Issuu on Google+

BULLYING, UN DRAMA QUE CRECE EN SILENCIO El acoso escolar y ahora el acoso cibernético están en aumento en nuestro país. Conozca cómo detectar a tiempo si su hijo es víctima de este tipo de maltrato.

EN ECUADOR, EL BULLYING VA EN AUMENTO Aunque no es un tema nuevo porque ha existido desde hace varios años, “al haberlo ignorado y no haber trabajado en su prevención, los casos cada vez son más graves”. Según la Encuesta Nacional de la Niñez y Adolescencia (ENNA), el 63,2% de 3135 niños y adolescentes entrevistados (entre 8 y 17 años) declararon sufrir este tipo de violencia. Por su parte, el doctor Napoleón Vásquez, psicólogo familiar y educativo y director de Proeps (Programas Educativos Psicología y Salud), menciona que en su consultorio recibe a diario casos de bullying. Debido a ello, en el año lectivo 2011-2012, el experto realizó un estudio a 1250 estudiantes de varios centros primarios y secundarios de Pichincha. Los resultados indicaron que el 67% de los encuestados dijo haber sido víctima de acoso. El especialista agrega que, por lo general, el perfil de las personas acosadas son niños o adolescentes tímidos, que vinieron de otra escuela, que repitieron el año, que sufren de cierta discapacidad, problemas de oído o de lenguaje, o que tienen baja autoestima. Los agresores encuentran mucha facilidad para intimidarlos, descargando con más fuerza el acoso. En cambio, el perfil del agresor presenta habitualmente alguna disfunción del comportamiento como sentido de superioridad o ausencia de empatía. Muchas veces sus padres están ausentes, o vienen de familias con una disciplina demasiado estricta, o han sido maltratados en sus hogares y reproducen esta conducta aprendida con sus pares más débiles.


El sociólogo Álvaro Sáenz, secretario ejecutivo del Consejo Nacional de la Niñez y Adolescencia, agrega que todos los seres humanos, desde que son pequeños, buscan la aceptación social, y si el grupo empieza a hacer un rechazo colectivo, lo mira mal o lo excluye porque es diferente, eso tendrá una dura afectación sicológica sobre la víctima. “Cuando el acoso se convierte en una constante o en algo permanente, ya incurre en una violación de los derechos del niño o del adolecente y, por ende, está tipificado como un delito de maltrato”, explica.

EFECTOS DEL BULLYING La doctora Indira Ullauri, psicóloga clínica, máster en salud mental y directora del centro de psicología Superar, explica que los efectos del bullying pueden llegar a ser muy graves. El principal síntoma es el estrés postraumático que se caracteriza por miedo, ansiedad y depresión. También puede haber crisis de pánico y, en algunos casos, las reacciones fisiológicas son las que revelan lo que está sucediendo, por ejemplo, cuando su hijo empieza a orinarse en la cama. La experta añade que el maltrato prolongado y continuo puede desencadenar síntomas crónicos, con los que el afectado podría buscar varios tipos de escapes como el consumo de drogas o alcohol que son una especie de anestésico ante lo que le perturba o le afecta. Pero, sin duda, el más grave e irreversible es el suicidio.

TIPOS DE BULLYING Los especialistas explican que existen varios tipos de acoso, entre ellos: •Intimidaciones verbales: apodos, insultos, rumores, campañas de desprestigio. Herir los sentimientos. •Intimidaciones psicológicas: amenazas, obligar a la víctima a realizar actos en contra de su voluntad. •Agresiones físicas directas: golpes, empujones, bofetadas, chantaje, amenazar con violencia, hostigar por causa racial o por pobreza. •Agresiones físicas indirectas: dañar o esconder sus cosas. •Aislamiento social: ignorar o impedir que participe. •Cyberbullying: acoso vía medios virtuales (correo, Facebook, Twitter, celulares, mensajes de texto, etc.).

EL CYBERBULLYING, UNA NUEVA MODALIDAD DE ACOSO El cyberbullying es el mismo fenómeno que el bullying pero utilizando medios electrónicos. Mientras el bullying se ejerce directamente sobre la persona o sus pertenencias, en el cyberbullying, la persona es acosada y humillada mediante medios electrónicos, Internet, redes sociales como Facebook, Myspace, teléfonos celulares, correo electrónico, etc., así lo explica la psicóloga Adriana Vergara.


Por su parte, el psicólogo Napoleón Vásquez expone que debido al alcance actual del Internet y su difusión y masificación, el ciberacoso se puede dar prácticamente en todos los ámbitos en los que se desenvuelve el joven “ya sea en la escuela, familia o vida social”.

¿QUÉ HACER? Según la psicóloga Indira Ullauri, lo primero que los padres deben hacer es ampliar los espacios de conversación dentro el hogar. “El gran problema cuando no hay comunicación con nuestros hijos es que no podemos saber lo que está sucediendo en su entorno. Por ello, hay que desarrollar una comunicación asertiva y de confianza para que en el caso de que ocurran situaciones negativas, el niño o el adolescente pueda expresar sin problema lo que vive, lo que siente y lo que piensa”, explica la especialista. Además, menciona que no solo se debe preguntar a los hijos ¿cómo les fue en el colegio? y ¿cómo van sus notas?, sino que hay que ayudarlos a verbalizar sus emociones con frases como: ¿cómo te sientes?, ¿qué sentiste cuando sucedió eso? Otro punto importante dentro del hogar es que se debe generar un trato libre de violencia y hacer válido el significado de lo que es la convivencia en paz. En el ámbito colegial, la mayoría de especialistas entrevistados coinciden en que si los padres sospechan que su hijo es víctima de bullying, deben acudir de inmediato a los psicólogos o profesores de la institución para averiguar qué está sucediendo. Si se descubre que el niño o el adolescente está siendo víctima de abuso escolar, las autoridades deben tener una intervención con el abusador, los espectadores y la víctima y, según los reglamentos del establecimiento, aplicar las sanciones correspondientes. El acosado debe recibir apoyo profesional fuera del colegio para sanar su autoestima y encontrar los recursos para aprender a enfrentarse. Cuando el problema no se resuelve, el cambio de colegio puede ser la única solución.

PADRES, ¿CÓMO ESTAR ALERTA ANTE EL CYBERBULLYING? Según los especialistas consultados y varias investigaciones sobre el tema, para que los padres estén alertas ante esta nueva forma de acoso, deben familiarizarse con el mundo virtual de su hijo, conversar con él sobre lo que sucede en Internet y sobre la importancia de mantener privada su información. También pueden abrir una cuenta en Facebook y hacerse amigos de su hijo. Otra recomendación es conversar abiertamente sobre el cyberbullying con su hijo y preguntarle qué piensa sobre el tema, o si ha experimentado una situación similar. En conclusión, la mejor manera para evitar que este fenómeno social se dé en su hogar es generando más confianza en sus hijos, estar al tanto de lo que sucede en su entorno social y sobre todo inculcarles valores como la solidaridad, el respeto y la tolerancia hacia los demás.


Cómo reconocer cuando su hijo es víctima de bullying •

Cambios de conducta en su estado de ánimo.

Parece triste, extraño, huidizo, nervioso, irritable.

Se muestra asustadizo, absorto en sus pensamientos, olvidadizo, etc.

Finge enfermedades para ausentarse del colegio.

Constantemente no tiene sus materiales de trabajo.

Excusas absurdas.

Presenta heridas, moretones.

Falta al colegio y da explicaciones poco convincentes.

No tiene amigos en su tiempo libre.


BULLYING