Page 20

20 SALUD

“Prácticas clínicas

D

sin errores”

e cada cien pacientes que ingresan a una institución de salud, entre diez y doce de ellos, sufren un evento adverso, es decir un daño que puede producir una discapacidad e incluso la muerte. Se entiende que “nadie hace daño intencionalmente”, que la gran mayoría de los errores ocurren por falta de comunicación y que una buena relación entre el médico y el paciente puede disminuir en más de un 40% estos riesgos, pues el 90% de los eventos adversos son previsibles. En muchos países las muertes por estos eventos superan a aquellas producidas por el VIH, la Diabetes Mellitus, el corazón y los accidentes de tránsito.

“Está demostrado que cuando los pacientes se involucran más en su cuidado médico, el proceso se hace más eficiente y su recuperación se logra en un menor tiempo”, señala el doctor Astolfo Franco, coordinador del “V Simposio Internacional de Seguridad del Paciente, “Prácticas clínicas sin errores,” que se llevó a cabo en el Centro de Eventos Valle del Pacífico entre el 12 y el 14 de marzo. El Simposio, uno de los más importantes en Colombia, reunió en Cali a un selecto grupo de cerca de 800 profesionales de la salud de todo el país y especialistas de Estados Unidos, Europa y Latinoamérica, quienes abordaron la problemática y la forma de enfrentarla con base en experiencias de las instituciones más importantes en el mundo. El evento contó con la participación de reconocidos expertos como la doctora Tejal Gandhi, Presidente National Patient Safety Foundation, Harvard University; el doctor, Claudio Tuda, director del Departamento de Enfermedades Infecciosas, del Hospital Mount Sinai, Miami Florida; la doctora Larissa Lucas, de la Universidad de Harvard; la doctora Carola Orrego, directora de proyectos de la Fundación Avedis Donabedian de Barcelona y Ariel Palacios, director de Seguridad del Paciente, del Hospital Austral de Buenos Aires. Según el doctor Franco, un programa de seguridad médica debe contemplar inicialmente los derechos del paciente: a preguntar y absolver todas sus dudas con relación a su problema, su tratamiento y sus expectativas. Y este, a su vez tiene el deber de informar al médico, sobre medicamentos que consume, alergias, enfermedades familiares y personales. Esta interrelación será crucial en el desarrollo del tratamiento. Según el doctor Franco durante estos tres días de agenda académica se cumplió con el gran objetivo del Simposio: “Fortalecer el conocimiento de los profesionales de la salud en la implementación de acciones seguras en su ejercicio clínico asistencial y contribuir a hacer procesos de calidad, exitosos y seguros”.

Revista No. 19  

Revista CaliViva

Revista No. 19  

Revista CaliViva

Advertisement