo a la hora de trabajar y esperan que sus subordinados cumplan un horario laboral similar al de ellos. Son muy exigentes con ellos mismos y con los demás.

7


REDES SOCIALES

Las redes sociales y la baja autoestima

L

as redes sociales como Twitter o Facebook han cambiado la forma de relacionarnos y han llegado a influir, en algunos casos, en nuestro comportamiento. Cada persona utiliza las redes sociales con una finalidad: difundir su trabajo, dar a conocer su empresa, vender productos y servicios o contactar con antiguos amigos. De manera que la forma en cómo son utilizadas repercute en el individuo.

Incluso, algunos estudios han relacionado la adicción a las redes sociales como Facebook, Instagram y Twitter con una baja autoestima. Resultados que se han visto apoyados por la presencia de sintomatología depresiva y falta de habilidades sociales en ellas. La razón se encuentra en que ante tantas publica-

Desde su aparición se han llevado a cabo muchos estudios con el objetivo de conocer cómo afectan a nuestro comportamiento y a la forma que tenemos de valorarnos. Los resultados obtenidos han demostrado que un uso excesivo de redes sociales contribuye por un lado, al aumento del estrés y la sensación de soledad y por otro, a la disminución del sentimiento de felicidad.

ciones de la vida de los demás, la persona adicta realiza continuas comparaciones y acaba por pensar que su vida es aburrida, miserable y vacía. Sin darse cuenta de 8


REDES SOCIALES

que el tiempo que podría estar dedicando a enriquecerla, lo está malgastando. Por otro lado, la autoestima también se ve afectada de manera negativa cuando, para impresionar a los demás, se inventa una vida que no tiene para recibir más l i ke s o

te esto no fortalecerá su propia valoración personal sino que puede convertirse en una esclava de las opiniones y los juicios de los demás. A menudo, las redes sociales funcionan como un escaparate donde exponer casi exclusivamente todo lo que está relacionado con la felicidad. Comportamientos que de forma puntual no indican nada,pero que en exceso ayudan a la creación de un personaje o de una auténtica máscara. En el fondo, la adicción a las redes sociales indican una necesidad que no está cubierta. Un vacío que se parchea con la visita a los perfiles de los demás o la invención de una vida propia. Ahora bien, las redes sociales no son malas ni peligrosas, sino el uso que hacemos de ellas. Por eso es muy importante tener en cuenta hasta qué punto son una prioridad en nuestras vidas. Nunca algo que tenga que ver con el exterior va a producirnos la felicidad que realmente queremos y necesitamos, porque esta sólo es accesible desde nuestro interior.

comentarios. Porque a pesar de experimentar esa intensa pero breve sensación placentera cuando publica algo, más adelan9


DROGAS

Drogas: ¿La peor adicción? Reconociendo las señales y los síntomas de la adicción a las drogas

A

lgunas personas pueden usar drogas recreativas o recetadas sin experimentar las consecuencias negativas de la adicción. Sin embargo, para muchos otros, el uso de sustancias puede ser un intento de escapar de los problemas en sus vidas y tiene consecuencias muy graves.

El abuso de drogas para hacer frente a los problemas de la vida, sólo empeora los problemas existentes y probablemente provoque que surjan nuevos problemas, dejando sentimientos de aislamiento, soledad, impotencia o vergüenza. Si usted está preocupado porque usted, un amigo, o familiar usa drogas, es importante saber que hay ayuda disponible. El aprender acerca de la naturaleza del abuso de drogas y la adicción, el por qué y cómo se desarrolla, como se manifiesta, y por qué puede llegar a tener un tremen10

do poder, le dará una mejor comprensión del problema y cómo lidiar con él.

Uso y abuso de las drogas

Las personas experimentan con drogas por muchas razones diferentes. Muchos primero prueban las drogas por curiosidad, para pasarla bien, porque los amigos lo están haciendo, en un esfuerzo por mejorar el rendimiento atlético o aliviar otro problema, como el estrés, la ansiedad o la depresión. El uso no conduce automáticamente al abuso, y no hay un punto específico en el que el uso de drogas pasa de casual a problemático. El abuso de drogas y la adicción no solo se trata sobre la cantidad o la frecuencia de sustancia consumida, sino también de las razones por las que las personas recurren a las drogas, así como las consecuencias de su consumo. Si su consumo de drogas está causando problemas


DROGAS

en su vida, en el trabajo, la escuela, el hogar, o en sus relaciones, es probable que tenga un problema de abuso de drogas o adicción.

La adicción es un desorden complejo caracterizado por el uso compulsivo de drogas. Mientras que cada droga produce diferentes efectos físicos, todas las sustancias de abuso comparten una cosa en común: el uso repetido puede alterar la forma en que funciona el cerebro. • Tomar una droga recreativa causa una gran descarga de la hormona dopamina en su cerebro, que desencadena sentimientos de placer. Su cerebro recuerda estos sentimientos y quiere que se repitan.

• Cuando se vuelve adicto, la sustancia adquiere la misma importancia que otros comportamientos de supervivencia, como comer y beber. • Los cambios en su cerebro interfieren con su capacidad de pensar con claridad, ejercer buen juicio, controlar su comportamiento y sentirse normal sin drogas.

• No importa a qué droga usted es adicto, el deseo incontrolable de usar la droga llega a ser más importante que cualquier otra cosa, incluyendo la familia, amigos, carrera, e incluso su propia salud y felicidad.

• El impulso de usar es tan fuerte que su mente encuentra muchas maneras de negar o racionalizar la adicción. Es posible que subestime drásticamente la cantidad de drogas que está consumiendo, cuánto está afectando su vida, y el nivel de control que tiene sobre su consumo de drogas.

Señales de advertencia física del abuso de drogas

• Los ojos rojos o irritados, las pupilas más grandes o más pequeñas de lo normal.

• Cambios en el apetito o los patrones de sueño. • Pérdida repentina de peso o aumento de peso.

• Deterioro de la apariencia física, hábitos de aseo personal. • Olor raro del aliento, del cuerpo y de la ropa • Temblores, dificultad para hablar o alteración de la coordinación.ww

Señales de advertencia del comportamiento del abuso de drogas

• Disminución en la asistencia y desempeño en el trabajo o en la escuela. • Necesidad inexplicable de dinero o problemas financieros; puede pedir prestado o robar para conseguirlo.

• Participar en comportamientos secretos o sospechosos. • El Cambio súbito de amigos, lugares favoritos y pasatiempos. • Con frecuencia se mete en problemas (peleas, accidentes, actividades ilegales).

Señales psicológicas de advertencia del abuso de drogas

• Cambio inexplicable de personalidad o actitud.

• Cambios bruscos de temperamento, irritabilidad, o arranques de ira. • Períodos de hiperactividad, agitación o mareos inusuales.

• Falta de motivación, de energía o de enfoque. • Parece temeroso, ansioso o paranoico, sin razón.

11


OBESIDAD

12


OBESIDAD

OBESIDAD EL CASTIGO DE LA HUMANIDAD

E

xisten hábitos de conducta, que en determinadas circunstancias, pueden convertirse en adictivos e interferir de forma grave en la vida de las personas afectadas. Este podría ser el caso de la adicción a la comida.  Cualquier actividad normal percibida como placentera es susceptible de convertirse en una conducta adictiva. Lo que define a esta última es que la persona pierde el control cuando desarrolla una actividad determinada y continúa con ella a pesar de las consecuencias adversas, por lo tanto, se adquiere una dependencia cada vez mayor de esa conducta. Desde hace años se puede saber cómo la población con sobrepeso ha crecido exponencialmente. Esto sucede por el cambio que el mundo ha sufrido puesto que, salvó

los lugares en los que hay pobreza extrema o guerra, la clase media (que es la mayoría) suele comer más comida chatarra, rápida o empacada, ya que es barata, fácil de conseguir y ayuda a no perder tiempo cocinando en e que deberías estar trabajando. Es comprensible entonces porque esto ocurre. Es importante resaltar que en muchas ocasiones no se toma la obesidad como un problema derivado de adicción, muchos piensan que el gordo está gordo porque quiere y que sólo tiene que dejar de comer lo cual es absurdo. El comer desmesuradamente, sin control, es una adicción que puede ser derivada de la ansiedad, estrés o depresión, es equiparable a quienes dejan de comer por estas mismas razones.

La obesidad es una enfermedad que se caracteriza por la acumulación de grasa excesiva en el cuerpo y que puede derivar en multitud de enfermedades cardiovasculares, así como de otro tipo. Se trata de una enfermedad prevenible y que acorta la vida de la persona considerablemente. La pérdida de peso es el punto de partida para poder iniciar un cambio en el estilo de vida, aunque será necesario acompañarlo de una buena alimentación, ejercicio físico y en ocasiones de un trabajo terapéutico, que permita trabajar los aspectos propios de la adicción o de la pérdida del control de los impulsos. Lo que está claro es que la rehabilitación de cualquier adicción o trastorno de alimentación pasa por trabajar y adquirir nuevos hábitos de vida y dirigirlos hacia un día a día más saludable.

13


AUTOLESIÓN

Las autolesiones, automutilaciones o autoagresiones, consisten en la realización de heridas sobre el propio cuerpo, sin intenciones de cometer un suicidio. Se trata de un daño físico que puede repetirse en el tiempo e incluso convertirse en una compulsión. La mayoría de las autolesiones se producen mediante cortes en la piel, aunque también pueden realizarse arañazos, mordiscos, arrancarse el pelo o darse golpes. Aunque es una conducta que puede darse a lo largo de toda la vida, es en la etapa de la adolescencia donde se han documentado más casos.

¿Quién puede realizarse autolesiones? En algunos casos, las personas que se autolesionan lo hacen como consecuencia del padecimiento de alguna enfermedad o trastorno como el trastorno obsesivo compulsivo, el autismo, trastornos alimentarios, trastornos de ansiedad, trastorno límite de la personalidad, etc. También se han documentado casos de autolesiones en personas que han sufrido abusos o pasan por un trastorno de estrés postraumático. Asimismo, no es necesario pasar por situaciones como las anteriores para provocarse autolesiones, sino que también puede darse en individuos que experimentan emociones fuertes que no saben gestionar o sufren depresión.

¿Por qué las autolesiones? A algunas personas les pueden servir como método para aliviar su estado de ánimo, su ansiedad y sus conflictos. Son una forma de desahogar la tensión emocional padecida sintiéndose mejor tras realizarlo. La persona puede no tener otras estrategias de afrontamiento ante las situaciones y recurrir a la automutilación para evitar pensar o digerir el dolor emocional centrándose en el dolor físico. Pueden suponer una forma de autocastigo 14

¿Adicción que la persona piensa que puede merecer, de forma que disminuya el sentimiento de culpa u odio hacia uno mismo. A veces, tras ciertos acontecimientos que son vividos por la persona como muy fuertes o dolorosos, se puede percibir como si se dejaran de sentir sensaciones, como si se estuviera anestesiada, lo que puede llevar a dicha persona a realizarse alguna autolesión como forma de sentir algo, aunque sea dolor, pero notar una sensación en el cuerpo, un indicio de que “se sigue vivo”. En algunos casos, el sujeto necesita tener control sobre ciertas situaciones y, como no puede lograrlo, recurre a la automutilación, ya que este tipo de conductas sí puede controlarlas. Este punto sería similar a lo que podemos encontrar en casos de anorexia nerviosa, en los que la persona controla lo que come porque siente que no tiene control sobre otras áreas de su vida o situaciones.

¿Cuáles son sus consecuencias? Las más obvias son los daños producidos en el propio cuerpo; heridas e incluso infecciones por la herramienta que se use para realizar las lesiones. Además de esto y aunque en un primer momento las autolesiones se hagan


AUTOLESIÓN

al dolor? para que el individuo se sienta mejor consigo mismo, posterior a la realización de las heridas la persona puede sentir vergüenza e incluso culpabilidad por el acto cometido. De hecho, es frecuente que las automutilaciones se realicen en zonas que no sean fáciles de ver por otras personas, como en los muslos o los antebrazos, pudiéndose disimular con la ropa.

¿Se da adicción en algunos casos? Según Scilletta (2012), los cortes liberan endorfinas que acaban generando una adicción. Estas sustancias son opiáceos naturales que provocan una sensación de calma, bienestar y alivian el dolor. Como consecuencia, habría personas que se harían adictas a sus propias e n d o r f i n a s, lo que mantendría la conducta de seguir produciéndose cortes. De hecho, podrían llegar a sufrir una especie de síndrome de abstinencia si no se cortan durante un tiempo.

Se ha llegado a documentar que los medicamentos utilizados para tratar a adictos a la heroína son eficaces con quienes se autolesionan, pero sólo en quienes refieren tener una sensación similar a la producida tras tomar drogas después de cortarse. Asimismo, esta conducta puede asociarse al lugar en el que se realiza o a ciertas situaciones/circunstancias, al igual que sucede en la adicción a sustancias, por lo que, si se encuentra en dicha situación, la persona sentirá el impulso de autolesionarse. También el hecho de que al lesionarse disminuya el malestar emocional, puede llegar a compensar el dolor físico, haciendo que esta conducta se convierta en un círculo vicioso. Al igual que en otro tipo de adicciones, la persona que se autolesiona puede desarrollar tolerancia a las mutilaciones realizadas. Esto significa que deberá hacerse heridas más profundas para sentir lo mismo que sentía al principio, lo cual puede perjudicar seriamente la salud de la persona.

¿Qué podemos hacer si nos autolesionamos? Es fundamental buscar la ayuda de un/a psicólogo/a para aprender a manejar situaciones conflictivas y aprender a canalizar y expresar las emociones y sentimientos. Asimismo, podrá aprender técnicas para relajarse o realizar meditación. También es importante que la persona procure realizar ejercicio físico y/o realizar actividades creativas como otra forma de expresar sus emociones. De esta forma podrá evitar recurrir a las autolesiones cuando piense que lo necesita. El apoyo de familia y amigos facilita el proceso de recuperación de la persona. Por ello es importante que aquella persona que se autolesione pida ayuda para encontrar otras formas de liberar sus emociones y evite dañar su propio cuerpo de esta forma.

15


E

l alcohol es una droga adictiva y usted puede convertirse en adicto psicológica y físicamente. En el Reino Unido, alrededor de nueve de cada 100 hombres y cuatro de cada 100 mujeres son adictos al alcohol. Dependencia del alcohol (“síndrome de dependencia del alcohol”, antes conocido como alcoholismo) es un patrón de beber de forma habitual cantidades excesivas de alcohol durante un período prolongado, lo cual resulta en adicción. Puede asociarse con problemas de salud psicológicos y físicos y pueden afectar gravemente sus relaciones con familiares y amigos. También puede afectar su trabajo.

SÍNTOMAS DE LA DEPENDENCIA DEL ALCOHOL La dependencia del alcohol generalmente se caracteriza por la necesidad imperiosa de beber alcohol y la incapacidad para limitar la cantidad dejar de beber una vez que comenzó a hacerlo. Algunas personas que dependen del alcohol informan estar preocupadas por ello y porque la necesidad de beber controla sus vidas. Si bebe habitualmente, su cuerpo se acostumbra a tener mucha cantidad de alcohol y puede encontrar que necesita beber cada vez más para sentir sus efectos. Esto se conoce como tolerancia alcohólica y tiene un rol en una persona que se convierte en adicta al alcohol. Otros síntomas de la dependencia del alcohol incluyen: •Negar otros intereses en favor de actividades que implican beber alcohol •Pasar más tiempo que antes bebiendo y recuperándose de los 16

ALCOHOLISMO

Vivir para la botella efectos del alcohol •Beber antes del mediodía •Ansiedad o irritabilidad •Sentir que no puede dejar de beber a pesar de los signos que le indican que está dañando su salud psicológica o física, sus relaciones personales o su trabajo. Otro signo de que depende del alcohol es si sufre de síntomas físicos de abstinencia cuando deja de beber. Puede sentir la necesidad de beber para evitar o aliviar esos síntomas. Los síntomas de abstinencia incluyen: •Temblores. •Malestar o sensación de malestar temprano en la mañana. •Sudoración excesiva. •Dificultad para dormir. •Sensación de que el corazón late rápido •Ansiedad o irritabilidad.

COMPLICACIONES DE LA DEPENDENCIA DEL ALCOHOL Si bebe grandes cantidades de alcohol, tiene más riesgo de tener: •Enfermedad hepática (como


existen). El delirium tremens requiere atención médica urgente ya que puede poner en riesgo la vida.

CAUSAS DE LA DEPENDENCIA DEL ALCOHOL Las personas beben alcohol por muchas razones diferentes. Muchas personas que se convierten en adictas al alcohol lo usan como una forma de tratar la ansiedad y la depresión.

hígado graso alcohólico, hepatitis alcohólica o cirrosis alcohólica) • Presión arterial alta y otros problemas cardíacos (como daño en el músculo cardíaco, cardiopatía y accidente cerebrovascular). •Cáncer (por ejemplo, cáncer de hígado, estómago, intestino, recto, pulmón, páncreas y mamas). •Pérdida de la memoria. •Depresión. •Sentimientos suicidas. •Problemas con la vida sexual. •Demencia alcohólica. •Pancreatitis. Otra posible complicación es el delirium tremens, que puede ocurrir con la abstinencia del alcohol. Esto causa síntomas tales como temblores, sudoración, diarrea y convulsiones. También puede causar ansiedad, confusión, paranoia y alucinaciones (donde ve y/o escucha cosas que no

Aunque puede ayudar a disminuir sus problemas a corto plazo, el alcohol, por lo general, empeora la ansiedad y la depresión. Lo hace al interactuar con sustancias químicas llamadas neurotransmisores que están en el cerebro, que ayudan naturalmente a combatir la depresión y la ansiedad. Se cree que los factores sociales, como la capacidad económica y la disponibilidad del alcohol, la presión de los pares y la compra de rondas en grupos tienen un papel importante en la causa de la dependencia del alcohol.

DIAGNÓSTICO DE LA DEPENDENCIA DEL ALCOHOL Reconocer que el alcohol está teniendo un impacto negativo en su vida es un primer paso importante para su diagnóstico y un tratamiento exitoso. Si siente que puede tener adicción al alcohol, consulte a su médico de cabecera. Le preguntará cuáles son sus síntomas y puede examinarlo. Su médico de cabecera le preguntará acerca de su bebida, cómo se siente y los efectos en su vida y bienestar. Puede hacerle las siguientes preguntas para esta17


blecer si es adicto al alcohol. Estas se conocen como Cuestionario CAGE. • ¿Alguna vez ha sentido que debería beber menos? • ¿Le ha molestado que la gente lo critique por beber? • ¿Alguna vez se ha sentido mal o culpable por beber? • ¿Alguna vez ha bebido temprano a la mañana para calmar sus nervios o eliminar el malestar después de embriagarse (copa para despertarse)? Si su estilo de vida, enfermedad psicológica o física o su puntaje del cuestionario CAGE indican que puede estar bebiendo demasiado, su médico de cabecera puede remitirlo a servicios especializados para alcohólicos. En casi todas las áreas del Reino Unido, puede encontrar servicios para alcohólicos. Su médico de cabecera puede pedirle que asista a uno porque es un paso importante para que esté activo y tome control de su adicción.

TRATAMIENTO DE LA DEPENDENCIA DEL ALCOHOL Su tratamiento será personalizado según sus necesidades y dependerá de cuánto beba, y cualquier problema físico o mental que pueda tener. Su médico de cabecera evaluará su nivel de dependencia del alcohol. Si tiene un nivel elevado de dependencia del alcohol, especialmente si hay pruebas de daño físico en sus órganos internos (por ejemplo, en el hígado), es probable que su médico le recomiende reducir el alcohol con el objetivo de dejar de beber completamente. Esto se conoce como abstinencia. Sin embargo, se reconoce que algunas personas tienen un nivel más bajo de dependencia del alcohol y pueden no querer dejar 18

de b e ber comp l e t a m e n t e. Es importante que trabaje con su médico para acordar un plan de tratamiento que sea realista para usted y que pueda cumplir y, en este caso, es posible que su objetivo sea reducir su consumo de alcohol a un nivel más bajo y controlado. Existen muchos servicios y grupos profesionales que pueden darle la ayuda y el apoyo que necesita para dejar de beber. Autoayuda Reconocer que depende del alcohol y encontrar la determinación de cambiar y la fuerza de voluntad para hacerlo es importante para que el tratamiento sea exitoso. Existen diversas herramientas de autoayuda como folletos y sitios web informativos que pueden ayudarlo a dejar de beber. Desintoxicación Si es un bebedor compulsivo, puede necesitar supervisión por parte de profesio-


ALCOHOLISMO

nales de la salud mientras deja de beber. Esto se debe a que los síntomas físicos de abstinencia asociados con dejar de beber pueden tener riesgos. La desintoxicación es una abstinencia planificada del alcohol y puede implicar tomar un tratamiento breve de un medicamento para ayudar a prevenir los síntomas de la abstinencia. Los medicamentos de benzodiazepina, como diazepam o clorhidrato de clordiazepóxido, son los que se usan con más frecuencia durante la desintoxicación. Su médico de cabecera puede recetarle que tome estos medicamentos en su casa o es posible que necesite quedarse en un centro de tratamiento especializado durante la desintoxicación. Los medicamentos solo están disponibles como tratamiento a corto plazo para ayudarlo a tener control y no como solución a largo plazo.

apoyo de ayuda mutua Existen muchas personas en el Reino Unido que dependen del alcohol y que se apoyan entre sí al compartir consejos y experiencias personales. Los grupos de apoyo de ayuda mutua pueden ayudarlo mientras deja de beber y también pueden prevenir que vuelva a caer en la adicción. Los grupos de apoyo como Alcohólicos Anónimos y Al-Anon (grupo de apoyo para familiares y amigos de quienes dependen del alcohol) se encuentran por todo el país.

Asesoramiento Muchas personas encuentran que hablar con alguien acerca de su problema es una parte útil e importante del tratamiento. Puede hablar con su médico de cabecera o asesores capacitados que pueden ayudarlo a comprender las razones de su adicción, y pueden darle herramientas para controlar o detener la necesidad imperiosa de beber. Es posible que también se invite a su pareja o familia a asistir al asesoramiento con usted y que participen en su tratamiento.

Cómo evitar una recaída

Grupos d e

Suplementos dietéticos Algunas personas que dependen del alcohol tienen deficiencia de vitaminas y minerales; la más común es la deficiencia de vitamina B1 (tiamina). Su médico puede recetarle comprimidos de tiamina y también pedirle que tome multivitaminas.

Después de haber logrado dejar de beber, es común volver a comenzar (tener una recaída). Existen varias formas en que puede planificar de antemano y minimizar los riesgos de que le ocurra esto. Es importante recordar que el tratamiento para la dependencia del alcohol es un proceso continuo. Es más probable que tenga éxito en dejar de beber si recibe ayuda y apoyo de familiares y amigos, grupos de apoyo de ayuda mutua, su médico de cabecera o un consejero. Hay medicamentos que su médico puede recetarle para ayudar a prevenir el deseo de beber alcohol (como calcio acamprosato) u otros medicamentos (como disulfiram), que ayudan a disuadirlo de la necesidad de beber al darle síntomas desagradables como vómitos o dolor de cabeza si bebe alcohol.

19


MITOMANÍA

La mentira como forma de vida

H

ay personas que caen en la tela de araña de la mitomanía y hacen de la mentira su forma de vida, se convierten en mentirosos compulsivos.

¿En qué se diferencian las mentiras esporádicas de la mitomanía? La mentira no nos resulta ajena, recurrimos a ella desde la infancia e incluso siendo adultos. Un estudio realizado en la Universidad de Massachusetts reveló que el 60% de las personas mienten al menos una vez durante una conversación de diez minutos, caen en lo que se conoce como “mentiras esporádicas”. Sin embargo, detrás de la costumbre de mentir compulsivamente no siempre se esconde el deseo de obtener algo o evitar un castigo, el mitómano suele mentir sin tener un motivo válido, por compulsión. Esa tendencia a mentir compulsivamente puede colocarle en situaciones ridículas o llevarle a inventar historias insostenibles. De hecho, aunque el mitómano sepa que lo han descubierto, puede seguir mintien20

do y complicar aún más su narración. Para el mitómano, mentir se convierte en un hábito, es su forma de relacionarse. Esta persona no solo siente la necesidad de mentir en las situaciones que están en su contra para evitar las consecuencias sino también en los pequeños detalles, aunque no gane nada con ello. Quien padece mitomanía puede sentirse raro diciendo la verdad pero se siente cómodo mintiendo. El problema es que cuando faltar a la verdad se convierte en un hábito y se cae en la mentira patológica, el mitómano tendrá que enfrentarse a diferentes dificultades debido a que pierde la confianza de los demás. Un mentiroso patológico puede llegar a perder su trabajo, tener problemas familiares, romper con su pareja y sufrir aislamiento social.

Las raices de la mentira patológica se remontan a la infancia La personalidad del mentiroso compulsivo se manifiesta en la juventud o la adultez, pero la tendencia a mentir comienza a


MITOMANÍA

apreciarse desde la infancia. Antes de los tres años no se puede hablar de mentiras en el sentido más estricto del término, ya que los niños no son capaces de distinguir claramente la realidad de la fantasía, pero más adelante, su pródiga imaginación les insta a falsear la realidad. La tendencia a mentir compulsivamente puede afianzarse como resultado de los castigos recibidos en la infancia. Por eso, una manera para evitar que las mentiras evolutivas den paso a la mitomanía consiste en no castigar a los niños cuando dicen pequeñas mentiras que nacen de su imaginación y/o forman parte de su estadio evolutivo. En vez de reforzar un comportamiento negativo, es mejor explicarle las diferencias entre realidad y fantasía y promover valores como la honestidad y la responsabilidad.

Otra teoría apunta a que los mitómanos podrían tener una amígdala menos reactiva ante los comportamientos deshonestos. Investigadores del University College de Londres descubrieron que cuando mentimos por primera vez para ganar algo, se produce una gran activación de la amígdala, la cual se encarga de producir sentimientos negativos que nos hacen sentir mal y limitan el alcance de la mentira. Sin embargo, a medida que seguimos mintiendo, esa activación va decreciendo. Recientemente neurocientíficos de la Universidad de California del Sur también hallaron que el cerebro de los mentirosos compulsivos es ligeramente diferente de quienes suelen decir la verdad: tiene hasta un 26% más de sustancia blanca en la corteza prefrontal.

“El que dice una mentira no se da cuenta del trabajo que emprende, pues tiene que inventar otras mil para sostener la primera.” -Alexander Pope, un poeta británico. En otros casos, la mentira patológica es el resultado de la tendencia a eludir las responsabilidades. Si los padres permiten que el niño falte a la verdad para evitar las consecuencias de sus acciones y le eche siempre la culpa a un amigo imaginario o al hermano más pequeño, por ejemplo, las mentiras pueden terminar convirtiéndose en un hábito. ¿Qué sucede en el cerebro mitómano? Las mentiras pueden brindar cierto grado de placer al mitómano. Saber que cada mentira implica un nivel de riesgo genera una descarga de adrenalina que actúa a nivel cerebral como recompensa y fortalece la respuesta mitómana, cerrando así un círculo vicioso.

La sustancia blanca interviene en la transmisión de información, por lo que estos investigadores consideran que un mayor volumen implicaría una mayor capacidad cognitiva para procesar las mentiras y manipular. De hecho, en algunos casos las historias que cuentan los mitómanos están muy bien hilvanadas y resultan creíbles ya que contienen un gran nivel de detalles, lo que denota que la persona ha estado procesando cuidadosamente esa información.

¿Por qué mentimos? La mentira suele ser una estrategia para eludir la realidad y, por consiguiente, la responsabilidad de afrontar las consecuencias de determinados actos o situaciones. 21


MITOMANÍA

Diferentes trastornos psicológicos están vinculados con la mentira, ya que se trata de una forma de evitación, sobre todo en el caso de las adicciones, cuando la persona no desea reconocer su problema o pierde el control y recurre a la mentira para mantener su patrón adictivo. De hecho, se estima que el 92% de los pacientes mienten sobre el consumo de sustancias, el 25% sobre su consumo de alcohol y el 58% sobre su adicción al juego. Con la vida que llevan y acaban inventándose una diferente que les hace sentir mejor. Lo usual es que el mitómano construya un nuevo recuerdo para cubrir una realidad desagradable, que reemplaza con una historia mejor. La verdad también se suele falsear para obtener alguna ventaja, aunque no siempre se trata de un beneficio material, sino más bien a nivel emocional. Con sus mentiras el mitómano consigue la aprobación, el respeto y/o el afecto que necesita. Por eso, en muchos casos las mentiras patológicas esconden un deseo de llamar la atención, que se logra creando un personaje falso que la persona va enriqueciendo con mentiras.

22

El tratamiento de la mitomanía En la base de la mentira patológica se esconde una baja autoestima, la persona cree que si se muestra tal cual es, no será aceptada. Los mitómanos suelen tener una personalidad insegura, por lo que a menudo sus mentiras no son más que una imitación o un plagio de las ideas, pensamientos o experiencias de los demás, generalmente de personas que admiran. Los mentirosos patológicos también suelen carecer de habilidades sociales, por lo que intentan suplirlas recurriendo a las mentiras, para parecer más interesantes y competentes ante quienes les rodean. Por eso, el tratamiento de la mitomanía pasa por fortalecer la autoestima, mejorar las habilidades sociales y de resolución de conflictos y lograr que la persona se sienta satisfecha con su realidad y consigo misma, para que no experimente continuamente la necesidad de utilizar la mentira patológica para disfrazar su mundo.


CONVERSACIÓN

No hemos tenido una conversación adulta Es muy normal ver campañas contra las adicciones más relevantes y que son evidentemente dañinas como las drogas (en especial la metanfetamina, heroína y la cocaína), el tabaco y en algunos casos el alcohol. Si bien aquí no son la gran cosa, en otros países como la esfera anglosajona se pueden ver anuncios muy fuertes y alarmistas sobre esos temas que te pueden causar pesadillas por varias semanas. Estos anuncios pueden ser sumamente efectivos, mucho más que decir “esto es malo” y no errar en detalle alguno. El miedo es una herramienta adecuada aunque es un arma de doble filo. Meter un miedo exagerado puede hacer que no te acerques a ningún tipo de elemento psicoactivo, sin

embargo, este puede hacer que cuando te acerques a este y veas que no es tan malo como lo pintan te confíes y termines cayendo en la trampa. Tratar a todos como niños en un tema tan serio como pueden ser las drogas es contraproducente. Claro que no se puede ser permisivo y correr el riesgo que al hablar de ello termine provocando curiosidad y que empeore la situación repartiendo las ganas de probarlo cual idea epidémica, pero es necesario tener información e lugar de querer dejar a todos en la ignorancia esperando que ninguno se lo cuestione y en el camino de aprender por su cuenta termine muriendo. La gente necesita información, que adicciones existen, porque se provocan, qué cantidad es un exceso, que podría matarte. Todas son preguntas que en el caso de muchas adicciones se prefiere taparle los oídos a la gente y fingir que no existen cuando esto podría salvar más vidas que perderlas. Aunque, claro, podría causar el efecto contrario, pero no se puede dejar a todo el mundo desinformado. Es un tema extremadamente delicado y por eso se prefiere no tratarse. No puede haber una conclusión no ambigua a este tipo de asuntos. Algo que es complicado resolver y que probablemente no se haga nunca, al menos no completamente o en un tiempo cercano.

23


24


25

Profile for dmrovira

Bad Choices  

Revista sobre adicciones

Bad Choices  

Revista sobre adicciones

Profile for dmrovira
Advertisement