Page 1

Proyecto de Racionalizaciรณn de los Deberes Escolares CEIP LOS ALBARES Febrero 2017


Contexto familiar y social

Las familias del centro advierten que, desde que sus hijos llegan a primaria, las tareas escolares para el hogar, deberes, lectura y preparación de exámenes, afectan a la calidad de vida de los niños, a la relación entre padres e hijos y a la conciliación de la vida laboral y familiar, en mayor o menor medida. En el curso 2015/2016 se realizó una encuesta anónima entre las familias del centro. De las 204 encuestas contestadas, un 68% de las familias opinan que hay que racionalizarlos, un 9% está en contra de los deberes y un 17% afirma que tienen pocos deberes escolares. Si se analizan estas respuestas según el curso de los alumnos, la opción de racionalizar crece conforme se avanza en los cursos de primaria, a excepción de 4º y 6º, siendo no obstante mayoritaria en todos.

Algunos de los comentarios que aparecen en dichas encuestas y que se reproducen textualmente son: 1ºPrimaria y 6ºPrimaria: “Los deberes deberían ser proporcionados y de acuerdo con el curso que hagan. No debemos de olvidar que son niños y que necesitan jugar y divertirse”

4º Primaria. “Cuando los niños terminan su jornada escolar deben tener tiempo para jugar y hacer sus actividades sin prisas”

4º Primaria. “Cuando son muchos contaminan la familia”


Ed.Inf y 3º Primaria. “No todo el tiempo en casa es “productivo” cuando llegan a casa tienen ganas de jugar o descansar y no tienen ganas de seguir trabajando (normal)”

Ed.Infantil. “De momento considero el nivel de deberes que tienen adecuado” 3º Primaria: “Vacaciones y Fines de semana para descansar” 6º Primaria. “Se nos olvida que son niños” Ed. Infantil. “El alumno tiene que poder hacer deberes solo, sin ayuda de los padres, para que sea su trabajo y no el de los padres”

Ed.Infantil y 1º Primaria.” Están bien entre semana, habría que añadir un ejercicio de lectura el fin de semana”

3º Primaria. “Deberes fin de semana si en su justa medida y dependiendo si tienen que estudiar”. “Deberes en vacaciones, no y sólo en donde la tutora recomiende lo que debe reforzar”

1º Primaria. “Los deberes son para los niños los padres trabajando no tenemos tiempo para que nos manden cosas a nosotros”

1º Primaria. “En vacaciones no está mal que repasen porque si no luego van en blanco, tampoco muchos para que disfruten de vacaciones”

6º Primaria. “A veces los deberes impiden poder hacer actividades juntos por falta de tiempo que ocupan los deberes”

4º Primaria. “ Este año están bien, pero otros años han sido excesivos para los niños”. 2º Primaria. “Nosotros no somos quienes para valorar. Que lo decidan las maestras.” 5º Primaria. “Según los cursos y maestros que han tenido hemos tenido años de muchos deberes y agobios y otros donde los niños estaban menos cargados.”

3º Primaria y 6º Primaria. “¿A qué adulto no le gusta descansar cuando le dan fiesta en el trabajo o en las vacaciones?


Las horas que los niños dedican sólo a los deberes en primaria según los datos recogidos en la encuesta , sin contar el estudio diario y lectura, después de la jornada escolar se alargan entre 1 y 2 horas para el 30% de los niños y el 29% dedican entre media hora y una hora... Llama la atención que en 6º de primaria el 47% afirme que dedica a los deberes más de 2 horas diarias. En 5º de primaria el 73% afirma dedicar entre 1 y 2 horas diarias a realizar los deberes. Algunos de los profesores que comparten tutoría, moderan la carga de obligaciones escolares coordinándose a la hora de mandar deberes para que el tiempo que los niños dedican al estudio y las tareas después de clase sea acotado y justo a la edad del alumno, asimismo respetan las vacaciones y fines de semana, no encomendando más tareas para esos días que la lectura o el estudio, lo cual se agradece. Este tipo de prácticas ponen de manifiesto que se pueden obtener muy buenos resultados sin saturar a los niños con tareas escolares. Se agradece esta actitud y desearíamos que todos los profesores se coordinaran a la hora de mandar deberes a nuestros hijos. Las familias que sufren esta saturación de tareas escolares en el hogar se sienten desbordadas, puesto que les resulta muy complicado conciliar la vida laboral y familiar, disfrutar de su tiempo libre día a día e incluso de los fines de semana y vacaciones. Los niños sufren estrés y la situación arrastra a toda la familia. El 51% de las familias han respondido que los deberes contaminan la vida familiar frente al 26% que opinan que unen a la familia. Esta situación se complica especialmente cuando un niño tiene problemas de concentración y se le pide que realice en casa el trabajo que no ha podido terminar en el colegio. Recientemente desde los medios de comunicación hemos asistido a la apertura de este debate, gracias a las más de 210.000 firmas que se llevan recogidas desde una petición realizada por una madre para que se racionalicen los deberes en el sistema educativo español. En marzo de 2016 un estudio realizado por la OMS a 220.000 niños de 42 países


destacaba que los niños y jóvenes españoles son los cuartos de toda Europa en que más presiones sienten por culpa de los deberes Creemos por tanto que es conveniente abrir este debate en nuestro centro. Consideramos que el problema puede solucionarse generalizando alguna de las buenas prácticas que afortunadamente ya muchos profesores del centro siguen. Estas buenas prácticas ayudan a los niños a realizar sus deberes en casa en un tiempo justo, sin agobios y obtener los buenos resultados que caracterizan a nuestro centro.

PROPUESTA EN FIRME

Así pues, proponemos que se incluya esta propuesta de deberes y exámenes en el Proyecto Educativo del centro, para que sea algo común a todo el centro, consensuado con el Claustro y el Consejo Escolar, que todos los profesores cumplan independientemente del curso, antigüedad en el centro o asignatura, y que se garantice su cumplimiento. Recogemos a continuación nuestro punto de vista y nuestras propuestas para llevar a cabo un protocolo de deberes y exámenes que garanticen la calidad de vida de niños y familias y sin merma de los resultados académicos: 

Estimar el tiempo que los niños tardarían en hacer los deberes de manera realista y justa y fijar un máximo de tiempos, tiempos máximos pensados en los alumnos menos “rápidos en las tareas” . Un máximo de 60 minutos diarios al final de primaria, siguiendo un descenso progresivo, 50 minutos para 5º, 40 minutos para 4º, 30 minutos para 3º, 20 minutos para 2º y 10 minutos para 1º. Intentando que estos tiempos sean los máximos para la mayoría


los niños, teniendo en cuenta que hay niños que trabajan más lento y que necesitarán más tiempo para realizar la misma actividad. 

Garantizar que en el paso a la primaria se respetan los ritmos de cada niño. Especialmente en el primer trimestre.

Para acotar los tiempos, sería interesante que no se solaparan deberes de más de dos asignaturas al día.

Cuando sea posible, dar plazos de más de un día para acabar los deberes y siempre plazos de varios días o una semana para los trabajos más elaborados o en equipo. Los trabajos de un día para otro resultan invasivos para las familias que tienen que organizar su tiempo sin antelación después de la jornada laboral para hacer posible que los niños cumplan con plazos tan cortos de tiempo. Tener una explicación detallada de los proyectos/trabajos que tienen que realizar a largo plazo con las pautas claras de elaboración ayudará a los alumnos y a las familias a organizarse los tiempos.

Suprimir deberes repetitivos y rutinarios que trabajan contenidos que el niño ya tiene adquiridos, y particularizar en la medida de lo posible los deberes a las necesidades del niño, solicitando realizar deberes de aquellas materias en las que necesite más refuerzo y liberándolo en contraposición de aquellos en los que no lo necesite, ajustándose en todo momento a los tiempos propuestos más arriba. Proponemos para singularizar los deberes en función de las necesidades de los niños:  

Repartir deberes de asignaturas por días. Los niños con problemas de adquisición de contenidos que tengan unos recursos específicos de trabajo, como cuadernillos, o recursos digitales..


Cuando un niño no traiga hechos los trabajos que tenía pendientes para casa, darle la posibilidad de quedarse en el recreo para finalizarlos, para reforzar su responsabilidad, pero no como castigo o penalización sino como acto voluntario para ayudarle a realizar la tarea.

Plantear tareas que fomenten la creatividad, el espíritu emprendedor, enseñen a los niños a aprender a aprender, y otras competencias de las recogidas en el RD 126/2014 del 28 de febrero. De esta manera se despierta el interés y la motivación de los alumnos, así como el gusto por aprender, si están aprendiendo a sumar, en lugar de realizar 20 sumas pedirle que sumen lo que necesitan para comprarse golosinas el fin de semana, si están restando que calculen el dinero que les falta. Que estas tareas las realicen en familia de manera lúdica.

A la hora de escoger los libros de texto para los nuevos cursos, se evitará solicitar la adquisición de libros de ejercicios que claramente no se puedan completar en el tiempo lectivo para evitar que acaben siendo destinados a realizarse como deberes en el hogar.

Del mismo modo se recomendará para el periodo de vacaciones escolares de verano otro tipo de tareas voluntarias que no requieran de la compra de libros (escribir un diario, leer, ver películas en inglés, visitar museos, o algún ejercicio planteado por el profesor). Estas son un tipo de tareas que se pueden proponer del mismo modo durante el curso.

Respetar los fines de semanas y vacaciones como periodo de ocio y descanso, no pidiendo a los niños realizar deberes extras en esos días.

Para fomentar el gusto por la lectura, pedimos que se permita a los niños escoger los libros que leerán en casa, pueden ser libros escogidos en el aula, prestados de la biblioteca, comprados por la


familia, o prestados entre compañeros. Independientemente de los libros de lectura que se trabajen en el colegio. 

Avisar con tiempo prudencial de los exámenes que requieran un esfuerzo de repaso de contenidos, si es posible, no fijarlos para los lunes o a la vuelta de un puente festivo. Las familias son conscientes de la importancia del estudio diario, pero cuando hay gran cantidad de deberes el estudio queda relegado. Si los deberes se racionalizan quedará tiempo para el estudio diario que ayudará mucho a que el alumno llegue al examen preparado. No obstante a lo anterior hay que trabajar desde las aulas con los alumnos y los padres para desmitificar la presión y la importancia del examen, ya que es un instrumento más de evaluación en una evaluación que además es continua.

La evaluación, tal y como marca la ley debe ser continua y global. Evitar el agobio que les produce tener una prueba escrita, desde el aula hay que darle la importancia al examen que tiene. Son los niños, bien por el entorno en el colegio y por las presiones de la propia familia quienes piensan que el único instrumento por el que se les evalúa es por el examen. Las familias y los alumnos tienen que que comprender que la evaluación es diaria, con cada trabajo que se hace, con la participación en clase, con la presentación del cuaderno… Se pide que se traslade a las familias las notas que sus hijos van teniendo en los trabajos, en las exposiciones orales, en el cuaderno, por participar, … De esta manera los padres se irán haciendo una idea más completa de la evolución de sus hijos en el centro y dejarán de considerar que la única nota válida es la de los exámenes. Esta manera de proceder hará que los padres vayan teniendo claro que la evaluación de sus hijos es global, relativa a todos los campos de aprendizaje. Poco a poco irán dejando de lado la concepción de que el único instrumento con el que se califica a


sus hijos es el examen escrito, favoreciendo el trabajo diario de repaso. Necesario para que los niños adquieran hábitos de estudio. 

El equipo docente de cada nivel tomará las decisiones correspondientes a principio de curso en cuanto a la organización diaria de los deberes y las trasladará a las familias es. Si se considera necesario se modificarán estas decisiones a lo largo del curso, las modificaciones realizadas deberán darse a conocer a las familias.


Agradecimientos

Esperamos que esta propuesta de mejora y cambio se vea como una oportunidad para incrementar aún más la calidad educativa de nuestro centro, incluyendo en el proyecto educativo este plan de mejora, las familias se verán respaldadas y su tiempo libre se verá respetado. No pretendemos entrometernos en el trabajo docente, sino que se entienda que fuera del horario lectivo el tiempo que los niños dedican a tareas escolares es tiempo que pertenece a las familias, por lo que deseamos que esas tareas no se entrometan tampoco en exceso en la vida familiar. Algunos colegios cuentan ya con protocolos de deberes, obteniendo unos óptimos resultados tanto académicos como en la motivación de sus alumnos. Esta propuesta debería considerarse como una oportunidad para el colegio, ya que sin duda beneficiará a éste como entidad, diferenciándolo del resto de colegios públicos que no cuentan con ninguna propuesta sobre los deberes, y haciéndolo más atractivo hacia las familias que reclaman poder elegir un colegio sabiendo cuál es la política del centro respecto a los deberes.

Creemos que la mayoría de los padres del centro han demostrado sobradamente su implicación en la educación de los niños y su respeto hacia los profesores del colegio, es cierto que hay falta de implicación de otras muchas familias y que desde el centro no dejan de hacer recomendaciones que en muchos casos no se atienden. Queremos pensar que cada vez son menos y que los hábitos en las familias están cambiando. Por todas las familias que nos implicamos en la educación de nuestros hijos pedimos un voto de confianza y esperamos llegar a un acuerdo favorable en lo que a esta propuesta se refiere. La comunidad educativa la


formamos familias y docentes y como comunidad que somos debemos recorrer el camino a la par y en consonancia. No hay que olvidar que el tiempo que ganemos a los deberes aplicando este protocolo que pedimos al centro tiene que ser utilizado por las familias para pasar tiempo juntos, pero tiempo sin obligaciones, sin tareas, tiempo para jugar, reir, leer, hacer deporte, las cosas que la familia quiera, pero juntos, dejando a un lado las tecnologías que tanto nos aíslan sin darnos cuenta. Esperamos que esta propuesta sea considerada de buen grado y llegue a buen puerto. Por ello, solicitamos que en el curso que comienza entre en vigor el protocolo de deberes y exámenes sobre el que versa esta propuesta. Agradecemos el tiempo dedicado a escuchar y estudiar esta propuesta, y el esfuerzo por entenderla y llevarla a cabo.

En la Puebla de Alfindén, febrero de 2017. Aprobado en el Claustro celebrado el 15 de febrero de 2017 Aprobado en el Consejo Escolar celebrado el _____________

Proyecto de Racionalización de Deberes Escolares  

Proyecto impulsado desde la AMPA Los Albares, aprobado en Claustro y Consejo Escolar, que tiene como objetivo marcar unas pautas para racion...

Proyecto de Racionalización de Deberes Escolares  

Proyecto impulsado desde la AMPA Los Albares, aprobado en Claustro y Consejo Escolar, que tiene como objetivo marcar unas pautas para racion...

Advertisement