Page 2

figuras de autoridad, aunque con más frecuencia tratando de ser «buen progenitor» o un consejero o asesor de confianza). el «1» es complaciente con las personas que comparten los ideales que él mismo persigue. el «2» cuyo movimiento es siempre de acercamiento a los demás. el «6» suele depender de figuras de autoridad o de alguien a quien considera más fuerte que él. En el grupo de los retraído-reservado (según Horney, las «personas que se alejan») entran los tipos Cuatro, Cinco y Nueve. No hay en estos tipos mucha diferencia entre sus yos conscientes y sus sentimientos, pensamientos e impulsos inconscientes no procesados. La conducta preferida por estos tipos consiste en partarse de la gente para realzar su sensación de valor personal. el «9» se olvida tanto de su crecimiento personal que, lógicamente, se retrae también respecto de los demás. el «5» huye de los demás refugiándose en el mundo de las ideas. el «4» se distancia de los demás, al no expresar sus sentimientos fácilmente a quienes le rodean.

SEGUIMOS PROFUNDIZANDO Los tipos de la tríada del instinto deseaban ante todo autonomía: buscaban la independencia, la capacidad de hacer valer su voluntad y dirigir su vida. Los tipos de la tríada del sentimiento deseaban atención: ser vistos y validados por sus padres. Los tipos de la tríada del pensamiento deseaban seguridad: saber que su entorno era seguro y estable. Los grupos hornevianos hablan de la estrategia que emplea cada tipo para satisfacer sus necesidades. Los tipos combativos (Tres, Siete y Ocho) insisten en o exigen tener lo que desean; su método es activo y directo cuando van en pos de lo que creen necesitar. Los tipos sumisos (Uno, Dos y Seis) intentan ganarse algo apaciguando a sus superyós para obtener lo que desean; hacen lo posible por ser «buenos chicos y buenas chicas» y lograr así satisfacer sus necesidades. Los tipos reservados (Cuatro, Cinco y Nueve) se retiran para obtener lo que desean; se desligan de los demás para ocuparse de sus necesidades. Si recorremos el eneagrama podemos unir estos tres grupos de un modo que caracteriza sucintamente la motivación y el estilo principales de cada tipo. Comenzando por los tipos de la tríada del instinto, vemos que los Ocho exigen la autonomía, los Nueve se repliegan para adquirirla (tener su espacio propio) y los Uno intentan ganársela (pensando que si son perfectos los demás no les pondrán obstáculos). Pasando a la tríada del sentimiento, vemos que el Dos, tipo sumiso, trata de ganarse la atención (siendo servicial y atento con los demás); el tipo Tres, combativo, exige atención (haciendo lo que sea por conseguir

DOCUMENTO_B_R02  

Retraído Reservado 9–5–4 Agresivo Combativo 7–8–3 6 7 8 2 3 Los grupos hornevianos indican el estilo social de cada tipo y también cómo cada...