La Voz Católica Septiembre 2022

Page 1

“Recibir de Dios las vocaciones y los pastores que necesita una Iglesia Particular como la de Cali, es una gracia que hoy agradecemos infinitamente al Dueño de La Miés, al “Pastor y Obispo de nuestras almas”, Cristo Jesús. ” † Darío de Jesús Monsalve Mejía, Arzobispo de Cali

ISSN: 2462-9979 AÑO XXXI

No 264 SANTIAGO DE CALI, SEPTIEMBRE DE 2022

VALOR $1000.00

Territorios en

por la

Paz RECONOCIENDO RESIGNIFICANDO REIVINDICANDO

04 11 al

de

septiembre de

2022

Caminando hacia una paz incluyente >> Detalles página 5

Las prácticas ancestrales y su relación con el cristianismo >> Detalles página 12

Madre Mercedes de Santa Teresita, testimonio de santidad >> Detalles página 14


2

Editorial

Santiago de Cali, Septiembre de 2022

Ciudadela y sínodo sacerdotal

R

ecibir de Dios las vocaciones y los pastores que La Ciudadela Sacerdotal de Cali está siendo una obra necesita una Iglesia Particular como la de Cali, es concebida en su ubicación, terreno y diseño arquitectónico, una gracia que hoy agradecemos infinitamente en su Templo, sus espacios interiores y externos, para al Dueño de La Miés, al “Pastor y Obispo de educarnos más en relación a la dignidad, la solidez y la unidad nuestras almas”, Cristo Jesús. que deberían caracterizar siempre la vida de todo presbiterio. Es una bendición inmensa contar con familias, escuelas, Su proyección al inmediato futuro, sus desarrollos ulteriores parroquias, movimientos apostólicos, congregaciones y el acceso a su ocupación y uso, buscarán garantizar esos religiosas, cooperación entre Iglesias y con benefactores que “valores” espirituales y esos objetivos funcionales. apoyan a los seminaristas, que lo han hecho posible. ¿Quién es Santo Toribio de Mogrovejo y porqué la elección El Seminario San Pedro Apóstol, el “Seminario Parroquia” de de dicho nombre como Santo Patrono? Lo diremos en la profesionales Santiago Apóstol, y el naciente Propedéutico San siguiente entrega de octubre. Joaquín, ubicado en dicha parroquia, Por ahora, refresquemos la actualidad conforman, con sus formadores y de esta gran figura del Santoral docentes, vinculados a la UNICATÓLICA, Latinoamericano, quien confirmó a Santa esta comunidad formativa sacerdotal Rosa de Lima y fue contemporáneo para el presbiterio de Cali. también de San Martín de Porres, San No solamente de formación básica, Juan Macias y San Francisco Solano. con sus tres ciclos, sino con formación *Santo Toribio de Mogrovejo anticipó permanente, con profesionalización y en su época, (siglo XVI), el caminar de la especializaciones académicas en Cali Iglesia en salida en nuestro continente, y en el exterior. y vivió a plenitud el ejercicio sinodal. Estos procesos están enmarcados, Dedicó 17 de sus 25 años como necesariamente, en una búsqueda, Arzobispo de Lima y Metropolitano del que es diferencial en cuanto a sus Virreinado, a recorrer aproximadamente referentes, de lo que el Papa Francisco 40.000 kilómetros de su jurisdicción llamó las cercanías del sacerdote, eclesiástica, que comprendía gran parte que ampliamos a cinco (5) cercanías: de Centro y Suramérica, defendiendo a Dios, al Obispo, a sus hermanos en los derechos de los indígenas, el Orden sacerdotal, a sus feligreses y, anunciando el Evangelio en las Por: † Monseñor Darío de Jesús con ellos, al territorio y población en que periferias y consolidando las doctrinas, Monsalve Mejía Arzobispo de Cali viven, comparten, sirven y evangelizan. comunidades y patronatos. El Obispado En este “tiempo de Dios” que vive de Popayán y el territorio de la Cali de la Iglesia bajo el signo y metáfora entonces, hasta Panamá y Nicaragua, del sínodo, es decir, del dinamismo estaban bajo su cayado de Pastor. comunitario y colectivo para “caminar juntos”, el mismo Así hizo 13 sínodos y convocó y presidió el III Concilio Señor nos ha permitido transformar un espacio y terreno de Limense (1582-1583), al cual asistieron prelados de toda la Arquidiócesis en lo que llamaremos “Ciudadela Sacerdotal Hispanoamérica. Santo Toribio de Mogrovejo”, al sur de la ciudad. Cada 23 de marzo en el Calendario litúrgico y cada 27 de abril Será un intento por configurar, entre todos, nuestro proceso en el del Perú, se celebra su fiesta o memoria, recordándolo de pastoral sacerdotal, con su Vicaría y organismos del como “el Santo Padre de América” y Patrono del Episcopado presbiterio, en función de las “cercanías” antes referidas, Latinoamericano. entendiéndolas todas como “proyecto integral de la vida Su mismo nombre, etimológicamente (turibios), significa sacerdotal”. Un proyecto que recoge y hace visible y “vida en movimiento”, persona dinámica, caminante (tour, tur). viable la vida entera de un sacerdote, sin aislamientos ni Toda una profecía de celo misionero, valentía y autonomía desmedro de su identidad, su estilo de vida y su ejercicio proféticas, sentido y consenso desde la fe y la comunión. sacerdotal, aún por fuera del cargo y de las condiciones Sínodo y Ciudadela Sacerdotal convergen plenamente en el para desempeñar alguno. ejemplo y legado de santidad de Santo Toribio de Mogrovejo.

Año 2022 No. 264 de Septiembre de 2022 Publicación Mensual ISSN: 2462-9979

Arzobispo de Cali Monseñor Darío de Jesús Monsalve Mejía Arzobispo Coadjutor de Cali Monseñor Luis Fernando Rodríguez Velásquez

Arquidiócesis de Cali Curia Arzobispal Cra. 4 No. 7-17 PBX: (602) 889 0562

DEPARTAMENTO DE COMUNICACIONES Delegado Arzobispal Pbro. José Over Gallego Londoño

Comunicador Social Periodista Oscar Andrés Orejuela Valero Diseño y Diagramación Bernardo Arcila Parra

Impresión Casa Editorial El Tiempo www.arquicali.org Los escritos de los colaboradores solo comprometen a quienes los firman.


Santiago de Cali, Septiembre de 2022

3

Para reflexionar

Evangelizar lo nuevo

Opinión † Luis Fernando Rodríguez Velásquez Arzobispo Coadjutor de Cali

Tips Pastorales: Después de retiros

Evangelizar es la anunciar la novedad cristiana, construyendo desde “la alianza nueva y eterna”

Por: Pbro. Germán Martínez R. Vicario Episcopal de Educación

E

vangelización es el anuncio de la Buena Noticia, cuyo contenido es la redención o liberación del mundo, de la vida, de las personas, anuncio de su encuentro con Dios, de su felicidad plena. La acción evangelizadora es creación, redención, humanización, regeneración o palingenesia, divinización o theiosis, como decían los Padres Orientales: recapitulación de todas las cosas en Dios por la acción de Cristo con la fuerza del Espíritu Santo. Todo anuncio del Evangelio que excluya la realización del cosmos y de las personas en Dios, es una falsa evangelización que aliena, oprime y deshumaniza. Lo nuevo: Llámese postmodernidad, cultura emergente, cambio de época, o como se quiera designar, es la actitud existencial de ruptura con el paradigma racionalista, cuantitativo, propio del occidente europeo; es la nueva manera de ver, entender y valorar el mundo desde una perspectiva holística, es decir, en la integralidad viva de toda la realidad. Sobra decir que todo ese cambio de época, desconcierta, confunde, desestabiliza a las personas, les hace perder el norte, las desorienta y las llena de pesimismo y de añoranzas pasadas. Desde la fe, es otra la visión de esta realidad: La esencia del Evangelio es la novedad liberadora, Evangelizar es la anunciar la novedad cristiana, construyendo desde “la alianza nueva y eterna”, las personas nuevas, la tierra nueva, el cielo nuevo. Desde el profeta Isaías evangelizar es orientar hacia la comprensión y asunción de la novedad presente para discernir en lo que está pasando, la acción siempre nueva de Dios que pro-voca, es decir, llama al mundo desde la novedad: “Miren que

realizo algo nuevo; ya está brotando, ¿no lo notan?” (Isaías 43,19). Así como fue posible presentar un Cristo vivo, aceptable, amable y liberador a las personas de las culturas griega y romanas, medievales, renacentistas y modernas, también es posible hacerlo hoy, siglo XXI, con esta nueva generación, presentando respuestas evangélicas contextuadas dentro de la cultura emergente, abriéndonos al saber holístico, cualitativo e interpretativo en vez de aferrarnos al conocimiento objetivista, causalista y explicativo de antaño. Los profetas no son adivinos del futuro, sino intérpretes del significado del acontecer diario, desde el plan de Dios y desde la respuesta humana a ese proyecto. La propuesta fundamental de la cultura emergente, el holismo, la concepción integral de la realidad como unidad viva, expresa el gran proyecto de Cristo: “Padre, que todos sean uno” (Juan 17,21). La ecología, reclamo de amor respetuoso por todas las formas de la creación, expresa la doctrina de Pablo: “Porque la creación misma aguarda con ansia la revelación de los hijos de Dios” (Romanos 8,19). La informática, la intercomunicación entre todas las personas que habitan la tierra, responde al carisma de Pentecostés: “cada uno les oía hablar en su propio idioma” (Hechos 5,6). El respeto sexual, fundamentado en la igualdad personal, responde al principio evangélico “Todos ustedes son hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús y ya no hay distinción entre judío y griego, entre esclavo y libre, entre varón y mujer, porque todos son uno en Cristo Jesús” (Gálatas 3, 2628). El gran desafío evangelizador de hoy es la dialógica, el encuentro entre todas las dimensiones de la realidad que sustituye a la dialéctica, aquella que entendía el progreso de la realidad como negación de las fases anteriores del discurso y del acontecer del mundo. Gran reto es hoy evangelizar, esta tarea pide a todos abrirnos al actuar siempre novedoso de Dios.

He tenido el gran honor y responsabilidad de acompañar y animar los retiros del clero de Cali en este año 2022. Prácticamente todos los sacerdotes presentes en la Arquidiócesis, los extradiocesanos y algunos religiosos, hicieron sus retiros. Agradezco de corazón la buena disposición de los ejercitantes. De verdad que fue un auténtico kairós, un tiempo en el que Dios nos habló a todos, a los presbíteros y al Arzobispo coadjutor, mostrándonos lo que Él quiere para y de cada uno de nosotros. Fueron unos días de oración, entendida ésta como la experiencia del encuentro con el Señor, al estilo de Moisés, que hablaba con Dios, como habla un hombre con un amigo. Fue la experiencia del encuentro, cara a cara, con el Señor; un encuentro que sirvió para hacer una especie de evaluación de la vida y actuar de todos, y de soñar juntos entorno del presente y futuro de la Arquidiócesis. Fue también un tiempo en el que hubo una oración que tuvo como motivación la acción de gracias por el don del sacerdocio ministerial, ése que nos hizo partícipes del sacerdocio de Cristo, haciéndonos uno con Él. Fue constante la oración de petición de perdón, en la que se tuvo la oportunidad de sentir la cercanía de un Dios que es rico en clemencia y que sobreabundó en misericordia con cada uno. Se hizo un examen de conciencia prolongado que posibilitó reconocer los errores y pecados cometidos, terminando en la vivencia personal del sa-

cramento de la reconciliación. Los ministros de Dios pueden decir que son también ellos seres misericordiados. Se hizo una oración continua en la que no faltaron las comunidades que los sacerdotes acompañan. Se oró por los fieles en general, por todos y cada uno de los ministros, de los servidores, de los voluntarios, de los catequistas, de quienes hacen posible la presencia viva de la Iglesia universal en la Iglesia particular y parroquial. Sí, oramos por los que con generosidad acompañan a los párrocos y capellanes, y con ellos asumen la noble misión de anunciar con alegría el Evangelio de la vida. Hago llegar mis agradecimientos a los fieles de las parroquias en general porque sabemos que en las comunidades rezaban por los sacerdotes que estaban haciendo sus retiros. Finalmente, fueron unos retiros en que pusimos en el centro la persona de Jesucristo, con la intención y el sueño que Él tiene de que seamos uno en el amor. El caminar juntos, como Iglesia sinodal marcó también la dinámica de los retiros 2022 del clero de Cali. Por todo ello damos gracias a Dios. Después de los retiros no queda sino dar espacio para que la semilla de conversión dé los frutos esperados, encaminados todos a la santidad de vida de sacerdotes y fieles. Que sigamos animados por la fuerza del Espíritu de Dios que en estos días se derramó con abundancia en la Arquidiócesis.


4 2

Observatorio de Realidades Sociales

Santiago de Cali, Septiembre de 2022

Una Iglesia de migrantes, destechados y sobrevivientes Por: Observatorio de Realidades Sociales

H

ace exactamente cuatro años, agosto de 2018, la Iglesia particular de Cali tomó la decisión de abrir sus puertas para acoger temporalmente a un grupo de 260 hermanos y hermanas venezolanas que en condición de tránsito buscaban ir a Ecuador y Perú por nuevas oportunidades, se trataba de grupos familiares, en su mayoría mujeres y niños, que esperanzados en la solidaridad entre pueblos tomaron la decisión de atravesar fronteras sin tener claridad sobre su destino; de algunos de ellos se sabe que han reconstruido sus proyectos de vida y familia en la diversidad del amplio territorio latinoamericano que les ha visto dispersarse y conectarse con otras culturas locales en un sincretismo que renueva los vínculos y nos enriquece el sentido de familia extendida; se sabe también, que pese a todas las dificultades que vivieron por esos días, cuando pasaron por Cali, la Iglesia no fue indiferente y tomó la decisión de abrir los brazos y acogerles por unos días en su casa. Al respecto, se estima que Colombia acoge a 1,8 millones, seguido de Perú con 1,29 millones, Ecuador 513 mil, Chile 448 mil, Brasil 345 mil y Argentina 170 mil. (Agencia de la ONU para los Refugiados, 2022). Coincidentemente, entre junio y septiembre del 2020, dos años antes, tiempo con gran afectación por la pandemia del COVID 19 y los confinamientos para su contención, alrededor de 10 familias indígenas eran desalojadas de la Viga Pance por orden de un fallo judicial, el caso fue muy conocido por Ángel Zuñiga, un patrullero de la Policía que entregó su arma de dotación negándose a cumplir la orden con un argumento de empatía y sentido común: “Yo quiero mucho mi uniforme, ayudar a la comunidad. He participado en varios desalojos, solamente que este ocurre en medio de esta medida sanitaria y, como ven, todo el mundo debe estar en sus casas, proteger a sus hijos, a los ancianos, a mujeres embarazadas…” En esa ocasión, nuevamente la solidaridad de la Iglesia brindó una respuesta a las familias que terminaron en la calle, mientras estas encontraron un nuevo lugar para dar cobijo a sus integrantes. Se es-

“Construir el futuro con los migrantes y los refugiados” Papa Francisco

tima que en Colombia hay un déficit habitacional de 31% para el año 2021 y en particular en Cali este déficit se traduce en 680.000 hogares. Estos dos sucesos, cada uno con sus propias características, atravesados por el drama humano y por profundos desafíos, conectan nuevamente en otro agosto del 2022, con el tercer gesto de esa solidaridad infinita que sostiene el mundo y escucha la voz de los marginados; en esta ocasión se refleja con la comunidad indígena del pueblo Wounnan Nonam del Resguardo Biodiverso y Humanitario Santa Rosa de Guayacán del Bajo Calima, quienes sufren el desplazamiento por cuenta de actores armados que desde noviembre de 2021 les obligaron a salir de su territorio y resguardarse en una casa del casco urbano de Buenaventura bajo condiciones de hacinamiento y riesgo para niños y niñas; siendo conscientes de su crítica situación, a partir del 8 de agosto, la Iglesia nuevamente optó por dar una respuesta, abrir sus brazos y dar refugio a esta comunidad compuesta por 28 familias y más de 160 personas de los cuales 90 son mujeres, 46 son niñas y 33 niños entre los 0 y 12 años. De acuerdo a las estimaciones de los datos demográficos sobre personas desplazadas, brindadas por la Agencia de la ONU para los Refugiados (junio, 2022), las niñas y los niños representan el 30% de la población mundial, pero son el 41% del total de la población desplazada por la fuerza. Sobre este último caso, además de dar refugio, la solidaridad implica hacer llamados y generar condiciones para que esta y otras comunidades en condición de des-

plazamiento puedan retornar a sus zonas de origen, de allí la importancia que se establezcan diálogos humanitarios y acuerdos para que ¡Nunca Más la guerra! se ensañe contra la humanidad de las comunidades que habitan la Colombia profunda. Según el informe de la Comisión de la Verdad, entre 1985 y 2019, 7.752.946 han sufrido el desplazamiento en el marco del conflicto social, político y armado. Además, se estima que de las cuencas de los ríos

Anchicayá, Raposo, Cajambre, Yurumanguí, Mayorquín y Calima, en los últimos 10 meses se han desplazado hacía el casco urbano de Buenaventura, Cali, Palmira y Jamundí unas 2.000 personas. (Observatorio de Realidades Sociales, 2022) Si bien estos tres casos no son los únicos gestos de una Iglesia solidaria, son dicientes al verse en conjunto: migrantes, destechados y sobrevivientes de la guerra; tres periferias existenciales que tienden a ser excluidas por la xenofobia, la aporofobia y el racismo, pero que en consecuencia con el Dios de la vida y con la decisión valiente de una Iglesia en el Pacífico colombiano, se encuentran gratamente con la opción preferencial por los pobres y con respuestas creativas ante los dramas de este tiempo. De esta opción y decisión profética han hablado recientemente los señores Obispos del Pacífico reunidos en Cali, coincidiendo en la necesidad de continuar impulsando la construcción de paz en la región y poner el foco en las realidades urbanas con concentración de más de 100 mil habitantes. “… Pero llegó un samaritano, que iba de viaje, y, al verlo, se compadeció de él; se acercó, le vendó las heridas, echando en ellas aceite y vino; lo montó en su cabalgadura, lo llevó a una posada y cuidó de él.” Lucas, 10. 33-34


Santiago de Cali, Septiembre de 2022

Vicaría para el Servicio del Desarrollo Humano Integral

5 3

Caminando hacia una paz incluyente Por: Pbro. Dagoberto Cárdenas Vicario Episcopal para el Servicio del Desarrollo Humano Integral

E

ste mes de septiembre para la Iglesia es muy significativo en cuanto al servicio que presta a los más vulnerables. Mes dedicado a los migrantes, a los privados de la libertad y por supuesto a la paz, teniendo en cuenta que somos una Iglesia cada vez más inclusiva, que mira con especial cuidado a los que sufren y busca de manera integral la paz, aquella que Jesús nos dejó. Cuando se habla de paz se piensa directamente en el cese del conflicto con los grupos alzados en armas como es el ELN, el Clan del Golfo, las disidencias de las antiguas FARC, una paz total como la ha llamado este nuevo gobierno, una paz con todos, eso es necesario, pero alcanzar la paz verdadera, también nos lleva a mirar otras situaciones en las que la vida y los derechos no han sido garantizados, teniendo en cuenta también que las comunidades sufren calamidades ambientales, pasan hambre, se desplazan o se confinan por causa de la violencia. Es buscar una paz que traspase y trascienda todos los aspectos humanos que alcance el desarrollo humano integral. En el mensaje para la Jornada Mundial de la Paz de este año, el Papa Francisco nos dice que “en cada época, la paz es, tanto un don de lo alto como el fruto de un compromiso compartido. Existe, en efecto, una “arquitectura” de la paz, en la que intervienen las distintas instituciones de la sociedad, y existe un “artesanado” de la paz que nos involucra a cada uno de nosotros personalmente”, expresa también, que, en la construcción de la paz, todos pueden colaborar, partiendo del propio corazón y de las relaciones en la familia, en la sociedad y con el medioambiente. La Semana por la Paz se realizará del 4 al 11 de septiembre, semana donde las diversas organizaciones de Iglesia, laicales, de la sociedad civil se movilizan con diversidad de expresiones que denotan el interés permanente por la búsqueda de la pacificación en los territorios; pero sobre todo, quienes seguimos a Jesús, esta semana es la oportunidad para unirnos y juntos manifestar que no queremos más persecución y muerte de lideres sociales, de jóvenes y de cualquier otra persona, no más exclusión de las comunidades indí-

Sea septiembre un mes para buscar una paz que alcance un verdadero desarrollo humano integral

genas, las negritudes, la población diversa, las mujeres y los niños, no más hambre, no más pobreza, sí a la justicia social, sí a la vida desde su concepción hasta su muerte natural, sí a los territorios en movimiento por la paz. A su vez, este mes de septiembre, la Iglesia hace un llamado muy especial sobre la población reclusa y los migrantes, que, de acuerdo a su situación de precariedad, no alcanzan a experimentar la vivencia de esta paz, como estado de bienestar y desarrollo. El 24 de septiembre se celebra la festividad de Nuestra Señora de las Mercedes, patrona de las personas privadas de la libertad. Este día la Iglesia hace un llamado a toda la sociedad para que entre todos podamos ayudar a sanar las llagas del crimen que esclaviza a los más pobres y ayude a cuantos trabajan cada día para hacer más humana la vida en las cárceles. Una situación muy dolorosa vivida en el mes de junio fue la muerte de más de 52 reclusos en la cárcel de Tuluá, que muestra la grave situación de derechos humanos que sufre esta población y la falta de garantía de convivencia dentro de estos reclusorios. Estos hermanos y hermanas privados de la libertad sufren en algunas ocasiones maltratos por parte de sus guardianes y de los internos entre sí, las negligencias en la atención en salud, la mala alimentación que reciben a diario, las precarias condiciones locativas y de higiene, el hacinamiento y la ausencia de procesos que ayuden a una verdadera resocialización y rehabilitación de los internos en los centros penitenciarios colombianos. Igualmente, el 25 de septiembre se realiza la Jornada Mundial del Migrante y Refugiado, este año la invitación que hace el papa Francisco es “construir el futuro con los migrantes y los refugiados” lo que significa también reconocer y valorar lo que cada uno de ellos puede

aportar al proceso de edificación de una mejor sociedad. Esta jornada no podemos mirarla tan distante a nuestra realidad colombiana y más aún, a la situación humanitaria que están viviendo las comunidades afro e indígenas en el Pacífico colombiano, desplazamiento forzado, confinamiento, pobreza, hambre y condiciones precarias son las que viven muchos hermanos que huyen de la violencia que aún viven en los territorios. La Arquidiócesis de Cali junto a las instituciones y la sociedad han organizado el Centro Humanitario Arcesio Paz, en Dagua, Valle del Cauca, donde han sido acogidas más de 160 personas aproximadamente, pertenecientes a la comunidad indígena Waunaan, quienes han sido desplazados de sus territorios por actores al margen de la Ley. Ante esta situación, Monseñor Darío de Jesús Monsalve Mejía, nos hace un llamado vehemente, no solo a quienes trabajamos lo social

en la Iglesia, sino a toda la sociedad colombiana y en especial al estado, sobre la necesidad de acoger, respetar, acompañar, integrar y promover a quienes sufren los desplazamientos forzados, en sus palabras, “ponerle pecho a la crisis humanitaria. Es urgente pensar en que regresen al territorio los que han sido expulsados, que se suspendan los reclutamientos que ponen a los jóvenes y las jóvenes a huir… entonces es una atención humanitaria con propósitos de afianzar los territorios”. Con los migrantes, refugiados y reclusos también se construye paz, cuando su dignidad es respetada, cuando su voz es escuchada, cuando su necesidad es atendida. Que este mes de septiembre sea la oportunidad de reflexionar y juntos dar el paso para trabajar verdaderamente y con responsabilidad en la cultura del cuidado de la vida humana y de esta manera, vivir un verdadero desarrollo humano integral.


6 2

Lo que celebramos

Santiago de Cali, Septiembre de 2022

35ª Semana por la Paz 4 al 11 de septiembre

Por: Dirección Reconciliación y Paz

L

a paz se teje día a día desde los territorios, por eso diversas organizaciones sociales a nivel nacional y regional se suman a la celebración de la trigésima quinta Semana por la Paz, construyéndose colectivamente el lema ‘Territorios en movimiento por la paz’, Reconociendo, Resignificando, Reivindicando, donde se comprenden a los territorios de paz y reconciliación como espacios materiales y simbólicos que integran personas, grupos, familias, organizaciones, colectivos y comunidades en general, enmarcadas en experiencias concretas de construcción de paz y de convivencia, experiencias que coordinan acciones encaminadas a la memoria, la verdad, la justicia y al desarrollo integral para el buen vivir. Algunos de los territorios identificados son: El personal, entendiendo que la paz se vive en el cuerpo, involucrando un proceso integral de autorreconocimiento, de cuidado y de las formas sentí-pensantes. El emocional, siendo un proceso de comprender las emociones propias y las de los otros como una oportunidad para la empatía, la compasión y la transformación social. El espiritual, que exhorta a reconocernos y sentirnos como hilos de un mismo tejido para encontrarnos desde la esperanza en nuestra casa común. El familiar, que nos interpela sobre la necesidad de la relación con los más cercanos, así como en los valores y las costumbres. El comunitario, que nos permite pensarnos en la colectividad, en los vínculos y en las dinámicas de reexistencia que fortalecen el tejido social. El educativo, el cual promueve el intercambio de saberes, evidenciando caminos alternativos en la construcción de paz. El sociopolítico, como territorio donde se gesta la defensa y las garantías de los derechos y la dignidad humana. El ecológico que materializa la cultura del cuidado como una actitud que invita a reconocernos parte de la casa común. Por último, el virtual que rompe las brechas de espacio temporales, acercándonos a conocer e intercambiar culturas y experiencias de construcción de paz. Con este contexto, durante el mes de agosto se realizan actividades desde el gesto pedagógico sinodal “Aprendiendo a Ser Paz” con los estudiantes de la Institución Educativa Nelson Garcés que permitirán construir memoria, reflexionar en torno a la paz, la verdad y la justicia desde el

Territorios en

por la

Paz R E CO N O C I E N D O R E S I G N I F I CA N D O R E IVI N D I CA N D O

del

04 11 al

de

septiembre de

2022

CONVOCAN:

Agencia de Cundinamarca para la Paz y la Convivencia (ACPC); Alianza del Alto Vichada por la Paz – ALVIPAZ; Alianza Nacional Afrocolombina; AROM Reconciliación con el Medio Ambiente; Afrocaribe; Asociación Cristiana Memonita para Justicia Paz y Acción Noviolenta (JUSTAPAZ); Asociación de Víctimas Indígenas Wounaan de Bogotá, D.C.(ASOVIWB); Asociación de Víctimas Constructoras de Paz- ASOVICTPAZ; Azotea afro -niños niñas y adolescentes; BIOPAZ Asociación del Trabajo por el Territorio y el Ambiente; Asociación LGBTI Chaparral Diversa; Caja de Compensación Familiar Compensar – COMPENSAR; CASA MUTANTE / arte y cultura para la paz; Caribe Afirmativo; Central de Integración y Capacitación Cooperativa CINCOOP; Centro de Memoria Paz y Reconciliación CIASE; Colectivo de Mujeres y Hombres por la Paz; Confluencia de Organizaciones de Víctimas del Conflicto Armado - COVCA Nariño; Comité Municipal de la Población OSIGD de Bucaramanga; Consejo Departamental de Paz de Cundinamarca; Consejo Distrital de Paz, Reconciliación, Convivencia y Transformación de Conflictos - Sector Educación Básica y Media Bogotá; Consejeros de paz, reconciliación y convivencia por el sector LGBTIQ; Consejo Departamental de Paz, Reconciliación y Convivencia de Nariño; Corporación ÁGORA Club - "Organización de Derechos Humanos"; Corporación de Mujeres Víctimas Cacica Guaitipán de Neiva, Huila; Corporación Desarrollo y Paz del Magdalena Medio – PDP-MM; Corporación Desarrollo para la Paz del Piedemonte Oriental - CORDEPAZ (Meta); Corporación Desarrollo y Paz del Tolima – TOLIPAZ; Corporación Nueva Sociedad de la región Nororiental de Colombia – CONSORNOC; Corporación Nuevo Arco Iris; Corporación para la Paz y los Derechos Humanos; DIAKONIA Colombia, Iglesia Sueca; Corporación Desarrollo y Paz del Canal del Dique y Zona Costera; Corporación para el Desarrollo y la Paz del Suroccidente Colombiano – VALLENPAZ ;Dirección Reconciliación y Paz de la Arquidiócesis de Cali ; DIPAZ (Diálogo Intereclesial por la Paz); Distrito Lasallista de Bogotá (LA SALLE); Escuela Itinerante Pintando Semillas de Paz Pasto, Nariño; Fundación FCR Fortalecer; Fundación LATIR, Equidad en el Mundo; Fundación Existir por la Paz, la Convivencia y la Justicia en Equidad, FUNDEXCO COLOMBIA; Fundación para la Reconciliación; Fundación Pata de Agua - PDP Mojana/San Jorge; Fundación Procrear; Fundación Sabia Cultural FUNSABIA; FUS Camina Colombia; Fundación Caminos de Paz y Esperanza – Nariño; Fundación Red Desarrollo y Paz del Caquetá – RedCaquetáPaz; Grupo DIVER-GENTE; IIRESODH; Instituto de Hermanas Bethlemitas, Hijas del Sagrado Corazón de Jesús; Instituto para la Paz y el Desarrollo IPAZDE; Instituto para la Pedagogía, la Paz y el Conflicto Urbano de la Universidad Distrital – IPAZUD; Institución Educativa Municipal Artemio Mendoza - Pasto, Nariño; LGBTI por la Paz; Madres por la vida-Norte de Antioquia; Mesa Nacional de Victimas Pertenecientes a Organizaciones MNV; Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de Estados Americanos MAPP/OEA (acompañantes); Mujeres Emprendedoras de Paz - Pasto Nariño; Plataforma Diálogos Improbables (PDI); Plataforma LGBTI por la Paz; Parroquia Santa Rita de Casia, Arquidiócesis de Cartagena; Pastoral Social Diakonia de la Paz, Diócesis de Sincelejo; Politécnico Sur Andino, Pasto Nariño; Programa Paz y Competitividad (P&C) - Universidad Autónoma de Manizales; Programa de Desarrollo y Paz del Huila y Piedemonte Amazónico – HUIPAZ; Programa Desarrollo Para la Paz del Magdalena Centro; Programa de Desarrollo y Paz del Occidente de Boyacá – BOYAPAZ; Red Juvenil Ignaciana; Revista La Calle; Santuario de San Pedro Claver; Secretaría de Educación del Distrito, Bogotá; Secretaria de Gobierno Mosquera; Secretariado Nacional de Pastoral Social- Cáritas Colombiana (SNPS-CC); Servicio Jesuita a Refugiados - JRS Colombia; SURCAPAZ (Nariño); Tejiendo Hilos de Unidad por el Cauca LGBTI (TeHiUnCa LGBTI); Unión Nacional de Integración Rural ASUNIR; Universidad Antonio Nariño; Universidad Santo Tomás; World Visión Colombia y, varias organizaciones aliadas.

territorio educativo. Además, se realizará el 18 de agosto el lanzamiento de Semana por la Paz a nivel nacional, donde Cali será la casa anfitriona del sur occidente del país, confluyendo organizaciones públicas y privadas que construyen paz desde sus territorios, el lanzamiento se realizará desde la misma Institución Educativa, donde se hará un llamado a Colombia entera desde las diferentes expresiones de paz a “con-movernos” con las discriminaciones, generando movimientos/acciones culturales, pedagógicas, eclesiásticas, entre otras, en pro de reconocer, resignificar y reivindicar las diversidades hacia el logro de la paz y el cuidado de la vida.

De manera simultánea en las parroquias a través de las catequesis se realizará el taller “sueños de paz” el cual busca entretejer los sueños de paz desde el territorio espiritual, para esto se contará con material audiovisual para los catequistas, guion litúrgico para la eucaristía por la paz y guion para la exposición parroquial en el marco de Semana por la Paz, las fotografías de este espacio se llevará a lo virtual a través de las redes sociales donde se compartirán las experiencias, las vivencias y los sentires con el #MueveteXLaPaz. La celebración de Semana por la Paz que se llevará a cabo del 4 al

11 de septiembre estará cargada de expresiones de paz que emergen desde los diferentes territorios. El 8 de septiembre se concentrarán las diferentes organizaciones para hacer del evento principal un lugar de sueños de paz y la región, donde nos recogemos en la cultura, el arte y el dialogo, este espacio contará con una muestra museográfica y un conversatorio que permitirá seguir avanzando en la construcción de paz desde la colectividad. Te invitamos a ser parte de esta celebración, pues la paz la construimos entre todos y todas a través de los pequeños detalles de cada día.


Santiago de Cali, Septiembre de 2022

Lo que celebramos

37


8 2

Lo que celebramos

Santiago de Cali, Septiembre de 2022

Construir el futuro con los migrantes y refugiados Semana del Migrante y Refugiado 2022 Por: Pastoral para los Migrantes

L

as migraciones son un fenómeno propio de la naturaleza, se produce cuando un ser vivo deja a un lado su hogar, buscando mejores condiciones para que la vida prospere. La configuración de las naciones modernas se ha dado a través de procesos, muchas veces masivo, de movilidad humana. Éste fenómeno ha permitido que las naciones sean ricas culturalmente en cuanto a diversidad, capacidad de trabajo, y una visión de prosperidad que marco senderos poderosos de desarrollo. Este año el Papa Francisco nos hace una exhortación la cual no es posible ignorar por ningún católico “construir el futuro con los migrantes y refugiados”, y a reglón seguido agrega “el sentido ultimo de nuestro (viaje) en este mundo es la búsqueda de la verdadera Patria, el Reino de Dios (…)”. Esta magnífica invitación para construir entre todos el futuro, nos pone a pensar que ningún proyecto sociopolítico puede hacerse a una sola vez; tiene que ser construido desde la diversidad entendida como riqueza. De otro lado, aceptar que la vida de todos, es siempre un maravilloso viaje; una búsqueda histórica por vivir mejor, por ser mas humanos por estar en el lugar donde podamos lograrlo. Es necesario que aceptemos que este es un viaje en el que vamos todos y en el que nadie puede quedarse atrás. Necesitamos llegar todos juntos al lugar en el que es posible que nuestra dignidad como personas se realice a plenitud. No dejar a nadie atrás, significa: • Los más vulnerables y necesitados de cuidados, requieren atenciones y esfuerzos especiales para su protección de parte del resto de la humanidad. • Las personas migran-

tes y refugiados son uno de los grupos poblacionales que requieren protección especial, es prioritario que la humanidad entera asuma que estas personas son nuestros hermanos; que no son una amenaza para nuestras ciudades y países y que al contrario, nos imponen retos para que aquellos obligados por las circunstancias a abandonar su patria se sientan acogidos, respetados y encuentren las opciones para mejorar sus vidas y las de sus familias. • Es necesario, que las naciones del mundo asuman que la migración exige respuestas eficaces dirigidas a proteger a las personas y que cada país cuente con las herramientas necesarias para recibir a los migrantes y refugiados.

• Flagelos como la violencia contra las personas en movilidad humana; la trata de personas y las diversas tipologías de explotación de la que son víctimas exigen contundentes de instituciones públicas y de nosotros como Pueblo de Dios. • Entre la población migrante existen grupos de personas que padecen más vulnerabilidades que otros, entre estos tenemos a las mujeres y los niño-as, quienes regularmente están más expuestos a todo tipo de riesgos. Las mujeres, por ejemplo, regularmente son víctimas de violencia de sus parejas, de abuso sexual y deben aceptar deplorables condiciones de trabajo para obtener recursos mínimos para el sostenimiento de

sus hijos. Además de sus empleos se hacen cargo del cuidado de sus familias teniendo doble carga en el proceso de adaptación a los nuevos contextos de vida. Frecuentemente, en nuestro trabajo en la Pastoral para los Migrantes de la Arquidiócesis de Cali, nos encontramos con personas que nos dicen “me vine porque la situación estaba muy dura allá, no teníamos ni para comer; si nos enfermábamos no había médicos ni medicamentos y la inseguridad es cada vez más alta”. Con estas sencillas palabras, nos relatan muchas veces entre lágrimas y en medio de la desesperación, que ellos han venido a nuestro país, a nuestra ciudad a nuestro barrio, porque

no tuvieron otras opciones, que su búsqueda esencial es mejorar la vida propia y la de los suyos. Esto lo leemos como una gran similitud a la promesa divina de la tierra prometida y en esa búsqueda encontrar una tierra donde abunde la justicia, las riquezas y la vida. Las personas migrantes y refugiadas que llegan a nuestras vidas, traen también sus historias, sus sueños y sus vidas, en esos relatos hemos encontrado muchas veces que tenemos bienes que despreciamos, tenemos un país, que a pesar de sus problemas sigue brindando oportunidades; que tenemos mucho que brindar a nuestros hermanos y que la solidaridad no debe tener fronteras, que el amor al prójimo no es un texto vacío, sino que nos exige acciones concretas. Indudablemente, nos hemos enriquecido con la llegada de nuestros hermanos migrantes y refugiados, nuestra cultura se ha hecho más diversa, hemos establecido nuevos vínculos sociales y familiares, hemos conocido nuevos sabores gastronómicos y hemos encontrado en los migrantes y refugiados personas dispuestas al sacrificio y al compromiso por aportar en la construcción de nuestro país; por ello decimos que hemos encontrado aliados, hermanos con los cuales compartimos una valiosa historia común y una identidad la de “Ser esencialmente humanos como Jesús”. Así las cosas, la Iglesia en su misión profética, de denunciar injusticias y anunciar la buena nueva, siempre el lado de los mas vulnerables, continua su labor pastoral al lado de los migrantes y refugiados, apoyándolos para que en sus viajes no pierdan la dignidad; “encuentren las puertas de la ciudad abiertas”, y unas manos fraternas que los acogen con amor, haciendo viva la solidaridad expresada en la parábola del buen samaritano.


Santiago de Cali, Septiembre de 2022

Lo que celebramos

Colecta Anual "Construir el futuro con los migrantes y los refugiados”

¿Cómo puedes contribuir? • En la parroquia de tu barrio • Consigna en la cuenta de ahorros Banco de Occidente No. 001905439 a nombre del Centro Arquidiocesano del Migrante (NIT 805.513.388-9) • Lleva tu aporte a las oficinas de la Pastoral para los Migrantes – Calle 42N No. 1N – 37 COAMIR, B/Popular Tu donación es fundamental para continuar acompañando a nuestros hermanos migrantes y refugiados

Consulta la programación de las actividades que se llevarán a cabo del 19 al 25 de septiembre de 2022 a través de nuestras redes sociales

39


120

Lo que celebramos

Santiago de Cali, Septiembre de 2022

Mes de la Biblia 2022 Por: Delegación Arquidiocesana de Pastoral Bíblica

L

a Delegación Arquidiocesana de Pastoral Bíblica, en continuidad con el artículo publicado en la edición del mes de julio pasado, presenta a continuación los elementos centrales de la conmemoración del mes de la Biblia, cuyo tema será: “Los profetas: centinelas del proyecto liberador y humanizador de Dios”, y que se desarrollará entre los días 5 de septiembre y 1 de octubre, en dos momentos, así: 1. La realización de cuatro encuentros semanales presenciales y/o virtuales siguiendo la cartilla elaborada por la delegación bíblica. 2. El congreso bíblico-teológico presencial/virtual los días viernes 30 de septiembre y el sábado 1 de octubre alrededor del tema: El profetismo en América Latina, legado y desafíos, con la participación tanto de ponentes nacionales e internacionales, como de significativas experiencias pastorales. Los cuatro encuentros semanales se desarrollarán desde el lunes 5 de septiembre hasta el jueves 29 de septiembre según el itinerario propuesto en la cartilla elaborada por la delegación bíblica, y cuyos aspectos centrales de las temáticas se presentan a continuación: Primer encuentro: El profeta perseguido por ser conciencia crítica de los gobernantes En este encuentro se reflexionará en torno al papel de los profetas Elías, Amós, Jeremías y Ezequiel, quienes en razón del llamado de Dios asumirán su vocería ante las distintas instancias del pueblo, especialmente ante los reyes, tal como aparece en los siguientes cuatro textos: 1 Re 21,17-29: Elías confronta al rey Ajab por su responsabilidad en el robo de la viña de Nabot y su posterior asesinato, fruto de un juicio amañado. A su vez, el profeta desenmascara y denuncia a Jezabel por haber estado detrás de estas dos acciones malvadas. Am 7,10-17: El sacerdote Amasías le informa a Jeroboam, rey de Israel, que Amós está conspirando contra el rey. Luego el sacerdote intenta expulsar al profeta, ante lo cual éste responde diciendo que lo único que está haciendo es comunicar la palabra que el Señor le mandó. Y finalmente, Amós le anuncia a Amasías el sacerdote, que dada su resistencia a la palabra de Yhwh, él y su familia recibirán el castigo debido.

Jer 37,6-21: El profeta Jeremías le dice al rey Sedecías que no puede confiarse en que van a quedar libres del asedio de los babilonios pues luego de que el ejército de su aliado Egipto se retire, los babilonios regresarán a apoderarse de la ciudad y destruirla. Esto le valdrá al profeta su encarcelamiento acusado de ser traidor en favor de los babilonios. Ez 33,1-9: En este texto, Ezequiel expresa que Dios lo puso como centinela de la vida y del comportamiento del pueblo, con la responsabilidad de advertirle a quien se desvíe de su camino, así sea o no escuchado por éste. Los textos anteriores testimonian el papel profético de centinela y atalaya, para llamar al pueblo y a todos sus miembros, empezando por los gobernantes, a comportarse adecuadamente. Obviamente esto traerá como consecuencia para el profeta, la persecución, el rechazo e incluso hasta poner en riesgo la propia vida. No obstante, el Señor permanecerá al lado del profeta, acompañándolo y fortaleciéndolo. Dado que todos los cristianos recibimos la unción profética en el bautismo, se hace para nosotros obligante ser testigos de la verdad, de la justicia y del sueño de una nueva sociedad reconciliada y en paz. Segundo encuentro: El profeta denuncia la injusticia social En este encuentro se presentan dos textos del profeta Amós conocido como el profeta de la justicia social. El primer texto Am 2,6-7a se ubica en el conjunto del oráculo pronunciado contra Israel (Am 2,616), en cuyos dos versículos de interés se hacen dos acusaciones. La primera se expresa así: “venden al justo por dinero”, “venden… al ne-

cesitado por un par de sandalias”. Se alude a los jueces de Israel que se dejan comprar por emitir condenas en contra del inocente, y del pobre, permitiendo que aquellos deudores que no podían pagar sus deudas fueran vendidos por sus acreedores como esclavos a compradores extranjeros, lo cual ponía a los deudores vendidos en situación de esclavitud permanente, pues el extranjero no sigue las leyes judías del año de remisión y el jubileo, cuando se perdonaban deudas y se liberaban los que habían sido vendidos como esclavos. Así entonces, se rechaza de plano cualquier tentación de volver a la esclavitud permanente, pues un elemento fundante de la fe Israelita es la experiencia de la liberación de la esclavitud en Egipto. “Venden… al necesitado por un par de sandalias”. Las sandalias representan un valor mínimo, el cual es preferido antes que la ayuda al necesitado. En este caso la condena a la esclavitud es injusta porque la sanción es desproporcionada frente al supuesto delito (no pago de la deuda). Esta injusticia se hace más odiosa por el hecho de que las sandalias junto con el manto son parte del vestido mínimo y necesario de toda persona. El pobre entonces es vendido como esclavo por buscar obtener aquello indispensable para su sobrevivencia. Amós entonces, quiere mostrar que la ley no es verdaderamente observada, pues el inocente es vendido por una deuda mínima, y sus vestidos son tomados en prenda de garantía, cuando deberían ser devueltos al atardecer/anochecer para que la persona pudiera utilizarlos en su reposo nocturno. Se denuncia el

hecho que parece increíble, que en la práctica de la ley se está cometiendo injusticia. (Bovati-Meynet, 1995, p.98-99). La segunda acusación (2,7a) se dirige a la humillante opresión de los pobres. La imagen de la cabeza de los desvalidos pisoteada en el polvo de la tierra es la expresión de la humillante sumisión que les imponen. Continua la denuncia diciendo «Tuercen el camino de los necesitados», es decir, impiden el buen desarrollo de los procesos legales, corrompiendo a los jueces, como lo muestra el uso del mismo verbo en 5,12b (sobornar). Las legítimas reivindicaciones de los pobres se ven sistemáticamente rechazadas. La administración de la justicia se ha convertido en presa fácil del poder económico y político, que con intimidaciones y sobornos impide la objetividad de los procesos (5,10; cf. Is 5,20.23). Así se le quita a la persona desesperada el único medio para poder defenderse de una injusticia. Este mismo tema se desarrollará más ampliamente en 5,7-15. (Rostom, 2007, p.505). Los procedimientos judiciales que tienen la función de defender al débil, lastimosamente son sometidos al interés económico y al abuso de poder. El segundo texto Am 5,10-15 divide estos cinco versos en dos partes, los versos 10 al 13 donde se denuncia la opresión del pobre, y los versos 14 al 15, donde se invita a la práctica del bien y de la justicia, y al consecuente rechazo del mal. En la primera parte del texto (vv.10-13), se denuncia la perversión del derecho. Entre los principales acusados están quienes tenían la responsabilidad de administrar justicia en los tribunales que se reunían en las puertas de la ciudad. Estos jueces se dejan comprar no ocultando su desprecio por las personas que reclaman sus legítimos derechos y de ahí que atropellen a los débiles en vez de beneficiarlos pronunciando sentencias justas. Objeto de especial denuncia en el v. 12 es la codicia con que los jueces aceptan el soborno. El castigo anunciado corresponde a las maldiciones clásicas de Dt 28,30-34: la falta de justicia impedirá disfrutar del producto del propio trabajo (v. 11). El v. 13 recoge un comentario sapiencial, que expresa una reflexión para «este tiempo de desgracia». El tiempo es tan malo, que lo más sabio sería guardar silencio y dejar a Israel librado a su propia perdición. Pero el profeta no puede renunciar a su misión de anunciar en voz alta la palabra del Señor. La segunda parte del texto (vv.1415) presenta una invitación regida


Santiago de Cali, Septiembre de 2022

por cinco frases, de las cuales cuatro se expresan en forma de paralelo cruzado, así: a) buscar lo bueno, b) aborrecer el mal (v.14), c) aborrecer el mal, d) amar el bien (v.15). Así pues a) y d) invitan a la búsqueda y al deseo del bien, mientras que b) y c), exhortan al aborrecimiento del mal. Y la quinta frase podría entenderse en términos de conclusión de este paralelismo, con la orden acerca de “impartir justicia”. Se puede interpretar que la mejor forma de amar el bien y aborrecer el mal, es la impartición de justicia. En el v.14, la primera invitación a buscar el bien y aborrecer el mal, tiene como finalidad la vida, manifestada con la expresión: “para que vivan”. Es decir, que no obstante la condena a muerte pronunciada por Dios (cf. 5,1-3) a causa de las constantes violaciones del derecho (cf. 5,7), su deseo es que el pueblo pueda tener vida, a través de la práctica del bien, expresada en el adecuado ejercicio de la justicia. Estos textos de Amós se hacen iluminadores y desafiantes en nuestro contexto actual en el que el sistema de justicia, lastimosamente como en aquella época, ha estado muchas veces atravesado por las mismas perversidades e intereses denunciados, en detrimento de la vida de los más pobres y de la mayoría de la población. Tercer encuentro: El profeta voz esperanzada y consoladora En este encuentro se meditan tres textos: Miq 7,7-8.18-20; Os 14, 2-10 e Is 49, 8-19. Los dos primeros responden al contexto del siglo VIII a.c. en los reinos de Judá e Israel, y el tercero se ubica en el momento del destierro del pueblo a Babilonia. Los textos pueden entenderse a partir de las siguientes claves: • La infidelidad del pueblo de Dios, el olvido de la Alianza. Los profetas fueron guiando al pueblo para que tuviera conciencia de que los desastres que vivían eran consecuencia del olvido de la Alianza, sea por cuestiones de idolatría o de desobediencia a las normas que hacían de ellos el pueblo elegido por Dios. La crítica a la monarquía, a la división del Reino tras la muerte de Salomón, y al asedio militar babilonio, eran eventos que ponían en crisis la fe del pueblo, pero se volvían ocasión para que el pueblo reconociera su responsabilidad en lo sucedido, y a la vez, se revitalizara la fe con un llamado a la confianza en el Dios que no habría de abandonarlos: “¿Qué Dios hay como tú, que quite la culpa y pase por alto el delito del Resto de tu heredad? No mantendrá su cólera por siempre pues se complace en el amor (Miq 7, 18); “Tomen con ustedes sus palabras, y vuelvan a Yahveh. Díganle: «Quita toda culpa; toma lo que es bueno; y en vez de novillos te ofreceremos nuestros labios” (Os 14, 3). Se denuncia con rigor el pecado del pueblo pero se ofrece con fuerza similar un camino de esperanza.

Lo que celebramos • El camino de la esperanza. La oscuridad, el alejamiento, la infidelidad del pueblo no son excusa para que Dios olvide su promesa de salvación; por el contrario, la renovación de la protección de Dios está en continuidad con el recuerdo de sus proezas al liberarlos de la esclavitud de Egipto (cf. Dt 4,34; Ex 6,6). El profeta anima la esperanza en mejores tiempos, pues Dios no mantiene su cólera y se complace en el amor, “Yo sanaré su infidelidad, los amaré graciosamente; pues mi cólera se ha apartado de él” (Os 14, 5). Pretende que el pueblo resurja con esplendor y sea admirado, como bien dice en estas bellas expresiones: la belleza del lirio, la fortaleza de las raíces del Líbano, la grandeza del olivo, la fragancia de cedro, la frondosidad del ciprés, la abundancia del trigo o la delicia del vino (cf. Os 14, 6-9). • Un camino de rectificación que necesita sabiduría y conlleva a la justicia. El regreso a Dios implica un camino de rectificación de las acciones que han llevado al pueblo al distanciamiento de Él. Retomar el camino de la sabiduría y de la justicia sobre la certeza de que Dios mantiene su fidelidad, y es esperanza que no defrauda: “Más yo miro hacia Yahveh, espero en el Dios de mi salvación: mi Dios me escuchará” (Miq 7,7). El Señor ofrece constantemente la posibilidad real de recorrer sus caminos: “¿Quién es sabio para entender estas cosas, inteligente para conocerlas?: Que rectos son los caminos de Yahveh, por ellos caminan los justos, más los rebeldes en ellos tropiezan.” (Os 14, 10). • El consuelo para el pueblo. Al lado de la esperanza, que apunta a la promesa de un futuro mejor en términos de situaciones favorables, el consuelo es la forma como el profeta reconforta al pueblo en momentos difíciles: “Así dice Yahveh: En tiempo favorable te escucharé, y en día nefasto te asistiré. Yo te for-

mé y te he destinado a ser alianza del pueblo, para levantar la tierra, para repartir las heredades desoladas, para decir a los presos: ´Salid´, y a los que están en tinieblas: ´Mostraos´” (Is 40, 8-9). Al igual que la esperanza, el consuelo es la muestra del amor y la preocupación de Dios por su pueblo. • Estos tres textos proféticos ofrecen al pueblo consuelo y esperanza reiterándole la certeza del acompañamiento de Dios en medio de las dificultades. Sobre las ruinas que ha dejado, por una parte, la monarquía y división del reino (Miqueas y Oseas), y por otra, la catástrofe que implicó la invasión de Babilonia y la respectiva deportación (Isaías), los profetas alzan su voz de aliento, invitando a reconocer la culpa, Dios no olvida su promesa por el amor a su pueblo; motivando a recorrer el camino de la sabiduría para saber discernir; animando a volver a la fidelidad al Señor, basado en el consuelo que ofrece el Señor en las aflicciones y la promesa que hace de un futuro alentador: “Porque tus ruinas y desolaciones y tu tierra arrasada van a ser ahora demasiado estrechas para tanto morador, y se habrán alejado tus devoradores” (Is 40, 19) Cuarto encuentro: Jesús, el profeta por excelencia En este encuentro se invita a hacer un recorrido por la vida de Jesús desde la clave profética, interpretando sus dichos y hechos como expresión no sólo de un verdadero profeta, sino del profeta por excelencia. Desde el inicio de su ministerio, Jesús aparece ungido y designado por el Padre para tomar las banderas del recién apresado Juan Bautista, en cuanto “Hijo amado” (Mc 1,9-11). En la versión lucana, su primera aparición pública en la sinagoga, se servirá de las palabras del profeta Isaías para presentar su programa misional, al servicio de los pobres, cautivos, ciegos y oprimidos, retomando el ya olvi-

11 3 dado “año del Señor, año jubilar, perdonador de deudas y liberador de esclavitudes”. Esta primera aparición, terminará como la de muchos profetas, signada por la persecución y la amenaza de muerte, ante la denuncia del nacionalismo excluyente del pueblo (Lc 4,1630). Igual sucederá en la versión de Marcos, cuando al inicio del Evangelio en su llegada a la sinagoga, su preocupación por el bienestar de las personas lo llevará a actuar de manera restauradora y sanadora ante el hombre de la mano paralizada que se encontraba en el lugar. Atendiendo al designio salvífico y vital existente en el corazón de la ley, preferirá sanar al enfermo que observar la ley del “no hacer” en sábado, lo cual ocasionará que desde ese momento fariseos y herodianos, poder político y religioso se aliarán para buscar como eliminarle (Mc 3,1-6). Como centinela del Dios compasivo, no perderá ocasión para anunciar su oferta misericordiosa y salvadora a través del lenguaje sencillo de las parábolas. Forma y contenido captarán la atención del pueblo, pues con imágenes tomadas de la vida cotidiana (semilla, sembrador, campo, fiesta, boda, viña, padre de dos hijos, pastor de ovejas, etc) mostrará que el rostro del Dios que él viene a revelar es el de un Dios con brazos abiertos para acoger al que se aleja, con palabras de ternura para el que se siente rechazado, con perdón y misericordia gratuita para todos. Pero a su vez, dirá con vehemencia su palabra de denuncia contra quienes usan la religión con intereses ajenos a los de Dios (Mt 23,1-33) y contra quienes se aprovechan de su poder para oprimir a los demás (Mc 10,42), o de generar miedo, temor y represión (Lc 13,31-35). Su palabra irá acompañada de acciones permanentes de compasión en las que hace efectivo lo que anuncia: la repartición del pan (Mc 6,30-44), la acogida de los excluidos (Mc 1,40-45), el perdón gratuito (Lc 7,36-49), el acompañamiento en los momentos de dificultad (Mc 6,45-51),etc. Y no dudará en actuar, sin atenerse a las convenciones o prejuicios sociales: conversando en público con una samaritana (Jn 4,1-30), llamando a un recaudador de impuestos y comiendo en su casa (Mc 2,13-17) y volcando las mesas de los que habían hecho del templo un espacio mercantil (Mc 11,1519). Finalmente, entiende y asume las implicaciones contradictorias y dolorosas de su ministerio: calumnias, difamación (3,23-30), rechazo, persecución y muerte (Mc 8,31-32a). Como verdadero profeta, vivió con la certeza de estar obrando en nombre de Dios, y de tener su vida, e incluso su muerte puesta en sus manos, que nunca le fallarían: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu” (Lc 23,46).


122

Pastoral Afro

Santiago de Cali, Septiembre de 2022

Las prácticas ancestrales y su relación con el cristianismo Por: Pbro. Venanzio Mwangi Munyiri I.M.C. y Red de Comunicadores Étnico-Populares Pastoral Afro Cali

T

oda clase de comentarios frente a las prácticas ancestrales de los pueblos indígenas y afrodescendientes surgen ahora último, en especial cuando política y religión vuelven a cobrar relevancia, pero en planos distintos a los tradicionales. Miguel Polo Polo, influencer y político de derecha, afirmó en Twitter: “Prefiero a una negra católica como Marelen Castillo que a una santera como Francia”, como lo registró Las2Orillas. El contexto de la campaña mostró ataques racistas que hasta la Rama Judicial obligó a retractar. Vivian Morales, en pleno título de un artículo de opinión en El Tiempo, llegó a exclamar “¡qué ancestros ni qué ocho cuartos!” Quería denunciar una postura ideológica, pero, como muchos, pasa por encima de tradiciones que costaron -y cuestanmucha muerte y mucho dolor para pueblos específicos. El portal ColombiaCheck revisó varias publicaciones en Facebook, Twitter y el portal IFM que afirmaban “Si usted es cristiano y apoya a esta mujer para Vicepresidenta del país está apoyando la santería y la brujería. Ojo con eso”. Confundían rituales indígenas y asiáticos con los de religiones afro y, al hacerlo, satanizaban una religión afrocubana de origen yorùbá y revivían estigmas coloniales. Señalar prácticas ancestrales y calificarlas de forma despectiva puede darse por la carga simbólica que muchos desconocen, o sencillamente por su origen afro o indígena. Lo más delicado del asunto es que se naturalizan estos comentarios y resurge una intolerancia religiosa o espiritual. La Pastoral Afro, como dimensión interétnica de la Arquidiócesis de Cali, aborda el tema para profundizar sobre nuestra misión como Iglesia “en salida”, llamada al ecumenismo, al diálogo interreligioso y también al diálogo entre espiritualidades. Las prácticas ancestrales y la religiosidad no son conceptos excluyentes, pueden solaparse o existir de forma separada; si se les categoriza o interpreta debe hacerse con cuidado. El cristianismo es una religión judeo-cristiana, llegó a nosotros con una carga cultural greco-romana. No tenemos por qué escandalizarnos si el rostro de la Iglesia católica, en el país y en el continente, se ges-

Benedicto XVI con 3 generaciones de pigmeos en Yaoundé, Camerún (NBC, 2009)

ta en un contexto “afroamerindio”. La encarnación del Hijo del hombre se hace en nuestra realidad social, política, cultural, etc. El mismo Papa Francisco dice: “Todo lo que la Iglesia ofrece debe encarnarse de modo original en cada lugar del mundo, de manera que la Esposa de Cristo adquiera multiformes rostros que manifiesten mejor la inagotable riqueza de la gracia. La predicación debe encarnarse, la espiritualidad debe encarnarse, las estructuras de la Iglesia deben encarnarse” (Querida Amazonia, No.4).” No llamamos a darle cabida a toda práctica ancestral en la fe cristiana, sino a la humildad de no descalificar las distintas formas de relacionarse con el Ser Supremo y a reconocerlo donde menos lo esperamos. Si no se ve la religiosidad como algo multidimensional y se la separa del campo de la espiritualidad, una dimensión inherente al ser humano se llega a defender la norma, la doctrina o el ritual. Se menoscaba la ver-

dadera experiencia de Dios, muchas veces difícil de mensurar. Fieles a las enseñanzas de nuestro Señor Jesucristo, el discipulado misionero se vive de forma más auténtica cuando nuestra experiencia religiosa se inserta en un contexto histórico, social y cultural. Esta novedad afina nuestros oídos para escuchar la voz de Dios y abre horizontes para la auténtica evangelización, la que otorga sentido a la vida cristiana. Para no caer en la trampa de descalificar las prácticas espirituales del otro, es fundamental dar paso a la comprensión tradicional histórica de la religiosidad, abrirnos a las espiritualidades y no de manera ingenua. La espiritualidad es algo superior a nosotros mismos y siempre se ha de respetar, valorar y promover. Es requisito que nos conduzca de lo sacro a lo divino. Los papas san Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco no dudaron en compartir la celebración de la vida

Francisco con corona de plumas amazónica en Rio de Janeiro (Toronto Star, 2013)

con ritos propios africanos, asiáticos y nativo-americanos. ¡Hasta llegaron a vestir sus atuendos! Acerquémonos al mundo indígena y al mundo afrodescendiente. Si es difícil comprenderlos, y más su espiritualidad, podemos compartir nuestra experiencia de Dios y dejar que ellos también lo hagan. Lo harán como pueblos: con sus idiomas, simbologías, memoria histórica y cosmogonía. Es importante subrayar la voz oficial de la Iglesia Católica en el continente con los siguientes números de las conclusiones de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe frente a los afrodescendientes y a los indígenas: “Los indígenas y afrodescendientes son, sobre todo, «otros» diferentes que exigen respeto y reconocimiento. La sociedad tiende a menospreciarlos, desconociendo su diferencia. Su situación social está marcada por la exclusión y la pobreza. La Iglesia acompaña a los indígenas y afroamericanos en las luchas por sus legítimos derechos” (Aparecida 89). “Hoy, los pueblos indígenas y afros están amenazados en su existencia física, cultural y espiritual; en sus modos de vida; en sus identidades; en su diversidad; en sus territorios y proyectos” (Aparecida 90). “Los indígenas y afrodescendientes emergen ahora en la sociedad y en la Iglesia. Este es un «kairós» para profundizar el encuentro de la Iglesia con estos sectores humanos que reclaman el reconocimiento pleno de sus derechos individuales y colectivos, ser tomados en cuenta en la catolicidad con su cosmovisión, sus valores y sus identidades particulares, para vivir un nuevo Pentecostés eclesial” (Aparecida 91).


Vicaría para el Servicio del Desarrollo Humano Integral

Santiago de Cali, Septiembre de 2022

13 3

Recobrar el valor de la vida a través de la esperanza

Es necesario cuidar y amar a quien sufre para devolverle la esperanza

Por: Luz Adriana Lozada Vidal Vicaría para el Servicio del Desarrollo Humano Integral

Un 11 de octubre de 2002 decidió quitarse la vida. No dejó nada escrito. Veinte años después, no sabemos qué pudo haber pasado, no existe una respuesta del por qué lo hizo”, Hernán, padre de Hernán Darío. El próximo 10 de septiembre se celebra el día mundial de la prevención del suicidio (DMPS), organizado por la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio (IASP) y avalado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), tiene como objetivo general, crear conciencia acerca de la prevención del suicidio en todo el mundo. El suicidio es un flagelo que sigue cobrando vidas y cada día es más evidente las alarmas sobre las conductas suicidas por la inmediates de las redes sociales. Según datos del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, de enero a diciembre de 2021 hubo al menos 2.595 casos de suicidios en Colombia. Por cada 10 homicidios en el país, ocurrieron aproximadamente 1,74 suicidios. Las víctimas de este problema de salud pública fueron mayoritariamente hombres: 2.101, frente a 494 mujeres. Las cifras de 2021 revelan que la problemática de suicidio aumentó en Colombia un 9,07% frente a 2020, donde sucedieron 2.379 casos. Las ciudades que más registraron casos de suicidio durante el año pasado fueron

Bogotá, Medellín y Cali con 337, 190, y 97 casos respectivamente. La mayoría de las víctimas oscilan entre los 20 y los 24 años. “Hernán Darío tenía 22 años cuando decidió acabar con su vida, cursaba último semestre de psicología… fue la depresión lo que llevó a tomar esta decisión. ¡Era un gran ser humano, servicial, muy cariñoso… no sabemos qué le faltó, si lo tenía todo!” afirma su padre. La Organización Mundial de la Salud - OMS, estima que “la frecuencia del intento de suicidio es 20 veces mayor que la del suicidio consumado. En la población general mayor de 15 años, la prevalencia de las tentativas se señala de un 3% al 5 %; en el grupo de edad de 15 - 34 años se registra el mayor número de intentos de suicidio. Ante estas situaciones surgen numerosas preguntas, ¿qué está influyendo para que esta conducta se presente? Según el Ministerio de Salud de Colombia, la conducta suicida es un conjunto de eventos complejos, que pueden afectar a personas de cualquier edad o condición; cuando se manifiesta como el suicidio consumado, tiene consecuencias devastadoras para el individuo, su familia y comunidad, y sus efectos son duraderos. Se encuentra asociada a diversos factores de riesgo que pueden ser intervenidos con acciones específicas que abarcan la promoción de la salud mental, la prevención y atención a los problemas y trastornos mentales, involucrando a diferentes sectores e instituciones, las familias y a la sociedad civil, que permita evitar así los desenlaces fatales. Según la Organización Mundial de la Salud, el suicidio plantea im-

portantes preguntas sobre los motivos personales y sociales que conducen a él. Se trata de un fenómeno multidimensional en sus causas, entre los factores de riesgo están los problemas de salud mental como la depresión, la ansiedad, el abuso del consumo de alcohol o las adicciones; pero también de circunstancias externas que afectan a las personas como el desempleo, la inestabilidad laboral, las relaciones personales insatisfactorias, el aislamiento social o vivencias como haber sufrido negligencia, estrés postraumático, abuso físico o sexual. Colombia no se libra de este mal, pues su población ha vivido tanto la violencia, pobreza, desempleo, abuso y corrupción, como caldo de cultivo para este mal. Ante el suicidio, la Iglesia ha manifestado que el suicidio es un pecado grave, pero una persona debe estar mentalmente sana para ser plenamente consciente de que está cometiendo un pecado. Así mismo, destaca que Dios no condena a nadie que no sea plenamente consciente de lo que está haciendo, es decir, cuando una persona se suicida, generalmente está tan ofuscada por la confusión y la desesperanza, que ha perdido el pleno control de sus facultades mentales. Por su parte, el Papa Francisco expresó con ocasión a esta fecha a la televisión italiana que “El suicidio es un poco cerrar la puerta a la salvación, pero -yo soy consciente - que en los suicidios no hay plena libertad. Al menos así creo. Me ayuda lo que el Cura de Ars dijo a aquella viuda cuyo marido se había suicidado lanzándose del puente al río. Dijo: ‘Señora, entre el puente y el río está la misericordia de Dios’.

Porque creo que en el suicidio la libertad no es plena, pero es una opinión personal”. Quienes confesamos la fe cristiana debemos insistir a todo momento y ante todas las personas, por qué vale la pena vivir, incluso cuando una persona ha perdido la esperanza y se suicida. Así mismo, busca aclarar la doctrina católica sobre el suicidio y ayudar a reducir el número de mitos asociados con enfermedades mentales, la depresión y el suicidio. Así como también, exigir al estado una vida digna, con pleno desarrollo que permita la satisfacción de las necesidades de cada ciudadano. Así mismo, como ciudadanos debemos insistir ante los gobernantes la necesidad de una acción colectiva para abordar este problema urgente de salud pública. Todos nosotros, familiares, amigos, compañeros de trabajo, jefes, empresarios, miembros de la comunidad, educadores, líderes religiosos, profesionales de la salud, funcionarios públicos, políticos y gobiernos, tomar medidas para prevenir el suicidio en cualquier rincón de nuestro país. “La muerte de Darío, nos trajo, aunque parezca difícil, la alegría de seguir viviendo, la esperanza que sólo viene de Dios” afirma Hernán. En este día nuestra Iglesia nos insta a mirar con nuevos ojos nuestra existencia, especialmente cuando estemos pasando por una dura prueba, y a mirarla a través de los ojos de Jesús, “el autor de la esperanza”, para que nos ayude a superar las situaciones difíciles, con la certeza de que las tinieblas se convertirán en luz.


124

Actualidad

Santiago de Cali, Septiembre de 2022

Madre Mercedes de Santa Teresita, testimonio de santidad para la Iglesia Para esta religiosa carmelita descalza su programa de vida era amar y servir Por: Carmelitas Seglares de Colombia

L

a Sierva de Dios profesó un voto heroico de hacer siempre lo más perfecto y de hacerlo todo por amor. Su causa de beatificación y canonización se abrió el 12 de diciembre de 2019 en la Diócesis de Garagoa, Boyacá. Oremos por los frutos de este proceso. “El amor es lo que cuenta en mi vida, todos mis actos deben girar en torno al amor; por tanto mi programa no ha de ser otro que amar y servir”: este fue el itinerario humano y cristiano que marcó la existencia de la Sierva de Dios madre Mercedes de Santa Teresita, una carmelita descalza que desde joven deseó hacerse religiosa y que hizo de su vida un testimonio de santidad que hoy mueve con determinación a la familia del Carmelo Descalzo de Colombia a impulsar su causa de beatificación y canonización. Merceditas, como cariñosamente se le llama por su estatura pequeña y la bondad de su alma, nació en Tunja el 18 de noviembre de 1930. Fue la hija única de Pablo Reyes y Matilde Sánchez, “unos padres inmejorables que fueron plasmando en mi corazón la semilla de la fe y me educaron cristianamente. Desde ese entonces fue gestándose mi vocación a la vida religiosa y cuando el Señor me llamó le di un Sí para siempre”. Sus hermanas de comunidad afirman que ella “se distinguió por un acendrado espíritu de fe, entrañable devoción a la Santísima Trinidad, a Jesús Eucaristía, a la Santísima Virgen y a su padre y amigo del alma San José. Tenía grandes cualidades humanas, inteligencia extraordinaria, don de gentes, capacidad de organizar, disponer y dirigir, intuición femenina; alegría que contagiaba porque le venía de una vida de intimidad con Dios. Todos estos dones los supo poner al servicio de la comunidad porque a ellos se juntaba su profundo espíritu de oración”. Esta monja carmelita descalza fue priora en el Monasterio de Villa de Leyva durante ocho trienios intermitentes y cinco años vicaria en la fundación del Monasterio de San José de Garagoa, al que llegó el 28 de

“Abandonémonos totalmente en las manos de Dios” – Madre Mercedes de Santa Teresita

enero del 2007. Dirá la Sierva de Dios: “No fue fácil, sentía que el corazón se partía, pero había una motivación más fuerte: obedecer a la voluntad de Dios que como a Abraham, a mis 76 años, el Señor me decía, “sal de tu tierra y de tu parentela y vete a una tierra que yo te mostraré; de ti haré una nación grande”. ¿Cómo decir no al que tanto me ha amado? Imposible. Además, yo le había pedido que quería hacer algo por la Orden y por la Iglesia, pero nunca llegué a imaginar que fuera esta fundación”. “Sólo después de su paso al Padre nos enteramos que había prometido, como voto heroico, hacer siempre lo más perfecto y hacerlo todo por amor. Voto imposible de cumplir con las fuerzas humanas. Era Cristo quien obraba en ella. Era de este pozo de donde sacaba la fortaleza inquebrantable para permanecer en pie cumpliendo su oficio”: comparten sus hermanas del Monasterio. Julián Andrés Gélvez Hernández, encargado de la comisión histórica de la causa de la madre Merceditas, cuyo proceso de beatificación y canonización se

abrió en la Diócesis de Garagoa el 12 de diciembre de 2019, afirma: “queremos que Merceditas sea una santa desde el Carmelo para la Iglesia. Estamos convencidos que ella vivió hasta lo más profundo de sí misma, hasta las

entrañas y hasta los tuétanos, esa presencia divina que la transformó en una hoguera que dio de sí luz y calor a muchas almas. Y sigue haciéndolo, sigue mostrándonos, incluso después de diez años de su vida definitiva, que el Dios en el que creemos está hambreado por dársenos”. “Reconocemos que en la vida de Merceditas, Dios se manifestó a Sí mismo y da a la Iglesia un signo potentísimo de su amor que sigue convocándonos hacia Sí. La proponemos como un nuevo modo de seguimiento de Cristo, al estilo de Santa Teresa de Jesús o de Santa Teresita del Niño Jesús. Su existencia en totalidad encierra una posibilidad novedosa de caminar junto al Maestro. Merceditas se muestra como un modelo expositivo de la vida en Cristo: ella es un Evangelio viviente, una Buena Nueva”: concluye Gélvez. Son muchos los testimonios de personas que han alcanzado una gracia especial de Dios por intercesión de la madre Merceditas, pues su deseo de obrar por el bien de las almas no tiene límites… trasciende a la eternidad. Intercedamos también nosotros por su causa y por todos aquellos que trabajan en ella, haciendo vida sus palabras: “Tengamos confianza que el timón está en manos de mi Padre”.


15 3

Santiago de Cali, Septiembre de 2022

Mes de la biblia “Dichosos los que escuchan la palabra de Dios y la cumplen” Lucas 11, 27-28 Por: Equipo de Pastoral Juvenil

S

eptiembre es un mes especial para los cristianos de habla hispana porque se celebra el mes de la Biblia, pero muchos de nosotros desconocemos el origen de dicha conmemoración. El origen de esta conmemoración es el 28 de septiembre de 1569, cuando el pueblo hispano tuvo por primera vez la Biblia completa en su idioma, traducida desde las lenguas originales (hebreo, arameo y griego). El Mes de la Biblia es una celebración personal y comunitaria. La palabra de Dios que lleva luz y vida a lo más profundo de nuestro ser, también nos invita

La Palabra de Dios lleva luz y vida a nuestro ser

a llevar esa buena nueva a cada rincón del planeta. Como jóvenes también tenemos la tarea de llevar el mensaje de Jesús a todos los rincones en especial a nosotros mismos, (jóvenes evangelizando jóvenes) iniciando por nuestra ciudad que tanto necesita de su palabra.

Por eso como Pastoral Juvenil extendemos la invitación, en especial a los jóvenes, a tener este mes una experiencia más cercana a la palabra Dios con una práctica muy sencilla que podemos realizar desde nuestra casa, como lo es la lectio divina. Esta practica se basa en orar con la palabra y

entrar en una reflexión de ella en nuestra vida. Se puede realizar con tres sencillos pasos: 1. Leer el texto bíblico: puedes seleccionar el evangelio del día para tener una guía o buscar una cita bíblica por tu mismo. 2. Reflexionar: piensa en ¿qué dice el texto?, ¿qué me dice el texto? y ¿a qué me invita el texto? 3. Para finalizar extiende una oración con la reflexión ya realizada. Es muy importante para nosotros los jóvenes enamorarnos de la palabra, ya que “La Biblia habla de Cristo, ella contiene el mensaje de salvación. Es por las Escrituras que nos encontramos con Dios y su hijo Jesucristo, llegamos a la fe y desarrollamos nuestra vida como hijos de Dios”, nos recuerda la Sociedad Bíblica Argentina.

Vicariato Apostólico de Guapi

El Petronio es más que música y arrechón Por: Pbro. Ariel Viáfara Hurtado Parroquia Santa Rosa de Lima

H

ace unas semanas se llevó a cabo la XXVI versión del Festival de Música del Pacífico Petronio Álvarez, en Cali, el evento más significativo para las músicas tradicionales de las comunidades afrodescendientes en Latinoamérica. El Petronio, como es denominado comúnmente, ha tomado mucha fuerza en el ámbito nacional e internacional, propiciando que cada año decenas de miles de personas disfruten de su contenido. Al son del folclor, la gastronomía, las bebidas típicas, los atuendos y su peculiar colorido expresan la riqueza de una región que es engalanada con sus sonidos, sabores, olores y vestimenta. Es un encuentro donde no existen etnias ni fronteras: colombianos, extranjeros, indígenas, mestizos y afros interactúan de manera alegre y pacífica, indicando que

todos podemos vivir juntos, comer, bailar, entrelazarnos, sentir la fuerza espiritual de la música sin odios, sin segregación, sin límites, aun siendo diferentes. Pero más que los sonidos externos y el goce que pueda suscitar este festival, su grandeza está mucho más allá de la música y el arrechón. En tantos niños, jóvenes y adultos que a través de estas manifestaciones expresan su territorio. Comunican la esencia de sus comunidades: su historia, su lenguaje, sus alegrías, sus tristezas, sus anhelos. Se expresan a sí mismos, expresan su identidad. La grandeza está en que muchos jóvenes que pudieron ser reclutados por un grupo armado o estar sumergidos en las drogas, cantan y construyen paz desde la cultura. Grandeza en tantas mujeres y hombres que toda su vida la han dedicado a cantar mientras realizan sus quehaceres cotidianos. Hoy lo hacen al mundo. Grandeza en el esfuerzo que hacen las agrupaciones para viajar horas y días por ríos, mares, carreteras para visibilizar aquello que aman. Ese sacrificio para conservar estas

“La cultura es un camino de transformación social”

expresiones propias son un mensaje político que busca dar a conocer un modo de sentir, vivir y ver el mundo, pero también las carencias que el Estado no ha sabido suplir. La cultura es un camino de transformación social. Salva vidas y es un lenguaje de las comunidades. Dignifica la vida del ser humano y despierta el quehacer de los pueblos. Es el cultivo del talento y las potencialidades que las personas llevan en su interior. Es una manera de relacionarse con los demás, con el entorno, consigo mismo y con Dios.

En la cultura hay toda una realidad holística que abarca muchas dimensiones y facultades humanas. El carácter espiritual de la cultura del pacífico es perceptible en sus cantos en honor a los santos, las fiestas del Señor y su alabanza sentida al creador. No puede haber paz sin cultura; con la cultura se construye la convivencia social. Por eso, es menester que el nuevo gobierno tenga una agenda clara para seguir apostándole a la transformación social desde las expresiones propias de los pueblos. Que se siga suscitando espacios desde los territorios para que se conserve la identidad de las regiones y para que con la voz ancestral se silencien las balas que muchas veces quieren opacar la fuerza de la cultura. Que el petronio siga posibilitando esa ventana para las tradiciones del pacifico, pero más que eso, le apueste a encarnarse en las periferias para luego visibilizar la fuerza que brota de los corazones de los negros, muchos de ellos destrozados por la violencia y el olvido.


126

Actualidad

¡Adquiere el tuyo!

FELIZ CUMPLEAÑOS

Calendario 2023

SEPTIEMBRE Ulloa Caicedo Gonzalo Guzmán Wilches Rodolfo Rebellón Rendón Cristian Camilo Serna Zapata Miguel Ángel Guerrero Forero Carlos Enrique, O.A.R. Forero Parra Manuel Felipe Gálvez Pineda Fernando Henao Diosa José Guillermo López Velásquez Ricardo Marcial Salgado Gómez Omar Herney Carmona Hincapié Guillermo Alberto Bernal Velazco Francisco Alejandro Cruz Rendón Luis Hernando Palacio Builes Iván Parrado Parrado Jorge Tulio Gallego Muñetón Juan Carlos Vanegas Gómez Luis Amado, C.J.M. Ortiz González Jhon Elisander, O.F.M. De los Ríos López Héctor Matute Cali John Leider Candamil Tafur Raúl Montes Martínez Diego Alejandro Torres Fajardo José Jonás Ortiz Ortiz Braulio Marcial Matíz Moreno Marco Antonio Pinzón Ardila Yoan Vargas Jhon Alberto, C.R. López Ramírez Andrés Mauricio Romero Álzate Juan Camilo Alvarado Camargo Luis Felipe Tobar Soto Charles Jamith Fernández Tamayo Cesar Augusto González Carrasquilla Álvaro

01 01 01 02 03 04 04 05 05 09 10 10 11 12 13 13 13 16 21 22 22 23 24 24 24 25 25 25 26 28 29 29 30

ANIVERSARIO DE ORDENACIÓN

SEPTIEMBRE

Años de

Día Servicio Hoyos Salcedo José Eugenio Narváez Acuria Kelvin Fabián Salcedo Gómez Alonso Ramos Escobar Jaime Humberto González Mercado Freddy Alberto Santacruz Valencia Oliver Giraldo Osorio Carlos Arturo Gómez Valderrama Ramón Elías Uribe Jaramillo Cesar Javier, S.J. Rodríguez Rincón Rafael Ángel Urrea Cerón Eduar, S.D.V. Santamaría Vásquez Juan David Ortiz Zapata Rubén Darío, O.F.M. Cap.

01 04 07 08 10 10 10 10 12 12 20 21 26

38 29 09 15 11 11 28 28 30 35 08 04 13

FALLECIMIENTOS

SEPTIEMBRE

Pbro. Rafael Jairo Calle Orozco Monseñor Anuar Ilian Botero Pbro. Juan Salvadó Góma Pbro. Samuel Hurtado Duque Pbro. Francisco Fernely Alvarado Pava

Santiago de Cali, Septiembre de 2022

12 15 16 20 22

No dejes pasar esta oportunidad de adquirir el calendario de la Arquidiócesis de Cali 2023 Reservalo llamando al (602) 889 0562 ext. 1050 o al correo electrónico comunicaciones@ arquicali.org