Page 1

1045677517

8 810 2 5 10 45 67 7517


Grid Magazine

GRID - Times New Roman Redacción DITOR SUMI S.L. Consejero Editorial Rafael Díaz Tipografía Times New Roman Diseño y Maquetación Orlando López González Suscripciones www.issuu.com/.... e-mail: suscripciones@grid.com.co

UAC

Universidad Autónoma del Caribe Programa de Diseño Gráfico IV Semestre *Esta revista utiliza material de las revistas Advanced Desing y UAC Design publicadas bajo la licencia de Ditor Publishing Limited. Todos los derechos del material licenciado pertenecen a Ditor Publishing Limited y no pueden ser reproducidos total o parcialmente, sin el consentimiento previo de Ditor Publishing Limited


Times a lo cotidiano

D

e poco le sirvieron a Cristina, sus clases de grafología. Su historia de amor con Cariño, su marido, se había escrito altenando Times New Roman número 12 y frecuentes sms. El primer día que tuvo ocasión de ver su firma, se hallaban firmando el contrato de matrimonio. Al ver el rayajo informe que acababa de garabatear, sintió un nudo en el garganta. Desde ese día, le obligó a comunicarse siempre por escrito. A él, inicialmente aquello le pareció una excentricidad sin importancia. En el fondo, se sentía halagado. -Cariño, adoro tu letra. Quiero que me escribas siempre a mano. Y Cariño se pasó la luna de miel utilizando el bloc de notas del hotel, para decirle: “¿Te apetece que nos demos un baño?” “¿A qué hora quieres desayunar mañana?” “¿Nos quedamos hoy en el hotel y llamamos al servicio de habitaciones?”. Y empezó a echar de menos los días en que simplemente hablaban o se mandaban sms. Ya se lo habían advertido, “el matrimonio cambia a la

gente”, pero nunca creyó que le fuera a pasar a él y tan rápido. Por su cumpleaños ella le regaló un bolígrafo carísimo, de esos que si tienes claro qué decir, escriben casi solos. Por Navidad, llegó la PDA, en la que tenía que garabatear con un trocito de plástico minúsculo que le deformaba completamente la letra. Pero Cariño todo lo aceptaba en nombre del amor. Cristina llevaba meses recopilando pruebas y ya no albergaba dudas. Acababa de contraer matrimonio con un psicópata que inclinaba las letras hacia la izquierda y que tenía una falta de consistencia en el rabo de las “tes”, que era incluso más peligroso. Cariño era una bomba de relojería a punto de estallar. A través del palo torcido de sus “pes” supo que iba a desarrollar un trastorno de personalidad múltiple a partir de los 40. Y no estaba dispuesta a quedarse allí para verlo. Se dispuso a buscar abogado para tramitar su divorcio, pero antes quiso estar segura de escoger bien y recorrió varios bufetes analizando letras y firmas, en busca del profesional más adecuado. Finalmente, lo encontró, amable y eficiente, tal y como corroboraba el rabo alargado de sus “des”. Mr. Rabo alargado la ayudó a divorciarse de Cariño y a rellenar los diferentes vacíos que éste había dejado en su corazón y en el resto de su anatomía.

Ella se lo había dejado claro desde el principio: “no soporto la Times New Roman”. Así que para conquistarla, se pasaba el día con la grabadora, dictando cartas de amor, que su eficiente secretaria manuscribía y escaneaba. Cristina fue feliz durante un tiempo dejándose seducir por Mr. Rabo alargado y la caligrafía perfecta de su secretaria. Hasta que empezó a obsesionarse con las florituras de sus “ces”. Cualquier otra letra no habría tenido importancia, se decía a sí misma, pero cada vez que veía su nombre y la floritura de la “ce” enroscándose sobre sí misma, percibía ese trazo como una soga que se le enroscaba en el cuello y le cortaba la respiración. Una vez más, lo vio claro. Tendría que renunciar a él o a la grafología. Se armó de valor y por primera vez desde Cariño, mandó un correo electrónico: “Creo que estoy lista para pasar a Times New Roman”. No me quedé a ver si comían perdices o si se las tiraban a la cabeza. Ese mismo día me quedé sin trabajo. ¿Alguien necesita una secretaria amable y eficiente? Tengo, entre otras muchas virtudes, una caligrafía perfecta.


14

The Times

26

“X” Historia


Bio

10

TNR

22

Develop...

34


B

.....................

10

io


.......Stanley Morison S

tanley Morison nació el 6 de mayo de 1889 en Wanstead, Essex (Inglaterra). Después de que su padre, un viajante de comercio, abandonara a la familia, el joven Morison abandona la escuela y comienza a trabajar como oficinista. El que no tuviera una educación en el ambiente tipográfico y de imprenta no fue un impedimento para él, ni para su desarrollo en esta área. Stanley se vio fuertemente influenciado por la religión católica, más que nada en el área

de la imprenta. Una vez que se convirtió en católico desarrolló un gran interés por algunos escritos católicos, y en algunos otros libros impresos tempranamente. Gracias a su interés por la lectura de varios escritos Morison aprende sobre los aspectos del ámbito tipográfico, es decir, la historia, como utilizarla, y como hacer uso de los espacios y las medidas en el diseño de los libros. Su gran salto se produjo en 1913 cuando comienza a trabajar como asistente editorial con Gerard

Mynell, el editor de la revista Imprint. En 1914, durante la I Guerra Mundial fue encarcelado por su activismo como objetor. Al final de la guerra, en 1918, pasó a ser el supervisor de diseño de Pelican Press puesto que desempeñó durante dos años. En 1921 se asoció a Cloister Press y fue uno de los miembros fundadores de la Fleuron Society así como editor de su revista de tipografía The Fleuron. Los volúmenes 1-4 de la revista fueron editados por Oliver Simon e impresos en la Curwen

11


Press y los volúmenes 5, 6 y 7 por el propio Stanley Morison e impresos en la Cambridge University Press, apareciendo el último número (el 7) en el año 1930. Fue en esta revista donde publicó sus famosos Principios fundamentales de tipografía. Su contenido didáctico, diseño y soberbia impresión hicieron de The Fleuron, incluso en la actualidad, un referente de la excelencia tipográfica. En 1923 pasa a ser consejero tipográfico de Monotype Corporation, donde inicia un vasto

12

programa de recuperación de los tipos clásicos, así como de la imprenta de la Universidad de Cambridge. En 1929 Morison entra en el staff del periódico The Times para el que crea su tipo más famoso: Times New Roman. De 1935 a 1952 edita la historia de The Times y durante los años 1945-47 el suplemento literario del periódico. Desde 1961 hasta su muerte en 1967 a la edad de 78 años, trabajó como miembro del equipo editorial de la Encylopaedia Britannica. La influencia histórica de Morison en la tipografía y

diseño de tipos del mundo anglosajón todavía se deja ver quedando como impronta de su trabajo el rigor y la documentación con que rodeó a todas sus ideas y diseños tipográficos, sin olvidar el papel fundamental que llevó a cabo en la reforma de la imprenta inglesa durante el primer tercio del siglo XX.


T R THe

News

TImes

15


T

he Times es un periódico nacional publicado diariamente en el Reino Unido. Aunque se estuvo imprimiendo en formato broadsheet durante 200 años, hoy en día es de tamaño compacto tabloide (tabloid). Ha llegado a ser popular, puesto que en la actualidad es el único periódico del Reino Unido cuyas cifras de lectores van en aumento. The Times es publicado por News International, una subsidiaria del grupo News Corporation, encabezado por Rupert Murdoch. Durante la mayor parte de su historia, ha sido considerado un periódico sin rival, el periódico por excelencia en el Reino Unido. Ha jugado un papel fundamental tanto en política como en la opinión pública en temas internacionales. Algunos afirman que, recientemente, refleja las ideas conservadoras de Rupert Murdoch,1 a pesar de mostrar su apoyo al Partido Laborista en las dos últimas elecciones. The Times es llamado a veces por gente ajena al Reino Unido The London Times o The Times of London para distinguirlo de los otros muchos Times, como puede ser el The New York Times. Sin embargo, éste es el periódico Times original.

16

Es además el creador del tipo de letra Times New Roman, desarrollada originalmente por Stanley Morison del The Times en colaboración con la Monotype Corporation. The Times fue fundado por John Walter en 1785 como The Daily Universal Register. Descontento porque el público omitía siempre el término Universal, Walter cambió el título el 1 de enero de 1788, después de 940 ediciones, por The Times. John Walter fue también el primer editor que tuvo el periódico. Dimitió en 1803 dejando la dirección y edición del periódico a su hijo John Walter. John Walter padre pasó seis meses en la prisión Newgate por difamación a través de The Times, pero sus esfuerzos pioneros por obtener noticias a nivel europeo, especialmente de Francia, ayudaron a que el periódico se ganara una buena reputación entre ideólogos y financieros. The Times cuenta con contribuciones de importantes figuras en los campos de la política, ciencias, literatura y arte para aumentar su reputación. Durante sus primeros tiempos, los beneficios de The Times eran muy altos así como la competencia muy baja, lo que le permitía pagar mucho más que sus rivales para conseguir información y redactores.

En 1809, John Stoddart fue nombrado editor general, siendo reemplazado en 1817 por Tohams Barnes. Bajo la dirección de Barnes, y de su sucesor John Thadeus Delane en 1841, la influencia de The Times creció hasta alcanzar cotas muy altas, especialmente en política y dentro de la ciudad de Londres. Dos de los redactores más importantes fueron Peter Fraser y Edward Sterling, con ocidos como The Thunderer. The Times fue el primer periódico en enviar corresponsales al extranjero, así como corresponsales de guerra para cubrir diversos conflictos. W. H. Russell, el corresponsal del Times en la guerra de Crimea, tuvo una gran influencia con sus mensajes a su regreso a Inglaterra. Entre otros eventos del siglo XIX, The Times se opuso a la derogación de la Leyes del Cereal (Corn Laws), hasta que el gran número de manifestaciones consiguió que la editorial cambiara su posición. Durante la Guerra Civil Norteamericana, The Times representó el punto de vista de las clases altas, apoyando a los seccionalistas pero no a los esclavos. Su apoyo a ciertos políticos se llevó de forma interna y no gratificaba a la opinión pública.


El tercer John Walter sucedió a su padre en 1847. A pesar de que los Walters eran cada vez más conservadores, el periódico continuó siendo en cierta forma independiente. Sin embargo, desde la década de los 50 (1850), la competencia empezó a aumentar, destacando especialmente los periódicos The Daily Telegraph y The Morning Post. En 1922 John Jacob Astor, hijo del Viscount Astor 1º, le compró el periódico a la familia Northcliffe. El periódico ganó notoriedad en la década de 1930 por su apoyo a la política de apaciguamiento de Alemania; el editor de aquel entonces Geoffrey Dawson tenía una relación cercana con aquellos del gobierno que practicaban esa política, entre los que destacaba Neville Chamberlain. En 1966 miembros de la familia Astor vendieron el periódico al magnate canadiense de la industria editorial Roy Thomson, y en ese mismo año se empezaron a publicar noticias por primera vez en la portada del periódico (antiguamente esta página se utilizaba para poner pequeños anuncios, normalmente de interés para las clases adineradas de la sociedad británica).

18

Una disputa empresarial provocó en 1979 que el periódico dejara de publicarse durante casi un año. Finalmente, en 1981 fue comprado por la Internacional de Noticias de Rupert Murdoch. En junio de 1990, The Times abandonó su política de usar el tratamiento de cortesía en la primera referencia (“Mr”, “Mrs”, o “Miss” para personas vivas), pero siguió usándolo en las siguientes referencias. El estilo formal se reduce ahora a la sección de sociedad (“Court and Social”), aunque el tratamiento “Ms” también se acepta aquí. Murdoch pronto empezó a dejarse notar en el periódico, reemplazando a su editor, William Rees-Mogg por Harold Evans en 1981. Su cambio más importante fue, sin embargo, la introducción de nuevas tecnologías y métodos. Entre marzo y mayo de 1982, siguiendo el acuerdo con la unión de imprentas, el método de linotipia usado en los procesos de impresión del Times desde el siglo XIX, fue reemplazado por ordenadores y fotocomposición. Esto permitió que el personal de las salas de impresión de The Times y The Sunday Times se redujera de 375 a 186 empleados.

De todos modos, la introducción directa de los textos por los periodistas (‘single stroke’ input) no había sido alcanzada aún; esta medida no se logró hasta la disputa de Wapping (Wapping Dispute), una huelga de los trabajadores del periódico, que tuvo lugar en 1986. Después de este conflicto, en un solo día, The Times se mudó de su enclave original, denominado New Printing House Square y situado en la Carretera Gray’s Inn (cerca de Fleet Street) hasta unas nuevas oficinas en Wapping. En noviembre de 2003 News International empieza a publicar el periódico tanto en formato grande (broadsheet), como en formato pequeño (tabloid). El 13 de septiembre de 2004, la edición semanal en formato grande fue retirada de la venta en Irlanda del Norte. A partir del 1 de noviembre de 2004, el periódico se imprime sólo en formato pequeño. Mientras el periódico publica dos ediciones diferentes, surgen ciertas protestas que afirman que aparecen más noticias sensacionalistas en el periódico en formato pequeño que en el de formato grande, como por ejemplo notas sobre famosos en la portada. Los altos cargos de News International lo niegan. El Partido Conservador amenazó con un litigio a The Times por un incidente en


el que el periódico afirmó que el estratega del Partido Conservador, Lynton Crosby, había admitido que su partido no ganaría las Elecciones Generales del 2005. El periódico se retractó y la denuncia fue retirada. El 6 de junio de 2005 The Times rediseñó su sección de cartas, abandonando la práctica de publicar la dirección completa de los corresponsales. De acuerdo con el editorial “From Our Own Correspondents”, este cambio persigue poder introducir más cartas en dicha sección. Posiblemente en el futuro este periódico cuente con la competencia de The World, un periódico que será lanzado por Stephen Glover. En septiembre del 2005 el precio de The Times alcanzó los 60 peniques, igualando así los precios de The Daily Telegraph y The Guardian, y manteniéndose 5 peniques más barato que The Independent. Por primera vez el precio de The Times se iguala al de sus competidores, lo que indica que la editorial News International no puede permitirse seguir vendiendo el periódico al precio con que conmocionó a la industria en septiembre de 1993, cuando redujeron el coste de los ejemplares de 45 a 30 peniques.

En 1931, después de que Stanley Morison Escribiera un articulo criticando al periódico “THE TIMES” por estar mal impreso y tipográficamente anticuado, fue contratado para diseñar una nueva tipografía para este periódico. El nuevo diseño fue supervisado por Stanley Morison y dibujado por Victor Lardent, un artista del departamento de publicidad de “THE TIMES”. Como la tipografía que utilizaban hasta entonces en el periódico se llamaba Times Old Roman, Morison bautizó la suya como Times New Roman, debuntando en Octubre de 1932 y comercializada un año después.

S B 19


TNR


Times New Roman, tipografía diseñada por Stanley Morison para el diario The Times. La Times New Roman, a pesar de su origen, debe ser considerada como un típico producto del siglo XX. Su razón de ser fue la mejora de la impresión del periódico en un tiempo de cambio y renovación tecnológica. Su actitud a favor del anonimato del diseñador tipográfico es quizá el principal punto de divergencia en relación a la tipografía continental. Una sola carta de queja se recibió en el diario tras la introducción del nuevo tipo el 3 de octubre de 1932. En 1972 se comenzaría a emprelar una versión revisada, más adecuada para fotocomposición, y en 1991 se introdujo la Times Millenium para soportes digitales. Curiosamente en aquellos años la Times New Roman no fue utilizado por otros periódicos debido a que nadie utilizaba un papel de tanta calidad en el que pudierna mostrarse las curvas sutiles de la nueva romana. En 1941, por ejemplo, John Updike

lo utilizaría para componer su libro Some aspects of Printing: Oldand New. Con el tiempo no fue tan positiva la impresión que a Morison le quedó de su obra. Podía ser considerado como una muestra de “la miseria de la máquina, intolerante y estrecho, vulgar y puritano” como tal vez William Morison hubiera pensado de aquella rígida tipografía. The Fleuron fue una publicación tipográfica de la que se editaron siete números entre 1922 y 1930 que recopilaba los valores tipográficos tradicionales defendidos por su editor, Stanley Morison y en el que se dejaba de lado cualquiera de las manifestaciones de vanguardia que se estaban produciendo en Europa. Morison mostraba lo limitado de su punto de vista pues tan sólo tomaba en consideración las letras en relación con la creación y diseño de libros. Ni siquiera la Gill Sans, tipografía cuya creación él había impulsado, era incluida en la obra al ser considerada como una letra para rótulos.

La concepción de Morison quedaba patente en la introducción de sus First Principles of Typography en donde explicaba que “la tipografía se podría definir como el oficio de disponer diestramente el material de impresión conforme con un fìn específico, de disponer los caracteres, distribuir el espacio y controlar el tipo, con el fin de conseeguir la máxima comprensión del texto por parte del lector. La tipografía es el medio eficaz para logar un fin esencialmente estético, puesto que el disfrute de la composición muy rara vez es el objetivo principal del lector.[...] Hasta la sosería y la monotonía de la composición son preferibles para el lector a la excentricidad o la chanza tipográfica.” Como señala Blackwell este reduccionismo de Morison coincide, en cierta medida, con la tendencia minimalista de la Bauhaus, sobre todo por su deseo de formas tipográficas sencillas que carezcan de connotaciones personales. “El buen diseñador tipográfico es consciente de este hecho, puesto que para que una


nueva fuente tenga éxito, tiene que ser tan buena que muy pocos reconozcan su carácter novedoso”. No debe olvidarse que el texto de Morison iba en buena medida dirgido al aficionado, a quien por diversas raones, se veía en la necesidad de trabajr con material impreso y carecía de la necesaria orientación para afrontar estas labores. Los avances tecnológicos habían aumentado considerablemente la dimensión de las artes gráficas y la producción de impresos. La concepción de Morison refleja una gran estrechez de miras pues The Fleuron no sólo dejaba de lado los experimentos vanguardistas de Europa continental sino algunos de los tipos por él mismo inspirados como la Gill Sans debido a su origen como rótulo pintado. La tipografía times new roman es una tipografía del tipo serif. Como base para su diseño se utilizó la tipografía Plantín. Plantín fue diseñada por Frank Himman Pierpont en 1914 y fue llamada así por la imprenta que Christopher Plantín estableció en Amberes. Fue diseñada para

economizar el papel, por lo que posee una gran altura de la “x” está ligeramente condensada. Se trata de una tipografía excepcionalmente legible y que aporta una apariencia muy elegante y clásica. La forma de los palos y los serifs le dan un aspecto más fuerte y sólido que la mayoría de las tipografías similares. La ausencia de elemento muy finos garantiza un buen resultado en papeles sin estucar, por lo que resulta perfecta en periódicos y libros. La Times New Roman fue pensada para ser una tipografía con buena legibilidad y comprensión para periódicos, basada en tipos antiguos, con gran constraste y ligeramente condesada, lo que permitía componer mayor cantidad de palabras por línea. Se convirtió en una de las fuentes más exitosas por su equilibrio entre legibilidad y su economía del espacio y ha sido muy utilizada en libros y revistas, documentos de oficina, reportes y también publicidad y pantalla. Características: modulación

oblicua, constraste medio entre los trazos gruesos y finos, ascendente oblicua y trazos terminales en los pies de las letras de caja baja, peso y color medio en su apariencia general, trazos terminales encuadrados más ligeros, etc. La tipografía Times New Roman fue producida por Monotype para Microsoft. La versión de Linotype, llamada Times, fue optimizada para su uso en las nuevas tecnologías como la linotipia aunque las diferencias con el diseño original son casi inapreciables. En 1972, Walter Tracy diseñó la Times Europa, una versión más robusta, apropiada para la nueva impresión de periódicos, con unas prensas más rápidas y un papel más barato. En los Estados Unidos, esta tipografía fue muy usada desde los años 40. Aún hoy la Times goza de gran popularidad gracias a su flexibilidad y legibilidad.

TNR


ABCDEFGHI JKLMNOPQR S T UV XY Z 0123456789 ABCDEFGHI JKLMNOPQR S T UV XY Z 0123456789 ABCDEFGHI JKLMNOPQR STUVXYZ 0123456789


ABCDEFGHI JKLMNOPQR STUVXYZ 0123456789 ABCDEFGHI JKLMNOPQR STUVXYZ 0123456789 ABCDEFGHI JKLMNOPQR S T UV XY Z 0123456789


La curiosa historia de la ‘Times New Roman’ E

n su apartamento con vista a los muelles de pesca de Portland, en el estado norteamericano de Maine, Mike Parker estaba dando los retoques finales a un tipo, afinando unas pocas obstinadas serifas y engrosando algunas rectas verticales. El tipo —hoy se dice fuente, por calco del anglicismo font, puesto de moda tras la invasión de Windows en la era tecnológica— era perfectamente reconocible, incluso para quienes no se interesan en diseño tipográfico. Parecía un Times New Roman, pero en la hoja de muestra de Parker llevaba un nombre diferente. «Yo lo llamo Starling, el nombre del hombre que la diseñó», dijo. En su lanzamiento, en junio, el Starling fue presentado no

exactamente como un nuevo tipo, sino como un desafío a la historia generalmente aceptada de uno de los tipos más usados del mundo. Y después de haber dedicado su vida a la tipografía, Parker está perfectamente al tanto de la controversia en la que está involucrado: la tipografía puede presentarse bajo una apariencia refinada, pero en realidad es una forma de arte marcada por acérrimas rivalidades y plagios descarados. Hay que admitir que la historia de Parker sobre el origen real del tipo Times New Roman se basa en cimientos un tanto endebles. El único elemento que respalda su versión es un molde de latón con una gran letra B mayúscula, que él sostiene en alto para mostrar la forma

familiar de la letra, con sus características curvas y serifas. El punto es, dice, que esos moldes de latón representan una tecnología que no se usa desde 1915, y la creación del Times New Roman fue anunciada en 1932. Parker, que tiene ochenta años, es uno de los principales especialistas en tipografía del mundo. Como director de desarrollo tipográfico en la entonces formidable empresa Mergenthaler Linotype, entre 1950 y 1970, tuvo enorme influencia sobre los tipos disponibles para el público estadounidense. Fue él quien decidió introducir la Helvetica en el acervo de la Linotype, creando un diseño que mantiene su vigencia aún hoy. Pero desde que fue invitado a comienzos de los años noventa a examinar


algún material de archivo, Parker decidió dedicar su tiempo a resolver un inquietante misterio. La invitación provino de Gerald Giampa, un excéntrico impresor canadiense quien, en 1987, adquirió lo que quedaba de la empresa Lanston Monotype. Giampa escudriñó los archivos de la compañía, y aseguraba haber rescatado documentos referentes a un tipo que era conocido apenas como Número 54, el mismo, asegura Parker, que hoy conocemos como Times New Roman. Y estos documentos, que estaban fechados en 1904, llevaban el nombre de un diseñador diferente: William Starling Burgess.

consumado diseñador naval y aeronáutico, constructor de yates para las principales competiciones estadounidenses y aviones para los hermanos Wright. Pero Parker cree que antes de embarcarse en su carrera estelar en los cielos y en el agua, tuvo un breve pero rutilante devaneo con la tipografía. Giampa asegura que, cuando empezó a investigar los archivos de Lanston Monotype, halló correspondencia entre la empresa y Burgess quien, en 1904, ordenó la fabricación de un tipo para ser usado en los documentos de su astillero de Marblehead, Massachusetts. Pero antes de que Lanston Monotype pudiera cumplir con el pedido —aseguraba Giampa— Burgess presenció uno de los primeros vuelos de los hermanos Wright, con lo que abandonó su interés por la tipografía y abrazó la naciente aviación. Sus dibujos originales fueron archivados por la compañía «Gerald me envió algunos como Number 54, y moldes y me preguntó: ‘¿No quedaron durante décadas te resultan familiares?’, Le olvidados en un estante. contesté, ’sí, son Times New Parker dice que en 1921 Roman’, y él me dijo ‘no, son Lanston Monotype trató mucho más antiguos’». infructuosamente de vender William Starling Burgess el tipo Number 54 a una nació en 1878 en una nueva revista estadounidense familia acaudalada de llamada Time. Poco tiempo Boston, y es recordado después, los dibujos de más bien como un Burgess cayeron en manos

de Stanley Morison, un asesor en tipografía de la Monotype Corporation de Gran Bretaña, por intermedio de Frank Hinman Pierpont, un norteamericano que dirigía la fábrica de esa empresa en Surrey, y que hizo carrera reviviendo tipos antiguos. A comienzos del siglo XX, la tipografía avanzaba a pasos agigantados, pero los diarios no avanzaban al ritmo de los cambios. El diario londinense The Times usó un tipo grueso, con serifa, que resultaba pesado para el ojo y representaba un desperdicio de tinta y papel. Cuando Morison criticó al The Times por este tipo en 1929, el diario lo desafió a ofrecer algo mejor. En sus escritos, Morison dice haber buscado inspiración en una modificación de un tipo del siglo XVI llamado Plantin. El diario le entregó un bosquejo a uno de sus dibujantes,Victor Lardent, quien concluyó el diseño. Los dibujos de Morison-Lardent fueron aceptados y, el 3 de octubre de 1932, The Times fue a la imprenta estrenando su flamante tipo. Sin embargo, otras fuentes sugieren que el rediseño fue mucho más desafiante que lo que Morison admitió. Él buscó y rebuscó entre incontables tipos que no tuvieron éxito y hasta requirió la ayuda de diseñadores externos, incluyendo el eminente tipógrafo Harry Carter, quien bosquejó algunas propuestas. Algunos


años después, el hijo de Carter, Matthew, él mismo un celebrado tipógrafo, halló aquellas hojas abandonadas de bosquejos en el cajón de calcetines de su padre. «Cuando le pregunté que había ocurrido con aquello, mi padre se limitó a reír y me contestó que Morison jamás le había respondido». Parker cree saber por qué los dibujos de Carter fueron abandonados: a Morison le habían llegado por entonces los diseños del tipo Number 54 presumiblemente robados por Pierpoint. Parker no conoce razón exacta por la que llegaron a las manos de Pierpoint, pero tiene una teoría. «Morison no tenía límites», dice Parker, quien tiene numerosas anécdotas sobre sus numerosos encuentros, las cuales pintan un cuadro de un hombre malicioso y taimado. Morison nunca pretendió el crédito por el diseño del tipo, pero reivindica al menos haberlo «imaginado». Años después del lanzamiento de único tipo que se le atribuye, escribió: «Tiene el mérito de que no parece haber sido diseñado por nadie en particular». Hasta hoy, Giampa y Parker son los únicos que reivindican haber visto la mayor parte de las pruebas que respaldan la autoría de Burgess pero desafortunadamente, nadie más tuvo la oportunidad de verificar sus afirmaciones. En 1918, un incendio destruyó el astillero de

Burgess, incinerando documentos que podrían haber arrojado luz sobre sus actividades en 1904 cuando, según Parker sugiere, habrían sido confeccionados los dibujos originales del nuevo tipo. Del otro lado del océano, una bomba estalló en 1941 cerca de la sede en Londres de Monotype Corporation, destruyendo mucha información sobre las actividades de Morison en el rediseño del tipo para The Times. Todo lo que quedaba eran los archivos de Lanston Monotype en posesión de Giampa, hasta que ellos también sufrieron un desastre. En enero de 2000, la casa de Giampa se inundó y se perdió un siglo entero de historia de la imprenta. «El grueso de los archivos terminó en un contenedor de escombros», dijo Giampa. Hay un segundo archivo de los dibujos de Lanston Monotype en el Smithsonian Institute en Washington, pero están fuera del alcance de los investigadores, porque el local se contaminó con amianto y plomo, y debió ser clausurado por tiempo indeterminado. Pero antes de que eso ocurriera, en 1996 Parker había visitado el Smithsonian en 1996 y copiado los dibujos del Number 54. En tipografía, no hay peor insulto que una acusación de plagio. Cuando Parker presentó su teoría sobre los orígenes del Times New

Roman, fue objeto de un coro de críticas. El autor británico Nicolas Barker, biógrafo de Morison, calificó la teoría como un «desorientado intento de cambiar la historia». «Es una creación de Mike Parker, quien lo hizo en parte como chiste, pero en parte para ayudar a su amigo Gerald Giampa,» afirma Barker. «Giampa era el potencial beneficiario pues si hubiera podido demostrar que el diseño era una copia de la versión británica, existía la posibilidad de establecer un derecho de patente de los diseños, al menos en Estados Unidos. Esa es la única razón lógica que logro imaginar por la cual ellos podrían querer producir una historia que no fuera un chiste infantil», expresó. Parker contestó que Barker era un «amigo de Monotype», que ha escrito varios libros y artículos sobre Morison.

Barker y otros dicen que Parker fracasó en su intento de producir alguna prueba concluyente de sus historia, afirman que se trata de una especulación divertida basada en documentos que nadie vio. Otro crítico es Jim Rimmer, un diseñador


canadiense de tipos que vive en Vancouver, quien calificó a Giampa como un «mentiroso patológico». Rimmer dijo que había tratado a Giampa durante 35 años y lo calificó como un «bromista» que había inventado la historia de Burgess «como forma de hacerse importante». En cambio, Matthew Carter, diseñador de los tipos Georgia y Verdana, se cuenta entre aquellos que creen que la historia de Parker es «muy verosímil». Recuerda claramente a Stanley Morison, un hombre al que cree capaz de llegar a eso. «Conocí a Morison y la compañía [British Monotype], que en su apogeo fueron la empresa más arrogante» del ramo, aseguró Carter. «Morison tenía un carácter muy complejo. Le gustaba hacer bromas; le interesaba el poder y le gustaba actuar entre bambalinas. Yo puedo creer que a él le hubiera gustado tomar parte en una estratagema como ésta, pese a que todavía no sabemos la verdad», declaró. E l p r o p i o T he Tim es h a e m p e z ado a aceptar l a p o s i b i l idad de una h i s t o r i a a lternativa p a r a s u fa moso tipo. E l d i a r i o ya reconoció q u e e l Ti mes New R o m a n f u e diseñado por S t a n l ey Morison, Victor L a r d e n t « y posiblemente S t a r l i n g Burgess». Poco antes de su muerte en junio, Giampa defendió su reputación. Detrás del

mostrador de una casa de antigüedades situada sobre la costa de Vancouver, el pintoresco impresor canadiense aseguraba que él de ninguna manera había fabricado la historia de Burgess, y sostenía que ella se basaba en los documentos y en los moldes que había hallado en el archivo de la Lanston Monotype. Todos esos registros se perdieron en la inundación de la isla Prince Edward Island, dijo, excepto el molde que obra en poder de Mike Parker. Y es sobre este molde que reposa hoy toda la teoría Burgess. Junto con el tipo StarlingRoman, Parker liberó una serie de las correspondientes bastardillas. Asegura que en 1904 Burgess diseñó cinco letras de bastardilla para acompañar el tipo Number 54, antes de abandonar la tipografía para dedicarse a la aviación. Parker tomó para sí la misión de terminar el trabajo y ha dedicado los últimos cinco años a dibujar cuidadosamente los elegantes tipos inclinados de una grácil bastardilla. «La itálica de Morison no era muy buena», dice de la versión actual del Times New Roman, que considera una creación de MorisonLardent. «No coincidía en nada con el tipo Roman; era una bastardilla Monotype», comenta. Ahora Parker está dedicado a rectificar este tipo dotándolo de la

bastardilla que merece. Exceptuando los cinco caracteres inspiradores, se trata íntegramente de un trabajo propio de Parker y, cabe destacar, la principal creación tipográfica de su vida. Después de haber pasado décadas en el ramo, Parker se ha convertido en un creativo administrador y en un investigador, pero nunca fue un tipógrafo propiamente dicho. Y ésa es, por supuesto, la fuerza real que está por detrás del entusiasmo de Parker por la historia de William Starling Burgess: con ella le fue dada por primera vez la oportunidad de crear su propio tipo.


“Times Roman” is the name used by Linotype, and the name they registered as a trademark for the design in the U.S. “Times New Roman” was and still is the name used by The Monotype Corporation. The face was developed by The Times newspaper for its own use, under the design direction of Stanley Morison. Originally cut by the Monotype Corp. in England, the design was also licensed to Linotype, because The Times used Linotype equipment for much of its actual production. The story of “The Times New Roman” can be found in Stanley Morison’s A Tally of Types, published by Cambridge University Press, with additional, though not quite the same, versions in Nicolas Barker’s biography of Stanley Morison, and in James Moran’s biography of SM. (There should be an apostrophe in that name, “Times’ Roman”, I suppose, though no-one uses it.) During WWII, the American Linotype company, in a generous spirit of Allied camaraderie, applied for registration of the trademark name “Times Roman” as its own, not Monotype’s or The Times’, and received the registration in 1945. In the 1980’s, all this was revisited when some entrepreneurs, desirous of gaining the rights to use the name, applied to Rupert Murdoch, who owned The Times; separately, a legal action was also initiated to clarify the right of Monotype to use the name in the U.S., despite Linotype’s registration.

The outcome of all of the legal maneuverings is that Linotype and its licensees like Adobe and Apple continue to use the name “Times Roman”, while Monotype and its licensees like Microsoft use the name “Times New Roman”. During the decades of transatlantic “sharing” of the Times designs, and the transfer of the faces from metal to photo to digital, various differences developed between the versions marketed by Linotype and Monotype. Especially these became evident when Adobe released the PostScript version, for various reasons having to do with how Adobe produced the original PostScript implementations of Times. The width metrics were different, as well as various proportions and details. In the late 1980’s, Monotype redrew its Times New Roman to make it fit exactly the proportions and metrics of the AdobeLinotype version of Times Roman. Monotype claimed that its new version was better than the Adobe-Linotype version, because of smoother curves, better detailing, and generally greater sensitivity to the original designs done for The Times and Monotype by Victor Lardent, who worked under the direction of Stanley Morison. During the same period, Adobe upgraded its version of Times, using digital masters from Linotype, which of course claimed that it had a superior version, so there was a kind of competition to see who had the most refined, sensitive,


original, genuine, bona-fide, artistically and typographically correct version. Many, perhaps most, users didn’t notice and didn’t care about these subtle distinctions, many of which were invisible at 10 pt at 300 dpi (which is an em of 42 pixels, a stem of three pixels, a serif of 1 pixel, and so on). When Microsoft produced its version of Times New Roman, licensed from Monotype, in TrueType format, and when Apple produced its version of Times Roman, licensed from Linotype, in TrueType format, the subtle competition took on a new aspect, because both Microsoft and Apple expended a great deal of time and effort to make the TrueType versions as good as, or better than, the PostScript version. During the same period, Adobe released ATM along with upgraded versions of its core set of fonts, for improved rasterization on screen. Also, firms like Imagen, now part of QMS, and Sun developed rival font scaling technologies, and labored to make sure that their renderings of Times, licensed from Linotype in both cases, were equal to those of their competitors. Hence, the perceived quality of the Times design became a litmus for the quality of several font formats. Never before, and probably never again, would the precise placement of pixels in the serifs or ‘s’ curves etc. of Times Roman occupy the attention of so many engineers and computer scientists. It was perhaps the supreme era of the Digital Fontologist. As for the actual visual differences in the designs, well, like any good academic author, I leave the detection and analysis of those “as an exercise for the reader”.


SM

Grid - Times New Roman  

Parcial de Diseño Editorial

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you