Issuu on Google+

La Revista “La patria es primero” así recordamos a Vicente Guerrero “El

amor a la patria debe ser el principio rector de nuestro sufragio”

Por: Discurso Publico//Redacción contacto@discursopublico.com.mx

¿Cuál de todos los personajes lejos de sentirnos representados, administrara la riqueza del pueblo y la empleara en mejorar las oportunidades de desarrollo y calidad de vida de todos? Mucho aun nos hace dudar que así sea, porque nuestro sistema político y democrático cooptado por élites, no está diseñado para convivir con los de abajo. La cultura política de nuestros ciudadanos está impuesta por un discurso frágil y ambiguo con doble moral que incluso a nuestra clase política se le puede perdonar cualquier cosa, haciendo uso de uno de los poderes mejor usados para el control de las masas y nuestros pensamientos, los medios de comunicación. La patria es para nosotros un símbolo, sí fuimos hombres educados con amor a nuestro territorio, a nuestra riqueza y a nuestra gente: ¿Por qué no votar por el mejor ciudadano que represente estos valores, tradiciones y símbolos de nuestra nación? Sin embargo seguimos creyendo que él sistema que da vida a nuestra patria está en crisis. En otras palabras no existe el hombre de estado y preferimos al hombre carismático, al que representa nuestra utopía, muy común en épocas de crisis en todo el mundo y en nuestra historia. Tenemos el caso más famoso, Adolfo Hitler. Nuestra patria y democracia están siendo guiadas al fracaso y a la ineficiencia, ya que no se tiene información pertinente y está es controlada por grupos, ya que la información política que se genera es siempre generada por los mismos personajes, esta información viene de lo que hacen o dejan de hacer nuestros partidos políticos y sus adherentes, está transforma y permea las mentes de los ciudadanos y los conlleva a tener una misma forma de pensar y de solucionar las cosas. No permitiendo la deliberación y en un muchos de los casos, el llegar a acuerdos, parte crucial en una democracia y el futuro de nuestra nación, ya que en esta confrontación es como las sociedades han evolucionado, en estos esfuerzos, es donde surgen las nuevas ideas y motivaciones para el cambio.

www.discursopublico.com.mx


¿Y los ciudadanos de a pie? Aunque muchos académicos y filósofos se aferran diciendo que es el sistema menos malo. Nosotros afirmamos que es el sistema más cómodo. En el cual, el mejor argumento gana y como siempre el que tiene mas poder es el vencedor. Y sí unos cuantos siempre obtienen el poder, es que el sistema por más democrático, esta fallando. Esto es prueba de una sociedad que está estancada. Pero no debemos de olvidar que el poder pende de un péndulo, un día unos tienen el control y otro día son esclavos. La historia así lo sugiere, la comodidad de unos pocos es la fuerza y el deseo de libertad e igualdad de otros para derrocar al más fuerte. Una sociedad más sana es la que puede convivir con diferentes puntos de vista, a esto le han llamado tolerancia, pero hay que tener cuidado porque la tolerancia puede convertirse en sumisión. La vida pública de México no debería de depender de los partidos políticos, aunque en definición, son estas instituciones las que nos facilitan nuestra vida política, sin embargo en México los partidos políticos no representan los intereses de los olvidados, sino que son su mercado meta y el blanco de sus promesas. Nosotros lo llamamos el voto inocente. La patria en esta ocasión pario a cuatro ciudadanos, alineados ideológicamente a partidos políticos y representantes de un grupo especifico de nuestra sociedad. Los hijos de la patria serán funcionarios públicos: “Esto significa nada menos que repartir la riqueza de nuestra nación y que está tarea incluye ¿A quienes y cuando?” Pero sabemos que nacen de un sistema de partidos mucho criticado y poco reformado y que además muchos lo consideran un sistema representativo con pocas opciones políticas e ideológicas, pudiendo ser un sistema participativo. En otras palabras un sistema político cómodo, otros dirían un sistema en pañales, algunos sabrán que es un sistema en constante transformación. Como todo y la historia lo demuestra, los olvidados, se han alzado y han cambiado el curso de la patria de muchas naciones. Como vivimos en un sistema cómodo, las elites tienen un modo de vida fácil, sin poca resistencia y aunque parezca guerrillero, esa es la esencia de la Democracia, la oposición. El que en algún momento y lugar los cómodos, sufrirán la fuerza de los olvidados y pasaran a la historia. Y como entre sus promesas se encuentra la palabra cambio y es un hecho, que es una de las palabras más usada en estos tres meses de campañas electorales por las diferentes opciones políticas o partidos. Pero como hemos visto en estos últimos meses en el mundo, el cambio, viene muchas veces acompañado de violencia, sin tolerancia, donde los cómodos mandan sumisión a los olvidados. Donde la palabra cambio, es usada junto con promesas, usando metodologías de marketing político para atraer votos a su proyecto partidario. Solo esperamos que el despertar de algunos sea moneda de cambio de transformación y como en toda democracia, el argumento de la mayoría sea el vencedor, así es el ciclo de la vida social. Mientras tanto a nosotros nos toca reflexionar el momento único que nos toca vivir, ya que los cambios muchas veces toman siglos en convertirse en realidad, así que el cambio no debe ser incentivo para emitir tu voto, sino una agenda de nación que atienda a los olvidados. Es por eso que a la hora de votar este primero de Julio no importa por quien votaras sino porque el vencedor atienda a los olvidados, esa es la verdadera democracia: “Que una minoría gobierne para todos y que atienda a los olvidados y que no los olvidados sean sumisos a las mayorías” El despertar de nuestra patria dependen en todo caso de nosotros y de generar nuevos procesos participativos para enriquecer a nuestro sistema político y embellecer nuestra patria, esa es la tarea del hombre estadista.

www.discursopublico.com.mx


“La patria es primero” así recordamos a Vicente Guerrero