Page 1

Mensajero Año 5

No. 142

TLALNEPANTLA

Provincia Eclesiástica de Tlalnepantla CUAUTITLÁN

ECATEPEC

TEOTIHUACÁN

Domingo 24 de noviembre de 2013 TEXCOCO

NEZAHUALCÓYOTL

Donativo: $5.00 VALLE DE CHALCO

La Familia, transmisora de la Fe Mensaje del Papa al Congreso “Nuestra Señora de Guadalupe...” Pág. 6

Mensaje de la XCVI Asamblea Plenaria de los Obispos de México Pág. 6

Congreso Provincial para la Familia, organizado por la Comisión Provincial de Familia, Juventud y Laicos Pág. 10

El Adviento, tiempo de espera

Pág. 9

Voz del Pastor

Procesos de Evangelización en la Iniciación Cristiana Pág. 2

Emergencia Educativa Pág. 13 en México


2

Voz del Pastor

Mensajero DIRECTORIO OBISPOS Excmo. Sr. D. Carlos Aguiar Retes Arzobispo de Tlalnepantla Excmo. Sr. D. Ricardo Guízar Díaz Arzobispo Emérito Tlalnepantla Excmo. Sr. D. Guillermo Or z Mondragón Obispo de Cuau tlán Excmo. Sr. D. Oscar Roberto Domínguez Cou olenc, M.G Obispo de Ecatepec Excmo. Sr. D. Héctor Luis Morales Sánchez Obispo de Nezahualcóyotl Excmo. Sr. D. Guillermo Francisco Escobar Galicia Obispo de Teo huacán Excmo. Sr. D. Juan Manuel Mancilla Sánchez Obispo de Texcoco

Procesos de Evangelización en la Iniciación Cristiana Algunos sacerdotes con gran celo pastoral quieren dar el máximo de facilidades para que los niños y los adultos tengan acceso a la gracia de los Sacramentos. Otros son muy cuidadosos de que los fieles acudan a los Sacramentos con la máxima preparación, haciendo énfasis en los conocimientos doctrinales con largos periodos de catequesis e incluso con catequesis permanente. Lo cierto es que, el Catecismo de la Iglesia Católica y el magisterio pontificio como Catechesi Tradendae o Evangelii Nuntiandi, incluso el Ordo de Iniciación Cristiana de Adultos, insisten en la formación como una auténtica Iniciación Cristiana para lograr lo que Aparecida resume como principal tarea de la Iglesia, consistente en: "convocar y formar verdaderos discípulos y misioneros de Jesucristo para que nuestros Pueblos en El tengan vida". Esta misma tarea asumen los Obispos de México en la Exhortación Pastoral "Que en Cristo nuestra paz, México tenga vida Digna", a propósito de las condiciones de inseguridad y violencia que vive nuestro País. En esta carta pastoral los Obispos han señalado el deterioro del tejido social como un factor principal en la situación y lo han identificado como un "problema de Salud Pública". Los Obispos de México nos hemos comprometido, entre otras cosas, a generar en nuestras Parroquias verdaderos procesos de Iniciación Cristiana a partir de los Sacramentos. ¿Cuál sería el camino? Pienso que desde el Bautismo cuando los Padres de familia optan por la vida cristiana para sus hijos y juntamente con los Padrinos se comprometen a cuidar el desarrollo de la vida que sus hijos reciben en germen. Poco a poco y en lo que podríamos llamar catequesis preescolar, con el testimonio de cada día los Padres o los Abuelos van haciendo que los pequeños des-

cubran a Dios como Padre y a la manera de Abraham creen en Dios y decidan amarlo sobre todas las cosas y seguirlo a lo largo de la vida, esta etapa se complementa con uno o dos años de catequesis para párvulos en la catequesis parroquial. Una segunda etapa viene a ser, la llamada catequesis de Primera Comunión, catequesis escolar, tiempo para que los niños conozcan al "Hijo de Dios, la Palabra Encarnada" y por medio de Jesucristo, enamorados del rostro paterno de Dios, se sientan atraídos por Él y lleguen a los Sacramentos de la Confesión y la Eucaristía, como Comunión con Cristo y con el Padre. La tercera etapa de catequesis es para "formar" a los discípulos, para despertar en los niños y adolescentes la necesidad de seguir a Jesucristo en comunidad, es decir, en la Iglesia, conducidos y animados por el Espíritu Santo, que nos ayuda a recordar y comprender todo lo que Cristo nos ha enseñado. Así la Primera Confesión, la Primera Comunión y la Confirmación se convierten en verdaderos acontecimientos en la vida y el camino del creyente y no son sólo eventos, importantes pero casi siempre seguidos del gran vacío en la vida cristiana por falta de seguimiento de un proceso gradual y permanente en la vida de la Iglesia. Sólo así podremos cumplir el segundo compromiso de los Obispos en “Que en Cristo nuestra paz, México tenga vida Digna”: hacer de nuestras Parroquias verdaderas comunidades con dimensiones y características humanas, verdaderos espacios de encuentro con Cristo y con los hermanos. Ni tanta prisa en la dotación de Sacramentos, ni una catequesis sólo intelectual pura doctrina, sino una experiencia en la que gradualmente los Bautizados crecen y se incorporan a la Comunidad cristiana.

† Víctor René Rodríguez Gómez II Obispo de Valle de Chalco

Excmo. Sr. D. Víctor René Rodríguez Gómez Obispo de Valle de Chalco Excmo. Sr. D. Francisco Ramírez N. Obispo Auxiliar de Tlalnepantla Excmo. Sr. D. Efraín Mendoza Cruz Obispo Auxiliar de Tlalnepantla DIRECTOR GENERAL Mons. Víctor René Rodríguez Gómez Presidente de la Comisión Provincial para la Pastoral de la Comunicación DIRECTORA EN TURNO Abril Villanueva SUBDIRECTOR Mons. Luis Mar nez Flores CORRECCIÓN Y ESTILO Maricruz Reyes Lugo DIAGRAMACIÓN Y DISEÑO Samuel Nájera COLABORADORES Equipo de la Pastoral de la Comunicación de la Provincia Eclesiás ca de Tlalnepantla. Registro en trámite.

Mensajero Es una publicación catorcenal de la Provincia Eclesiás ca de Tlalnepantla. Se distribuye en la Arquidiócesis de Tlalnepantla, y en las Diócesis de Cuau tlán, Ecatepec, Texcoco, Teo huacán, Nezahualcóyotl y Valle de Chalco. periodicomensajero@gmail.com


Mensajero

Editorial

Los tiempos cambian “Vivimos un cambio de época” Pronto, más del 70 % de la población de América Latina estará viviendo en ciudades con más de un millón de habitantes. En general, las ciudades aunque de tamaño menor (de 50 mil habitantes hacia arriba) crecen y crecen… Este crecimiento acelerado y sumamente caótico representa un reto extraordinario a la misión eclesial en ellas, debido al complejo conjunto de transformaciones socioeconómicas, culturales y políticas que se presencia en el mundo urbano. Esto no es un fenómeno aislado de América Latina. Con algunos matices con respecto a Europa y EEUU, donde la gran mayoría de la población ya se ha urbanizado culturalmente, no obstante viva en pequeños y medianos municipios, mundialmente se nota este fenómeno: sociedades históricamente y de manera dominante con rasgos rurales se transforman; la población rural y el mundo rural disminuye y por doquier crece dramáticamente el mundo urbano. Debemos añadir, a su vez, que esta “cultura urbana” y todo lo que incluye incide cada vez más en la realidad rural y está presente hasta en los últimos ranchos y sus familias. Hablamos entonces, del paradigma urbano que marca nuestro tiempo y lo analizaremos de manera más detenida. Pero esta realidad cada día la constatamos en nuestra provincia eclesiástica y vamos viviendo y viendo el crecimientos de nuestra diócesis con las mismas características y los mismos desafíos pastorales. A 40 años de Medellín debemos constatar: América Latina de los años 60 ya no se presenta así hoy en día. Sí, la reali-

dad se ha transformada dramáticamente. Apúntalo solamente a un aspecto fundamental que es el cambio de época, como trasfondo interpretativo del “signo de nuestro tiempo” (GS 3). El Documento de Aparecida (DA) lo indica así: “Vivimos un cambio de época cuyo nivel más profundo es el cultural” (DA 44). “Las grandes ciudades son laboratorios de esa cultura contemporánea” (DA 509). “En el mundo urbano acontecen complejas transformaciones socio-económicas, culturales, políticas y religiosas que hacen impacto en todas las dimensiones de la vida” (DA 511). “Se extiende también al mismo mundo rural” (DA 510) Por eso, en las urbes y en una adecuada respuesta evangelizadora se juega el futuro de la misión eclesial en América Latina, obviamente en México y, especialmente en nuestra provincia eclesiástica que junto con la Arquidiócesis de México nos desafía la realidad de la macro urbe y, por tanto, es una urgencia para nuestra Iglesia estar a la altura de las exigencias de un nuevo cambio de época que presenciamos. Un cambio de época incluye cambios de paradigmas y estos exigen nuevos paradigmas eclesiales, es decir, la adecuada identificación de problemas claves y la indicación coherente de caminos de solución. Las ciudades son más que acumulación de edificios y calles: están llenas de vida. Los miles y miles de seres humanos estudian y trabajan, disfrutan y gozan, se organizan y luchan; y todo ello en una diferenciación enorme y conflictiva. ¡Las ciudades viven!

Hoy mirándome al Espejo

Por: Pbro. Antonio Muñiz, RAJ Hoy, mirándome al espejo me dije a mí mismo, ¡Mí mismo! Sonríe, más no te

escondas detrás de esa sonrisa, muestra aquello que eres, sin miedo. Existen personas que sueñan con tú sonrisa, así como yo.

3

Dirección para un mundo perdido

Por: Nicki Gumbel Jesús dijo en primer lugar: “Yo soy el camino”. Unos amigos míos tenían una niñera sueca cuando sus hijos eran pequeños. La niñera se había esforzado muchísimo en el estudio del inglés, pero aún no dominaba el idioma perfectamente. En una ocasión los niños empezaron a pelearse en su habitación; la niñera subió corriendo las escaleras para detener la pelea mientras escogía las palabras adecuadas para decirles algo así como: ¿Se puede saber que están haciendo? Pero lo que dijo en realidad fue: ¿Qué están haciendo aquí en el mundo? Esa es una pregunta buenísima, ¿qué hacemos aquí en el mundo? León Tolstoi, autor de “Guerra y Paz” y de “Ana Karenina”, escribió en 1879 el libro titulado “Confesión”, en el que narra su búsqueda de sentido y propósito en la vida. Como niño había rechazado el cristianismo; cuando acabó la universidad, intentó gozar al máximo

Ama todo y a todos, no cierres los ojos a la suciedad del mundo, no ignores al hombre, olvida la bomba de problemas, pero antes haz algo para combatirla, aunque no te sientas capaz. No hagas de los defectos una distancia, y sí, una aproximación. La vida, las personas y todo cuanto te rodean haz de ellas tu razón de vivir. Mira a tu espalda, cuantos amigos, ¿ya hiciste a alguien feliz hoy? ¿O hiciste sufrir a alguien con tu egoísmo? No, no corras ¿Para qué tanta prisa? Sueña Toño, pero no perjudiques a nadie y no transformes tus sueños en fuga. Recuerda, siempre habrá una salida, siempre brillará una estrella, aunque el universo se ponga celoso. ¡Llora! ¡Lucha! Haz aquello que te gusta, siente lo que hay dentro de ti. Haz de los obstáculos escalones para aquello que quieras alcanzar. Más no te olvides

de los placeres de la vida. Se metió de lleno en la vida social de Moscú y de San Petersburgo y acabó bebiendo en exceso, entregándose al sexo, apostando en el juego y llevando, en resumen, una vida desenfrenada. Pero se dio cuenta de que todo eso no le satisfacía. Entonces, empezó a ambicionar el dinero. Había heredado una propiedad y ganaba mucho dinero con sus libros. Pero eso tampoco le satisfacía. Intentó conseguir el éxito, la fama y el reconocimiento, y lo logró. Encontró lo que la Enciclopedia Británica describe como: ¨Una de las dos o tres novelas más grandes de la literatura universal”. Pero siempre acababa haciéndose la misma pregunta: Esta bien, pero… ¿qué más da?, para la cual no tenía respuesta. Finalmente, encontró la respuesta que había estado buscando entre los campesinos rusos al ver la fe de estos en Jesucristo. Después de su conversión, escribió que la experiencia le había llevado, ineludiblemente, a la conclusión de que: “solo la fe da sentido a la vida”.

de aquellos que no consiguieron subir en la escalera de la vida. ¡Hey! Tú, vete ahora en paz, no te detengas, la vida es bella, no llores, no te pongas triste, a pesar de que los mensajes que recibes no sean buenos. ¿Por qué aguardas con impaciencia las cosas? Si son inútiles para tu vida, inútil es también aguardarlas. Si son necesarias, ellas vendrán y vendrán a tiempo. Abre tus ojos, mira dentro. ¿Estás satisfecho con la vida que estás viviendo? Es justamente la posibilidad de realizar un sueño lo que hace que la vida sea interesante. Ahora, a seguir trabajando, seguir haciendo feliz a las personas, sigue caminando, ve y habla del Amor. Sigue tu camino y nunca te detengas, ni mires atrás. Sé feliz y contagia de felicidad a los demás.


4

Caminar Diocesano Pastoral de conjunto en Teotihuacán

Por: Pbro. Efrén Torres O.

Debido a que el trabajo Pastoral de nuestra diócesis se realiza con el trabajo conjunto de pastores y pueblo, es elemental que se dé la participación de todos; para ello es indispensable que los Agentes de Pastoral compartan una misma formación sobre los fundamentos que sostendrán el trabajo de renovación pastoral y de la implementación del Plan Diocesano de Pastoral. Será genial que todas las fuerzas (pastores pueblos) se identifiquen y se involucren en los procesos pastorales. Para ello, los pastores impartirán a sus agentes de pastoral un curso que provea los fundamentos de los que hablamos. Tal curso será fácil de comprender, aterrizado a nuestra realidad, facilitará que cada agente de pastoral pueda palpar el misterio de Dios y de su Iglesia y pueda plasmar con sus acciones concretas de solidaridad, de amor y de justicia, la forma como va asimilando los contenidos del curso. Esto facilitará y hará más eficaces los procesos operativos del Plan Diocesano de Pastoral.

Mensajero El curso se valdrá de lineamientos pastorales del documento de Aparecida y tomará en cuenta la Carta Pastoral de los Obispos Mexicanos sobre la construcción de la paz “Que en Cristo Nuestra Paz México tenga Vida Digna”. Así mismo su configuración se desarrollará según las propuestas de metodologías pastorales acordes al Plan Diocesano de Pastoral. El caminar de la Iglesia en Latinoamérica muestra, en el documento de Aparecida, que urge una misión continental permanente, la cual será posible solo si todos los Agentes de Pastoral y los pastores se involucran con un solo corazón y una sola alma a tal propósito. Así nosotros no caminamos en nuestra diócesis con un rumbo propio e independiente de las demás diócesis de México y de Latinoamérica, sino en conjunto con ellas. El curso inicial será la oportunidad de oro para caminar a la par junto con toda la Iglesia y en sintonía con el magisterio del papa Francisco, primer latinoamericano en la Sede del Apóstol San Pedro.

XVIII Reunión Nacional de Cristo en Línea Al Servicio de una Cultura del Encuentro Por: Elsa Beatriz Corro Montero Los días 16 y 17 de noviembre se llevó a cabo la XVIII Reunión Nacional de Cristo en Línea, contando con la asistencia de 20 participantes provenientes de las diócesis de: Saltillo, Reynosa, Tepic, Aguascalientes, Chihuahua, Guadalajara, Tlalnepantla y Valle de Chalco; siendo esta última la sede. El lugar fue la Casa de las Hnas. Dominicas de Sto. Tomás de Aquino “Porta Coeli”, en Amecameca, México. El tema principal fue: “La Comunicación al Servicio de una Cultura del Encuentro”. La bienvenida estuvo a cargo del Responsable de Comunicación de la Diócesis de Valle de Chalco, Pbro. Justino Martín Hernández Rueda. Posteriormente, el director nacional de Cristo en Línea, Pbro. José Ignacio Flores Ramos, de la Diócesis de Saltillo, motivó a los participantes a seguir transmitiendo el mensaje del Evangelio a través de los nuevos medios de comunicación realizando producciones profesionales, además de destacar la gran labor efectuada por las diferentes sedes. Cada sede presentó un informe de sus actividades realizadas que incluyeron logros y potencialidades así como proyectos para el año 2014. El Pbro. José Ignacio presentó los avances de los Estatutos de Cristo el Línea. En un ambiente de trabajo y colaboración se presentaron aportaciones, sugerencias, correcciones y tareas a realizar. El Sr.

Rolando Ávila, integrante del equipo coordinador, realizó ejercicios en el uso de las redes sociales, para las transmisiones en vivo de los programas de radio, y el uso del USTREAM para las transmisiones de video. Contamos con la presencia de Mons. Víctor René Rodríguez Gómez, obispo de la Diócesis de Valle de Chalco, quien dio el siguiente mensaje: “Los Obispos estamos en una etapa, en un proceso de toma de conciencia de todo lo que podemos hacer en el campo digital y de los medios de comunicación, por eso es muy importante ver lo que nosotros podemos compartir a través de la red, de las distintas actividades pastorales, concretamente en nuestra diócesis: la Misa Dominical, el Programa Tejiendo Esperanzas, la trasmisión del Rosario. Se está trabajando y se van abriendo caminos para que podamos anunciar al Señor en un lenguaje accesible a la gente de nuestro tiempo”. Al concluir la intervención de Mons. Víctor René, los participantes le cantamos las mañanitas y lo felicitamos por la víspera de su cumpleaños. El domingo 17 se realizó la calendarización de los próximos eventos y reuniones, así como la presentación del trabajo de nuestro Directorio y Reglamento Interno; se contó con la presencia del conferencista católico Gerardo García, proveniente de Chihuahua, quien presentó un CD con temas interesantes

acerca del New Age. Asistimos a la Parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción en Amecameca, y nos trasladamos al Santuario del Señor del Sacromonte, en donde se llevó a cabo la celebración Eucarística de acción de gracias por el trabajo realizado, y que concelebraron el Pbro. Martín Hernández Rueda y el Pbro. José Ignacio, quien nos dejó un mensaje importante tomando las palabras que la Virgen de Guadalupe le dice a Juan Diego cuando él le pide que no lo mande a realizar su

voluntad: “Oye, hijo mío el más pequeño, ten entendido que son muchos mis servidores y mensajeros, a quienes puedo encargar que lleven mi mensaje y hagan mi voluntad; pero es de todo punto preciso que tú mismo solicites y ayudes y que con tu mediación se cumpla mi voluntad”. Reflexionamos en estas palabras que nos invitan a tener presente que somos nosotros los que debemos actuar, no esperando estar más preparados para realizar la voluntad de Dios.


5

Caminar Diocesano

Mensajero

Preparación ante la Clausura del Año de la Fe en Ecatepec Pbro. Marcelino Monroy Tolentino CODIPACS ECATEPEC En el transcurso de este Año en nuestra diócesis, nuestro obispo, Mons. Oscar Roberto Domínguez Couttelenc, M.G., ha impulsado a la comunidad diocesana a vivir la Fe como un encuentro con Cristo vivo. En cada parroquia de la diócesis y el seminario, ha habido iniciativas que han enmarcado este año singular, desde catequesis grupales hasta manifestaciones públicas de fe; viviendo con intensidad y con firme esperanza que cada acción deje abundantes frutos, espirituales y pastorales, para dar un creíble testimonio de lo que creemos y hacemos. Ante la clausura solemne del Año de la Fe, nuestro obispo Oscar Roberto ha enviado el siguiente comunicado: A todos los Sacerdotes, Seminaristas, Religiosos, Religiosas, Laicos y hombres de buena voluntad: Les saludo deseándoles la paz en el Señor. Como es de su conocimiento, el próxi-

mo domingo 24 de noviembre de 2013, a las 11:00 hrs., en la Santa Madre Iglesia Catedral del Sagrado Corazón de Jesús, se llevará a cabo la Solemne Concelebración Eucarística en la cual clausuraré en nuestra Diócesis de Ecatepec el Año de la Fe, promulgado por el Santo Padre Benedicto XVI. En virtud de ello, y como preparación a este acontecimiento eclesial, se llevarán a cabo una serie de conferencias con el objeto de tomar conciencia y compromiso de nuestra fe como cristianos. El ciclo de conferencias se llevará a cabo en las instalaciones de la Parroquia de San Cristóbal los días 8, 15 y 22 de noviembre a las 17:00 hrs, con la posibilidad de ganar la indulgencia plenaria aquellos fieles que, además de que cumplan con las disposiciones emanadas de la Penitenciaría Apostólica a saber: confesión sacramental, oración por las Intenciones del Santo Padre y del Obispo Diocesano, la Comunión Eucarística y rezar el Credo, participen de dicho ciclo de conferencias. Espero que la presente carta sea leída

al término de las celebraciones dominicales. En Cristo Misionero les reitero mi amistad, oración y bendición. Dado en Ecatepec de Morelos, Estado de México el 1 de noviembre del año de

la Fe 2013, en la Solemnidad de Todos los Santos. † Óscar Roberto Domínguez Couttolenc, M.G. Obispo de Ecatepec

Congreso de Música Litúrgica de la Arquidiócesis de Tlalnepantla Por: Dimensión de Música Sagrada El pasado 16 de noviembre, en las instalaciones del Seminario Mayor de Tlalnepantla, se llevó a cabo el Segundo Congreso de Música Sagrada, con la participación de 300 personas, entre invitados, participantes y organizadores. La Temática estuvo basada principalmente en el número 11 de la Instrucción "MUSICAM SACRAM" (1967): “Téngase en cuenta que la verdadera solemnidad de la acción litúrgica no depende tanto de una forma rebuscada de canto o de un desarrollo magnífico de ceremonias, cuanto de aquella celebración digna y religiosa que tiene en cuenta la integridad de la acción litúrgica misma; es decir, la ejecución de todas sus partes según su naturaleza propia. Una forma más rica de canto y un desarrollo más solemne de las ceremonias siguen siendo, sin duda, deseables allí donde se disponga de medios para realizarlos bien; pero todo lo que conduzca a omitir, a cambiar o a realizar indebidamente uno de los elementos de la acción litúrgica sería contrario a su verdadera solemnidad”. El canto no es el único factor de solemnidad en las celebraciones. Exige tres condiciones: primero, la acción litúrgica adquiere una forma más noble cuando se realiza con canto; segundo, cada uno de

los miembros desempeña su función propia. En la justa distribución de los ministerios, se verá la presencia de la Iglesia jerárquica, presente en la celebración; y tercero, el pueblo participa en ella. Todos los elementos integrantes de la solemnidad han de converger hacia la participación consciente y activa del Pueblo de Dios. La celebración Solemne, digna y religiosa es la que tiene en cuenta la integridad de la acción litúrgica misma, es decir, la ejecución de todas sus partes según su naturaleza propia. Exige por tanto: integridad de la acción sagrada, sin que se omita ninguna de sus partes, y respeto a cada una de las partes de la celebración. Por ello para todos los que participan en una celebración litúrgica con su canto, el presidente, los ministros de la música, los coros y cantores y así como los fieles, les es necesario conocer la naturaleza, el sentido y la espiritualidad de cada una de las partes de la celebración; de forma muy especial la Eucaristía. Durante el Congreso se analizaron sus partes, así como cada uno de los cantos. Además, se presentó el material preparado por la Dimensión de Música Sagrada que consta de un libro sobre música litúrgica, una revista sobre la Música en la Eucaristía y un poster litúrgico. En el Congreso participaron el diácono Juan Manuel Venegas Medina, respon-

sable de la Dimensión de Música Sagrada; monseñor Alfredo Mendoza a quien se le brindó un reconocimiento por su trabajo al servicio de la música litúrgica; el Pbro. Alejandro Ortiz, el Pbro. Jesús Hernández, el Maestro Jorge Castañeda, director del Coro Diocesano, y el Maestro Rogelio Bonilla, organista titular de Catedral de Tlalnepantla. El Coro Diocesano participó en la celebración Eucarística, y en el Recital, el

coro De Angelis y el Coro de Mons. Alfredo Mendoza. Para informes sobre el material preparado visita nuestra página, www.musicasacratlalnepantla.org, donde encontrarás material de formación. Te invitamos a que nos mandes tu correo para estar en contacto y enviarte nuestro boletín electrónico.


6

Iglesia Universal / Iglesia México

Mensajero

Mensaje del Papa por la peregrinación y encuentro “Nuestra Señora de Guadalupe, Estrella de la Nueva Evangelización en el Continente Americano”

Queridos hermanos y hermanas, los saludo muy cordialmente, a ustedes que participan en esta peregrinación encuentro, organizada por la Pontificia Comisión para América Latina, al amparo de Nuestra Señora de Guadalupe. Además de transmitirles mi afecto, mi cercanía y las ganas que tengo de estar con ustedes, quiero compartir brevemente algunas reflexiones, como ayuda a estos días de encuentro. Aparecida propone poner a la Iglesia en estado permanente de misión, realizar actos de índole misionera sí, pero en el contexto más amplio de una misionariedad generalizada: que toda la actividad habitual de las iglesias particulares tengan un carácter misionero y esto en la certeza de que la salida misionera, más que una actividad entre otras es paradigma, es decir, es el paradigma de toda la acción pastoral. La intimidad de la Iglesia con Jesús es una intimidad itinerante, supone un salir de sí, un caminar y sembrar siempre de nuevo, siempre más allá. Vayamos a otra parte a predicar a las aldeas vecinas porque para eso he venido, decía el Señor. Es vital para la Iglesia no encerrarse, no sentirse ya satisfecha y segura con lo que ha logrado. Si sucediera esto, la Iglesia se enferma, se enferma de abundancia imaginaria, de abundancia superflua, se empacha y se debilita. Hay que salir de la propia comunidad y atreverse a llegar a las periferias existenciales que necesitan sentir la cercanía de Dios. Él no abandona a nadie y siempre muestra su ternura y su misericordia inagotables, pues esto es lo que hay que llevar a toda la gente. Un segundo punto: el objetivo de toda

actividad pastoral siempre está orientado por el impulso misionero de llegar a todos, sin excluir a nadie y teniendo muy en cuenta la circunstancias de cada uno. Se ha de llegar a todos y compartir la alegría de haberse encontrado con Cristo. No se trata de ir como quién impone una nueva obligación, como quién se queda en el reproche o la queja ante lo que se considera imperfecto o insuficiente. La tarea evangelizadora supone mucha paciencia, mucha paciencia, cuida el trigo y no pierde la paz por la cizaña. Y también sabe presentar el mensaje cristiano de manera serena y gradual, con olor a Evangelio como lo hacía el Señor. Sabe privilegiar en primer lugar lo más esencial y más necesario, es decir, la belleza del amor de Dios que nos habla en Cristo muerto y resucitado. Por otra parte, debe esforzarse por ser creativa en sus métodos, no podemos quedarnos encerrados en los tópicos del “siempre se hizo así”. Tercero: quién conduce la pastoral en la Iglesia particular es el Obispo y lo hace como el pastor que conoce por nombre a sus ovejas, las guía con cercanía, con ternura, con paciencia, manifestando efectivamente la maternidad de la Iglesia y la misericordia de Dios. La actitud del verdadero pastor no es la del príncipe o la del mero funcionario atento principalmente a lo disciplinar, a lo reglamentario, a los mecanismos organizativos. Esto lleva siempre a una pastoral distante de la gente, incapaz de favorecer y lograr el encuentro con Jesucristo y el encuentro con los hermanos. El pueblo de Dios que se le confía necesita que el Obispo vele por Él cuidando sobre todo aquello que lo mantie-

ne unido y promueve la esperanza en los corazones. Necesita que el Obispo sepa discernir, sin acallarlo, el soplo del Espíritu Santo que viene por donde quiere, para el bien de la Iglesia y su misión en el mundo. Cuarto: estas actitudes del Obispo, han de calar muy hondo también en los demás agentes de pastoral, muy especialmente en los presbíteros. La tentación del clericalismo, que tanto daño hace a la Iglesia en América Latina, es un obstáculo para que se desarrolle la madurez y la responsabilidad cristiana de buena parte del laicado. El clericalismo entraña una postura autoreferencial, una postura de grupo, que empobrece la proyección hacia el encuentro del Señor, que nos hace discípulos y hacia el encuentro con los hombres que esperan el anuncio. Por ello creo que es importante, urge, formar ministros capaces de projimidad, de encuentro, que sepan enardecer el corazón de la gente, caminar con ellos, entrar en diálogo con sus ilusiones y sus temores. Este trabajo, los Obispos no lo pueden delegar. Han de asumirlo como algo fundamental para la vida de la Iglesia sin escatimar esfuerzos, atenciones y acompañamiento. Además, una formación de calidad requiere estructuras sólidas y duraderas, que preparen para afrontar los retos de nuestros días y poder llevar la luz del Evangelio, a las diversas situaciones que encontrarán los presbíteros, los consagrados, las consagradas y los laicos en su acción pastoral. La cultura de hoy exige una formación seria, bien organizada, y yo me pregunto si tenemos la autocrítica suficiente como para evaluar los resultados de

muy pequeños seminarios que carecen del personal formativo suficiente. Quiero dedicar unas palabras a la vida consagrada. La vida consagrada en la Iglesia es un fermento. Un fermento de lo que quiere el Señor, un fermento que hace crecer la Iglesia hacia la última manifestación de Jesucristo. Les pido a los consagrados y consagradas, que sean fieles al carisma recibido, que en su servicio a la Santa Madre Iglesia jerárquica no desdibujen esa gracia que el Espíritu Santo dio a sus fundadores y que la deben transmitir en toda su integridad. Y esa es la gran profecía de los consagrados, ese carisma dado para el bien de la Iglesia. Sigan adelante en esta fidelidad creativa al carisma recibido para servir a la Iglesia. Queridos hermanos y hermanas, muchas gracias por lo que hacen por esta misión continental. Recuerden que han recibido el Bautismo y que los ha convertido en discípulos del Señor. Pero todo discípulo a la vez es misionero. Benedicto XVI decía que son las dos caras de una misma medalla. Les ruego, como padre y hermano en Jesucristo, que se hagan cargo de la fe que recibieron en el Bautismo. Y como lo hicieron la mamá y la abuela de Timoteo, transmitan la fe a sus hijos y nietos, y no sólo a ellos. Este tesoro de la fe no es para uso personal. Es para darlo, para transmitirlo, y así va a crecer. Hagan conocer el nombre de Jesús. Y si hacen esto, no se extrañen que en pleno invierno florezcan rosas de Castilla. Porque saben, tanto Jesús como nosotros, tenemos la misma Madre.

Mensaje de los Obispos de México con motivo de su XCVI Asamblea Plenaria

La Conferencia Episcopal Mexicana del 11 al 15 de noviembre, se reunió en su XCVI Asamblea Plenaria, con la asistencia de alrededor de130 obispos de las 91 arquidiócesis y diócesis de México. El objetivo de la reunión fue: “Profundizar y compartir el sentido de la Nueva Evangelización en México para enriquecer una audaz y entusiasta Misión permanente de la Iglesia, a partir de las diócesis, ante los desafíos de la secularización”. Se contó con la

participación del Cardenal Marc Ouellet, prefecto de la Congregación para los Obispos y de Mons. Rino Fisichella, presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización. El mensaje de los obispos después de estas jornadas de trabajo fue el siguiente: CEM B. 70 / 2013 “Que de Dios, nuestro Padre, y de Cristo Jesús, el Señor, les lleguen la gracia y la paz” (Rom 1,7). Llamados por Dios nuestro Padre a servir a su pueblo en nombre de Jesucristo, los Obispos de México queremos compartirles fraternalmente lo que llevamos en nuestro corazón de pastores. Ante todo, hacemos nuestro el intenso dolor y el atroz sufrimiento que, a lo largo y ancho del país, experimentan muchas personas, familias y migrantes que son víctimas de la violencia, de las extorsiones, de la injusticia, de la corrupción, de la impunidad, del desempleo y la pobreza y, últimamente, de los desastres naturales. No solo durante esta semana, sino a toda hora, queremos vivir cerca de

ustedes y con ustedes estas experiencias tan amargas, que parecen multiplicarse cada vez más. Les decimos, por tanto, que nuestra oración, la predicación de la Palabra de Dios, la celebración de los sacramentos y todo nuestro trabajo pastoral tienen como único objetivo hacer el bien y seguir comprometidos con los mejores anhelos de su corazón. El tesoro y la piedra preciosa que ofrecemos son el amor y la salvación que nos entrega Jesucristo. Durante estos días de nuestra asamblea, lo que más nos ha ocupado es buscar la forma de hacer llegar a todos los sectores y ambientes de nuestra patria la frescura del amor poderoso de Dios, a través de una nueva evangelización, auténtica y gozosa, misión que Jesús ha confiado a todos los bautizados, y que es capaz de edificar una sociedad en la que se respete la vida, la dignidad y los derechos de todas las personas, condición indispensable para la paz y el desarrollo. Deseamos que encuentren en nosotros los obispos y en los sacerdotes una

presencia cercana de esperanza, de consuelo y fortaleza. Al estar por concluir el Año de la Fe, suplicamos a Cristo, Rey del universo, por intercesión de Nuestra Señora, la Virgen de Guadalupe, que nos ayude a descubrir los signos de esperanza y hacer realidad estos compromisos que inspiran nuestro amor pastoral por ustedes. Pidiendo también su confianza en la Iglesia católica y en todos sus proyectos, les agradeceremos siempre su oración por nosotros. Sus servidores, los Obispos de México. Cuautitlán Izcalli, Estado de México, 13 de noviembre de 2013 † José Francisco, Card. Robles Ortega Arzobispo de Guadalajara Presidente de la CEM † Eugenio Lira Rugarcía Obispo Auxiliar de Puebla Secretario General de la CEM


Mensajero

7

Evangelización y Misión Continental

Importancia de la Formación del Catequista (Parte 2)

Por: Pbro. Omar Jaimes Pastoral Profética Se debe tomar en cuenta que sin una sólida formación inicial y sin una formación permanente, los catequistas caen pronto en la rutina y en el estancamiento. Surge en ellos la desconfianza y el miedo a lo nuevo; en unos aumenta el autoritarismo, y en otros, el encerramiento y la marginación. También se debilitan o se truncan los procesos, se pierde la dimensión misionera y se mutila la tarea evangelizadora; en definitiva, se reduce la catequesis a un mero adoctrinamiento, cuando su sentido más hondo está en ser un verdadero proceso, que lleve a las personas y a las comunidades a madurar en su fe (Directorio Catequístico General, no. 38). Por esta razón, el Magisterio de la Iglesia reclama continuamente y con convicción, la necesidad de la preparación del catequista, porque cualquier actividad apostólica que no se apoye en personas verdaderamente formadas, está condenada al fracaso. Los documentos del Magisterio insis-

ten en que el catequista tenga espacios donde reciba una formación global y específica. Global, es decir, que abarque todas las dimensiones de su personalidad, sin descuidar ninguna. Específica, es decir ordenada al servicio peculiar que ha de llevar a cabo: anunciar la Palabra a los distantes y a los cercanos, guiar a la comunidad, animar y, cuando sea necesario, presidir el encuentro de oración, asistir a los hermanos en las diversas necesidades espirituales y materiales. Todo esto lo confirmó el papa Juan Pablo II: "Cuidar con especial solicitud la calidad significa, pues, procurar con preferencia una formación básica adecuada y una actualización constante. Se trata de una labor fundamental para asegurar a la misión de la Iglesia, personal calificado, programas completos y estructuras adecuadas, abrazando todas las dimensiones de la formación, de la humana a la espiritual, doctrinal, apostólica y profesional". Con ayuda de la iluminación que los documentos de la Iglesia han aportado a la catequesis en las últimas décadas, ahora somos un poco más conscientes,

de que el catequista no nace sino que se hace mediante esta doble fase formativa: la inicial y la permanente, pues es responsabilidad de toda la Iglesia, ofrecer los elementos necesarios para que el Catequista pueda desempeñar su ministerio con eficacia en un ambiente o población determinada. Esto implica una formación exigente

para el interesado y comprometedora para los que deben cooperar en su realización. Tal es su importancia en la evangelización, que la formación es el elemento primordial de la pastoral de los catequistas: perfil, áreas de formación, especialización, espacios y centros formativos.

54va. Peregrinación de la Diócesis de Texcoco a la Basílica de Guadalupe México, D.F. 14 de noviembre 2013. “Para nuestra diócesis es una gracia conjuntarse a los pies de la Santísima Virgen, con mucho fervor y mucha paz y nobleza”, dijo a los fieles Mons. Juan Manuel Mancilla Sánchez, obispo de Texcoco, al iniciar su mensaje en la 54ª. Peregrinación Diocesana a la Basílica de Guadalupe. “Aquí venimos a pedirle a Dios por intercesión de la Santísima Virgen, aumente nuestra fe, nuestra capacidad de amar y nuestra esperanza”, expresó ante las más de 5 mil personas que asistieron a la Celebración Eucarística. Y agregó: “venimos a agradecer pero también venimos a aprender, a recordar, a motivarnos, a comprometernos, a retomar el gusto de ser pueblo de Dios, y un ingrediente precioso, imprescindible en el pueblo de Dios, un patrimonio clave para el pueblo de Dios es la sabiduría… Cada vez el mundo se debate en la ignorancia, en los caprichos, en la necedad y en el descuido y el desorden…” Mons. Juan Manuel, exclamó que “la sabiduría que necesita hoy nuestro pueblo es la sabiduría del corazón, la sabiduría de la bondad, del bien; la sabiduría del amor. A lo largo y ancho de nuestra patria se está secando el árbol de la sensatez, parece que hay un movimiento tenebroso por desbarrancar al país hacia la violencia, la injusticia, el

abandono, el desorden, el egoísmo, las divisiones. Venimos a pedirle a la santísima virgen nos regale la sabiduría del amor”. Añadió que “este objetivo tiene que ser algo muy grande en nuestra diócesis, en

la visita pastoral lo hemos tratado de motivar, nuestros niños por la catequesis, nuestros jóvenes, los papás buscarán la bondad… Tenemos derecho a vivir con la luz de la sabiduría divina, porque contra la

sabiduría la maldad no puede nada…” Finalmente indicó que “el Reino de Dios está en ustedes, reciban el Reino de Dios como reciben a una persona: Jesús, la sabiduría encarnada”.


8

Iglesia y Actualidad

Fe, ética y política La Fe es la forma de poseer una realidad que no se ve

Por: Pbro. Gustavo Santana Patiño Diócesis de Cuautitlán Cuando se habla del ejercicio político, de manera implícita se habla de una gran responsabilidad y, por consecuencia lógica, de un preciso planteamiento ético. Tomar conciencia de la impor-

tancia de la ética en la política lleva a un trabajo íntegro, veraz y comprometido con el destino común. Si se ve desde la fe, se puede decir que la política se convierte en responsable del porvenir ciudadano y de la manera en cómo el hombre entra en contacto con el mundo, con las personas y los

valores. Los medios de comunicación juegan un papel importante en cuanto a su función, primordial e intermediaria, en el contacto político-ciudadano. De esta manera le es más fácil al destinatario enterarse, involucrarse y tomar decisión y postura, en asuntos que ocurren en su entorno, como miembros activos en el proceso de la política. Hablar de ética en la política no es tan simple, ni es tan fácil, y en el país, este término, es decadente, pues no se sabe si la información política, aunque sea oficial, es verdadera. Con frecuencia se ve el engaño, la manipulación, la mentira y si a eso se agrega la gran corrupción y negligencia que existe en el sistema del país entonces se observa una sociedad que ha perdido la confianza. La Fe invita a plantear otras respuestas, ponderar otras opciones, buscar distintas alternativas razonadas y razonables que permitan reconocer que la ética en la política, consiste en gobernar bien, respetando el derecho ciudadano, promoviendo los valores y cuidando la integridad de la persona, para lograr el bien común.

Mensajero IX Asamblea Diocesana de Nezahualcóyotl Por: María Luisa Sánchez Diócesis de Nezahualcóyotl Siguiendo los pasos del método prospectivo, la Diócesis de Nezahualcóyotl, integrada por sacerdotes, religiosas, laicos y guiada por su Obispo monseñor Héctor Luis Morales Sánchez, vivió su IX Asamblea Diocesana que se llevó a cabo en la Catedral Jesús, Señor de la Misericordia, con la participación activa de integrantes de las diferentes estructuras diocesanas y parroquiales. En esta novena asamblea los trabajos se dispusieron a completar el modelo de Diagnóstico. Por parroquia se hizo una lectura y valoración del modelo de situación; también se valoró el modelo ideal. Se realizó una primera aproximación a los obstáculos y potencialidades dentro de nuestra comunidad diocesana y, por último, se dieron las bases para la elaboración del modelo de diagnóstico en la diócesis. Todos estos trabajos tuvieron la finalidad de completar el Modelo de Diagnóstico y así tener el instrumento para construir la Iglesia Comunión que nos pide el Concilio Vaticano II.

La Caridad no solo es una Limosna, es Amor a Dios y al Prójimo Por: Leandro Medina Cabrera Cuando hablamos de Caridad inmediatamente vendrán a nuestra mente imágenes, como la de un hombre viejo a la puerta de una parroquia con la mano estirada, o una señora con rebozo y un niño envuelto rogando una "caridad"; o la de ese niño de escasa edad que recorre los vagones del metro con una cajita de chicles, o pegando estampitas de corazoncitos. La caridad nos remite a la pobreza y a la necesidad económica que padecen millones de personas en todo el mundo. Sin embargo, la Caridad la debemos entender más allá del concepto de "limosna". La Caridad, de acuerdo al Catecismo de la Iglesia católica: "es aquella virtud teologal por la cual amamos a Dios sobre todas las cosas por Él mismo y a nuestro prójimo como a nosotros mismos por amor de Dios (1822). La caridad tiene por frutos el gozo, la paz y la misericordia. Exige la práctica del bien y la corrección fraterna; es benevolencia; suscita la reciprocidad; es siempre desinteresada y generosa; es amistad y comunión (1829). Nuestro Señor Jesucristo nos explica mejor este concepto con el mandamien-

to nuevo: "Ámense los unos a otros como yo los he amado" (Jn 15, 12). Así pues, entendemos ahora que la caridad no solo consiste en arrojar una moneda, por lo regular la de menor denominación, al paso de una mano necesitada; la caridad es algo más profundo, en donde debe irradiar la luz de Cristo, dando testimonio de Amor a Dios y al Prójimo. Es cierto que al dar una moneda estamos ayudando al prójimo, sin embargo, también es muy cierto que por lo regular esto lo hacemos sin ver a quién le damos esa moneda, y pasamos indiferentes, sin pensar en la raíz de sus necesidades, no solo económicas, sino también emocionales, necesidad de Amor y Cariño. En una sonrisa y un abrazo, en una mirada cariñosa, hay caridad, porque la Caridad es Amor; y tal como lo refiere San Pablo: "Si no tengo Amor nada soy" (1 Co 13, 1-4). La caridad es superior a todas las virtudes, es la primera de las virtudes teologales: “Ahora subsisten la fe, la esperanza y la caridad, estas tres. Pero la mayor de todas ellas es la caridad” (1 Co 13,13). San Agustín refiere en su epistulam Ioannis tractatus, 10, 4: "La culminación de todas nuestras obras es el amor. Ese es el fin; para conseguirlo, corremos; hacia él corre-

mos; una vez llegados, en él reposamos". A un año de la publicación Motu Proprio sobre el SERVICIO DE LA CARIDAD, del papa Benedicto XVI, recordemos su Proemio: "La naturaleza íntima de la Iglesia se expresa en una triple tarea: anuncio de la Palabra de Dios (kerygma-martyria), celebración de los Sacramentos (leiturgia) y servicio de la caridad (diakonia). Son tareas

que se implican mutuamente y no pueden separarse una de otra" (Carta enc. Deus caritas est, 25). En las necesidades del prójimo no se trata de solo cumplir por cumplir, sino cumplir con Amor. Ahora, cuando demos una "caridad", demos también un pedacito de amor; Curiosamente este se multiplicará pues entre más demos, más tendremos.


Mensajero

9

Celebremos la Fe

El Adviento, tiempo de espera El tiempo del que estuvieron esperando y ansiando los patriarcas y profetas Por: Elisa Soto. Diócesis de Cuautitlán La espera ha comenzado, está cerca la Navidad. Estamos en espera del Salvador, y esperar sin preparar el corazón para el evento que se espera, es desaprovechar el tiempo de gracia que el Señor ha determinado para la humanidad. El Adviento es tiempo de espera de Jesús, de reconciliación y de paz; el tiempo del que estuvieron esperando y ansiando los patriarcas y profetas y que fue tiempo de tantos suspiros, el tiempo que Simeón vio lleno de alegría, tiempo que la Iglesia celebra solemnemente y que el mundo también debe vivir con fervor. El Adviento tiene su triple finalidad: Recordar el pasado celebrando y contemplando el nacimiento de Jesús en Belén. Vivir el presente de la vida diaria la "presencia de Jesucristo" en cada hombre Preparar el futuro para la Parusía o segunda venida de Jesucristo en la "majestad de su gloria". La Iglesia invita en el Adviento a pre-

Visita de las reliquias del Beato Miguel Agustín Pro Por: Francisco Esqueda Diócesis de Nezahualcóyotl Después de celebrar su memoria litúrgica, podremos celebrar su presencia entre nosotros, porque las Reliquias del Beato Miguel Agustín Pro visitarán la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe en la colonia Las Antenas del municipio de Nezahualcóyotl. Las reliquias del Beato Mexicano estarán en nuestra diócesis del 2 al 20 de diciembre de 08:00 a 19:00 hrs. La parroquia está ubicada en Calle Hacienda Nopala s/n. Para mayor información visita el portal diocesano: www.diocesisdeneza.mx

pararse para este momento a través de la revisión de la forma de vivir y actuar, y la proyección como propósito de ser mejores siempre. En este tiempo, no se puede dejar de lado a la Virgen María. Jesús viene al mundo a través de Ella, preparada con una gracia excelentísima, única y singular. Dios intervino en la humanidad a través de la mediación maternal de María. Siempre será así. Es Ella quien lo trae y presenta al mundo. Por eso, no se puede fijar la mirada en la Encarnación del Verbo, sin contemplar necesariamente a la Virgen Santísima. Por su Fiat Dios se hace hombre en Ella. San Bernardo dijo: "nunca la historia del hombre dependió tanto, como entonces, del consentimiento de la criatura humana". Prepararse entonces en este tiempo de Adviento de la mano de María. Para ser más humildes, reconocer la pequeñez humana y la grandeza Divina, crecer espiritualmente, reconciliarse con Dios y con los hermanos. De esta, se estará preparando también, el mejor lugar para que nazca Jesús esta Navidad…El corazón.

Adviento, tiempo de esperanza Adviento, tiempo de esperanza, en el seno de María crece el fermento de un mundo nuevo, el hijo del Dios vivo que llega a compartir con nosotros. Nace Emanuel, Dios-con-nosotros, hecho niño, pobre, pequeño y necesitado. María nos enseña el camino para hacer nacer a Jesús en nuestro tiempo: confianza, entrega, fidelidad, coraje, y mucha fe en el Dios de la Vida. Tiempo de espera, de atención y cuidados, de respeto y contemplación. Señor, hay mucho dolor en nuestro tiempo, hay sufrimiento e injusticia, ayúdanos a sembrar semillas de esperanza. Descúbrenos la alegría de la paciente espera, activa y fecunda, comprometida por la vida de los que nos rodean. Enséñanos a hacer crecer la esperanza de algo nuevo, anímanos a entregar nuestras vidas para la construcción del Reino. Es

tiempo de espera, Señor, pero también es tiempo de donación y compromiso efectivo. Contágianos la fe sencilla de María, que dio su vida para alumbrar el Reino y hacer nacer la esperanza en medio de su pueblo. Salmo de San Francisco de Asís para el tiempo del Adviento del Señor ¿Hasta cuándo, Señor, me olvidarás por siempre? ¿Hasta cuándo apartarás tu rostro de mí? ¿Hasta cuándo tendré congojas en mi alma, dolor en mi corazón cada día? ¿Hasta cuándo triunfará mi enemigo sobre mí? Mira y escúchame, Señor, Dios mío. Ilumina mis ojos para que nunca me duerma en la muerte, para que nunca diga mi enemigo: He prevalecido contra él. Los que me atribulan se alegrarían si yo cayera; pero yo he esperado en tu misericordia. Mi corazón exultará en tu salvación; cantaré al Señor que me colmó de bienes, y salmodiaré al nombre del Señor altísimo. Amén.


10

Familia

Mensajero

La Familia, transmisora de la Fe Congreso Provincial para la Familia

Consejo de Laicos de la Arquidiócesis de Tlalnepantla (CLAT) Lomas Verdes, Naucalpan, Méx. El pasado domingo 10 de noviembre celebramos jubilosos el Congreso Provincial para la Familia, convocado por la Provincia Eclesiástica Tlalnepantla, conformada por las diócesis de Cuautitlán, Ecatepec, Nezahualcóyotl, Teotihuacán, Texcoco, Valle de Chalco y Tlalnepantla, siendo esta última anfitriona. Dicho congreso se celebró en el Colegio Cristóbal Colón, plantel Lomas Verdes. El objetivo fue generar un espacio para encontrarnos como agentes de Pastoral Familia, Juventud y Laicos de esta provincia en donde reflexionamos juntos, intercambiando experiencias y actualizándonos para que la familia siga

rentes grupos musicales y oraciones dirigidas a Nuestro Señor presente en el Santísimo Sacramento del Altar, momentos importantes y necesarios para los frutos que se puedan obtener de crecimiento en nuestras familias. Mons. Carlos Aguiar hizo una referencia y analogía con el texto del tercer capítulo de su 1º carta Pastoral titulada “Amigos de la vida, constructores de comunión” y el deseo del papa Francisco que decía: “Hay que recordar que la Iglesia es Madre, Esposa y Servidora, facilitadora de la fe y no controladora de la fe, y como prioridad se muestra la misericordia de Dios hacia el hermano herido, que como en la guerra es prioridad atenderlo… Ese hermano herido son: los matrimonios, las familias enteras”. Dijo que “los jóvenes y quienes traba-

aceptándose como lugar privilegiado de la transmisión de la fe. La dinámica del congreso se desarrolló en tres partes: La primera conferencia, fue impartida por Mons. Carlos Aguiar Retes, arzobispo de Tlalnepantla y el Dr. Fernando Pliego, investigador de la UNAM, con el tema: “La familia, transmisora de la fe”. La segunda conferencia fue impartida por la Dra. Miriam Muciño con el tema “El papel de la mujer contemporánea”, y la tercera conferencia dirigida por la Lic. Ma. Teresa López con el tema “Las relaciones de los jóvenes”. Estas conferencias fueron impartidas en el gimnasio del colegio con una audiencia de más de dos mil personas, en compañía de los obispos de cada diócesis, sacerdotes y laicos: adultos y jóvenes; y el grupo musical que amenizó en cada descanso fue “Luz y Vida”. Mientras tanto, en la capilla se dio durante todo el día la Adoración al Santísimo con la participación de los movimientos que integran el CLAT, sacerdotes y oradores laicos. Estos importantes momentos fueron amenizados por dife-

jan con los jóvenes, tienen un gran reto en la transmisión de la fe, porque no hay consenso de los valores dentro de la familia, y no resulta claro para ellos lo correcto y lo incorrecto, pareciera que están viviendo dentro de una tremenda oscuridad. Los encargados de los grupos juveniles deberán descubrir el rostro de Jesús a la juventud y lograr que no se sientan solos y abandonados; mostrar la presencia de Dios en el mundo para que tengan herramientas que les ayuden a enfrentar los cambios y desafíos que se les presenten. El proyecto de familia es un proyecto divino, no se le ocurrió a un grupo o a un país, la comunión de vida reflejada en la familia es como la Iglesia doméstica, porque es la cuna del amor gratuito, del perdón y reconciliación, base de toda relación; de valores como la corresponsabilidad, solidaridad y subsidiaridad, donde los jóvenes se descubran a imagen de Dios, como un misterio, y se capaciten para entrar en el misterio del Otro. De aquí surge, como prioridad, el trabajar la educación en el conocimiento de la fe, en la Catequesis Infantil, y no solo como prepara-

ción para recibir los sacramentos; si esto se logra, se podrá trabajar más fácil con los jóvenes. Las parroquias deberán trabajar para ofrecer instancias de asesoría matrimonial, cambiar estructuras caducas y replantear la Pastoral Juvenil donde el joven trabaje y atraiga al joven. Este Congreso es una preparación rumbo al Sínodo programado por el papa Francisco para el 2014, con el tema de la familia”. Se mostraron estadísticas que refuerzan el concepto de Familia, recalcando que existe un bienestar mayor en las personas casadas, que en los adultos con otro estado civil (unión libre o uniones de hecho, divorciados, viudos, …); igualmente, los niños que viven con sus dos padres biológicos, presentan un bienestar mayor que los niños que viven con padres solos, padrastros, madrastras, u otro adulto. Esto se debe al compromiso y solidaridad de vida entre los que integran la Familia. Se habló sobre la importancia de la mujer y de las grandes mujeres que ha habido y de cómo han colaborado en la transformación de nuestra sociedad y continúan trabajando y preparándose para hacer frente a los desafíos de hoy.

También se trató el tema de jóvenes, futuro y esperanza de la sociedad, quienes han ido perdiendo valores por lo que es importante que vuelvan a retomarlos. Los jóvenes, deben comprometerse con sus acciones y medir las consecuencias que resulten de ellas, afrontarlas con valentía, no dejarse llevar por la moda, que de cierta forma es destructiva. Las conferencias concluyeron con la Eucaristía presidida por el Excmo. Mons. Christophe Pierre, nuncio apostólico en México y los obispos, en la cual los asistentes tuvieron la oportunidad de recibir las indulgencias plenarias de acuerdo a las disposiciones de la Iglesia. Y la bendición con el Santísimo Sacramento. La clausura del congreso estuvo a cargo de Mons. Héctor Luis Morales Sánchez, obispo de Netzahualcóyotl y encargado a nivel Provincia de la Pastoral Familiar. Vivan la invitación de Jesús: “Que todos sean uno, como Tú, Padre en Mí y Yo en Ti, que ellos sean también en nosotros” (Jn 17,21).


Mensajero

@joven

Youcat: El Catecismo joven, para ti joven

Por: Hugo fitz Como jóvenes a veces nos acercamos a algún integrante de un grupo o movimiento parroquial, para preguntarle sobre algún tema de interés; y esta persona pone toda su energía en un discurso con el objetivo de hacernos aceptar su invitación a asistir a alguna de sus reuniones para que con el paso del tiempo terminemos dentro de un movimiento o grupo de la Iglesia. ¿Y nuestra inquietud? ¡Quedó sin resolver!... ¿Te ha pasado esto? ¿Cómo te sientes cuando esto te sucede? O simplemente ¿Te ha contado el primo de un amigo, que esto en algunas ocasiones sucede? Si esto te ha sucedido, ¡no te preocupes! No está mal, al contrario; que bueno que en medio de la complejidad de la vida en la sociedad hay hermanos que perciben y atienden dentro de sus posibilidades las necesidades de los jóvenes; lo triste sería que no se hiciera

absolutamente nada por los jóvenes. Sin embargo, ¿qué pasó con nuestra inquietud? Pues bien, la Iglesia católica nos ofrece a los jóvenes una gran herramienta pensada desde su planeación, desarrollo y producción en nosotros. Aquí los jóvenes encontramos una manera joven de vivir y expresar coherentemente nuestra fe en comunidad y sociedad. Los temas que generan mayor inquietud y dudas en los jóvenes de hoy con respecto a la Iglesia son: la moral, ética sexual, homosexualidad, aborto y anticonceptivos, sobre la existencia de Dios, sobre si la Iglesia debe participar o no en política y de qué manera, la jerarquía en la Iglesia, entre otros. A estas y otras inquietudes desde el espíritu joven de los jóvenes da respuesta el Catecismo Joven de la Iglesia católica se llama YOUCAT. Te invito a que lo conozcas, es una luz en el caminar de nuestra fe.

11

Consagración del lugar de oración y encuentro con los hermanos Por: Ruth Rivera Diócesis de Cuautitlán En San Francisco Magú, el Excelentísimo Obispo, Guillermo Ortiz Mondragón, se reunió el 6 de noviembre de 2013 en junta de gobierno con todos los integrantes del mismo para continuar con los trabajos del caminar diocesano de la Diócesis de Cuautitlán, y erigió los días 6 y 8 de noviembre, nuevas parroquias en la Vicaría de San Pedro Apóstol. Las nuevas parroquias son: San Francisco Magú y La Purísima Concepción en la Colonia Zaragoza. En cada una de las nuevas parroquias, los laicos que han colaborado por muchos años entregaron las llaves al Señor Obispo y le explicaron, en resumen, desde cuando iniciaron a trabajar en la evangelización y cómo estaban construidos. Ahora por el crecimiento de la población, es como se erigen las nuevas parroquias y éstas, solo el obispo puede designar el lugar donde se erige el templo. En la Homilía el Señor Obispo expresó y compartió que este acontecimiento es una oportunidad de poder ver por dónde

caminamos; lo más doloroso, explicó, es cuando caemos en el pecado. El pueblo de Israel estaba confundido y pasaron por el desierto, Moisés cumple su tarea de conducirlos a la tierra prometida; construye un altar en lo alto, tiene un lugar preciso para el altar del Señor porque la roca presenta solidez. El Señor invita a su pueblo a vivir la santidad, el pueblo se alegra y vive la alianza, viviendo la relación personal con Dios. Es en el altar donde se tiene que considerar, la comunión con Dios, es donde recordamos y vivimos el memorial de Dios, el Espíritu Santo toma la condición humana, “Señor ofrendas y holocaustos no quisiste, me has dado un cuerpo para hacer tu altar”, el mismo se baja haciéndose hombre obediente hasta el altar. Nosotros podemos acercarnos al altar, sea María que alaba al padre bajo la acción del Espíritu Santo así como ella, nosotros vayamos y demos vida al pan que hemos recibido, porque somos templo de Dios por el bautismo meditando y recibiendo la palabra de Dios.

Los abuelos son el tesoro de nuestra sociedad, recuerda el Papa Ciudad del Vaticano, 19 de noviembre 2013. Desde la Jornada Mundial de la Juventud de Río de Janeiro, el papa Francisco ha dado relevancia a los adultos mayores, en particular a abuelos, de quienes dijo “son el tesoro de nuestra sociedad” y un pueblo que no los toma en cuenta “no tiene futuro porque no tiene memoria”. El Santo Padre dijo, en su homilía del martes que “vivimos en un tiempo en el que los ancianos no cuentan. Es feo decirlo, pero se descartan, ¡eh! Porque dan fastidio. Los ancianos son los que nos traen la historia, nos traen la doctrina, nos traen la fe y nos la dan en herencia. Son los que, como el buen vino envejecen, tienen esta fuerza dentro para darnos una herencia noble”.

El Papa contó una historia que escuchó cuando era chico: protagonista es una familia, papá, mamá, tantos niños, y el abuelo, que cuando tomaba la sopa “se ensuciaba la cara”. Fastidiado, el papá explica a los hijos porqué el abuelo se comporta así. Por eso compra una mesita donde aislar a su padre. Ese mismo papá, un día regresa a su casa y ve a uno de sus hijos que juega con la madera. “¿Qué haces?”, le pregunta. "Una mesita", responde el niño. "¿Y para qué?". "Para ti, papá, para cuando tú te vuelvas viejo como el abuelo”. El Vicario de Cristo señaló que “esta historia me ha hecho tanto bien, toda la vida. Los abuelos son un tesoro. La Carta a los hebreos... nos dice: ‘Acuérdense de sus mayores, que les han predi-

cado, aquellos que les han predicado la Palabra de Dios. Y considerando su fin, imiten su fe’. La memoria de nuestros antepasados nos lleva a la imitación de la fe”. El papa Francisco pidió pensar en tantos ancianos y ancianas, tantos que están en casas para ancianos, y también en tantos abandonados por sus familiares. El Papa pidió rezar “por nuestros abuelos, nuestras abuelas, que tantas veces han tenido un papel heroico en la transmisión de la fe en tiempo de persecución. Cuando papá y mamá no estaban en casa y también cuando tenían ideas extrañas, que la política de aquel tiempo enseñaba, han sido las abuelas las que

han transmitido la fe. “Pidamos la gracia de custodiar, escuchar y venerar a nuestros antepasados, a nuestros abuelos”.


12

Dios te llama

Mensajero


Iglesia y Cultura El cambio climático Mensajero

La falta de acciones contundentes contra los efectos del cambio climático es

un tema que se debe tratar con urgencia. Sin embargo, la tendencia no se debe al

13

“escepticismo climático, que ahora es menos notorio de lo que solía ser”, sino a que las consecuencias de las acciones insuficientes son aun totalmente menospreciadas. Estamos perdiendo la batalla sobre el cambio climático; el sentido de urgencia que había hace dos años atrás ha desaparecido. El hecho es que si no tomamos acciones oportunamente en la escala que necesitamos, el cambio climático tiene el potencial de barrer con el progreso que hemos logrado en los últimos 20 años en desarrollo económico, social y protección ambiental. La publicación de esta proyección ocurre mientras más de medio millón de personas permanece sin casa o alimentos tras el paso de Haiyan en Filipinas, donde el tifón cobró la vida de al menos 2 mil 357 personas. El país asiático es el segundo más vulnerable a nivel mundial, con 22 tifones anuales promedio. Las megas ciudades, son una clave. Las urbes con más de 15 millones de

habitantes —como Nueva York, Sao Paulo o la ciudad de México— representan la mejor esperanza para hallar soluciones al cambio climático y cualquier problema que concierna a la humanidad. Por lo tanto, un reto urgente del siglo XXI es entender las ciudades. Las grandes metrópolis del mundo facilitan la interacción humana, creando esa indefinible agitación y alma de las ciudades. La previsión fue elaborada por un consejo de 86 especialistas en distintas áreas, con la asistencia de las universidades de Oxford y Harvard, y el Centro de Investigación Pew, además de miembros de empresas, gobiernos y sociedad civil. Para finalizar, el calentamiento global no solamente es el problema de las autoridades; es prioritario implementar normas y sanciones para reeducarnos en el consumo de combustibles fósiles. En la actualidad, debemos ser uno mismo para cuidar la casa más importante que tenemos como nuestro planeta tierra.

congruencia entre lo que creemos, decimos y hacemos. Los obispos en su documento “Educar para una nueva sociedad” expresan que “aquí está la emergencia educativa: ya no somos capaces de ofrecer a los jóvenes, a las nuevas generaciones, lo que es nuestro deber transmitirles... Por ello crece, desde diversos sectores, la demanda de una educación auténtica y el redescubrimiento de la necesidad de educadores que sean verdaderamente tales. Dicho pedido asocia a los padres, a los docentes y a la sociedad misma, que ve amenazada las bases de la convivencia”. La presidenta del IMDOSOC señaló que “el sínodo de obispos invita a los educadores a una vocación de por vida”, y puntualizó que los educadores deben ser conscientes de que “los alumnos no aprenden, imitan, por eso, lo que se les debe ofrecer antes que otra cosa es el testimonio, “este mensaje es para todas las personas de buena voluntad, esta concepción educativa está fincada en valores humanos que son ciertos para creyentes y no creyentes”.

Enfatizó que la familia y las instituciones educativas deben brindar una educación basada totalmente en las virtudes humanas, enseñar a mirar cristianamente la realidad, no con ojos de neoliberales postmodernos. Fortalecer las conciencias, transmitir los buenos hábitos, mantener siempre reglas y límites claros, transmitir la consistencia en el trabajo y en el esfuerzo, “que te lo ganes”, educar en la voluntad, la caridad, la humildad, educar en la responsabilidad, en el respeto, en el agradecimiento y en la tolerancia a la frustración, en la equidad, la solidaridad, la honestidad y la disciplina. Todas ellas piezas importantes del proceso educativo del ser humano. Concluyó diciendo que “a los padres, maestros y sociedad en general, nos toca la tarea de la transmisión de la fe pero también de la transmisión de una mejor tradición educativa”. Si usted quiere ver la conferencia completa, entre a YOUTUBE al canal de la Diócesis de Texcoco: diocesisdetexcoco o a la dirección web www.diocesisdetexcoco.mx

Sacerdote que llegará a los altares Por: Sesgo Diócesis de Nezahualcóyotl El 23 de noviembre, se recuerda un año más del regreso a la casa del Padre del Beato Miguel Agustín Pro Juárez. Un sacerdote cuyo andar en esta Iglesia que peregrina en este mundo fue relevante. El Padre Pro, sacerdote Jesuita, está en espera del milagro que lo lleve a los altares para ser recordado como ejemplo de vida; milagro que tarde o temprano se comprobará para que, si Dios quiere, lo veamos canonizado. Se han propuesto varios milagros, pero no se han comprobado totalmente. Se ha tenido curaciones por medio de su intercesión, además de otros hechos inexplicables que son investigados en Roma. Esperemos que pronto llegue ese milagro. El P. Pro, singular sacerdote jesuita,

estuvo en la guerra cristera cuando el gobierno perseguía a la Iglesia, incluso mandó a cerrar los templos, pero el P. Pro con valentía y gallardía oraba y realizaba la Eucaristía de manera que no fuera descubierto; aun así y arriesgándose también confesaba y daba la comunión a los feligreses. También llevaba comida a los que no tenían y los animaba. Ocurrieron grandes momentos de desesperanza, pero el P. Pro siempre consolaba a todos por el momento por el que se vivía. Fue culpado por algo que no cometió al igual que sus hermanos; en fin, el P. Pro fue un digno y ejemplar sacerdote. Confiamos que se encuentre el milagro tan esperado para que sea llevado a los altares y a la vez, nos sirva como ejemplo de valentía y amor por los demás.

Emergencia Educativa en México Educar para una nueva sociedad Por: Comisión de Comunicación Texcoco Texcoco, Méx. 16 de noviembre 2013. La Dimensión Fe y Política de la Pastoral Social de la Diócesis de Texcoco, presentó la tercera sesión de su ciclo de conferencias “El ser y quehacer del político en México”. En esta ocasión se dedicó la jornada a reflexionar sobre la educación en México. Entre los asistentes se contó con profesionistas de la rama educativa y servidores públicos de algunos ayuntamientos. La invitada a impartir la conferencia “Emergencia Educativa en México” fue

la Dra. María Luisa Aspe Armella, investigadora y docente de la Universidad Iberoamericana y presidenta del IMDOSOC, quien presentó una síntesis del documento de los obispos de México: “Educar para una nueva sociedad”. La Dra. Aspe indicó que en el Documento de Aparecida es donde se marca que estamos viviendo un horizonte cultural distinto y la educación es una responsabilidad que todas las personas compartimos, si los padres no se comprometen con una educación humanista para sus hijos, no esperen que la escuela pueda suplir lo que ellos no dan. Aseveró que evidentemente tiene que haber una


Camino de Adviento

AÑO LITÚRGICO El Año litúrgico es el desarrollo de los misterios de la vida, muerte y resurrección de Cristo y las celebraciones de los santos que nos propone la Iglesia a lo largo del año. Es vivir y no solo recordar la Historia de la Salvación. Esto se hace a través de fiestas y celebraciones. Está formado por dis ntos empos litúrgicos en los que la Iglesia nos invita a reflexionar y a vivir de acuerdo con alguno de los misterios de la vida de Cristo. Comienza por el Adviento, luego viene la Navidad, Epifanía, Primer empo ordinario, Cuaresma, Semana Santa, Pascua, Tiempo Pascual, Pentecostés, Segundo empo ordinario y termina con la fiesta de Cristo Rey. CORONA DE ADVIENTO La corona de adviento es una tradición cris ana que simboliza el transcurso de las cuatro semanas del Adviento. Consiste en una corona de ramas (generalmente de pino o abeto) con cuatro velas. Comenzando el primer Domingo de Adviento, el encendido de una vela, puede acompañarse de la lectura de la Biblia y oraciones. Durante las siguientes tres semanas se encienden el resto de las velas hasta que, en la semana anterior a la Navidad, las cuatro velas están encendidas. Algunas coronas de Adviento incluyen la quinta vela, llamada “vela de Cristo”, que se enciende en la Navidad.

Te proponemos realizar las ac vidades del calendario durante el mes de diciembre. ¡Prepárate con tu familia para recibir la Navidad!


1

5 La Sal y Luz del mundo ¿Recuerdo la fecha en que fui bautizado? Mensajero

“Dar gracias al Señor porque el día del Bautismo nos abrió la puerta de su Iglesia”: Papa Francisco Por: CODIPACS ECATEPEC El próximo domingo 24 de noviembre de 2013, se llevará a cabo la clausura del Año de la Fe que inició el 11 de octubre de 2012. Es importante para nosotros como laicos reflexionar sobre lo que vivimos a lo largo de este año de la Fe y analizar si reafirmamos nuestra Profesión de Fe. Una buena manera de hacerlo es contestarnos: ¿Qué día fui bautizado?, todos recordamos perfectamente nuestro cumpleaños, el cumpleaños de nuestros padres, nuestros hermanos, hasta de nuestros amigos, porque es motivo de alegría y convivio con la familia y amistades, pero, ¿por qué no festejar con la misma intensidad el día en que Dios nos aceptó como hijos suyos? El pasado miércoles 13 de noviembre de 2013, S.S Francisco en su Audiencia General en la Plaza de San Pedro comentó: “El primer cumpleaños es el nacimiento a la vida y el segundo cum-

pleaños es el nacimiento en la Iglesia. ¿Haréis esto? Es una tarea para hacer en casa: buscar el día que nací para la Iglesia, y dar gracias al Señor porque el día del Bautismo nos abrió la puerta de su Iglesia”. Al reflexionar estas palabras debemos comprender ¿hasta donde hemos dado ese valor tan importante a la fecha en que fuimos bautizados?, como lo menciona el Papa investiguemos la fecha de nuestro bautismo, el de nuestros hijos o nietos y cada año celebremos con alegría haber vencido las tinieblas del pecado a través del perdón en el sacramento del Bautismo. Debemos reafirmar nuestra Fe, renovando nuestro Bautismo, recordar tan importante fecha y ser mensajeros de vida nueva para el mundo comenzando desde lo más íntimo: nuestras familias. Que este Año de la Fe que termina, sea el inicio en un cambio en nuestras vidas como católicos que somos, recordando tan solo la fecha más importante después de nuestro nacimiento: nuestro Bautismo.

Ofrecer a los laicos, en lugar de exclusividad y aislamiento, apertura y participación Por: P. Sergio Andrés, mdr En el momento actual de nuestra Iglesia, experimentamos una gran riqueza de iniciativas, pastorales y de inclusión, que vistas de forma paralela con los cambios sociales y las estructuras del mundo, han de servir para afianzar o restaurar, nuestro compromiso de pertenencia al mensaje de Jesucristo. Es así como la participación laical, por el Bautismo de Cristo, se convierte en una excepcional oportunidad, para ofrecer un testimonio radical y sereno ante emergentes oposiciones, que podrían dividir nuestro camino eclesial, comunitario y misionero. Ante un mundo, que puede experimentar la pérdida del sentido de Dios; el laico permanece fiel a una auténtica, experiencia personal de encuentro con Jesús, y ante el peligro del protagonismo o la tentación del individualismo; refleja un coherente testimonio de su identidad Cristiana, pues en lugar de exclusividad o aislamiento, el fiel laico, permanece en apertura y participación, propiciando un constante diálogo que lo impulsa a través del espíritu de comunión, a compartir la fe, para que el Evangelio de Jesús redima el corazón y la mente de la dignidad humana a veces tan resquebrajada. Sin embargo, los nuevos contextos del

mundo actual, abren un camino de división, basado en el conformismo; pues se puede llegar a pensar que no vale la pena proyectarse más allá; o el inconformismo desviado, que nos aleja del sano equilibrio; atacando lo más profundo de nuestros pensamientos, actos e incluso, aspiraciones, siendo así que podemos encontrarnos sutilmente con el frecuente rechazo a nuestro compromiso cristiano, y hasta sin tener conciencia de lo mismo o teniéndola, nos afloran dudas de fe, resentimientos, por el pasado, el presente y por el futuro; un rechazo a las nobles ideas, provocado por el temor, o el desgano y frecuentes relativismos en pensamientos y acciones, que oscurecen la verdad. En estas actuales circunstancias, que ciertamente amenazan y pueden afectar nuestro radicalismo laical, debemos proyectarnos con una auténtica, leal y firme Espiritualidad de Comunión; proyectada además con un eficaz dinamismo pastoral, signo concreto, ante las esperanzas del mundo. Solo así, evitaremos sobrevalorar más allá de los límites propios de la fragilidad humana, nuestro egoísmo, que puede conducirnos a modos de pensar que destruyen los sanos espacios para la formación y participación de los laicos; llamados a ser luz en el mundo, como artífices de todo cuanto viven (Cf. LG,

31); sin ser excluidos, pero al mismo tiempo atentos, para no perderse más allá de los compromisos de la propia vocación y misión. Dicho así, el sacerdote presidiendo a los fieles, unido a su obispo y en comunión con el Romano Pontífice, es signo de unidad y una señal ineludible, para suscitar la creencia y superar el riesgo de confundir la cura pastoral, propia de los ministros; con el compromiso cristiano específico y necesario de los laicos. Se trata de no caer en el error de evadir o delegar las responsabilidades, pero cada uno consciente de su deber,

contribuye, crea y forma parte de la acción que edifica nuestra única Iglesia. De esta forma, se puede superar, todo obstáculo, que haga daño y hasta impida, expresar nuestra forma concreta de ser cristianos, (ministros ordenados, consagrados y laicos). Así de manera específica, eliminando toda división o rivalidad, damos nuestro aporte en la construcción del Reino, generando espacios de participación; involucrándose en un vínculo fraterno, que transforma la realidad temporal, con valiosos dones al servicio de todos. (1 Cor 12,4-11).


16

Año de la Fe

Mensajero

María, mujer de fe

Por: COPIPACS ECATEPEC En el Año de la Fe, María es ejemplo de cómo vivir esta virtud teologal. El papa emérito Benedicto XVI en su Carta “Porta Fidei” 13, dice: “Por la fe, María

acogió la palabra del Ángel y creyó en el anuncio de que sería la Madre de Dios en la obediencia de su entrega (cf. Lc 1, 38). En la visita a Isabel entonó su canto de alabanza al Omnipotente por las maravillas que hace en quienes se enco-

miendan a Él (cf. Lc 1, 46-55). Con gozo y temblor dio a luz a su único hijo, manteniendo intacta su virginidad (cf. Lc 2, 6-7). Confiada en su esposo José, llevó a Jesús a Egipto para salvarlo de la persecución de Herodes (cf. Mt 2, 13-

15). Con la misma fe siguió al Señor en su predicación y permaneció con él hasta el Calvario (cf. Jn 19, 25-27). Con fe, María saboreó los frutos de la resurrección de Jesús y, guardando todos los recuerdos en su corazón (cf. Lc 2, 19.51), los transmitió a los Doce, reunidos con ella en el Cenáculo para recibir el Espíritu Santo (cf. Hch 1, 14; 2, 1-4)”. El papa Francisco en la “Jornada Mariana del Año de la fe”, el pasado 13 de octubre, expuso tres puntos en la experiencia de fe de María: a) Dios nos sorprende: “María ante el anuncio del Ángel, no oculta su asombro. Es el asombro de ver que Dios, para hacerse hombre, la ha elegido precisamente a Ella… Dios nos sorprende siempre, rompe nuestros esquemas, pone en crisis nuestros proyectos, y nos dice: Fíate de mí, no tengas miedo, déjate sorprender, sal de ti mismo y sígueme”. b) Dios nos pide fidelidad: “María ha dicho su “sí” a Dios, un “sí” que ha cambiado su humilde existencia de Nazaret, ha sido el primero de otros muchos “sí” pronunciados en su corazón tanto en sus momentos gozosos como en los dolorosos; todos estos “sí” culminaron en el pronunciado bajo la Cruz.” c) Dios es nuestra fuerza: “Miremos a María: después de la Anunciación, lo primero que hace es un gesto de caridad hacia su anciana pariente Isabel; y las primeras palabras que pronuncia son: Proclama mi alma la grandeza del Señor… Si podemos entender que todo es don de Dios, ¡cuánta felicidad habrá en nuestro corazón! Él es nuestra fuerza”.

El Año de la Fe y Cristo Rey Por: Francisco Esqueda Diócesis de Nezahualcóyotl Desde que el papa emérito Benedicto XVI anunció el Año de la Fe, celebrando los 50 años del Concilio Vaticano II, se dio el inicio a este año en que se trata de reforzar nuestra Fe; primero conociendo los documentos sobre los cuales está basado todo lo que conocemos actualmente en nuestra Iglesia. Estos documentos son tantos y tan variados que no basta un año para conocerlos a fondo, pero al menos, conocer su existencia y poner énfasis en los más importantes como son: los Documentos del Concilio Vaticano II, el catecismo de la Iglesia Católica, para la Iglesia en América el documento de Aparecida y, recientemente, la primera encíclica del papa Francisco “La Luz de la Fe”. Pero el Año de la Fe no solo se trata de

leer documentos medulares de la Iglesia; se trata de poner en práctica nuestra Fe y mostrar con nuestros actos la vivencia de esta Fe y con ello mostrar a nuestros hermanos que se puede vivir nuestra fe en Jesucristo dentro de este mundo actual, donde lo terrenal tiene gran importancia y lo espiritual es menospreciado. Que el Año de la Fe finalice en la festividad de Cristo Rey del Universo, Señor de la creación de la vida y del Universo. Es para todos los creyentes un momento de reflexión sobre qué realizamos para acrecentar y fortalecer nuestra Fe. En este último día del Año de la Fe hagamos un compromiso para seguir cultivando nuestra fe día con día. Visita el portal diocesano www.diocesisdeneza.mx

Mensajero 142  
Advertisement