Page 1

AÑO 31

NÚMERO 93

DIÓCESIS DE SONSÓN RIONEGRO

AGOSTO - SEPTIEMBRE DE 2004

El próximo 17 de octubre

Se inicia Año de la Eucaristía Mediante una carta circular titulada “Yo soy el Pan vivo”, Mons. Ricardo Tobón Restrepo, Obispo de la diócesis, promulgó la celebración en la diócesis del año eucarístico al que convocó a toda la Iglesia S.S. Juan Pablo I I, con ocasión de la

solemnidad del Corpus Christi. Se iniciará con celebraciones especiales en todas las parroquias el 17 de octubre y tendrá distintas dimensiones, según la circular episcopal: espiritual, litúrgica, misionera, social y mariana. Ver pág inas 2 y 4 páginas

El desplazamiento, la gran injusticia En el marco de la semana por la paz, la Pastoral Social de la diócesis y la Corporación Vida, Justicia y Paz del oriente antioqueño llevaron a cabo el XVI Foro por la Paz, con el tema “El desplazamiento: la gran injusticia social en nuestra región”, acto que tuvo lugar en el auditorio Monseñor Flavio Calle Zapata de la Universidad Católica de Oriente.

CONTENIDO La Voz del Pastor: La Eucaristía y la paz .................... 2 Teología desde la vida misma ...... 3 Acontecer Pastoral .......... 4, 12 y 13 Familiarizarnos con la Palabra de Dios ................... 5 La espiritualidad del clero diocesano ........................ 7 Retos de la familia ........................ 11 Nuestras Capillas .......................... 16

Ver pág inas 6 y 1 3 páginas 13 P.1

P.2 P.1

P.3

P.4

P.5

P.6

P.7

P.8-9 P.10 P.11 P.12 P.13 P.14 P.15 P.16

Catedral de San Nicolás, de Rionegro:

200 años de vida y de historia. Ver pág inas 8 y 9 páginas


La Voz del Pastor

2

La Eucaristía y la paz Las luchas por la paz

las huellas de la dura lucha librada y luego les desea: “la paz esté con Ustedes” (Jn. 20,19.21.26). Esta paz la da no como un regalo para tenerlo y disfrutarlo en secreto, sino como una semilla que hay que sembrar y difundir por el mundo entero. Por eso, no sólo es preciso esforzarnos seriamente por cultivar en nuestro corazón sentimientos de paz, sino que urge comprometernos, aun a grandes costos, a instaurar la paz en nuestros hogares, decidirnos a ser testigos y constructores de paz en las relaciones con las personas con quienes vivimos o trabajamos, aportar cuanto podamos para llegar a una auténtica paz en nuestra sociedad.

Estamos iniciando el especial “Año de la Eucaristía”, que en la pasada solemnidad del Corpus Christi ha propuesto a la Iglesia el Papa Juan Pablo II. Un año que, como decía en la carta que dirigí a toda la diócesis para animar y orientar esta iniciativa, nos ofrece Mons. un amplio espacio para la oración, Ricardo Tobón para la catequesis y para el comRestrepo Obispo promiso social. Quisiera comentar de Sonsón hoy este último aspecto, que esRionegro bozaba diciendo: “La celebración de un Año de la Eucaristía, con la particular situación de pobreza y de violencia que vivimos en nuestra comunidad diocesana, exige que nos comprometamos con el servicio a los pobres, la defensa y la promoción de la vida de cada persona, la búsqueda y el testimonio de la reconciliación, el trabajo sin desmayos por la justicia y la paz”. La historia hace memoria de todos los esfuerzos en se que ha empeñado la humanidad por lograr la paz. Podríamos recordar igualmente, en nuestra diócesis, las súplicas que se han elevado al cielo, las jornadas educativas, los contactos y diálogos, las marchas y actividades que se han promovido, el trabajo silencioso y perseverante sembrando la verdad y el bien entre los hombres. Sin embargo, no obstante todo esto, tenemos presentes también las terribles pruebas que la humanidad sigue soportando al constatar cómo estalla la violencia en diferentes partes del mundo y las desilusiones y desastres que nuestra misma comunidad diocesana sigue sufriendo entre lágrimas y sangre. Con todo, los cristianos no nos rendimos. Sabemos que podemos contar siempre con la ayuda de Dios, que los recursos de la persona humana son enormes y que el camino de la historia avanza, sin posibilidad de retorno, hacia una plenitud que no tendrá fin. Desde la fe, nos afianzamos en las palabras que pronunció Jesús durante la última cena: “Mi paz les dejo, mi paz les doy. No se las doy como la da el mundo” (Jn. 14, 27). Qué bueno que hoy pudiéramos comprender en toda su profundidad y acoger, como es debido, estas palabras que nos llenan de consuelo y de esperanza.

La verdadera paz es fruto de la Pascua del Señor

La Eucaristía nos introduce en la dinámica de la paz

cies del pan y del vino, su persona toda entregada hasta la muerte, anticipando en el sacramento de la Eucaristía lo que viviría en el Calvario. De este modo nos dio “su paz”. San Pablo comenta: “Él es nuestra paz: el que de los dos pueblos hizo uno, derribando el muro que los separaba, la enemistad (...) por medio de la cruz” (Ef 2, 14. 16). Entregándose a sí mismo, Cristo nos dio su paz. Su paz no es como la del mundo, hecha a menudo de astucias y componendas, cuando no también de atropellos y violencias. La paz de Cristo, síntesis de todos los bienes prometidos por Dios, es fruto de su muerte y resurrección. El acto supremo de obediencia al Padre y de amor a los hombres que hace Jesús, hasta la inmolación total de sí mismo, inaugura una nueva forma de ser y de vivir en la que el corazón humano ya no cree en el poder del odio y de la violencia, sino que opta siempre por las vías de la reconciliación que une a los hombres con Dios y entre sí. La paz de Cristo es el trofeo de su “guerra” contra el mal del mundo, librada y vencida con las armas de la verdad y el amor; es su experiencia profunda de libertad y de triunfo sobre el pecado y sobre la muerte, que, a partir de su Cruz, es una posibilidad real en el interior de cada persona y en el camino histórico de la humanidad.

Por eso, cuando Cristo resucitado se aparece a Entremos espiritualmente en el cenáculo para sus discípulos los saluda dándoles la paz. Pricontemplar a Cristo que nos ofrece, bajo las espe- mero les muestra en sus manos y en su costado P.1 P.5 P.6 P.7 P.8-9 P.10 P.11 P.12 P.2 P.3 P.4

Es verdad que nosotros los discípulos de Cristo, no pocas veces, nos sentimos tentados a usar la violencia y a dejarnos guiar por el egoísmo. Por tanto, necesitamos ese memorial perenne de la muerte y resurrección del Señor, que es la Eucaristía, para tener delante de nuestros ojos su entrega e inmolación en el amor y así sentirnos llamados permanentemente a perdonar, a trabajar sin descanso por la reconciliación, a preferir en toda ocasión a los más débiles y necesitados. Ese es el sentido del rito de la paz, que nos damos antes de la comunión; es la proclamación de que creemos en el amor con el que Jesús venció la violencia; es la experiencia de que todos somos un solo cuerpo animado por los frutos del Espíritu Santo: amor, alegría, paz, paciencia, benevolencia, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio de sí (cfr. Gal. 5,22). La Eucaristía es, por tanto, un sacramento que nos encamina a la paz verdadera al ser fuente de reconciliación que nos pide estar en comunión con Dios y con los hermanos, que nos hace promotores eficaces del perdón descalificando todo método violento, que nos lleva a entrar en la dinámica del “pan partido por todos” poniéndonos al lado de los más pobres y despreciados. Vivamos este año de la Eucaristía como una ocasión propicia para intensificar nuestra apremiante súplica al “Príncipe de la paz” porque cesen los odios, se respete la vida y no se cometan más ofensas contra la dignidad y los derechos de los hombres y los pueblos. Aprovechemos este año de gracia para continuar difundiendo por los caminos de nuestra diócesis el anuncio de la paz, que el mundo no puede dar y que Cristo nos ha dejado en la misma cena en que instituyó la Eucaristía. P.13 P.14 P.15 P.16


Editorial

Teología desde la vida misma

E ditorial:

realidad el paso de Dios Hay una enorme distanpor nuestra historia, el cia entre estudiar teología papel de la Iglesia ante el y hacer teología. Normaldolor, el camino del hommente nosotros hemos sido bre que ha visto pisoteaestudiosos del saber teolóda su dignidad. gico. Hemos recorrido la historia del desarrollo del Cuando leemos la Paladogma con fidelidad, a veces incluso minuciosamen- Mons. Iván Cadavid bra desde la vida misma de nuestro pueblo, se nos te. Conocemos las principaOspina les escuelas teológicas y Vicario Episcopal de hace presente un Dios que en el dolor aparece cercahasta tenemos posiciones Pastoral no y solidario, consolador y críticas frente a ellas. Nos dador de fortaleza, generalmovemos con relativa facilidad en el compendio de la teolo- mente oculto pero saliendo a cada gía, manejamos más o menos bien paso al encuentro del hombre atrilos principales temas que tienen que bulado. Es el Dios del éxodo y del ver con la fe católica, utilizamos con exilio, es el Dios del pueblo oprimido propiedad los conceptos teológicos, por poderes extranjeros, el Dios de incluso hacemos alarde de ellos en los pobres de las últimas centurias nuestras predicaciones, tal vez sin del AT, el Dios de Jesús abandonado detenernos a pensar si los fieles los a la hora decisiva de su sacrificio reentienden suficientemente. Gracias dentor, el Dios del Apocalipsis que a Dios procedemos de escuelas de sufre la persecución implacable de formación generalmente muy fieles los poderes de este mundo. Cómo es al magisterio eclesiástico y poco afi- de sugestiva la imagen de este Dios cionadas a las novedades muchas que aparece en la debilidad y no en la fuerza, en los límites y no en el veces peligrosas para la fe. centro de la vida, como decía Pero otra cosa es hacer teología, Bonhöeffer. construir una síntesis teológica coLa Iglesia en épocas de crisis está herente, tener la capacidad de tomar la Palabra divina, fuente nece- llamada a ser sacramento de ese saria del quehacer teológico, y ex- Dios oculto y silencioso mediante traer de ella los principios que rijan signos pobres que sean inteligibles nuestro actuar cristiano e iluminar y que lleven al hombre a un comla realidad cambiante que vivimos. promiso más decidido con aquellos No es fácil hacer teología, no fuimos que sufren con mayor rigor los golformados para ello, nos cuesta mu- pes de la vida. La Iglesia de hoy debe cho trabajo leer la realidad e inter- estar ahí presente, al lado del que pretarla a la luz del Evangelio, que sufre, compartiendo su vida, su desen eso consiste el quehacer teoló- tino, su dolor, su cotidianidad tangico. Hacer teología desde la vida tas veces tormentosa. Una Iglesia misma: he ahí una tarea que nos en épocas de crisis y de sufrimiencompete hoy de manera especial a to no se puede permitir lujos ni puede renunciar a su condición de serlos pastores y a los fieles. vidora ni puede desentenderse por Cuando nos enfrentamos cada día un solo minuto de su misión de ser con una realidad que golpea dura- sacramento de unidad. Una Iglesia mente a las personas, porque es una como la nuestra y como tantas realidad de injusticia desafiante, de otras en Colombia y en el mundo violencia generalizada, de opresión está llamada a darle sentido al sudel débil por el más fuerte, de des- frimiento humano y a ser portadora esperanza ante un futuro que se cie- de esperanza para todos. No puede rra amenazador, de temor para ejer- ser la Iglesia silenciosa acomodada cer la bienamada libertad que Dios a los poderes de este mundo miennos dio, de incertidumbre ante el tras renuncia a su misión profética mañana, nos toca leer ahí en esa que es lo más propio de su esencia. P.1

P.2

P.3

P.4

P.5

P.6

P.7

3

Misión, Rosario y Paz El comienzo del mes de octubre, dedicado de modo especial a las misiones, nos ha hecho revivir el gozo y el entusiasmo con que recibimos en nuestra diócesis las reliquias de Santa Teresita del Niño Jesús, que estuvieron de peregrinación en Colombia como una súplica especial por la paz en nuestra atribulada nación. E sta santa ejemplar, de finales del siglo XIX, declarada por la Iglesia como Patrona Universal de las Misiones, ha podido realizar desde el cielo un sueño que abrigó en su corazón de religiosa: ir por todos los continentes del mundo reclamando amor para Jesucristo. Cuando ella se preguntaba cuál sería su puesto en el Cuerpo Místico de Cristo —la Iglesia— encontró la respuesta: “Amar”. Su corta existencia, inundada con la fuerza del amor, se nos propone ahora como un perfecto modelo en la tarea que tenemos todos los bautizados: ser fermentos de evangelio en el puesto particular que cada uno tiene y en la vocación propia que ha recibido del Señor. Tal como nos lo recordó nuestro Obispo diocesano en la solemne Eucaristía en la Catedral, ante las reliquias de la santa, sólo una auténtica vivencia del amor cristiano puede darnos la paz que tanto anhelamos. Al iniciar el octubre misionero, fijemos pues nuestra mirada en Santa Teresita del Niño Jesús, no sólo para admirarla sino, sobre todo, para seguir sus huellas de amor y de santidad. Que el fervor y regocijo sentidos durante la visita de sus reliquias se traduzca en un más encendido entusiasmo por la causa de las misiones, con la que todos debemos sentirnos realmente comprometidos. En ese camino de la búsqueda de la paz, el mes de octubre nos ofrece otro valioso recurso ampliamente recomendado por los Papas de todas las épocas: el Santo Rosario. Esta devoción a la Santísima Virgen María, en otros tiempos tan arraigada en la casi totalidad de los hogares de estos pueblos nuestros, debe encenderse de nuevo en el seno de las familias, como una oración simple y sencilla, con la cual roguemos a Dios el tan deseado regalo de la paz. El acelerado cambio del mundo, la pérdida del aprecio por los valores más trascendentales, la crisis en diversos ámbitos, han hecho que también muchas buenas costumbres, como la de la oración, hayan quedado sepultadas en el inmenso mar de la agitación, el activismo y la dispersión. A la sombra de Santa Teresita y al abrigo de la Virgen María, aprovechemos este mes de octubre para hacerle caso a aquella que en sus múltiples apariciones nos ha ofrecido su Rosario como un camino conducente a la reconciliación, al perdón y a la paz.

Un periódico para la Nueva Evangelización Asesor General: Mons. Ricardo Tobón Restrepo Obispo de Sonsón - Rionegro Director: Pbro. Julio César Bedoya Quintero

Consejo Editorial: Mons. Iván Cadavid O. - Mons. Darío Gómez Z. Sr. Pedro Luis Jiménez M. - Sra. Marilú Giraldo G., Srta. Gilma González M. - Sr. Juan Diego Agudelo G. Diagramación-Preprensa e Impresión Casa Editorial El Mundo

DIÓCESIS DE SONSÓN-RIONEGRO Calle 51 # 47-31 Tel. 531 52 52 Fax 561 87 80 - e-mail: diocesis@epm.net.co Rionegro (Antioquia, Colombia) - Página web: www. diosonrio.org.co

P.8-9 P.10 P.11 P.12 P.13 P.14 P.15 P.16


Acontecer Pastoral

4

Nuestros sacerdotes se capacitan

Nueva escuela de animadores

Viajan nuevos estudiantes a Roma

177 sacerdotes de la diócesis participaron en las dos tandas del curso de Biblia que versó sobre la comunión y las comunidades en los Hechos de los Apóstoles y que fue dirigido por el Padre Hernán Cardona R., sacerdote salesiano, oriundo de La Ceja y especializado en Biblia y en Teología. La temática se inscribió dentro del programa de formación de comunidades eclesiales en que está empeñada nuestra diócesis e hizo énfasis en la Lectio Divina como experiencia de oración con la Palabra de Dios, tema que también se ha trabajado intensamente este año en nuestras comunidades. Los cursos se realizaron en la Ciudadela de Jesús y se vivieron dentro de un ambiente de fraternidad sacerdotal y de aprovechamiento académico.

El pasado 28 de agosto inició la nueva escuela de animadores para las comunidades eclesiales en la Vicaría Nuestras señora de Chiquinquirá, la cual es dirigida por el Pbro. Néstor Raúl Restrepo P.. La escuela cuenta con 70 integrantes de las parroquias San José, Argelia, Nariño y la Catedral; les auguramos muchos éxitos en su trabajo y les deseamos abundantes bendiciones que redunden en la construcción de comunidades eclesiales de vida, justicia y paz para nuestra diócesis.

Dentro del programa de capacitación del clero que adelanta la diócesis, este año han viajado para adelantar estudios de especialización en la ciudad de Roma el Pbro. Avilio Del Río R., quien laboraba en la parroquia de San Joaquín y Santa Ana de Rionegro, y los diáconos Gildardo Marín A. y Fernando Cárdenas S., éste último de la Asociación San Pablo. Les deseamos muchos éxitos en su nueva etapa de formación.

Viajan nuevos misioneros con destino a Bangladesh

Con ocasión del emplazamiento masivo vivido en Aquitania, al ser obligados cientos de campesinos a desalojar sus tierras en las veredas para hacinarse en la población, la parroquia en cabeza en ese entonces del P. Roberto Chavarría G. inició un proyecto denominado “Sembrar para comer” que agrupa a 60 campesinos, quienes rozaron unos terrenos de propiedad de la parroquia y sembraron en una primera etapa maíz, fríjol y yuca y que espera ampliarse en una segunda etapa con siembras de cacao y frutales. Es una experiencia de trabajo comunitario que ya empieza a dar sus primeros frutos y que pretende mantener a los labriegos vinculados a las tareas agrícolas y buscando por sus propios medios su progreso integral. La Pastoral Social diocesana y otras entidades se han vinculado al proyecto del que se espera alcanzar muchos frutos para la vida de la comunidad.

Se inicia Año de la Eucaristía Mediante una carta circular titulada “Yo soy el Pan vivo”. Mons. Ricardo Tobón Restrepo, Obispo de la diócesis, promulgó la celebración en la diócesis del año eucarístico al que convocó a toda la Iglesia S. S. Juan Pablo II con ocasión de la solemnidad del Corpus Christi. Se iniciará con celebraciones especiales en todas las parroquias el 17 de octubre y tendrá distintas dimensiones, según la circular episcopal: espiritual, litúrgica, misionera, social y mariana. La programación diocesana se hará en tres niveles: doctrinal, celebrativo y de proyección pastoral. El Señor Obispo, además, designó un comité coordinador conformado por Mons. Iván Cadavid O. y los Pbros. John Euclides Suárez V., Néstor Raúl Restrepo P. y Bernardo A. Aristizábal G. Invita el Señor Obispo a toda la diócesis “a entrar con fe, con gozo, con agradecido asombro ante el misterio de la Eucaristía que, de modo especial nos presenta este año que vamos a iniciar”.

Culminó con éxito mes de renovación sacerdotal El 31 de agosto se clausuró solemnemente el Mes de Renovación Sacerdotal que reunió 24 sacerdotes de 14 diócesis y una comunidad religiosa. Su director, el Pbro. Bernardo Parra A., director a la vez del Centro de Pastoral Sacerdotal, expresó su completa satisfacción por el encuentro en el que se vivió una sólida espiritualidad, un encuentro con Cristo y con los hermanos y se dio la posibilidad de confrontarse a nivel personal y comunitario con miras a revivir el carisma sacerdotal. Felicitamos a los participantes en este encuentro y animamos a muchos otros para que en el futuro se regalen una oportunidad como ésta para reverdecer su sacerdocio.

Se celebran Asambleas Vicariales de Pastoral Las siete Vicarías Foráneas en que está organizada la diócesis se aprestan a realizar una vez más sus asambleas de pastoral que tienen como objetivo básico evaluar el 2004 y programar el 2005. Como temas doctrinales centrales se tendrán la Eucaristía, en el contexto del año eucarístico, y la Pastoral Mariana como primera prioridad del Plan Diocesano para el año próximo. Las asambleas serán coordinadas por los respectivos Vicarios Foráneos y por los Delegados Episcopales de Pastoral. Participarán sacerdotes, religiosos y laicos comprometidos en la acción pastoral. P.1 P.2 P.3 P.4

“Sembrar para comer”: experiencia comunitaria en Aquitania

Primer lustro de PRODEPAZ

La Asociación San Pablo empieza a dar frutos maduros para la misión Ad Gentes con el envío de dos sacerdotes con destino a la misión en Bangladesh (Asia). Los Padres Héctor Efrén Ramírez M. y Albeiro Posada V. viajaron recientemente rumbo a Italia en donde se prepararán bajo la dirección del PIME (Pontificio Instituto de Misiones) para ir a fortalecer la misión que ya desde varios años está a cargo de nuestra diócesis en ese país asiático y en el que la gran mayoría profesa la religión musulmana. Tal como lo hemos leído en ediciones anteriores de VIDA DIOCESANA, allí ejercen su ministerio pastoral los Padres Fabio Arcila G. y John Ferney López J. Los encomendamos permanentemente en la oración pues la misión es tarea que nos compete a todos.

Carta circular del Señor Obispo a los jóvenes “Jesús le amó…” es el título de la carta que con ocasión de la Semana Vocacional dirigió Mons. Ricardo a todos los jóvenes de la diócesis. En ella el Señor Obispo los invita a reflexionar sobre la necesidad que tienen los jóvenes de encontrarse con Jesucristo vivo y de escuchar la llamada que a distintas vocaciones les está haciendo el Señor. Exhorta a quienes escuchen el llamado al sacerdocio o a la vida religiosa a que no tengan miedo de responderle positivamente ya que es la vocación más sublime por la que una persona puede gastar enteramente su vida. P.5 P.6 P.7 P.8-9 P.10 P.11 P.12

Con un evento principalmente académico y con la Eucaristía presidida por el Obispo diocesano, celebró PRODEPAZ el pasado 15 de septiembre su primer lustro de haberse constituido en ente jurídico al servicio del desarrollo del Oriente antioqueño. Esta entidad, que inició labores en la Curia Episcopal en sus primeros pasos, está en la actualidad dirigida por el Dr. Javier Ignacio Molina P. y el Obispo diocesano ejerce como presidente de la Junta Directiva que tiene en ISA e ISAGEN como sus principales impulsores. También la diócesis está comprometida en la entidad con la participación activa del Pbro. Jaime Toro O.

Nuevo Delegado de Pastoral Educativa y Catequética Desde finales del mes de julio asumió la Delegación Episcopal de Pastoral Educativa y Catequética el Pbro. Bernardo Arley Aristizábal González, quien desde el comienzo de su ministerio sacerdotal se hallaba prestando servicios pastorales en la formación sacerdotal en el Seminario de Cristo Sacerdote de La Ceja. El Padre Bernardo Arley, oriundo de Marinilla, recibió allí mismo su ordenación en el año 1998. También sigue al frente de la Delegación de Pastoral Bíblica en la cual se venía desempeñando desde hace un año. Le deseamos muchos éxitos en su nuevo encargo pastoral. P.13 P.14 P.15 P.16


Pastoral Bíblica

5

Familiarizarnos con la Palabra de Dios, una necesidad urgente para el cristiano, una exigencia para la pastoral POR: PBRO. BERNARDO ARLEY ARISTIZÁBAL GONZÁLEZ DELEGADO EPISCOPAL PARA LA PASTORAL BÍBLICA

Hemos acabado de celebrar el mes de la Biblia y seguramente en nuestras parroquias se han desarrollado diversas actividades que permiten a fieles y sacerdotes amar más la Sagrada Escritura. Cada vez que reflexionamos sobre la Palabra de Dios, nos damos cuenta de su importancia, pero también de la necesidad de crecer en su conocimiento y en la obediencia que a ella debemos, pues como sabemos la Sagrada Escritura es vida, luz, verdad, apoyo y vigor de la Iglesia. Vale la pena ahora que llevados de la mano por el Magisterio eclesial, recordemos algunas verdades sobre la centralidad que tiene la Biblia en la vida de la Iglesia. Hoy podemos decir sin temor a equivocarnos, que la Palabra de Dios está volviendo a adquirir en nuestra comunidad católica, la centralidad que se merece y que nunca debió haber perdido, pues el deseo de una vida espiritual sólida que aflora en los hombres de hoy, está encontrando respuesta para muchos en la Sagrada Escritura tal y como fue en los inicios del cristianismo. En efecto, no es fruto del azar que los miembros de las primeras comunidades cristianas como nos las presenta el libro de los Hechos de los Apóstoles, se caracterizaran por la escucha atenta a “la enseñanza de los Apóstoles”, cuya fuente era la Palabra de Dios. En el origen de la Iglesia, la lectura de la Sagrada Escritura la hacían los cristianos para alimentar su fe, esperanza y amor, animando así su caminar. Después desafortunadamente con el correr de los siglos, muchos perdieron el contacto con la Biblia y por tanto, no podían hacer de ella su alimento cotidiano ya que sólo la escuchaban en la liturgia en muchas ocasiones sin atención y por tanto sin la posibilidad de hacer crecer el cuerpo de Cristo nutriendo sus miembros. Que tristeza que aún hoy muchos cristianos continúen sin familiarizarse con el texto bíblico. Es precisamente el Concilio Vaticano II, el que ha vuelto a insistir en la importancia y centralidad que tiene la Palabra de Dios en la vida de la Iglesia.

Sagrada L a Iglesia ha venerado siempre la Sag rada igual Escritura al ig ual que el mismo Cuerpo del Señor, no dejando de tomar de la mesa y de distriñor buir a los fieles el pan de vvida, Palaida, tanto de la P alaCristo, sobre bra de Dios ccomo omo del Cuerpo de Cristo todo en la liturgia. Siempre la ha considerado y considera juntamente con la Tradición, como la fe, puesto que, inspirada regla suprema de su fe por Dios y escrita de una vez para siempre, comunica inmutablemente la Palabra del mismo Dios… necesario onsiguiente, Es nec esario por cconsig onsig uiente, que toda la predicación dicac ión eclesiástica, ccomo omo la religión misma relig ión cristiana, se nutra de la Sag rada Escritura y se Sagrada ella.. Porque en los Sagrarija por ella dos libros el Padre que está en los cielos se dirige con amor a sus hijos y habla con ellos; y es tanta la ficacia Palabra ficac ia que radica en la P alabra de Dios, que es, en verdad, apoyo y vvigor igor de la Iglesia, y fortaleza de la fe para sus hijos, alimento del alma, fuente pura y perenne de la vvida ida espiritual… (DV 21) La íntima conexión entre Palabra y Eucaristía señalada por la Dei Verbum, es confirmada en la Sacrosantum Concilium al afirmar: las dos partes de que consta la misa, a saber: la Liturgia de la Palabra y la Eucaristía, están tan íntimamente unidas que cconsonsculto” (SC 56). Sin emtituyen un solo acto de culto bargo, aún muchos no encuentran o aceptan esta íntima relación de la Escritura con la Eucaristía, desatendiendo en muchas ocasiones a las lectu-

“Mandaré hambre a la tierra, no hambre de pan ni sed de agua, sino de oír la palabra de Yahveh” (Amós 8,1 1) 8,11)

P.1

P.2

P.3

P.4

P.5

P.6

P.7

ras bíblicas de la misa y no reconociendo a la Palabra de Dios la capacidad de llevar al cristiano a la relación viva con Dios y restándole la importancia que posee en la celebración eucarística. El Concilio también recomienda su lectura asidua: “Asimismo el santo Concilio recomienda insistentemente a todos los cristianos a que aprendan el sublime ccoonocimiento esucristo ccon on la noc imiento de JJesucristo divinas lectura frecuente de las div inas Escrituras. Porque el desconociEscrituras miento de las Escrituras es desconocimiento de Cristo…”(DV 25). Si como hemos dicho anteriormente, la Palabra de Dios está volviendo a ocupar el puesto que se merece, debemos reconocer que todavía estamos lejos de un contacto asiduo, permanente, fiel y personal con la Sagrada Escritura. Muchas veces la oímos, la usamos y hasta adornamos nuestras casas con ella, pero en pocas ocasiones esta Palabra es escuchada, orada, meditada y valorada como alimento necesario para la vida cristiana. La escucha de la Palabra de Dios requiere una convivencia con ella, mediante las Sagradas Escrituras: en la liturgia, en su lectura y estudio, en la oración, en el compartirla con los hermanos en los distintos grupos apostólicos y acciones pastorales, pues la Biblia no es compañera de la evangelización, ella es su fuente. La fuente de nuestra espiritualidad, de nuestras celebraciones y de nuestra acción pastoral debe ser primordialmente la Sagrada Escritura que sacia la sed y el hambre de todos los que deseamos acercarnos a Dios La Palabra del Señor construye la comunidad haciendo crecer al cristiano. La comunidad cristiana es el fruto de la Palabra eficaz de Dios, y a la vez, el espacio donde se da testimonio de la misma Palabra. Se nos ha recomendando insistentemente el contacto asiduo con las Escrituras, y hoy destaca un modo maravilloso para el encuentro con Dios, la Lectio Divina, que debe darse a nivel personal y comunitario, en las parroquias, en los grupos apostólicos y en las comunidades eclesiales que queremos formar en nuestra diócesis. ¡Qué bello sería que todos preparáramos la celebración dominical de la Eucaristía con este ejercicio recomendado por la Iglesia, como lo hacían en los inicios los primeros cristianos!.

P.8-9 P.10 P.11 P.12 P.13 P.14 P.15 P.16


Fundación Pastoral Social

La pastoral social y su compromiso con la región

POR: PBRO. MIGUEL ANGEL SALAZAR RINCÓN DELEGADO EPISCOPAL PARA LA PASTORAL SOCIAL

Nuestra región del Oriente Antioqueño ha caído en situaciones difíciles que han provocado una crisis sin precedentes. La Iglesia diocesana, para la cual “nada hay de dolor y sufrimiento que no tenga resonancia en su corazón” (Cf. G.S. 1) quiere estar atenta a los dolorosos acontecimientos de todas las comunidades para ser solidaria en este momento histórico. Por ello trata de hacer una presencia evangélica y profética, caritativa y social para dar respuestas oportunas y efectivas que alivien de algún modo el sufrimiento de nuestros pueblos. No podremos comprender lo que pasa en nuestra región del Oriente Antioqueño mientras no intentemos leer los signos de los tiempos o no queramos leerlos. Tal vez debamos aprender a leer a Cristo que se nos hace presente en los necesitados, en los pobres y marginados, desplazados y confinados, en los secuestrados, en los violentos, en los encarcelados, en tantos indigentes, en las familias destruidas, en los huérfanos y las viudas...

acercó al herido para socorrerlo y ayudarlo, el Señor nos dice: “Ve y haz tú lo mismo” (Lc 10, 37). Sólo así será posible soñar y construir la paz que todos necesitamos. az (septiembre 5 al 12 La pasada Semana por la P Paz de 2004) fue una oportunidad para interiorizar sobre el sentido auténtico de la Paz y una invitación a construir la paz con justicia social. “CON JUSTICIA SOCIAL, LA PAZ ES POSIBLE”. Trabajo que debemos continuar con ardor y renovada convicción. Además, el XV XVII FFO PO PAZ O RO P O R LLA AP AZ con el tema “El desplazamiento: la gran injusticia social en el Oriente” nos permitió profundizar en una de las problemáticas más duras que golpea nuestra región. Las 180 personas que participaron en este evento regional adquirieron un mayor grado de sensibilidad y compromiso que harán posible un mayor esfuerzo en la búsqueda de salidas a esta crisis humanitaria que padecen nuestras comunidades.

6

Antioquia, Angela Giraldo Personera de Marinilla, Alirio Hoyos Director de MASER, Jenaro Tabares Personero de Rionegro, Jorge Mario Alzate de la Red de Solidaridad del Oriente, John Jairo Serna del grupo de Investigación de la Universidad Católica de Oriente, Angélica Ramírez Concejal de Marinilla, Yudy Andrea Serna de Pastoral Social, José Luis Duque Alcalde de Marinilla, Ossman Roberto Castaño Personero de Cocorná, Gildardo Lopera de la Asamblea Departamental, Luz Dary Giraldo y Catalina García Ocampo del DAPARD, Pbro. Juan Clímaco Salazar de la Parroquia de Granada, Beatriz Elena Saldarriaga y Olga Lucía Roldán de la Corporación Vida, Justicia y Paz del Oriente Antioqueño, Pbro. Miguel Angel Salazar Rincón Delegado Episcopal de Pastoral Social. Entre las propuestas surg idas de esta ccomisión omisión surgidas podemos resaltar: 1-Fortalecer La Corporación Vida, Justicia y Paz del Oriente Antioqueño como la institución más representativa y articuladora de la región para que ejerza su liderazgo en temas de paz. 2-Consolidar y oxigenar en cada municipio la conformación y el trabajo de los Comités Locales de atención a la población en situación de desplazamiento para brindar una ayuda y acompañamiento oportuno y eficaz a las víctimas de la guerra y la violencia. 3-Que cada municipio tenga su propio censo sobre la situación de desplazamiento y emplazamiento de su comunidad. 4-Unificar las bases de datos sobre el desplazamiento que permitan un análisis más preciso sobre las dimensiones de la crisis en la región. Ello permitirá emprender acciones más eficaces e implementar políticas que permitan superar la crisis estructural de la región. 5-Realimentar constantemente la información. 6-Fijar una estrategia comunicacional. 7-Adelantar acciones unificadas para la atención a la población emplazada. 8-Desde la academia, repensar y redefinir el discurso del fenómeno del desplazamiento frente a los nuevos escenarios 9-Trabajar por la visibilización del Fenómeno del desplazamiento en la región. 10-Crear la mesa Regional sobre el Desplazamiento por etapas. Empezar por conformar el Comité Técnico Impulsor que podría estar constituido por: La Corporación Vida, Justicia y Paz, PRODEPAZ, Red de Solidaridad Social, el DAPARD y representantes de la Academia. 11-Atender a la gente que no ha podido salir de sus lugares. 12-Buscar un mayor compromiso de las comunidades y las instituciones de la región para atender la crisis manifestada en los desplazamientos masivos y gota a gota. 13-Trabajar la propuesta de humanización del conflicto armado en el Oriente, abordando acercamiento humanitarios para llegar a diálogos regionales.

Con el objetivo de analizar las conclusiones del Foro y priorizar algunas acciones a ejecutar, se conformó una comisión que estuvo integrada por las En esos acontecimientos Dios no sólo nos habla, siguientes personas: Olga María Hurtado represensino que nos grita y nos suplica, pide auxilio y un tante de EEPPM, Rigoberto Patiño del Secretariado gesto de caridad. Ahí El está más vivo que nunca. Nacional de Pastoral Social, Gloria Naranjo del InsAhí como en la parábola del Buen Samaritano que se tituto de Estudios Políticos de la Universidad de P.1 P.5 P.6 P.7 P.8-9 P.10 P.11 P.12 P.13 P.14 P.15 P.16 P.2 P.3 P.4


Temas de Reflexión

La espiritualidad del clero diocesano POR:MONS. ADOLFO DUQUE ARBELÁEZ VICARIO GENERAL DE LA DIÓCESIS

F

ue muy notorio el silencio de la Iglesia en época anterior al Vaticano II referente a la espiri tualidad del clero diocesano; cuando se hablaba con gran ponderación de la espiritualidad de la comunidades religiosas como la de los carmelitas o jesuitas, al sacerdote secular, como se llamaba, lo invitaban a buscar apoyos y ayudas en ciertas prácticas piadosas para no perder el espíritu en el ajetreo pastoral del ministerio haciendo un fuerte acento en la ascesis y olvidando, por lo demás, el valor santificador del ministerio. Ciertamente que a través de la historia cuando los Padres de la Iglesia trataban sobre la santidad y espiritualidad del sacerdote, presentaban enfoques y modelos muy diversos sin que se hubiera logrado unanimidad en su doctrina; así Santo Tomás hizo énfasis en la Eucaristía, San Agustín enfocó sobre la figura del buen pastor, San Juan Crisóstomo acentúa sobre la dignidad sacerdotal y diversas escuelas expresaron sus propias opiniones.

Por fortuna, el Concilio Vaticano II puso las cosas en su lugar cuando en el documento Presbiterorum Ordinis afirmó con expresión tajante algo que para nosotros es realmente significativo: «EL SACERDOTE POR MEDIO DE LAS ACCIONES SAGRADAS QUE REALIZA A DIARIO, LO MISMO QUE POR SU MINISTERIO QUE EJERCE UNIDO A SU OBISPO Y A LOS DEMÁS PRESBÍTEROS SE ORDENA A LA PERFECCIÓN DE VIDA» (P.O. 22). Con esta afirmación queda claro que el clero diocesano como lo llama el Vaticano II ha encontrado una respuesta más adecuada a la necesidad de disponer en el propio presbiterio de todos los medios de perfección, puesto que éste posee real y verdaderamente una capacidad santificadora y una relación íntima entre la vida del presbítero y el ejercicio de su ministerio. El episcopado latinoamericano, partiendo de la afirmación del concilio, ha dicho igualmente que el ejercicio pastoral alimenta y configura la espiritualidad presbiteral como dice el documento conciliar: «El máximo vigor de la vida espiritual ha de venir de la propia actividad pastoral» (O. T. 9).

mismo de esa actividad, no como algo extrínseco o añadido, sino más bien como algo implicado en el ser mismo del sacerdote, pues la espiritualidad es parte integrante del ministerio sacerdotal. Al leer los documentos de la Iglesia nos damos cuenta de cómo el ejercicio del ministerio no sólo hace una simple referencia sino que también promueve una amplia gama de valores espirituales: conciencia de la cercanía de Dios, sentido de lo sacro, amor a los hermanos en la fe, actitud de servicio, sin perder de vista que la virtualidad santificadora del ministerio está en que siempre tiene como contenido la persona de Jesucristo mismo y Él es en el Espíritu Santo fuente de Santidad y llamada a la santificación. Pero además y hablando subjetivamente, es decir, refiriéndonos no al ministerio en sí sino al la persona del sacerdote, éste en virtud de la ordenación sacerdotal, recibe por la caridad pastoral una fuerza interior que lo lleva a vivir en conformidad con cuanto reclama esa referencia a Jesús y es llamada a la santificación que implica todas las acciones ministeriales. Es necesario que el sacerdote tome conciencia de su condición sacerdotal como consagrado, de ser alguien de quien Cristo se sirve para comunicar su gracia y su vida, de ser Cristo otra vez entre los hombres; por eso dice el concilio que por la consagración sacerdotal la vida del sacerdote queda caracterizada, plasmada y definida por aquellas actitudes y comportamientos propios de Jesucristo. No obstante lo anterior, hay que tener en cuenta que el mismo concilio nos advierte que para la santidad por el ministerio es necesario ejercerlo «sincera e incansablemente en el Espíritu de Cristo» (P.O. 13). No sea que el que está llamado a comunicar la gracia se cierre él mismo a la comunión con Dios y se hunda en el pecado. La relevancia que se quiere dar a la santidad por el ejercicio del ministerio no descarta la necesidad de la ascesis como dijo el sínodo de Obispos: «La santidad sacerdotal no puede ser llevada a cabo sin participar en la cruz del Señor» y así se disponga mucho mejor para un ministerio santo.

7

EN ESTE “OCTUBRE MISIONERO” La Iglesia nos recomienda ser misioneros y ayudar a las misiones todos los días, durante todo el año. Pero, de manera especial, nos pide preparar y celebrar con especial fervor, la Jornada Misionera Mundial y el Octubre misionero.

Este mes de Octubre está dedicado a la animación misionera y a la ayuda a las misiones. Con ello, cada hermano y cada comunidad ejerce su derecho y cumple su deber de «hacer discípulos a todas las gentes» (Cf. Mt. 28,20). l Reflexionamos en familia, grupo, asamblea Eucarística, instituciones educativas, etc. sobre el mensaje del Santo Padre para la Jornada Misionera Mundial y sobre los interesantes temas misioneros propuestos en los demás materiales misioneros. ión por las misiones. l Intensificamos la orac oración Ofrecemos la Eucaristía y oramos cada día el «Rosario misionero» encomendando las necesidades misioneras de África, América, Asia, Europa y Oceanía. l Ofrecemos sacrific sacrificios ios por las misiones l Realizamos actividades para completar una económica buena ofrenda ec onómica para las Misiones. Acabamos de llenar nuestra “alcancía misionera”. l Ayudamos a preparar la c elebrac elebración ión eucarística de la Jornada Mundial de las Misiones (Octubre 24) y nos preparamos para renovar nuestra consagración misionera dentro de ella. l Colaboramos en la «animación misionera» de los familiares, amigos y vecinos.

Sólo la caridad pastoral puede otorgar al sacerdote la unidad de vida tan necesaria en él por la multiTodo lo anterior está demostrando cómo la san- plicidad de tareas y afanes que implica el ejercicio tidad del presbítero se fundamenta no en prácticas del ministerio para que no se olvide de Dios cuando piadosas al margen del trabajo pastoral, sino que se dedica a los hombres ni se olvide de los hombres tiene una identidad propia insertada en el corazón cuando se dedica a Dios. P.1 P.5 P.6 P.7 P.8-9 P.10 P.11 P.12 P.13 P.14 P.15 P.16 P.2 P.3 P.4


8 - 9

Catedral de San Nicolás de Rionegro

200 años de vida y de historia La Catedral de San Nicolás de Rionegro, celebró con gran solemnidad y copiosa asistencia el día clásico de su patrona, Nuestra Señora del Rosario de Arma, el pasado domingo 5 de septiembre. Este año las fiestas coincidieron con la conmemoración del bicentenario de terminación, bendición y celebración de la primera Misa en el templo catedralicio.

Nuestra Señora del Rosario de Arma. Patrona de la Diócesis Sonsón Rionegro.

Se tomó como modelo para la construcción del templo, la edificación de la Iglesia de la Candelaria en Medellín, que se había construído 20 años atrás; se inició la construcción en 1799 y se fija el año 1804 como la finalización del nuevo templo. El 8 de septiembre del mismo año se bendice y se celebra la Santa Misa, según consta en el libro de bautismos No. 9 Folio 36.

Los 200 años de la Catedral están rodeados de un sin número de historias, acuñadas bajo el manto protector de Nuestra Señora del Rosario de Arma, patrona de Rionegro y de la diócesis, quien desde los primeros albores de esta municipalidad ha sido testigo y guía del desarrollo de este pueblo.

Ochenta y ocho años más tarde, en 1892, se emprende la primera modificación substancial de la parte interior y exterior, con sus cúpulas, cuando se le coloca el estilo gótico , igual que los retablos de los nichos de los altares en las naves laterales, conservando original el área del reloj hacia abajo, que data del año 1837.

La veneranda imagen de la Patrona, fue traída a este valle en 1777, desde la antigua ciudad de Santiago de Arma Viejo, hoy en el departamento de Caldas. En 1804 se dio finalización al nuevo templo; el 8 de septiembre del mismo año se bendice y se celebra la Santa Misa.

PIUS PP. VII

La celebración del bicentenario estuvo presidida por Mons. Ricardo Tobón Restrepo, Obispo diocesano acompañado del párroco y varios sacerdotes.

Ad Perpetuan Rei Memoriam. Y para promover la devoción de los fieles, y para salvación de las almas. Acudiendo a los tesoros celestiales de caridad, concede por este breve a todos los fieles de uno y otro sexo verdaderamente arrepentidos que se hayan confesado y hayan comulgado, que por la invocación de San Nicolás Obispo, titular de la ciudad de Rionegro, de la Diócesis de Popayán, el día de la dedicación de la misma Iglesia y fiesta de San Nicolás Obispo desde las vísperas hasta el ocaso del sol del mismo día de fiesta, que año tras año devotamente la visitare y rogaren por el príncipe de los cristianos, por la concordia, la extirpación de las herejías y por la exaltación de la Santa Iglesia, indulgencia plenaria en remisión de todos los pecados, sin que obste nada en contrario, lo cual vale para el presente y el futuro a perpetuidad. Dado en Roma junto a Santa María Mayor, el día 14 de noviembre de mil ochocientos, año primero de nuestro pontificado.

La segunda modificación del templo fue en el año 1926: se modifica el gótico y se diseña el frontis de estilo neoclásico que tiene el templo actual y el cual se terminó en el año 1940. Posteriormente en 1954 se coloca el enchape en plata en la mesa del altar.

Catedral de San Nicolás.

En 1957 se modifica el altar central remplazando su antigua pintura al óleo, por el dorado actual en laminilla de oro.

En su homilía, el Señor Obispo consagró a Rionegro y al oriente antioqueño a Nuestra Señora del Rosario de Arma: “Cuando Rionegro era una aldea nació cobijada por su manto. Que ella cuide a esta ciudad para que siga avanzando. A la patrona de Rionegro y de la Diócesis Sonsón Rionegro entrego las necesidades de sus gentes, parroquias y sacerdotes”.

Por los años de 1963 – 1965 se adecúan los nichos de las naves (Señor Caído, Perpetuo Socorro, San Antonio, Virgen del Carmen) cambiando los nichos de estilo gótico por los actuales. Mons. Samuel Álvarez B., se dio a la tarea se construir la capilla lateral, la cripta o altar de la patria para el mausoleo y tumba de Don Juan del Corral. Las edificaciones de la Casa Cural y Salón Parroquial fueron concluidas en 1977.

Terminó su predicación pidiendo la ayuda a María, Madre de Dios, para que el oriente antioqueño “pueblo emprendedor, pueda tener el don de la paz y podamos amarnos y respetarnos como hermanos”.

Documento Pontificio que reposa en el Museo de Arte de la Catedral

Procesión en la fiesta patronal. P.1

P.2

P.3

P.4

P.5

P.6

P.7

Reseña Histórica 1804 – 2004

P.8-9 P.10 P.11 P.12 P.13 P.14 P.15 P.16


Notas Misioneras POR: MONS. JULIO DANIEL BOTÍA APONTE VICARIO DE MISIONES

Un buen número de nuestros misioneros vinieron para participar en el Ensacercuentro general de nuestros sac erdotes que trabajan fuera de la dió19 -21 c esis (L a Ceja, Julio 1 9 -2 1 del 2004). Fue muy provechoso y agradable porque, además de un interesante compartir espiritual y pastoral entre ellos, hubo un especial intercambio con nuestro Obispo, con Delegados diocesanos de pastoral y con otros sacerdotes y seminaristas. Salimos todos tan contentos que manifestamos nuestro propósito de volver a tener pronto esta experiencia con muchos más de nuestros compañeros que trabajan en otras Iglesias Hermanas. Fue grande la alegría vivida en regionales otros Encuentros reg ionales con nuestros misioneros. En Cuba (mayo 27 – 31 del 2004), con nuestros cuatro compañeros que trabajan con especial celo apostólico. Admira verlos tan contentos y sin quejarse de las limitaciones en las cuales viven. En Santa Marta (Septiembre 13 – 14 del 2004), en donde nos encontramos con diez compañeros que trabajan en la Costa Norte. Después, en Montería Montería, con otros diez compañeros que trabajan en las diócesis de Montelíbano, Montería y Sincelejo. Fueron encuentros reconfortantes por las bendiciones que recibimos de Dios en cada uno de ellos. Todos los compañeros recibieron con entusiasmo la propuesta de nuestra diócesis a fortalecer la

comunión y ayuda fraternas, especialmente a través del fortalecimiento de “zonas” de servicio diocesano, con la correspondiente integración de equipos sacerdotales. Para todos ellos va el saludo de todo nuestro presbiterio, que se siente agradecido por su testimonio misionero y les ofrece mantenerse unido a su vida y ministerio con sus oraciones. Dios nos está ayudando a lograr algo difícil que nos propusimos en nuestro plan diocesano de pastoral: preparar laicos para la misión más allá de nuestras fronteras diocesanas. Con el buen trabajo de sacerdotes en varias de las parroquias y con la insistencia del Señor Obispo, hemos intensificado este programa. Fue una sorpresa para todos la participación numerosa y de buena calidad de nueve parroquias en aic os para la miel Encuentro de LLaic aicos si ó n má s a l l á d e l a s f r o nt e r a s (Marinilla, Julio 30 – Agosto 1 del 2004). Y otras parroquias nos avisaron que tenían más Laicos interesados en este programa. Ya se definieron los pasos formativos y de acción que los laicos han de seguir y se prepararon la mayoría de los apoyos para que se integren grupos parroquiales en donde estos laicos se vayan formando y desde donde vayan haciendo progresivamente su entrenamiento misionero. Con la Vicaría de Misiones se pueden comunicar y recibir la asesoría y los materiales correspondientes.

JORNADA MISIONERA MUNDIAL, 24 DE OCTUBRE *Desde la víspera, se intensifica la oración por las misiones, con una vigilia, el rosario misionero, la marcha de la fe, etc. *El centro de la Jornada Misionera Mundial es la Eucaristía por las misiones (se puede utilizar el guión de la Misa por la evangelización de los pueblos). Dentro de ella se explica el mensaje enviado por el Santo Padre: “De la Eucaristía a la misión”. Se invita a los hermanos a hacer, o a renovar, la consagración de su persona y de su vida a la misión. Ese día le diremos a Jesús: Gracias por la misión que me has dado. Con tu ayuda, me consagro a ser tu misionero aquí y para el mundo entero. *Dentro de la Eucaristía, después de la comunión, se puede dar el reconocimiento especial a los misione-

Nos felicitaron y nos felicitamos porque en la colecta del año pasado subimos el 7.91 % Dios bendiga a todos por su generosidad. El año pasado, 7 parroquias dieron la mitad de toda la ofrenda; 11 parroquias subieron significativamente su ofrenda misional; entre 20 parroquias dieron el 6% de la colecta. En nuestra Diócesis, cada habitante dio, en promedio por año, una ofrenda misional de $180 (ciento ochenta pesos).

Este año, todos estamos trabajando con entusiasmo para aumentar la ayuda espiritual y económica a las misiones del mundo entero: n Estamos intensificando la oración por las misiones: ofreciendo Eucaristías y rosarios misioneros.

P.2

P.3

P.4

P.5

P.6

P.7

ros que se han destacado este año por su ayuda a las misiones. *Conforme a la norma de la Iglesia, en este día está prohibido hacer otras colectas. La colecta de las Eucaristías está destinada exclusivamente a las Misiones y se entrega íntegramente a la Obra Pontificia de la Propagación de la Fe. Es conveniente, además, organizar la recolección de la ofrenda misionera en las instituciones, empresas y otras organizaciones existentes en la comunidad. En la parroquia entregamos las demás ofrendas para las misiones. *Durante este día, se realizan otras actividades culturales que favorezcan la animación misionera y la cooperación misionera de la comunidad.

RECIBIRLE A TODOS LA OFRENDA MISIONERA

Nuestra ofrenda misional sirvió para ayudar a sostener misioneros, para construir capillitas y para ayudar en las misiones a muchos hermanos enfermos, con hambre y con otras necesidades. Son 4. 201.000.000 de hermanos que no conocen a Cristo y necesitan nuestra ayuda.

P.1

10

Seguramente, recibiremos de las parroquias muchos “Ramilletes misioneros”, que serán manifestación de la especial fe, que hay en nuestras comunidades. n También, en las parroquias estamos motivando en todos los sectores para que los feligreses completemos nuestra “alcancía misionera” y entreguemos la ofrenda misionera en la parroquia el 24 de Octubre, día de las misiones. En muchas partes, se están realizando, además, otras actividades para recolectar nuevas ofrendas misionales.

Nuestros feligreses son muy generosos con las misiones. Pero a un buen número de ellos no alcanzamos a recogerle la ofrenda misional. Este año nos estamos organizando por sectores, de diversas maneras, para animarlos y recibirles a todos su ofrenda misional. Dios recompensará con abundantes bendiciones la generosidad misionera de nuestros Sacerdotes, de los Comités Parroquiales de Misiones y de todos los buenos cristianos. Dios, Dios los bendecirá mucho a ustedes.

P.8-9 P.10 P.11 P.12 P.13 P.14 P.15 P.16


Pastoral Familiar

11

RETOS DE LA FAMILIA PARA EL SIGLO XXI POR: PBRO. JHON JAIRO LONDOÑO VALENCIA DELEGADO EPISCOPAL PARA LA PASTORAL FAMILIAR

La esencia del matrimonio es el amor El hombre de hoy, se ve inmerso en un contexto histórico, denominado por los expertos: “postmodernidad”, caracterizado por el desencanto de la vida, por el sentido de lo inmediato, el culto a lo sensible, el relativismo, en donde la razón no tiene la función primordial que le corresponde, y todo se le deja a los sentimientos y a las emociones sin ningún límite; a la vez que la ausencia de compromiso y de un proyecto de futuro, afect a la vida afecta matrimonial y familiar familiar.. Hoy existen demasiadas familias disgregadas, porque el amor entre sus miembros se ha destruido; la familia está gravemente enferma. Sus patologías se denominan: divorcio, adulterio, matrimonio civil, uniones de hecho, celos, egoísmo, machismo, mujeres liberadas, irreligiosidad, consumismo, falta de aceptación, rechazos, aborto... contrario a lo que ella está llamada a ser: “un lugar donde debe residir la vida, la fidelidad y el apoyo mutuo”.

de custodiar, revelar y comunicar el amor”. Sabemos que todos los problemas educativos son siempre, en última instancia, cuestión de falta de amor; con lo que resulta relativamente claro el modo en que hemos de procurar comportarnos para enderezar las situaciones menos favorables que pudieran surgir en el hogar. Recordemos que la esencia del matrimonio es el amor; y que el momento resolutivo de todo amor es la entrega; ella se configura de una manera muy peculiar e intensa entre los esposos, pues lo que ambos se entregan y reciben es su misma persona íntegra.

En el contexto de los retos que se plantean a la familia del siglo XXI, casi en los inicios de su pontificado, en 1979, Juan Pablo II asentó este principio esclarecedor e incuestionable: “Cual es la familia, ”. La tal es la nac ión, porque tal es el hombre nación, hombre”. clara conciencia de ennoblecer la calidad del propio amor, antes que nada en el interior de cada matrimonio, posee una importancia inigualable y goza a la larga de un valor insospechado para el perfeccionamiento de las relaciones entre todos los hombres. En tal sentido, resultan casi proféticas, y tremendamente operativas, las afirmaciones que el Sumo Pontífice hacía en el último Jubileo de las familias, el 15 de octubre del año 2000: “Al ser humano no le bastan relaciones simplemente funcionales. Necesita relaciones interpersonales, llenas de interioridad, gratuidad y espíritu de oblación. Entre estas, es fundamental la que se realiza en la familia: no sólo en las relaciones entre los esposos, sino también entre ellos y sus hijos”. Y añadió de inmediato con el vigor y la penetración acostumbrados y como para explicitar el sentido más hondo de sus palabras: “Toda la gran red de las relaciones humanas nace y se regenera continuamente a partir de la relación con la cual un hombre y una mujer se reconocen hechos el uno para el otro, y deciden unir sus existencias en un único proyecto de vida”. Considero por eso, que nuestra principal misión consiste en hacer eco a la conocida exhortación del amilia, ¡sé lo que Papa en la Familiaris consortio: “F “Familia, eres!”; hacerle resonancia y traducirla en esta otra más concreta y exigente, dirigida de manera imperiosa a cada cónyuge: ¡sé tú el que eres eres! y consigue, mediante una purificación de tu amor personal, hacer de tu matrimonio lo que por naturaleza está llamado a ser.

Prestemos atención a estas tres sensatas anotaciones de Ugo Borghello: - “Ante cualquier dificultad en la vida de relación, todos deberían saber que existe una única persona sobre la que cabe actuar para hacer que la situación mejore: ellos mismos”. Hoy es necesario recordar lo que Dios espera del - “Resulta decisivo tener una voluntad radical de matrimonio y de la familia cristiana. Para Él tiene entrega de sí al otro. A menudo los cónyuges juzgan suma importancia, porque Dios es familia, comuni- y «miden» el amor del otro, el don del otro, perdiendo dad de personas y de vida. Dios al crear modeló de esta manera el don de sí incondicionado. El don una familia; al encarnarse, se rodeó de una familia. de sí, sólo puede exigirse a uno mismo. El del cónyuCuando Jesús comenzó su misión y manifestó su ge no se logrará exigiéndoselo, sino creando un cligloria, estaba participando en Caná de Galilea, en ma de donación”. Como repetía San Juan de la Cruz, la fiesta de una nueva familia. Dios, que es familia, “donde no ha hay encontrarás y amor, pon amor y enc ontrarás la concibió como una trama de amor: amor nupcial amor”: el amor llama al amor. entre los esposos; amor materno y paterno hacia los - “Es inútil y contraproducente pretender en nueshijos; filial hacia los padres; amor de los abuelos tro interior ( o manifestar verbalmente ) que el otro o por los nietos, tíos y viceversa. La familia es, pues, la otra cambien del modo en que yo lo digo y porque un tesoro, un misterio de amor. Así la pensó y la yo se lo digo”. Cabe favorecer y ayudar la mejora, creó Dios. pero no «pretenderla» ni, mucho menos, exigirla. “L o que tenga que ocurrir ha de valorarlo el otro o la Juan Pablo II en la Familiaris Consortio dice: “La otra; no es sufic suficiente iente ccon on amar y tener cariño, es familia es una comunidad de vida y amor, encargada prec preciso estimado”. iso que el otro se sienta amado y estimado ”. P.1 P.5 P.6 P.7 P.8-9 P.10 P.11 P.12 P.13 P.14 P.15 P.16 P.2 P.3 P.4

“Lo que tenga que ocurrir ha de valorarlo el otro o la otra; no es suficiente con amar y tener cariño, es preciso que el otro se sienta amado y estimado”.


Acontecer Pastoral Concentración juvenil diocesana Más de 3000 jóvenes se tomaron a Rionegro

Las Hermanas Concepcionistas tienen nueva Abadesa

Esta concentración que sirvió como espacio de integración y reflexión para los jóvenes de la diócesis, acogió como lema el mensaje que el Papa Juan Pablo II dio con motivo de la XIX Jornada Mundial de la Juventud “Queremos ver a Jesús”. Inicialmente los jóvenes que participaron en la concentración llegaron al parque del municipio de Rionegro a las 8:30 de la mañana, desde allí salieron en peregrinación por las calles de la localidad hasta la Universidad Católica de Oriente, donde se llevó a cabo la eucaristía juvenil presidida por Monseñor Ricardo Tobón Restrepo, de igual manera y luego de terminada la celebración eucarística, se desarrollaron una serie de actividades espirituales, lúdicas y culturales hasta las horas de la tarde A esta concentración fueron invitados todos los jóvenes pertenecientes a la pastoral juvenil de 56 parroquias del oriente antioqueño.

Festival Pro Seminario Poco a poco se va convirtiendo en una tradición el festival Pro Seminario Diocesano Nuestra Señora en Marinilla, el cual cada año gana muchos más simpatizantes y es una magnífica oportunidad para el encuentro y la integración entre los seminaristas y sus familiares y amigos. Este año el festival se llevó a cabo el pasado 8 de agosto y cumplió con las expectativas de todos los visitantes, hubo momentos de oración, lúdicos y recreativos que hicieron de éste, un verdadero encuentro con el hermano. P.1 P.2 P.3 P.4

Inaugurado el Centro de Producción Diocesano

El pasado 23 de agosto fue elegida la Hermana María Cristina de Santa Teresita como nueva Abadesa de la comunidad Hermanas Concepcionistas, la cual tiene asiento en el municipio de El Santuario. La Hermana María fue elegida para un periodo de tres años y asume este cargo que ocupaba desde hace nueve la hermana Elizabeth del Socorro. Le auguramos muchos éxitos y grandes bendiciones en su labor a la nueva Abadesa y agradecemos infinitamente a la Hermana Elizabeth ahora Vicaria de esta comunidad

Semana Vocacional La vocación, una respuesta de Dios El pasado lunes 16 de agosto alrededor de 3000 jóvenes de todo el oriente antioqueño, se dieron cita en el municipio de Rionegro con el fin de participar en la Concentración Juvenil Diocesana, programada por la delegación de pastoral juvenil y de infancia de la diócesis Sonsón – Rionegro.

12

Con un gran éxito la Delegación para la Pastoral Vocacional llevó a cabo del 15 al 22 de agosto la Semana Vocacional y del Seminario bajo el lema “Las vocaciones: Respuesta de Dios a la comunidad orante”. Esta jornada que tenía como objetivo promover las vocaciones en las parroquias de la diócesis, se cumplió en un gran número de escuelas, colegios y grupos apostólicos y sirvió para motivar la vocación cristiana y humana, además de la sacerdotal.

XXVIII Encuentro Latinoamericano de Sacerdotes “Enviados para dar vida” Aproximadamente 150 sacerdotes de once países del mundo participaron en la XXVIII versión del Encuentro Latinoamericano de Sacerdotes, que se llevó a cabo del 16 al 19 de agosto pasado. El acto que tuvo lugar en la Ciudadela de Jesús en el municipio de La Ceja – Antioquia estuvo presidido por Monseñor Ricardo Tobón Restrepo obispo de la Diócesis Sonsón – Rionegro, y tuvo como invitado especial a Monseñor Rómulo Emiliani Sánchez Obispo panameño que ejerce su ministerio en la parroquia de San Pedro Sula Honduras desde hace tres años y quien se destaca por su elocuencia al predicar y por su trabajo social y comunitario. Este encuentro contribuyó a la animación y al fortalecimiento de la espiritualidad sacerdotal en todos los pastores de la Iglesia Católica y tuvo como tema principal para este año “La Eucaristía y el Evangelio de la Vida” y como lema “Enviados para dar vida”. Algunos de los países que estuvieron representados en el encuentro son: Estados Unidos, República Dominicana, Honduras, Cuba, Venezuela, Ecuador, Perú, Panamá, Bolivia y Colombia. P.5

P.6

P.7

Con la presencia de casi 40 personas, la Delegación de Comunicaciones inauguró el pasado 6 de agosto el Centro de Producción Diocesano, un espacio que será destinado al fortalecimiento de las comunicaciones al interior y al exterior de la diócesis y que servirá como apoyo fundamental a la evangelización. El centro de producción cuenta con equipos de última generación para la producción de radio y de televisión y tiene como su principal objetivo para este año, consolidarse como uno de los mejores de su tipo en la región; para así acompañar el trabajo diocesano en las comunidades Actualmente el centro es coordinado por un profesional en las comunicaciones y adelanta convenios con instituciones del orden regional y nacional.

Misa Carismática 2004 Sanando heridas con la Paz Con la participación de cerca de 20.000 feligreses, la Diócesis Sonsón – Rionegro celebró el pasado jueves 19 de agosto, la multitudinaria Misa Carismática, que este año llegó a su XXVIII versión. Esta jornada de alabanza y oración se inició a partir de las 12:00 del día con una plegaria por la paz, desde la 1:00 de la tarde se llevó a cabo el sacramento de la reconciliación y a las 2:00 P.M. se cerró esta jornada con la Misa Carismática desde el parque principal del municipio de La Ceja - Antioquia. La eucaristía presidida por Monseñor Ricardo Tobón Restrepo, obispo de la diócesis Sonsón - Rionegro y concelebrada por más de 300 sacerdotes, centró su homilía en el tema de la paz, siendo el siguiente postulado uno de sus principales apartes:

“Es verdad que el milagro de la paz lo hace Dios, pero a través de nosotros mismos. Es un don que de-

P.8-9 P.10 P.11 P.12 P.13 P.14 P.15 P.16


Acontecer Pastoral bemos suplicar con humildad y una tarea que debemos asumir con responsabilidad y creatividad. Nada más equivocado que soñar con una paz que nos venga gratuitamente, que aparezca como por arte de magia, que se logre por caminos simplistas y forzados. La paz auténtica y perdurable, es un fruto del compromiso, de la honestidad y de la madurez de una sociedad; la paz, que es expresión plena de la verdad, la libertad, la justicia y la solidaridad en las que debe vivir un pueblo, tiene que tener la firma de todos sus habitantes”. (Ver página 14).

Semana por la paz 2004 El desplazamiento, la gran injusticia Teniendo como lema “Con justicia social, la paz es posible” la diócesis Sonsón – Rionegro a través de la Delegación de la Pastoral Social y la Corporación Vida, Justicia y Paz, llevó a cabo del 5 al 11 de septiembre la Semana por la Paz 2004, que este año tuvo como su principal objetivo la reflexión sobre el fenómeno del desplazamiento. Los municipios pertenecientes a la Diócesis Sonsón – Rionegro estuvieron concentrados durante esta semana, estudiando propuestas, trabajando diferentes temas y sentando sus puntos de vista sobre el fenómeno de desplazamiento que se vive en el oriente antioqueño. De igual manera y como eje central de la semana por la paz, la Pastoral Social y la Corporación Vida, Justicia y Paz del oriente antioqueño llevaron a cabo el XVI Foro por la Paz, denominado “El desplazamiento: la gran injusticia social en nuestra región”, acto que tuvo lugar en el auditorio Monseñor Flavio Calle Zapata de la Universidad Católica de Oriente y el cual contó con la presencia de más de 180 personas entre alcaldes, líderes, empresarios, ONG´s, parroquias y medios de comunicación regionales y departamentales.

Murió el Padre Luis José Castellanos López Después de soportar una penosa enfermedad, falleció en México el Padre Castellanos quien urante muchos años ejerció el ministerio sacerdotal en nuestra diócesis, sobre todo como formador en el Seminario de Cristo Sacerdote y en la Universidad Católica de Oriente en donde fue Decano de la Facultad de Educación y Ciencias Religiosas. Había nacido en Subachoque (Cund.) el 8 de agosto de 1937. Realizó sus estudios eclesiásticos en el Seminario de Cristo Sacerdote y en Innsbruck; fue ordenado por el Papa Paulo VI el 22 de gosto de 1968 con ocasión del ConP.1

P.2

P.3

13

greso Eucarístico Internacional en Bogotá. Realizó estudios de doctorado en Teología Bíblica. Fundó el Instituto Siervos de la Palabra que luego se estableció en Ecuador. Se distinguió siempre por su entrañable amor a la Palabra divina, lo que lo llevó a dedicarse por entero a su estudio y enseñanza. Su deceso se produjo el 7 de septiembre último.

Falleció el Padre Javier Gutiérrez M. El Padre Javier había nacido en Donmatías el 7 de agosto de 1914. Desde muy joven sintió inclinación a la vida religiosa e ingresó en la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, en la cual más tarde jugaría un papel muy importante en su progreso material y espiritual. Varias veces fue provincial de la Orden en Colombia. Impulsó la construcción de la clínica San Rafael de Bogotá, una de las mejor dotadas de la capital. Fue también el fundador de la clínica San Juan de Dios de La Ceja, de la cual fue director durante mucho tiempo y en donde los pobres, los sacerdotes y los seminaristas gozaron siempre de magnífica atención y de su caridad desbordante. Animado por Mons. Alfonso Uribe Jaramillo, de quien fue amigo muy cercano, se vinculó al Seminario de Cristo Sacerdote y recibió su ordenación presbiteral el 6 de enero de 1983. Disfrutó con indescriptible gozo y entrega el don del sacerdocio ministerial que el Señor le concedió. Falleció el pasado 5 de septiembre en Fusagasugá, a la edad de 90 años.

Murió la Hermana Leticia, Sierva de Cristo Sacerdote En Bogotá falleció el pasado 8 de septiembre la Hermana Leticia de la Niña María después de 83 años de vida, 63 años de ellos consagrados al Señor en la Comunidad de las Siervas de Cristo Sacerdote. Durante 22 años se desempeñó como secretaria de la tesorería de la diócesis y luego acompañó a Monseñor Alfonso Uribe J. hasta el momento de su muerte con inquebrantables fidelidad y celo apostólico. VIDA DIOCESANA hace llegar a su comunidad y a su familia una sentida condolencia.

En misión de paz por Colombia El aroma de Santa Teresita, llegó a nuestra Diócesis

Inicialmente las reliquias fueron recibidas en el aeropuerto José María Córdova de Rionegro, desde allí fueron trasladadas a la Catedral San Nicolás de esta localidad, donde el obispo diocesano Monseñor Ricardo Tobón Restrepo ofició una eucaristía a las cuatro de la tarde y los feligreses veneraron a esta Santa Luego la urna con las reliquias de Santa Teresita fue llevada a la basílica Nuestra Señora del Carmen en el municipio de La Ceja, allí Monseñor Ricardo celebró la eucaristía a las 7:00 de la noche y finalmente los restos reposaron en velación desde las 9:00 p.m. en el convento de las Carmelitas hasta el día siguiente cuando fueron trasladados a Medellín Para nuestro Obispo, la visita de las reliquias al país es vista como una misión de paz. «Teresita, dijo, fue una mujer que supo enfrentar la vida con grandes ideales, desde una experiencia profunda de Dios. Su vida fue de amor a Dios y a los hombres, con dimensión de universalidad hasta llegar a decir que deseaba visitar los cinco continentes para anunciar a Cristo. Al llegar como mensajera del amor, entendemos que sólo éste nos puede dar la paz».

Condolencias: Al Padre Rubén Osorio M. por la muerte de su señor padre Moisés Al Padre Juan Rodrigo Valencia O., por la muerte de su señor padre Samuel de Jesús. Al Padre César Julio Pérez C., por la muerte de su señora madre Rosa Julia. Al Padre Guillermo Correa Q. por la muerte de su hermano Ramón Antonio Al Padre Aldemar Aristizábal por la muerte de su tío Carlos. Al Padre Elkin Uriel Zuluaga por la muerte de su abuelo José Ignacio Al Padre Alcides Uribe por la muerte de su hermana Aura Ninfa. Al Padre John Fredy Giraldo R. por la muerte de su tío Argemiro A los Padres Javier y Gabriel Alonso Aristizábal por la muerte de su tía Ester Lucía Al Padre Guillermo Ospina D. por la muerte de su tío Antonio Al Diácono Sergio Germán Gómez G., por la muerte de su abuela Alicia.

Procedente de Ibagué y transportadas por un helicóptero de la fuerza aérea colombiana, las reliquias de Santa Teresita del Niño Jesús llegaron a la Diócesis Sonsón - Rionegro. El pasado 22 de agosto y cumpliendo con uno de Se recuperan después de haber sido sometidos a sus destinos planeados en su visita “En misión de distintos tratamientos los padres Fabio Duque G., paz por Colombia”, los restos mortales de Santa Moisés Botero T. y Jorge Vásquez D. Teresita del Niño Jesús llegaron a nuestra diócesis. P.4 P.5 P.6 P.7 P.8-9 P.10 P.11 P.12 P.13 P.14 P.15 P.16

Enfermos


Notas de Actualidad

14

Homilía del Señor Obispo en la Misa Carismática Dada la import ancia de la homilía pronunciada por Monseñor Ricardo TTobón obón Restrepo, en la Misa importancia Carismática, el pasado 19 de agosto, ofrecemos a continuación algunos de sus apartes. La oración por la paz A lo largo de 28 años ha habido una cita en esta plaza para orar por los enfermos. Hoy, de nuevo, presentamos al Señor el sufrimiento y las necesidades de tantas personas que padecen la enfermedad en el alma o el cuerpo y, llenos de confianza y de esperanza, dejamos que su amor y su poder realicen las maravillas de la salvación. El Señor nunca nos ha defraudado; siempre ha sido grande con nosotros; estamos seguros de que, también en este día, podremos proclamar su gloria y su misericordia, que no tiene fin (cf. Sal.136). ...De modo particular, este año, le estamos pidiendo con el alma toda, en esta Eucaristía, el don de la paz. Ya no podemos con más violencia, con más barbarie que siembra de terror y angustia los campos y los hogares, con más sangre que clama venganza al cielo, con más viudas y huérfanos que inundan la tierra con sus lágrimas (cf, Gn.3,10)... Es verdad que el milagro de la paz lo hace Dios, pero a través de nosotros mismos. Es un don que debemos suplicar con humildad y una tarea que debemos asumir con responsabilidad y creatividad. Nada más equivocado que soñar con una paz que nos venga gratuitamente, que aparezca como por arte de magia, que se logre por caminos simplistas y forzados. ...Los tambores de la guerra, que retumban por el mundo entero, nos han alarmado en los últimos tiempos anunciando atroces intervenciones militares para buscar armas de destrucción masiva. Las polémicas no terminan ante las amenazas externas contra la seguridad nacional y los desafíos a la estabilidad internacional, que crean las armas de destrucción masiva. La sociedad de consumo no se ha demorado en producir trajes de protección y en comercializar equipos para sobrevivir a las armas de destrucción masiva.

Verdaderas armas de destrucción masiva Pero las armas de destrucción masiva más peligrosas, a las que hay que temer mucho más que a las nucleares, a las químicas y a las biológicas, están sin ningún control entre nosotros. Verdaderas armas de exterminio son ciertos hechos que, P.1

P.2

P.3

P.4

conviviendo sin mayor oposición con la realidad de los bienes con el fin de obtener un beneficio cultural y social, están minando dramáticamente en detrimento ajeno, comprar el juicio de los que las bases mismas del sentido, de la convivencia y deben tomar decisiones conforme a derecho, apropiarse y usar privadamente los bienes sodel futuro de la humanidad. Una terrible arma de destrucción masiva es la ciales del Estado o de una empresa, hacer trabadesintegración de la institución familiar. La so- jos defectuosos, cometer fraude fiscal, falsificar ciedad de consumo, algunos medios de comuni- cheques y facturas, administrar con gastos excación, ciertas legislaciones, el materialismo, el cesivos y despilfarro, infligir voluntariamente un hedonismo, el olvido de la dignidad de la perso- daño a las propiedades privadas o públicas, inna humana y el desconocimiento de los planes cumplir las promesas, ejecutar mal los contratos, de Dios están atentando gravemente contra la instituir leyes o estructuras sociales que llevan a familia, que se hunde en una de sus más dramá- la degradación de las buenas costumbres, manipular la opinión pública desviándola de los valoticas crisis. Si dejamos destruir la familia estamos acaban- res morales, y tantos otros comportamientos que do con la célula originaria de toda convivencia van contra el bien común. Mientras no luchemos seriamente contra la cohumana; en ella se aprenden las relaciones fundamentales de la sociedad; desde ella la expe- rrupción no habrá paz... Si queremos, de verdad, riencia del amor capacita para convivir en la di- la paz tenemos que crear una conciencia pública ferencia; por ella se conocen y se integran las del problema y los efectos nefastos de la corrupción; tenemos que compromegeneraciones. De la salvación ternos cada uno de nosotros de la familia depende la caa ser honestos; tenemos que pacidad de paz de un pueblo. ...Los tambores de la vencer el egoísmo que nos lle...Nos parece que podemos guerra, que retumban por va a pensar sólo en nosotros jugar con el matrimonio e igel mundo entero, nos han mismos; tenemos que atacar norar impunemente la imporalarmado en el atropello a la dignidad hutancia de la familia en provelos últimos tiempos mana y al bien común, que se cho de nuestras pasiones deshacen bajo el amparo de la igordenadas, pero la ruina de la anunciando atroces norancia, el engaño y el abufamilia es también la ruina de intervenciones militares so; tenemos que educar con la sociedad. Como ha dicho el para buscar armas de paciencia, en los valores moPapa Juan Pablo II, «el futuro de destrucción masiva. rales, a los niños y a los jóvela humanidad se fragua en la nes, que serán los servidores familia». No digamos que quepúblicos del mañana. remos la paz y que trabajamos Debemos considerar la pobreza como otra arma por la paz si no valoramos y defendemos la familia. Otra arma de destrucción masiva es la corrup- de destrucción masiva. La pobreza la podemos ción. Siguiendo el Catecismo de la Iglesia Católi- ver desde diversos aspectos. El más inmediato ca (Nº 2409), podemos decir que corrupción es es la falta de medios materiales suficientes. Esta toda forma de tomar o retener injustamente el pobreza, que para muchos de nuestros hermabien ajeno, aunque se pueda compaginar con nos llega hasta la miseria, constituye un verdaciertas disposiciones de la ley civil; retener deli- dero escándalo. Se manifiesta de múltiples forberadamente bienes prestados u objetos perdi- mas y está en conexión con muchos y dolorosos dos, defraudar en el ejercicio del comercio, pagar fenómenos: la carencia del necesario sustento y salarios injustos, elevar los precios especulando de la asistencia sanitaria indispensable; la falta o la penuria de vivienda, con las consecuentes con la ignorancia o la necesidad ajenas. Son moralmente ilícitos, por tanto, los actos situaciones de promiscuidad; la marginación soque llevan a variar artificialmente la valoración cial y de los procesos productivos para los más P.5

P.6

P.7

P.8-9 P.10 P.11 P.12 P.13 P.14 P.15 P.16


Notas de Actualidad débiles; la soledad de quien no tiene a nadie con quien contar; la condición de desplazado de la propia tierra; la impotencia de quien sufre la guerra o sus consecuencias; la desproporción en los salarios; la falta de posibilidades para la educación, el trabajo y una vida digna. «La privación de lo necesario para vivir humilla al hombre: es un drama ante el cual la conciencia de quien tiene la posibilidad de intervenir no puede permanecer indiferente» (Juan Pablo II, Jornada de la paz, 1998). Estamos obligados a ayudar a los pobres, y ciertamente no sólo con los bienes superfluos (Cf. Gaudium et spes, 69). Una sociedad agobiada por el hambre, las enfermedades y la desesperación de la pobreza no podrá nunca tener paz... La guerra, a su vez, agrava los sufrimientos de los pobres; es más, crea nuevos pobres, destruyendo sus medios de sustento, propiedades y deteriorando el entorno mismo del ambiente vital. Es sabido que son precisamente las poblaciones más pobres las que cultivan plantas para la producción de estupefacientes. Las ganancias prometidas son una tentación a la que difícilmente consiguen resistir quienes obtienen un rédito tan insuficiente de los cultivos tradicionales. Por esto, lo primero que hay que hacer para ayudar a los cultivadores a superar esa situación es ofrecerles medios adecuados para salir de su pobreza... Debemos romper, con audacia y sin demoras, el círculo vicioso y fatal entre pobreza y violencia. Verdadera arma de destrucción masiva es la insensibilidad social. En las capitales no duele lo que pasa en la provincia, a los ricos no los afectan las penurias y tristezas de los pobres, a los que gozan de libertad no les interesa la suerte de los secuestrados, a los que tienen casa poco les importa la vida que sufren los desplazados, mientras haya trabajo para mí no me inquieta que millones de hermanos estén desocupados, si tengo salud jamás pienso en tantos que no tienen acceso a una consulta médica o a una medicina indispensable, mientras yo esté bien no es problema mío los niños que se desmayan y fallecen a causa del hambre. La insensibilidad social es un pecado grave que nos aleja de Dios al hacernos indiferentes frente a sus hijos una multitud ingente de hombres y mujeres: niños, adultos y ancianos, en una palabra, de personas humanas concretas e irrepetibles, que sufren el peso intolerable de la miseria... La insensibilidad social es origen de graves injusticias, del apego desproporcionado a las riquezas y al poder, del uso mal intencionado de la justicia como instrumento P.1

P.2

P.3

P.4

15

de venganza política, del odio de clases, de las exEl compromiso con la causa de la paz clusiones sociales y, en último término, del flagelo La conquista de la paz requiere una solución de la guerra, porque si nadie se responsabiliza de integral que responda a diversas necesidades y nadie, todos resultamos enfrentados contra todos. frentes. Con soluciones simplistas podríamos Mientras haya insensibilidad social no puede haber quedarnos controlando la fiebre mientras sigue paz verdadera. actuando la infección. La guerra es la suma final ...Son muchas más las armas de destrucción de nuestras malas acciones durante muchos masiva que nos quieren exterminar; me refiero, años. Por lo mismo, la paz es también el fruto de por último, a la superficialidad en que vivimos. un empeño común para darle sentido a la vida, La superficialidad es una evasión de sí mismo, es para trabajar en un armónico desarrollo social, el desconocimiento o negación de lo que yo ver- para fortalecer las instituciones estatales, para daderamente soy, para entrar en un proceso de acabar con la impunidad, para agotar los recurdependencia de realidades inconsistentes, de sos políticos que mediante el diálogo puedan llefuga de mis compromisos y misión en el mundo, var a la conciliación, para poner en marcha los y de indiferencia frente a los grandes ideales que medios de defensa no violentos y, si es necesamueven y construyen la rio, para proceder a la «injerenvida personal y la historia cia humanitaria», que detenga la de un pueblo. mano del agresor injusto. Una sociedad Vamos elaborando una ... Queremos la paz verdadeagobiada por el cultura de lo efímero, de lo ra, no espejismos de paz. Quefrívolo, que procura sólo la hambre, las remos la paz, según hemos essatisfacción de los senticuchado en el Evangelio, no fráenfermedades y la dos y el entretenimiento gil y efímera como la da el mundesesperación de la porque, sin ideales y sin do, sino como la da Cristo horizontes, somos incapapobreza no podrá (Jn.14,27). El es nuestra paz. Por ces de afrontar la vida. PueEl, Dios nos ha dado la verdad nunca tener paz... de ser que hoy tengamos, sobre el hombre y sobre la hismás que en otras épocas, toria; sólo en El podemos lograr abundancia de conocila unidad y la reconciliación; de mientos y de información, El nos viene la fuerza para la compleja tarea, inpero nos falta sabiduría para ver lo esencial, para dividual y comunitaria, de construir una socieapuntar a lo grande. Así vamos construyendo un dad justa; desde El vislumbramos nuestro futuro tejido social que se deshace y personas que se que es la eterna comunión con Dios. venden y envilecen. ...Invito a los agentes del conflicto armado -yo Se vive en la superficie de las relaciones, sé que varios me escuchan- a reconocer, de una en la superficie de la misión que nos toca, en vez por todas, que la guerra jamás favorece el bien la superficie del alma. Entretenidos sólo en lo de la comunidad humana, que la violencia despequeño, en lo exterior, en lo inmediato y en truye y jamás construye, que las heridas producilo que nada nos exige, vivimos ciegos y apri- das por la violencia quedan sangrando mucho sionados, embotados y sin capacidad de vo- tiempo y, finalmente, que con los conflictos emlar, haciéndonos más débiles y mezquinos... peoran las ya tristes condiciones de los pobres y Es la época de la globalización de la superfi- se producen nuevas formas de pobreza. Basta ya cialidad. Estamos perdiendo peso. No se pro- de tanto sufrimiento y de tantas muertes inútiles; fundiza nada, se huye de la responsabilidad y es hora de defender la dignidad del hombre, de la fidelidad. En medio de la superficialidad no mejorar su vida y de construir una sociedad puede haber sentido de la vida, entusiasmo auténticamente abierta, libre y solidaria. ...Conscientes de que la paz es don de Dios y en el alma, compromiso con los demás, esfuerzo de santidad. Tantos sectores de la so- es tarea de todos, la pedimos con humildad y ciedad viven en una helada desnudez espiri- confianza y la queremos conquistar con audacia tual, sin horizontes, sin principios y sin valo- y esperanza. Señor danos la paz! Señor haznos res. En una crisis de espiritualidad no hay instrumentos de tu paz! Amén. humanización, cuando el alma está congelaNota: Este es un extracto de los principales apartes de da no hay paz, las relaciones terminan marhomilía.. Quien esté interesado en cconoc onocerla la homilía onoc erla en su cadas por la ley de la selva. Una sociedad su- totalidad, la puede leer en la página web de la diócesis: www .diosonrio .org .c o (sec www.diosonrio .diosonrio.org .org.c .co (seccc ión obispo, homilías). perficial y frívola no es capaz con la paz. P.5

P.6

P.7

P.8-9 P.10 P.11 P.12 P.13 P.14 P.15 P.16


Vida Parroquial

16

Nuestras Capillas Capilla de San Juan Bosco Llanogrande (Rionegro) Ya a principios del siglo XVII existió en Llanogrande una capilla. Hoy existe una amplia y moderna iglesia, propiedad de los Padres Salesianos, contigua al edificio en donde funciona el prenoviciado. Fue sede de la Parroquia de San Juan Bosco desde marzo de 1969 hasta cuando la sede parroquial fue trasladada a la nueva capilla de María Auxiliadora en la vereda Cabeceras. En ella se sigue celebrando el culto regularmente por parte de los Salesianos.

Capilla del Sagrado Corazón de Jesús - Los Salados (El Retiro) El Padre Tulio Ruiz R., con la debida licencia de Mons. Alfonso Uribe J. y del entonces párroco de El Retiro, Pbro. Francisco Hernández, construyó en el sitio de Los Salados con el apoyo de los vecinos y de benefactores especiales una hermosa capilla en la cual se celebra culto regularmente y es atendida en la actualidad por el Pbro. Moisés Giraldo D.. La capilla fue solemnemente bendecida por Mons. Flavio Calle Zapata el 12 de junio de 1994.

Capilla de María Auxiliadora La Rivera (Marinilla) En terrenos donados por el Señor Fernando Montoya, comenzó a construirse una capilla en la vereda La Rivera en el año 1982 bajo la dirección del Pbro. Germán Giraldo V., quien estuvo al frente de ella hasta 1998. Fue bendecida por Mons. Flavio Calle Zapata en el año 1994. En la actualidad es atendida de tiempo completo por el Pbro. Reinaldo Quintero G., quien celebra en ella regularmente el culto y presta los demás servicios que demanda la comunidad. P.1

P.2

P.3

P.4

P.5

P.6

P.7

P.8-9 P.10 P.11 P.12 P.13 P.14 P.15 P.16

VIDA DIOCESANA 93  

AÑO 31 NÚMERO 93 DIÓCESIS DE SONSÓN RIONEGRO AGOSTO – SEPTIEMBRE DE 2004

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you