Issuu on Google+


índice

Cincuentenario del cuec

La escuela de cine más antigua de latinoamérica

EN PORTADA: La actriz Tamara Mazarrasa, momentos antes de filmar una escena de la cinta Todo el mundo tiene a alguien menos yo (México, 2012), de Raúl Fuentes, la más reciente de las producciones del programa de ópera prima del cuecFoprocine, con nominaciones en Guión Original, Fotografía, Diseño de Arte y Ópera Prima para la 55 entrega de los premios Ariel.

Fe de erratas: En el número anterior, en el artículo titulado Tres décadas, en la página 73, se afirma que el decreto de creación del Instituto Mexicano de Cinematografía se publicó el 25 de marzo de 1989 en el Diario Oficial de la Federación, cuando debiera decir 1983. Por el error pedimos disculpa a los afectados y al público lector.

6

UNA COINCIDENCIA MUY AFORTUNADA José Felipe Coria, director del cuec Sergio Raúl López

11

UN PROGRAMA ACADÉMICO DE LICENCIATURA Hacia la fundación de la Escuela Nacional de Cinematografía 2012-2013 Armando Casas

16

UN SUEÑO IMPOSIBLE Cine digno con valores humanos Manuel González Casanova

19

LAS REGLAS GRAMATICALES Y DE SINTAXIS Algunas reflexiones sobre el área de realización Alfredo Joskowicz Bobrownicki

54

LOS POCOS ESTRENOS Y LAS MUCHAS COPIAS Panorama de la distribución del cine mexicano en 2012 Mariana Vera Brozon

60

NOS HEMOS CONCENTRADO Y ESPECIALIZADO Adrián Wooton, jefe ejecutivo del Film London Paloma Cabrera Yáñez

66

UN AEROPUERTO SIN SUFICIENTES PISTAS Inequidades del mercado de la exhibición Felipe Cazals

70

FESTIVALES RELATOS RURALES Y TALLERES COMUNITARIOS Sexto Festival Internacional de Cine en el Campo Alondra Montero

22

TODO CAMBIÓ PERO EL CUEC SIGUIÓ Gabriel García Márquez, profesor de guión Marcela Fernández Violante

26

LLENAR UN VACÍO ACADÉMICO Las escuelas de cine, absolutamente indispensables Mitl valdez

73

EL RECONOCIMIENTO DEL GUIONISTA Segundo Encuentro Iberoamericano Escritores Cinematográficos Denis Languerand

30

ESE CENTRO QUE PREFIERO LLAMAR ESCUELA Un lugar para compartir el amor común por el cine Humberto Ríos

76

UN FORMATO COMPACTO Cuarto Distrital. Cine y otros mundos Verónica Ortiz Cisneros

32

EL CULTO A LA MUERTE Y OTROS RECUERDOS Aquella primera visita a México en 1990 Raúl Bertone

78

ESTRENOS EN LA PELÍCULA LOS HUMANIZAMOS A TODOS Cinco de mayo, de Rafa Lara José Juan Reyes

34

DE VUELTA A LAS AULAS Testimonios de los ex alumnos del CUEC Salvador Perches Galván

82

UTILICÉ LA BELLEZA COMO PARTE DEL LENGUAJE La vida lacustre de Mai Morire de Enrique Rivero. Sergio Raúl López

38

EL CUEC REALMENTE VIENE DE LA NADA Jorge Ayala Blanco, profesor decano Sergio Raúl López

84

42

QUISE CONTAR UN CUENTO PEQUEÑITO La orfandad y Las lágrimas, de Pablo Delgado Sergio Raúl López

DESDE LA FIMOTECA DE LA UNAM LOS MALOS HACEN LO QUE LOS BUENOS SUEÑAN En tiempos de crisis: Alemania 1919-1932 Karla Calviño Carbajal

86

UN ATAQUE TERRORISTA AL CINE CONTEMPORÁNEO La Blancanieves muda y flamenca de Pablo Berger Luis Carrasco García

47

ACADÉMICAS CANDIDATOS AL 55 ARIEL La lista de candidatos en las 23 categorías

90

50

INDUSTRIA EL DUPOLIO EN LA EXHIBICIÓN CINEMATOGRÁFICA La concentración del mercado en las salas de cine Mariana Cerrilla Noriega

DIRECTORES LA FRONTERA ES UN TERCER PAÍS Gregory Nava, director emblemático del cine latino Luis Carrasco García

94

PIZARRA

AÑO 5 Núm. 28 Mayo - Junio 2013

2

CINE TOMA 28

Mayo - Junio 2013


La educación de mejores individuos

D

esde hace 50 años, el Estado mexicano, primero a través del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (cuec), y luego también del Centro de Capacitación Cinematográfica (ccc), apoya la formación cinematográfica. Desde 1963, el cuec es responsable cada año de, por lo menos, 12 personas que impulsan, trabajan y consolidan los llamados medios audiovisuales. Hay egresados del cuec en la televisión, la radio y el cine, y muchos de ellos transitan de un medio a otro. Estas escuelas de cine no sólo forman cineastas, sino individuos, seres humanos con compromiso, con ética, con propuestas de expresión. Se dice fácil, pero la complejidad, el costo y la responsabilidad son enormes. Las escuelas no son los muros ni las ventanas ni los pizarrones. Las escuelas son los maestros y quienes laboran en ellas, que son memoria y futuro. Y esa es una de las grandes virtudes del cuec, que cuida a sus maestros, lo que ha permitido un crecimiento profesional en la docencia, estabilidad y, lo más importante, una reflexión permanente sobre el quehacer y la enseñanza cinematográficos. Así lo percibimos en los fragmentos de los escritos de sus ex directores, que muestran una escuela viva, con autocrítica, debate, reflexión…, una escuela que al renovarse no pierde lo mejor de su historia. Conserva y estimula a sus maestros, que no dejan de dar batalla en la escuela y en el campo cinematográfico. Pero si las escuelas son futuro y desde hace medio siglo se ha luchado por ellas, y se han consolidado con el egresó de cientos de cineastas en distintas ramas, ¿en qué piensan, desde hace décadas, los responsables de las políticas públicas con sus leyes y reglamentos? Estos egresados requieren de espacios para la exhibición de su obra. Asociar, como bien dice el maestro Felipe Cazals en su artículo, la taquilla con la calidad de una película, es algo que sólo los exhibidores se atreven a afirmar. Las escuelas y sus egresados garantizan un estándar de factura; sus películas pueden o no gustar, igual que pasa con las películas hollywoodenses. La producción cinematográfica es muy amplia y según la intención es el tipo de obra. No se puede juzgar con el mismo rasero al cine-espectáculo que al cine de autor, en todos los casos hay películas de buena y mala calidad y la taquilla servirá, si acaso, para medir la producción de aquellas cuya intención es, principalmente, económica. Las estadísticas muestran que somos un país de analfabetas funcionales, ¿es este público el que define la calidad de una obra cinematográfica? Resulta incomprensible que el Estado destine dinero para formar profesionales de la imagen en movimiento y producir sus obras, y no regule la posibilidad de tiempo de pantalla, incluyendo el fomento de espacios alternativos para exhibirlas. El cine puede contribuir a la educación de mejores individuos. Es en ese contexto en el que debe ubicarse esta producción —como se lo propuso, por cierto, Manuel González Casanova, fundador del cuec—. Entonces, ¿por qué no aprovechar y dar espacio a nuestros cineastas de tal manera que vayan conquistando al público que les es propio y no sólo al extranjero en festivales y muestras? Entender el cine no sólo como espectáculo, sino apreciarlo en sus distintas posibilidades, es parte de una postura histórica de la comunidad del cuec y segura estoy que seguirán insistiendo en ella para un mejor futuro de nuestro país. ¡Felicidades! Ángeles Castro Gurría

Mayo - Junio 2013

Directorio editorial Directora general: Ángeles Castro Gurria Director administrativo: José Sefami Director fundador: Flavio González Mello Subdirector general: Jaime Chabaud Subdirector editorial: Sergio Raúl López Consejo editorial: Armando Casas, Fernando Eimbcke, Roberto Fiesco, Leonardo García Tsao, Everardo González, Alfredo Joskowicz (✡), Mónica Lozano, Lorenza Manrique, José Ramón Mikelajáuregui, Elisa Miller, Beatriz Novaro, Ignacio Ortiz y Víctor Ugalde. Arte y diseño visual: Erick Rodríguez Serrano Corrección de estilo: Hugo Valdés Sánchez Asistencia editorial: Paloma Cabrera Yáñez Publicidad: Hugo Wirth Jefe de distribución: Noé Martín Nieves Cano Distribución: Adriana Nájera, Daniel Castanedo y Sergio Sánchez Asistencia general: María de la Paz Zamora y Verónica Cruz Correos electrónicos: Redacción: cinetoma@gmail.com Diseño: erosvisual1@gmail.com Ventas: publicidad@pasodegato.com Suscripciones: Adriana Nájera adriana.pasodegato@gmail.com CINE-TOMA Año 5, Núm. 28, Mayo - Junio 2013 Es una publicación bimestral Editada por José Sefami Misraje: Eleuterio Méndez 11, Col. Churubusco-Coyoacán, C. P. 04120, México, D. F. Teléfonos: (0155) 5601 6147, 5688 9232, 5688 8756. Editor responsable: Jaime Chabaud Magnus. No. de certificado de reserva al título: 04 - 2008 - 080418121600 - 102. ISSN: 2007-3305 No. de certificado de licitud de título: 14265. No. de certificado de contenido: 11838. Ambos otorgados por la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas de la Secretaría de Gobernación Distribución: PasodeGato Sepomex, pp09.1673 Distribuido por dimsa en locales cerrados. Impresa por: Editorial Innova Año de Juárez 343, Col. Granjas San Antonio, C.P. 09070 Distrito Federal Este número se terminó de imprimir en abril de 2013 con un tiraje de 10,000 (diez mil) ejemplares. El contenido de los artículos es responsabilidad de los autores. Prohibida su reproducción total o parcial sin previa autorización.

Agradecimientos: Centro Universitario de Estudios Cinematográficos de la unam, Dirección General de Actividades Cinematográficas de la unam, Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas, Estudios Churubusco.

CINE TOMA 28

3


??????????

4

CINE TOMA 28

Mayo - Junio 2013

Mantarraya/No Dream Cinema. Sergio Raúl López

Así lucen las instalaciónes de lo que próximamente será la Escuela Nacional de Cine, hasta hoy Centro Universitario de Estudios Cinematrográficos de la UNAM.


La anhelada integración

N

o hay una fecha precisa que reporte la creación del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (cuec) de la unam. Solamente se sabe con certeza que inició sus actividades en un pequeñísimo salón al sur de la Ciudad Universitaria en junio de 1963, con un reducido pero relevante grupo de profesores y estudiantes que compartían el interés común de profundizar en el fenómeno fílmico mundial, sin duda alguna, la forma audiovisual imperante en el siglo xx. La necesidad de crear, en el ámbito mexicano, una escuela de enseñanza y capacitación cinematográfica, había surgido no de la industria del cine sino de la cinefilia más militante, es decir del cineclubismo. No olvidemos que el creador y primer director del cuec había fundado en 1952 el vanguardista Cine-Club Progreso y poco después la Federación Mexicana de Cineclubes, en cuyo seno se había dictaminado la necesidad de contar con una filmoteca y una escuela de cine en el país, proyectos que habría de llevar a cabo en el ámbito de la Universidad Nacional. El acto fundacional de la Filmoteca de la unam ocurrió la tarde del 8 de julio de 1960, con la donación de filmes de Benito Alazraki y Carlos Velo, por parte del productor Manuel Barbachano Ponce, al entonces rector Nabor Carrillo. No pasaría mucho tiempo para que en el pequeño pero relevante programa editorial del recién creado Departamento de Actividades Cinematográficas —es decir, la Filmoteca— de la unam, acabara por convertirse en un curso: las emblemáticas 50 lecciones de cine, una serie de conferencias impartidas por relevantes profesionales del medio cinematográfico e intelectual, como Carlos Velo y José Revueltas, en un salón de la Facultad de Filosofía y Letras, que ofrecía un conocimiento mucho más teórico y reflexivo que práctico. Es decir, se enseñaba el conocimiento y la reflexión sobre cine más que la realización cinematográfica, como ocurre actualmente. Dos casas rentadas, muy cerca de la avenida Insurgentes —una cerca de Radio Mil y la otra de Ciudad de los Deportes—, que carecían del mínimo equipo necesario y de un método de enseñanza especializada, fueron el escenario de aquellas lecciones en largas tardes y noches —la escuela funcionaba en horario nocturno—, en las que Carlos Elizondo, Walter Reuter, Carlos Fuentes, José de la Colina, Emilio García Riera, Manuel Michel y hasta el futuro Premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez, entre otros, dictaban conferencias a una veintena de alumnos interesados en ese medio tan misterioso e inasible como es el de las imágenes en movimiento. Por una casualidad, el ahora profesor decano del cuec, el crítico Jorge Ayala Blanco, dio aviso a Manuel González Casanova de una casa en la colonia del Valle, sobre Adolfo Prieto, que estaba en venta y que se adecuaba a las necesidades de la creciente escuela. Desde 1975, esa casona se convertiría en la emblemática sede de la que hoy día es la escuela de cine en funcionamiento más antigua de Iberoamérica; sus recámaras se convirtieron en salones y su frontón sirvió para largas tardes de esparcimiento deportivo de los aspirantes a realizadores, antes de convertirse en el actual foro de filmaciones. Pero los tiempos cambian y aquella entrañable aventura de generar una escuela de cine en el contexto universitario ha sentado sus reales. Conforme se acerca la fecha en que ha de celebrarse su medio siglo de existencia, se avecinan dramáticos cambios: de Centro Universitario de Estudios devendrá en Escuela Nacional de Cinematografía, con la consiguiente y necesaria modificación de su plan de estudios para dotarlo de validez oficial con grado de licenciatura; se mudará de aquella casona adaptada a un edificio concebido ex profeso para ofertar las instalaciones idóneas a los alumnos —junto a la Filmoteca de la unam y a tv unam, conformando un corredor audiovisual—, con salones de verdad, salas de edición con tecnología de punta y una sala de proyección con todas las de la ley. Muy pronto, además, se ofertará educación en línea y tendrá un canal digital por Internet. Magnífica, como puede avizorarse, será esta celebración cincuentenaria, pero algún resquicio dejará para la nostalgia por aquel candor con el que inició este propósito, por aquellos deseos irrefrenables de abrir aulas para impartir la materia fílmica y, sobre todo, por aquel amor primigenio por el cine, aquella vieja cinefilia cineclubera, que ha rendido visibles frutos. Y es deseable que esta integración a la Ciudad Universitaria —un anhelo de ya varios lustros—, permita igualmente que los aspirantes a realizadores, así como sus profesores, se adapten de manera más abierta y declarada al resto de investigadores y estudiosos de la materia cinematográfica que existen en la unam y en el resto del país, y que, en este camino, cese el aislamiento y la cerrazón del medio fílmico, su cualidad autofágica. El cine es, quizá, la más masiva de las artes contemporáneas y, como tal, su destino se encuentra en el gran público, en la sociedad toda. Ser universal, pues, como el (buen) cine mismo. Sergio Raúl López Mayo - Junio 2013

CINE TOMA 28

5


CINE TOMA 28