Page 10

4

Vicálvaro D19

10

THE WINNER TAKES IT ALL Juan Fernández Algo que me provoca una enorme perplejidad es el reiterado triunfo electoral, con algún efímero intervalo, de la derecha en una ciudad como Madrid, habitada en su inmensa mayoría por personas trabajadoras con rentas medias o bajas. No se trata de concederle a la izquierda a priori ninguna superioridad moral, porque a lo largo de la historia se ha demostrado (véanse casos como el de Daniel Ortega y tantos otros) que también políticos de esta tendencia pueden comportarse como auténticos déspotas, pero hasta el más lego en economía reconoce que la única forma de lograr una mínima justicia social es a través de una fiscalidad progresiva y un reparto equitativo de las rentas. Esto es: que los que más tienen paguen más para poder aliviar las carencias de los más necesitados. Tampoco es preciso ser un experto en materia de salud ambiental para comprender que hay que restringir el tráfico, especialmente de los vehículos más contaminantes, para evitar que se cree

una atmósfera envenenada, causante de múltiples enfermedades y muertes prematuras. Y que la única vía para disminuir la desigualdad es un sistema público, sanitario y educativo, eficaz y adecuadamente financiado, que propicie la movilidad social y el tratamiento adecuado. La pregunta elemental surge al constatar que, curiosamente, son los partidos que abogan por una bajada de impuestos a los más ricos y quienes en nombre de la libertad (lástima que no sean tan libertarios en otros campos, como la eutanasia o el aborto) favorecen la contaminación en nuestra ciudad y provocan el incremento del desequilibrio social con su apuesta por la privatización de lo público, los que reiteradamente ganan las elecciones autonómicas y municipales. Me temo que si el trío conservador, esto es, Partido Popular, Ciudadanos y Vox, presentaran como candidato al Cid o a su caballo Babieca, también sacarían mayoría

absoluta. Porque lo cierto es que, aunque habría que buscar con lupa para seleccionar unos candidatos más mostrencos y pintorescos, no dejan de ganar. No importa que Ayuso nos confiese su alucinante añoranza por los atascos y achaque a las restricciones de tráfico el aumento de la inseguridad ciudadana o que Almeida, para no irle a la zaga, se empecine en la cuadratura del círculo: a más vehículos, menos contaminación. Para revertir esta distopía, no hay fórmulas mágicas ni atajos milagrosos. Es tiempo de resistencia y cordura, de tener la convicción de que algún día, quienes apostamos por políticas progresistas e igualitarias, seremos capaces de superar nuestro estupor y de aunar esfuerzos. Será preciso eliminar los egos revueltos, tanta sigla y tanto clan, y encontrar los puntos de encuentro, el denominador común. En plena tormenta en alta mar, solo a los estúpidos se les ocurre ponerse a afinar el violín.

Profile for Distrito 19

Distrito 19 197  

Distrito 19 número 197

Distrito 19 197  

Distrito 19 número 197

Advertisement