Issuu on Google+

Mensajero Año 5 TLALNEPANTLA

No. 133

Provincia Eclesiástica de Tlalnepantla

CUAUTITLÁN

ECATEPEC

TEOTIHUACÁN

Domingo 21de julio de 2013 TEXCOCO

NEZAHUALCÓYOTL

Donativo: $5.00 VALLE DE CHALCO

Voz del Pastor

“Busquemos a Jesucristo, Base y Sustento de toda Justicia y Comunión” Pág. 2

Presentación Lumen Fidei Pág. 5

Pág. 5

¿Mi Biblia es original?

Facebook, guía para padres

Pág. 7

Pág. 15


2

Voz del Pastor

Mensajero DIRECTORIO OBISPOS Excmo. Sr. D. Carlos Aguiar Retes Arzobispo de Tlalnepantla Excmo. Sr. D. Ricardo Guízar Díaz Arzobispo Emérito Tlalnepantla Excmo. Sr. D. Guillermo Or z Mondragón Obispo de Cuau tlán Excmo. Sr. D. Oscar Roberto Domínguez Cou olenc, M.G Obispo de Ecatepec Excmo. Sr. D. Héctor Luis Morales Sánchez Obispo de Nezahualcóyotl

“Busquemos a Jesucristo, Base y Sustento de toda Justicia y Comunión”. Durante los últimos años ha crecido la conciencia mundial a favor de la justicia. Eso ha traído movimientos, estudios, medidas y legislaciones infinitas. Tal vez las expresiones que mejor pueden aclarar esta sed de justicia sean: “Que se aplique la ley”; “Con todo el peso de la ley”; “Que todo se haga conforme a Derecho”. Estas resultan frases inspiradas, incluso apetitosas. Políticos, periodistas, analistas y demás agentes de la opinión pública se adornan, se pavonean con estas expresiones. Sin embargo, nosotros los cristianos descubrimos en estas expresiones un sabor amargo: Son un himno a la frustración.

mil resplandores: Jesucristo. Él es la persona que no se acaba, que no se agota. Él es el hombre perfecto. Más aún, el constructor por excelencia del hombre, del ser humano, de la persona en sí. Y de Él y desde Él aparece toda comunión. Toda capacidad de vida, de vivir en paz, de vivir en el amor, de experimentar la lealtad. Hoy más que nunca urge anunciar, recobrar la hermosura fundamental de Jesucristo. Traerlo, invitarlo, para que vuelvan a ser las personas el sustento intransferible de toda vida, de toda existencia.

Ya la persona no es un signo, un lugar de garantía. Tiene que venir la ley.

En la pareja hombre-mujer. En el matrimonio, en la feliz y responsable procreación de los hijos está la salvaguarda luminosa de la vida, de los derechos de la persona. No en las leyes. Las leyes son imperfectas, y muchas veces injustas, traicioneras, y hoy hasta macabras.

Los cristianos en cambio seguimos creyendo en la persona. Sobre todo en la persona más bien lograda. En la persona más bien hecha. En la persona de mil y

La búsqueda y aplicación de la justicia, de la justicia verdadera, plena, y la única escuela de ella es la familia, bendecida e inspirada en Jesucristo.

“Que aparezca la ley”, “que se aplique el peso de la ley”: Por que la persona falló. La persona se fue. Se acabó.

† Juan Manuel Mancilla Sánchez Obispo de Texcoco

Excmo. Sr. D. Guillermo Francisco Escobar Galicia Obispo de Teo huacán Excmo. Sr. D. Juan Manuel Mancilla Sánchez Obispo de Texcoco Excmo. Sr. D. Víctor René Rodríguez Gómez Obispo de Valle de Chalco Excmo. Sr. D. Francisco Ramírez N. Obispo Auxiliar de Tlalnepantla Excmo. Sr. D. Efraín Mendoza Cruz Obispo Auxiliar de Tlalnepantla DIRECTOR GENERAL Mons. Víctor René Rodríguez Gómez Presidente de la Comisión Provincial para la Pastoral de la Comunicación DIRECTORA EN TURNO Abril Villanueva SUBDIRECTOR Mons. Luis Mar nez Flores CORRECCIÓN Y ESTILO Maricruz Reyes Lugo DIAGRAMACIÓN Y DISEÑO Samuel Nájera COLABORADORES Equipo de la Pastoral de la Comunicación de la Provincia Eclesiás ca de Tlalnepantla. Registro en trámite.

Mensajero Es una publicación catorcenal de la Provincia Eclesiás ca de Tlalnepantla. Se distribuye en la Arquidiócesis de Tlalnepantla, y en las Diócesis de Cuau tlán, Ecatepec, Texcoco, Teo huacán, Nezahualcóyotl y Valle de Chalco. periodicomensajero@gmail.com


Editorial

Mensajero Necesitamos Caridad Recientemente la Iglesia ha recibido un llamado fuerte, auténtico y especial a vivir profundamente, con solidez y prontitud la práctica de la Caridad. Los Obispos Latinoamericanos y del Caribe lo hicieron manifiesto desde Aparecida, Brasil (mayo 2007), refiriéndose a la misión del anuncio de la Buena Nueva de Jesucristo como un mandato de caridad que abraza todas las dimensiones de la existencia, a todas las personas, a todos los ambientes de la convivencia y a todos los pueblos (AP 380). Así mismo, cada Obispo de nuestra Provincia Eclesiástica de Tlalnepantla ha hecho una serie de llamadas a promover y practicar la Caridad, partiendo de la Familia, en la ayuda mutua, respeto y solidaridad entre los vecinos, la escuela, el trabajo, y en la comunidad, donde la acción de la Iglesia y de la sociedad llegue, atienda y ayude a los más personas más necesitadas, alejadas y vulnerables de nuestras comunidades. Ha sido el Santo Padre Francisco quien desde el inicio de su Pontificado, hace cuatro meses, no se cansa de exhortar a la Iglesia del Señor, a todos los cristianos católicos y personas de buena

voluntad a hacer vida el Evangelio de Jesús, con profunda coherencia cristiana. En el uso de las redes sociales, el papa Francisco, a través de su cuenta de Twitter @Pontifex_es, nos comunica la urgencia de la Caridad que debe ponerse en marcha desde la vida cotidiana de cada uno de los bautizados. En su mensaje más actual señala: “Dios es muy misericordioso con nosotros. Aprendamos también nosotros a tener misericordia con los demás, especialmente con los que sufren”; en otro anterior nos deja el siguiente itinerario de fe: “En la vida cristiana son esenciales: la oración, la humildad, el amor a todos. Éste es el camino hacia la santidad”; y nos pide poner mucha atención a los hermanos migrantes: “Pidamos un corazón que acoja a los inmigrantes. Dios nos juzgará según hayamos tratado a los más necesitados”, y nos pide no olvidarnos de nuestros sacerdotes: “Acompañad a vuestros sacerdotes con el afecto y la oración, para que sean siempre Pastores según el corazón de Dios”. Católicos actuemos con caridad, ya.

Responsabilidad humana al cuidado de la naturaleza Los bendijo Dios y les dijo: “Sean fecundos, multiplíquense, llenen la tierra y sométanla; dominen a los peces del mar, a las aves del cielo y a todos los animales que se mueven sobre la tierra” (Gn 28). En este versículo de la Sagrada Escritura, podemos ver la manera en que Dios le da al ser humano un puesto primordial sobre el resto de la creación. Este puesto, se da por la bendición de Dios, que se manifiesta, entre otras cosas, en el poder de “dominar” a las demás creaturas. Pero… ¿en qué consiste la expresión “dominen” a todos los animales? En nuestros días pareciera que se refiere a un abuso y una explotación de todo recurso natural que sirve para el supervivencia humana. Sin embargo, el hombre debe tomar conciencia respecto a su relación con Dios y con el mundo. Dios, al crearlo a su imagen y semejanza, le da al hombre la capacidad de responsabilizarse en el proyecto armónico y bondadoso que Dios ha determinado en el momento de la creación del mundo. Es decir, el hombre no puede someter con un estilo “tirano” ni de manera “arbitraria” la creación. Ciertamente, lo que la tierra produce y lo que la naturaleza aporta se tiene que aprovechar: la hierba verde les servirá de alimento (Gn 29). Sin embargo, la actividad desmedida

Una sociedad confundida Por: Rafael González Beltrán, ssp. La nuestra es una sociedad que promueve la confusión. Sobre todo en lo que respecta al desarrollo pleno de los seres humanos. Los roles de hombre y de mujer se debilitan. En las últimas décadas las mujeres se han convertido en protagonistas de un proceso que reniega del modelo de relaciones que mantienen con el otro sexo. Y quizás por eso los hombres están atravesando un periodo de cambios profundos que terminan sumiéndolos en la ambigüedad. La lucha de las mujeres provoca diversos tipos de presión: quieren estar en el centro de las decisiones (como si no hubieran estado nunca ahí), actuar autónomamente en la esfera sentimental y también en la sexual. Por su parte, los varones, intentan redefinirse frente a las presiones femeninas. Un porcentaje alto de mujeres, sobre todo, las de cultura más elevada, están posponiendo el momento de casarse y tener hijos, si es que los llegan a tener, prefiriendo mantenerse libres y sin la “carga de los hijos”. Llega el momento de preguntarse ¿las mujeres son más libres por su propia iniciativa femenina o la publicidad

está ocasionando mucho daño a la naturaleza y por consiguiente, también afecta las condiciones de vida a las que estamos acostumbrados. Tan solo, el ya tan conocido calentamiento global, viene a ser consecuencia de la actividad humana insensible ante el mundo y la realidad natural. Tristemente, el hombre ya ha perdido la capacidad de asombro ante la naturaleza, ante aquellas realidades del cosmos, que en otras épocas inspiraron al ser humano, desde reflexionar sobre el entorno y buscar comprender el orden establecido en el mundo, hasta componer obras de arte que pudieran siquiera asemejarse a sus originales. Y ¿cuál es la consecuencia? Volviendo al tema del calentamiento global, ¿en qué consiste esto? En primer lugar, hay que decir que, cada especie (vegetal o animal) está habituada o mejor dicho adaptada a un cierto clima y forma de

requiere mujeres con dinero e iniciativa para que compren más? Los medios de comunicación se hacen eco de una cultura que promueve mujeres que desborden sexualidad a través de vestidos y trucos de belleza. Contradictoriamente se promueve la idea de que la mujer que desea éxito social debe mostrar seguridad sexual y dejar atrás los valores de un tiempo como la virginidad que ahora es ridiculizada; la fidelidad que es vista como una cadena; por el contrario, se promueve la idea de que a los 30 años una mujer ya debería de haber experimentado todo. Pero esto tiene un precio: existe un malestar en la sociedad y por eso se recurre a operaciones para mejorar lo que no le guste de su propio cuerpo, ingerir fármacos contra la depresión y rechazar toda norma o principio. Con todos estos cambios ¿realmente tenemos mujeres más felices y hombre más sensatos?

Caminata y costumbrismo Por: José Luis Ramírez

Por: Pastoral de la Comunicación, Arquidiócesis de Tlalnepantla

3

Por segundo año consecutivo, la Diócesis de Nezahualcóyotl, que encabeza el obispo Héctor Luis Morales Sánchez, junto con sacerdotes y laicos, salió a las calles a manifestarse por la vida, la paz y las familias y lo hicieron en tres caminatas simultáneas, oriente, centro y norte de la entidad diocesana. Es usar el derecho a manifestar por el estado de cosas que, a pesar del cambio de gobierno, no marchan del todo bien. También, es un derecho de los católicos a no conformarse con el estado de cosas que menoscaban garantías individuales. En este sentido, cabe recordar un texto del cardenal Jorge Bergoglio, escrito un año antes de ser nombrado papa Francisco, titulado “Peligro de Acostumbrarse”. En su reflexión el entonces cardenal señalaba el peligro que nos acecha, acostumbrarnos a que lo que pasa en la vida ya no nos asombra. A ver el paisaje habitual de violencia y sangre como vida. Pero, ¿qué sucede cuando el entorno donde viven los animales o plantas se altera? Cuando este es un proceso natural, que se va dando como un proceso, la gran mayoría de las especies logra adaptarse y sobrevivir. Pero al tratarse de un proceso tan acelerado, la gran mayoría de las especies buscara migrar a las condiciones de altura o clima que les permita seguir en las condiciones de vida a las que están habi-

algo normal; a ver injusticias como lo cotidiano y al “todo es normal, no pasa nada”, a una pereza social casi total. “El acostumbramiento nos anestesia el corazón, no hay capacidad para ese asombro que nos renueva en la esperanza, no hay lugar para el reconocimiento del mal y poder para luchar contra él”, escribió Bergoglio en febrero de 2012. Pero si vivimos el Año de la Fe, es el momento ideal para salir de esa “anestesia” y decir que existimos, que sentimos, que si el amor de Jesucristo por la humanidad fue inmenso al punto de entregar su vida, así el cristiano manifiesta y llama a la conciencia, a no quedarnos conformes con ese estado de cosas. No está demás decir, que la caminata fue un éxito, pues a diferencia de un año atrás, hubo más participación, más organización, más entrega. El llamado a toda la comunidad es claro, los católicos también salimos de los templos a pedir que oremos porque haya paz y unión en las familias y salir de ese marasmo costumbrista. tuadas. Esto implica que algunas especies perecerán en este proceso, porque al seguir la migración sucesiva, llegara un punto en que algunas no tendrán a donde moverse. Por eso, asumamos nuestra responsabilidad en el mundo como custodios de la creación y no permitamos que esto se incremente. Situación de la que no estamos exentos.


4

Caminar Diocesano

El anuncio de Jesucristo: un desafío pastoral Jesús lleva a sus discípulos a un lugar apartado para instruirlos en las cosas del Reino de Dios.

Curso de capacitación para comunicadores de la Diócesis de Ecatepec Por: Comisión Diocesana de la Pastoral de la Comunicación Social de Ecatepec.

Por: P. Gustavo Santana Patiño, Diócesis de Cuautitlán Hace unos días, nuestro Obispo, Don Guillermo Ortiz Mondragón, atendiendo al alto crecimiento de la población en algunos sectores de la Diócesis de Cuautitlán, invitó a los padres del decanato de la Purísima Concepción a vivir un momento de reflexión, ante este gran desafío y trazar líneas de acción pastoral para una mejor atención a los fieles que conforma las comunidades de mencionado decanato. En los tres días de trabajo con nuestro Obispo la jornada comenzó con la Eucaristía y los momentos reflexivos fueron acrecentándose de una manera gradual pasando desde la experiencia personal del encuentro con Cristo hasta llegar a la manera de como anunciar esa experiencia a los fieles, desde los grupos que conforman las parroquias hasta los que viven más alejados en la experiencia de la fe. Cómo nos vamos descubriendo ante el Señor y cómo lo vamos anunciando es fundamental en la vida del sacerdote. La Sagrada Escritura y la oración fueron la herramienta base de este trabajo reflexivo, pues

recordemos que la instrucción más importante que desde el principio Jesús da a sus discípulos es el Kerigma, que será la parte central del anuncio del Reino. La formación que nuestro Obispo brindó fue integral, para poder reconocer, acoger, interiorizar y desarrollar la experiencia de "estar con Jesús". Esto es la base y la fuerza siempre nueva del anuncio Kerigmático. El poder del Espíritu y de la Palabra contagia a las personas y las lleva a escuchar a Jesucristo, a creer en Él como su salvador, a reconocerlo como quien da pleno significado a su vida y a seguir sus pasos. La convivencia entre sacerdotes fue muy significativa, pues al compartir experiencias personales se ha reforzado más la hermandad sacerdotal y por consecuencia lógica el trabajo pastoral se hace más eficaz. Nuestro Obispo, atendiendo a su encargo episcopal de movilidad humana, aprovechó la ocasión para promover la pastoral de Turismo y como consecuencia, el último día, en la Eucaristía tuvimos la presencia de algunas personas que se encontraban de vacaciones en aquel agradable lugar.

Mensajero

En la Santa Catedral de Ecatepec se llevará a cabo el “Primer Curso de Capacitación para Comunicadores de la Diócesis de Ecatepec”, del 7 al 10 de agosto del presente. El objetivo es capacitar a los Agentes de Pastoral en la utilización de los medios de comunicación social para formar la Comisión Diocesana de la Pastoral de la Comunicación Social (CODIPACS), los destinatarios son los comunicadores parroquiales. Este curso se impartirá bajo la supervisión y atención de la Comisión Episcopal para la Pastoral de la Comunicación (CEPCOM), contando con la presencia del Pbro. Antonio Camacho Muñoz, MG, secretario ejecutivo CEPCOM; el Pbro. Efrén Torres Olvera, coordinador de la Provincia de

Tlalnepantla y la Lic. Claudia Abril Villanueva Aguilar, directora en turno del periódico “Mensajero”. Como comunicadores podemos facilitar el lenguaje de Dios con los hombres; nuestro papa Francisco ha dicho que la palabra de Cristo hay que escucharla y divulgarla, dar el mensaje más allá de la periferia de nuestro entorno; anunciar el Evangelio con respeto y valentía es una necesidad de nuestra Iglesia. Es tiempo de una conversión de un sistema muchas veces obsoleto de comunicación al empleo de las nuevas tecnologías en las que el mundo está inmerso; la eficacia de la pastoral de la comunicación requiere de unidad y esfuerzos de los comunicadores, anunciar, informar y desmentir con verdad y claridad, nos lleva a obligación de prepararnos para seguir en el camino del avance tecnológico y anuncio del evangelio.


Mensajero

Iglesia Universal / Iglesia México

5

Presentación de Lumen Fidei Tuxtla Gutiérrez, Chis., 14 de julio del 2013 Lumen Fidei -La luz de la Fe (LF)- es la primera encíclica firmada por el papa Francisco. Está dividida en cuatro capítulos, una introducción y una conclusión. La introducción (No. 1-7) presenta dos objetivos: En primer lugar, recuperar el carácter de luz propio de la fe, capaz de iluminar toda la existencia del hombre, de ayudarlo a distinguir el bien del mal, sobre todo en una época como la moderna, en la que el creer se opone al buscar y la fe es vista como una ilusión, un salto al vacío que impide la libertad del hombre. Y el segundo lugar, nos recuerda el gran acontecimiento justo en el Año de la Fe, 50 años después del Concilio Vaticano II, "Quien cree ve", escribe el Papa, porque la luz de la fe viene de Dios y es capaz de iluminar toda la existencia del hombre: procede del pasado, de la memoria de la vida de Jesús, pero también viene del futuro porque nos abre vastos horizontes. El primer capítulo (8-22): Hemos creído en el amor (1 Jn 4, 16). En referencia a la figura bíblica de Abraham, la fe en este capítulo se explica como "escucha" de la Palabra de Dios, "llamada" a salir del aislamiento de su propio yo , para abrirse a una nueva vida y "promesa" del futuro, que hace posible la continuidad de nuestro camino en el tiempo, uniéndose así fuerte-

mente a la esperanza. La fe también se caracteriza por la "paternidad", porque el Dios que nos llama no es un Dios extraño, sino que es Dios Padre, la fuente de bondad que es el origen de todo y sostiene todo. La LF se detiene, después, en la figura de Jesús, el mediador que nos abre a una verdad más grande que nosotros, una manifestación del amor de Dios que es el fundamento de la fe "precisamente en la contemplación de la muerte de Jesús la fe se refuerza. El segundo capítulo (23-36): Si no creéis, no comprenderéis (Is 07, 09). El Papa demuestra la estrecha relación entre fe y verdad, la verdad fiable de Dios, su presencia fiel en la historia. "La fe, sin verdad, no salva -escribe el Papa-, se queda en una bella fábula, la proyección de nuestros deseos de felicidad." La verdad que nos abre la fe es una verdad centrada en el encuentro con el Cristo encarnado, que, viniendo entre nosotros, nos ha tocado y nos ha dado su gracia, transformando nuestros corazones. Aquí el Papa abre una amplia reflexión sobre el "diálogo entre fe y razón", sobre la verdad en el mundo de hoy, donde a menudo viene reducida a la "autenticidad subjetiva", El tercer capítulo (37-49): Transmito lo que he recibido (1 Co 15, 03). Todo el capítulo se centra en la importancia de la evangelización: quien se ha abierto al amor de Dios, no puede retener este regalo para sí mismo, escribe el Papa:

La Luz de Jesús resplandece sobre el rostro de los cristianos y así se difunde, se transmite bajo la forma del contacto, como una llama que se enciende de la otra, y pasa de generación en generación, a través de la cadena ininterrumpida de testigos de la fe. La vivencia de los sacramentos y su autenticidad en el seguimiento de la fe. El capítulo cuarto (n. 50-60): Dios prepara una ciudad para ellos (Hb 11, 16) Este capítulo explica la relación entre la fe y el bien común, lo que conduce a la formación de un lugar donde el hombre puede vivir junto con los demás. La fe, que nace del amor de Dios, hace fuertes los lazos entre los

hombres y se pone al servicio concreto de la justicia, el derecho y la paz. La encíclica se centra, después, en los ámbitos iluminados por la fe; tales como la familia, los jóvenes, los niños y distintos aspectos del desarrollo humano. Conclusión (N º 58-60): Bienaventurada la que ha creído (Lc 1, 45) Al final de la LF, el Papa nos invita a mirar a María, "icono perfecto" de la fe, porque, como Madre de Jesús, ha concebido "fe y alegría." A Ella se alza la oración del Papa para que ayude la fe del hombre, nos recuerde que aquellos que creen nunca están solos, y que nos enseñe a mirar con los ojos de Jesús.

XXVIII Jornada Mundial de Juventud

La XXVIII JMJ se realizará del 22 al 29 de julio del 2013, en la ciudad del Rio de Janeiro, la cual tendrá como lema y tema de reflexión: Id y haced discípulos a todos los pueblos (cf. Mt 28,19). Las Jornadas Mundiales de la Juven-

tud (JMJ), tuvieron su origen en los encuentros internacionales celebrados por el beato Juan Pablo II en Roma. La participación en las Jornadas Mundiales requiere preparación para la peregrinación y un corazón abierto para las maravillas que Dios tiene

reservado para cada uno de los jóvenes. En ellas se comparten catequesis, testimonios de acciones de amor a Dios, al prójimo y a la Iglesia; además actividades culturales. Las Jornadas Mundiales de la Juventud buscan mostrar al mundo el testimonio de una fe viva y transformadora, así como mostrar el rostro de Cristo en cada joven. En cada Jornada los jóvenes son los protagonistas de un gran encuentro de fe, esperanza y unidad; su principal objetivo es dar a conocer a todos los jóvenes del mundo el mensaje de Cristo y que por el testimonio de ellos se muestre el “rostro” joven de Cristo al todo el mundo. Para la Jornada Mundial de la Juventud en Río de Janeiro (Brasil), se contará con la presencia del Santo Padre Francisco, quien con sus mensajes y testimonio invitará a los jóvenes de todo el mundo a vivir su vida cristiana con la misión de hacer discípulos a todos los pueblos. Los símbolos de esta Jornada serán los ya entregados por el beato Juan Pablo II, a los jóvenes. La Cruz llamada

de los jóvenes, que estos la han llevado por todo el mundo como una señal, como un símbolo del amor de Cristo por la humanidad; así como el ícono de nuestra Señora "Salus Populi Romani", como signo de la presencia materna de María cercana a los jóvenes que son llamados a acogerla en sus vidas como el apóstol Juan. Los patronos para esta Jornada son: Nuestra Señora de la Concepción Aparecida, protectora de la Iglesia y de las familias, san Sebastían, ban Antonio de Santana Galvão, santa Teresa de Lisieux y el amigo de los jóvenes el beato Juan Pablo II. Los intercesores son: santa Rosa de Lima, el beato Pier Giorgio Frassati, la beata Chiara Luce Badano, el beato Frederico Ozanam, el beato Adilio Daronch, Santa Teresa de los Andes, el beato José de Anchieta, el Beato Isidoro Bakanja, la beata Hermana Dulce, San Jorge, la beata Laura Vicuña, san André Kim y sus compañeros, así como la beata Albertina Berkenbrock.


6

Caminar Diocesano

Mensajero

Encuentro Diocesano de Un tiempo de gracia los jóvenes y las familias

Visita Pastoral a la Parroquia de Santo Toribio Obispo Papalotla, Méx. Papalotla, Méx., 14 de julio 2013. La Parroquia de Santo Toribio Obispo de Astorga, ubicada en Plaza Morelos s/n, vivió intensos momentos de alegría y júbilo al realizarse la visita pastoral por el Obispo Diocesano Juan Manuel Mancilla Sánchez los días 9, 12 y 14 de julio del presente.

Por: CODIPACS Valle de Chalco Del 09 al 12 de julio de se vivió la Semana de la Juventud y la Familia, como un espacio para reflexionar, manifestarse y, sobretodo, vivir esa experiencia de ser joven e integrante de la Iglesia Primaria: La Familia. Esta actividad finalizó a nivel parroquial con tardeadas juveniles, que nos predispusieron a un gran momento: El Encuentro Diocesano de Familias y Jóvenes, el Domingo en la Villa de las Niñas, donde más de 1500 personas se reunieron para exaltar, y celebrar, la importancia de ser joven llamado a construir el Reino de Dios desde la Familia. Se contó con la participación del Pbro. Benjamín Bravo Pérez, vicario de pastoral de la Arquidiócesis Primada de México, quien animó a buscar ese "roce

entre edades y personas" para construir juntos, de cerca, un mundo de Fe y Armonía. Nuestro Obispo, Mons. Víctor René, se mostró siempre cercano y convivió con las familias y los grupos juveniles que se hicieron presentes en esta comunión, de quienes recibió ánimo, porras y también solicitudes e intercambio de ideas para acentuar el trabajo y la formación de nuestros jóvenes; mismos que ya están planeando unir esfuerzos para responder a este llamado de Cristo, a través de nuestro Obispo. Al concluir la Celebración Eucarística, alrededor de la mesa de Cristo; se compartieron los alimentos en un ambiente de verdadero encuentro diocesano, lleno de alegría y la dicha de ser uno en Dios.

Como representante de Cristo buen pastor, Mons. Juan Manuel Mancilla se acercó a sus fieles, en esta ocasión, de la parroquia de Santo Toribio. El día 09 de julio, después de encomendar los trabajos del día a Jesús Sacramentado y conocer el territorio parroquial a través de un mapa, se dispuso a conocerlo de manera física. Visitó las comunidades de Pentecostés y Los Reyes San Salvador, ambas del municipio de Texcoco; las capillas dedicadas a la Virgen de Loreto y San Mateo Apóstol, ubicadas en el municipio de Tepetlaoxtoc, donde los fieles lo recibieron entusiasmados y agradecidos. Posteriormente se unió a la oración con los enfermos a través de la celebración Eucarística dándoles abrazos y palabras de consuelo, recordando el trabajo y esfuerzo de las personas que los cuidan, así como el de médicos y enfermeras. En un encuentro con grupos y estructuras parroquiales y padres de familia de la comunidad animó a los agentes evangelizadores a seguir trabajando sobre todo a través del Plan Diocesano de Pastoral para llegar a los más alejados y hacer de Papalotla un pueblo con encanto no por sus edificios, sino por enseñarse a cultivar el encanto en los corazones de los habitantes”, afirmó.

Por la mañana del día 12 de julio después de una audiencia privada con el Pbro. Conrado Cruz, Párroco de Papalotla, y el diácono Gerardo Bastida, Don Juan Manuel se dispuso a visitar en sus hogares a algunos enfermos que tienen dificultad para acercarse al templo; a las 17:00 hrs. se encontró con 40 profesionistas a quienes después de compartir la Lectio Divina invitó a que desde su profesión sirvan, acompañen de forma cualificada a la comunidad y se integren a los trabajos que se realizan en la parroquia, a analizar qué se puede hacer desde lo espiritual para recuperar los valores morales que se han perdido; posteriormente en un encuentro con autoridades civiles les exhortó a unir esfuerzos con autoridades eclesiásticas para sanar los problemas que aquejan a nuestras comunidades y se dé el clima para servir correctamente.

Finalmente, el 14 de julio, la visita pastoral concluyó con la Celebración Eucarística, en la cual agradeció las muestras de cariño que recibió de todos, al mismo tiempo que recordó a los fieles su compromiso de trabajar en el Plan Diocesano de Pastoral y en la espiritualidad de comunión “...todos tenemos que aportar, todos tenemos que ofrecer algo, todos tenemos que construir, tenemos que caminar juntos, ahora jóvenes, niños y adultos, todos vamos a tener un mismo espíritu, un mismo corazón, un mismo objetivo, un mismo rumbo, unos mismos métodos, todos vamos a tener trabajo pastoral, espiritual, todos vamos a ser importantes, nadie sale sobrando, nadie es menos”, concluyó.

Semana Juvenil y de las familias Por: CODIPACS, Valle de Chalco El pasado 08 de julio, como desde hace diez años; se llevó a cabo un evento que, hoy, es una tradición en esta diócesis: La Peregrinación a la Basílica de Nuestra Señora, Santa María de Guadalupe. Mons. Víctor René Rodríguez Gómez, obispo de Valle de Chalco, refrendó los planes de esta diócesis, basados en el Plan Diocesano de Pastoral y la reestructuración territorial de la misma; con el ánimo y la vigente esperanza de continuar transmitiendo la Buena Nueva, no sólo desde el templo, sino también desde el testimonio de la

vida diaria, el campo, la fábrica, la escuela, el hogar. Es así como esta actividad abrió la celebración viva de las familias en cada parroquia de esta diócesis en la "Sema-

na de la Juventud y la Familia” a realizarse del 09 al 12 de julio donde se llevaron a cabo diversas actividades que mostraron, sobretodo, la creatividad y el ánimo de los jóvenes por participar de las actividades de la Iglesia, estimulando la participación y la integración familiar. Estas actividades fina-

lizaron a nivel parroquial con tardeadas juveniles en las cuales hubo música para todos, dinámicas, juegos, y sobretodo convivencia y comunión, ejemplo de que si es posible un mundo de armonía y bienestar al estar reunidos en torno a Cristo.


Mensajero

Evangelización y Misión Continental

Papa Francisco: Discípulo Misionero latinoamericano Por: Luis Martínez Flores, Pastoral de la Comunicación, Diócesis de Ecatepec El 13 de marzo de 2013, todo el mundo estaba expectante por saber quién sería presentado como nuevo Romano Pontífice, ante el asombro de muchos, se escuchó el famoso: “Habemus Papam”, y salió el antes Cardenal Jorge Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires, Argentina, con el nombre de Francisco. Para la Iglesia Universal es un Papa traído desde los últimos rincones de la tierra, pero para nosotros es de casa: es latinoamericano Para poder comprender al papa Francisco, podemos ver no sólo su trayectoria personal, como sacerdote jesuita y su episcopado ascendente; si no hay que conocer el camino de la Iglesia Latinoamericana que tiene una gran fuerza en esta parte del mundo. La V Conferencia del CELAM, realizada en 2007, con Benedicto XVI, en Brasil, quien estuvo al frente de la comisión de redacción del Documento Conclusivo de Aparecida, fue el Cardenal Bergoglio, y allí se invita a tomar conciencia de que somos Discípulos Misioneros y motivando a una gran misión continental. El sello del futuro papa

Francisco, quedó expresado en el documento que anima el caminar pastoral de nuestro continente. El papa Francisco, no ha dejado de ser noticia estos últimos días, y se perfila como un hombre que marcará a la Iglesia y la sociedad actual, como un Papa Latinoamericano: cercano a la Pobreza, la sencillez, a los jóvenes y siempre Discípulo, es decir, dispuesto a aprender, siempre Misionero, con la sed de llegar a las periferias, empezando por Roma,

para llegar a las del mundo entero. Ha renunciado a las comodidades que pudieron tener los Papas anteriores (si es que las tuvieron), convirtiéndose en un profeta de nuestros tiempos. Cuando se piense en el papa Francisco se debe considerar que un latinoamericano está sirviendo en la Iglesia Universal. Esperamos un pastor cercano a los pobres y necesitados. Un Papa con sabor latinoamericano, como él dijo: “Pastor con olor a oveja”.

¿Cómo saber si mi Biblia es original?

Por: SEDEC, Valle de Chalco Encontramos en las librerías decenas de títulos distintos: la Biblia de los mormones, la Biblia del pueblo, la Biblia de los gedeones, la Biblia latinoamericana, la Biblia de los Testigos de Jehová, la Biblia de Jerusalén y muchas más. Esto se debe a dos motivos: Personas de buena voluntad, que acordes con lo dictado por la Iglesia, han hecho traducciones y adaptaciones a los diferentes lenguajes, para hacer más accesible la

Palabra de Dios a todos los hombres. Sectas y religiones que han suprimido o retocado lo que no les gustaba, o que han adulterado el mensaje de Dios, al modificar las palabras originalmente escritas por los hagiógrafos. La Iglesia, con el poder que ha recibido por la tradición apostólica, recopiló todos estos libros, los analizó y, con la luz del Espíritu Santo, seleccionó y aprobó solamente 73 de ellos como la misma Palabra de Dios. Estos 73 libros se reu-

nieron posteriormente en uno solo, llamado Biblia o Canon de las Escrituras. Por todo lo anterior, es importante revisar la originalidad de tu Biblia: 1. Verificando que incluya los 73 libros: 46 del Antiguo Testamento y 27 del Nuevo Testamento. 2. Verificando en la contraportada que la Biblia esté aprobada por alguna autoridad de la Iglesia Católica. Esta aprobación aparece con las palabras en latín 'imprimatur” y “nihil obstat”, que significan: “se puede imprimir” y “nada obstaculiza su impresión”. 3. Asesorándote con algún sacerdote de confianza. La Biblia se divide, ante todo, en dos grandes partes: Antiguo Testamento y Nuevo Testamento, ambos relacionados entre sí. La palabra latina testamentum -de donde viene la palabra española testamento- fue empleada al principio de la era cristiana, para traducir la voz griega: diatheké, que literalmente significaba disposición, contrato. A su vez, los traductores griegos, llamados los Setenta, la usaron para traducir la expresión hebrea berit = pacto de soberanía, por medio de la cual designaban los hebreos la Alianza del Sinaí. Lo importante es que el término Testamento ha quedado para designar, hasta nuestros días, la división de las Escrituras.

7 ¿Por qué es necesaria una Misión Continental? Ante una globalización que nos ha llevado a procesos equivocados de desarrollo, necesitamos una visión crítica que nos permita valorar, defender y promover la identidad de nuestras comunidades. Ante una indiferencia religiosa creciente, necesitamos volver a Dios a partir de un encuentro personal con Jesucristo para darle sentido y valor a nuestra vida. Ante el deterioro de la familia que vive una pérdida de legitimidad en la sociedad, necesitamos vivir nuestra experiencia de fe y vida en Cristo, para fortalecer nuestros hogares y hacer de esta célula de la sociedad una Iglesia doméstica abierta al respeto, el diálogo, la esperanza y el amor. Ante la brecha entre ricos y pobres que ha llevado a una desigualdad social, necesitamos despertar la solidaridad y el valor de la justicia con criterios éticos perfilados al respeto y la dignidad humana. Ante la violencia y el irrespeto a la vida, necesitamos volver a Cristo con su mensaje de amor, para retornar a nuestros principios cristianos que nos lleven a un estado de tolerancia y de comunión entre nuestras comunidades y pueblos. Ante el deterioro de nuestra sociedad a causa de la droga y otras adicciones, necesitamos retomar los valores cristianos para forjar en nuestra juventud el valor de la educación y el afán por cuidar cada proyecto de vida que nos permita una convivencia familiar y social digna. Ante la deserción de católicos que se unen a nuevos grupos religiosos al margen de la fe cristiana católica, necesitamos despertar una nueva pedagogía espiritual con base en los sacramentos de iniciación cristiana para vivir el Evangelio con mayor ardor, con nuevos métodos y nuevas expresiones de Fe. La Misión Continental es necesaria porque los cambios de tiempo así nos lo exigen; no podemos ser indiferentes, y la Iglesia Católica, como escuela de humanismo que es, debe leer los signos de los tiempos (Jn 10,10) y pedirnos a todos un compromiso serio ante lo que estamos viviendo en nuestras parroquias y comunidad en general. “Nuestra mayor amenaza es el gris pragmatismo de la vida cotidiana en la Iglesia en la cual todo procede con nor-malidad, pero en realidad la Fe se va desgastando y degenerando en mezquindad”. (Ratzinger, J. Situación actual de la fe y la teología. Guadalajara, México, 1996). El reto nos lo plantea el individualismo pragmático del mundo, la avidez de la sociedad de consumo, el mundo imaginario de la libertad y la igualdad, el desarrollo acelerado de la ciencia y la tecnología. El reto está en el mundo y a cada uno de nosotros nos corresponde tomar la Sagrada Escritura, el Concilio Vaticano II, Catecismo de la Iglesia Católica y el Documento de Aparecida, para convertirnos en discípulos misioneros y decir: ¡Jesucristo vale la pena!


8 Iglesia y Actualidad Iglesia y Mundo Por: Pbro. Dr. Gemo González Ruíz. A veces pensamos que la Iglesia y el mundo son dos realidades separadas; pero ¡no!, porque aquel que creó el mundo bueno (Gn 1,31a) es el mismo que creó a la Iglesia (Mt 16,18). Hay pues, una correspondencia entre la Iglesia y el mundo, que Jesús pone de relieve cuando le dice al padre: Como tú me has enviado al mundo, Yo también los he enviado al mundo […] para que se santifiquen en la verdad (Jn 17,18). La Iglesia se relaciona con el mundo, teniendo presente a la entera familia humana con el conjunto universal de las realidades en que ésta vive; el mundo, teatro de la historia humana, con sus afanes, fracasos y victorias; el mundo que los cristianos creen fundado y conservado por el amor del creador, esclavizado bajo la servidumbre del pecado, pero liberado por Cristo que fue crucificado y resucitado, roto el poder del demonio para que el mundo se transforme según el propósito divino y llegue a su consumación (GS. 2).

Así mismo, la Iglesia se relaciona con el mundo mediante el diálogo. Pues, el género humano maravillado de sus descubrimientos y de su poder se formula con frecuencia preguntas angustiosas sobre la evolución presente del mundo, sobre el puesto y la misión del hombre en el universo, sobre el destino último de las cosas y de la humanidad, sin encontrar respuesta; la iglesia atenta estos cuestionamientos, los esclarece con la luz del Evangelio y pone a disposición del género humano el poder salvador, guiado por el Espíritu de su fundador. También la Iglesia se relaciona con el mundo escrutando los signos de los tiempos, no solo en forma lineal de causa-efecto, sino, en forma circular para descubrir cómo se conectan esos efectos inmediatos que tanto interesan al hombre de hoy; y los interpreta a la luz del Evangelio, de modo que, adecuándose a cada generación, pueda responder a las permanentes interrogantes de la humanidad sobre el sentido de la vida presente y futura; y sobre la mutua relación de ambos.

Es necesario por ello, que la Iglesia conozca y comprenda el mundo en que vivimos, sus esperanzas, sus aspiraciones y la orientación dramática que con frecuencia lo caracteriza. Es pues, la re-

Mensajero

lación entre la Iglesia y el mundo una realidad que no podemos separar porque todos estamos involucrados en ella.

A los ricos los colmamos de bienes y a los pobres los despedimos vacíos… Por: Pbro. Marcelino Monroy Tolentino. Pastoral de la Comunicación, Ecatepec. Ciertamente las economías son más abiertas al mundo que hace algunas décadas, hay zonas más urbanizadas, con significativas transformaciones demográficas, sistemas políticos más democráticos. Estas buenas noticias parecen ser insuficientes para revertir los déficits históricos y las actuales asimetrías sociales, cristalizadas en algunos con el silencio, en otros con manifestaciones y guerras imparables. El panorama geopolítico es complicado, los últimos estallidos políticosociales que han estado en una creciente revuelta contra las desigualdades existentes, han pasado de la indignación individual a la protesta colectiva en Europa, África, América, Asia, son las voces que claman ante la pobreza, exclusión social, altos grados de indigencia, inequidad, hambre, condiciones infrahumanas, falta de cohesión social, de que

no se han desarrollado los mecanismos de una real inclusión con los grupos más vulnerables, desestabilidad política y financiera; la no consolidación democrática como reflejo de un círculo vicioso, desconfianza en partidos políticos y en Instituciones, haciendo persistir la concepción de un Estado en crisis; falta de seguridad ciudadana y aplicación de justicia. Ante este escenario recordemos que la Iglesia es servidora de la salvación, no en abstracto o en sentido meramente espiritual, sino en el contexto de la historia y del mundo, en el que el hombre es un ser sujeto a los problemas sociales y económicos. Es una exigencia, para los que seguimos a Cristo, tomar parte desde nuestro ámbito, con una firmeza esperanzadora, como el fiat de María; el Magnificat, nos muestra el amor preferencial por los pobres y humildes, y no lo contrario: lo que está sucediendo en el mundo, donde a los ricos los colmamos de bienes y a los pobres los despedimos vacíos.

En este contexto, el papa Francisco, escribió una carta al presidente del G8 en 2013, haciendo patente que “el fin de la economía y de la política es precisamente estar al servicio de los hombres,

comenzando por los más pobres y débiles, no importa donde se encuentren, incluso en el vientre de la propia madre”.

Sigue, ora, vive y difunde la

Jornada Mundial de la Juventud

Río de Janeiro, Brasil Del 23 al 28 de julio 2013

Transmisiones, noticias, fotografías y videos: www.rio2013.com/es / www.news.va/es/sites/jmj-Rio2013


9 Celebremos la Fe Un encuentro íntimo Hoy me nació ir a misa con Dios Mensajero

Los tres elementos básicos para no ser un católico de “nacimiento” en la Liturgia Eucarística

Por: Pbro. Fermín Ortega. Pastoral de la Comunicación, Ecatepec.

Por: Pbro. Ramón Hernández Acevedo La frase con la que he titulado este artículo, la he tomado de la boca de muchos de nuestros hermanos bautizados, que poco frecuentan el Sacramento de la Eucaristía, mejor conocido como la “Santa Misa”. Para este grupo de fieles, es muy difícil que les penetre la gracia divina, y no porque el sacramento no tenga fuerza, sino porque la Misa no es para ellos una necesidad, al parecer, van con una actitud como si le hicieran un favor a Dios y por ello, no participan con los tres elementos básicos, que impregnan en el Sacramento de la Gracia Divina. ¿Cuáles son estos tres elementos? La constitución Sacrosanctum Concilium sobre la Sagrada Liturgia en el No. 14 nos dice, que la participación debe ser de manera Plena, Consciente y Activa. Lo explico con mis palabras: Plena, quiere decir, que estemos allí de cuerpo y alma, es decir, que no estemos de cuerpo en el templo y de pensamiento en otro lugar, es común que el que va por “nacimiento” este distraído, mirando las poses del Sacerdote, y no es difícil, de que en un

momento sienta que el padrecito “le echo pedradas” o que califique la Misa como buena o mala según el sermón. Consciente, quiere decir, que sepa lo que estoy celebrando, que penetre en el misterio y se deje empapar por él, a quien le nace ir a misa, generalmente no sabe lo que se está celebrando y es muy fácil de que viva el misterio como un mero espectáculo de movimientos y gestos que ejecutará por imitación y de manera mecánica. Activa, quiere decir, que participe, que cante, que conteste, y que prolongue la comunión en su diario vivir, que viva en la acción de la fe. Generalmente, quien va a misa porque le nació, todo su buen sentimiento se termina cuando se da la bendición, si no es que se salió antes enojado, porque el padrecito tardó mucho, no va más allá, ni se siente comprometido. Como no es “hipócrita” ni santurrón, volverá a ir cuando le nazca. Dice la Palabra de Dios textualmente: “Conozco tus obras, no eres ni frío ni caliente. Ojalá fueras frío o caliente; pero como eres tibio, ni frío ni caliente, voy a vomitarte de mi boca” (Ap. 3, 1616).

Santiago Apóstol, hijo del trueno Por: Pastoral de la Comunicación, Valle de Chalco Apóstol de Jesús "Santiago, el Hijo de Zebedeo o el Mayor", era el hermano mayor de Juan, ambos originarios de Betsaida habitaban en la cercana Cafarnaúm, trabajando en la pesca en las riberas del Lago de Genesaret; pertenecían, a una familia de modestos propietarios con su padre Zebedeo. Estaban asociados con otra pareja de hermanos,

Pedro y Andrés. De este círculo de pescadores Jesús se llevó sus cuatro primeros discípulos. Santiago, gozaba de especial confianza y relación con Jesús, como uno de los discípulos básicos, destacándose con Pedro y Juan del resto de los discípulos, obteniendo el puesto de testigo privilegiado en los momentos más importantes. El mismo Jesús apodó a Santiago y a Juan con el sobrenombre de "hijos del trueno" ( Mc, III, 17 ). Asistió, junto

La celebración de la Eucaristía es el centro de toda la vida cristiana tanto para la Iglesia universal, como para las asambleas locales de la misma Iglesia. (Cfr. Ritual del culto a la Eucaristía fuera de la misa No. 1) Al ser el centro de nuestra vida, podemos buscar en la adoración al Santísimo Sacramento del Altar, expuesto solemnemente en la custodia, para que los fieles reconozcan la maravillosa presencia de Cristo que nos invita a la unión de corazón con Él, y que culmina en la comunión sacramental. Se debe promover adecuadamente el culto en espíritu y en verdad que le es debido, procurando que en tales manifestaciones de culto, con nuestros signos externos, manifestemos nuestra relación con la Sagrada Eucaristía. Es importante que fieles siervos del Señor manifestemos nuestro amor a Cristo Eucaristía. En cada Iglesia del mundo se va buscando este gran acto de amor del pueblo para con su Dios, queridos hermanos vayamos todos los jueves al altar de cada Iglesia, donde se encuentra nuestro Dios y Señor vivo y presente en cada custodia y manifestémosle nuestro amor. El discípulo misionero, no puede serlo, sin un contacto íntimo con el Maestro a través de la oración. La adoración del santísimo Sacramento, en con Juan y Pedro, a la resurrección de la hija de Jairo, fue testigo en la Transfi-guración y estuvo también en El Huerto de Getsemaní; San Lucas ( Lc, IX, 33) nos relata uno de sus momentos: junto a su hermano Juan solicitó de Jesús que hiciese bajar fuego del Cielo para arrasar a inhospitalarios samaritanos que se negaban a dar albergue al maestro. Santiago aparece como una persona apasionada, llena de arrojo y decisión, capaz de ponerlo todo en juego, como una persona que arrasa por su empuje. Forma parte del grupo inicial de la Iglesia Primitiva de Jerusalén, atribuyéndole una gran labor de evangeliza-ción en la provincia hispánica que le correspondió en el reparto que los Apóstoles realizaron con el fin de difundir el Evangelio de Cristo. Probablemente llegó a España en el año 41 y permaneció en ella hasta fines del año 42. Herodes Agripa, rey de Judea ( Act, XII, 2), nieto de Herodes El Grande, lo hace decapitar con la espada hacia el año 44, convirtiéndose en el primer apóstol en verter su sangre por Jesu-

la que confluyen formas litúrgicas y expresiones de piedad popular entre las que no es fácil establecer claramente los límites, puede realizarse de diversas maneras: - La simple visita al santísimo Sacramento reservado en el sagrario: breve encuentro con Cristo, motivado por la fe en su presencia y caracterizado por la oración silenciosa; - Adoración ante el santísimo Sacramento expuesto, según las normas litúrgicas, en la custodia o en la píxide, de forma prolongada o breve; - La denominada Adoración perpetua o la de las Cuarenta Horas, que comprometen a toda una comunidad religiosa, a una asociación eucarística o a una comunidad parroquial, y dan ocasión a numerosas expresiones de piedad eucarística. (Directorio sobre la piedad popular y la liturgia 165). ¡En los cielos y en la tierra sea por siempre bendito y adorado, el corazón amoroso de Jesús Sacramentado!

cristo. Su festividad se celebra el 25 de julio y es Santo Patrono de España y varios lugares del mundo, como la ciudad de Chalco.


10

Familia

Mensajero

El Valor de la Familia

“En la Fe se encuentra un motivo más elevado para formar, cuidar y proteger a la familia.” Por: Comisión de Comunicación de Diócesis de Cuautitlán Al hablar de familia podemos imaginar a un grupo de personas felices bajo un mismo techo y entender la importancia de la manutención, cuidados y educación de todos sus miembros, pero descubrir la raíz que hace a la familia el lugar ideal para forjar los valores, es una meta alcanzable y necesaria para lograr un modo de vida más humano, que posteriormente se transmitirá naturalmente a la sociedad entera. El valor de la familia va más allá de los encuentros habituales e ineludibles, el valor nace y se desarrolla cuando cada uno de sus miembros asume con responsabilidad y alegría el papel que le ha tocado desempeñar en la familia, procurando el bienestar, desarrollo y felicidad de todos los demás. Formar y llevar a la familia en un camino de superación constante no es una tarea fácil. Las exigencias de la vida actual pueden dificultar la colaboración e interacción, pero eso no lo hace impo-

sible, por tanto, es necesario dar orden y prioridad a todas nuestras obligaciones y aprender a vivir con ellas. Debemos olvidar que cada miembro cumple con una tarea específica y un tanto aislada de los demás. Es necesario reflexionar que el valor de la familia se basa fundamentalmente en la presencia física, mental y espiritual de las personas en el hogar, con disponibilidad al diálogo y a la convivencia, haciendo un esfuerzo por cultivar los valores en la persona misma, y así estar en condiciones de transmitirlos y enseñarlos en un ambiente de alegría. Muchas son las familias han encontrado en Dios y en las prácticas de piedad, una guía y un soporte para elevar su calidad de vida, ahí se forma la conciencia para vivir los valores humanos de cara a Dios y en servicio de los semejantes. Por tanto, en la fe se encuentra un motivo más elevado para formar, cuidar y proteger a la familia. Toda familia unida es feliz sin importar la posición económica, los valores humanos no se compran, se viven y se otor-

gan como el regalo más preciado que podemos dar. No existe la familia perfecta, pero sí aquellas que luchan y se esfuerzan por lograrlo de la mano de

Dios. El valor de la familia. (2008). Fragmento sustraído desde el portal virtual católico “Encuentra.com”

Antes de que te cases mira bien lo que haces

Por: Pbro. Ramón Hernández Acevedo Siendo el matrimonio, no una aventura amorosa, sino la celebración del amor con un “te quiero” con la convicción “hasta que la muerte nos separe” que conlleva a la fidelidad “en las buenas y en las malas” que le da la esencia de un sacramento indisoluble, te escribo la siguiente reflexión, para que antes de que te cases, mires bien lo que haces y con ello, no formes parte del grupo de matrimonios, que hoy en día, viven frustrados, arrastrando una carga que por no pensarlo les ha mantenido en la

frustración y en la infelicidad. El matrimonio empieza su proceso en el noviazgo, pero debes entender, que este período de tiempo, no es para pasear, para tomar helados, para ir al cine; desde luego que esto forma parte de él, pero ante todo, es el período de discernimiento, en el que conocemos las virtudes y los defectos del compañero(a) que conlleva, que te des cuenta, de que tu novio o novia, tenga semejanza en gustos, en educación, en principios religiosos y el mismo criterio sobre el matrimonio. Dejarse llevar solo por la apariencia

física, es una elección inmadura. No son pocos los jóvenes contagiados por el ambiente de frivolidad que nos rodea, que se casan atraídos por la belleza; si bien es cierto que un exterior agradable es conveniente, hay que fijarse más bien en la belleza espiritual, pues en las virtudes de ambos descansará su felicidad y no ciertamente en la belleza física. Recuerda, puede ser un príncipe azul, o una miss universo, pero el tiempo no respeta y con los años, lo azul se desvanece y las curvas se convierten en grandes glorietas. Dar el paso a este sacramento, solo

por el confort basado en la riqueza, es la garantía, de una pronta ruptu-ra. Quien se casa solo porque ve se-guridad económica en su novio o no-via, da el paso a un verdadero infierno. Desde luego que los bienes tempora-les son necesarios, pero éstos no ga-rantizan la felicidad en un matrimo-nio, tarde o temprano a la ausencia del amor, recurrirá la infidelidad. No es lo mismo querer que amar. El querer viene de los sentidos, y éstos solo apetecen a la persona, para satisfacerse, por eso, en un noviazgo debe de existir el respeto, sobre todo al cuerpo del otro, es así, que en el noviazgo, no cabe la famosa “prueba del amor” o dicho en palabras más llanas, “si me quieres demuéstra-melo”, el novio o la novia que pide esto, no ama, solo mira a su pareja como un objeto. por ello, tienen los novios que ponerse a sí mismos reglas, pues en la actualidad con las terribles costumbres modernas, hablar de pureza y de pudor parece extraño, por lo que para poder llevar unas relaciones decentes y nor-males, deben cuidarse mutuamente. No te comprometas pues en un sacramento como el matrimonio, solo por el sentimentalismo, el matrimonio es un compromiso, contigo, con el otro y con la sociedad. Por eso, antes de casarte, mira bien lo que haces.


11 Juventud ¡Divino tesoro! Firme es nuestra esperanza Mensajero

@joven

en los jóvenes Por: Pbro. Jaime Hernández

Por: Luis Antonio Rodríguez Rivera Grupo Juvenil XTO VIVE, Valle de Chalco Quién no recuerda sus años de juventud cómo los mejores de su vida: “Yo cuando era joven… Me hubieras visto joven”, y tantas otras frases de personas mayores. Sin embargo, ¿Cuántas personas trabajan hoy con los jóvenes? Hace poco tiempo, al empezar a analizar la situación de la juventud en nuestra Iglesia Católica, descubrí que no hay tantos grupos juveniles en nuestra Diócesis, y más aún, en algunas parroquias ni existen. Poco después, empecé a trabajar con el equipo de Pastoral Juvenil de Valle de Chalco y pese a los esfuerzos, que como equipo realizan, la situación presenta un gran reto. Pero, ¿hemos puesto nuestro mayor esfuerzo en este sector de nuestra Iglesia? Quizá no el suficiente. Ya el Concilio vaticano II en el mensaje de clausura nos recuerda, hace más de cincuenta años, la importancia de la juventud: “Sois vosotros los que vais a recibir la antorcha de manos de vuestros mayores y a vivir en el mundo en el momento de las más gigantescas transformaciones de su historia. Sois voso-

tros los que, recogiendo lo mejor del ejemplo y de las enseñanzas de vuestros padres y de vuestros maestros, vais a formar la sociedad de mañana; os salvaréis o pereceréis con ella”. Vivimos en tiempos cambiantes y difíciles, donde las tecnologías en lugar de ser educadoras de la sociedad, pueden resultar medios de perversión y alejamiento de las bases morales sociales y religiosas. Si a esta situación aunamos los problemas socioculturales como la pobreza, desintegración familiar, violencia, etc., el problema es mayor. Es necesario poner énfasis en la formación de nuestros jóvenes, ellos son la base, no sólo de nuestra sociedad, sino de nuestra Iglesia; Son los próximos ministros, integrantes de Escuela de Pastoral, catequistas, etc. Pero, ¿sobre quién recae esta responsabilidad? ¿Sobre el obispo? ¿El párroco? ¿Algún laico? Pues sí, sobre cada uno de nosotros, no es una responsabilidad aislada, es de todos. Debemos planificar, tal y como lo ha propuesto nuestro Obispo Víctor René, la forma de trabajo en común con el Decanato, la Vicaría y la Diócesis, bajo un mismo proyecto y con un mismo plan que nos haga coincidir para crear, fortalecer y

En Nezahualcóyotl, los esfuerzos por atender a nuestros jóvenes son muchos y variados. Desde 1979 que se erigió como diócesis, los jóvenes y adolescentes han sido una de las principales prioridades en la evangelización. En aquel momento se incluía los municipios de la zona Volcanes los que componían nuestra Iglesia diocesana. Este factor de suma importancia, denotaba un sin número de maneras de pensar y de ser de nuestros jóvenes y adolescentes que complicaba la tarea de atender de una mejor manera a la juventud. Sin embargo, hubo sacerdotes, religiosas, seminaristas y jóvenes que se empeñaban en esta tarea con esperanza. El trabajo empezó con atender a los grupos de adolescentes y jóvenes que ya existían en las parroquias del territorio diocesano; este trabajo poco a poco tomó forma. Recuerdo que uno de los grupos que tuvo una fuerte presencia en la diócesis fue, “Amigos de Cristo”, al mismo tiempo fueron hicieron presencia algunos movimientos de adolescentes y jóvenes como: Acan, Acjm, Encuencrecer el sector joven de nuestras parroquias. El trabajo con el joven de hoy no se puede reducir al interior de la parroquia, es y debe realizarse dentro y fuera de ella. La calle viene a ser un instrumento evangelizador, no sólo como espacio, sino como fuente de expresión cultural; la música, las artes visuales y cualquier forma de identidad juvenil debe darnos la pauta para la renovación en la metodología de la acción pastoral. ¿Quién puede atraer al joven? Sólo otro joven.

tristas. Que hacían notar la presencia de los jóvenes católicos en Nezahualcóyotl e incluso, su participación en eventos nacionales, que dieron carta de pertenencia y de reconocimiento en los lugares donde se presentaban. Creemos que nos falta mucho, ya que la sociedad cambiante nos hace tener cada vez más una serie de retos que afrontar y esto, nos invita a incluir a las nuevas generaciones para ofrecer mejores alternativas a nuestros jóvenes y adolescentes de Nezahualcóyotl. Firme es nuestra esperanza, que con la ayuda de todos: obispo, sacerdotes, religiosos, religiosas, seminario y jóvenes comprometidos, es posible tener una juventud que sea verdadera discípula y misionera de Jesús.

Es el momento de ayudar a capacitar a nuestros jóvenes, con talleres, manuales de evangelización y cualquier otro recurso que le ayude a ser, verdaderamente, agente evangelizador. Hoy con la culminación de la semana de jóvenes iniciamos un nuevo ciclo diocesano en el camino por encontrar nuevas perspectivas esperamos, en Dios y en la acción de los hombres, que nosotros, la Iglesia, podamos resolver los retos y las necesidades de la Pastoral Juvenil.

Que los jóvenes acojan la misión que Cristo les da Del 23 al 27 de julio, jóvenes de todo el mundo participarán en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que se realizará en Río de Janeiro, Brasil. El Papa Francisco en sus oraciones del martes 16 de julio agregó la intención por la JMJ de Río 2013, donde él estará y para donde se dirigen miles de jóvenes: "Recemos por esta gran peregrinación que ya comienza, para que Nuestra Señora de Aparecida, patrona del Brasil, guíe los pasos de los participantes y les abra los ojos para acoger la misión que Cristo les da", pidió. La programación oficial de la JMJ es extensa y está dividida en una secuencia de actos centrales, culturales y especiales (encuentro del Papa con grupos específicos y visitas papales). Además de los actos centrales con la participación del Santo Padre – llegada del Papa, Vía Crucis y vigilia en Guaratiba – los peregrinos están invitados a participar

de las catequesis con los obispos por la mañana y durante la tarde pueden escoger alguna actividad cultural. El jueves 25 de julio, el Papa llega a Río de Janeiro y se encuentra con los jóvenes de los cinco continentes en la playa de Copacabana, donde se celebrará su ceremonia de bienvenida. El viernes 26 en la misma playa, el Papa conducirá el Vía Crucis, que se realiza porque la Jornada es un encuentro con Cristo, en el que se vuelcan al misterio máximo de Jesús que es su muerte y resurrección. El sábado 27 de julio, todos los peregrinos van hasta Guaratiba, barrio de la Zona Oeste de Río, para participar de la Vigilia con el Papa, en donde además de dirigir un discurso a los jóvenes, conducirá la adoración al Santísimo Sacramento. La Misa de envío es el último acto central de la Jornada, y en ella, los jóvenes recibirán la bendición con la que serán enviados,

pues la Jornada es una preparación para la gran misión. También será anunciada por el Papa la ciudad sede de la próxima Jornada Mundial de la Juventud. A la par de estos actos centrales , ya están organizadas y distribuidas en más de 400 lugares de la región metropolitana de Río de Janeiro, catequesis matutinas para profundizar el tema divulgado por el Papa, que gira en torno a “Id y haced discípulos a todos los pueblos” (Mt 28,19). Serán presididas por obispos de diversos países. De México participará Mons. Jorge Carlos Patrón Wong, Obispo de Papantla. El Festival de la Juventud se realizará en varias áreas de Río de Janeiro entre el 22 y el 26, en él se compartirán experiencias artísticas, religiosas y espiri-

tuales de la vida y da fe de los jóvenes de todo el mundo. La feria vocacional tiene como objetivo llevar a los jóvenes a preguntarse qué es lo que Dios espera de sus vidas.


12

Dios te llama

Mensajero Y llamó a los que él quiso (Mc 3,13) Jóvenes organizados, anuncio de esperanza

Por: Pastoral de la Comunicación Arquidiócesis de Tlalnepantla

La semana del 14 al 21 de julio se vivió el preseminario en la Arquidiócesis de Tlalnepantla; esto llena de alegría y de esperanza a nuestra Iglesia particular, pues sigue habiendo jóvenes que quieren responder al llamado del Señor y entregar su vida al servicio de Dios y de los hombres. El preseminario es un retiro que, como dice su nombre, prepara para ingresar al seminario. Es en este encuentro donde los jóvenes que están en la edad y preparación académica requeridas solicitarán su ingreso al Curso Introductorio (primer ciclo) de nuestro Seminario. Una vez solicitada de puño y letra la admisión, el Obispo, por medio del equipo de pastoral vocacional y del equipo formador, que evaluarán la admisión de todos los integrantes del nuevo grupo, admitirá a aquellos jóvenes que están en la mejor disposición de entrar en el proceso de conocimiento y acercamiento a la vocación sacerdotal, que ofrece el Curso Introductorio. Sin embargo, son muchos los que llegan, pero pocos los que se quedan. De este mismo grupo de jóvenes saldrá el grupo de acompañamiento vocacional, que son aquellos que sienten la inquietud vocacional, pero que aún no acaban los estudios necesarios para su ingreso. Éstos, reciben elementos que les permitan tomar una mejor decisión, a través de las reuniones que tendrán en el mismo Seminario. En esta experiencia de preseminario, un grupo de seminaristas y algunos sacerdotes comparten su vocación y ayudan a los jóvenes a discernir el proyecto de Dios en sus vidas, por medio de algunos momentos de reflexión, de oración, de deporte y de encuentro interpersonal. Pero, ¿Qué es lo que esperan de este preseminario los que participarán en él? El Pbro. Alejandro Valdez encargado de

Por: Pbro. Efrén Torres

la Pastoral Vocacional espera que los jóvenes que asisten, descubran el llamado del Señor y que todo el equipo sea dócil al Espíritu Santo para darles luz a los jóvenes. El seminarista David De Lara que pasó a 2º de Teología espera que los jóvenes se den la oportunidad de responder al llamado que Dios les hace e ingresen nuevos jóvenes valientes. Algunos de los jóvenes como Miguel de la parroquia de nuestra señora Santa Ana nos compartió que busca en el preseminario su vocación; también Fabián Cerón de la parroquia de Jesús del Monte, nos expresó que busca su vocación y por eso asistió, para ver si el sacerdocio es el camino que ha de seguir. Por su parte, Daniel Medina de la Catedral quiere encontrar el lugar donde el Señor lo necesita para servir a Dios y a la Iglesia de la mejor manera. Este es el comienzo de una gran historia, de cómo Dios toma a unos hombres de entre los hombres y los convierte en instrumento de gracia y de amor, que el Señor que comienza esta buena obra la lleve a feliz término.

Varios jóvenes de nuestras diócesis de la provincia son llamados por Dios a vivir una nueva experiencia en los preseminarios que se realizarán en el mes de julio de este año y, seguramente, muchos de ellos vendrán a inyectar a la Iglesia local de ideas, propuestas y nuevas acciones como respuesta a su vocación. No podemos desconocer que en estos últimos tiempos hemos presenciado la emergencia de los jóvenes en la vida pública que hace tiempo no se veía. Esto no quiere decir que la juventud estuviera ausente de la vida social o comunitaria, por el contrario, podemos dar fe de la presencia constante de los jóvenes que se organizan y realizan acciones en beneficio no sólo propio sino de otros grupos de la sociedad. Que difícil decisión para los jóvenes que quieren seguir a Cristo, pero hoy la Iglesia necesita de estos jóvenes y la novedad que tenemos frente a nosotros radica tal vez en la capacidad de sumar lo diferente; tener una pertenencia social, expresiones culturales, localidades e incluso intereses, para abanderar una causa común que les identifique también con otros sectores de la población; la justicia, los pobres y enfermos, la defensa de la libertad de expresión y el

derecho a la información veraz entre otras. En diferentes círculos se escucha la esperanza que la movilización de los jóvenes despierta, la simpatía que suma y la admiración por la capacidad para superar las diferencias, las tentaciones del protagonismo e incluso, la manipulación pretendida por otros grupos. Siempre se ha dicho que la juventud es rebeldía, creatividad, pero no siempre la sociedad ha estado dispuesta a abrir los espacios para escucharla y permitir que tome parte en las decisiones sobre asuntos que le conciernen. La Iglesia tiene el reto de apreciar a los jóvenes; reconocerles su dignidad y la plenitud de sus derechos, reconocer su derecho a ser diferentes y evitar las comparaciones con otras generaciones; Sacerdotes adultos, jóvenes y seminaristas, abrir espacios para su participación en la comunidad eclesial, en el hambito social y en la familia, escucharlos y tomarlos enserio, aprender de ellos y compartirles experiencia y conocimiento, ya que los jóvenes aportan a la sociedad ideas, propuestas y acciones. “Fortaleciendo la vida comunitaria para enfrentar la nueva realidad.”

la gloria futura. La formación de una joven inicia a partir de los 17 años, son seis años en formación, la primera etapa es del postulantado, es una etapa necesaria para la adecuada preparación al noviciado, la postulante como candidata en la orden de Santa Clara participa en la vida fraterna sin estar ligada a las obligaciones de la vida religiosa, dura un año; la segunda etapa es el noviciado, continua dos años más, el noviciado con que comienza la vida en la orden, tiene por finalidad que las novicias conozcan más plenamente la vocación divina; la tercer etapa es la de votos temporales, dura tres años, es el

tiempo donde se perfecciona la formación en sus diversos aspectos teóricos y prácticos a fin de hacer a la hermana apta para llevar más integralmente la vida y carisma propio de la orden en el mundo de hoy; una vez terminada esta etapa, se lleva a cabo la ceremonia donde aprueba los “Votos Perpetuos” donde se acepta definitivamente la vida religiosa. La formación es continua de la etapa de noviciado hasta los votos perpetuos, después cada año las hermanas contemplativas tienen un curso de formación al año. Su horario cotidiano inicia a partir de las 5:15 a.m., con la adoración al Santísimo Sacramento, la principal y especial actividad, la cual es cubierta cada hora por todas las hermanas.

Nuestro lema: “Paz y Bien” Por: Sor Maribel García Hernández Orden de Santa Clara, Diócesis de Ecatepec. Las hermanas Clarisas Franciscanas de vida contemplativa llevan una existencia propia de su carisma: “vivir el Santo Evangelio de nuestro Señor Jesucristo en obediencia, sin propio (pobreza) y en castidad”, su misión es la contemplación, oración íntima con el Señor; el primero de sus dos fundadores es San Francisco de Asís y Santa Clara de Asís su segunda fundadora, que inicia la orden el 18 de marzo de 1212, en un Domingo de Ramos. La orden de hermanas clarisas dedicadas a la vida de contemplación es para la Iglesia un motivo de gloria y una fuente de Gracias Celestiales, con su vida y

misión las hermanas imitan a Cristo orando en el monte, testimonian el Señorío de Dios sobre la historia y anticipan


Mensajero

Iglesia y Cultura

13

Encuentro de niños y adolescentes Zona de San Pedro Apóstol en Cuautitlán Por: Ruth Rivera Con motivo de Año de la Fe, el pasado 11 de julio se vivió el encuentro de niños de primera comunión y adolescentes de confirmación de la Zona San Pedro Apóstol. La reunión que se llevó a cabo en el Rancho El Potrero, inició a las 09:00 hrs. con la Santa Misa presidida por el delegado episcopal Juan Gabriel García Mota, párroco de la parroquia la Inmaculada Concepción Barrón, acompañado por varios sacerdotes de la zona. Después de la Celebración Eucarística, se compartió un desayuno con los asistentes al encuentro de las 21 parroquias de la zona, para luego continuar con un tema impartido por el presbítero Víctor Mendoza Terán, párroco de Cristo Rey San Isidro, abordando los seis primeros puntos del documento

Porta Fidei donde dice que la Fe en efecto crece cuando se vive con experiencia de un amor que se recibe y se comunica como experiencia de gracia y gozo. La Fe nos hace fecundos porque ensancha el corazón en la esperanza y permite dar un testimonio fecundo: en efecto, abre el corazón y la mente de los que escuchan para acoger la invitación del Señor a aceptar su Palabra para ser sus discípulos, como afirma san Agustín, los creyentes “se fortalecen creyendo.” Así es como la Zona de San Pedro Apóstol se introduce en la vida de comunión con Dios, profesa la fe en la Trinidad, Padre y Espíritu Santo que guía a la Iglesia y ésta a su vez la vive con experiencia de amor la comunica y permite dar un testimonio fecundo. Fuente: boletín parroquia San Pedro

Comedor “Siempre Contigo” Franciscana Seglar, Cursillos de Cristiandad, entre otros, apoyados en la coordinación de la Acción Católica Mexicana, se puso en marcha el comedor de caridad “Siempre Contigo”, en el atrio de la Catedral de Texcoco, que actualmente atiende a cerca de 40 comensales por día, entre hombres y mujeres adultos, con una economía muy precaria, sin trabajo y sin recursos con los que puedan salir adelante, la mayoría de ellos indigentes. “La mies es mucha y los obreros pocos” nos dice el Evangelio de san Mateo, hacen falta obreros, y hacen falta manos que quieran servir. Dios necesita de nuestras manos, de nuestra boca y pies, para llegar a todos aquellos que se en-

La Caridad es la virtud por la que podemos amar a Dios y a nuestros hermanos por Dios. Por la caridad y en la caridad, Dios nos hace partícipes de su propio ser que es Amor. La experiencia del amor de Dios la han vivido muchos hombres. San Pablo dice: “Me amó y se entregó por mí”. Y quienes han experimentado este amor han quedado satisfechos y han dejado todas las seguridades de la vida para corresponder a este amor de Dios. Por la caridad obramos de acuerdo a las enseñanzas del Evangelio. El 10 de enero de 2011 por petición de nuestro Padre y Pastor Don Juan Manuel Mancilla, Obispo de Texcoco, y con apoyo de las asociaciones y movimientos laicales que participan en la Santa Catedral de Texcoco: Movimiento Familiar Cristiano, Escuela de Pastoral, Renovación Carismática, Orden

cuentran solos y alejados, en las obscuridad y el desamparo, que viven en la indigencia y también a aquellos que aún no han descubierto la Luz de Cristo nuestro Salvador. Y por ello, a partir del 7 de junio, cada semana, la dimensión de Cáritas Texcoco, perteneciente a la Comisión Diocesana de Pastoral Social, trabaja con las personas que asisten a este comedor, y les brindan, además de los alimentos, diversas actividades como juegos, cantos, dinámicas de conocimiento, dinámicas grupales, con el fin de crear entre ellos lazos de confianza y disponibilidad para participar libremente de estas acciones. Actualmente, se les ha comenzado invitado a participar en una serie de

“charlas”, con la finalidad de hacerles el Anuncio Gozoso de la salvación en Nuestro señor Jesucristo, es decir, del anuncio del Kerygma. Este proyecto contempla que, a través del un voluntariado, se brinden a los asistentes al comedor talleres de artes y oficios como: “enmarcado y técnicas artesanales”, “bisutería”, los cuales les permitan tener un ingreso significativo y así ir generando apoyos para su auto subsistencia de manera digna y honesta. ¡En este proyecto podemos participar todos que gusten sumarse! Por lo que se hace una atenta invitación a unirse al equipo de colaboradores e integrarse a sus ministerios, que dan su servicio, aporte económico y en especie, y mucho trabajo, con amor a Cristo, a este comedor de caridad. “Les aseguro que lo que hicieron por uno de mis hermanos, aun por el más pequeño, lo hicieron por mí” (Mt 25, 40)


14

Sección Infantil

Mensajero

Esperamos te guste el siguiente cuento:

La mariposa Mira, Jesús, ¡qué mariposa tan bonita! Te voy a contar su historia. «Una vez, a un gusanito muy feo, le daba tanta vergüenza verse en el espejo de las gotas de agua, que se encerró en su propia saliva de seda, para que no le viera nadie. Y allá dentro, misteriosamente, le salieron unas alas muy grandes, y ya no tenía que arrastrarse por el suelo. Se fue acercando a las flores más vistosas. —Por favor, margarita, ¿me prestas tu amarillo? —Por favor, azucena, ¿me prestas tu blanco? —Por favor, rosa, ¿me prestas tu rojo? Y entre todas las flores le pintaron unas alas preciosas con todos sus colores. Ya no le daba vergüenza salir... y volar... y jugar al escondite en el jardín. Todos decían que era la mariposa más bella de la comarca. Y todos le invitaban a que gustase de los sabores de su polen y néctar. Aquel día fue el más feliz de su vida. Y al atardecer, cuando ya no distinguía el color de las flores, se fue a descansar de tanto vuelo junto a la luciérnaga, inteligente y sabia, que iluminaba las hojas. — ¡Hola, mariposa!, ¿me dejas decirte un piropo? ... ¡Arco Iris! Has nacido para que te contemplen, para ser bella, para alegrar la vida entre espinas y venenos. Ten cuidado con los escarabajos y pulgones que se esconden en el fondo de las flores. No dejes que nadie te toque ni te roce, porque perderías tus colores, y sin ellos morirías. Volverías a ser un gusano feo. —Sabia luciérnaga, ¿qué tengo que hacer?, porque no me sé defender. —Volar siempre mirando al sol.» ... Y el Niño Jesús abrió sus ojos muy grandes, miró a los de su Madre, y dijo goteando las sílabas: —Ma... má, ma... ri... po... sa.

Aprende la oración del

Ave María Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre Jesús

Ruega por nosotros pecadores

Ahora y en la hora de nuestra muerte

Amén.

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo

Santa María, Madre de Dios

Dibujos: Las Melli. jugandomeacercoamaria.blogspot.com


5 1 Facebook, guía para padres Los ministerios laicales en Mensajero

Por: Javier Uribe En estos tiempos de novedades y avances tecnológicos, los padres nos encontramos en ocasiones con la realidad de que no sabemos que es lo que hacen nuestros hijos frente a la computadora. Es verdad que tenemos que aprender y actualizarnos, pero también es verdad que no sabemos por dónde empezar. Hemos escuchado que hay que tener cuidado pero no sabemos de qué, también es por todos conocido que hay personas con malas intenciones rondando por el Internet y específicamente en las redes sociales, como el Facebook. En recomendable tener por lo menos las mismas precauciones que en el mundo real, es decir, no podemos llamar amigo a alguien que acabamos de conocer y del que no tenemos referencia alguna. Tampoco le damos nuestra dirección, teléfono y datos generales al primero que cruza nuestro camino y encima le decimos: ¿Quieres ser mi amigo? Esto puede sonar absurdo pero es lo que mucha gente y en especial la mayoría de los jóvenes hacen, y es por eso que también sería bueno que los padres recomendemos éstas medidas elementales de seguridad a nuestros hijos, pero también que tomemos medidas y pongamos manos a la

La Sal y Luz del mundo

obra en materia de conocer, aprender y experimentar en el Internet y en el Facebook, digo, para empezar. He encontrado en la red un documento llamado “La guía de Facebook para padres de familia”, que tiene información muy valiosa y mediante sencillas explicaciones y ejemplos, nos lleva de la mano desde el principio acerca de lo que es Facebook, de qué se trata, cuáles son los riesgos, pero sobre todo nos da una clara idea sobre cómo podemos orientar a nuestros hijos y cuáles son las formas de monitorear sus actividades. En otra sección, esta guía aborda el tema de la reputación, ya comentado en un artículo anterior, dando algunos consejos para mantener una buena reputación, proteger la privacidad y la seguridad al tiempo que nos orienta acerca de los perfiles de usuarios y de cómo saber a quienes aceptar como amigos y elegirlos atinadamente. En resumen, recomiendo esta guía como un buen principio para aquellos que no saben cómo o por dónde comenzar, pero sobre todo a aquellos que nos encontramos preocupados por lo que hacen nuestros hijos o con quién tienen contacto. A los interesados en conseguirla, la pueden bajar gratuitamente de: http://www.tlamachtli.com/GuiaFacebook.pdf o www.asi-mexico.org.

Juntos, ¿cómo hermanos? Por: Leandro Medina Cabrera, Valle de Chalco Esta semana leí un libro que me llamó mucho la atención, pues me llevó a la reflexión de cómo vivimos hoy nuestra fe, y resolví que, por pura inercia. Es decir, nos estamos volviendo autómatas, seres automáticos que solo repetimos sin sentir y descubrir el verdadero origen y significado de nuestros rituales. Por ejemplo: Es domingo y vamos a "Escuchar Misa", pero no sabemos ¿Por qué en domingo? y ¿Por qué tenemos que ir? Llegamos al templo, que inconscientemente llamamos "Iglesia", y nos sentamos (por lo regular hasta atrás, o donde podamos estar "aparte"), y somos capaces de pasar ese tiempo sin siquiera reconocer a quién esté a nuestro lado, mucho menos, saber su nombre, aunque vamos en "comunidad". Desconocemos a aquellos que sustentan la misma denominación de fe que nosotros. La procesión inicial marca el momento para que el coro comience a cantar, y nosotros a callar, pues a pesar que hemos procurado asistir cada domingo, no sabemos lo que se canta, (ni queremos, para eso están los del coro). Viene el momento de pedir perdón, de arrepentirnos de nuestras faltas, pero no reflexionamos en ellas, y en ocasiones estamos más preocupados en pensar que "ojala la misa no sea muy larga hoy". Viene una serie de ritos que no entendemos, y nos limitamos a pararnos y sentarnos como

en un concurso sin saber realmente porqué de estos movimientos. Las lecturas, la parte más aburrida para muchos, y que realmente no escuchamos, pues si nos preguntan, incluso, recién acabada la celebración, no sabemos de qué se trataron, mucho menos que libros se leyeron, ni que decir de trasladar su lección a la vida diaria. El sacerdote nos comparte el evangelio y hasta nos lo traduce a la vida diaria, pero aun así estamos más concentrados en criticar sus palabras, o el modo y tiempo que ocupe para hacerlo. Cuando llega el momento cumbre de la Eucaristía, no acabamos de entender porqué es importante permanecer de rodillas, ni quién se está presentando es ese momento. Si fuéramos a una fiesta familiar o con algunos amigos, seguramente quisiéramos sentarnos hasta adelante, comer de lo que ahí den, y hasta doble. Pero, en este banquete, muchos se abstienen de pedir su ración, que en si lo tiene todo. Al terminar, corremos probablemente porque consideramos que ya era tiempo de regresar a nuestros asuntos personales, a hacer cosas que, ahora sí, son muy importantes; lo hacemos sin saber que tuvimos la oportunidad de conectarnos con el verdadero hacedor de la vida y de las cosas. Y así, "juntos, como hermanos", salimos a fingir una semana más nuestra fe y nuestro compromiso laical. Sin ser consientes de lo que hemos recibido.

la vida de la Iglesia Por: Pbro. Juan Nepomuceno Dionicio. Dimensión de Ministerios Laicales de la Comisión Episcopal para vocaciones y ministerios. Los laicos quedan como marcados por el nuevo estilo de vida, en la participación activa de la liturgia: lectores, salmistas, monitores (comentadores), proclamadores de la Palabra de Dios (no celebradores de la Palabra) acompañamiento a los enfermos (ministerio de la salud), catequesis, ministros de la sagrada comunión, movimientos, asociaciones, grupos, etc. Son múltiples los servicios y tareas a ellos confiados. Al mirar hacia el Concilio Vaticano II y al analizar sus consecuencias para la vida de la Iglesia, inmediatamente nos damos cuenta de la “promoción del laicado”, analizando sus fundamentos teológicos, integrándolos e iluminándolos con el magisterio de la Iglesia, resalta inmediatamente que la carta magna del apostolado de los laicos es la “Constitución Dogmatica Lumen Gentium”, dedica todo el capítulo IV a la doctrina sobre el apostolado de los laicos donde se les reconoce perfectamente cuanto contribuyen al bien de la

Iglesia, por esto, se les convoca e impulsa al trabajo pastoral. El Decreto “Apostolicam Actuositatem”, anuncia la benevolencia de Dios en la vocación de los laicos: “El Sagrado Concilio ruega encarecidamente en el Señor a todos los laicos, que respondan con gozo, con generosidad y corazón dispuesto a la voz de Cristo; que en esta hora invita con más insistencia y al impulso del Espíritu Santo; sientan los laicos que ésta llamada se hace de una manera especial a ellos; recibiéndola con entusiasmo y magnanimidad. Pues el mismo Señor invita de nuevo a todos los laicos, por medio de este Santo Concilio, a que se unan cada vez más estrechamente, y sintiendo sus cosas como propias (Fil 2,5), se asocien a su misión salvadora. De nuevo “los envía a toda ciudad y lugar adonde Él pensaba ir” (Lc 10,1), para que con las diversas formas y modos del único apostolado de la Iglesia, ellos se le ofrezcan como cooperadores aptos siempre para las nuevas necesidades de los tiempos, abundando siempre en la obra de Dios, (1 Cor 15,58) teniendo presente que su trabajo no es vano delante del Señor” (AA 33).

“Hombres de Iglesia en el corazón del mundo y hombres del mundo en el corazón de la Iglesia” (Documento de Puebla) Pbro. Juan Manuel Villa Ceballos, Dimensión Laicos, Arquidiócesis de Tlalnepantla A lo largo de la vida vamos descubriendo como todo laico fiel cristiano, vive y trabaja en el mundo y esa misma realidad es la que define su misión como hijo de Dios. Ciertamente a los laicos corresponde por vocación, buscar el reino de Dios y de esta forma el mundo se convierte en el ámbito y en el medio de la vocación cristiana, por tanto es indispensable que los laicos no huyan de las realidades terrenas, si no más por el contrario es importante vivir la experiencia cristiana en el mundo de hoy. Todos los fieles laicos estamos llamados por Cristo como Iglesia que somos, para ser destinatarios y promotores del evangelio y de esa manera vivir más profundamente nuestra fe. Los laicos al igual que los demás miembros de la Iglesia clérigos, y religiosos estamos llamados a la santidad, es decir a la plenitud de la vida cristiana y a la perfección de la caridad, como nos lo refiere la Lumen Getium, y por tanto se ha de buscar esa santidad para poder así realizar su identidad en el mundo, motivados por la santidad de Dios. Ya nos lo dice el libro de la escritura divina “sean santos, porque yo el señor Dios de ustedes, soy santo” (Lev. 19,1-2).

De este modo vemos que la santidad de los laicos es indispensable para la transformación de las familias, de las comunidades parroquiales, de nuestra nación y del mundo entero. De ahí la invitación constante del señor Jesús a ser hombres nuevos a la luz del evangelio. Ya en su momento nos los refería el papa Juan Pablo II en la exhortación apostólica “Christi Fideles Laici”, en relación a los ministerios que los laicos ejercen y que tienen su fundamento sacramental, en el bautismo y en la confirmación y que nos motiva a vivir plenamente con la actividad y el testimonio, la misión de todo el pueblo cristiano en la iglesia y en el mundo. Como nos lo decían los obispos en Aparecida: los fieles laicos son cristianos que están incorporados a Cristo por el Bautismo, que forman el pueblo de Dios y participan de las funciones de Cristo sacerdote, profeta y rey. Una misión grande que estamos llamados a realizar en nuestro tiempo actuando como colaboradores eficaces en la implementación de los valores del reino, participando en el discernimiento, la toma de decisiones, la planificación y la ejecución de las tareas pastorales. Ciertamente, la tarea es grande, por ello entre sacerdotes y laicos el ideal debe de ser la comunión fraterna para vivir la dignidad de Hijos de Dios.


16

Año de la Fe

Mensajero

La Luz que necesitamos en el mundo Por: Sesgo

El pasado 29 de junio, solemnidad de los santos Pedro y Pablo, los papas Francisco y Benedicto XVI presentaron la encíclica: "Lumen Fidei" o La Luz de la Fe -acontecimiento que coincidió con la bendición de una estatua de San Miguel Arcángel en señal de manifestar protección a la Iglesia contra sus depredadores-. El documento breve ya había sido empezado por el papa Benedicto XVI y el papa Francisco le ha dado el redondeo para la presentación de la encíclica a los obispos, sacerdotes, laicos y a toda la Iglesia Católica del mundo. Ante las adversidades del ateísmo, del secularismo, del laicismo y de las ideas de dejar a Dios fuera de la vida de la humanidad en todo el mundo, principalmente en Europa sale a la luz esta encíclica: "Lumen Fidei", en la cual los Papas dan la forma de obtener la fe como don de Dios y no vivir en la mentira, porque dicen ésta nos lleva a la obscuridad y a la confusión. Del crecimiento de la Fe, señala el documento

viene la luz que nos lleva a la verdad y al amor con los cuales afrontaremos estos momentos de falta de fe. La fe también nos lleva a discernir y a no perdernos ante situaciones de confusión con detractores de la fe que nos prometen muchas cosas, pero al final solo es un engaño que nos lleva a la perdición. La encíclica subraya que la fe mayor la dio con su vida Jesucristo, quien por amor a la humanidad murió y resucitó. También se confronta ideas ateas de pensadores contemporáneos que nos dicen: que la fe es ilusoria y que creer es lo contrario, para ellos la fe, se califica como un espejismo que impide avanzar con libertad hacía el futuro, pero el tener fe de corazón y acrecentarla nos lleva a la salvación y a la esperanza de que algún día estaremos con Dios en su reino. La encíclica recomienda que el amor a través de la fe se puede manifestar en todas las áreas de la vida empezando en la familia.

Sábana Santa, instrumento para la evangelización en este Año de la Fe Por: Magda Chávez Sandoval Diócesis de Cuautitlán La Iglesia la considera como una reliquia, y el tema de la autenticidad lo deja a la ciencia: Padre Rafael Pascual. El Centro Mexicano de Sindonología (CMS), en conjunto con la agrupación Unión de Voluntades, llevó a cabo el Congreso Internacional denominado “La Sábana Santa y el Año de la Fe”, en el que científicos, teólogos y sacerdotes de diferentes países intercambiaron experiencias y puntos de vista sobre una de las reliquias más importantes del cristianismo, el cual tuvo lugar en la Plaza Mariana de la Insigne Nacional Basílica de Guadalupe, donde rodeados por la varios reporteros de canales religiosos estuvo presente la Diócesis de

Cuautitlán. El CMS lo dirige el físico Adolfo Orozco, quién explicó que el objetivo del congreso era demostrar que la imagen de la Sábana Santa es única en el mundo porque está cargada de objetividad y de realismo. “La Sábana Santa permite incorporar un nuevo método en la evangelización, implicando a las ciencias. Además, facilita y promueve el camino para el encuentro con Cristo”, dijo. Uno de los principales expositores fue el Dr. Bruno Barberis, director del Centro Internacional de Sindonología en Turín-Italia, quién señaló que la Sábana Santa, más que ser considerada un objeto de estudio, debe ser un instrumento de evangelización para el cristiano y la mejor manera de darla a conocer

La Luz de la Fe ilumina todas las realidades del hombre Por: Pastoral de la Comunicación Arquidiócesis de Tlalnepantla El papa Benedicto XVI durante su pontificado nos invitaba a reflexionar acerca de dos de las virtudes teologales: la caridad, y la esperanza, en sus encíclicas, Spes Salvi (Salvados en la Esperanza) y Caritas in Veritate (Caridad en la Verdad). Hoy conjuntando su pensamiento, reflexión y experiencia de Fe, el papa Francisco y el papa Emérito Benedicto XVI, nos regalan en el Año de la Fe, la encíclica que cierra el ciclo de reflexiones acerca de las virtudes teologales: Fe, Esperanza y Caridad. Lumen Fidei (La Luz de la Fe), llega en un tiempo preciso donde todos los católicos estamos reflexionando sobre ella al vivir el Año de la Fe. Esta breve encíclica consta de cuatro capítulos y una breve introducción. En el primer capítulo se es hablar de ella tanto a los más pequeños como a los adultos. Dijo que “la ciencia y la fe no se contraponen, al contrario se ayudan recíprocamente, ya que nuestra fe se basa en el Evangelio, no en la Sábana Santa. Si algún día se demostrara que la Sábana Santa de Turín es un fraude -aunque no es fácil que esto se demuestre- habríamos perdido un documento histórico, pero nuestra fe quedaría en pie”. El Dr. Bruno Barberis, junto con John

nos habla acerca de la fe de los patriarcas y la experiencia de fidelidad de Dios para con el hombre, manifestada de manera absoluta en Cristo y configurada en la Iglesia. El segundo capítulo nos habla de la certeza de la fe, no solo como un hito, sino como una realidad que nos llena de verdad e ilumina nuestra razón e inteligencia. Poner en práctica lo que creemos es la invitación del tercer capítulo ya que nos manifiesta que lo que creemos lo debemos vivir en la comunidad eclesial, a través de los sacramentos y el testimonio. Por último el cuarto capítulo trata de la esperanza que tenemos de llegar a contemplar el rostro del Padre, la visión futura y escatológica de la Iglesia. Reflexionemos acerca de la Fe con esta encíclica que nos han regalado los Papas y así acerquémonos más a Cristo Eucaristía. P. Jackson, físico que encabezó al grupo de 30 científicos que analizó el lienzo en 1978, han solicitado al papa Francisco la realización de nuevos estudios a las imágenes de la Sabana Santa con técnicas modernas, para responder las incógnitas que hay sobre esta. Buscan, una vez que logren el permiso, conformar un comité para instalar un laboratorio científico donde se encuentra la Sábana o Síndone.

Sábana Santa de la Arquidiócesis de Turín (Italia)


Mensajero 133