Issuu on Google+

DOC 5

SIÉNTATE Y RELÁJATE, lee pausadamente esta carta y intenta no perderte. Has descubierto tu número. Lo mismo le pasa a Buzz cuando descubre que muchos de los comportamiento y palabras que él solía usar, no salen de su verdadero Yo. Caer (y Buzz cae de verdad) es necesario para DESPERTAR, ahora es tiempo de volver con una PATADA que solo de Dios puede llegar, esa patada se llama PERDÓN. lee despacio esta parábola: 11

Contó Jesús esta otra parábola: “Un hombre tenía dos hijos. 12 El más joven le dijo: ‘Padre, dame la parte de la herencia que me corresponde.’ Y el padre repartió los bienes entre ellos.13 Pocos días después, el hijo menor vendió su parte y se marchó lejos, a otro país, donde todo lo derrochó viviendo de manera desenfrenada. 14 Cuando ya no le quedaba nada, vino sobre aquella tierra una época de hambre terrible y él comenzó a pasar necesidad. 15 Fue a pedirle trabajo a uno del lugar, que le mandó a sus campos a cuidar cerdos. 16 Y él deseaba llenar el estómago de las bellotas que comían los cerdos, pero nadie se las daba. 17 ENTONCES RECAPACITANDO PENSÓ: Aprender a distinguir el trigo de la mala hierba, eso es lo que has aprendido, puede ser que has encontrado en tu personalidad bastante mala hierba, más de la que tu pensabas ... no pasa nada, lo importante ahora es volver a casa. Te invito a contemplar esta imagen, son los pies del joven de la parábola, despojado de rodilla. Pero también son tus pies, nuestros pies. ‘¡Cuántos trabajadores en la casa de mi padre tienen comida de sobra, mientras que aquí yo me muero de hambre! 18 VOLVERÉ A LA CASA DE MI PADRE Tienes delante de ti un trozo de plastilina, cógela y crea el numero con el que te identificas. (Por ejemplo si piensas que eres un 6, haz la forma de un seis con la plastilina) No hay prisa, vive intensamente el momento, con este gesto estas poniendo delante de Dios a toda tu persona. y le diré: Padre, he pecado contra Dios y contra ti, 19 y ya no merezco llamarme tu hijo: trátame como a uno de tus trabajadores.’... ... 20 Así que se puso en camino y REGRESÓ A CASA DE SU PADRE. Cuando hayas terminado coge tu numero, llévatelo contigo, sal de la capilla por la puerta que da a la escalera, no hables con nadie y camina hacia la casa de JoseCarlos&Lupe (Nº 112 piso 7B). Por el camino observa al mundo que te rodea, ya lo miras con ojos diferente, vas a volver a la casa del Padre. Allí Dios te espera y tiene una palabra que decirte. Mientras caminas piensa una oración, tuya, de pocas palabras. Cuando llegues tendrás que proclamarla ante Dios. Coge este papel, no decir nada a los demás y echa a andar ... ya es tiempo de volver a casa.



doc5_la patada