Page 1

AÑO 36 NÚMERO 127 DIÓCESIS DE SONSÓN RIONEGRO MAYO - JUNIO 2010

SACERDOCIO, DON QUE

SE LLEVA EN “VASIJAS DE BARRO” Editorial Deber de todos Pag. 3

Informe Especial Ecos del congreso sacerdotal Pag. 5

Informe Especial Reflexiones sobre el Bicentenario Pag. 11

Año Sacerdotal

Un año… Qué fue y qué queda Pag. 16


INFORME ESPECIAL

Mayo - Junio de 2010 2

Fin del año sacerdotal Por Mons. Darío Gómez Zuluaga, Administrador Diocesano

H

emos llegado al fin de las celebraciones del Año Sacerdotal, oportunamente convocado y presidido por el Santo Padre Benedicto XVI. Ha sido una extraordinaria oportunidad para renovar la común vocación que todos los sacerdotes profesamos, no sólo como bautizados e hijos de Dios, sino también como ministros consagrados a la misión que la Iglesia ha recibido de su fundador. Es importante que tanto los sacerdotes como los fieles, seamos conscientes del peligro que tenemos al finalizar el

Año Sacerdotal, en el sentido de reducir sus objetivos, sólo al marco de la celebración, como si ellos fueran propósitos coyunturales, de un momento o de un año. Lo que el Papa propuso a los sacerdotes, podríamos decir, no fue nada distinto a lo que el mismo Señor, por su Palabra y la Iglesia, nos ha dicho siempre: Que nuestra vocación fundamental es a la santidad, que debemos ser Maestros de la Palabra, Ministros de los sacramentos y Guías de la Comunidad, teniendo como modelo al mismo Jesucristo Cabeza, Pastor y Esposo de la Iglesia. El Santo Padre nos ha pedido a los presbíteros que este año

se convierta en un vigoroso impulso para seguir viviendo con alegría, humildad y esperanza el sacerdocio, siendo “mensajeros audaces del Evangelio, ministros fieles de los Sacramentos y testigos elocuentes de la caridad”. Y nos ha invitado a continuar aspirando cada día “a la santidad, sabiendo que no hay mayor felicidad que gastar la vida por la gloria de Dios y el bien de las almas”. Debemos, entonces, evitar dos tentaciones al terminar este Año Sacerdotal: 1. Reducirlo a una celebración ocasional: Los fines propuestos deben ser permanentes; y, 2. Dejarlo sólo como memoria histórica de la vocación: He-

mos recordado nuestra vocación y llamamiento, pero no puede quedarse en recuerdo de lo que fue, sino proyectar lo que siempre ha sido y que debe permanecer. Con relación a los fieles, hemos podido percibir sus muchas demostraciones de afecto, cercanía, apoyo y cariño, hasta el punto de tener que decir, en ocasiones, lo que Pablo decía a los cristianos de Listra: “¡Pero qué es lo que van a hacer! Nosotros no somos más que seres humanos exactamente lo mismo que ustedes” (Hech. 14,15). Tenemos que dar gracias a Dios porque en general, en nuestra Diócesis los sacerdotes estamos rodeados de

unas condiciones humanas y cristianas muy favorables, sobre todo porque aún gozamos de cierto nivel de credibilidad y confianza, a las cuales debemos responder con mayor generosidad y humildad, sin usurpar la gloria y la alabanza que se deben únicamente al sacerdocio adorable de Cristo. Y es que para los fieles somos pastores; pero con ellos compartimos la condición de ser nosotros mismos ovejas del rebaño. Así lo expresaba el Papa al inicio de su pontificado: “El pastor de todos los hombres, el Dios vivo, se ha hecho Él mismo cordero, se ha puesto de la parte de los corderos, de los que son pisoteados y sacrificados”.

El Año Sacerdotal que hemos celebrado, 150 años después de la muerte del santo Cura de Ars, modelo del ministerio sacerdotal en nuestros días, llega a su fin. Nos hemos dejado guiar por el Cura de Ars para comprender de nuevo la grandeza y la belleza del ministerio sacerdotal. El sacerdote no es simplemente alguien que detenta un oficio, como aquellos que toda sociedad necesita para que puedan cumplirse en ella ciertas funciones. Por el contrario, el sacerdote hace lo que ningún ser humano puede hacer por sí mismo: pronunciar en nombre de Cristo la palabra de absolución de nuestros pecados, cambiando así, a partir de Dios, la situación de nuestra vida. Pronuncia sobre las ofrendas del pan y el vino las palabras de acción de gracias de Cristo, que son palabras de transustanciación, palabras que lo hacen presente a Él mismo, el Resucitado, su Cuerpo y su Sangre, transformando así los elementos del mundo; son palabras que abren el mundo a Dios y lo unen a Él. Por tanto, el sacerdocio no es un simple «oficio», sino un sacramento: Dios se vale de un hombre con sus limitaciones para estar, a través de él, presente entre los hombres y actuar en su favor. (Benedicto XVI. Homilía en la clausura del año sacerdotal).


OPINIÓN

Planear para trabajar El fundamento de todo éxito estriba en pezar a obrar. Antes de poder escribir un saber hacer planes. El militar que más plan, es preciso entenderlo claramente. éxitos obtiene es el que planea. Es el que Casi todos los planes que no se escriben son como los propósitos de piensa, el que idea la estrateAño Nuevo: indefinidos, ingia y detalla lo que se ha de completos y pronto se olvidan. efectuar. Las batallas se ganan Si escribimos nuestros propóen la tienda de campaña del sitos y fijamos el tiempo en general. Ese mismo principio que hemos de efectuarlos, el tiene igual aplicación en cualéxito será más fácil y seguro. quier otro campo. El arquitecto Es mucho más fácil recodibuja en papel todo detalle nocer y eliminar los defecdel edificio antes de empezar tos cuando uno escribe sus la construcción. Henry Ford dijo una vez que la diferencia Por: Pbro. Oscar Orlando planes. Acuden a nuestros Jiménez Gómez entre el antiguo “Modelo de Vicario Episcopal para la pensamientos muchas ideas excelentes mientras estamos trabajo y el nuevo de“Lincoln” Pastoral haciendo nuestros proyecse encontraba en los planes. Este asunto de hacer planes es más tos. El plan escrito puede entregarse importante todavía en la obra de la Igle- al “superior”, el encargado del trabajo sia, donde está de por medio el bienestar que debemos desempeñar. Este a su de la persona humana. El hacer proyectos vez puede estudiarlo, y de esa manera es la madre de casi toda otra actividad. todos se benefician de las sugerencias Es en esto que el hombre más se parece propuestas. Un “plan” debe representar a Dios. Si deseamos aumentar nuestra lo que piensa el grupo. Si se escribe, los eficacia en la obra de la Iglesia y ayudar demás interesados pueden entenderlo a conducir a más personas por el camino con mayor facilidad; pueden referirse a del Reino, el mejor lugar para empezar él regularmente y eliminar olvidos. El pecado mayor de un comandante es aprender a planear nuestra obra, organizar nuestros pensamientos, dirigir militar es perder la batalla. Es también nuestros esfuerzos y utilizar nuestro el pecado más grave de los obreros tiempo. Esto es lo que significa planear, de la Iglesia. Cuando el Señor nos da la responsabilidad de orientar a seres y haciéndolo aprendemos a hacerlo. La siguiente fórmula que nos puede humanos que van por el camino equivoayudar a proyectar, viene de James G. cado, Él quiere que logremos el éxito. El Harboard, general durante la guerra fracasar en esto constituye un pecado, no mundial y anteriormente presidente de sólo por el propio hecho, sino también la junta de la empresa The Radio Cor- por lo que representa, ya que puede ser poration of America. Dijo que ninguno una indicación de desidia, ignorancia, de los que trabajaban bajo su dirección indiferencia, desobediencia o pereza en intentaban llevar a cabo una misión sin nosotros. Los generales dan la apariencia de poner por escrito estas cuatro cosas: invulnerabilidad, porque nunca permi1. Declarar por escrito lo que deseaba ten que haya una excepción del éxito. También nosotros podemos llegar a ser llevar a cabo. 2. Hacer una lista o inventario, por “invulnerables” si formamos un plan de lo escrito, de todos los recursos disponi- que vamos a hacer y entonces seguimos bles. (Anotando todas las posibilidades nuestro plan hasta el límite. l mejor lugar para empezar a proyectar de refuerzos.) 3. Hacer por escrito una lista de los es establecer un propósito definitivo. recursos del enemigo (Enumerar todas las Debemos saber dónde queremos ir antes causas que puedan malograr la misión) de empezar. Por otra parte, el éxito es 4. Preparar por escrito un plan, en más fácil de lograr cuando tenemos un el que se explica claramente cómo se propósito fijo. Por ejemplo un atleta puepropone emplear esos recursos para de saltar más alto si coloca una vara de triunfar sobre los del enemigo y realizar bambú horizontalmente sobre sostenes que le indiquen la altura y entonces tratar el objetivo. de brincar sobre ella. Nada lograría con Despejamos nuestros pensamientos solamente brincar en el aire sin saber si cuando los escribimos. También se incul- progresa o no. Es mucho más fácil lograr el progreso can más profundamente en las células de nuestro cerebro cuando constantemente cuando se mide, se calcula y observa los tenemos escritos delante de nosotros. el tiempo que requiere. Establecida la El escribirlos nos ayuda a completar meta, podemos trabajar hacia ella hasta nuestros planes mentales antes de em- lograr el éxito.

Mayo -Junio de 2010

3

Editorial

L

Deber de todos

os ciudadanos colombianos dimos muestras de civilidad al participar en las jornadas electorales del 30 de mayo y el 20 de junio, para elegir al nuevo presidente de nuestro país. A pesar de un todavía muy alto índice de abstencionismo es significativo constatar la millonaria afluencia de votantes que acudieron a las urnas, expresión sin duda del ambiente de tranquilidad y seguridad que se respira en la gran mayoría del territorio nacional, fruto entre otras cosas del trabajo sacrificado y abnegado de nuestra fuerza pública. Ahora nos asisten las lógicas expectativas de lo que será el gobierno del doctor Juan Manuel Santos Calderón, ungido por el pueblo para suceder en el cargo al doctor Alvaro Uribe Vélez, después de dos períodos al frente de la presidencia de Colombia. Como cristianos debemos tomar conciencia de la responsabilidad que tenemos frente a las realidades temporales y no declararnos ajenos al mundo de la política, hasta donde también deben llegar las exigencias del Evangelio. De ahí la obligación no sólo de cumplir con los propios deberes como ciudadanos sino, desde la óptica de la fe, la necesidad de orar con insistencia a Dios, de quien procede toda autoridad legítima, para que al nuevo presidente nunca le falten las luces y fuerzas del Espíritu Santo, para un eficaz y fructífero ejercicio de su gobierno, que se traduzca en unas condiciones de vida más adecuadas para todos los hijos de Colombia. Al nuevo presidente de los colombianos le corresponderá, como él mismo lo ha propuesto de manera reiterada, continuar los esfuerzos del mandatario saliente, para consolidar la seguridad en los sitios donde todavía no se ha logrado e implementar unas estrategias de acción social que favorezcan a las clases menos favorecidas, para no seguir postergando la deuda de responsabilidad que en este sentido se tiene desde décadas atrás. Dios asista y acompañe con su amor y su misericordia al nuevo jefe de Estado de los colombianos. Y no olvidemos que el bien de la Patria es deber de todos.

Un periódico para la Nueva Evangelización Asesor General: Mons. Darío Gómez Z. Administrador Diocesano de Sonsón - Rionegro Director: Pbro. Julio César Bedoya Quintero Consejo Editorial: Mons. Iván Cadavid O. - Pbro. Oscar Orlando Jimenez G. Pbro. Avilio Del Río R., Sr. Juan Diego Agudelo G., Sr. Pedro Luis Jiménez M., Sra. Marilú Giraldo G., Sr. Diego Iván Aristizábal H. Diagramación-Preprensa e Impresión Casa Editorial El Mundo DIÓCESIS DE SONSÓN-RIONEGRO Calle 51 # 47-31 Tel. 531 52 52 Fax: Ext. 117 e-mail: diocesis@une.net.co Rionegro (Antioquia, Colombia) - Página web: www.diosonrio.org.co


ACONTECER PASTORAL

Primer encuentro de Familias de los alumnos del Seminario Menor Parroquial “San Alberto Magno”

El lunes 7 de junio, se realizó en las instalaciones del Colegio Seminario Corazonista de Marinilla, el primer encuentro de Familias de los alumnos del Seminario Menor Parroquial “San Alberto

Magno”, en el cual participaron cerca de 500 personas. La Eucaristía estuvo presidida por el Administrador Diocesano Mons. Darío Gómez Z. y concelebrada por los Sacerdotes Asesores que acompañaron sus delegaciones. En un clima de fraternidad se compartieron los logros que hasta el momento se han alcanzado con este proceso diocesano y se animó a los padres de familia a seguir apoyando, animando y cultivando la posible vocación sacerdotal de sus hijos. El encuentro culminó con un acto cultural a cargo de alumnos del Seminario Diocesano “Nuestra Señora”.

Foro Juventud, Realidad y Región El 9 de julio se realizará en la casa de encuentros la Ciudadela de Jesús, del Municipio de la Ceja, el Foro Juvenil “Juventud, Realidad y Región”. Será de 8:30 a.m. a 2:00 p.m.; este foro lo organiza la Delegación de Infancia y Juventud de la Diócesis de Sonsón Rionegro y la Mesa Regional de Juventud. El Objetivo del foro es ampliar la perspectiva sobre el desarrollo juvenil en el Oriente Antioqueño analizando la realidad de esta población desde un contexto nacional y regional reconociendo y resinificando a los y las jóvenes como actores estratégicos del progreso de nuestro territorio.

Mayo - Junio de 2010 4

Condolencias Ofrecemos nuestra más sinceras condolencias al padre Fabio Alonso Gómez por la muerte de su señora madre ORFA ELENA PALACIO, ocurrida el 11 de junio del presente; Dios la tenga en su regazo y a su familia paz y esperanza.

Encuentro diocesano de Escuela discipulado Misionero Durante los días 31 de julio y 1 de agosto se realizará en la Casa de retiros, Ciudadela de Jesús, en el municipio de La Ceja, el tercer encuentro de las Escuelas de Discipulado Misionero; la diócesisavanza con el proceso de formación de laicos y de manera especial en esta escuela que ya está terminado su ciclo de formación de dos años con un número de 400 laicos y quienes pasarán a su vez a formar y acompañar otras escuelas en las comunidades a las que pertenecen.

Oremos para que este proceso llegue a dar los frutos esperados.

La dicha de ser papá A aquellos hombres que son papás y que consecuentes con su misión la ejercen con valentía, amor, responsabilidad y entusiasmo; aquellos hombres que aun con su rudeza tiene el corazón dócil y tierno, hombres que saben morir con la palabra dada y la responsabilidad cumplida; hombres que no titubean a la hora de escoger entre sus diversiones o su hogar, porque saben que en él está su razón de ser los queremos felicitar y decirles: GRACIAS.

Hacia una cultura de la solidaridad Por: Luis Fernando Calle Viana, Coordinador Corporación Vida, Justicia y Paz

“La solidaridad no es un sentimiento superficial, es la determinación firme y perseverante de empeñarse por el bien común, es decir, el bien de todos y cada uno para que todos seamos realmente responsables de todos” (Juan Pablo II)

La campaña de Comunicación Cristiana de Bienes se hace concreta, a nivel nacional y diocesana, a través de la colecta anual, sin embargo, lo más importante es impulsar en todas las personas y comunidades la cultura de la solidaridad. Más que un acto, se quiere una actitud, que disponga a todo católico y a todos los hombres de buena voluntad a compartir con los hermanos más necesitados. Este compartir debe ser de corazón y con alegría como lo expresa la Campaña original: “Compartir con alegría”. La diócesis de Sonsón – Rionegro ha ido creciendo en esta cultura ya que cada vez son más las parroquias, las empresas, instituciones educativas, comunidades religiosas, etc. que se vinculan a esta campaña, no sólo con la colecta económica, sino a través de todo un trabajo pedagógico y con la celebración de even-

tos especiales por medio de los cuales se sensibiliza a la comunidad sobre la grandeza y la alegría del compartir. Ser solidarios con el dolor del mundo. La solidaridad es ayudar y poner las capacidades al servicio de los demás. La solidaridad se practica sin distinción de credo, sexo, raza, nacionalidad o afiliación política. La finalidad sólo puede ser el ser humano necesitado. Solidaridad es la cualidad de continuar unido con otros en creencias, acciones y apoyo mutuo, aún y sobre todo, en tiempos difíciles. En sociología solidaridad se refiere al sentimiento de unidad basado en metas o intereses comunes. Fuerza, gente, vida, bien, caridad y amor son palabras relacionadas con la solidaridad. Nosotros los cristianos hablamos más de caridad que es una de las virtudes teologales, consistente en el amor desin-

teresado hacia los demás. Caridad es la práctica organizada de la prestación de auxilio amoroso a los más necesitados. Creemos que lo más grandioso es sentir que en todas las parroquias, instituciones de todo orden, en las empresas, etc, se ha llevado a cabo una campaña de amor, de caridad, de solidaridad. Por esto la Pastoral Social de la diócesis de Sonsón – Rionegro agradece profundamente la generosidad manifestada nuevamente en la Campaña de Comunicación Cristiana de Bienes 2010. A la vez, queremos compartir lo que fue esta campaña en cifras, lo cual nos permitirá reconocer la generosidad de todos y cada uno de los que trabajaron en bien de los hermanos más pobres y excluidos.

“La solidaridad es la ternura de los pueblos” (Gioconda Belli)


INFORME ESPECIAL

Mayo -Junio de 2010

5

Ecos del congreso sacerdotal Por Mons. Iván Cadavid Ospina Rector Universidad católica

E

l año sacerdotal fue clausurado solemnemente con el Congreso diocesano para sacerdotes (que mejor hubiera sido de sacerdotes), con una participación magnífica del clero que trabaja dentro de la diócesis y la presencia estimulante de un pequeño grupo de quienes ejercen su ministerio en otras jurisdicciones. Se vivió un ambiente fraterno, hubo espacios adecuados para la oración, las celebraciones litúrgicas, la conversación con los hermanos, la reflexión y aún para el arte y la recreación con la magnífica velada cultural vivida en el Coliseo. El balance, entonces, creo que fue positivo. Revisar nuestro ser sacerdotal, generar espacios de diálogo y de fraternidad, trazarnos nuevas metas para el ejercicio de nuestro ministerio; esto nos hace mucho bien, y en el difícil momento que atraviesa la Iglesia a causa de los pecados de muchos sacerdotes, es altamente necesario un alto en el camino y una reviviscencia del carisma recibido mediante la imposición de manos. Creo que todos disfrutamos de un auténtico ambiente sacerdotal.

Pienso, sin embargo, que el Congreso nos mostró algunas cosas: primero, que nos hace falta la presencia del Obispo; él es el fundamento de la unidad diocesana, da consistencia al presbiterio, es el maestro auténtico de la verdad y su palabra y actuación siempre tienen una fuerza especial. Se va sintiendo el peso de la vacancia episcopal. No pretendo con esta afirmación demeritar el buen papel que ha desempeñado nuestro Administrador Diocesano, sino hacer una valoración de la persona del Obispo y de la necesidad que tenemos de un pastor que en propiedad asuma la dirección de la diócesis en una época muy importante para esta región y para el mundo. Seguimos orando y esperando de la Santa Sede la designación de un pastor según el corazón de Dios. Y, segundo, nos hicieron falta los laicos; cómo nos reconforta su presencia, su dinamismo, su amor por los sacerdotes, su riqueza espiritual, su discreto pero activo deseo de hacernos caer en la cuenta de nuestros errores y debilidades. Una palabra suya en medio de un espacio demasiado clerical cómo nos hubiera sacudido y reconfortado!. Seguimos solazados con un clericalismo casi absoluto que

nos impide mirar y encontrar más allá de nosotros personas con vocación laical –religiosos o seglares- a quienes reconozcamos un papel activo en la Iglesia y una personalidad espiritual y pastoral propia. En todos nuestros planes exaltamos al laicado, reclamamos espacios para ellos, nos comprometemos a reconocer y valorar su misión en la Iglesia; pero a la hora de las realizaciones ellos no cuentan, no parece que confiáramos en lo que pueden aportar. El evento cultural en el Coliseo nos mostró un laicado hermoso, venido de muchas parroquias de nuestra amada diócesis, colmando por completo el bello y moderno escenario, acompañando y aplaudiendo a sus sacerdotes, pero movido por sacerdotes. Nosotros mismos solicitando los aplausos, haciendo alarde de nuestras realizaciones, diciéndoles a los fieles que confíen en nosotros, acaparando todos los espacios!. Cómo hubieran resonado en el escenario las palabras agradecidas de un laico, cómo hubiera sido de gratificante para nosotros escuchar su valoración estimulante. Y lo hubieran podido hacer en el lugar del Congreso con alguna ponencia o participando o coor-

dinando algún taller o acompañando activamente nuestras celebraciones o al menos haciendo de relatores para que pudieran expresarnos sus más profundos anhelos. Hago estas reflexiones con el único deseo de aportar algún elemento a la evaluación, que entiendo no se ha hecho, y como una alerta para que en el nuevo plan que se está construyendo, los laicos tengan por fin el rol protagónico que estamos reclamando para ellos desde el primer plan de 1995. Por lo demás, el año sacerdotal no puede darse por terminado. Reflexionar sobre el ser y el quehacer del ministro ordenado, asumir con seriedad los nuevos desafíos que la nueva cultura nos plantea, abrirnos espacios en nuevos areópagos para evangelizar la cultura emergente, dedicarnos a la búsqueda misionera de los alejados y excluidos de la vida eclesial, seguir orando para que tengamos un corazón capaz de amar, manso y humilde como el de Jesús; estas son tareas que nos quedan para siempre y en las cuales seguramente contaremos con el permanente apoyo de los laicos y de los religiosos y religiosas que nos respaldan con tanto amor.


HUELLAS EN LA ROCA

Mayo - Junio de 2010 6

Padre Francisco Ocampo Aristizábal

Pagador de la deuda con el campo Por: Juan Diego Agudelo Giraldo

Comunicador Diócesis de Sonsón Rionegro

N

acido en la vereda Valle de María del municipio de El Santuario, el presbítero Francisco Ocampo Aristizábal se dice orgullosamente campesino; sus estudios primarios hasta el grado tercero los llevó a cabo en su escuela rural y luego ingresó al Colegio San Luís Gonzaga en el casco urbano donde cursó hasta octavo de bachillerato, de allí pasó al Seminario Menor de Medellín y luego al Conciliar donde terminó sus estudios de Teología en 1961. El 8 de diciembre de 1961 fue ordenado sacerdote por Monseñor Alfredo Rubio Díaz en la Catedral de Sonsón, quien a su vez lo designa para su primera labor como presbítero, desempeñándose como vicario cooperador de la Parroquia de la Asunción de Marinilla donde oficiaba como párroco el padre Francisco Hernández; y empieza así su apostolado a favor de los campesinos y más necesitados.

Los primeros pasos

El padre Francisco inicia su trabajo en Marinilla, su primera responsabilidad fuera de las propias de la parroquia, la recibió de manos del Ministerio de Educación, al ser nombrado junto con uno de sus compañeros sacerdotes como profesor del Colegio San José. Luego de un tiempo como profesor y con cuatro de sus estudiantes, funda una “Dominical”, que fue un tipo de alfabetización que buscaba ofrecer conocimientos a los campesinos de Marinilla, y donde cada domingo impartían dos horas de clase, abordando las áreas básicas. Estando en Marinilla se vinculó entre otros al sistema cooperativo, pues admiraba la Acción Social emprendida por los Jesuitas, hoy Pastoral Social, que centraba su trabajo en tres líneas de acción: la promoción de las cooperativas, especialmente las de ahorro y crédito, la organización sindical y la Federación Agraria Nacional FANAL, y motivado por este movimiento fundó la Cooperativa de Ahorro y Crédito de Marinilla. De Marinilla pasa a Guarne, donde estuvo por cuatro meses y de allí a

Abejorral de donde es nombrado como Capellán de las obras del Nare y cooperador de la parroquia de El Peñol a donde llega el 25 enero 1964.

El trabajo Comunitario

Aunque la misión del Padre Pacho era acompañar a los obreros de la empresa constructora del embalse, a quienes visitaba en los campamentos dos veces por semana junto con el párroco de Guatapé, empezó a conocer y relacionarse con las comunidades y a ayudar de la mano de Monseñor Rubio Díaz con la conformación de un equipo multiprofesional integrado por sociólogos, ingenieros, arquitectos, economistas que asesoraran, acompañaran y que incluso organizaran las iniciativas del traslado de El Peñol y la reorganización de Guatapé tras la llegada inminente de las aguas del embalse. Incansable líder el Padre Francisco tomó parte en varias de las decisiones más importantes de la región, acompañó los Concejos municipales de los dos municipios en la toma de decisiones, especialmente las que tenían que ver con el contrato maestro, del cual afirma, Empresas Pública de Medellín dejó de ejecutar un 50%, acompañó también las manifestaciones y puso en riesgo su vida a favor de las comunidades. Después de cinco años en la región fue nombrado como Párroco de Guatapé, cargo que ocupó por 20 meses, luego de los cuales fue nombrado vicario cooperador de la misma parroquia; de Guatapé también recuerda el haber colaborado en la conformación del Centro Artesanal y del Colegio municipal. En 1983 fue nombrado nuevamente Párroco, ahora de El Peñol, en este municipio fundó la Cooperativa de Consumo Avance Comunitario, y ayudó a la conformación de la Federación de Cooperativas del Oriente; también y junto con la cooperativa accedió a una emisora, que encendía la comunidad cuando el Padre Pacho llegaba de las reuniones con Empresas Públicas de Medellín a las nueve o diez de la noche, para escuchar hasta las dos o tres de la mañana lo que había pasado en dicho encuentro, estas conversaciones las escuchaban incluso los campesinos y

al día siguiente se reunían para tomar decisiones.

La Educación Campesina

Tras haber iniciado un hogar juvenil con el Padre Iván Cadavid en los años setentas, el Padre Francisco tuvo la idea de llevar educación al campo y adaptó un modelo de la Fundación para la Aplicación y Enseñanza de las Ciencias FUNDAEC que se apoyaba en un Sistema de Aprendizaje Tutorial, de esta manera se dieron los primeros pasos para lo que hoy es COREDI. El Padre Francisco Ocampo funda la Corporación Educativa para el Desarrollo Integral COREDI que nace como una forma de pasar de lo no formal a lo formal, allí producen módulos, adelantan investigaciones con la Universidad de Antioquia y reciben el apoyo del Gobernador de entonces Juan Gómez Martínez, pero sólo se consolida esta propuesta con la Gobernación de Álvaro Uribe Vélez pues este último le inyectó recursos y promocionó el modelo para que fuera posteriormente adaptado en Santander y Risaralda. COREDI según afirma el Padre Ocampo le genera la satisfacción de empezar a pagar la deuda con el campo, que siempre ha tenido una educación peor que de segunda. Hoy su balance es muy positivo, pues más de 8.000 estudiantes han salido como bachilleres de COREDI a lo largo de su historia y el proceso no sólo queda allí pues desde 1998 se empezó a pensar en educación superior para los campesinos creando el Tecnológico COREDI. Pero no sólo COREDI ha sido exitoso, pues también hay que dar cuenta con admiración de otras seis iniciativas comunitarias que se han desarrollado de

la mano del Padre Pacho como son la entidad bancaria Vida sol, la Asociación PROTEAGRO de Profesionales y técnicos del agro, quienes a su vez tienen el manejo de la Comercializadora Bio - Ventas, y dos Empresas Asociativas de Trabajo, una de confecciones y otra de reciclaje, además de la organización gremial de egresados para mantener un seguimiento con quienes han salido de COREDI. Del trabajo de El Peñol y Guatapé recuerda también el surgimiento de Cornare, y de Cornare el nacimiento del Ministerio del Medio Ambiente, participó y aún lo hace en la construcción de propuestas para la región cuando hizo parte de la primera y la segunda Junta Directiva de la Corporación Autónoma Regional y de importantes organizaciones del Oriente Antioqueño. Le satisface saber que aún están las instituciones pero le entristece que en los seminarios y los sacerdotes no entiendan que estar con la comunidad, con el campo y hacer parte de los procesos educativos y de formación es también pastoral. Hace pocos días recibió el Premio Aurelio Llano categoría Vida y Obra y dice que este tipo de reconocimientos lo acomplejan, que ojalá ni siquiera lo nombraran, que no los necesita y que tampoco se considera un buen ejemplo. Le parece que cuando esté entregando un sistema alternativo económico, que ayude a salir de la pobreza, que ayude a ser deliberativo, con unos dirigentes rectos, se habrá hecho algo, por ahora estamos empezando, dice. Afirma que la educación es fundamental en la vida pastoral y que le alegra que Guatapé y El Peñol tengan hoy una personalidad, que estén vivos y que no se hayan dejado morir.


Pulso regional POR: Juan Diego Agudelo Comunicador, Diócesis Sonsón Rionegro

Así votó el oriente antioqueño Con una diferencia de más de 5 millones de votos sobre AntanasMockus, Juan Manuel Santos Calderón fue elegido como el nuevo presidente de Colombia para el periodo constitucional 2010 - 2014. El siguiente es un cuadro informativo que ilustra sobre cómo el Oriente Antioqueño, puso su cuota para elegir el nuevo Presidente. Juan Manuel Santos

Antanas Mockus

Votos en Blanco

Votos Válidos

Votos Nulos

Abejorral

5.876

313

100

6.289

47

30

6.866

Alejandría

1.570

169

44

1.783

19

5

1.807

Argelia

2.640

76

16

2.732

26

16

2.774

Cocorná

4.901

222

73

5.196

46

52

5.294

Concepción

1.615

125

57

1.797

12

16

1.825

El Carmen de Viboral

10.434

3.861

747

15.042

417

65

15.524

El Peñol

5.262

640

132

6.034

50

26

6.110

El Retiro

5.151

1.368

294

6.813

147

25

6.985

10.748

1.184

325

12.221

129

51

12.401

Granada

3.329

209

60

3.598

28

26

3.652

Guarne

10.565

2.480

633

13.678

424

63

14.165

Guatapé

2.516

332

85

2.933

34

11

2.978

La Ceja

Municipio

El Santuario

Votos no Total Votos Marcados

14.210

4.021

1.003

19.234

502

103

19.839

La Unión

6.123

983

260

7.366

101

29

7.496

Marinilla

11.635

3.390

548

15.573

287

39

15.899

3.027

118

33

3.178

28

15

3.221

30.115

9.786

2.038

41.929

1.348

121

43.408

San Carlos

4.473

407

138

5.018

30

25

5.073

San Francisco

1.579

195

26

1.800

29

137

1.966

San Luis

3.284

285

55

3.624

25

175

3.824

San Rafael

3.877

496

69

4.442

47

25

4.514

San Vicente

7.175

698

219

8.092

76

33

8.201

10.601

906

196

11.703

135

42

11.880

Total Votos Oriente Antioqueño

160.706

32.228

7.151

200.085

3.987

1.130

205.202

Total Votos Antioquia

1.225.272

415.881

75.631

1.716.824

33.821

11.484

1.762.129

Total Votos Colombia

9.004.221 3.588.819

Nariño Rionegro

Sonsón

445.330 13.038.370 199.302

99.986 13.337.658

Mayo -Junio de 2010

7

Nuevo Director para CORNARE Después de casi una década en la dirección de la Corporación Autónoma Regional de las cuencas de los Ríos Negro y Nare CORNARE, Óscar Antonio Álvarez Gómez presentó su renuncia e hizo entrega de su cargo el pasado 18 de junio. La dimisión obedeció, a que le dará un giro a su vida para sumir la Notaría 7 en la ciudad de Medellín, cargo que ocupa desde el 21 de junio cuando se posesionó ante el Gobernador de Antioquia Luis Alfredo Ramos. Ese mismo día tomó posesión como director encargado de la Corporación, Carlos Mario Zuluaga Gómez, elegido por unanimidad por el Consejo Directivo, que preside Ramos Botero. Álvarez Gómez entrega una corporación, entre otras, con un índice del

91,3% de percepción positiva; con siete años consecutivos de transparencia en las auditorías que adelanta la Contraloría; con el reconocimiento nacional de una gestión ambiental adelantada a cabalidad, certificada en bajo riesgo crediticio por Duff & Phelps y un promedio de 4.000 millones de pesos de transferencias anuales.

El Presidente Uribe visitó la Universidad Católica de Oriente

El pasado 11 de junio el Presidente de los colombianos Álvaro Uribe Vélez visitó la Universidad Católica de Oriente, allí hablo de la importancia de la universidad en el concierto regional e invitó reiteradamente a desarrollar una investigación pertinente que intervenga las potencialidades regiona-

les e instale conocimiento para la construcción de “mecanismos fraternos de entendimiento laboral”, posibilitando además “seguridad, confianza y nuevos mercados desde la agregación de valor”. En su visita, el Presidente recibió de manos de Monseñor Iván Cadavid Ospina, Rector de la Universidad, la Estrella de Oro, Máximo reconocimiento que la institución otorga, esta vez como una manifestación de gratitud, por la indeclinable vocación al servicio del país, de la región y de la educación, labor que se ha hecho visible en la implementación de su política de seguridad democrática.

Tragedia en Amagá La Diócesis de Sonsón Rionegro se solidariza con los familiares y amigos de las 73 que víctimas mortales que dejó una explosión al interior de la Mina San Fernando de Amagá el pasado 16 de junio, y acompaña el dolor a la Diócesis de Caldas, jurisdicción apostólica a la que pertenece el municipio donde ocurrió el siniestro.


INFORME ESPECIAL

Mayo - Junio de 2010 10

Asociación sacerdotal “san maximiliano maría kolbe” Por: Andrés Fernández Pinzón. Pbro. Coordinador Nacional de Pastoral Penitenciaria de Colombia.

P

ermítanme compartir con Ustedes, amigos lectores, una realidad que por diversos motivos es desconocida para buena parte de la sociedad. Una realidad que tiene espacio propio y hasta lenguaje propio, una realidad en la que desde el dolor y la pena nace y renace cada día la esperanza. Está en la ciudad y hasta en el barrio, un poco distante o muy cercana. Su exterior impide ver y escuchar lamentos. Esta realidad se llama la Cárcel, una realidad que desde años remotos se construyó y que poco a poco, sin afán, se ha ido transformando de mazmorras pestilentes a cárceles donde lo que prima es la seguridad, aunque sus moradores se encuentren en condiciones lamentables. Es el arma de la sociedad para quienes violanla ley, que delinquen y que sus comportamientos no están de acuerdo con el orden social. Son personas como usted o como yo, con toda la capacidad de amar pero también con la posibilidad de odiar y luchar al igual que la fiera cuando está enjaulada. REALIDAD PENITENCIARIA: Aunque seguimos soñando con un país en paz y sin cárceles tenemos que aceptar que el panorama en Colombia es diferente. Contamos con ciento cincuenta establecimientos, repartidos en penitenciarías para condenados, establecimientos de máxima, alta y mediana seguridad, todos ellos para condenados; reclusión de mujeres y establecimientos carcelarios para sindicados, donde viven y conviven 80 mil detenidos. Yo inicié mi servicio en el mundo penitenciario, el 15 de septiembre de 1970, hace exactamente 40 años. Para esos días el número de internos en Colombia era de 13 mil. En el presente año, el gobierno inaugura 11 nuevos centros penitenciarios, pues el índice de hacinamiento es muy alto; sin embargo, como van las cosas, en uno o dos años tendremos muchos más internos y el fantasma del hacinamiento volverá a cubrir todos los centros de detención. El alto número de internos hace que la atención no sea completa ni perfec-

ta; por esto, habla de resocialización muchas veces no es más que un ideal. Hay establecimientos con más de 6 mil hombres, cuando la capacidad es para 3500 personas. Patios con 1800 personas y algunos viejos locales que fueron creados para otras cosas, sin espacios para la recreación, el estudio y el deporte. Unos pocos pueden acceder al estudio y otros pocos a la posibilidad del trabajo, actividades que permiten descontar tiempo físico de detención. ¿Qué decir con el tema de la atención profesional, si cada día van llegando y llegando y pocos son los que salen en libertad? Mientras los profesionales son los mismos? En este panorama de la prisión, aparece la familia de cada interno. Son ellas las primeras víctimas que sufren las consecuencias de la detención de un ser querido. A partir de ese momento todos llevan la marca de la cárcel. Son señalados y estigmatizados como si fueran también delincuentes. Familias que llevan en silencio el drama y la pena evitando que se filtre la noticia, pues ello produce también marginación desde la escuela hasta en el propio círculo de vecinos y conocidos. MUNDO PENITENCIARIO: Y así se va conformando lo que llamamos el “mundo penitenciario”: 80 mil internos, 12 mil guardianes, 5 mil funcionarios y 100 mil familias que dentro de la geografía colombiana, unida a los post penados, las víctimas y el mundo de las justicia, lo conforman.

RESPUESTA DE LA IGLESIA: Desde su nacimiento en Pentecostés, la Iglesia ha estado vinculada con la prisión. Basta leer el libro de los Hechos de los Apóstoles y encontramos que para los apóstoles y la primitiva comunidad cristiana, la cárcel se convirtió en su segundo hogar. La Conferencia Episcopal Colombiana se ha hecho cada vez más sensible al tema de la evangelización en las cárceles y ha apoyado periódicamente la realización de encuentros regionales y nacionales de Pastoral Penitenciaria, espacios necesarios para el fortalecimiento de la unidad eclesial entorno a esta misión y la puesta en común de nuestro ser y quehacer en la esta pastoral específica. PRESENCIA DE LA DIÓCESIS: A comienzos de 1992, los Obispos de la Conferencia Episcopal, pidieron a Mons. Alfonso Uribe Jaramillo que me enviara a Bogotá para ser presentado al Ministerio de Justicia, como nuevo Capellán de prisiones. Lo primero que se pedía en ese momento, era que se permitiera ser más pastor y menos funcionario y lo segundo, coordinar y fortalecer como Iglesia la Pastoral Penitenciaria en Colombia. Logramos tener una casa sencilla como primer centro de atención pastoral y desde allí, con la ayuda de profesionales voluntarios, iniciamos cada mes una brigada integral en los centros penitenciarios, atendiendo a los internos en medicina, odontología, optometría,

sicología, asesoría jurídica etc. Esta misma atención ofrecemos para las familias y post penados. La Iglesia preocupada con el tema de prevención del delito y organizamos periódicamente encuentros de actividades lúdicas con hijos de internos. Nos acercamos a los connacionales detenidos en las cárceles del mundo a través de la carta de Navidad. Buscamos, formamos y animamos agentes de pastoral penitenciaria, que desde la visión de samaritanidad tengan la capacidad de detenerse, escuchar y actuar frente a las personas que conforman el mundo penitenciario. Asumimos el acompañamiento de quienes se preparan en la Escuela Penitenciaria Nacional, para ser miembros del Cuerpo de Custodia y Vigilancia del INPEC. Celebramos tras las rejas los sacramentos y anunciamos desde patios y garitas, que Jesús, el preso, el condenado injustamente, nos ama y tiene un plan de salvación para todos, sin importar el pasado, pues sólo Él hace un hombre nuevo. ASOCIACIÓN SACERDOTAL: Nuestro servicio pastoral se iba enriqueciendo cada vez más con la presencia de laicos, varios profesionales, que acompañaban en los diferentes centros penitenciarios a los internos. Pero algo falla. Los Obispos no encuentran sacerdotes que quieran asumir este apostolado, este estar de “tiempo completo y corazón completo” en la prisión y su entorno. Por tiempos largos, los internos se quedan sin pastor y sin la posibilidad de participar en la Eucaristía. La dificultad es en casi todas las diócesis. En el año 2000, llegó a las puertas de pastoral un comunicador social y docente en una universidad de Bogotá, Quiso conocer el mundo de la prisión y servir como laico en sus pocos ratos libres. Empezó con una mañana a la semana, luego el día, más tarde dos días y luego recortó clases en la universidad para estar más tiempo en este servicio. Luego de mas de un año, sintió el llamado del Señor para servir como sacerdote en esta pastoral especializada y gracias a los formadores del Seminario Intermisional en Bogotá, adelantó sus Continúa siguiente pág.


INFORME ESPECIAL

Mayo -Junio de 2010 11

Reflexiones sobre el Bicentenario POR: Luis Fernando Múnera López Columnista de El Mundo, Medellín

L

a celebración de los doscientos años transcurridos desde el grito de independencia puede ser un evento rutinario o una ocasión para reflexionar sobre nuestra cultura y nuestro potencial como sociedad y país. Este evento tuvo raíces e implicaciones de mucha índole, que hay que poner en su real dimensión. Consideremos cuatro legados que nos dejó, entre otros, la lengua, las instituciones civiles, la sociedad y la iglesia católica. La lengua española posee una gran belleza expresiva y una estructura madura que le han permitido ser vehículo del pensamiento complejo, para las artes, la filosofía y la ciencia. Las lenguas nativas que encontraron los conquistadores en suelo americano son también bellas, aunque sencillas. El mestizaje cultural permitió el enriquecimiento del español, con términos y conceptos de las lenguas vernáculas, en especial sobre los fenómenos de la naturaleza propios de América. Se reconoce que el manejo y cuidado de la lengua española es tan bueno o mejor en países americanos, especialmente Colombia, que en la misma España. La lengua es una herencia para cuidar y aprovechar. Las instituciones civiles han sufrido un cambio radical después de la independencia, con unas excepciones, como son la familia y la tenencia de la tierra. La familia se mantiene como el núcleo esencial de la sociedad y como nicho de preservación de los valores. Así debe continuar. La tenencia de la tierra poco ha cambiado, se mantienen privilegios de clase repre-

sentados por grandes latifundios, no siempre productivos. Cambiar esta situación es una obligación. Muchas instituciones han evolucionado. Los partidos políticos surgieron después de la independencia como resultado de la pugna entre mantener estructuras económicas y políticas colonialistas o evolucionar a un estado moderno. Nos hemos demorado en ese camino, pero hemos avanzado, aunque con retrocesos. Hoy es urgente fortalecer los partidos. La separación de poderes del estado, ejecutivo, legislativo y judicial, así como la consolidación de los principios democráticos y su evolución a la democracia participativa han sido una ganancia. En el campo social, poco hemos avanzado desde la independencia. Se mantienen diferencias injustas, cada vez más grandes, entre clases sociales. La violencia injustificada y endémica, así como la corrupción administrativa y el robo de los bienes públicos son todavía los lastres más grandes y pesados para avanzar en la búsqueda de una Colombia más justa. La iglesia católica llegó a América con los primeros desembarcos de los españoles. Nos ha traído y conservado valores muy grandes. Los principales son la fe y la doctrina, de las cuales es defensora. Igual-

mente, la promoción del bienestar humano de las comunidades desde su pastoral social que viene ejerciendo desde las misiones durante la conquista y ha continuado hasta nuestros días. Otro gran aporte de la iglesia católica ha sido la educación en ciencias, artes y oficios. Los primeros colegios y universidades que se establecieron en nuestro territorio fueron fundados por sacerdotes y comunidades religiosas. Muchos de esos centros de enseñanza básica y superior continúan funcionando. A la iglesia católica se le ha criticado por haber ejercido la inquisición, haber extremado las misiones hasta afectar las culturas aborígenes y haberse hecho aliada de grupos de poder político y económico. Este asunto debe mirarse con seriedad. La verdad es que como toda institución humana puede haber incurrido en errores. Así lo ha reconocido la misma iglesia, en particular los últimos pontífices. Pero hay que decir con toda claridad que la esencia de esa iglesia se ha conservado y fortalecido, como custodia de la fe, propulsora de la doctrina y defensora de los derechos humanos. A las generaciones que nos ha correspondido celebrar este bicentenario del grito de independencia nos cabe una responsabilidad grande, mantener los valores, trabajar por el progreso económico y social y desmontar la violencia y la corrupción. Está en nuestras manos, no podemos ser inferiores.

Viene de pág. anterior

estudios y gracias a Monseñor Enrique Sarmiento de la diócesis de Fontibón, orientador, animador y guía desde los inicios de la Pastoral Penitenciaria, lo acogió en su diócesis, consciente de que había un carisma especial. Compartimos con varios Obispos la necesidad de sacerdotes y todos planteaban la necesidad de unos sacerdotes formados y especializados con este carisma específico. Fue Mons. Ricardo Tobón, quien vio además de la necesidad, la solución y luego de consultar con el Consejo Presbiteral de la diócesis y un constante diálogo con Mons. Sarmiento, creó por decreto 02 de 2010, en la fiesta de Nuestra Señora de la Candelaria, la ASOCIACIÓN SACERDOTAL SAN MAXIMILIANO KOLBE, para la atención pastoral del mundo penitenciario.en recuerdo de aquel sacerdote polaco que estando en prisión ofrendó su vida en cambio de un esposo y padre de familia

que compartía con él la misma prisión. A los pocos días, monseñor Ricardo firmaba la incardinación del P. Wilson Castaño, en la diócesis y su vinculación con la Asociación. A la fecha contamos además con dos estudiantes de teología en el Seminario Intermisional de Bogotá Sacerdotes diocesanos, asociados para un servicio específico que atienden la capellanía de la cárcel, post penados, previenen el delito, acompañan a los guardianes, escuchan a los internos y sus familias, acogen a los extranjeros en libertad condicional, acompañan a los laicos y sobretodo con una vida común, presentan a Dios cada mañana las penas y dolores de este mundo penitenciario. Hombres alegres y entusiastas comprometidos en la humanización del sistema penitenciario de nuestro país. CENTRO NACIONAL DE PASTORAL PENITENCIARIA: En el año de 1997, en

la arquidiócesis de Bogotá, se creó la Fundación Caminos de Libertad, cuya única finalidad es apoyar el trabajo de la Pastoral Penitenciaria. Hace 5 años se adquirió un lote de terreno de 3000 mts. en el centro histórico de Bogotá y a comienzos de éste años se ha iniciado la construcción del Centro Nacional de Servicios: Hogar de paso para esposas y madres, consultorios para atención profesional, talleres de capacitación para esposas y madres, auditorio para encuentros y talleres de formación, oficinas de la Pastoral, entre otros. PARROQUIA PERSONAL: En la fiesta de Pentecostés del presente año, el Cardenal Pedro Rubiano firmó el decreto de creación de la nueva Parroquia personal Santa María de la Libertad para el sistema penitenciario en la arquidiócesis de Bogotá, cuya sede es el Centro Nacional en construcción y

cuyo templo es Santa Bárbara Centro, compartido con la parroquia del mismo nombre y contiguo al Centro Nacional. Todo lo anterior son signos de Dios y compromiso nuestro. Necesitamos más jóvenes generosos, llamados por el Señor para esta misión en nuestra Asociación Sacerdotal. Hombres con capacidad de servir, amar y escuchar, hombres de futuro que con experiencia de Dios, pasen por patios y garitas, anunciando la Buena Noticia del evangelio. Si te sientes llamado para esta misión, ora y escríbe al Padre Wilson Castaño, responsable de vocaciones. Avenida Caracas N° 36-41 en Bogotá. Su correo electrónico: libertad3@etb. net.co Nuestros teléfonos 1 340 66 00 – 1 340 66 70. Nuestra WEB: www.pastoralpenitenciaria.org Hoy por ellos, mañana por nosotros, de la cárcel nadie está exento.


Área de pastoral familiar

Mayo - Junio de 2010 12

Mejorando la comunicación familiar POR: Pbro. John Jairo Londoño Valencia, Delegado para la Pastoral Familiar

“Escuchar es una actitud del corazón, un deseo genuino de estar con otro, que tanto atrae y cura”. J. Isham.

L

a familia no es una realidad acabada; es una construcción que se va haciendo a través del tiempo; si bien sobre unos cimientos ya dados –la unidad de los dos en una sola carne (Gn. 2, 24)-, se enfrenta a nuevas situaciones, como nuevos son los tiempos, y para ello es necesario tener presente que el vínculo conyugal es como un cable de muchos hilos. Hay que cuidarlo para que cada día sean más fuertes y pueda mantenerlos unidos en las circunstancias felices, pero también en las adversas. La unidad familiar se va construyendo en un proceso permanente de dar y recibir, que compromete a todos los miembros de la familia. Una tarea necesaria, no sólo hoy, sino en todos los tiempos, es la buena comunicación familiar: la realidad es que el ser humano por su naturaleza se comunica, pero, no siempre, esta comunicación es acertada, porque se tergiversa el mensaje, o porque no se captó adecuadamente lo que se quiso expresar. Ahora nos encontramos con otro fenómeno, y es la prisa que todos mantenemos y lo que cuesta escucharnos; vamos acuñando frases para librarnos del tener que encontrarnos con el otro y evadir la comunicación, ya que ella nos puede colocar en riesgo. Frases como “no tengo tiempo ahora”, “en otro momento te escucho”, “espera un poco”; tiempo, que por lo demás nunca llega, nos absorben tanto los quehaceres que la capacidad para escuchar al otro, se vuelve superficial. Escuchar al otro, es escuchar su ser en situación. Tener el coraje de comunicarnos, es abrirnos a un mundo de grandes posibilidades, en donde todos salimos ganando, ya que esto conduce al ideal de la familia: “la comunión de las personas”. Tener una saludable comunicación en el hogar, posibilita un ambiente de armonía, en el que los distintos miembros pueden compartir y relacionarse de manera respetuosa y solidaria. Permite que exista una mayor comprensión de las diversas necesidades y particulari-

dades de los integrantes de la familia, por lo que cada persona es apreciada y aceptada como es. La comunicación, como elemento importante en la vida familiar, se podría definir de manera simple, como la transmisión de un mensaje, el fruto de la necesidad que tenemos todos de ponernos en contacto con los otros; es decir, de relacionarnos. Ella es el medio con el que cuenta la familia para conocerse mejor, resolver los problemas, trazar planes para el futuro, compartir sus emociones y sentimientos, pensamientos y conocimientos. Para que la comunicación tenga éxito debe ser abierta, transparente, correcta y oportuna, en un ambiente de confianza, respeto, comprensión y consideración; ambiente sin el cual se hace imposible el diálogo. Una comunicación abierta, en donde libremente cada uno pueda expresarse; transparente, sin rodeos que pretenda ocultar lo que verdaderamente se piensa y se siente, pero sin el interés de herir con una falsa franqueza; correcta y oportuna. Hay que saber, si es el mejor momento para dialogar este o aquel asunto. Una buena comunicación va más allá del hecho de hablar y escuchar. Implica saber qué y cómo decir las cosas, así como saber escuchar de una manera activa y atenta. Es necesario anotar que no es lo mismo conversar que dialogar; cuando conversamos no nos involucramos con la otra persona, es algo superficial; sólo cuando dialogamos se intercambian sentimientos y emociones de manera profunda. La comunicación tiene dos formas: la verbal que usa la palabra como medio para transmitir mensajes; y la no verbal que emplea toda una serie de elementos, la mirada, la proximidad de las personas, el tiempo para responder, movimientos y gestos. “El qué de lo que dices es una parte de lo que me comunicas”. El resto, la forma, “cómo” lo dices. Es importante tener en cuenta estos elementos para una buena comunicación familiar: escuchar ligeramente nos lleva

a emitir juicios, obstruyendo así una buena forma de relaciones. Es necesario tener presente que con ella expresamos sentimientos, es decir, que digo con palabras o con gestos cómo me estoy sintiendo. La escucha, parte esencial de la comunicación debe estar atenta a los sentimientos y emociones de quien me habla: con razón se dice que la comunicación afectiva es la más efectiva. De manera equivocada se cree que, por no estar de acuerdo, no podemos comunicarnos, y que lo mejor es guardar silencio; resultando esta decisión más perjudicial que una discusión. En una buena discusión, tenemos la oportunidad de apreciar los puntos de vista de los demás miembros de la familia, de conocer sus pensamientos y sentimientos sobre determinado asunto; y, conociéndolos, la manera de relacionarnos se cualificará notablemente. Estos son algunos elementos que, estudiosos del tema, nos proponen, para una comunicación eficiente entre los miembros de la familia y en general entre todos los seres humanos. 1. Envíe mensajes claros: como nos comunicamos de manera verbal y no verbal, es necesario mirar nuestra postura y expresiones faciales, los movimientos de nuestros brazos, el tono de voz; los expertos consideran que más de la mitad de la comunicación se transmite por el lenguaje corporal utilizado. 2. Aprender a escuchar: las personas asertivas en la comunicación desarrollan una gran capacidad para escuchar. Escuchar va mucho más allá de oír, pues

la verdadera escucha se hace con el corazón. Y según se ha dicho, no sólo con los oídos, sino también con los ojos. 3. Iniciar la conversación con “siento” y no “debe”: es mejor expresar que siento que debo decir algo, y no debo decirte algo, pues en la primera expreso mi sentimiento, mientras que en la segunda estoy imponiendo un deber u obligación. 4. Reconozca su parte en el conflicto o problema: es típico de una actitud defensiva culpar a los otros miembros de la familia del problema o dificultad. La aceptación y el reconocimiento de la contribución en el problema es indicio de madurez emocional y crea una atmósfera favorable para resolver la situación planteada. Para lograr una comunicación asertiva dentro del hogar, los padres deben dar el ejemplo a sus hijos de diversas habilidades. Entre otras, los expertos señalan: analizar nuestro propio comportamiento, pensamientos y emociones y responsabilizarnos de sus consecuencias; reconocer que tenemos derecho a cambiar de parecer; aprender a decir “no sé, no comprendo, no estoy interesado”; despreocupación por “el qué dirán”; no hacer afirmaciones rotundas o radicales: todo, nada, negro, blanco, siempre, nunca; aprender a decir “no” sin sentirnos culpables; referirse a los comportamientos no a las personas. Todos, ciertamente, debemos ejercitarnos en el arte de la comunicación, pero el mejor espacio para aprenderlo y ejercerlo lo encontramos en nuestro propio hogar.


ACONTECER PASTORAL

Mayo -Junio de 2010 13

Cuadro comparativo de la Campaña Comunicación Cristiana de Bienes, 2009-2010 MUNICIPIO

BENEFACTOR

Abejorral

Parroquia El perpetuo socorro de Pantanillo

Abejorral

Parriquia Cristo Rey

Abejorral

Parroquia Nuestra Señora del Carmen

Argelia

Parroquia San Julián

Aquitania

NtraSra del Carmen

Cocorná

Parroquia La Inmaculada concepción

año 2009

año 2010

162.000

105.000

MUNICIPIO

BENEFACTOR

año 2009

año 2010

Marinilla

Parroquia el Sagrado Corazón

1.259.200

1.326.000

1.200.000

2.280.000

378.000

625.000

250.000

270.000

Marinilla

Parroquia la Asunción

1.276.000

1.106.400

Marinilla

Parroquia Maria Auxiliadora

421.000

304.000

Marinilla

Parroquia la Sagrada Familia

260.800

196.800

0

80.000

Marinilla

Seminario Nuestra Señora

125.650

104.200

513.000

550.000

Marinilla

Normal Superior

200.000

300.000

El Carmen de Viboral

Parroquia Nuestra Señora del Carmen

2.072.440

1.627.200

El Carmen de Viboral

Parroquia Santa Maria Reina de la Paz

660.000

400.000

Mesopotamia

Parroquia La Inmaculada concepción

170.000

0

Nariño

Parroquia Ntra. Sra. La Merced

335.250

236.600

El Carmen de Viboral

Parroquia. San José

120.000

446.700

Puerto Venus

Parroquia la Santa Cruz

0

60.000

El Jordán

Parroquia San Juan Bautista

170.000

310.000

Rionegro

Parroquia Ntra. Sra. de Chiquinquirá tablazo

306.450

400.000

El Peñol

Parroquia Nuestra Señora de Chiquinquirá

1.970.280

1.245.000

Rionegro

Parroquia el Espíritu Santo

750.000

860.000

El Peñol

Parroquia la Transfiguración del Señor

432.000

521.500

Rionegro

Parroquia Jesús Nazareno

Granada

Monjes de Nazareth

50.000

0

Rionegro

Parroquia la Milagrosa

Granada

Vda el Eden

20.000

0

Rionegro

Parroquia La Presentación

El Prodigio

Parroquia La sagrada eucaristía

143.000

0

Rionegro

Parroquia san Joaquín y Santa Ana

1.535.000

Rionegro

Parroquia La Santísima Trinidad

481.600 940.000

165.000

150.000

1.044.000

805.000

400.000

350.000

1.282.000

328.000

El Retiro

Parroquia Nuestra Serñora del Rosario

El Retiro

Capilla el Sagrado Corazón

0

120.000

Rionegro

Parroquia San Juan Bosco

El Retiro

Institucion Educativa Ignacio

0

182.250

Rionegro

Parroquia. Ntra Señora del Perpetuo Socorro

525.000

0

Rionegro

Capellanía del Hospital

110.000

125.000

El Santuario

Parroquia El Señor de las misericordia

El Santuario

Parroquia Ntra. Sra. De Chiquinquirá

El Santuario

Parroquia San Judas Tadeo

El Santuario

Institucion Educativa Maria Auxiliadora

Granada

Parroquia santa Ana

1.160.000

590.000 1.000.000

610.000

420.000

1.104.000

719.100

Rionegro

Capilla San Francisco

352.000

0

800.000

900.000

Rionegro

Catedral San Nicolás

1.150.000

1.155.000

0

363.900

0

731.750

Rionegro

Hemanas Dominicas de la Presentación

100.000

150.000

Rionegro

Legionarios de Cristo

100.000

0

Rionegro

Parroquia Cristo Sacerdote

640.000

500.000

Granada

Parroquia Santa Bárbara Granada

3.319.400

3.212.550

Guarne

Parroquia la Candelaria

781.000

1.501.100

Rionegro

Parroquia Madre de la Sabiduría

Guarne

Parroquia santa Ana - Guarne

987.000

1.225.000

Rionegro

Parroquia San Antonio

Guarne

Capilla San Antonio de Padua

Guarne

Santo Tomas

Guarne

Institucion Educativa la Inmaculada

Guatapé

Parroquia Ntra. Sra. Del Carmen

La Ceja

Parroquia Santa Cruz

La Ceja

Parroquia. Ntra Señora del Carmen

La Ceja

Seminario Cristo Sacerdote

La Ceja

Capilla NtraSra de Chiquinquirá

La Ceja

Parroquia La Santísima Trinidad

361.900

0

4.000.000

4.000.000

0

600.000

0

472.800

Rionegro

Santuario Niño Jesús de Praga

53.600

202.100

Rionegro

Colegio Juan José Botero

166.150

0

Rionegro

Colegio Industrial Santiago de Arma

1.424.600

1.839.300

Rionegro

568.000

525.000

Rionegro

3.299.200

3.432.800

Rionegro

Colegio los Corazonistas

0

369.300

331.500

206.950

Rionegro

Colegio UCO

992.400

965.700

0

300.000

Rionegro

Escuela Unida

330.450

0

250.000

150.000

Rionegro

Instituto Josefina Muñoz

154.300

0

Institucion Educativa Gilberto Mejia Echeverri

194.917

172.700

Colegio Horizonte

503.850

0

40.700

0

0

200.000

Colegio Jose María Cordoba

184.800

207.500

Colegio la Normal

198.250

0

La Ceja

Parroquia San José

140.000

138.000

Rionegro

La Ceja

Parroquia San Cayetano

781.400

578.800

Rionegro

La Ceja

Misioneras Eucaristicas

110.050

0

Rionegro

Hermanas Siervas de la Iglesia

217.550

200.000

Rionegro

Colegio Santo Domingo Sabio

90.000

109.350

La Ceja

Hermanas Betania El Sagrado Corazon

110.000

200.000

La Ceja

Seminario Misionero Espíritu Santo

254.000

0

Rionegro

AutocentoMobil Cooperativa San Pió XII Sena

La Ceja

Seminario Asociacion Sacerdotal San Pablo

La Ceja

Hermanas Franciscanas de Maria Inmaculada

La Ceja

Parr. Beato Eugenio

0

24.650

Rionegro

24.200

24.400

Rionegro

200.000

600.000

Rionegro

Carmelitas Descalzas

Guarne

Ins. Educativa Chaparral

88.450

0

300.000

0

0

9.700

29.200

0

0

328.000

La Ceja

Institucion Educativa Maria Auxiliadora

0

45.100

La Ceja

Institucion Educativa la Concejo

0

78.500

San Carlos

Parroquia NtraSra los Dolores

200.000

150.000

La Ceja

Hermanas Esclavas de Cristo

0

20.000

San Francisco

Parroquia San Francisco de Asís

281.500

250.000

La Ceja

Hermanas Salecianas

100.000

0

San Luis

Parroquia San Luis Gonzaga

200.000

500.000

La Ceja

Comunidad Religiosa San Antonio Padua

0

50.000

La Piñuela

Parroquia Maria Auxiliadora

La Unión

Parroquia Nuestra Señora de las Mercedes

240.000

130.000

1.100.000

1.041.000

La Unión

Institución Educativa nueva Visión

56.500

170.000

Las Palmas

Parroquia San Pio X

400.000

489.000

Marinilla

Monasterio de la Visitación

800.000

558.850

Marinilla

Monasterio de la Visitación Pensilvania

440.000

500.000

San Rafael

Parroquia. San Rafael Arcángel

1.323.000

1.425.000

San Vicente

Parroquia San Vicente Ferrer

1.080.000

2.600.000

Sonsón

Parroquia Ntra. Sra. De Chiquinquirá

500.000

904.000

Sonsón

Parroquia. San José

506.000

576.550

Sonsón

Parroquia Nuestra Señora del Carmen

0

0

2.647.650

302.300

54.738.587

54.897.000

Varios (comercio Rionegro, Comunidades Mercedarias de Cristo, EPS) TOTAL


Actualidad

Mayo - Junio de 2010 14

Ni fría indiferencia, ni espectáculo deslumbrante en celebraciones litúrgicas

Por: Pedro Luis Jiménez Montoya, Miembro de la Comisión Diocesana de Liturgia

A

46 años de haber promulgado el Concilio Vaticano II su Constitución sobre la Sagrada Liturgia, con bases firmes sobre esta materia y normas precisas para celebrarla, parece que aún hay muchos, entre sacerdotes y laicos, que desconocen el espíritu de tal Constitución, por cuanto en no pocas veces desacatan sus orientaciones. Nos dice el Concilio, entre muchas otras bien fundamentadas concepciones, que por medio de la liturgia se ejerce la obra de nuestra redención, sobre todo en la Eucaristía, y que Cristo está presente siempre en la liturgia que “es el ejercicio de la función sacerdotal de Jesucristo, mediante el cual el Cuerpo Místico, es decir, Cristo su cabeza, y nosotros sus miembros, ejercemos el culto público íntegro”. Por lo mismo, “la liturgia es la cumbre a la cual tiende la actividad de la Iglesia y la fuente de donde mana toda su fuerza”. Su fin principal es alabar, adorar, glorificar y dar gracias a Dios. Si la liturgia es acción sagrada por

excelencia, en la que el mismo Cristo se hace presente para su celebración, es inadmisible, de una parte, la fría indiferencia en la que caen muchos con la falta de entusiasmo para participar en las celebraciones litúrgicas sacramentales, especialmente en la Misa, en la que parecen extraños o mudos espectadores; poco se preocupan en comprender bien los ritos, oraciones, signos y gestos, para que su participación sea consciente, piadosa, activa y fructuosa en las acciones sagradas. Es notoria la falta de motivaciones del pueblo de Dios a una participación efectiva que lo excluya de los simples ritualismos sin sentido. No podemos caer en generalizaciones injustas, pues sabemos que en muchas parroquias hay preocupación y celo por los temas litúrgicos. Sin embargo, no exageramos cuando afirmamos que todavía hay gente que no sabe a qué va a una iglesia; muchos feligreses no participan con sus respuestas, ni adoptan las posiciones propias de la celebración, ni cantan, ni entienden lo que se hace; el silencio litúrgico o sagrado está suplantado por el irrespeto y la irreverencia, como si una ignorancia

crasa sobre estos asuntos invadiera a la Asamblea, que poco a poco se va acentuando en la rutina y en la pereza celebrativas. Es triste decirlo, pero es cierto, que el espíritu conciliar está en el oscurantismo mental de muchos feligreses y, lo que es peor, de algunos párrocos y vicarios parroquiales, lo que evidencian con su indiferencia en asunto tan trascendental para la vida espiritual de la Iglesia que somos todos los bautizados. Por otra parte, las celebraciones no deben ser espectáculos para deslumbrar a la Asamblea; se desconoce, a veces, que “los ritos deben resplandecer con una noble sencillez”, según la concepción conciliar, para destacar una solemne sobriedad, acorde con la humildad que Cristo imprimió a cada uno de sus actos de la vida pública. “Jesucristo criticó con acritud a aquellos que por ganarse un adepto hacen toda clase de extravagancias”, nos advierte alguien, y nunca estuvo de parte de las apariencias, pues llegó a acusar tajantemente la hipocresía de un culto exterior divorciado de la actitud interior de encuentro con Él cuando dijo: “Este pueblo me alaba con sus labios, pero su corazón está lejos de mí”. Lo anterior da pie para considerar desenfocado el espíritu litúrgico de quienes todavía hacen suntuosos arreglos decorativos, con evidente tinte barroquista, de los lugares sagrados para determinadas festividades; es el caso, por ejemplo, del lugar de la reserva del Santísimo o monumento de los jueves santos, con gastos onerosos para unos cuantos minutos de adoración, cuando ni siquiera se les permite a los feligreses hacerlo en el silencio debido para contemplar el misterio de la Eucaristía, porque el bullicio con avisos inoportunos u otros distractores, interrumpen la concentración para orar. Ni qué decir de los espectáculos que se montan en

alguna parroquia (desconocemos si se hace lo mismo en otras) para el viernes santo en la muerte del Señor, cuando algunos creen que deben utilizar terroristamente pólvora detonante, agregando luces propias de minitecas, lo que consideramos un irrespeto, en momentos que deben ser de profundo recogimiento reflexivo en la contemplación del misterio sagrado de la redención. Grotesco resulta, por igual, que para celebrar la Resurrección del Señor el sábado santo, además de muchos adefesios litúrgicos, se enciendan elementos pirotécnicos en el altar, como si la alegría de la resurrección que se debe vivir dentro del corazón de cada cristiano, no fuera suficiente expresarla con los cantos solemnes de la liturgia y el repique de las campanas parroquiales. La liturgia de la Iglesia católica por sí sola es elocuente y solemne en sus ritos, lo cual no necesita ninguna clase de agregados como bien lo expresa el Concilio cuando dice: “Nadie, aunque sea sacerdote, añada, quite o cambie cosa alguna por iniciativa propia en la liturgia”. No podemos, engañados por el deseo de novedad, desfigurar el sentido sagrado de la liturgia, inducidos por quienes quieren negociar con ella. Hace falta que los sacerdotes, donde existen desfiguraciones o abusos como los referidos antes, sean más fieles a las normas que la regulan para no dejarlas atropellar y que se preocupen muchísimo por educar y catequizar a los feligreses, pues se acusa una profunda ignorancia en muchos cristianos que llenan los templos, tal vez con mucho sentido ritualista, pero sin conocimiento de la riqueza expresiva de las acciones litúrgicas, con las que tributamos el culto a Dios, objetivo esencial de nuestras celebraciones y ocasión oportuna para el encuentro con Jesucristo vivo y resucitado.


PANORAMA ECLESIAL

Imposición del Palio arzobispal En el tradicional rito por la solemnidad de San Pedro y San Pablo, el Papa Benedicto XVI entregó el palio a 38 nuevos obispos metropolitanos, entre ellos 8 latinoamericanos y 3 españoles. La ceremonia de entrega se realizó, como es costumbre, en la Plaza de San Pedro el martes 29 de junio a las 9:30 de la mañana hora italiana. El palio es una pequeña estola de lana con adornos y 6 cruces negras que simboliza “la oveja que el buen pastor lleva en sus hombros”.

Representa así la comunión de los arzobispos con la autoridad del Romano Pontífice. Sólo puede ser impuesto por el Papa. Dentro de los obispos latinoamericanos se encuentran los obispos colombianos Ricar-

do Tobón Restrepo, de Medellín y Luis Madrid Merlano, de Nueva Pamplona. Vida diocesana los felicita y ruega a Jesús Buen pastor, los bendiga en su tarea y les configure cada vez más con su corazón.

Papa Benedicto XVI crea dicasterio para la Nueva Evangelización Al presidir el día lunes 28 de junio la celebración de las Primeras Vísperas de la solemnidad de san Pedro y san Pablo, en la Basílica de San Pablo Extramuros, el Papa Benedicto XVI anunció la creación de un dicasterio para la Nueva Evangelización. El Santo Padre hizo el anuncio durante su homilía, luego de recordar la vocación misionera de la Iglesia, y en especial los Pontificados de

los Papas Pablo VI y Juan Pablo II y su ardor por el anuncio del Evangelio. “Recogiendo esta herencia -dijo el Papa-, pude afirmar, al inicio de mi ministerio petrino, que la Iglesia es joven, abierta al futuro. Y lo repito hoy, cerca del sepulcro de san Pablo: la Iglesia es en el mundo una inmensa fuerza renovadora, no ciertamente por sus fuerzas, sino por la fuerza del Evangelio”.

Argentina: convocan a marcha para defender el matrimonio y la familia La Conferencia Episcopal Argentina ha convocado a una marcha con el fin de defender el matrimonio y la familia en el país. Según se dio a conocer, con el lema “Queremos mamá y papá para nuestros hijos”, el martes 13 de julio próximo, a partir de las 18.30, habrá una manifestación

frente al Congreso de la Nación a favor del matrimonio entre hombre y mujer. La actividad se realizará en la víspera del tratamiento en el Senado Nacional del controvertido proyecto de ley de matrimonio entre personas del mismo sexo. La convocatoria, efectuada por el Departamento

de Laicos (DEPLAI) de la Conferencia Episcopal Argentina, tiene carácter nacional. Aunque el acto central se realizará en Buenos Aires en la Plaza de los Dos Congresos, la Conferencia Episcopal invitó a realizar actividades a favor del matrimonio y la familia en las diversas ciudades el país.

Mayo -Junio de 2010 15

Ultimos nombramientos hechos por el papa para la Iglesia en Colombia El Papa Benedicto XVI nombró como nuevo Arzobispo Coadjutor de Cali a Monseñor Darío de Jesús Monsalve Mejía, hasta el momento Obispo de MálagaSoatá. Monseñor Monsalve Mejía nació en Valparaiso (Antioquia) el 15 de marzo de 1948. Estudió Filosofía y Teología en los seminarios de Jericó y en Bogotá y fue ordenado sacerdote el 17 de octubre de 1976. El 7 de octubre de 1993 fue nombrado por el Papa Juan Pablo II como Obispo Auxiliar de Medellín. Recibió la consagración episcopal el 15 de noviembre de ese mismo año. El 25 de julio de 2001, fue nombrado Obispo de Málaga-Soata. Así mismo, el santo Padre nombró como nuevo Vicario Apostóli-

co de Puerto Carreño, al sacerdote redentorista Francisco Antonio Ceballos Escobar, quien era el Pro-Vicario de esta Jurisdicción. El Padre Ceballos Escobar, C.SS.R., nació el 4 de marzo de 1958 en el Municipio de Génova (Quindío), perteneciente a la Diócesis de Armenia. Fue ordenado Sacerdote en Buga el 29 de junio de 1985. En la Universidad Santo Tomás en Bogotá obtuvo la Licenciatura en Ciencias de la Educación. En la Academia Alfonsiana en Roma, consiguió la Licenciatura en Teología Moral. Entre otros cargos, se ha desempeñado como Superior del Teologado en Bogotá (1999-2001) y c omo Prov inc ial de los Redentoristas (2002-2008). El 3 de

septiembre de 2008 fue nombrado Pro-Vicario de Puerto Carreño. Igualmente, el Papa nombró como nuevo Obispo de Istmina-Tadó a Monseñor Julio Hernando García Pelaez, quien se desempeñaba como Obispo Auxiliar en la Arquidiócesis de Cali. Monseñor García Pelaez nació en el municipio de Anserma (Caldas), el 26 de julio de 1958. Recibió la Ordenación Sacerdotal en Roma, de manos de Su Santidad Juan Pablo II, el 2 de junio de 1985, y quedó incardinado en la Diócesis de Pereira. El 11 de febrero de 2005, Juan Pablo II lo nombró Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Cali. Su Ordenación Episcopal se realizó en Pereira el 2 de abril de 2005.

Episcopado invita a eucaristía por el bicentenario de la república Uniéndose a los actos conmemorativos del Bicentenario de la República, la Conferencia Episcopal de Colombia celebrará el próximo nueve de julio una Eucaristía solemne. La Misa se realizará en el marco de la Asamblea Plenaria de Obispos, que en esta oportunidad reflexionará la presencia de la Iglesia en el Bicentenario. El Presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, Monseñor

Rubén Salazar, invitó a todo el pueblo creyente a participar de esta celebración. El prelado aseg uró que el Bicentenario ayuda a comprender la situación actual del país para construir una patria nueva. Así mismo destacó que estos 200 años recuerdan el papel que la Iglesia ha desempeñado en la historia de Colombia. La celebración se llevará a cabo este 9 de julio en la Catedral de Bogotá.


AÑO SACERDOTAL

… o ñ Un a

Mayo - Junio de 2010 16

Qué fue y qué queda

POR: DiácONO Jorge Armando García García

L

legamos al final de este año dedicado de manera especial a reflexionar sobre el sacerdocio de Nuestro Señor Jesucristo y de oración por aquellos que en el mundo siguen manifestando este ministerio: los sacerdotes. Un año que nos movía como cristianos laicos, consagrados u ordenados a ver en todo sacerdote de nuestro ambiente normal, al ungido de Dios que reproduce con su vida la obra del Hijo a través de su enseñanza, santificación y conducción de la comunidad confiada a sus desvelos. Pero también hay que reconocer que fue un año en el que el mismo sacerdocio quería ser descalificado. Sentimos cómo se quería poner una etiqueta en la frente de cada sacerdote, empezando aún por el mismo Papa. Se ha llegado a afirmar que “no hay que creer en ellos”, “definitivamente son hombres

pecadores”, “están pasados de moda”. Se percibieron las acusaciones directas por las faltas y desaciertos de tantos ministros de Dios, sin que los medios de comunicación tuvieran la más mínima consideración por los implicados en estas noticias. Y sí, definitivamente son sucesos que nos alarman, al reconocernos tan pecadores, débiles, flojos e indecisos. Un año dedicado a la valoración y oración por la santidad del sacerdocio y también un año de dardos que se dirigían al blanco: sacerdotes; pues no importaba la figura y el nombre de uno, sino el descredito de todos. Pero gracias a Dios que con amor y sabiduría mueve con prudencia los hilos de la historia de salvación, fue un año que logró el objetivo de mover las vidas de los hombres-sacerdotes y hacerles preguntarse: ¿Qué sacerdote soy? ¿Soy del sacerdocio de Cristo? ¿Soy sacerdote verdadero? Los ataques llegaron con fuerza, pero lograron que las conciencias de laicos consagrados y ordenados

se movieran a pensar en su misión y en la veracidad de su actuar. Se sintió que había algo que no estaba bien, un dolor que había que curar, y para ello había que tomar opciones radicales, decisiones evangélicas, para que no se maltratara más el único sacerdocio de Cristo, del cual participan capitalmente los hombres llamados por Él. Por eso el año sacerdotal acaba, pero no la imperiosa labor de seguir orando, apoyando y contemplando la bella tarea sacerdotal. Nos queda de este año, a las ovejas del rebaño, hacer que nuestros pastores reflejen cada vez más el rostro del Buen Pastor. La responsabilidad de ser cayados para aquellos hombres que Dios ha elegido, para que se apoyen en nuestras obras, que sientan que con ellos somos Iglesia y que tenemos mucho por aportarles; esto además les mostrará que nos están solos, que vivimos agradecidos por la obra de santificación que hacen en nuestro medio. Como laicos y consagrados, el mejor modo para acercarnos a los ministros ordenados, es ejercitando con mayor responsabilidad nuestro sacerdocio bautismal dejándonos moldear por el sacerdocio ministerial, de tal manera que ese “Padre” sea lo que debe ser con aquellos por los que se hizo sacerdote. Esa oración, la cercanía, el trabajo junto a ellos, en vez de críticas, de rechazos y de indiferentismos frente a la presencia del sacerdote, será nuestro aporte para que el dolor de los pecados cometidos sea sanado, y con toda seguridad haremos que la figura del sacerdote alcance la medida del hombre perfecto, alcance la cumbre de su verdadera dignidad; no en cuanto a puestos y prebendas, sino en cuanto al servicio, a la caridad, a la entrega, incluso de la misma vida,

a ejemplo del Cristo nuestro Señor y salvador. Y a los sacerdotes sí que nos deja este año una gran tarea: tomar nuestra vida sacerdotal a dos manos y contemplar que aquello que tenemos por gracia, merece que lo demos todo. Sentarnos a orar nuestro ministerio y pedirle al mismo Jesús que nos ayude a ver con claridad lo que somos y la misión que poseemos. Sentir que ya no nos pertenecemos, no somos nosotros, es Cristo en cada uno; otros Cristos que deben hacer las cosas bien, que viven íntegramente para tener luego el poder necesario en la palabra predicada. Debemos entonces acercarnos al Buen Pastor, presente en la Eucaristía y en todos los hermanos y hermanas para beber siempre y constantemente de los dones de su misterio siempre actuante y poderoso. La Eucaristía debe ser nuestro descanso, recreo; debe ser nuestra pasión y vida. Cada sacramento deberá ser celebrado con tanta pasión para que sea fuente de santificación. Y queda también la tarea de ser apoyo del hermano sacerdote, del que se siente solo, del que perdió su horizonte, del pecador que necesita conversión. Entonces el mismo sacerdote deberá ser sanador del sacerdote herido y cansado. La Iglesia universal celebró un año sacerdotal, y ahora debe seguir viviendo la vida sacerdotal en cada comunidad que peregrina buscando la patria celestial. Sacerdotes, consagrados y laicos debemos unirnos con una voz potente y confiada al Dios del cielo, para ir recogiendo estos compromisos y decirle en la simplicidad de la oración: ¡Santos, Señor, Santos!

VIDA DIOCESANA 127  

AÑO 36 NÚMERO 127 MAYO - JUNIO de 2010 DIÓCESIS DE SONSÓN RIONEGRO

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you