Page 3

reconocimiento y atención), y el Cuatro, tipo reservado, se retira para atraerse atención (con la esperanza de que venga alguien y lo descubra). En la tríada del pensamiento, el tipo Cinco se retira para tener seguridad «Estaré a salvo si me mantengo apartado de los demás», el Seis trata de ganársela «Estaré a salvo si hago lo que se espera de mí» y el Siete la exige «Vaya hacer lo que sea para sentirme seguro».

Juego para hacerse en el grupo si entras en una habitación llena de gente, automáticamente tendrás una experiencia determinada de ti mismo. Si perteneces al grupo combativo, tu primera reacción automática sería: «Yo soy el centro; yo soy lo que importa aquí. Ahora que he llegado va a ocurrir algo». Los combativos piensan de inmediato que todo acontecimiento importante está en relación con ellos. Un Siete entra en una habitación y en el subconsciente piensa: «¡Hola a todos, ya he llegado! ¡Ahora se van a animar las cosas!». Un Ocho piensa: «Bueno, he llegado. Ocupaos de mí», Estos tipos se «apoderan» de! espacio y esperan que los demás reaccionen a ellos. A los Tres, en cambio, no les resulta fácil ni natural sentirse el centro porque, como hemos visto, dependen de la atención de los demás para sentirse valiosos; harán lo posible por encontrar formas de obtener opiniones positivas de los demás para sentirse e! centro, como para decir: «Mirad lo que he conseguido. Miradme y confirmad mi valía». Cuando una persona cuyo tipo está en un grupo sumiso entra en una habitación, su sentido de sí misma es automáticamente el de ser «mejor que» los demás, aunque su manera de expresarlo sea sutil. Un Uno podría entrar en una sala y pensar en su subconsciente: «Esto está muy descuidado y desorganizado. Si yo estuviera a cargo las cosas no estarían tan desordenadas». Los Dos entran en una habitación y piensan subconscientemente: «¡Pobre gente! Ojalá tuviera tiempo para atenderlos a todos. Parecen tener problemas, necesitan mi ayuda». Al acercarse a los demás desde la posición de «persona afectuosa» que se interesa por y sirve a otros, los Dos se ponen automáticamente en el papel superior de ser «mejor que» los demás. Los Seis tienen más problemas de sentimientos de inferioridad que los Uno y los Dos, pero consiguen sentirse «mejor que» mediante sus afiliaciones e identificaciones sociales «Soy demócrata, y somos mejores que los republicanos », «Vivo en Nueva York, que es una ciudad mejor que Los Ángeles », «Ningún equipo es mejor que el mío», etcétera).

DOCUMENTO_B_R02  
DOCUMENTO_B_R02  

Retraído Reservado 9–5–4 Agresivo Combativo 7–8–3 6 7 8 2 3 Los grupos hornevianos indican el estilo social de cada tipo y también cómo cada...