La Voz Católica Julio 2022

Page 1

“Que nosotros los sintamos a todos ustedes, creyentes en Cristo y fieles de la Iglesia, también unidos a nosotros, especialmente en este mes de los ejercicios espirituales. Contamos con su plegaria e intercesión ante el Señor.” † Darío de Jesús Monsalve Mejía, Arzobispo de Cali

No 262 SANTIAGO DE CALI, JULIO DE 2022

ISSN: 2462-9979 AÑO XXXI

VALOR $1000.00

NUEVOS

Presbíteros y Diáconos Una Arquidiócesis que se viste de esperanza

Presbítero Presbítero Presbítero Andres Elkin Yorleiner Rincón Alzate Domínguez Sánchez Navia Gómez

Presbítero Dilfredo Parra Parra

Presbítero John Faver Márquez Zuluaga

Alcalde agradece al Arzobispo de Cali

Presbítero Presbítero Diácono Cristian Camilo Juan Pablo Cesar Augusto Rebellón Rendón Castaño Cárdenas Ñañez Galindez

Presbítero John Leider Matute Cali

Mes de la Biblia 2022

>> Detalles página 5

>> Detalles página 9

NUESTRO PLAN ES

PBX: 320 716 5357

T

Presbítero Rodolfo Guzmán Wiches

I

T

U

L

A

R

+8

BENEFICIARIOS Con o sin parentesco

Presbítero Yoan José Pinzón Ardila

Diácono Steven Grisales Ortiz

Diácono Julián Adolfo Huérfano Guevara

Capilla Nuestra Señora del Carmen reabre sus puertas >> Detalles página 15


2

Editorial

Santiago de Cali, Julio de 2022

Avanza nuestro presbiterio

E

n este mes de julio 2022, no solamente tendremos Como Arquidiócesis y como presbiterio, nos queremos ubicar al centro de nuestra oración de intercesión a los bien en la sinodalidad eclesial, en la cultura del cuidado y en la presbíteros de nuestra Arquidiócesis, quienes hacen transición hacia una sociedad colombiana incluyente, pacífica y sus ejercicios espirituales de cada año, sino que diez con democracia real y participativa, entre otros grandes desafíos. recién ordenados el dos de julio, y tres nuevos diáconos, La historia avanza rauda hacia la meta de garantizar un futuro posible también alumnos de nuestros dos seminarios, nos y un equilibrio sostenible. Y Colombia y el continente americano, mueven a una especial oración de acción de gracias. viven procesos de alta sísmica social y política. A estos rápidos La llegada de nuevos obreros del Evangelio y pastores del Pueblo cambios tendremos qué responder desde la certeza de Cristo Jesús de Dios, que el Dueño de la miés nos concede, alienta nuestra y la comunión y asistencia del Espíritu Santo en la Iglesia. esperanza en poder brindar un mejor acompañamiento a todos los El presbiterio, el diakonio o comunidad de diáconos permanentes, creyentes en nuestros territorios y espacios funcionales, e, incluso, nuestros Seminarios San Pedro y Santiago, y la Escuela diaconal, cooperar con otras iglesias que carecen de sacerdotes suficientes. junto con el Arzobispo Coadjutor y este servidor que escribe, Pero, sobre todo, nos urge a cualificar buscaremos aunar esfuerzos para avanzar más nuestro compromiso de dar un buen y con nuestras comunidades y movimientos, cada vez mejor testimonio de Cristo, con el con nuestras instituciones y carismas. anuncio del Reino de Dios, la promoción de Que el Pueblo de Dios, imagen abier ta la familia y la conformación de verdaderas de la Iglesia hacia el mundo y de la comunidades cristianas, impulsando entre humanidad entera hacia Dios y hacia todos, fieles y pastores, una Iglesia sinodal. la Soberanía de Su Amor, nos sienta El Presbiterio o fraternidad sacerdotal, cercanos y dispuestos, sinceros y reúne a los pastores católicos de una consagrados. Que nosotros los sintamos Iglesia Particular en torno a Cristo y a los a todos ustedes, creyentes en Cristo fieles, con el Obispo y entre todos ellos, sin y fieles de la Iglesia, también unidos a discriminaciones generacionales, étnicas, nosotros, especialmente en este mes de sociales o de cualquier índole. los ejercicios espirituales. Contamos con Es una comunidad de enviados, servidores su plegaria e intercesión ante el Señor. y hermanos, que cuidan como “padres” a Avanza nuestro presbiterio hacia una quienes Dios hace sus hijos en Jesús. Y formación sacerdotal más enraizada y como “pastores” van delante, en medio cultivada en el vivir cotidiano de nuestras y detrás del “rebaño”, pero siempre “con gentes y comunidades parroquiales. A olor a oveja” y como “corderos en medio ello queremos responder con la Pastoral de lobos”, revestidos de paz y paciencia, Vocacional y de preseminario, al igual que listos a dar su vida por los demás. con la inauguración del “año propedéutico” Por: † Monseñor Darío de Jesús Ser “pastor” no es dejar de ser “oveja” en el seno de la comunidad parroquial de Monsalve Mejía sino estar “muy abeja” con los lobos y San Joaquín. Buscaremos que nuestro Arzobispo de Cali depredadores y “hacerse cargo” de los Seminario San Pedro Apóstol, que acoge demás, sobre todo las víctimas, los débiles jóvenes exbachilleres, esté más integrado e indefensos. en la espiritualidad y vida de los fieles, con Es encarnar “la cultura del cuidado” con un uso más pastoral y sostenible de sus actitudes, palabras y acciones que reproduzcan al Buen y Único instalaciones y con un grado de teología vivido como “año parroquial” Pastor, Jesucristo, superando el estigma y la ignominia del “abuso junto a los párrocos. a menores”, a personas vulnerables y, en general, a quienes nos Avanza nuestro presbiterio hacia una ciudadela sacerdotal depositan su confianza. que permita mayores niveles de calidad en la integración de la Esta “cultura del cuidado” apremia hoy a la Iglesia y a la vida sacerdotal, desde la vocación y formación básica, hasta la humanidad y se extiende a todos los campos de la vida y de la formación permanente y la ancianidad sacerdotal, las edades existencia humana, incluyendo “el cuidado de la casa común”. mayores y finales de la vida. La “sinodalidad”, que traducimos como “caminar juntos”, se Es una propuesta que tendrá su espacio físico de encuentro, vuelve ahora una necesidad global y local, territorial e institucional. interacción e integración entre todas las edades del sacerdote, La historia fusiona en esta “cultura”, en activa y pasiva, en modo desde aspirantes hasta “el consejo de los ancianos” y sabios de la reflexivo e imperativo, a la humanidad entera, a las instituciones y tribu, como diría alguien. los Estados, a las Iglesias y religiones. Avanza nuestro presbiterio con nuestras comunidades, En ese contexto nos corresponde hoy ser creyentes, cristianos fortaleciendo también el envío de presbíteros a especialización en y católicos. Y ser pastores, Obispos, Presbíteros y Diáconos. A el exterior y a la cooperación pastoral con otras Iglesias. Unos van, este contexto queremos direccionar hoy nuestra acción misionera, llegan ellos, salen otros. Un dinamismo formativo y solidario. evangelizadora y pastoral, comunitaria y diocesana. ¡Que seamos “alabanza de la gloria de su Gracia”! (Efesios 1,6).

Año 2022 No. 262 de Julio de 2022 Publicación Mensual ISSN: 2462-9979

Arzobispo de Cali Monseñor Darío de Jesús Monsalve Mejía Arzobispo Coadjutor de Cali Monseñor Luis Fernando Rodríguez Velásquez

Arquidiócesis de Cali Curia Arzobispal Cra. 4 No. 7-17 PBX: (602) 889 0562

DEPARTAMENTO DE COMUNICACIONES Delegado Arzobispal Pbro. José Over Gallego Londoño

Comunicador Social Periodista Oscar Andrés Orejuela Valero Diseño y Diagramación Bernardo Arcila Parra

Impresión Casa Editorial El Tiempo www.arquicali.org Los escritos de los colaboradores solo comprometen a quienes los firman.


3

Para reflexionar

Santiago de Cali, Julio de 2022

Retiros espirituales

Opinión † Luis Fernando Rodríguez Velásquez Obispo Auxiliar de Cali

Bula Pontificia

Estamos llamados a orar sin cesar

Por: Pbro. Germán Martínez R. Vicario Episcopal de Educación

D

ice el Evangelio de Marcos que Jesús “De madrugada, cuando todavía estaba muy oscuro, se levantó, salió y fue a un lugar solitario; y allí se puso a hacer oración” (1,35). Es un dato programático de la vida personal de Jesús de Nazaret, manifiesta su “modus vivendi”, su consagración total al Padre. Eso es la oración, un contacto con el mundo celestial. Por eso la oración no es mera palabrería, mediante ella cada persona recibe “una fuerza de lo alto”. El relato de Getsemaní lo señala claramente: al comienzo, Jesús cae de rodillas debido a su debilidad; al final, después de orar, obtiene la fuerza para levantarse y animar a sus discípulos. En el Evangelio de Lucas se añade que un ángel conforta a Jesús (22,43). Cuando Pablo dice que “ora sin cesar” (1 Tesalonicenses 1,2), se refiere sin duda, a las horas judías del día (amanecer, hora de tercia, sexta, nona, anochecer). Los primeros cristianos comenzaron a orientar la dimensión del tiempo conforme a Jesús, nos dejaron una gran lección: para entender a Jesús es necesario sincronizar nuestro reloj con el suyo. Los tiempos de oración a primera hora de la mañana, los laudes, el Oficio de Lecturas, las vigilias (cantos y oraciones nocturnas) tienen su origen en ese “ritmo oracional” de cada día. Jesús ora de madrugada porque cada día que despunta es símbolo del día del Señor. En el Antiguo Testamento, día es la palabra que señala la llegada de Dios al final de los tiempos. La aurora de cada día es el signo de que Dios viene con toda seguridad, Él

juzgará y esclarecerá todo. Con Jesús que ora de madrugada ha llegado la aurora del mundo renovado, la aurora del señorío pacífico de Dios. Jesús, en la madrugada, ora con la total certeza de que cuando no hay nadie, ni nada que lo distraiga, la realidad de Dios, el Dios presente y real está ahí con gran intensidad y entonces se hace de día, los pájaros despiertan, sale el sol y todas las cosas recobran sus colores. Dios tiene el “el tiempo en sus manos”, y a la aparente e interminable oscuridad del mal y del sufrimiento seguirá, sin duda alguna, el día claro y consolador. Esa es la certeza orante de Jesús, cuando habla del Padre como “el que siempre trabaja”, es decir como el Creador (Juan 5,17), está afirmando que Dios da cada día alimento a todos, viste hermosamente los lirios del campo y todas las criaturas descansan en sus manos. Pero a la oración pertenece no sólo la alabanza y la glorificación, sino también el lamento y la ausencia de Dios. Precisamente los monjes experimentan continuamente los largos periodos del vacío y la ausencia de Dios; Jesús confirma en la cruz, con su propia oración la legitimidad de tal vacío espiritual: “¿Por qué me has abandonado”? El desafío es orar sin cesar (ver Mateo 26,41; 1 Tesalonicenses 5,17). Y orar es estar quietos hasta que se oiga crecer la hierba, sólo entonces cabe la posibilidad de oír también algo de Dios. Pero para oír crecer la hierba hay que inclinarse profundamente porque orar no significa cabecear, sino luchar con Dios (ver Génesis 32, 233-32; Lucas 18, 1-8; Romanos 15,30). Julio y agosto son meses de retiros espirituales no exclusivamente para los sacerdotes, también los laicos hacen retiros de impacto (Effetá, Emaús, Ejercicios de fin de semana Ignacianos), todos, por el bautismo, estamos llamados a orar sin cesar.

Francisco, Obispo, Siervo de los Siervos de Dios, al Venerable Hermano LUIS FERNANDO RODRÍGUEZ VELÁSQUEZ, hasta ahora Obispo titular de Ilíberis y Auxiliar de la sede Metropolitana de Cali, instituido Coadjutor de dicha comunidad eclesial, mi saludo y bendición Apostólica. Los Obispos de la Iglesia Católica, cumpliendo la voluntad de Dios, en el ejercicio de su ministerio de enseñar, anuncian a los hombres el Evangelio de Cristo, que es de los primeros deberes confiados a ellos, llamándolos a la fe con la fortaleza del Espíritu o confirmándolos en la fe viva (cfr Christus Dominus, 12). Teniendo en cuenta estas consideraciones y atento a las necesidades pastorales de la comunidad encomendada a su cuidado, el Venerable Hermano Darío de Jesús Monsalve Mejía, Arzobispo Metropolitano de Cali, presentó una solicitud a la Santa Sede para que se le concediera un Obispo Coadjutor. Así, pues, acogiendo su deseo, recibimos su solicitud y, tras madura deliberación, decidimos elegirte, Venerable Hermano, para este cargo de tanta importancia, ya que tienes gran experiencia en el ministerio episcopal puesto que

has desempeñado el oficio de Auxiliar con mucha prudencia en dicha Arquidiócesis. Por consiguiente, con la plenitud de Nuestra potestad Apostólica, escuchada la opinión y el consejo de la Congregación para los Obispos, disuelto el vínculo de la sede titular y el de Obispo Auxiliar, te nombramos e instituimos Arzobispo Coadjutor de Cali con todos los derechos, facultades y obligaciones que a dicho oficio competen, según las normas del Código de Derecho Canónico. Estarás atento a que el clero y el pueblo de dicha Arquidiócesis conozcan esta Carta Nuestra, donde los invitamos a que colaboren contigo con amor y diligencia. Además, te encomendamos, Venerable Hermano, a la protección de la Bienaventurada Virgen María, y te exhortamos vivamente para que, en comunión con el Arzobispo Metropolitano de Cali, sirvan y enseñen al pueblo de Dios, siguiendo con cuidado el Magisterio de la Iglesia Católica en la predicación de la Palabra Divina. Dado en Roma, Letrán, el día veintidós del mes de abril, del año del Señor dos mil veintidós, décimo de nuestro Pontificado. FRANCISCO PP


Vicaría para el Servicio del Desarrollo Humano Integral

4 2

Santiago de Cali, Julio de 2022

Jesucristo se hizo pobre por ustedes (CF. 2 CO 8,9)

“La pobreza de Cristo nos hace ricos porque Dios, en su Hijo Jesús, eligió y siguió este camino.”

Por: Pbro. Dagoberto Cárdenas A. Vicario Episcopal para el Servicio del Desarrollo Humano Integral

E

n un país como el nuestro, que tiene el nivel más alto de pobreza y desigualdad de América Latina, la Jornada Mundial de los Pobres de este 2022 tendrá un significado muy especial y será a su vez, un llamado no solo, al gobierno que inicia un nuevo periodo, sino también a los creyentes para buscar los mecanismos más acertados y efectivos en la disminución de la pobreza, siendo esta la raíz y la consecuencia, podría decirse, de todos los males sociales que afecta nuestro país. El Papa Francisco acaba de publicar su mensaje que orientará la reflexión para esta Jornada y será la carta de navegación para que, por lo menos, el mundo cristiano católico actué ante el compromiso solidario con los hermanos necesitados. Esta Jornada 2022 se enmarca en el contexto de la guerra que se está viviendo entre Ucrania y Rusia, que nos deja un millar de pobres en estos países, sino que afecta el orden mundial, precisamente cuando se estaba saliendo de la crisis dejada por la pandemia y se vislumbraba una reactivación económica mundial. Ante esto, el Papa Francisco llega con la invitación —tomada del apóstol Pablo— a tener la mirada fija en Jesús, el cual «siendo rico, se hizo pobre por nosotros, a fin de enriquecernos con su pobreza» (2 Co 8,9).

El pasaje bíblico citado por el Santo Padre, nos muestra lo que sucedió con los cristianos de Corinto, que tras la gran colecta organizada por Pablo para la comunidad de Jerusalén que pasaba en el momento por grandes dificultades por la carestía que azotaba al país, ellos, siendo “muy sensibles y disponibles”, comenzaron a disminuir su compromiso por los más necesitados, cosa que preocupó a Pablo. Así sucede, según el Papa, también hoy. Por ello, el Papa hoy nos interpela a abrir las puertas para acoger a los que sufren las guerras, y en nuestro contexto colombiano a quienes están sufriendo las consecuencias de las diversas violencias y conflictos urbanos y rurales que no cesan en nuestro país. Afirma el Papa en su Mensaje que “mientras más dura el conflicto, más se agravan sus consecuencias”, señala que “a los pueblos que acogen les resulta cada vez más difícil dar continuidad a la ayuda” porque se empieza a sentir el peso “de una situación que va más allá de la emergencia”, por lo tanto, es necesario y urgente que cada uno de nosotros sigamos compartiendo lo poco que tenemos con quienes no tienen nada para que ninguno sufra. ¿Qué significa esto para nosotros? Que cada uno de los católicos vivamos verdaderamente el sentido de la Palabra que nos da las herramientas para permanecer en comunión y nos lleva a participar en comunidad con los demás, con el hermano y en especial con el más necesitado, y en este sentido se desarrolla la solidaridad que nos permite donarnos a los otros. En otras palabras, el Santo Padre

nos dice: “Pongan en práctica la Palabra y no se contenten sólo con oírla, de manera que se engañen a ustedes mismos a no ser oyentes distraídos sino como a ser verdaderos cumplidores de la Ley, y de esta manera seremos felices al practicarla”. Y llevarla a la práctica es ponernos “manos a la obra”, involucrándose directamente, sin delegar en nadie nuestra tarea. Urge entonces responder a las necesidades más apremiantes de los pobres, no dejar esta tarea única y exclusivamente a los jefes de Estado y a los gobernantes, sino que es una responsabilidad de todos y a su vez, recalca que esta respuesta no es quedarnos meramente un asistencialismo hacia los más necesitados, sino que se necesita “hacer un esfuerzo para que a nadie le falte lo necesario”, ante esto, el Papa aclara en su documento que “no es el activismo lo que salva, sino la atención sincera y generosa que permite acercarse a un pobre como a un hermano que tiende la mano para que yo me despierte del letargo en el que he caído”. En esta Jornada del Pobre 2022, el Pontífice a través de su mensaje, nos invita de igual manera, a reflexionar sobre “el valor que tiene el dinero para nosotros: no puede convertirse en un absoluto, como si fuera el fin principal. Tal apego impide observar con realismo la vida de cada día y nubla la mirada, impidiendo ver las necesidades de los demás. Nada más dañino le puede acontecer a un cristiano y a una comunidad que ser deslumbrados por el ídolo de la riqueza,

que termina encadenando a una visión de la vida efímera y fracasada”. Enfatiza que debemos asumir de manera permanente la actitud del Apóstol cuando escribió a los corintios: «No se trata de que ustedes sufran necesidad para que otros vivan en la abundancia, sino de que haya igualdad» (2 Co 8,13). Desde ya, en el hoy, debemos comprender y vivir “el amor recíproco entre los hombres y Dios, que nos hace llevar las cargas los unos de los otros para que nadie quede abandonado o excluido”, pero sobre todo comprender que “no estamos en el mundo para sobrevivir, sino para que a todos se les permita tener una vida digna y feliz. El mensaje de Jesús nos muestra el camino y nos hace descubrir que hay una pobreza que humilla y mata, y hay otra pobreza, la suya, que nos libera y nos hace felices”. Preparémonos para vivir esta oportunidad de tomar conciencia en la próxima Jornada Mundial de los pobres, el próximo 13 de noviembre que la Iglesia nos da y en nuestra Arquidiócesis la extendemos por una semana completa, empezando por entender que “la pobreza de Cristo nos hace ricos porque Dios, en su Hijo Jesús, eligió y siguió este camino. Si Él se hizo pobre por nosotros, entonces nuestra misma vida se ilumina y se transforma, y adquiere un valor que el mundo no conoce ni puede dar. La riqueza de Jesús es su amor, que no se cierra a nadie y va al encuentro de todos, especialmente de los que son marginados y privados de lo necesario”.


Santiago de Cali, Julio de 2022

5 3

Alcaldía de Cali

Carta de agradecimiento del Alcalde de Santiago de Cali al Arzobispo de Cali

S

antiago de Cali, 26 de abril de 2022 Monseñor DARÍO DE JESÚS MONSALVE MEJÍA Arzobispo de Cali Estimado señor arzobispo: Conocido el anuncio de su solicitud acerca del nombramiento de un obispo coadjutor con derecho a sucesión, vienen a la memoria un sinnúmero de momentos de ciudad que hemos compartido desde ese 21 de mayo de 2011, cuando en mi condición de Alcalde tuve el honor de darle la bienvenida como Arzobispo de Cali. Hoy, de nuevo al frente de la Administración, esta vez Distrital, lamento profundamente que usted se disponga para su retiro forzoso. En este segundo mandato vivimos momentos imaginados, dolorosos y cruciales como la pandemia y el “tsunami”, como denominó usted a la explosión social, hechos estos que pusieron

en crisis a todo el país y a nuestra amada Cali en particular. En estas circunstancias de enfermedad, tensión, incertidumbre, escasez y carencias económicas, usted como pastor de la iglesia católica supo interpretar el lado humano de aquel momento histórico, impulsado por su amor a Cali y el prójimo para propiciar, como siempre, la unidad en la inclusión y en la solidaridad para compartir con apego al evangelio y en un esfuerzo muy grande, “el

abrir la mesa para todos”, como afirmó en ese entonces. Ahora, cuando se cumple un año del momento más álgido de la crisis, recordamos que con su voz franca, valiente y consoladora se aproximó a orillas diferentes: gobierno, academia, empresariado, sectores juveniles y comunidad en general, para acompañar el único camino que identificamos como posible, el diálogo, mediante la pedagogía del encuentro que posibilita escuchar al otro para recu-

Alcalde de Cali reconoce y resalta la labor realizada por el Arzobispo de Cali

perar confianza y buscar, como usted lo pide, “salidas humanas y pacíficas” y concertar acuerdos respetando palabras, derechos y sobre todo, la vida, evitando una inminente catástrofe suscitada por odios y desencuentros. Compartimos el humano interés en la defensa de la vida y la paz, de la confianza y la solidaridad propiciando la reconciliación, para encontrar alternativas fortaleciendo las ciudadanías y marchando siempre por el camino de un diálogo que posibilite la construcción de puentes para facilitar la unidad. Valga la ocasión para reconocer su coherencia y su valioso liderazgo. Con seguridad, esta Cali que resucita empeñará su voluntad en atender su solicitud de “ser leales a la palabra, al amor y a la vida” y de “pasar del instinto de la conservación al de la colaboración”. Gracias Monseñor por su voz y presencia. Con gran aprecio, JORGE IVÁN OSPINA GÓMEZ Alcalde Santiago de Cali

Vicariato Apostólico de Guapi

La voz contundente del Pacífico en las elecciones presidenciales Por: Pbro. Ariel Viáfara Hurtado Parroquia Santa Rosa de Lima Vicariato Apostólico de Guapi

L

as pasadas elecciones presidenciales que han dado como ganador a Gustavo Petro y Francia Márquez para regir los destinos del pueblo colombiano han dejado muchas reflexiones y conclusiones para tener en cuenta. Es notable la votación que el nuevo presidente obtuvo en regiones como la Costa Pacífica: en el departamento del Chocó ganó con el 83%, en el Nariño con el 82%, en el Cauca obtuvo el 81% y un 65% en el Valle del Cauca. Esta votación tan amplia es muy diciente sobre lo que los ciudadanos de esta región viven en sus comunidades y el cambio que quieren construir en sus territorios. No es fruto del azar ni es un número aleatorio que los habitantes

de esta zona del país hayan tenido una tendencia tan marcada hacia un candidato. Lo que evidencia esto es que hay un grito de protesta por la manera como se ha venido manejando la política desde el ejecutivo en cuanto que no ha intervenido de manera eficiente para atender la crisis social que las comunidades enfrentan en materia de educación, violencia, desempleo y acceso a los demás servicios fundamentales. El Pacífico ha votado de manera contundente y decidida por el presidente electo, porque sus propuestas reflejan mayor sintonía con las necesidades que tienen estos municipios. Temas como el proceso de paz, oportunidades para los más vulnerables, la no fumigación con glifosato y la política económica que piensa desarrollar en el país, han sintonizado más con los electores de estos cuatro departamentos. El pueblo quiere algo diferente, porque dentro de las décadas que lleva la vida republicana en Co-

El Pacífico quiere ser tenido en cuenta

lombia nunca se han atendido con vehemencia los problemas de esta zona. Cada cuatro años se evidencia lo mismo y la situación sigue siendo igual y hasta peor. La gente ha votado con esperanza y con el deseo de que este sea un gobierno que vele por el bienestar común. El Pacífico quiere hacer sentir y expresar su descontento con tantos años de abandono y marginalidad en los que ha vivido con los Gobiernos. Ha expresado su voz de rechazo a la manera como se ha gobernado. Quiere ser escuchado

y tenido en cuenta en las políticas que se desarrollen en el país, a fin de cambiar la historia en estas comunidades olvidadas. Ha sido un mensaje claro que esta zona periférica quiere manifestar, donde con su grito desesperado ve con esperanza esta elección que Colombia ha gestado de manera nítida y trasparente. Cabe resaltar que en municipios como en Timbiquí la votación para el presidente electo fue del 98%, el 94% en Guapi, el 90% en López de Micay y el 89% en Iscuandé. Es un llamado que el pacífico le hace al nuevo gobierno para que intervenga de manera efectiva en la transformación de estas comunidades con iniciativas que generen calidad de vida y contribuyan con el bienestar integral de los habitantes. Se mira con buenos ojos esta elección y se espera que no sea un hecho simplemente electoral, sino que se convierta en obras concretas para esta población que ha alzado su voz para exigir un gobierno transformador.


6 2

Pastoral Afro

Santiago de Cali, Julio de 2022

Una visión afro de la misión entre indígenas y migrantes Por: Pastoral AfroCaleña

L

os pueblos indígenas de Vichada, Guainía, Vaupés y Amazonas, Colombia, tienen mucho en común con los de Amazonas, Venezuela, y Roraima, Brasil. Lo que en un lado se llama mañoco, en otro lado se llama fariña: la harina tostada y exprimida de yuca brava. Igual, el casabe es el mismo bijou del lado brasileño: una especie de arepa grande, dura y delgada, hecha con la misma yuca. Ambos se preparan con las mismas herramientas tejidas en fibras naturales, solo varía el nombre. El ajisero, el pescado hervido con mucho picante de este lado, es un pariente de la damorida roraimense, que es lo mismo, solo que con otras carnes. Del mismo modo que nuestros departamentos más orientales, Roraima también se consideraba un “territorio”, una categoría distante y secundaria, hasta que los países mejoraron sus constituciones. El pueblo afro, tan importante para Cali y el Valle, en toda esta área inmensa de llano y selva, es una minoría pequeña con poca visibilidad política. En Colombia llega como docentes o funcionarios públicos que vienen del Pacífico y el Caribe; en Roraima hablan inglés y vienen de Guyana, o hacen parte de una sorprendente inmigración haitiana. De todos modos, representan un porcentaje diminuto. Los migrantes venezolanos, en cambio, llegaron a Brasil por miles en las primeras oleadas y hoy apenas comienzan a asentarse. El gobierno de Jair Bolsonaro -un enemigo de los pueblos indígenas- le encargó a los militares la “Operación Acogida”, un intento de organizar la atención a la población migrante. Se ubicó a muchas familias en “abrigos”, campamentos o grandes superficies donde se les asistía y controlaba con reglas estrictas. Muchos se quedaron en la calle y el pueblo warao, indígena venezolano, se resistió a que se le desconocieran sus derechos culturales y luchó por espacios propios. Conocí este estado brasileño gracias a los misioneros de la Consolata, que nos enviaron, a dos laicos, una sicóloga y yo, un comunicador social de la Pastoral Afro de Cali, a acompañar a su Equipo Itinerante que sirve a los migrantes. Trabajaba en especial en ayuda de emergencia; hoy día se necesita una atención más integral, que se integre a las redes de organizaciones sociales brasileñas, que ayude a defender los derechos

Misioneros de la Consolata junto a indígenas warao en el Centro Cultural de Formación Indígena de Boa Vista, Roraima, Brasil.

de esa población en salud, educación, vivienda y, en especial, laborales y de acceso a la información. La mayoría de la población roraimense recibió beneficios al abaratarse la mano de obra, como aconteció con la construcción. Muchos brasileños, igual que los colombianos, desconocen por completo la realidad de esos beneficios económicos y explota y hasta humilla de forma profunda a esta población. En Boa Vista, la capital de Roraima, se les llega a pagar la mitad o menos de lo que se le paga a un brasileño. ¿Sabemos cuánto se les paga en promedio en Cali, en Cúcuta? A eso se le añaden las dificultades en el transporte y el acceso a casi todos los servicios. En Brasil, las ventajas de hablar portugués son evidentes: se consigue más rápido un empleo y se tie-

nen más posibilidades de “interiorización”, el plan de las instituciones brasileñas para repartir la migración entre varios estados y evitar que se acumulara toda en Roraima. ¿Cuál ventaja puede comparársele en Colombia? La sociedad roraimense y otras en situaciones similares precisan iniciativas de comunicación que ayuden a la población local a entender el drama de esta población hermana. También para que cada migrante conozca mejor la oferta institucional y de iglesias y organizaciones sociales. Es todo un reto para la Amazonia y la Orinoquia: reinan la concentración de la tierra, la extracción de minerales poco controlada y hasta agresiva con el medio ambiente, se les añade un racismo duro, en especial contra el indígena. Se favorece un capitalismo severo y

Joven indígena macushí grabando encuentro misionero en Roraima, Brasil.

mentiroso, que considera sagrada la propiedad del hacendado y las empresas pero no la de los pueblos indígenas. En Boa Vista, la capital de Roraima, los medios de comunicación son pobres y escasos; los periodistas locales prefieren trabajar con organizaciones de fuera, ya que después de la pandemia ni siquiera quedaron periódicos impresos y el servicio de internet en general da lástima, si es que se logra tener. ¿No es lo mismo en la Colombia cercana a la selva? Nuestra experiencia es muy importante para reconocer la cantidad de similitudes que tenemos entre estas regiones y el bioPacífico, la gran margen de selva de las costas occidentales de Panamá, Colombia y Ecuador. La Iglesia católica creó la REPAM, entre otras iniciativas, y mira ahora con más seriedad y cercanía los problemas de los pueblos amazónicos. Pero los más de mil pueblos indígenas de Brasil tendrán muchas más posibilidades de éxito si logran articularse con el pueblo afrobrasileño, el más grande en número y porcentaje en todo el continente. Cali y el Valle del Cauca pueden aprender de las experiencias sociales y eclesiales de la Amazonia y la Orinoquía, y aportar desde las riquezas afro e indígena del Pacífico, sin dejar de lado los logros del Caribe y las áreas andinas. Solo si construimos una lucha común y una voz unida, sorora y fraterna, lograremos reorientar la manía suicida que destruye la biodiversidad y la riqueza biológica y cultural, como el fuego entre la selva. Se atacan culturas que saben usar plantas y animales de formas que ni siquiera imaginamos. Está al alcance de la mano: todos nuestros pueblos quieren presentarle a Dios una tierra libre, próspera y llena de frutos de felicidad.


Santiago de Cali, Julio de 2022

Observatorio de Realidades Sociales

37

Retos para el nuevo gobierno de Colombia

Comunidades raizales yendo a votar en canoa en la segunda vuelta presidencial

E

l país puso a prueba su democracia y por primera vez en su historia tendrá un gobierno a cargo de un firmante de paz y una mujer de la periferia de la región Pacífico, sin duda un doble gesto político que nuevamente nos reubica en el camino necesario de sacar las armas y las violencias de la vida social, como también darle lugar a los territorios étnicos que han sufrido por tantos años el olvido social del centralismo. Pese al gran temor que teníamos de nuevos escenarios de violencia en el marco de las elecciones, y las tensiones producto de detenciones de jóvenes que participaron en el paro nacional, no se hicieron eco a ninguna provocación y el país votó en Paz... En Cali, ciudad en la que estaban puestos los ojos, se celebró la fiesta de la democracia en el sentido más literal posible: hubo fiesta, caravanas y una muchedumbre feliz hasta la madrugada del 20 de junio, que ahora debe enfrentar en el nuevo gobierno al menos tres desafíos que han estado golpeando de manera muy fuerte al país en los últimos años. Disminución de la desigualdad ¿Hasta cuándo seguirá siendo noticia que millones de colombianos no tengan ni dos comidas al día? En parte, la desigualdad en el país se convierte en el caldo de cultivo perfecto para la violencia y la proliferación de grupos al margen de la ley. Colombia requiere transformacio-

nes en materia de acceso a educación y alternativas reales de subsistencia para la población que nos saque del penoso ranking de ser el segundo país más desigual en América Latina. Necesitamos alternativas como estímulos al emprendimiento joven y la puesta en marcha de ese ambicioso proyecto de ampliación de cobertura en educación superior para dotar de posibilidades a nuestros jóvenes. Implementación del acuerdo de paz con las Farc, protección y garantías para la vida El nuevo presidente recibe un país en el que, tan solo en lo que va corrido del 2022, se han registrado 158 víctimas en el marco de 44 masacres y 89 líderes y 21 firmantes de paz asesinados. Cifras que, en parte, expresan las dinámicas violentas que imperan en el país tras la desmovilización de la guerrilla más antigua del continente. El gran diálogo nacional nos convoca también a desnaturalizar la barbarie como expresión política, pero también a reconocer que el estado de la implementación de los acuerdos es precaria: se requiere mayor protección de líderes y la implementación de medidas que permitan al Estado garantizar la seguridad en los territorios. Disminución de la deforestación de la Amazonía y protección a la naturaleza Tan solo en este año, en Colombia se taló una extensión de bosque equivalente a 8.952 campos de futbol y este hecho no solo afecta el futuro del país, sino que acaba con el pulmón más grande del mundo. Muchas son las ame-

nazas que se ciernen sobre estos bosques de vital importancia: los intereses de explotación minera, la extensión de la frontera agrícola y la proliferación de cultivos ilícitos. Se requiere la implementación de una política integral de protección medioambiental y de respeto a las comunidades que coexisten en comunión con la madre tierra. Finalmente, recalcamos la necesidad de acompañar lo que se ha propuesto como diálogos locales

y regionales para un acuerdo nacional que posibilite una agenda de país de amplia diversidad que nos posibilite caminar unidos en la territorialización de la paz, el cumplimiento de acuerdos, una presencia del Estado más consciente de las necesidades de las comunidades en los territorios, una presencia que cuide la vida, que tienda a suprimir las desigualdades estructurales y proteja nuestros bosques por encima de intereses transnacionales.


8 2

Lo que celebramos

Santiago de Cali, Julio de 2022

MO ME NT OS DE LA

SEMANA

20 AR QU ID IO CE SA NA 22

Clínica Imbanaco

Clínica Christus Sinergia

Clínica Nuestra Señora de los Remedios

Hospital Isaías Duarte Cancino

Fundación Clínica Infantil Club Noel

Clínica Nueva de Comfenalco Valle

Hospital San Juan de Dios

Hospital Carlos Holmes Trujillo

Hospital Mario Correa Rengifo

Fiesta Patronal Nuestra Señora de los Remedios

II Semana de la Teología

Hospital Universitario del Valle


Santiago de Cali, Julio de 2022

Lo que celebramos

39

Mes de la Biblia 2022

Inscríbete y participa en las actividades

Por: Pbro. Diego Fernando Ospina Arias Coordinador de la Delegación Arquidiocesana de Pastoral Bíblica

L

a Arquidiócesis de Cali, a través de la Delegación Arzobispal de Pastoral Bíblica coordinada por un equipo de docentes de la Facultad de Teología, Filosofía y Humanidades de Unicatólica invita a la celelebración arquidiocesana del mes de la Biblia durante septiembre de 2022 con el tema “Los profetas: centinelas del proyecto liberador y humanizador de Dios”. Fechas y momentos: El mes de la Biblia se celebrará entre el 5 de septiembre y el 1 de octubre, en dos momentos, así: Primer momento. La realización de cuatro encuentros semanales presenciales y/o virtuales siguiendo la cartilla elaborada por la delegación bíblica. Los encuentros ocurrirán en las cuatro semanas transcurridas desde el lunes 5 de septiembre hasta el jueves 29 de septiembre. Los cuatro encuentros semanales abordarán los siguientes temas: 1. El profeta perseguido por ser conciencia crítica de los gobernantes: 2 Sam 12,1-24; 1 Re 21,17-29; Jer 37,6-21 // Jer 1,410; 20,7-18; Is 6,1-11; Am 7,1017; Ez 33,1-9 2. El profeta denuncia la injusticia social: Am 2,6-7a; 4,1-3; 5,10-14; Is 10,1-2; Miq 2,1-3; Jer 22,13-19

3. El profeta voz esperanzada y consoladora: Miq 7,7-8.18-20; Is 49,8-19; 60,1-5.15-22; 62,1-12; Os 14,2-10. 4. Jesús, el profeta por excelencia: Lc 4,16-30; Lc 13,31-35; Mc 8,27-30 La temática de los encuentros se recoge en la cartilla, que será enviada a los correos de las parroquias y de todos aquellos que estén interesados, a la vez que se colgará en la página web de la arquidiócesis para que pueda ser descargada de allí. La cartilla seguirá el mismo esquema de los años anteriores: Primer Momento: Ambientación: símbolo – canto - video Segundo Momento: Hecho de vida Tercer Momento: Reflexión Bíblica a. Textos bíblicos b. Lo que dicen los textos (pistas para la reflexión) c. La relación de los textos con la vida.

d. Compromiso: Fruto de lo anterior y en silencio, cada uno presentará al Señor el compromiso que le queda. Cuarto momento: Oración. Segundo momento. Cierre de la conmemoración con el congreso bíblico-teológico presencial/virtual los días viernes 30 de septiembre y el sábado 1 de octubre. Con ponentes nacionales e internacionales, y con experiencias pastorales, alrededor del tema: El profetismo en América Latina, legado y desafíos. El Congreso Bíblico-Teológico, promovido y organizado por la Facultad de Teología, Filosofía y Humanidades de Unicatólica, llega este año a su quinta versión Internacional y la undécima Nacional. El tema que tendrá en esta ocasión el congreso, girará en torno al profetismo que será abordado a partir de las siguientes aristas: Una mirada general al profetismo bíblico.

Encuentros presenciales

El profeta Amós defensor de la justicia social. El profetismo del Señor Jesús. Las mujeres profetisas en la historia de la salvación. El papel profético de la vida consagrada. Temáticas que serán desarrolladas por los siguientes ponentes: Pbro. Dr. Eduardo Arens. Pbro. Dr. Gonzalo de la Torre Dra. Olga Consuelo Vélez P. Mg. Tarsicio Gaitán Fr. Edgar Santos A su vez, se contará con las siguientes experiencias pastorales de trabajo profético: Legado de monseñor Gerardo Valencia Cano Testimonio sobre la hermana Yolanda Cerón Fr. Mario Toro: La Provincia Franciscana de San Pablo Apóstol: 40 años al servicio de los pobres P. Javier Giraldo: el compromiso en la defensa y promoción de los derechos humanos Para la inscripción se pueden comunicar con los números: 5552767 Ext. 1810 y 1330. Cel. 322 692 0748 O al correo: asistente.teologia@unicatolica.edu.co Así entonces, con los dos momentos descritos y sus respectivas actividades, proponemos celebrar el mes de la Biblia en nuestra Arquidiócesis de Cali. Desde ya los invitamos a disponernos para que el acercamiento académico-pastoral al profetismo, nos ayude a fortalecer nuestra vocación profética recibida en el bautismo, y tan urgente y necesaria en el contexto actual.


120

Lo que celebramos

Santiago de Cali, Julio de 2022

Mensaje del Santo Padre Francisco para la II Jornada Mundial de los Abuelos y de los Mayores (24 de julio de 2022) “En la vejez seguirán dando fruto” (Sal 92,15)

Q

uerida hermana, querido hermano: El versículo del salmo 92 «en la vejez seguirán dando frutos» (v. 15) es una buena noticia, un verdadero “evangelio”, que podemos anunciar al mundo con ocasión de la segunda Jornada Mundial de los Abuelos y de los Mayores. Esto va a contracorriente respecto a lo que el mundo piensa de esta edad de la vida; y también con respecto a la actitud resignada de algunos de nosotros, ancianos, que siguen adelante con poca esperanza y sin aguardar ya nada del futuro. La ancianidad a muchos les da miedo. La consideran una especie de enfermedad con la que es mejor no entrar en contacto. Los ancianos no nos conciernen —piensan— y es mejor que estén lo más lejos posible, quizá juntos entre ellos, en instalaciones donde los cuiden y que nos eviten tener que hacernos cargo de sus preocupaciones. Es la “cultura del descarte”, esa mentalidad que, mientras nos hace sentir diferentes de los más débiles y ajenos a sus fragilidades, autoriza a imaginar caminos separados entre “nosotros” y “ellos”. Pero, en realidad, una larga vida —así enseña la Escritura— es una bendición, y los ancianos no son parias de los que hay que tomar distancia, sino signos vivientes de la bondad de Dios que concede vida en abundancia. ¡Bendita la casa que cuida a un anciano! ¡Bendita la familia que honra a sus abuelos! La ancianidad, en efecto, no es una estación fácil de comprender, tampoco para nosotros que ya la estamos viviendo. A pesar de que llega después de un largo camino, ninguno nos ha preparado para afrontarla, y casi parece que nos tomara por sorpresa. Las sociedades más desarrolladas invierten mucho en esta edad de la vida, pero no ayudan a interpretarla; ofrecen planes de asistencia, pero no proyectos de existencia. Por eso es difícil mirar al futuro y vislumbrar un horizonte hacia el cual dirigirse. Por una parte, estamos tentados de exorcizar la vejez escondiendo las arrugas y fingiendo que somos siempre jóvenes, por otra, parece que no nos quedaría más que vivir sin ilusión, resignados a no tener ya “frutos para dar”. El final de la actividad laboral y los hijos ya autónomos hacen disminuir los motivos por los que hemos gastado muchas de nuestras energías. La consciencia de que las fuerzas declinan o la aparición de una enfermedad pueden poner en crisis nuestras certezas. El mundo —con sus tiempos acelerados, ante los cuales nos cuesta mantener el paso— parece que no nos deja alternativa y nos lleva a interiorizar la idea del descarte. Esto es lo que lleva al orante del salmo a exclamar: «No me rechaces en mi ancia-

¡La visita a los ancianos solos es una obra de misericordia en nuestro tiempo! nidad; no me abandones cuando me falten las fuerzas» (71,9). Pero el mismo salmo —que descubre la presencia del Señor en las diferentes estaciones de la existencia— nos invita a seguir esperando. Al llegar la vejez y las canas, Él seguirá dándonos vida y no dejará que seamos derrotados por el mal. Confiando en Él, encontraremos la fuerza para alabarlo cada vez más (cf. vv. 14-20) y descubriremos que envejecer no implica solamente el deterioro natural del cuerpo o el ineludible pasar del tiempo, sino el don de una larga vida. ¡Envejecer no es una condena, es una bendición! Por ello, debemos vigilar sobre nosotros mismos y aprender a llevar una ancianidad activa también desde el punto de vista espiritual, cultivando nuestra vida interior por medio de la lectura asidua de la Palabra de Dios, la oración cotidiana, la práctica de los sacramentos y la participación en la liturgia. Y, junto a la relación con Dios, las relaciones con los demás, sobre todo con la familia, los hijos, los nietos, a los que podemos ofrecer nuestro afecto lleno de atenciones; pero también con las personas pobres y afligidas, a las que podemos acercarnos con la ayuda concreta y con la oración. Todo esto nos ayudará a no sentirnos meros espectadores en el teatro del mundo, a no limitarnos a “balconear”, a mirar desde la ventana. Afinando, en cambio, nuestros sentidos para reconocer la presencia del Señor, seremos como “verdes olivos en la casa de Dios” (cf. Sal 52,10), y podremos ser una bendición para quienes viven a nuestro lado. La ancianidad no es un tiempo inútil en el que nos hacemos a un lado, abandonando los remos en la barca, sino que es una estación para seguir dando frutos. Hay una nueva misión que nos espera y nos invita a dirigir la mirada hacia el futuro. «La sensibilidad especial de nosotros ancianos, de la edad anciana por las atenciones, los pensamientos y los afectos que nos hacen más humanos, debería volver a ser una vocación para muchos. Y será

una elección de amor de los ancianos hacia las nuevas generaciones». Es nuestro aporte a la revolución de la ternura, una revolución espiritual y pacífica a la que los invito a ustedes, queridos abuelos y personas mayores, a ser protagonistas. El mundo vive un tiempo de dura prueba, marcado primero por la tempestad inesperada y furiosa de la pandemia, luego, por una guerra que afecta la paz y el desarrollo a escala mundial. No es casual que la guerra haya vuelto en Europa en el momento en que la generación que la vivió en el siglo pasado está desapareciendo. Y estas grandes crisis pueden volvernos insensibles al hecho de que hay otras “epidemias” y otras formas extendidas de violencia que amenazan a la familia humana y a nuestra casa común. Frente a todo esto, necesitamos un cambio profundo, una conversión que desmilitarice los corazones, permitiendo que cada uno reconozca en el otro a un hermano. Y nosotros, abuelos y mayores, tenemos una gran responsabilidad: enseñar a las mujeres y a los hombres de nuestro tiempo a ver a los demás con la misma mirada comprensiva y tierna que dirigimos a nuestros nietos. Hemos afinado nuestra humanidad haciéndonos cargo de los demás, y hoy podemos ser maestros de una forma de vivir pacífica y atenta con los más débiles. Nuestra actitud tal vez pueda ser confundida con debilidad o sumisión, pero serán los mansos, no los agresivos ni los prevaricadores, los que heredarán la tierra (cf. Mt 5,5). Uno de los frutos que estamos llamados a dar es el de proteger el mundo. «Todos hemos pasado por las rodillas de los abuelos, que nos han llevado en brazos»; pero hoy es el tiempo de tener sobre nuestras rodillas —con la ayuda concreta o al menos con la oración—, junto con los nuestros, a todos aquellos nietos atemorizados que aún no hemos conocido y que quizá huyen de la guerra o sufren por su causa. Llevemos en nuestro corazón —como hacía san José, padre tierno y solíci-

to— a los pequeños de Ucrania, de Afganistán, de Sudán del Sur. Muchos de nosotros hemos madurado una sabia y humilde conciencia, que el mundo tanto necesita. No nos salvamos solos, la felicidad es un pan que se come juntos. Testimoniémoslo a aquellos que se engañan pensando encontrar realización personal y éxito en el enfrentamiento. Todos, también los más débiles, pueden hacerlo. Incluso dejar que nos cuiden —a menudo personas que provienen de otros países— es un modo para decir que vivir juntos no sólo es posible, sino necesario. Queridas abuelas y queridos abuelos, queridas ancianas y queridos ancianos, en este mundo nuestro estamos llamados a ser artífices de la revolución de la ternura. Hagámoslo, aprendiendo a utilizar cada vez más y mejor el instrumento más valioso que tenemos, y que es el más apropiado para nuestra edad: el de la oración. «Convirtámonos también nosotros un poco en poetas de la oración: cultivemos el gusto de buscar palabras nuestras, volvamos a apropiarnos de las que nos enseña la Palabra de Dios». Nuestra invocación confiada puede hacer mucho, puede acompañar el grito de dolor del que sufre y puede contribuir a cambiar los corazones. Podemos ser «el “coro” permanente de un gran santuario espiritual, donde la oración de súplica y el canto de alabanza sostienen a la comunidad que trabaja y lucha en el campo de la vida». Es por eso que la Jornada Mundial de los Abuelos y de los Mayores es una ocasión para decir una vez más, con alegría, que la Iglesia quiere festejar con aquellos a los que el Señor —como dice la Biblia— les ha concedido “una edad avanzada”. ¡Celebrémosla juntos! Los invito a anunciar esta Jornada en sus parroquias y comunidades, a ir a visitar a los ancianos que están más solos, en sus casas o en las residencias donde viven. Tratemos que nadie viva este día en soledad. Tener alguien a quien esperar puede cambiar el sentido de los días de quien ya no aguarda nada bueno del futuro; y de un primer encuentro puede nacer una nueva amistad. La visita a los ancianos que están solos es una obra de misericordia de nuestro tiempo. Pidamos a la Virgen, Madre de la Ternura, que nos haga a todos artífices de la revolución de la ternura, para liberar juntos al mundo de la sombra de la soledad y del demonio de la guerra. Que mi Bendición, con la seguridad de mi cercanía afectuosa, llegue a todos ustedes y a sus seres queridos. Y ustedes, por favor, no se olviden de rezar por mí. Roma, San Juan de Letrán, 3 de mayo de 2022, fiesta de los santos apóstoles Felipe y Santiago. FRANCISCO


Santiago de Cali, Julio de 2022

Vicaría para el Servicio del Desarrollo Humano Integral

11 3

Erradicar los odios y fomentar la esperanza es el camino para el verdadero cambio Por: Adriana Lozada V. Vicaría para el Servicio del Desarrollo Humano Integral

E

stos últimos meses los colombianos vivimos momentos y situaciones muy difíciles, estresantes a raíz de la contienda electoral, la salud mental de casi todos, por decir algo, quedó muy alterada, puesto que afloraron los sentimientos más oscuros que un ser humano puede experimentar, como los odios, las rabias, la violencia, alimentados por los algunos medios de comunicación y las redes sociales, naturalizando la difamación y la calumnia, dejando por fuera toda ética y respeto por la fama y la dignidad de las personas. A la violencia ocasionada por el conflicto armado, vivida durante muchos años, se le suma la desatada en las redes sociales, cuyo detonante han sido los discursos cargados de odio, racismo, xenofobia, noticias falsas, estigmatizaciones, prejuicios y persecuciones que agudizó la división total de la sociedad colombiana. Esto tiene consecuencias reales en la vida y en la salud de las personas puesto que producen un daño directo a la salud mental, además promueve la exclusión, la intolerancia, la vulneración de sus derechos, la violencia y hasta la muerte. En esta contienda electoral reinó la difusión de informaciones y noticias falsas para conseguir adeptos de un lado u otro, convirtiéndose en la mejor estrategia para hacer política y la manera más discutida para manipular las emociones de los más débiles y convertir al rival como un enemigo personal y social. Todo ello conllevó a desmarcar la línea que separa lo virtual con lo real, trayendo como consecuencia que dentro de los grupos de amigos, familiares y compañeros de trabajo se trenzaran peleas, rompiéndose amistades y vínculos de fraternidad existentes. El Papa Francisco en la encíclica Fratelli Tutii con relación a esta situación dice que hay una gran ebullición en los medios digitales de “formas insólitas de agresividad, de insultos, maltratos, descalificaciones, latigazos verbales hasta destrozar la figura del otro, en un desenfreno que no podría existir en el contacto cuerpo a cuerpo sin que terminemos destruyéndonos entre todos. La agresividad social encuentra en los dispositivos móviles y ordenadores un espacio de ampliación sin igual”.

Construyamos un mejor país por las vías de la fraternidad y la amistad social

Cabe recordar las palabras del Papa Francisco en su visita a Colombia, como un llamado de atención para todos y muy actual para el momento: “De nada sirve silenciar los fusiles si seguimos armados en nuestros corazones. De nada vale acabar una guerra si aún nos vemos los unos a los otros como enemigos”. Según el Relator Especial sobre Cuestiones de las Minorías de las Naciones Unidas, Fernand de Varennes, “los esfuerzos en la lucha contra el tsunami de odio y xenofobia en las redes sociales parecen estar fracasando en gran medida debido a que el odio está aumentando, no disminuyendo”, a su vez, expresa que “la gran mayoría de las víctimas del discurso de odio en línea, son las mujeres y los miembros de grupos minoritarios, pero las mujeres mucho más de forma desproporcionada”. Esto lo pudimos constatar con los ataques hacia Francia Márquez por su raza y las condiciones de vida de donde proviene, así como la cosificación de las mujeres y los machismos presentes en los mensajes de uno y otro lado de las campañas electorales. Es muy preocupante para el desarrollo de esta sociedad colombiana iniciar un periodo presidencial tan divida y, sobre todo, odiándose los unos con los otros. Todo esto nos demuestra la necesidad de una verdadera y profunda reconciliación como un lugar de encuentro fraterno de todas y todos, que inicie con la reconstrucción de la credibilidad y la confianza personal, colectiva e institucional, así como del reconocimiento del otro como distinto, como hermano, como hijos de Dios, puesto que Jesús nos mostró que el amor al prójimo es, en definitiva, la puesta en práctica la fe que profesamos. Para que este país coja el rumbo hacia el cambio, la reconciliación y la paz, se debe además de saber, sentir, que en el corazón de todo hombre y de toda mujer siempre alberga el deseo de una vida ple-

na, y que, en cada ser humano, Dios ha infundado la fraternidad, para que esta sea la esencia para vivir en comunión con los otros, reconocernos no como enemigos o contrincantes, sino como hermanos para acoger y querer. La Palabra de Dios nos ayuda a discernir las diversas situaciones y nos entrega el manual verdadero de convivencia pacífica y de amor para vivir realmente felices en medio de las diferencias y esto es poner en práctica la fraternidad y la amistad social como las vías más indicadas para construir un país mejor, más justo y pacífico, con el compromiso de todos. Por tanto, la fraternidad, debe promoverse no sólo con palabras, sino con hechos, el respeto por los pensamientos de los otros permite un verdadero diálogo que nos lleva a dar un paso adelante frente a la polarización, contrario, como lo expresa el Papa Francisco, “la falta de diálogo, que implica que ninguno, en los distintos sectores, está preocupado por

el bien común, sino por la adquisición de los beneficios que otorga el poder, o en el mejor de los casos, por imponer su forma de pensar” tal cual se vivió en las pasadas elecciones. Hoy que iniciamos un nuevo gobierno que pregona un cambio para Colombia, nosotros también debemos cambiar, el orgullo por la humildad, el odio por el amor, los egos por la fraternidad, el miedo por la confianza. La invitación entonces, es acercarnos, reconocernos, buscar los puntos de encuentro y aquellos que nos distancian, mirar las diferencias con fraternidad; en otras palabras, buscar oportunidades nuevas que nos permitan construir juntos, sin miedos, con respeto una nueva Colombia. Seamos como dice el Papa Francisco, “los héroes del futuro” porque fuimos capaces de romper esa lógica enfermiza y decidimos “sostener con respeto una palabra cargada de verdad, más allá de las conveniencias personales” en pro del bien común.


122

Unicatólica

Santiago de Cali, Julio de 2022

Condiciones institucionales, una apuesta por la calidad de UNICATÓLICA Por: Javier Meriño Polo

L

a razón de ser de UNICATÓLICA se centra en alcanzar la calidad en cada uno de sus procesos, desde los académicos hasta los administrativos; por eso, día a día trabajamos por escalar peldaños que nos lleven a cumplir esta meta. En esta ocasión, hablaremos sobre las condiciones institucionales de la Institución y la importancia para su funcionamiento. Pues bien, de acuerdo con el Decreto 1330 de 2019 emanado por el Ministerio de Educación Nacional, las condiciones institucionales de calidad, son las características necesarias a nivel interno que facilitan y promueven el desarrollo de las labores formativas, académicas, docentes, científicas, culturales y de extensión de las instituciones educativas en coherencia con su naturaleza jurídica, tipología, identidad y misión. Así como de las distintas modalidades de programas ofertados, en procura del fortalecimiento integral de la Institución y la comunidad académica; todo lo anterior, en el marco de la transparencia y la gobernabilidad. Bajo este sentido, con la radicación y cumplimiento de dichas condiciones establecidas en el decreto, se expresa el quehacer de UNICATÓLICA y su oferta educativa, siendo elementos que contribuyen a la verificación y evaluación realizada por pares académicos y la Comisión Nacional Intersectorial de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior - CONACES, en el marco de la autonomía universitaria y la diversidad de las instituciones de educación superior.

UNICATÓLICA en busca constante de la calidad en todos sus procesos

¿Cómo se constituyen? Las condiciones institucionales constituyen un conjunto de los elementos de la autorregulación y evaluación de las condiciones de calidad, reglamentadas en el Decreto 1075 de 2015, modificado por el Decreto 1330 de 2019 y reguladas en la Resolución 015224 de agosto de 2020.

A su vez, el Sistema Institucional de Aseguramiento de la Calidad se enmarca en la Política Institucional de Calidad, a partir del compromiso de sus directivos y demás colaboradores, de garantizar y velar por la calidad de sus procesos; para lo cual se establece la Ruta de Condiciones Institucionales, mecanismos necesarios para las buenas prácticas de planeación, control y rendición de cuentas que permiten impulsar una cultura de mejoramiento continuo en toda el actuar institucional. Actualmente, UNICATÓLICA se encuentra en la etapa 4: “Socialización de documentos y preparación de visita”. Este proceso es necesario, puesto que exige una

Fuente: MEN - Decreto 1330 de 2019

importante preparación de todos los miembros de la comunidad universitaria, a fin de contar con un concepto favorable por parte del Ministerio de Educación Nacional, en el trámite de verificación de cumplimiento de las condiciones institucionales; lo cual permite avalar el compromiso permanente con la calidad en la totalidad de

los procesos de la Institución, lo que implica la tarea continua de implementar mecanismos que permitan asegurar el cumplimiento de su misión, los propósitos institucionales y el fortalecimiento de la comunidad universitaria en sus múltiples potencialidades. Lo anterior, legitimará la gestión y otorgará las aprobaciones para obtener y renovar el registro calificado de los programas académicos, con el fin de seguir ofreciendo un servicio educativo en circunstancias de calidad. UNICATÓLICA espera que este proceso permita mostrar a la comunidad caleña y vallecaucana, los logros establecidos en las metas y objetivos institucionales; las fortalezas de los programas académicos de la Institución como un todo, a través de una cultura de mejoramiento continuo y el uso eficiente de los recursos.

13, 14 y 15 de agosto


Santiago de Cali, Julio de 2022

13 3

Pastoral de Catequesis

Ecos de la II Semana de la Teología Hacia una teología con corazón de mujer

Por: Pedro Antonio Ortiz C. Escuela de Discipulado Misionero

L

a II Semana de la Teología 2022, Hacia una teología con corazón de mujer, se desarrolló en la Arquidiócesis de Cali siendo coordinada por la Vicaría para la Evangelización, como un espacio de reflexión que nos permitió acercarnos cada vez más al mundo y a nuestro apostolado, esta vez teniendo como eje central el rol de la mujer en la Iglesia. En medio de las conferencias impartidas, se escucharon voces que pidieron dar desde la teología nuevos lenguajes, para que la palabra de luz al caminar en el apostolado de la mujer, rescatando que para el Papa Francisco hace falta la mujer en los niveles de diligencia, de decisión, dejando que el sentido de los fieles (sensus fidelium) sea cada vez más reconocido y valorado por la institucionalidad eclesial. Por esto, algunos de los y las exponentes insistieron en que el caminar juntos es que podamos hablar juntos, discernir juntos, planear juntos y para esto se requiere una conversión pastoral, que iluminada por la Carta a los Romanos en su capítulo 16, permita que la palabra de Dios ayude a recuperar la dignidad de la mujer en la prác-

La Madre Gabriela del Amor Crucificado reflexionó sobre la Palabra con ojos de mujer

tica, hasta llegar a una verdadera Iglesia sacramento de comunión. Esto implica conocer y comprender el mundo en el que vivimos, sus expectativas, sus aspiraciones y su índole muchas veces dramática y es en esta realidad donde la teología contemporánea se pregunta si la mujer es feliz, la teología se pregunta sobre esto, mira la realidad y da una palabra de luz sobre lo que dice Dios de la mujer, sobre su realidad, sobre sus sueños y esperanzas y la Iglesia debe dar respuesta con un proceso, un espacio que dignifique cada vez más a la mujer. Dentro de esta semana de reflexión teológica se dio una pa-

labra también a los movimientos feministas que lograron poner en un plano relevante los derechos de la mujer que solo desde los años 50 del siglo pasado lograron tener ciudadanía y ejercer sus derechos de manera cada vez más plena, sin llegar hoy a ser suficiente su inclusión en en la vida social, política, cultura, económica y aún menos en el ámbito religioso. Se resaltó igualmente que la teología debe volver a la Palabra de Dios y rescatar en ella a las patriarcas de la fe, a las apóstolas de Jesús, y al rol protagónico que no siempre es visible en la biblia por el fuerte contenido machista de la realidad histórica en la que fueron escritos sus libros.

Pero esto no puede dejar de pasar desapercibido que fueron ellas las primeras en ver al resucitado y estar de pie y de frente en el caminar de la Iglesia primitiva. Se debe desmitificar los relatos de la mujer victimaria del Génesis, y rescatar cada vez más a Rebeca, Judith, Ester, entre otras muchas mujeres que hicieron historia en medio del plan de salvación de Dios para la humanidad. Se debe dar, desde la teología, nuevos lenguajes, para que la Palabra de Dios de luz al caminar de esta sociedad y de la Iglesia que aún está en deuda con la mujer. El mismo Jesús en su vida ministerial supo dar el sitial histórico y religioso que merecen las mujeres y que se fue opacando por la fuerte cultura machista de la sociedad de los primeros años del cristianismo. Se concluye que la falta de pedagogías y caminos ciertos no nos hacen resaltar textos como el de Gálatas 3, 28, donde el mismo San Pablo reconoce la igualdad de las mujeres frente a los hombres y su eminente ejercicio práctico en la vida de la fe que reconoce a hombres y mujeres como herederos del Reino de Dios como promesa a quienes le sirven. Quedan estas reflexiones que deberán servir para que el caminar de esta Iglesia arquidiocesana se sienta animada a buscar, encontrar y caminar caminos ciertos de sinodalidad eclesial.

La jornada contó con la participación de Taliana Vargas, exseñorita Colombia.

Los Arzobispos de Cali resaltaron la importancia de la mujer en la Iglesia

La Dra.Olga Vélez invitó a que la Iglesia sea Reino donde hombres y mujeres se sienten por igual


124

Diaconado Permanente

Santiago de Cali, Julio de 2022

Jesucristo como único fin del hombre Por: Juan Carlos Cuellar C. Escuela Diaconal Pablo VI

C

uando nos detenemos de manera consciente y responsable a preguntarnos sobre cuál es el fin del hombre, y de qué manera podemos encontrar la verdadera realización y felicidad que nos dé plenitud como persona, descubrimos que nadie es absolutamente feliz en esta vida. A veces la gente piensa que lo sería si pudiera alcanzar todo lo que desea. Pero cuando lo consiguen; salud, riqueza y fama; una familia cariñosa y amigos leales encuentran que aún les falta algo. Todavía no son sinceramente felices. Siempre queda algo que su corazón anhela. Hay personas más sabias que saben que el bienestar material es una fuente de dicha que decepciona. Con frecuencia, los bienes materiales son como agua salada para el sediento, que en vez de satisfacer el ansia de felicidad, la intensifica. Muchos sabios y pensadores e incluso no creyentes, o algunos que en alguna oportunidad se declararon abiertamente ateos, después de una experiencia transcendental o sobrenatural, han llegado a una

Dios nos llama a buscar su Amor como fuente de felicidad

conclusión y han descubierto que no hay felicidad tan honda y permanente como la que brota de una viva fe en Dios y de un activo y fructífero amor de Dios. Pero incluso estos sabios encuentran que su felicidad en esta vida nunca es perfecta, nunca completa. Más aún, son ellos, más que nadie, quienes conocen lo inadecuado de la felicidad de este mundo, y es precisamente por eso, por el hecho de que ningún humano es jamás perfectamente dichoso en esta vida, por lo que encontramos una de las pruebas de la existencia de la felicidad imperecedera que nos aguarda tras la tumba. Pero incluso si las riquezas materiales o espirituales de esta vida

pudieran satisfacer todo anhelo humano, todavía quedaría el conocimiento de que un día la muerte nos lo quitaría todo y nuestra felicidad sería incompleta. En el encuentro con Dios, por el contrario, no solo seremos felices con la máxima capacidad de nuestro corazón, sino que tendremos, además, la perfección final de la felicidad, al saber que nada nos la podrá arrebatar. Está se encuentra asegurada para siempre. Por eso estoy seguro que, Dios, que es infinitamente bueno, no pondría en los corazones humanos esta ansia de felicidad perfecta si no hubiera modo de satisfacerla. Dios no tortura con la frustración a

las almas que habitan en las creaturas que el creado. El misterio de Dios, se nos presenta en su múltiple conexión con la Trinidad Beatísima. En la cruz se revela el verdadero rostro de Dios la fidelidad del Padre a su amor paterno; el amor del Hijo obediente al Padre; y la fuerza del Amor don, el Espíritu Santo, capaz de transformar el sufrimiento en Redención. Y para concluir sin ser este el momento de volver hacia atrás con todo lo anterior mencionado en este escrito, sobre cuanto ya hemos dicho a lo largo de todo este, nuestro recorrido; finalicemos enunciando, de la manera como se contempla el misterio de la redención: «En el Evangelio de Juan se descubre la lógica más profunda del misterio salvífico contenido en el designio eterno de Dios como expansión de la inefable comunión del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Es la lógica divina, que del misterio de la Trinidad lleva al misterio de la Redención del mundo por medio de Jesucristo». Porque el hombre y las demás criaturas racionales alcanzan el último fin conociendo y amando a Dios, y esto no lo consiguen las otras criaturas, que logran el último fin por participación de alguna semejanza de Dios, porque existen, viven o incluso conocen.


15 3

Actualidad

Santiago de Cali, Julio de 2022

Capilla del Nuestra Señora del Carmen reabre sus puertas Por: Fray Edwin Yamir Orduña Gonzalez, O.P

H

an transcurrido alrededor de dos décadas, desde que los frailes Dominicos presentes en la ciudad de Cali debieron cerrar las puertas de la capilla Nuestra Señora del Carmen, ubicada en pleno centro histórico y corazón de la Sultana del Valle, espacio que servía de templo a sus vecinos en la esquina de la carrera 6ª con calle 5ª. Con inmensa alegría y mucha expectativa vemos una luz que nos lleva a la reapertura de este espacio de encuentro, oración y oasis para el espíritu y la vida de los caleños y transeúntes. El desarrollo de apertura de este lugar va de la mano con el inicio de la capellanía en Comfenalco Valle en la que los frailes apoyarán y fortalecerán procesos de acompañamiento espiritual dirigidos

La capilla se ubica en pleno centro histórico de Cali

a la formación integral de quienes conforman la comunidad Comfenalco en medio de un principio entre diálogo, fe, cultura mediante una labor pastoral concreta por la fe en

Jesucristo, la vida litúrgica y sacramental. Hoy damos gracias a Dios por esta oportunidad que se va vislumbrando y desde ya nos unimos a la oración de todos ustedes

Con su reapertura se invita a acudir a este espacio de encuentro y oración

para una pronta apertura y retorno a este lugar, que actualmente se encuentra haciendo unos últimos arreglos y optimizando todo de tal manera que en próximos meses tenga-

mos la dicha de escuchar aquellas mismas palabras que Dios dirigía por medio del profeta Isaías: «yo los traeré a mi santo monte, y los alegraré en mi casa de oración». (Is. 57,7).

Jornada Arquidiocesana de Infancia y Adolescencia Misionera Por: Pbro. Juan Camilo Romero A. Delegado Arquidiocesano para la Pastoral de Misiones y OMP

E

l pasado 11 de junio en la parroquia Jesús de Nazareth se realizó la Jornada Arquidiocesana de Infancia y Adolescencia Misionera con el lema: “Caminando Juntos Somos Testigos Alegres de Jesús”. Este alegre encuentro buscó animar y acompañar el camino sinodal de los niños y adolescentes de distintas parroquias de la Arquidiócesis de Cali, con el apoyo de la Pastoral de Misiones, de los párrocos, asesores y padres de familia. Fue una jornada de teatro, música, canto y danza donde se pudo reflexionar con niños y jóvenes el camino de discípulos y misioneros con Jesús en el espíritu sinodal. Se concluyó con una gran fiesta eucarística, la cual contó con la participación de nuestro Arzobispo Coadjutor, Monseñor Luis Fernando Rodríguez Velásquez, quien motivó a todos los presentes a vivir la Iglesia como misión.

El Arzobispo Coadjutor invitó a vivir la Iglesia como Misión

Niños vivieron una jornada artística y de fe

Sean testigos alegres de Jesús


126

Actualidad

Celebración del Mes

FELIZ CUMPLEAÑOS

Santiago Apóstol 25 de julio

JULIO Acevedo Ospina Edward Galeano Rodríguez José Fernando Toro Agudelo Jesús Ramiro Hernández Álvarez Diego Fernando Céspedes Loaiza Raul Darío Gómez Carmona Juan Fernando Cortes Peñuela Carlos Alexis Marmolejo Borrero Yerson Mauricio Caicedo Velasco Bernardo Arturo Echeverry Acosta Gustavo Adolfo Alvarado Zegarra Rojas Javier Paz Buendía Gersaín González Castaño José Julián, C.M. Castaño Zapata Francisco Hernán Duque Solarte Jhon Sair Bohórquez Abad Jorge Eduardo Gómez Muñoz Edward Lopez Restrepo José Abelardo Arenas Rodríguez Jesús Orlando Rivera González Santiago, S.X. Villegas Arenas Efraín, O.S.B. Barona Loaiza Mauricio Suarez Maldonado Miguel Adolfo Estrada Giraldo Mauricio Agudelo Valencia Jonathan

01 05 08 08 09 11 12 12 12 13 13 15 16 16 19 19 20 20 22 25 26 29 29 29 31

El 25 de julio la Iglesia celebra la Fiesta de Santiago el Mayor, uno de los doce apóstoles elegidos por Cristo. El apóstol Santiago destaca en la historia de la Iglesia en virtud de su empuje evangelizador, que lo llevó a tierras tan lejanas como las de la península ibérica. Se le suele representar vestido de peregrino, o como soldado montado en un caballo, blandiendo una lanza, en actitud de lucha, plasmando de alguna manera aquello que San Juan Crisóstomo dijo de él: “Fue el apóstol más atrevido y valiente”. El apóstol Santiago es conocido también por haber preparado el camino para que la Virgen María sea reconocida como “Pilar” de la Iglesia y de la hispanidad extendidas por el globo. El Papa Francisco, en febrero de 2014, al reflexionar sobre los conflictos armados, señaló que Santiago nos da un consejo sencillo: “Acérquense a Dios y Él se acercará a ustedes”.

ANIVERSARIO DE ORDENACIÓN

JULIO

Años de

Día Servicio Vanegas Gómez Luis Amado, C.J.M. Rodríguez Ardila Francisco Gómez Carmona Juan Fernando Cabezas Quiñones Francisco Armando Maya Tirado Oscar Antonio Torres Fajardo José Jonás Molina Cardona Jhon Jairo

04 05 11 12 13 17 30

40 30 07 17 47 62 17

FALLECIMIENTOS

JULIO

Mons. Saúl Aramburo Orejuela Mons. José Bernardo García Ayala Carlos Muñoz Colmenares

Santiago de Cali, Julio de 2022

05 18 20

ORACIÓN A SANTIAGO APÓSTOL PARA PEDIR SU INTERCESIÓN ¡Gran Apóstol Santiago, familiar cercano de nuestro Señor y aún más cercano a Él por lazos espirituales! Al ser llamado por Él entre los primeros discípulos y ser favorecido con Su especial intimidad, tu respondiste con gran generosidad, dejándolo todo para seguirle a la primera llamada. También tuviste el privilegio de ser el primero de los Apóstoles en morir por Él, sellando tu predicación con tu sangre. “Atronador” en el entusiasmo en la tierra desde el cielo, te has mostrado defensor de Su Iglesia una y otra vez, apareciendo en el campo de batalla de los Cristianos para derrotar y dispersar a los enemigos de la Cruz, y llevar a los descorazonados Creyentes a la Victoria. Fuerza de los Cristianos, refugio seguro de aquellos que te suplican con confianza, oh, protégenos ahora en los peligros que nos rodean. Que por tu intercesión, nuestro Señor nos conceda Su Santo Amor, filial temor, justicia, paz y la victoria sobre nuestros adversarios, tanto visibles como invisibles, y sobre todo, que un día nos conceda la felicidad de verlo y tenerlo con nosotros en el cielo, en tu compañía y la de los ángeles y santos para siempre. Amén. Fuente: ACI Prensa