Page 1

1

pablo toranzo / argentina

Tras la cuarta reja FotografĂ­as adentro de los muros Pablo Toranzo / Argentina


2

El orden y la riqueza acuden para ver pasar de lejos la gran tribu nómada que han encadenado, esa otra especie, la “raza distinta que tiene el privilegio de poblar los presidios y las cárceles”. Michael Foucault, “Vigilar y Castigar, nacimiento de la prisión“.

Tras la cuarta reja


3

Vivimos bombardeados de imágenes Todo el tiempo, en todos los lugares, millones de dispositivos captan millones de situaciones de la vida cotidiana: teléfonos celulares cada vez más sofisticados que toman fotos y videos de altísima calidad; cámaras de seguridad que vigilan la vida de los ciudadanos cada vez con mayor definición y obsesión; cámaras fotográficas de todos los modelos y precios, que apuntan sus lentes sobre deportes, vida familiar, edificios, paisajes, personajes de la política y el frívolo mundo de la moda. Cada vez hay más fotos, computadoras y servidores de datos repletos de píxeles que representan imágenes. Sin embargo, año tras año sabemos menos de nuestro mundo. La especialización de la vida laboral nos hace ser menos amplios en nuestros intereses y conocimientos. La vida de los que no entran en nuestro círculo social nos es ajena. Nos volvemos más egoístas y más ignorantes de los signos que nos muestra la naturaleza: mientras los animales huyen tierra adentro alertados por su olfato, miles de turistas van hacia la playa minutos antes de un tsunami. A pesar de la velocidad de nuestros medios de transporte, cada vez conocemos menos nuestro mundo. Unos pocos se salen de esa lógica y van en busca de lo desconocido, de lo políticamente incorrecto, de lo doloroso y arriesgado. Hay que meterse en un túnel largo y oscuro para desembocar en una cárcel de la provincia de Tucumán, quedarse días y días conviviendo con esa realidad. Eso es lo que hizo Pablo Toranzo con su cámara. Si las cámaras pudieran decir algo de su oficio, la de Pablo estaría satisfecha: fue la herramienta que le permitió plasmar un mundo que tratamos de esquivar con excusas banales. Estas son fotos de un lugar terrible, asfixiante y cruel. Pero está retratado con humanismo. Pablo no nos ahorra, en sus imágenes, la tragedia, pero tampoco se regodea en ella. Con estas fotos tomamos conciencia, un grado de reflexión que nos falta cuando, ante un hecho de delincuencia atroz, decimos livianamente que ojalá ese chorro se pudra en la cárcel. Entonces, deseamos lo que de hecho ya ocurre. Esta es la atmósfera que captó Pablo. Sus fotos son un cachetazo a la sociedad que anda perdida entre tanta imagen superficial. Eduardo Longoni

Pablo Toranzo / Argentina


4

Tras la cuarta reja


5

Tras la 4ª Reja Titulé esta obra “Tras la 4ª Reja” por todo lo que representa esta reja tanto para los internos como para los guardiacárceles del Penal de Villa Urquiza. La 4ª reja marca un límite físico pero, sobre todo, un límite simbólico de lo que significa estar preso. Es ella la que divide a los ciudadanos libres de los presos. Ella es testigo de la pérdida y de la recuperación de la libertad, siempre y cuando -como se dice en la jerga tumbera- “se sepa caminar derecho”. La 4ª reja es la puerta de entrada a una realidad completamente desconocida por la mayoría de nosotros. Realidad que solo puede ser conocida superficialmente si no nos involucramos en el tema. Realidad que no es mostrada completamente ni por guardias ni por los internos. La 4ª reja nos permite ingresar a las otras unidades dentro del Complejo Penitenciario de Villa Urquiza pero también es el lugar desde donde se da alarma ante cualquier pelea o motín dentro del penal. La 4ª reja es el llamado más frecuente en el radial del penal. Convocatorias a comparendo, llamadas del Departamento de Judiciales del penal, abogados, visitas en el locutorio, servicio médico. Todo pasa por esta reja. La 4ª reja se abre para presos primerizos, temerosos, que miran con la cabeza hacia abajo y medio de reojo aquello con que se encontrarán y se preguntan si su ranchada, de haberla tenido, los recibirá. También recibe entusiasmados delincuentes, sobre todo jóvenes, que llegan como turistas ansiosos por conocer las unidades penitenciarias más complejas de Tucumán y buscan lucirse o hacer currículum. Ve salir en libertad a algunos que jamás volverán y a otros que salen convertidos en leones y que poco tiempo después los verá volver. Ve salir convulsionados, moribundos y muertos que fueron ajustados dentro de los baños, duchas y pabellones. La 4ª reja ve a quienes no lograron soportar la vida en el penal y se suicidaron ahorcándose o prendiéndose fuego. Solo la permanencia allí, tras la cuarta reja, me permitió ser espectador de sus secretos. Pablo Toranzo

Pablo Toranzo / Argentina


6

Tras la cuarta reja


7

Pablo Toranzo / Argentina


8

Tras la cuarta reja


9

La Cuarta Reja. Vista desde la Leonera. Complejo Penitenciario de Villa Urquiza.

Pablo Toranzo / Argentina


10

Tras la cuarta reja


11


12

Tras la cuarta reja


13

Pablo Toranzo / Argentina


14

Tras la cuarta reja


15

Los pabellones, el infierno

Pablo Toranzo / Argentina


16

En una de las charlas, un interno me dijo: “En la cárcel es como si el tiempo estuviera paralizado”. Sobra tiempo para rebuscársela y hacer puntas con los elementos más impensados y considerados inofensivos en la sociedad. Un secador de pisos, una parrilla plegable, un lápiz, una tarjeta plástica y hasta los huesos de vaca y pollo se transforman en armas en el ámbito de un pabellón carcelario. Casi a diario se escucha cómo golpean las puertas de las celdas o las camas para extraer las planchuelas con las que confeccionan verdaderos machetes. Hay distintos tipos de puntas. Están las pequeñas hojas montadas sobre un encendedor de plástico que tienen unos 10 centímetros de largo. Las “agujas”, que son varillas muy bien afiladas que van de 20 a 40 centímetros. Las planchuelas, que son aproximadamente del ancho de la puerta (90 centímetros), y los arpones que son como lanzas. En las peleas nadie tira como si fuera un aviso, son a muerte, “de frente mal” y ese código es conocido por todos…

Tras la cuarta reja


17

Pablo Toranzo / Argentina


18

Tras la cuarta reja


19

Pablo Toranzo / Argentina


20

Tras la cuarta reja


21


22

Tras la cuarta reja


23


24

Tras la cuarta reja


25

Pablo Toranzo / Argentina


26

Tras la cuarta reja


27


28

Tras la cuarta reja


29

Lรกgrimas de รกcido. Se las hacen al borrar lรกgrimas tatuadas en la cara. El tatuaje de las lรกgrimas representa para los presos la tristeza por alguien que muriรณ mientras ellos se encontraban privados de su libertad.

Pablo Toranzo / Argentina


30

Tras la cuarta reja


31

Pablo Toranzo / Argentina


32

Tras la cuarta reja


33

Pablo Toranzo / Argentina


34

Tras la cuarta reja


35


36

Tras la cuarta reja


37


38

Tras la cuarta reja


39


40

Tras la cuarta reja


41

Para algunos internos los baĂąos representan un gran peligro y optan por baĂąarse en sus celdas utilizando tachos, palanganas o bidones.

Pablo Toranzo / Argentina


42

Tras la cuarta reja


43

Pablo Toranzo / Argentina


44

Tras la cuarta reja


45

Pablo Toranzo / Argentina


46

Tras la cuarta reja


47

Pablo Toranzo / Argentina


48

Tras la cuarta reja


49

Pablo Toranzo / Argentina


50

Tras la cuarta reja


51

Pablo Toranzo / Argentina


52

Tras la cuarta reja


53

Pablo Toranzo / Argentina


54

Tras la cuarta reja


55

Pablo Toranzo / Argentina


56

Tras la cuarta reja


57

Las pesas en las celdas estรกn prohibidas porque durante peleas o motines pueden ser utilizadas como proyectiles contra otros internos o contra la misma guardia al momento de ingresar al pabellรณn. Sin embargo, en Villa Urquiza hay al menos dos celdas que pueden tenerlas por la conducta ejemplar de los reclusos que las habitan. Estรกn hechas de bloques de cemento, por los internos dedicados a la construcciรณn. Pablo Toranzo / Argentina


58

Tras la cuarta reja


59

Los voleos o palomas son pelotas de goma espuma que por lo general se las camufla para dificultar su observación. Estas son arrojadas desde el exterior del penal a sectores específicos donde luego son buscadas por internos. Los voleos están cargados con drogas de todo tipo, pero también pueden transportar teléfonos celulares, mensajes y hasta armas.

Pablo Toranzo / Argentina


60

“No hay nada más rico que fumarse una chalita en la esquina de mi casa y después si hay compañía salir a bardear”.

Tras la cuarta reja


61

Pablo Toranzo / Argentina


62

Tras la cuarta reja


63


64

Máxima Seguridad Durante el día, libertad es mirar desde una rendija de unos 15 centímetros que hay en las bases de la puerta de la celda. Por la tarde, cuando el sol pasó su cénit, una pequeña ventana deja entrar algo de luz y calor de libertad en esos helados calabozos. El régimen adoptado y las celdas de la Unidad 9 representan para algunos un lugar de castigo. Para otros, es un espacio de desintoxicación. Hay internos que necesitan y negocian este régimen para su protección, hay otros que hasta la ven como su casa por el tiempo que estarán en máxima. Para otros representa el CUCO.

Tras la cuarta reja


65

Pablo Toranzo / Argentina


66

Tras la cuarta reja


67

Pablo Toranzo / Argentina


68

Tras la cuarta reja


69

Los oficios, una cuota de dignidad

Pablo Toranzo / Argentina


70

Tras la cuarta reja


71

Pablo Toranzo / Argentina


72

Poco a poco, las rejas de cada uno de los sectores de las Unidades 1 y 2 se van llenando de internos que, ya listos, esperan a los encargados de dictar los distintos talleres ocupacionales que se desarrollan en el penal. Un guardia comienza llamarlos y los va dejando salir hasta la Leonera. Desde allí se les toma asistencia y cada encargado se hace responsable de ellos para comenzar los trabajos. De los casi 800 internos que se encuentran alojados en el Complejo de Villa Urquiza, poco más de 100 tienen acceso a estos talleres. Sin lugar a dudas, estos espacios de aprendizaje les permiten llegar a dominar un oficio que les resulte útil el día que recuperen su libertad. Aunque sea por un par de horas, la laborterapia saca a los internos de las rejas y los lleva a un ámbito completamente diferente. Más allá de esto, la participación que ellos tengan en los talleres les ayuda para el concepto necesario para la obtención de beneficios tanto dentro del penal como en judiciales. Los talleres que se desarrollan allí dentro son Panadería, Economato, Cocina, Cloacas, Herrería, Albañilería, Cortada de ladrillos, Automotores, Granja, Imprenta y Encuadernación.

Tras la cuarta reja


73

Pablo Toranzo / Argentina


74

Tras la cuarta reja


75

Pablo Toranzo / Argentina


76

Tras la cuarta reja


77

Pablo Toranzo / Argentina


78

Tras la cuarta reja


79

Pablo Toranzo / Argentina


80

Tras la cuarta reja


81

La rotonda es el lugar donde trabaja la guardia interna, que en este penal se encuentra entre los pabellones de las Unidades 1 y 2. Allí, casi a diario, por la tapa cloacal ubicada dentro de ésta emanan fluidos, líquidos, sólidos y gaseosos. Ante dicha situación la guardia debe trabajar fuera de la rotonda. Esto, más allá de generar cierta incomodidad desde el punto de vista sanitario, reviste otro riesgo ya que representa un punto crítico de seguridad en el penal. La guardia interna no solo trabaja dentro del ambiente contaminado de la rotonda. También almuerzan y cenan en este ámbito. Pablo Toranzo / Argentina


82

Tras la cuarta reja


83

Pablo Toranzo / Argentina


84

Tras la cuarta reja


85

Pablo Toranzo / Argentina


86

Tras la cuarta reja


87

Las visitas y la religiรณn, un soplo de vida

Pablo Toranzo / Argentina


88

Tras la cuarta reja


89

Pablo Toranzo / Argentina


90

Tras la cuarta reja


91

Pablo Toranzo / Argentina


92

Tras la cuarta reja


93

Pablo Toranzo / Argentina


94

Tras la cuarta reja


95

Pablo Toranzo / Argentina


96

Tras la cuarta reja


97

Pablo Toranzo / Argentina


98

Tras la cuarta reja


99

Pablo Toranzo / Argentina


100

Tras la cuarta reja


101

Algunas libertades

Pablo Toranzo / Argentina


102

Tras la cuarta reja


103

Pablo Toranzo / Argentina


104

Juan, alias “El Metro”, sale en libertad después de haber estado cinco años preso. Por robo agravado con lesiones de arma de fuego pasó un año y medio en el Instituto de menores Julio A. Roca y luego casi cuatro años más alojado en la Unidad 5 de Jóvenes Adultos del Penal de Villa Urquiza

Tras la cuarta reja


105

facebook/pablo.toranzo

Pablo Toranzo / Argentina


e Dirección, maquetado y edición de contenidos Jorge Piccini / www.jorgepiccini.com / www.bexmagazine.com

Consulta y envíos de trabajos: bexbariloche@gmail.com BARILOCHE / PATAGONIA / ARGENTINA Abriendo espacios a la fotografía latinoamericana

Tras la cuarta reja, Fotografías adentro de los muros.  

Pablo Toranzo, Argentina

Tras la cuarta reja, Fotografías adentro de los muros.  

Pablo Toranzo, Argentina

Advertisement