Issuu on Google+

F a m i l ia , S a n t

6. ORACIÓN FINAL Dios, concédenos serenidad para aceptar las cosas que no podemos cambiar fácilmente, valor para cambiar las que sí podemos, y sabiduría para reconocer la diferencia que existe en cada una de las personas con las que convivo para aceptarlas y amarlas tal como son.

de l Am o

r y d e la V id a

rio ua

PASTORAL

FAMILIAR DIÓCESIS DE SONSÓN-RIONEGRO

“Es el Señor: Reunidos en su nombre” Año 5 • No. 9 • Octubre de 2010

MATERIALES: Biblia que debe estar situada en un lugar del comedor, un cirio y flores.

LA MOTIVACIÓN EN LA FAMILIA 1. OBJETIVO

Te lo pedimos por vuestro amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Conocer y reconocer los estímulos significativos, en cada uno de los miembros de la familia, como estrategia de comunicación, convivencia y crecimiento familiar y cristiano; al descubrir qué es lo que nos mueve a realizar las cosas de una manera mucho mejor para todos.

2. BENDICIÓN DE LA MESA Bendícenos, Señor, y bendice estos alimentos que de tu generosidad vamos a recibir. Que la energía obtenida de ellos, le sirva a nuestra familia para glorificarte, caminar hacia una mayor entrega, una mejor convivencia y una ayuda recíproca que nos lleve cada vez a una mayor plenitud familiar, viviendo las virtudes de la Santa Familia de Nazaret. Te lo pedimos por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

3. MOTIVACIÓN

Distribuciones Turquesa Ltda.

Carrera 48 No. 51-85 Tels. 531 0421 - 531 3759 Rionegro-Antioquia

Calle 51 No. 47-90 Tels. 531 24 33 - 531 99 83 Rionegro-Ant.

LITODOSMIL 531 1068 RIONEGRO

CORTESÍA:

EQUIPO ÁREA DE PASTORAL FAMILIAR

Al hablar de la motivación en familia, hacemos referencia a aquellos estímulos o actividades que nos llevan a hacer de la vida en familia un espacio más agradable y de crecimiento para todos los miembros de la misma. Para esto, es necesario tener en cuenta que en la cotidianidad tenemos intereses, necesidades, gustos y deseos, que nos llevan a actuar, de tal manera que nuestros objetivos y metas, se cumplan con mayor agrado,


o que la convivencia en ciertos lugares -por ejemplo en el hogar- se vuelvan menos conflictivos y de mayor aprendizaje. Reconocer la diferencia en los integrantes de la familia, permite que en situaciones determinadas pongamos a prueba valores aprendidos. Se debe tener claro que cada miembro de la familia tiene motivaciones diferentes, intereses y gustos personales, que hacen que la convivencia pueda ser un espacio de crecimiento y aprendizaje al compartir con los otros. Nuestra vida en familia es un espacio donde buscamos la felicidad, la cordialidad, el respeto, la tolerancia y el amor; reconocer en el otro la posibilidad de construir mi felicidad, hace que día a día luchemos por construir espacios adecuados y sanos para la convivencia. Es así, como nuestra relación familiar, debe tener como base el reconocimiento de las cualidades y aspectos positivos de sus miembros, pero este reconocimiento debe exteriorizarse, debe expresarse y hacer saber a los otros esos aspectos positivos para reforzarlos y que se fortalezcan; esta práctica continua al interior de la familia, se convierte en un ir y venir, pues los otros miembros aprenden a convertir la relación familiar, en un espacio de crecimiento, de reconocimiento y de motivación para los mismos. Pero ¿qué conductas pueden ser motivantes para la familia? Palabras alentadoras, consejos oportunos, reconocimiento de cualidades, de valores, de habilidades y destrezas, mostrar interés por las actividades, gustos y preferencias de los demás, no dejar pasar sin reconocimiento algunas fechas especiales (cumpleaños, aniversarios, amor y amistad, día de la madre, del padre, navidad, año nuevo, etc. – teniendo en cuenta nuestras posibilidades económicas y costumbres familiares). Vivir en alegría y armonía familiar, no es tan difícil, se necesita tener en cuenta: ?Que si uso frases o palabras positivas y afectivas con mis familiares, posiblemente obtendré lo mismo de ellos, fortaleciendo un ambiente mucho más agradable y de mayor comunicación. ?En lugar de estar permanentemente corrigiendo y/o resaltando con frecuencia aquellos aspectos que no me gustan, es mejor, resaltar las cualidades, los valores, los logros o cambios positivos, y así, permitir que ellos, sientan que deben modificar o continuar algunos comportamientos.

4. LA PALABRA DE DIOS NOS ILUMINA Evangelio San Mateo 7, 1-5. No juzguen a los demás y no serán juzgados ustedes. Porque de la misma manera que ustedes juzguen, así serán juzgados, y la misma medida que ustedes usen para los demás, será usada para ustedes. ¿Qué pasa? Ves la pelusa en el ojo de tu hermano, ¿y no te das cuenta del tronco que hay en el tuyo? ¿Y dices a tu hermano: Déjame sacarte esa pelusa del ojo, teniendo tú un tronco en el tuyo? Hipócrita, saca primero el tronco que tienes en tu ojo y así verás mejor para sacar la pelusa del ojo de tu hermano". Palabra de Dios.

5. PAUTAS PARA DIALOGAR A partir de la motivación que se nos propone en esta Cena, no queda de más, indagar ciertos aspectos que ayudan al mejoramiento de las estrategias para motivar a mi grupo familiar, conversemos… ? ¿Cuáles son los gustos que tengo como persona?, indaga a cada uno de los que componen la familia. ? Ahora, cada miembro de la familia, piense y con palabras suaves diga a los demás miembros de su familia qué es lo que le más le incomoda; y al mismo tiempo qué lo motiva a realizar sus tareas de manera agradable. ? Así mismo, intentemos mencionar eventos o situaciones donde te interesaste más por la basura del ojo ajeno que del propio (en forma de anécdota o historia pasajera). ? Voluntariamente uno de los que hace parte de esta reflexión; menciona las metas o logros que se ha propuesto en lo que queda de este año, y en qué cree que lo podrían ayudar las personas que están a su alrededor. Así mismo, lo hará otro voluntariamente, hasta que culminen todos los presentes. ? ¿Qué tipo de motivación sería el más acorde en nuestra familia, según lo escuchado de cada uno de los miembros aquí reunidos?


CENA